La Biblia Latinoamericana
作者:神与人
La Biblia
Introducción      
ANTIGUO TESTAMENTO
Introducción      
Génesis (Gén)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48 Capítulo 49 Capítulo 50  
Éxodo (Éx)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40      
Levítico (Lev)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Números (Núm)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36      
Deuteronomio (Dt)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34  
Josué (Jos)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24      
Jueces (Jue)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21    
Primer Libro de Samuel (1Sam)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Segundo Libro de Samuel (2Sam)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24      
Primer Libro de los Reyes (1Re)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22  
Segundo Libro de los Reyes (2Re)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25    
Primer Libro de las Crónicas (1Crón)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29    
Segundo Libro de las Crónicas (2Crón)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36      
Esdras (Esd)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10  
Nehemías (Neh)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13    
Primer Libro de los Macabeos (1Mac)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16      
Segundo Libro de los Macabeos (2Mac)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
INTRODUCCIÓN A LOS PROFETAS
Introducción      
Isaías (Is)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48 Capítulo 49 Capítulo 50 Capítulo 51
Capítulo 52 Capítulo 53 Capítulo 54 Capítulo 55
Capítulo 56 Capítulo 57 Capítulo 58 Capítulo 59
Capítulo 60 Capítulo 61 Capítulo 62 Capítulo 63
Capítulo 64 Capítulo 65 Capítulo 66  
Jeremías (Jer)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48 Capítulo 49 Capítulo 50 Capítulo 51
Capítulo 52      
Ezequiel (Ez)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48      
Oseas (Os)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14  
Joel (Jl)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Amós (Am)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9    
Abdías (Abd)
Introducción Capítulo 1    
Jonás (Jon)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Miqueas (Miq)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Nahúm (Nah)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Habacuq (Hab)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Sofonías (Sof)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Ageo (Ag)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2  
Zacarías (Zac)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14  
Malaquías (Mal)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Daniel (Dan)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14  
Job (Job)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42  
Proverbios (Prov)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Qohelet (Qo)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12      
Cantar de los Cantares (Cant)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8      
Rut (Rut)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Lamentaciones (Lam)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5    
Ester (Est)
Introducción Capítulo 11 Capítulo 12 Capítulo 1
Capítulo 2 Capítulo 3 Capítulo 13 Capítulo 14
Capítulo 15 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 16 Capítulo 9 Capítulo 10
Tobías (Tob)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14  
Judit (Jdt)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16      
Baruc (Bar)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6  
Sabiduría (Sap)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Sirácides (Si)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48 Capítulo 49 Capítulo 50 Capítulo 51
Salmos (Sal)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28 Capítulo 29 Capítulo 30 Capítulo 31
Capítulo 32 Capítulo 33 Capítulo 34 Capítulo 35
Capítulo 36 Capítulo 37 Capítulo 38 Capítulo 39
Capítulo 40 Capítulo 41 Capítulo 42 Capítulo 43
Capítulo 44 Capítulo 45 Capítulo 46 Capítulo 47
Capítulo 48 Capítulo 49 Capítulo 50 Capítulo 51
Capítulo 52 Capítulo 53 Capítulo 54 Capítulo 55
Capítulo 56 Capítulo 57 Capítulo 58 Capítulo 59
Capítulo 60 Capítulo 61 Capítulo 62 Capítulo 63
Capítulo 64 Capítulo 65 Capítulo 66 Capítulo 67
Capítulo 68 Capítulo 69 Capítulo 70 Capítulo 71
Capítulo 72 Capítulo 73 Capítulo 74 Capítulo 75
Capítulo 76 Capítulo 77 Capítulo 78 Capítulo 79
Capítulo 80 Capítulo 81 Capítulo 82 Capítulo 83
Capítulo 84 Capítulo 85 Capítulo 86 Capítulo 87
Capítulo 88 Capítulo 89 Capítulo 90 Capítulo 91
Capítulo 92 Capítulo 93 Capítulo 94 Capítulo 95
Capítulo 96 Capítulo 97 Capítulo 98 Capítulo 99
Capítulo 100 Capítulo 101 Capítulo 102 Capítulo 103
Capítulo 104 Capítulo 105 Capítulo 106 Capítulo 107
Capítulo 108 Capítulo 109 Capítulo 110 Capítulo 111
Capítulo 112 Capítulo 113 Capítulo 114 Capítulo 115
Capítulo 116 Capítulo 117 Capítulo 118 Capítulo 119
Capítulo 120 Capítulo 121 Capítulo 122 Capítulo 123
Capítulo 124 Capítulo 125 Capítulo 126 Capítulo 127
Capítulo 128 Capítulo 129 Capítulo 130 Capítulo 131
Capítulo 132 Capítulo 133 Capítulo 134 Capítulo 135
Capítulo 136 Capítulo 137 Capítulo 138 Capítulo 139
Capítulo 140 Capítulo 141 Capítulo 142 Capítulo 143
Capítulo 144 Capítulo 145 Capítulo 146 Capítulo 147
Capítulo 148 Capítulo 149 Capítulo 150  
NUEVO TESTAMENTO
Introducción      
Evangelio según Mateo (Mt)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28      
Evangelio según Marcos (Mc)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16      
Evangelio según Lucas (Lc)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24      
Evangelio según Juan (Jn)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21    
Hechos de los Apóstoles (He)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22 Capítulo 23
Capítulo 24 Capítulo 25 Capítulo 26 Capítulo 27
Capítulo 28      
Carta a los Romanos (Rom)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16      
Primera Carta a los Corintios (1Cor)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16      
Segunda Carta a los Corintios (2Cor)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13    
Carta a los Gálatas (Gál)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6  
CARTAS DE LA CAUTIVIDAD
Introducción      
Carta a los Efesios (Ef)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6  
Carta a los Filipenses (Flp)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Carta a los Colonenses (Col)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Carta a los Filemón (Fil)
Introducción Capítulo 1    
Primera Carta a los Tesalonicenses (1Tes)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5    
Segunda Carta a los Tesalonicenses (2Tes)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
CARTAS PASTORALES
Introducción      
Primera Carta a Timoteo (1Tim)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6  
Segunda Carta a Timoteo (2Tim)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4      
Carta a Tito (Tit)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Carta a los Hebreos (Heb)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13    
Carta de Santiago (Sant)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5    
Primera Carta de Pedro (1Pe)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5    
Segunda Carta de Pedro (2Pe)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Carta de Judas (Jd)
Introducción Capítulo 1    
Primera Carta de Juan (1Jn)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5    
Segunda Carta de Juan (2Jn)
Introducción Capítulo 1    
Tercera Carta de Juan (3Jn)
Introducción Capítulo 1    
Apocalipsis (Ap)
Introducción Capítulo 1 Capítulo 2 Capítulo 3
Capítulo 4 Capítulo 5 Capítulo 6 Capítulo 7
Capítulo 8 Capítulo 9 Capítulo 10 Capítulo 11
Capítulo 12 Capítulo 13 Capítulo 14 Capítulo 15
Capítulo 16 Capítulo 17 Capítulo 18 Capítulo 19
Capítulo 20 Capítulo 21 Capítulo 22  
La Biblia Introducción
¡Jesús ha resucitado!
Ustedes que abren la Biblia, busquen a Jesús. La Biblia no es un libro solamente para rezar, o para instrucción nuestra. La Biblia es Palabra de Dios para comunicarnos la vida.
En el centro de la Biblia está la Cruz de Jesús y su Resurrección. Ustedes que siguen un camino difícil y no divisan la luz al fin del túnel, aprendan de la Biblia que están caminando hacia la Resurrección. Y entiendan quién es, para ustedes, Jesús resucitado.
La Biblia...
La Biblia no ha caído del cielo. Aquí están libros que no se proclamaron desde las nubes, con algún parlante celestial, sino que se reunieron pacientemente a lo largo de siglos en el seno del Pueblo de Dios, gracias a la fe de sus minorías más conscientes.
Durante unos 18 siglos, desde Abraham hasta Jesús, el pueblo de Israel descubrió, cada vez con mayor lucidez, que el Dios Unico se había ligado a él. Las experiencias de la comunidad nacional, los llamados de esos hombres, denominados profetas, que hablaban de parte de Dios, las inquietudes que se desarrollaban entre los creyentes: todo esto pasó de una u otra manera a esos libros. Y fueron los responsables religiosos de Israel los que recibieron, escogieron y acreditaron estos libros, integrándolos al Libro Sagrado.
Así se formó el Antiguo Testamento de la Biblia. Testamento se refiere a que estos libros eran como la herencia más preciosa entregada por Dios a su pueblo escogido.
Después de tantas experiencias, llegó para el pueblo de Israel un tiempo de crisis en que Dios quiso llevarlo de una vez a la madurez de la fe. Para eso vino Jesús. Con él se llevó a cabo la experiencia más trascendental de toda la historia. Jesús, sus esfuerzos para salvar al pueblo judío de una destrucción inminente, su rechazo, su muerte y, luego, su Resurrección: ésta fue la última palabra de Dios.
La trayectoria de Jesús originó la predicación de la Iglesia y los libros que en ella se escribieron. Aquellos libros que fueron aprobados por los responsables de la Iglesia pasaron a integrar el Nuevo Testamento.
... y la Tradición
Los libros de la Biblia no entregan su mensaje sino al que viene a compartir la experiencia de la comunidad en que se originaron estos libros. Hay una manera de entender la Biblia que es propia del pueblo de Dios: es lo que llamamos la Tradición del pueblo de Dios. Jesús recibió de su propia familia y de su pueblo esta tradición. Luego, enseñó a sus apóstoles una nueva manera de comprender esta historia sagrada: por eso se habla de la Tradición de los apóstoles o de Tradición de la Iglesia.
Para entender bien la Biblia, no podemos fiarnos de cualquier predicador que la tira por su lado. Debemos recibirla tal como la entiende la Iglesia católica, que fundaron los apóstoles y que siempre se fijó en sus normas.
¿POR DONDE EMPEZAR LA LECTURA DE LA BIBLIA?
Lo más sencillo es empezar con el Evangelio, en que nos encontramos directamente con Cristo, que es la Luz, la Verdad y «La» Palabra de Dios.
Por supuesto, las páginas del Antiguo Testamento contienen enseñanzas muy importantes. Sin embargo, el que las lee después de haber oído a Cristo las comprende mejor y les encuentra otro sabor.
Algunos suelen abrir la Biblia a la suerte y consideran que el párrafo encontrado primero les dará precisamente la palabra que necesitan en ese momento. Bien es cierto que Dios puede contestar así a sus inquietudes, pero nunca se comprometió a comunicarse con nosotros de esta manera.
En todo caso conviene haber leído, una vez por lo menos, en forma seguida, cada uno de los libros del Nuevo Testamento. Lo bueno es empezar con el Evangelio: léase al respecto la «Introducción a los Cuatro Evangelios», al comienzo del Nuevo Testamento.
El Nuevo Testamento comprende
LOS CUATRO EVANGELIOS. La palabra Evangelio significa Buena Nueva. Estos son los libros en que los apóstoles de Jesús escribieron lo que habían visto y aprendido de él.
Luego viene el libro de los HECHOS DE LOS APOSTOLES, escrito por Lucas, el mismo que escribió el tercer Evangelio.
Luego vienen más de veinte CARTAS que los apóstoles dirigieron a las primeras comunidades cristianas.
El Antiguo Testamento comprende
LOS LIBROS HISTORICOS. Aquí vemos la actuación de Dios para libertar a un pueblo que quiere hacer que sea su pueblo. Lo vemos educar a ese pueblo y dar un sentido a su historia nacional. En estos libros se destacan:
El Génesis. El Exodo. El Deuteronomio. Los libros de Samuel.
LOS LIBROS PROFETICOS. Dios interviene en la historia por medio de sus profetas, encargados de transmitir su palabra.
LOS LIBROS DE LA SABIDURIA destacan la importancia de la educación y del esfuerzo del individuo para llegar a ser un hombre responsable y un creyente.
Para manejar el presente libro
Cada libro de la Biblia se divide en capítulos. Cada capítulo se divide en versículos. Habitualmente se cita el libro en forma abreviada. Por ejemplo, Mt significa Evangelio según Mateo. Estas abreviaturas están indicadas en el índice.
Los capítulos son indicados con cifras muy grandes al comienzo de un párrafo. Los versículos son indicados con números pequeños en el margen.
Para indicar un lugar de la Biblia se da primero el capítulo, y, después, el versículo. Por ejemplo, Jn 20,13 significa Evangelio de Juan, capítulo 20, versículo 13. Lc 2,6-10 significa: Evangelio de Lucas, capítulo 2, del versículo 6 al 10.
El texto de la Biblia está todo en la parte superior de la página. Debajo pusimos el comentario con una letra diferente.
Usamos letra cursiva:
— En el Nuevo Testamento, para las frases que son citaciones sacadas del Antiguo Testamento. Por ejemplo, en Mt 26,31, el evangelista aduce una frase del profeta Zacarías 13,7.
— En el Antiguo Testamento, por varias razones que se indican cada vez en la Introducción del libro.
La Biblia
Para quien recorre las páginas del libro, el Antiguo Testamento se presenta como una sucesión de relatos que o bien se repiten o bien se continúan con mayor o menor coherencia, y que a menudo nos sorprenden y a veces nos escandalizan. En medio de esos relatos, algunos de los cuales parece que están más cerca de la fábula que de la realidad, se deslizan discursos, reglas de moral, de liturgia o de vida social, reproches severos, palabras de esperanza o gritos de ternura. Bajo ese aspecto el Antiguo Testamento constituye uno de los más bellos textos de la literatura universal.
Pero en este libro o más bien en «estos libros», Dios está siempre presente y se lo nombra en cada página; el Antiguo Testamento en efecto nos dice de qué manera Dios prepara a los hombres y muy especialmente al pueblo de Israel para que reconozca y acoja en Jesús al que lleva a cabo su misteriosa y maravillosa alianza con los hombres. La Biblia es inseparablemente palabra de Dios y palabra de hombre. Es por tanto imposible comenzar a leer estos libros dejando de lado una de estas dos dimensiones. Si olvidamos que son palabra de Dios, se corre el riesgo de reducirlos a simples documentos históricos. Si a la inversa olvidamos que Dios se comunicó al hombre (y se comunica aún hoy día) en el corazón mismo de su historia, transformamos esa palabra de Dios en una colección de leyes religiosas o de máximas edificantes.
La Biblia no es un libro que nos habla de Dios, sino que es el libro en el que Dios nos habla de él por medio de los testigos que él mismo se eligió en medio de su pueblo de Israel. Los primeros cristianos no estaban equivocados al respecto: «En diversas ocasiones y bajo diferentes formas, Dios habló a nuestros padres por medio de los profetas, pero en estos días que son los últimos, nos habló a nosotros por medio del Hijo» (Heb 1,1). A través de los diferentes libros del Antiguo Testamento vemos pues con qué paciencia Dios se revela a su pueblo y lo prepara para el encuentro con Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, «Aquel en quien reside la plenitud de la Divinidad» (Col 2,9).
Antes de la Biblia
Durante muchos siglos la Biblia fue «el» libro del pueblo judío primero, y de la Iglesia después. La fe no era sólo una cuestión personal. No se trataba únicamente de conocer las leyes de Dios que nos conducen a la felicidad y a la recompensa eterna, sino que toda la Biblia giraba en torno a una alianza de Dios con la humanidad. Había habido un punto de partida, etapas, y habría al final una recapitulación de nuestra raza en Cristo y la integración del mundo creado en el misterio de Dios. La Biblia era pues una historia y quería ser la historia de la humanidad. Era no sólo el libro de las palabras de Dios sino además una de las bases de nuestra cultura.
Pero es innegable que toda la historia bíblica fue escrita en el transcurso de unos pocos siglos en un pequeño rincón del mundo. Aunque este lugar fuera, como lo afirmaremos más adelante, un sector muy privilegiado, los autores bíblicos no podían ver desde su ventana más que un pequeño trocito del espacio y del tiempo. Cuando buscaban más allá de su historia particular, no alcanzaban más datos de los que transmitían las antiguas tradiciones.
Para ellos no cabía duda alguna que Dios lo había creado todo «al principio», es decir, si nos atenemos a algunos datos brutos del Génesis, hacía más o menos 6.000 años. Posteriormente tampoco se dudó de que el mundo habitado no se extendía más allá de Europa y del Oriente Medio, y que toda la humanidad había recibido el anuncio del Evangelio, aunque regiones enteras, como los países «moros» hubiesen abandonado la fe. En el siglo XIII, Santo Tomás de Aquino sostenía que si por casualidad había todavía alguien que siguiera ignorando el mensaje cristiano, como sería por ejemplo alguien que hubiera pasado toda su vida en el fondo de un bosque, Dios no dejaría de mandarle a un ángel para darle a conocer su palabra.
Fue sólo en el siglo XVIII cuando la ciencia comenzó a hacer tambalear esas certezas. En primer lugar, la noción de tiempo. Un primer paso fue el descubrimiento de la enormidad de tiempo que fue necesaria para que se formara la tierra, y de innumerables especies de animales y vegetales que desaparecieron de la tierra después de haberla habitado. Así se pasó rápidamente de los 6.000 años tradicionales a millones y a miles de millones de años. Una segunda etapa afectó mucho más profundamente la visión del mundo, y fue la intuición primero, y pruebas cada vez más numerosas después, de una verdadera historia de los seres vivientes. En un primer tiempo se esforzaron por clasificar a las especies vivientes o extinguidas según sus semejanzas o diferencias; no fueron necesarios muchos años para que el cuadro se transformara en un árbol genealógico: las diversas especies procedían las unas de las otras. Se fueron diseñando troncos comunes, ramificaciones, y las formas o articulaciones eran más o menos parecidas según si el parentesco era más o menos lejano.
Esa nueva imagen de una creación en perpetuo crecimiento cuadraba con las intuiciones de algunos Padres de la Iglesia; fue vista sin embargo por todo el mundo cristiano como una peligrosa amenaza para la fe. Una de las razones para rechazarla fue la filosofía —o por decir mejor la «fe»— racionalista o antirreligiosa de numerosos científicos de los dos últimos siglos. Les bastaba con haber aclarado algunos mecanismos de las pequeñas evoluciones para afirmar que todas las invenciones y maravillas de la naturaleza se podían explicar del mismo modo, y aún más, para afirmar que todos los mecanismos eran productos del azar a partir de la nada.
Por otro lado, los cristianos estaban acostumbrados a pensar en términos de verdades inmutables, lo que ciertamente era válido para los dogmas de la fe, y les parecía que Dios de igual modo debía haber sometido el mundo celeste y terrestre a leyes inmutables: los astros debían contentarse con girar en círculo (como gran cosa se aceptaba una órbita elíptica) y los seres vivos tenían que reproducirse siempre iguales. Hubo que esperar el segundo cuarto del siglo XX para que se superara por fin la oposición entre una ciencia antirreligiosa en sus pretensiones, y una fe que quería ignorar los hechos.
¿A dónde queremos llegar con esto? Simplemente a que la visión de un mundo en evolución encaja perfectamente con la concepción cristiana del tiempo y de las «edades» de la historia. Si estudiamos las cartas de Pablo, veremos que para él toda la historia de la humanidad es una pedagogía de Dios de la cual emerge el verdadero Adán. Contrariamente a la imagen tan difundida de un Adán Tarzán, que, al comienzo de los tiempos era tan bello y fuerte como se lo ve en los frescos de Miguel Angel, pero que después habría caído de su pedestal, San Ireneo después de Pablo, veía a toda la humanidad dirigida por la pedagogía de Dios hacia una completa realización de la raza o de la comunidad humana.
Si uno entra en esta perspectiva no le es difícil pensar que toda la creación haya sido hecha en el tiempo. El «big bang», si realmente lo hubo, expresa magníficamente el punto de partida del tiempo creado, un tiempo que parte de la eternidad y vuelve a la eternidad. Veinte mil millones de años para la expansión de millones de galaxias, cada una con sus miles o millones de soles. Y en alguna parte, planetas. ¿Cuántos? Es un misterio. ¿Cuántos de ellos habitados? Es más misterioso aún. Pero también allí la fe tiene sus intuiciones. Toda la Biblia recalca la libertad, la gratuidad de los gestos de Dios. Un Dios que ama a todos los hombres y que los conduce a todos hacia él, lo conozcan o no, pero que además sabe elegir a quienquiera para darle lo que no les dará a otros. Y el hecho de que Dios haya creado millones de galaxias no le impedirá, si quiere, de escoger sólo a una de ellas; allí pondrá, en un rincón del universo, a esa raza de «homo habilis» (hombre emprendedor) a la que la Palabra de Dios ha elegido como su punto de aterrizaje en la creación.
No llegó pues el hombre por pura casualidad. No es un mono que, por el efecto de algunas transmutaciones cromosómicas fortuitas, se haya despertado un día con la capacidad de comprender; habría bastante que decir de esos juegos del azar gracias a los cuales, según algunos dicen, una raza de monos produjo sin mayor esfuerzo algunos grandes músicos y un buen número de niñas guapas.
Miles de generaciones fueron necesarias para que apareciera nuestra humanidad. Fueron innumerables los eslabones, los humildes antepasados a los que tal vez Dios ya conocía y amaba como nos ama a nosotros; pero ante ellos estaba el modelo y el fin, y ése era Cristo.
Quisiéramos aquí recordar en pocas líneas las grandes etapas que precedieron a la formación del pueblo de la Biblia.
Los primeros pasos del hombre
¿Cuándo y cómo apareció el hombre? Se podrá discutir sobre los términos: ¿de qué hombre hablamos? ¿Del que partía piedras, o del que inventó el fuego, o del que enterraba a sus muertos? Hablamos del hombre verdadero, de aquel cuyo espíritu es a imagen de Dios, y al que Dios conoce y que puede conocer a Dios.
Nadie puede responder a esta cuestión de manera precisa. Durante largos siglos el hombre casi no cambió la faz de la tierra. Su género de vida y las creaciones de su espíritu apenas lo distinguían de los primates antropomorfos de los cuales salió. Familias y grupos humanos habitaban en cavernas y cazaban en medio de los bosques.
Lentamente el hombre inventaba su lenguaje, hacía armas y herramientas. No se interesaba solamente por lo útil y lo visible. Era un artista. En las cavernas y grutas, debajo de la tierra donde celebraba sus ritos mágicos, pintaba en la pared, lejos de la luz del día, los animales que deseaba cazar. Hoy todavía nos admiramos de su genio artístico.
El hombre era un ser religioso. Enterraba a sus difuntos con ritos destinados a asegurarles una vida feliz en otro mundo. Siendo creado a la imagen de Dios, su inteligencia pensaba instintivamente que continuaría viviendo después de la muerte. Por primitivo que fuera, este hombre tenía una conciencia, podía amar, y descubría algo de Dios, de acuerdo con su capacidad. Pero sus comienzos habían sido marcados profundamente por la violencia y los instintos egoístas comunes a todos los seres vivientes: el pecado estaba en él.
Las primeras civilizaciones
Hace unos 10.000 años, un cambio se preparó en la humanidad. Los hombres se agruparon en mayor número en las llanuras fértiles. En algunos siglos descubrieron la manera de cultivar la tierra, de criar el ganado, de modelar y cocer la arcilla. Se levantaron aldeas, que se unieron para defenderse y aprovechar mejor los recursos de la tierra. La primera civilización había nacido.
Después todo se hizo muy rápido. Sobre la tierra aparecieron cinco centros de civilización.
Tres mil quinientos años antes de Cristo, en el sector geográfico llamado Medio Oriente, y donde nacería el pueblo de la Biblia, se formaban dos imperios. Uno era Egipto, el otro Caldea, país de donde saldría Abraham siglos más tarde. Caldea hizo un sistema perfeccionado de riego, construyó con tabiques cocidos, inventó un sistema de escritura, tuvo leyes y administración centralizada. Egipto también tenía esos adelantos: construía templos grandiosos para sus dioses y levantaba las Pirámides para tumba de su faraones.
También en China y en India, como veinte siglos antes de Cristo, y en Centro-América, diez siglos antes de él, nacieron otras civilizaciones. Las de Centro-América, China e India se desarrollaron por separado, ya que en este tiempo era muy difícil recorrer los continentes.
En cambio, en el Medio Oriente, Caldea y Egipto mantenían contactos, a veces agresivos, pero que tarde o temprano los obligarían a ver los límites de su cultura. El camino que iba de uno al otro país pasaba por un pequeño territorio que más tarde se llamaría la Palestina.
La Biblia y las religiones de la Tierra
Estos breves recuerdos bastarán para mostrar que la historia y las tradiciones bíblicas cubren sólo un pequeñísimo sector de la historia humana, el que sin embargo es uno de los más importantes como punto de convergencia de tres continentes. No existe tal vez sobre el planeta otro punto que haya experimentado tantas conmociones geológicas y humanas. Pero la mayor parte de la humanidad ha pasado al lado de esa historia y ha tenido su propia experiencia de la vida y de Dios. Esto no hay que olvidarlo.
El pueblo de la Biblia llegó tarde al escenario de los pueblos, y por mucho tiempo estuvo sin preocuparse por los que no habían recibido la Palabra de Dios de la cual era portador. Y por esto mismo, Dios tampoco le dijo nada al respecto, porque cuando Dios nos habla, lo hace en el lenguaje humano, y en nuestra propia cultura, respetando de algún modo nuestras limitaciones y nuestras ignorancias. Pero Dios no lo había necesitado para entregar a los hombres su palabra y su espíritu. En algunos períodos el pueblo de Dios pensó que todo lo que venía del extranjero era malo, que se debía rechazar cualquier sabiduría que hubiera nacido fuera de los territorios judíos o cristianos. Pero ha habido también tiempos de curiosidad en los que la fe se enriqueció en contacto con otras culturas, sus profetas y sus pensadores.
No debemos pues pedirle a la Biblia demasiadas respuestas sobre la manera como Dios ha hablado en otras culturas, sobre cómo el Espíritu ha estado actuando en medio de ellas, sobre cómo las energías que irradian de Cristo resucitado alcanzan hoy en día a todas esas personas, y cómo se salvan por el único Salvador. La Biblia sólo nos dice que cuando Dios llamó a Abrahán, se dio comienzo a una gran aventura, única en su género, y que llevaba directamente al Hijo de Dios —a su Verbo, o Sabiduría, o Palabra—, hecho hombre.
Después de la Biblia...
Setenta generaciones de cristianos se han sucedido desde el tiempo de los apóstoles. Hablar de la Iglesia es hablar de estos hermanos nuestros; es fácil criticarlos o pensar que debían haber sido mejores; es más difícil conocer el mundo en que vivieron, muy diferente del nuestro, y comprender lo que trataron de realizar, llevados por su fe.
Hombres libres, vírgenes y mártires
Los cristianos de los primeros siglos gozaron al sentirse liberados: liberados de las supersticiones paganas como de su propio temor y egoísmo. Pero pagaron cara esta libertad. En su tiempo no había ley superior a la voluntad del emperador o a las costumbres de su pueblo, pero ellos ponían a Cristo por encima de las autoridades humanas y, por ser opositores de conciencia, los trataron como a malhechores. El amor cristiano y la virginidad insultaban los vicios del mundo pagano.
De ahí que los cristianos fueran perseguidos. Durante tres siglos hubo represión y mártires, a veces en una provincia del imperio, a veces en otra. En algunos períodos todas las fuerzas del poder se desencadenaron contra ellos y pensaron acabar con el nombre de Cristo. Pero las multitudes, que para divertirse iban a contemplar los suplicios infligidos a los cristianos, volvían avergonzadas de su propia maldad y convencidas de que la verdadera humanidad estaba en los perseguidos.
La conversión de Constantino
Mientras tanto el mundo romano entraba en decadencia. Antes de que fuera vencido por sus enemigos, se debilitaron las fuerzas espirituales que lo habían encumbrado: ya no tenían vida las creencias antiguas. En el año 315, el propio emperador Constantino pidió ser bautizado y, después de él, los gobernantes fueron cristianos. Este fue un acontecimiento decisivo para la Iglesia, que pasaba a ser protegida en vez de perseguida.
Pero este triunfo trajo consigo desventajas que se iban a medir con el tiempo. En adelante la Iglesia debió ser la fuerza espiritual que necesitaban esos pueblos del Imperio romano, reemplazando a las falsas religiones, y sus puertas se abrieron para recibir a las muchedumbres en busca del bautismo. La Iglesia ya no se limitaba a creyentes bautizados después de ser convertidos y probados; tuvo que hacerse la educadora de un «pueblo cristiano» que no difería mucho del anterior «pueblo pagano». Lo que se ganaba en cantidad se perdía en calidad. Los emperadores «cristianos» tampoco diferían de sus predecesores. Así como éstos habían sido la suma autoridad en la religión pagana, también quisieron dirigir la Iglesia, nombrar y controlar a sus obispos: protegían la fe y sometían las conciencias.
Por otra parte, al salir de la clandestinidad o de una situación postergada, los cristianos tuvieron que meterse más en los problemas del mundo. ¿Cómo podían conciliar la cultura de su tiempo con la fe? Ese fue el tiempo en que los obispos, a los que llamman «los Santos Padres», hicieron una amplia exposición de la fe respondiendo a las preguntas de sus contemporáneos. Entre los de más genio se destacó San Agustín.
Hay gente que prefiere no ver los puntos difíciles de la fe. Pero los que se atreven a profundizarlos como se debe, no siempre se cuidan de los errores. El error que más se difundió y por poco arrastró a la Iglesia, fue el «arrianismo»: por miedo a dividir el Dios único, los arrianos negaban que Cristo fuera el Hijo igual al Padre; lo consideraban solamente como el primero entre los seres de toda la creación. Los emperadores arrianos designaban obispos arrianos; pero como lo había prometido Jesús, el Espíritu Santo mantuvo la fe del pueblo cristiano y el error retrocedió.
En esos tiempos los cristianos deseosos de perfección, al ver que la Iglesia no era ya la comunidad fervorosa del tiempo de los mártires, empezaron a organizarse en comunidades austeras y exigentes. Les pareció necesario aislarse de la vida cómoda para buscar a Dios con toda el alma, y así, en los desiertos de Egipto primero, y luego por todo el mundo cristiano, hubo monjes y ermitaños. Los monjes mantuvieron en la Iglesia el ideal de una vida perfecta, totalmente entregada a Cristo. Su existencia tan mortificada les permitió conocer hasta los últimos rincones del corazón humano. Y Dios, por su parte, les hizo experimentar la transformación o divinización reservada a quienes lo dejaron todo por él.
El fermento en la masa
Cuando se derrumbó el Imperio romano, invadido por los bárbaros, devastado, arruinado, despedazado, pareció que fuera el fin del mundo. (Hablamos siempre del Imperio romano, no porque fuera el único lugar poblado en el mundo sino porque, de hecho, los predicadores cristianos no habían salido, o muy poco, de sus fronteras).
Pero, en realidad, esta destrucción anunciada por Juan en el Apocalipsis dio la partida para otros tiempos; la Iglesia no pereció en ese torbellino, sino que descubrió una nueva tarea: evangelizar y educar a los pueblos que, después de las invasiones bárbaras, habían vuelto a una sociedad más pobre, muy inculta y totalmente desorganizada.
Estos pueblos no conocían otra fuerza moral u otra institución firme que la de la Iglesia. Muchas veces el obispo había sido el único que se constituyera en «Defensor del pueblo» frente a los invasores. No había otros que los clérigos para educar al pueblo; en los monasterios se guardaban, al lado de las Escrituras Sagradas, los libros de la cultura antigua. La Iglesia fue el alma de esos pueblos primitivos, crueles, generosos y excesivos en todo. Y mientras luchaba perseverantemente para limitar guerras y venganzas, proteger a la mujer y al niño, desarrollar el sentido del trabajo constructivo, ella misma se dejó penetrar por las supersticiones y la corrupción. Por momentos pareció que hasta las más altas autoridades, los Papas, se hundieran en los vicios del mundo, pero lo sembrado entre lágrimas floreció con el tiempo.
Lo mismo que en la Historia Sagrada Dios había educado al pueblo primitivo de Israel, dejando que muchos errores solamente se corrigieran con el tiempo, así pasó con la llamada Cristiandad, o sea, con esos pueblos de Europa que aprendían a ser humanos, libres y responsables. Nació una civilización nueva cuya cultura, arte y, más que todo, ideales, eran fruto de la fe.
Católicos y Ortodoxos: El Cisma
La parte oriental del Imperio romano había resistido a las invasiones bárbaras. Esta parte de la Iglesia, llamada Griega u Ortodoxa, y que luego evangelizaría a Rusia, se apartó poco a poco de la parte occidental ocupada por los bárbaros y animada por la Iglesia de Roma. Hubo dos Iglesias diferentes por la cultura, el idioma y las prácticas religiosas, a pesar de que guardaban la misma fe, y esto no era malo. Pero ambas cometieron el pecado de fijarse más en sus propias costumbres que en la fe común, y así, la Iglesia oriental se apartó del Papa, sucesor de Pedro en Roma.
Posteriormente los turcos, que se adherían a la religión de Mahoma, conquistaron los restos del Imperio romano en Oriente y solamente quedaron escasas comunidades cristianas allí donde habían prosperado las antiguas Iglesias de Siria, Palestina, Egipto... En los tiempos actuales, Grecia, Rumania y, más que todo, Rusia, forman lo más importante del mundo ortodoxo.
La Iglesia y la Biblia
En el año 1460, los descubrimientos de Gutenberg permitieron imprimir libros. En tiempos anteriores no había sino libros escritos a mano, caros y escasos. No estaba al alcance del hombre común tener una Biblia, ni siquiera un Evangelio. La Biblia se leía en la Iglesia y servía de base para la predicación. Y para que estuviera más presente en la memoria de los fieles, no se construían templos sin adornarlos por todas partes con pinturas, esculturas o vitrales que reproducían escenas bíblicas.
Pero en adelante cada uno podría tener las Escrituras Sagradas, con tal que supiera leer. Este descubrimiento técnico iba a precipitar una crisis latente en la Iglesia. Porque durante siglos las instituciones de la Iglesia, su clero, sus religiosos, habían forjado la cultura y la unidad del mundo cristiano; siendo sus guías en lo político como en lo espiritual, las preocupaciones materiales superaban muy a menudo la dedicación por el Evangelio. Muchos hombres destacados, religiosos, santos, habían protestado pidiendo reformas. Pero las reformas no salían adelante. Con la impresión de la Biblia, muchos pensaron que la única solución para reformar la Iglesia era entregar a todos el Libro Sagrado para que, al leerlo, bebieran el mensaje en su misma fuente y corrigieran los desvíos y malas costumbres establecidas.
Cuando Martín Lutero tomó la iniciativa de una Iglesia reformada, apartándose de la Iglesia oficial, acometió la obra de traducir toda la Biblia al idioma de su pueblo, el alemán, pues hasta entonces se publicaba casi siempre en latín.
Es que, en la Iglesia, la mayoría de los clérigos, desconociendo el provecho que se sacaría de la lectura individual de la Palabra de Dios, se fijaban más bien en los peligros de que cada uno se creyera capacitado para comprenderlo todo sin error, si se entregaba el Libro Sagrado a todos. No se equivocaban totalmente, pues apenas Lutero hubo traducido la Biblia, sus seguidores empezaron a pelear entre ellos y a fundar Iglesias opuestas, segura cada una de retener sola la verdad.
Cuando, años después, la Iglesia se reformó a sí misma, no por eso se promovió suficientemente el interés por la Biblia. Predicadores y misioneros no dejaban de enseñar el Evangelio, pero todo llegaba al pueblo desde arriba, sin que fuera estimulado a buscar personalmente la verdad.
Conquistadores y misioneros
Desde los Apóstoles, los creyentes se han preocupado por transmitir su fe a los demás. También hubo misioneros que se aventuraron entre los pueblos enemigos o de otro idioma, para predicar el Evangelio. Pero cuando toda Europa se encontró más o menos reunida en la cristiandad, o sea en el área cultural y social animada por la Iglesia, creyeron que se había cumplido la tarea misionera. ¿Qué había fuera de los países cristianos? Ellos hubieran contestado: «Los moros, nada más.» Los moros, es decir, los pueblos árabes de religión musulmana, enemigos encarnizados de los países cristianos. Y no pensaban que hubiera pueblos más allá.
Algunos profetas como Francisco de Asís o Ramón Lull comprendieron que sería mejor anunciar a Cristo entre los musulmanes que luchar contra ellos con armas. También misioneros como Juan de Montecorvino recorrieron toda Asia a pie, hasta China. Pero fueron excepciones. Ya en estos tiempos, que nos parecen lejanos, las Iglesias de Europa tenían siglos de tradición; tenían su cultura, su manera propia de reflexionar la fe y de vivir el Evangelio. Y para los hombres de ese tiempo era muy costoso comprender a pueblos de otra cultura y transmitirles el Evangelio de manera que pudieran organizarse en Iglesia según su temperamento propio y conforme a su idiosincracia. Por esto las Iglesias fundadas en los extremos del mundo no prosperaron y la Iglesia se confundió con la cristiandad europea.
Pero cuando Marco Polo, Vasco de Gama y Cristóbal Colón abrieron el muro de ignorancia que protegía a la cristiandad, la Iglesia conoció la dimensión real del mundo que no había recibido todavía el Evangelio: Africa, Asia y América.
Eran aventureros los conquistadores, pues la gente tranquila no suele arriesgarse en tales cosas. Pero apenas descubrieron el Nuevo Mundo, los acompañaron los aventureros de la fe, ansiosos por conquistar para Cristo a los que todavía no lo conocían, y entre los que partieron así sin armas, sin otra preparación que su fe, no faltaron los santos ni los mártires.
La misión en América pareció que sería muy fácil y fecunda. Los españoles habían destruido las naciones indígenas y, a veces, arrasado su cultura. Los indios no se resistieron a la fe, y en varios lugares se concedieron privilegios a los que se hacían cristianos. Poca gente se dio cuenta de que la cristianización era muy superficial. Bajo la película delgada de las prácticas católicas los pueblos indios guardaban sus creencias paganas. Seguían muy religiosos, como lo eran antes, pero a su manera, y, si bien es cierto que la Iglesia suprimió costumbres inhumanas e hizo obra de educación moral, los hombres, en su mayoría, no se encontraron con Cristo ni se convirtieron a su mensaje en forma responsable.
La rebeldía de los laicos
Al hablar de la cristiandad dijimos que la Iglesia se había hecho responsable de muchos sectores de la vida pública, y esto, por necesidad, porque no había autoridad civil o militar que se encargara de ellos. El clero fundaba y atendía las escuelas y universidades, los religiosos se hacían cargo de la salud pública: hospitales, hospicios, orfanatos. Los monjes colonizaban y valorizaban las tierras sin cultivar.
Pero llegó el día en que los más conscientes entre los dirigentes e intelectuales comprendieron que todas estas tareas debían ser devueltas a las autoridades civiles. En esto estaban de acuerdo con el Evangelio, que distinguió lo que es del César y lo que es de Dios. Pero también en esto se enfrentaron con las ideas tradicionales. Raras veces nos convencemos de que debemos transmitir a otro una responsabilidad nuestra. Así pasó con las autoridades de la Iglesia. De tal manera que los cambios necesarios para que la cristiandad decadente diera lugar a naciones modernas, a instituciones laicas, a ciencias independientes, se hicieron en forma de lucha. Todos saben el proceso ridículo hecho al físico Galileo y los conflictos políticos que hubo entre los papas y los reyes.
La Iglesia y el mundo moderno
En los últimos cuatro siglos, el mundo ha conocido más crisis, más adelantos, más cambios que en todos los tiempos anteriores. La fe cristiana había dado al hombre europeo una energía, una seguridad, una conciencia de su misión en el universo, que le permitieron construir la ciencia, desarrollar las técnicas, dominar los otros continentes. Por supuesto que las conquistas y la colonización obedecían a motivos muy extraños a la fe, pero, aun con esto, llevaban a efecto el plan de Dios que, desde el comienzo, contempló la reunificación de todos los pueblos.
La Iglesia participó de esta extensión. En el siglo XIX hubo hasta 100.000 misioneros, sacerdotes y religiosas, empeñados en la evangelización y educación en Asia, Africa y Amé rica.
Lo más importante, sin embargo, sucedía en Europa. La Iglesia se veía enfrentada a esta cultura moderna que había salido de ella, pero que, ahora independizada, se volvía su enemiga. Los espíritus ilustrados pensaban comúnmente que eran capaces de dar a la humanidad progreso, felicidad y paz, y no veían en la Iglesia sino ignorancia y prejuicios; en una palabra: el mayor obstáculo para la liberación de los hombres. Muchos se atrevieron a predecir la muerte del cristianismo antes del siglo XX.
Esta situación compleja obligó a la Iglesia a salir de su seguridad y a responder a interrogantes cada vez más cruciales. Bien era cierto que Cristo le había entregado la verdad y reinaba después de resucitado. Pero la Iglesia tenía que descubrir y probar cada día lo que significaba esta verdad para hombres diferentes. Y no era para ella el momento de reinar, sino de servir en medio de humillaciones.
El gran siglo de la evangelización
El siglo XX parece que ha simplificado la situación. Por una parte, al cabo de tres siglos de luchas estériles, la Iglesia se ha dado cuenta de que, al perder sus recursos, su poder político y su monopolio cultural, ha vuelto a encontrar su verdadera misión, que es la de ser en el mundo una fuente de amor y de unidad, la levadura en la masa.
La Iglesia no es más que una minoría en el mundo: unos 700 millones de católicos entre cinco mil millones de pobladores de la tierra. Pero son, más que nunca, una minoría inquieta y preocupada por todo lo humano, sabiendo que la obra de Dios es salvar todo lo humano.
Por otra parte, la cultura laicista que pretendía solucionar todos los apuros de la humanidad sin recurrir a la fe, ha visto sus límites y, luego, su fracaso. Los mejores entre los que piensan, reconocen que la humanidad corre al caos si los hombres no vuelven a tener una fe, una esperanza y una visión común de su destino. De otra manera, las tensiones entre ricos y pobres, el choque de las ideologías, el desconcierto de las sabidurías humanas, nos lleva directamente a un enfrentamiento universal.
En muchas partes del mundo, la Iglesia, que antes iba de la mano con los gobernantes, es perseguida. Esto sucede en los países comunistas, decididos a eliminar toda religión; esto sucede en países dominados por otra religión, como son los musulmanes y los hindúes; esto sucede en las mismas sociedades que se proclaman cristianas, pero dan la espalda a la justicia y al respeto al hombre.
Ahora bien, la Iglesia entiende mejor lo que es dar testimonio de Cristo y entregar su Buena Nueva a los pobres. Deja de ser una institución dirigida por una clase superior, el clero, y vuelve a ser una comunidad de comunidades. La Iglesia entiende que para todos los pueblos se acerca el desastre si no saben reconciliarse; y la reconciliación en base a la verdad, la justicia y el perdón, es el fruto de la Evangelización. Para quien no se detiene en la mediocridad inevitable de la mayoría de los creyentes, ni en los errores en el recorrido, ni en la lentitud de ciertos cambios, no cabe duda que este siglo es el gran siglo de la evangelización de las naciones.
¿Habrá otro después?
ANTIGUO TESTAMENTO Introducción
Dieciocho siglos antes de Cristo, algunas tribus nómadas abandonan Caldea con sus rebaños para establecerse en Egipto. Entre estas tribus y clanes nómadas hay un cierto número de familias cuyo jefe es Abrahán. Para Abrahán, personaje completamente insignificante desde el punto de vista de la historia, esta emigración obligada va unida a una gran esperanza: Dios lo había llamado y prometido una recompensa extraordinaria: «Abrahán, todas las naciones de la tierra serán tuyas».
Cuando Dios se revela a los patriarcas Abrahán, Isaac y Jacob, éstos son aún nómadas; comparten con los demás nómadas una religión simple, hecha de apego al «Dios de sus padres» y de veneración de un cierto número de pequeños ídolos familiares. Pero el encuentro con el Dios Vivo los va a llevar a una nueva toma de conciencia: Dios ampara a los que elige. Gran cantidad de pruebas parecerán contradecir la Promesa que Dios les ha hecho, pero Dios intervendrá cada vez en favor de sus fieles. Desde entonces se establece entre Dios y los patriarcas una relación privilegiada, caracterizada por la fidelidad de Dios a su palabra y por la confianza inquebrantable de sus fieles. A través de ellos Israel será incitado a contemplar, a lo largo de su camino, tanto las maravillas de Dios en favor de aquellos que ha elegido como la fe indefectible de sus padres.
Seis siglos más tarde, algunos descendientes de los patriarcas se reúnen en el desierto y, bajo el mando de Moisés, se dirigen hacia la Tierra Prometida. La etapa del Horeb es decisiva: es aquí donde estos clanes nómadas van a vivir tal experiencia espiritual que los textos bíblicos no cesarán de referirse constantemente a ella. Dios se compromete solemnemente con su pueblo y al mismo tiempo le da una Ley: es la regla de la alianza con Dios, el código de conducta personal y comunitario de Israel. A la palabra dirigida a Abrahán responde en adelante la del Sinaí. Promesa, alianza y salvación serán los tres pilares de la fe de Israel, y los puntos firmes de los cinco primeros libros del Antiguo Testamento.
Con la entrada en la Tierra Prometida, Israel se ha de enfrentar con los demás pueblos, mucho más avanzados culturalmente. Desde hace más de dos mil años, ellos han construido una civilización urbana, desarrollado la agricultura, establecido relaciones comerciales con todo el Próximo Oriente e incluso más allá. Esta civilización brillante pero pagana será una trampa constante para la fe de Israel. Entonces Dios envía a su pueblo sus profetas, sus portavoces. David se apodera de Jerusalén, una pequeña ciudad cananea y hace de ella su capital, introduciendo en la misma el arca de la alianza, signo visible de la presencia de Dios en medio de su pueblo. A partir de este día, no solamente la Ciudad Santa entra en la historia del pueblo de Dios, sino que su vocación rebasa el tiempo y la historia, ya que ella aparece en las últimas páginas del Apocalipsis como la figura de la humanidad definitivamente reconciliada con su Dios. Salomón, al construir el Templo de Jerusalén, que dos siglos más tarde se convertirá en el único santuario legítimo, da a su pueblo un punto de reunión: la «Morada de Yavé».
Condenación de Israel por sus innumerables infidelidades, recuerdo de la incansable misericordia de Dios con Jerusalén, exigencia de verdad y de sinceridad en el culto del templo, proclamación de la salvación que viene: todo esto constituye la médula del mensaje de los profetas. Al acercarse los últimos tiempos, la meditación de Israel se hace más intensa. Muchas pruebas han purificado las ideas falsas, demasiado humanas. A través de la oración de los salmos, en relatos edificantes o máximas, con los desarrollos sobre el hombre y la sociedad, algunos sabios deciden guiar a Israel en las últimas etapas de su camino hacia aquel que viene a cumplir todas las cosas.
Los Escritos de la Sabiduría, que constituyen la tercera y última parte del Antiguo Testamento, pueden parecer menos coherentes que la Ley o los Profetas: en efecto son el reflejo de un pueblo convulsionado y con frecuencia dividido: es el tiempo en que Dios se prepara un «pequeño resto» en medio de una nación presionada y arrastrada por todas las tentaciones del poder y la confusión entre el reino de este mundo y el Reino de Dios.
Pero después de tantas experiencias acumuladas en el pueblo de Israel, sobreviene un período de crisis en el que Dios decide conducirlos a superar los más grandes desafíos de la fe y de la historia. En este preciso momento es cuando aparece Jesús.
Así, pues, el Antiguo Testamento consta de 46 libros, y constituye la primera y más voluminosa de las dos partes de la Biblia. Se trata de la lenta preparación de Israel para la Alianza definitiva y eterna que Dios iba a establecer con los hombres en la persona de Jesucristo.
Así como las obras de una biblioteca pueden ser clasificadas de modo diverso por uno u otro bibliotecario, así también los 46 libros del AT han sido clasificados de modo diferente, y esto desde los primeros siglos de la era cristiana. Los editores modernos de la Biblia han debido, pues, elegir entre las dos clasificaciones más frecuentes adoptadas por los antiguos manuscritos: el orden de la Biblia hebrea o el orden de la Biblia griega.
Al incluir entre los «profetas» los libros que la Biblia griega denomina «históricos», la Biblia hebrea pone de relieve la originalidad de estos textos. Para el Antiguo Testamento, así como para el Nuevo, todo acontecimiento es portador de una palabra de Dios: no se hace historia por el placer de dar a conocer el pasado, sino para testimoniar la fidelidad de Dios con su pueblo, para hacer conocer su voluntad y preparar de este modo a los hombres a acoger la gracia de su salvación. En este aspecto toda la narración bíblica es «profética».
Nosotros hemos adoptado globalmente en esta edición el orden de la Biblia hebrea. Encontraremos, pues, al comenzar, los cinco libros del AT denominados la LEY, la Torá para los judíos de lengua hebrea y el Pentateuco para los de lengua griega. En ellos vemos a Dios actuando en la historia humana para liberar a un pueblo que quiere hacer suyo, instruyendo a este pueblo y dando sentido a su historia.
Después vienen los LIBROS PROFÉTICOS: Dios interviene en la historia por medio de los profetas, a los que comunica su Palabra y su Espíritu «para destruir y construir, para edificar y plantar». Estos profetas inspirados van a desempeñar un papel decisivo en la educación de la fe de Israel.
Por fin nos encontramos con los LIBROS SAPIENCIALES, es decir, con todo un conjunto de obras que bajo las formas más variadas nos ponen en comunicación con la plegaria, la sabiduría y la moral del pueblo de la antigua alianza. Estas obras nos enseñan el arte de servir a Dios en la vida diaria y a convertirnos en personas responsables en la fe.
Génesis (Gén) Introducción
Mientras más avanzamos en la vida, más nos interesamos por descubrir nuestras raíces: ¿dónde vivían nuestros antepasados? ¿Cómo se conocieron nuestros padres? ¿Qué inspiró nuestras primeras decisiones? De igual modo todos los pueblos han tratado de reconstruir su pasado. Si bien querían salvarlo del olvido, mucho más querían encontrar en el pasado la confirmación de aquello en que creían; narrar su historia era, pues, una manera de afirmar su propia identidad en medio de tantos pueblos grandes o pequeños que los rodeaban.
Y esto es precisamente lo que está en el corazón del Génesis, un libro que se fue haciendo por partes a lo largo de varios siglos. Tomó su forma definitiva en el siglo V antes de Cristo, cuando el pueblo judío, que había regresado del Exilio en Babilonia, fijó de manera definitiva la expresión de su fe.
Génesis quiere decir Comienzo. No buscaremos en los primeros capítulos un documento sobre los orígenes del universo o sobre un pecado que habría cometido el primer hombre. Pero desde las primeras páginas nos vamos a topar, en forma de imágenes, con todo lo que es importante para nosotros.
Se podría decir que este libro consta de tres partes:
Los capítulos 1 al 11 tratan de establecer un nexo a lo largo de esos enormes períodos de tiempo que transcurrieron desde la creación hasta los primeros «padres de la fe», cuyos nombres quedaron en la memoria, considerando, por supuesto, en primer lugar a Abrahán.
La segunda parte evoca la vida de esos clanes nómadas que creían ya en un Dios cercano y en el cual se podía confiar, el «Dios de su padre». Esta historia, o estas historias, se ubican en la tierra de Ca naán, en un tiempo en que el pueblo de Israel no había nacido todavía (en los siglos XVIII-XV antes de Cristo). Nos muestran cómo Dios ya había preparado su obra de salvación mediante las promesas hechas a Abrahán y Jacob. Este es el tema de los capítulos 12 al 38.
La tercera parte, la historia de José, proyecta una luz sobre las tragedias que entretejen la existencia humana. Los hombres necesitan un salvador, y la salvación les vendrá justamente por intermedio de aquellos que primero persiguieron y rechazaron.
¿Quién escribió el Génesis?
No hubo uno sino varios autores. No olvidemos que el pueblo de la Biblia se fue constituyendo poco a poco, por la aglomeración de tribus nómadas que no sabían leer ni escribir. Traían consigo el recuerdo de sus antepasados y de señales que Dios había realizado en su favor; sus tradiciones se transmitían oralmente.
Cuando esas tribus se establecieron en Palestina, fueron entrando poco a poco en una nueva cultura, la de la escritura. Alrededor del rey y de sus funcionarios, los escribas fijaban por escrito las leyes y las creencias de su reino. Así fue como en la época del rey Salomón (siglo X antes de Cristo), un escritor desconocido, al que se acostumbra llamar el Yavista, compuso una primera historia del pueblo de Dios.
Puso por escrito los recuerdos y leyendas referentes a Abrahán y su familia que los israelitas se transmitían de padres a hijos. Para hablar de los tiempos anteriores, utilizó en parte la literatura de los Babilonios y sus poemas referentes a la primera pareja y el Diluvio, pero también los transformó profundamente, para que estas historias expresaran una visión del mundo que procedía de su fe.
Este relato antiguo ha sido completado posteriormente con otros que procedían de otras tradiciones, repitiéndose a veces los mismos hechos.
Mucho más tarde, cuando los judíos volvieron del Destierro a Babilonia (siglo V antes de Cristo), sus sacerdotes añadieron muchos párrafos que ponemos aquí en letra cursiva. Fueron ellos los que compusieron el poema de la creación en siete días, con que empieza el Génesis y en cierto sentido, toda la Biblia.
Las tres palabras de Dios Creador (cap. 12)
En el primer capítulo del Génesis dijo Dios, y es la creación.
En el capítulo 9, de nuevo dijo Dios, y es para dar su bendición a toda la humanidad.
En el capítulo 12, dijo Dios por tercera vez, y es el comienzo del pueblo de Dios. Son tres pasos de muy desigual extensión de la Biblia, ya que la revelación hecha al pueblo de Dios va a ocupar gran parte de ésta. Lo que en ella leeremos interesa en realidad a toda la humanidad, pero será lo que Dios ha dicho y hecho con su pueblo en particular.
Si nos compenetramos del espíritu de la Biblia, descubriremos que estos tres aspectos de la obra divina conforman un todo y se armonizan entre sí de mil maneras. Pero, ¡cuidado! Si no hemos captado bien el sentido de esas tres palabras, llegará un momento en que no podremos aceptar más el testimonio de la Biblia y Jesús se nos esfumará. Porque esas tres palabras chocan con algunos prejuicios que marcan profundamente a nuestro tiempo.
Dijo Dios y su palabra creó el universo con sus leyes físicas. La Biblia nos recordará que esas leyes son estables para siempre. Pero también nos dirá que el universo está siempre a disposición de Dios y que obedece a su Palabra. Decir que Dios puso el piloto automático para dirigir al mundo, es en parte verdad, pues no da golpes de timón a cada momento. Pero nos estaríamos saliendo de la revelación bíblica si dijéramos que Dios lo determinó todo desde un principio y que por lo tanto no puede hacer intervenir cuándo quiera fuerzas superiores que interfieren con aquéllas o las ponen entre paréntesis (desde nuestro punto de vista). Se dice que Dios descansó de sus obras al séptimo día (Gén 2,4), pero lo contrario tiene también su verdad: «El Padre todavía está trabajando» (Jn 5,17). Dios no cesa de expresarse a sí mismo a través de sus obras, y la creación, de continuar viviendo y existiendo en él. Las leyes de la naturaleza son la sombra de una justicia superior que está en Dios, pero en la naturaleza hay mucho más que leyes físicas, comenzando por su riqueza y esplendor. Su constante creatividad, que es una de sus más misteriosas capacidades, es un reflejo de la libre creatividad de Dios, que no está nunca encadenada.
Esto es más que suficiente para hacer saltar a todos los que toman por verdad absoluta a determinados postulados de la razón, como por ejemplo, que las leyes son inflexibles y que nada existe fuera de lo que puede ser medido. Sin esos postulados no habría investigación científica, pero eso no significa que expresen toda la realidad del mundo, ni siquiera lo esencial. Y sin embargo es justamente ese prejuicio lo que impide a muchos cristianos admitir cualquier tipo de intervención de Dios en el orden habitual del mundo. De entrada se negarán a admitir en el Evangelio la multiplicación de los panes, la virginidad de María, la Transfiguración... o les harán decir a los textos lo contrario de lo que dicen. Rechazarán todos los testimonios actuales de los que han experimentado semejantes intervenciones soberanas de Dios. Luego negarán cualquier intervención directa de Dios en nuestro mundo interior, y muy lógicamente se negará que la oración tenga algún sentido. Ese racionalismo inspirará muchos libros y discusiones, pero al fin y al cabo es estéril. Jamás hará que brote la fe y nunca dará la alegría.
El «dijo Dios» de la historia de Noé también tiene un profundo sentido. Dios actúa en el tiempo después del diluvio haciendo un pacto con todos los pueblos y con todas las religiones, puesto que todos son hijos de Noé. Si Dios los bendice, eso quiere decir que les ofrece un camino de salvación: lo hallarán a través de las mil culturas y religiones (He 17,27). Cuando la Palabra o Sabiduría de Dios se hace presente en su búsqueda de la sabiduría, en las palabras de sus libros sagrados, ésta (la Palabra de Dios) no hace más que continuar su obra creadora, pues por ella dispuso Dios los tiempos de la creación (Heb 1,2). Pues bien toda la marcha de la historia prolongará el plan de Dios Creador, y por su parte las religiones estarán ligadas a un descubrimiento de Dios o «de lo divino» en la naturaleza.
¿Qué más necesitamos? ¿No tiene allí la humanidad todo lo que necesita para terminar la creación? Eso sería olvidar que los «hijos de Noé» son siempre «hijos de Adán». Muy pronto se cae de los sueños en una realidad que no es muy hermosa. Pero no insistamos en los fracasos y en los límites de las sabidurías humanas, porque lo importante está en otra parte. Para Dios la creación es el medio que tiene para expresarse. Ahora bien, aunque él entregara las riquezas del universo a una humanidad mucho más razonable de lo que somos, nada haría traslucir lo que hay de más extraordinario en él: el dinamismo de un amor cuyas iniciativas sólo él comprende. Si no hubiera más que el hombre frente al Creador, sólo aparecería como grande y generoso. El no puede decir más sin romper el círculo de una creación aparentemente perfecta. Por eso, Dios iba a llamar a personas y a grupos para que emprendieran con él un camino muy singular y a menudo al revés de lo que enseña la experiencia humana. Y el punto de partida, o la primera fractura, fue el llamado a Abrahán.
Este tercer «dijo Dios» marca el comienzo de un pueblo de Dios, diferente a todos los demás y esta oposición, o mejor esta dualidad entre los que son elegidos para ser pueblo de Dios y los que no lo son, despierta un gran malestar en la conciencia de muchos cristianos de hoy. ¿Por qué dos pesos, por qué dos medidas? ¿Estamos seguros que la revelación bíblica es más que una religión entre todas las demás? Y a lo mejor hasta nos vemos tentados a renegar de nuestras riquezas: «¿Por qué voy yo a tener la verdad más que los demás?»
Es pues el momento de aceptar o no al Dios de la Biblia, al que es «favor y fidelidad», él llama al que quiere, y da a uno lo que no da a otro. Da más para que se produzca más y para que todo el mundo se aproveche; pero da lo que él quiere. ¿Nos ha llamado Dios para ser su pueblo? Esto no nos concede ningún derecho especial. Es una riqueza pertenecer al pueblo de Dios, más todavía es nuestro servicio al mundo. Es Dios quien nos hace surgir de la nada, todos únicos y necesarios. Y al mismo tiempo que nos hace lo que somos, nos pone en un camino que no forma más que una cosa con nuestras necesidades, nuestras esperanzas y nuestra sed de felicidad.
El lector cristiano tiene pues que aceptar, el carácter único de su vocación. Querer olvidarla para ser más semejante a los demás no tendría aquí ningún sentidoo, puesto que los demás no nos envidian nuestro lugar. No sería una muestra de humildad o de espíritu más abierto sino de miedo: miedo a ser diferente, o tal vez, este otro terror que es una falta de fe: ¿no son puras ilusiones las grandes promesas de Dios?
Génesis (Gén) Capítulo 1
Génesis
Dios ordena el universo
1 En el principio, cuando Dios creó los cielos y la tierra,
2 todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas.
3 Dijo Dios: «Haya luz», y hubo luz.
4 Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas.
5 Dios llamó a la luz «Día» y a las tinieblas «Noche». Atardeció y amaneció: fue el día Primero.
6 Dijo Dios: «Haya una bóveda en medio de las aguas, para que separe unas aguas de las otras.»
7 Hizo Dios entonces como una bóveda y separó unas aguas de las otras: las que estaban por encima del firmamento, de las que estaban por debajo de él. Y así sucedió.
8 Dios llamó a esta bóveda «Cielo». Y atardeció y amaneció: fue el día Segundo.
9 Dijo Dios: «Júntense las aguas de debajo de los cielos en un solo depósito, y aparezca el suelo seco.» Y así fue.
10 Dios llamó al suelo seco «Tierra» y al depósito de las aguas «Mares». Y vio Dios que esto era bueno.
11 Dijo Dios: «Produzca la tierra hierba, plantas que den semilla, y árboles frutales que por toda la tierra den fruto con su semilla dentro, cada uno según su especie.» Y así fue.
12 La tierra produjo hierba, plantas que dan semillas y árboles frutales que dan fruto con su semilla dentro, cada uno según su especie. Dios vio que esto era bueno.
13 Y atardeció y amaneció: fue el día Tercero.
14 Dijo Dios: «Haya luceros en el cielo que separen el día de la noche, que sirvan para señalar las fiestas, los días y los años,
15 y que brillen en el firmamento para iluminar la tierra.» Y así sucedió.
16 E hizo Dios los dos grandes luceros: el lucero mayor para regir el día, el lucero menor para regir la noche, e hizo también las estrellas.
17 Dios los colocó en lo alto de los cielos para iluminar la tierra,
18 para regir el día y la noche y separar la luz de las tinieblas; y vio Dios que esto era bueno.
19 Y atardeció y amaneció: fue el día Cuarto.
20 Dijo Dios: «Llénense las aguas de seres vivientes y revoloteen aves sobre la tierra y bajo el firmamento.»
21 Dios creó entonces los grandes monstruos marinos y todos los seres que viven en el agua según su especie, y todas las aves, según su especie. Y vio Dios que todo ello era bueno.
22 Los bendijo Dios, diciendo: «Crezcan, multiplíquense y llenen las aguas del mar, y multiplíquense asimismo las aves sobre la tierra.»
23 Y atardeció y amaneció: fue el día Quinto.
24 Dijo Dios: «Produzca la tierra vivientes según sus especies, animales del campo, reptiles y fieras.» Y así fue.
25 Dios hizo las distintas clases de animales salvajes según su especie, los animales del campo según sus especies, y todos los reptiles de la tierra según sus especies. Y vio Dios que todo esto era bueno.
26 Dijo Dios: «Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza. Que tenga autoridad sobre los peces del mar y sobre las aves del cielo, sobre los animales del campo, las fieras salvajes y los reptiles que se arrastran por el suelo.»
27 Y creó Dios al hombre a su imagen.
27 A imagen de Dios lo creó.
27 Varón y mujer los creó.
28 Dios los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos y multiplíquense. Llenen la tierra y sométanla. Tengan autoridad sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo y sobre todo ser viviente que se mueve sobre la tierra.»
29 Dijo Dios: «Hoy les entrego para que se alimenten toda clase de plantas con semillas que hay sobre la tierra, y toda clase de árboles frutales.
30 A los animales salvajes, a las aves del cielo y a todos los seres vivientes que se mueven sobre la tierra, les doy pasto verde para que coman.» Y así fue.
31 Dios vio que todo cuanto había hecho era muy bueno. Y atardeció y amaneció: fue el día Sexto.

**
Comentarios Génesis, capítulo 1
1,1

Hay que hacer un esfuerzo para leer esta página con gran sencillez. Desde hace ciento cincuenta años han surgido demasiadas discusiones sobre el tema «la creación según la Biblia y según la ciencia», un problema muy mal planteado y cuya solución habitualmente se presenta en una forma todavía peor. No hay que buscar aquí datos históricos o científicos, pues los que redactaron este capítulo querían enseñar realidades muy diferentes, y Dios hizo suya esa exposición sin asustarse de que hablaran del cielo como de una bóveda azul de la que cuelgan las estrellas.

Es palabra de Dios, pero no leamos este texto como si nos transmitiera “la” comprensión cristiana del universo. Todas las religiones del pasado tuvieron sus «cosmogonías», es decir, sus relatos sobre el origen del mundo, y también la Biblia tuvo los suyos y éste es el más importante. Pero la Biblia tiene mucho más que decir y lo dice allí donde muchos no lo buscan: en el Nuevo Testamento. Habrá que esperar la venida de Cristo para que se revele el misterio de Dios creador: véase Jn 1 y Ef 1.

Este relato rítmico, con sus repeticiones y su forma litúrgica, es como un prefacio del primer núcleo de la Biblia realizado en el siglo 5 antes de Jesús, cuando los judíos retornaron del Exilio de Babilonia.

Estamos muy lejos de los antiguos relatos mitológicos: nada de personajes y monstruos primitivos, nada de conflictos entre los seres divinos y no se pinta imagen alguna de Dios. Dios se mantiene fuera de ese mundo del cual no tiene necesidad, pues lo hizo para el hombre, pero un día vendrá a ese mundo el Hijo para instalar en él su tienda (Jn 1,14).

“Dijo Dios” y eso basta, y así será a lo largo de la historia. Lo importante para Dios no es hacer el mundo sino poner orden en él, y toda la Biblia mostrará cómo es él quien da sentido a la existencia humana.
1,2

Palabra de Dios y Espíritu de Dios: dos palabras que llenarán las páginas de la Biblia. Donde se escucha la Palabra, el Espíritu viene a los corazones y el mundo se transforma.

Véase la nota Dios habla p.000.
1,12

Dios vio que esto era bueno. La exploración de la luna y de los planetas ha demostrado cuán improbable es que un fragmento desecado de estrella pudiese llegar a ser tierra habitable, y sin embargo eso aconteció con nuestro planeta; el presente relato muestra las repetidas atenciones de Dios que concluyen cuando la tierra pasa a ser el terruño de la raza humana y de un mundo civilizado. ¿Y quién se atrevería a decir que los frutos no fueron destinados en primer lugar para nosotros? La cuna del hombre fue preparada durante largo tiempo, pero luego será ese ser humano quien recibirá la total responsabilidad del mundo.

Nada de todo lo creado es malo, pero no por eso niega el autor la existencia de fuerzas malas en el mundo, como serían el mar y la noche, a las que los israelitas tanto temían. Tales fuerzas sin embargo están contenidas: son asignados sus límites al mar, y la noche cede el paso a la luz.
1,14

El sol y la luna inscribirán marcas en el tiempo que huye. ¿Se podría imaginar una sociedad sin fechas y sin calendario? Pero para el autor tales fechas son las fiestas religiosas del calendario lunar.
1,22

Esta es la primera de tres bendiciones: bendición de la vida nacida en nuestro planeta; bendición de la raza humana y de la pareja (28); bendición del día de descanso (el sábado), que será una señal distintiva del pueblo de Dios.

La bendición de Dios significa que él no dejará de animar nuestros esfuerzos y de dominar las crisis.

Conviene recalcar la importancia de esta bendición que se encuentra en la raíz misma de la historia bíblica. Mientras el sabio asiático se sitúa de cara a la naturaleza como una persona ya mayor que trata de adaptarse al orden universal, la Biblia presenta al hombre como un niño invitado a jugar con la creación. Todas las claves que le permitirán comprender el universo se encuentran en la palabra de Dios, que es el origen de la creación.

El capítulo siguiente completará esto para dar un sentido a los tiempos que vendrán: el hombre construirá la historia a pesar de su debilidad y de sus propias faltas. Esta certeza ha sido suficiente para que la ciencia y las empresas de Occidente abrieran el camino al progreso técnico y a la globalización de la cultura.
1,27

La obra de Dios se corona con la creación del hombre. El texto deja tres afirmaciones decisivas que son como la base de la visión cristiana del hombre. Estas certezas han permitido que apareciera la civilización moderna y se han impuesto mucho más allá del ámbito del mundo cristiano.

Lo creó a su imagen. Siendo imagen del Dios-Verdad, el hombre no está encerrado sin esperanza en el mundo de sus fantasmas y de sus ilusiones, en la prisión de sus categorías y estructuras, sino que fue creado para la Verdad, y Dios puede manifestarle lo esencial en un lenguaje humano y a través de experiencias humanas.

Hombre y mujer los creó. Dios no crea al hombre solo ni a la mujer sola, sino la pareja. Y por más que esto sorprenda en una cultura machista, no hay desigualdad entre el hombre y la mujer. Aquí escapamos de esas imágenes simplistas de las teorías materialistas que afirman que la división de los sexos no sería más que el producto del azar en la mutación de los cromosomas, y que luego el amor resultaría de aquella división de los sexos. Para Dios las cosas son al revés: el amor estuvo primero, y la larga evolución de la sexualidad fue su preparación.
1,28

Véase la nota Dominen la tierra p.000.
1,31

Véanse las notas Dios o el universo divinizado y La creaciÓn espiritual p.000.
Génesis (Gén) Capítulo 2
1 Así estuvieron terminados el cielo, la tierra y todo lo que hay en ellos.
2 El día séptimo Dios tuvo terminado su trabajo, y descansó en ese día de todo lo que había hecho.
3 Bendijo Dios el Séptimo día y lo hizo santo, porque ese día descansó de sus trabajos después de toda esta creación que había hecho.
4a Aquí viene la continuación, después de creados el cielo y la tierra.
«El Adán» en el jardín de Edén
4b El día en que Yavé Dios hizo la tierra y los cielos,
5 no había sobre la tierra arbusto alguno, ni había brotado aún ninguna planta silvestre, pues Yavé Dios no había hecho llover todavía sobre la tierra, y tampoco había hombre que cultivara el suelo
6 e hiciera subir el agua para regar toda la superficie del suelo.
7 Entonces Yavé Dios formó al hombre con polvo de la tierra; luego sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre tuvo aliento y vida.
8 Yavé Dios plantó un jardín en un lugar del Oriente llamado Edén, y colocó allí al hombre que había formado.
9 Yavé Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles, agradables a la vista y buenos para comer. El árbol de la Vida estaba en el jardín, como también el árbol de la Ciencia del bien y del mal.
10 Del Edén salía un río que regaba el jardín y se dividía en cuatro brazos.
11 El primero se llama Pisón, y corre rodeando toda la tierra de Evila donde hay oro,
12 oro muy fino. Allí se encuentran también aromas y piedras preciosas.
13 El segundo río se llamaba Guijón y rodea la tierra de Cus.
14 El tercer río se llama Tigris, y fluye al oriente de Asiria. Y el cuarto río es el Eufrates.
15 Yavé Dios tomó al hombre y lo puso en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara.
16 Y Yavé Dios le dio al hombre un mandamiento; le dijo: «Puedes comer todo lo que quieras de los árboles del jardín,
17 pero no comerás del árbol de la Ciencia del bien y del mal. El día que comas de él, ten la seguridad de que morirás.»
18 Dijo Yavé Dios: «No es bueno que el hombre esté solo, voy a hacerle una auxiliar a su semejanza.»
19 Entonces Yavé Dios formó de la tierra a todos los animales del campo y a todas las aves del cielo, y los llevó ante el hombre para que les pusiera nombre. Y el nombre de todo ser viviente había de ser el que el hombre le había dado.
20 El hombre puso nombre a todos los animales, a las aves del cielo y a las fieras salvajes. Pero no se encontró a ninguno que fuera a su altura y lo ayudara.
21 Entonces Yavé hizo caer en un profundo sueño al hombre y éste se durmió. Le sacó una de sus costillas y rellenó el hueco con carne.
22 De la costilla que Yavé había sacado al hombre, formó una mujer y la llevó ante el hombre. Entonces el hombre exclamó:
23 «Esta sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne. Esta será llamada varona porque del varón ha sido tomada.»
24 Por eso el hombre deja a su padre y a su madre para unirse a su mujer, y pasan a ser una sola carne.
25 Los dos estaban desnudos, hombre y mujer, pero no sentían vergüenza.

**
Comentarios Génesis, capítulo 2
2,2

El relato establece el ordenamiento del mundo repatido en seis días; de igual manera el ritmo de la vida se apoyará en la semana: siete días. El séptimo día es llamado sabbat, que en hebreo significa “cortar” o “detenerse”. Es un día distinto de los demás, y en eso se parece a Dios que es santo, es decir que ocupa un lugar aparte de todo el resto: se dirá que el sábado es santo. Este descanso semanal es una de las leyes fundamentales del pueblo de Dios (Éx 16,23-25; 20,8; Is 56,4; 58,13). Y también ese día de reposo facilita el culto divino.

La vida de trabajo deberá respetar ese orden si no se quiere que los trabajadores se conviertan en esclavos y olviden que no fueron hechos para trabajar sino para encontrar un día el descanso en Dios: Heb 4.
2,4a

Aquí viene la continuación. El corte entre los dos relatos no coincide con el final del capítulo; esto no debe sorprendernos pues los capítulos y versículos se determinaron muchos siglos más tarde para facilitar el estudio de los libros, y no siempre se colocaron en el lugar más apropiado.
2,4b

El título que hemos elegido habla de “El Adán”, porque la palabra Adán en hebreo significa “hombre” en el sentido más amplio; es “alguien” sin distinguir entre hombre y mujer; aquí se utiliza como se hace actualmente cuando se dice “el hombre”. Y por esta razón hemos traducido “el hombre” aún cuando el texto dice “Adán”.

Este capítulo es más antiguo que el anterior y es también diferente la manera de hablar de Dios: aquí tiene ya nombre propio, se lo conoce. Es muy cercano y no bien le ha comunicado al hombre su propio aliento ya lo pone a prueba, o si se quiere, despierta su conciencia.

Es como una parábola en la que los personajes representan a la humanidad de todos los tiempos. O más exactamente, es el despertar de la pareja y el de la conciencia. Han nacido sin haberlo elegido, pero Dios sólo deseaba el bien para ellos y había preparado la naturaleza para recibirlos.

Edén significa “Delicias”. Cualquier lugar de la tierra merecería ser llamado como aquí un jardín, porque nadie nace sin padres que hayan preparado la tierra y la cuna, al menos tratándose de un verdadero padre o madre y de la procreación responsable.

El hombre está arraigado en la tierra y en la gran familia de seres vivos (y la evolución de los seres vivos nos lo confirma), pero también es polvo del suelo y empezará a descomponerse apenas le falte el árbol de vida que Dios le facilita.
2,5

Véase la nota La Biblia y la EvoluciÓn p.000.
2,16

El mandamiento. No hay humanidad si no hay ley. La obediencia a la ley de Dios es asunto de vida o muerte tanto para el individuo como para las familias y los pueblos. La persona sólo se despierta cuando se hace responsable, cuando es capaz de responder y de rendir cuentas tanto a su conciencia como a quienes le han confiado una misión.
2,18

La pareja es tan fundamental como el mandamiento. La mujer es sacada del hombre y el hombre nace de la mujer: ahí está la riqueza del amor, siempre que sea entendido como la forma de construirse juntos, porque entonces renacerán realmente el uno del otro.
2,19

Dar un nombre a alguien es una forma de demostrar su autoridad y de confiarle una misión (Gén 17,5; Mt 16,18). El hombre domina, como en 1,28: no se rebajará jamás al nivel de los animales; más aún, el verdadero amor será la fuerza vital que lo unirá a la mujer, un amor muy exigente, y el único capaz de hacerlo madurar.
2,24

Y pasan a ser una sola carne, es decir, un solo ser. Jesús dará su interpretación a estas palabras en Mt 19,3, aunque serán pocos los que lo comprenderán. La voluntad de Dios sin embargo estaba bien clara en esta página tan antigua: los años de vida en común, los esfuerzos para comprenderse y tomar decisiones juntos, la capacidad de perdonarse y de perseverar en total fidelidad, los riesgos asumidos para educar una familia, son esos los medios que poco a poco van transformando al hombre y a la mujer, permitiéndoles adquirir madurez y el sentido de su responsabilidad.
Génesis (Gén) Capítulo 3
La tentación y la caída
1 La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que Yavé Dios había hecho. Dijo a la mujer: «¿Es cierto que Dios les ha dicho: No coman de ninguno de los árboles del jardín?»
2 La mujer respondió a la serpiente: «Podemos comer de los frutos de los árboles del jardín,
3 pero no de ese árbol que está en medio del jardín, pues Dios nos ha dicho: No coman de él ni lo prueban siquiera, porque si lo hacen morirán.»
4 La serpiente dijo a la mujer: «No es cierto que morirán.
5 Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de él, se les abrirán a ustedes los ojos; entonces ustedes serán como dioses y conocerán lo que es bueno y lo que no lo es.»
6 A la mujer le gustó ese árbol que atraía la vista y que era tan excelente para alcanzar el conocimiento. Tomó de su fruto y se lo comió y le dio también a su marido que andaba con ella, quien también lo comió.
7 Entonces se les abrieron los ojos y ambos se dieron cuenta de que estaban desnudos. Cosieron, pues, unas hojas de higuera, y se hicieron unos taparrabos.
8 Oyeron después la voz de Yavé Dios que se paseaba por el jardín, a la hora de la brisa de la tarde. El hombre y su mujer se escondieron entre los árboles del jardín para que Yavé Dios no los viera.
9 Yavé Dios llamó al hombre y le dijo: «¿Dónde estás?»
10 Este contestó: «He oído tu voz en el jardín, y tuve miedo porque estoy desnudo; por eso me escondí.»
10 Yavé Dios replicó:
11 «¿Quién te ha hecho ver que estabas desnudo? ¿Has comido acaso del árbol que te prohibí?»
12 El hombre respondió: «La mujer que pusiste a mi lado me dio del árbol y comí.»
13 Yavé dijo a la mujer: «¿Qué has hecho?» La mujer respondió: «La serpiente me engañó y he comido.»
La sentencia de Dios
14 Entonces Yavé Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Te arrastrarás sobre tu vientre y comerás tierra por todos los días de tu vida.
15 Haré que haya enemistad entre ti y la mujer, entre tu descendencia y la suya. Ella te pisará la cabeza mientras tú herirás su talón.»
16 A la mujer le dijo: «Multiplicaré tus sufrimientos en los embarazos y darás a luz a tus hijos con dolor. Siempre te hará falta un hombre, y él te dominará.»
17 Al hombre le dijo: «Por haber escuchado a tu mujer y haber comido del árbol del que Yo te había prohibido comer, maldita sea la tierra por tu causa. Con fatiga sacarás de ella el alimento por todos los días de tu vida.
18 Espinas y cardos te dará, mientras le pides las hortalizas que comes.
19 Con el sudor de tu frente comerás tu pan hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste sacado. Porque eres polvo y al polvo volverás.»
20 El hombre dio a su mujer el nombre de «Eva», por ser la madre de todo viviente.
21 En seguida Yavé Dios hizo para el hombre y su mujer unos vestidos de piel y con ellos los vistió.
22 Entonces Yavé Dios dijo: «Ahora el hombre es como uno de nosotros en el conocimiento del bien y del mal. Que no vaya también a echar mano al Arbol de la Vida, porque al comer de él viviría para siempre.»
23 Y así fue como Dios lo expulsó del jardín del Edén para que trabajara la tierra de la que había sido formado.
24 Habiendo expulsado al hombre, puso querubines al oriente del jardín del Edén, y también un remolino que disparaba rayos, para guardar el camino hacia el Arbol de la Vida.

**
Comentarios Génesis, capítulo 3
3,1

Continúa la historia del jardín del Edén, pero es ya la segunda parte. El autor quiere mostrar cómo se pasó de lo que Dios quería a lo que es actualmente la realidad de una humanidad tan alejada del paraíso terrestre como ciega respecto a Dios.

Repitámoslo: “se pasó de lo que Dios quería”. El relato no quiere enseñar que el pecado del primer antepasado destruyó un estado ideal que existía entonces, sino que indica lo que sería si los hombres no sucumbiesen a una determinada tentación. El autor resalta tres elementos del pecado arraigado en nuestra historia y en la libertad de cada uno: el árbol del bien y del mal, la serpiente, el fruto que da el conocimiento.

El árbol del bien y del mal ya estaba en el jardín. El bien y el mal no significan en este texto lo moralmente bueno o malo, sino lo que es agradable y provechoso, o bien fracaso y sufrimiento. Ese árbol es el conocimiento de lo que somos y de cómo realizar todas las aspiraciones. Dios ha mantenido al hombre en una cierta ignorancia del camino que lo conduce a su destino de eternidad; únicamente pidió a Adán que confiara en él y que obedeciera su Ley.

La serpiente es el Tentador (que en hebreo se dice Satanás). El demonio se ha trans formado entre nosotros en un fantasma de las películas de magia o de terror, pero la Bi blia lo muestra presente desde los comienzos, siendo el origen de las primeras tentaciones.

Respecto al fruto prohibido, no es que se trate de una manzana: en la cultura hebrea comer el fruto de la sabiduría o de la locura es alimentarse de una cultura que llevará a la verdadera sabiduría o a la de los espíritus llamados “libres” que terminan destruyéndose (Pro 9,5).
3,14

Ya antes de la sentencia de Dios, cuando la serpiente conversaba con Eva, llevaba el peso de una maldición, pues presentaba a Dios como un amo celoso, pero era incapaz de pronunciar su nombre propio, Yavé.

Dios maldice a la serpiente pero no al ser humano. El plan primitivo no puede fracasar: la felicidad y la paz están al final, pero el ser humano sólo podrá alcanzarlas al precio de una historia que desconcierta y que muchas veces parecerá un fracaso (1Cor 1,21): tal será la redención con y por Jesús.

El autor sabe que las serpientes atacan siempre a ras del suelo y por eso se ponen botas para aplastar su cabeza. Eligió esa imagen para afirmar que la descendencia de la mujer triunfará un día sobre los agentes del mal en este mundo.

Este relato toca tan profundamente la situación común a todos los seres humanos que se aplica al niño que crece, a las primeras experiencias del amor, a las ambiciones que buscan un camino hacia el éxito y el dinero, a la pretensión de construirse solo.

Invita a tomar conciencia de que el pecado está siempre “en el origen”, es decir, antes de que sea reconocido claramente; el niño que llamamos inocente al nacer, ya está marcado por las experiencias vividas durante los nueve meses en el vientre de su madre; el pecado no está solamente en los que se sirven de la ciencia para hacer el mal, sino que está en toda nuestra cultura, ciega ante Dios y que hace la vista gorda frente a todo lo que es un embrutecimiento de la persona humana; nadie puede decir que es tá libre del pecado; nadie será hijo de Dios si Dios no ha dado el primer paso perdonándolo.

Véanse las notas: El pecado original y La inmaculada concepciÓn p.000 et 000.

17. Maldita será la tierra por tu causa. Cuando fue escrito este relato en tiempos de Salomón, los israelitas recordaban sus primeros esfuerzos para cultivar la tierra tras siglos de vida nómada. Eran más pobres cuando iban tras sus rebaños por tierras áridas, pero no trabajaban quitando piedras o cavando con una herramienta mala y primitiva que se embotaba continuamente.
3,20

Sólo después del pecado Adán da un nombre a su mujer, con lo que afirma su autoridad (2,19).

Dios da un vestido a Adán y a Eva. Todos sabían que en un principio el hombre andaba desnudo como los animales, pero esa desnudez no podía prolongarse en una sociedad que lo protege de sus instintos. De hecho la desnudez exhibida por la cultura liberal es una invitación constante a gozar del sexo en vez de descubrir el amor verdadero y el sentido de servicio. El gesto de Yavé que da un vestido a la pareja manifiesta su preocupación por esa humanidad ahora fragilizada.

El hombre es como uno de nosotros: Resalta el viejo fondo legendario de donde el autor sacó algunas imágenes, tales como la serpiente y el árbol de la vida. En esas leyendas se hablaba de pequeños dioses celosos del hombre, que gracias a complicidades celestiales había descubierto la planta de la inmortalidad.

Los querubines y el remolino disparando rayos recuerdan una antigua creencia de los babilonios, que ponían a la entrada de las ciudades tableros vueltos al viento, llenos de maldiciones para los posibles invasores.

No sin motivo se conservaron ambas imágenes. Aun cuando Dios continuara demostrando sus atenciones a los que lo aman, había cierta distancia, temores, crímenes y pecados, toda una contienda entre Dios y los pueblos de la tierra, de modo que se estaba lejos de lo que Dios había prometido y continuaba prometiendo.
Génesis (Gén) Capítulo 4
Caín y Abel
1 El Adán se unió a Eva, su mujer, la cual quedó embarazada y dio a luz a Caín. Entonces dijo: «Gracias a Yavé me conseguí un hijo.»
2 Después dio a luz a Abel, el hermano de Caín. Abel fue pastor de ovejas, mientras que Caín labraba la tierra.
3 Pasado algún tiempo, Caín presentó a Yavé una ofrenda de los frutos de la tierra.
4 También Abel le hizo una ofrenda, sacrificando los primeros nacidos de sus rebaños y quemando su grasa.
5 A Yavé le agradó Abel y su ofrenda, mientras que le desagradó Caín y la suya. Caín se enojó sobremanera y andaba cabizbajo.
6 Yavé le dijo: «¿Por qué andas enojado y con la cabeza baja? Si obras bien, andarás con la cabeza levantada.
7 En cambio, si obras mal, el pecado está a las puertacomo fiera al acecho: ¡tú debes dominarlo!»
8 Caín dijo después a su hermano Abel: «Vamos al campo.» Y cuando estaban en el campo, Caín se lanzó contra su hermano Abel y lo mató.
9 Yavé preguntó a Caín: «¿Dónde está tu hermano?» Respondió: «No lo sé. ¿Soy acaso el guardián de mi hermano?»
10 Entonces Yavé le dijo: «¿Qué has hecho? Clama la sangre de tu hermano y su grito me llega desde la tierra.
11 En adelante serás maldito, y vivirás lejos de este suelo fértil que se ha abierto para recibir la sangre de tu hermano, que tu mano ha derramado.
12 Cuando cultives la tierra, no te dará frutos; andarás errante y fugitivo sobre la tierra.»
13 Caín dijo a Yavé: «Mi castigo es más grande de lo que puedo soportar.
14 Tú me arrojas hoy de esta tierra, y me dejas privado de tu presencia. Si he de ser un errante y he de andar vagando sobre la tierra, cualquiera que me encuentre me matará.»
15 Yavé le dijo: «No será así: me vengaré siete veces de quien mate a Caín.» Y Yavé puso una marca a Caín para que no lo matara el que lo encontrara.
16 Caín se fue de la presencia de Yavé y habitó en el país de Nod, al oriente del Edén.
Los hijos de Caín y Set
17 Caín tuvo relaciones con su mujer, la cual dio a luz un hijo, al que llamó Henoc. Construyó una ciudad y la llamó Henoc, con el mismo nombre de su hijo.
18 Con el tiempo Henoc tuvo un hijo, que llamó Irad. Irad fue padre de Mavael, Mavael padre de Matusael y éste de Lamec.
19 Lamec tuvo dos mujeres: una se llamaba Ada y la otra Sila.
20 Ada dio a luz a Jabel, que fue el padre de los que habitan en cabañas y cuidan rebaños.
21 Tuvo un hermano llamado Jubal, que fue el padre de los que tocan la cítara y la flauta.
22 Sella, por su parte, dio a luz a Tubal-Caín; ése es el que forja toda clase de herramientas en cobre y hierro. La hermana de Tubal-Caín se llamaba Nohema.
23 Dijo Lamec a sus mujeres:
23 «Escúchenme ustedes, Ada y Sella; oigan mis palabras, mujeres de Lamec: yo he matado a un hombre por herirme y a un muchacho porque me golpeó.
24 Si Caín ha de ser vengado siete veces, Lamec ha de serlo setenta y siete veces.»
25 Adán tuvo de nuevo relaciones con su mujer, que dio a luz otro hijo, a quien llamó Set, pues dijo: «Dios me ha concedido otro hijo en lugar de Abel que fue matado por Caín.»
26 A Set también le nació un hijo, y le puso el nombre de Enós; él fue el primero que invocó el nombre de Yavé.

**
Comentarios Génesis, capítulo 4
4,1

Los capítulos 4-11 ofrecen una visión de la historia de los pueblos desde el principio hasta el momento en que Dios eligió a Abraham para que fuera el padre de un pueblo de Dios. El autor creó una genealogía, es decir, una serie de nombres y cifras que se van encadenando como si se tratara de hijos y nietos de una sola familia. De vez en cuando hará de tal o cual nombre el símbolo de un determinado aspecto de la vida humana.

La historia de Caín y Abel inicialmente no tenía nada que ver con la de Adán y Eva (en 4,14 el incidente se sitúa en una tierra ya poblada), pero el escritor bíblico hizo de ellos los hijos de la primera pareja para mostrar hasta qué punto la violencia está arraigada en nuestra historia. Sus raíces están en el corazón del hombre (4,7) y Dios, que hace justicia, se opone a las venganzas (4,15).

La historia ha dado siempre la razón al más fuerte: el vencedor ha sabido siempre probar que sus víctimas merecían esa suerte. Es lo que ocurrió de manera especial cuando dos hermanos se pelearon para dominar el clan o para fundar una ciudad (como en la fundación de Roma). Pero aquí la Biblia invierte la vieja tradición de los cainitas, cuyo padre Caín había eliminado a su rival: Abel es víctima y Caín es un criminal.

Esta historia que se atreve a condenar al asesino incluso triunfante no ha superado sin embargo los prejuicios colectivos. Se originó en grupos de pastores, muy a menudo en conflicto con los agricultores por las tierras en las que establecían sus tiendas: aquí el agricultor es el malo, al que Dios no ama (4,5), incluso antes de que haya dado muerte al nómada, Abel. Tendrán que pasar siglos para que el pueblo de Dios descubra que sus vecinos y rivales no siempre son malos. Jesús lo dirá en: Mt 5,45.

En la Biblia Abel es el primero y el modelo de los inocentes asesinados con esta sospecha de que los eliminaron precisamente porque agra daban a Dios (Mt 23,35; Heb 11,4; Jn 8,44; 1 Jn 3,12).
4,9

Véase la nota La razÓn del mÁs fuerte, la GlobalizaciÓn p.000.
4,17

Hay que tener un poco de paciencia para seguir las viejas tradiciones que conservaban algunos nombres del pasado: para cada uno de ellos, lo vivido, sufrido o inventado era muy importante. La Biblia sabe que la marcha de la humanidad es obra de largo aliento y que todos han tenido parte en ella. Cada uno es conocido y amado por Dios con sus riquezas y sus limitaciones, y Dios no dejará perder nada de lo que es bueno y útil. Son citados sin hacer diferencias Enós, que tuvo el privilegio de conocer el nombre de Yavé, y su sobrino Jubal, que despertó el interés por la música.
4,23

Vean la sentencia de Lamec, el nieto de Caín. Dios se opuso a que se matara al homicida y a sus hijos, pero su ejemplo no basta para que se ponga fin a las venganzas. Los parientes de la víctima querrán vengarse y las dos familias o los dos pueblos afirmarán que la justicia está de su parte. A lo largo de toda la Biblia se leerán a la vez leyes que justifican la pena de muerte (Dt 9,13) y leyes que limitan la violencia (Dt 19,4), pero Dios siempre se niega a que se derrame sangre (Gén 9,5).
Génesis (Gén) Capítulo 5
Los descendientes de Adán
1 Esta es la descendencia de Adán. El día que Dios creó a Adán, lo creó a semejanza de Dios.
2 Varón y mujer los creó, y luego los bendijo. El día que los creó les puso el nombre de Adán.
3 Tenía Adán ciento treinta años de edad, cuando tuvo un hijo a su imagen y semejanza, a quien llamó Set.
4 Después que nació Set, Adán vivió aún ochocientos años y tuvo otros hijos e hijas.
5 Adán al morir tenía novecientos treinta años.
6 Set tenía ciento cinco años cuando fue padre de Enós.
7 Después que nació Enós, Set vivió aún ochocientos siete años y tuvo otros hijos e hijas.
8 Set al morir tenía novecientos doce años.
9 Tenía Enós noventa años cuando fue padre de Cainán.
10 Después que nació Cainán vivió ochocientos años y tuvo otros hijos e hijas.
11 Enós al morir tenía novecientos cinco años.
12 A los setenta años de edad, Cainán fue padre de Malael, y después de que nació Malael,
13 vivió Cainán ochocientos cuarenta años y tuvo más hijos e hijas.
14 Cainán al morir tenía novecientos diez años.
15 Malael fue padre de Jared a la edad de setenta y cinco años.
16 Vivió aún ochocientos treinta años después del nacimiento de Jared, y tuvo otros hijos e hijas.
17 Malael al morir tenía ochocientos noventa y cinco años.
18 Tenía Jared ciento sesenta y dos años cuando fue padre de Henoc.
19 Y vivió Jared después del nacimiento de Henoc ochocientos años y tuvo más hijos e hijas.
20 Jared al morir tenía novecientos sesenta y dos años.
21 Tenía Henoc sesenta y cinco años de edad cuando fue padre de Matusalén.
22 Henoc anduvo con Dios y vivió después del nacimiento de Matusalén trescientos años y tuvo más hijos e hijas.
23 En total, Henoc vivió trescientos sesenta y cinco años.
24 Henoc anduvo con Dios hasta que Dios se lo llevó: sencillamente desapareció.
25 Matusalén tenía ciento ochenta y dos años cuando fue padre de Lamec.
26 Y después que nació Lamec, Matusalén vivió setecientos ochenta y dos años y fue padre de otros hijos e hijas.
27 Matusalén al morir tenía novecientos sesenta y nueve años.
28 A la edad de ciento ochenta y dos años, Lamec fue padre de un hijo,
29 y le puso por nombre Noé, pues pensó: «Este nos servirá de consuelo en medio de nuestro trabajo y del cansancio de nuestras manos, debido a la tierra que maldijo Yavé.»
30 Vivió Lamec, después que le nació Noé, quinientos noventa y cinco años, y fue padre de más hijos e hijas.
31 Lamec al morir tenía setecientos setenta y siete años.
32 Noé tenía quinientos años cuando fue padre de Sem, Cam y Jafet.

**
Comentarios Génesis, capítulo 5
5,1

Este capítulo, que ponemos en letra cursiva, es como una pieza insertada dentro de los antiguos relatos del Génesis. Los sacerdotes que gobernaban la provincia judía cuatro siglos antes de Jesús creían muy importante que cada persona se ubicara dentro de su clan y de la cadena de sus antepasados. Aunque no pensaran en términos de millones de años, intuían que había transcurrido muy largo tiempo desde los comienzos de la humanidad y necesitaban antepasados que hubieran vivido siglos para establecer una cadena desde Adán hasta Abraham.

Además en todas las épocas la gente se imaginó que los tiempos anteriores habían sido mejores y que por consiguiente se vivía mayor número de años.
Génesis (Gén) Capítulo 6
Hijos de Dios e hijas de los hombres
1 Cuando los hombres empezaron a multiplicarse sobre la tierra y les nacieron hijas,
2 los hijos de Dios se dieron cuenta de que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron por esposas aquellas que les gustaron.
3 Entonces dijo Yavé: «No permanecerá para siempre mi espíritu en el hombre, porque no es más que carne. Que su vida no pase los ciento veinte años.»
4 En ese entonces había gigantes sobre la tierra, y también los hubo después, cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y tuvieron hijos de ellas. Estos fueron los héroes de la antigüedad, hombres famosos.
El diluvio
5 Yavé vio que la maldad del hombre en la tierra era grande y que todos sus pensamientos ten dían siempre al mal.
6 Se arrepintió, pues, de haber creado al hombre, y se afligió su corazón.
7 Dijo: «Borraré de la superficie de la tierra a esta humanidad que he creado, y lo mismo haré con los animales, los reptiles y las aves, pues me pesa haberlos creado.»
8 Noé, sin embargo, se había ganado el cariño de Yavé.
9 Esta es la historia de Noé. Noé fue en su tiempo un hombre justo y que se portó bien en todo; Noé caminaba con Dios.
10 Noé tuvo tres hijos: Sem, Cam y Jafet.
11 El mundo se corrompió a los ojos de Dios y se llenó de violencia.
12 Miró Dios a la tierra, y vio que estaba corrompida, pues todos los mortales en la tierra se guían los caminos del mal.
13 Y dijo Dios a Noé: «He decidido acabar con todos los seres vivos, pues la tierra está llena de violencia por culpa de ellos, y los voy a suprimir de la tierra.
14 En cuanto a ti, construye un arca de madera de ciprés; en el arca dispondrás celditas, y la recubrirás con brea por dentro y por fuera.
15 La construirás de la siguiente manera: tendrá ciento cincuenta metros de largo, veinticinco metros de ancho y quince metros de alto.
16 Le pondrás un techo, dejando medio metro entre la parte superior de los costados y el techo. Pondrás la puerta del arca en un costado y harás un primer piso, un segundo y un tercero.
17 Por mi parte, voy a mandar el diluvio, o sea, las aguas sobre la tierra, para acabar con todo ser que tiene aliento y vida bajo el cielo; todo cuanto existe en la tierra perecerá.
18 Pero contigo voy a firmar mi pacto, y entrarás en el arca tú y tu esposa, tus hijos y las esposas de tus hijos contigo.
19 Meterás en el arca una pareja de todo ser viviente, o sea de todos los animales para que puedan sobrevivir contigo; tomarás macho y hembra.
20 De cada especie de pájaros, de animales, de cada especie de lo que se arrastra por el suelo entrará contigo una pareja para que puedan salvar su vida.
21 Procúrate también toda clase de alimentos y almacénalos, pues te servirán de comida a ti y a ellos.»
22 Y Noé hizo todo lo que lo que Dios le había mandado.

**
Comentarios Génesis, capítulo 6
6,1

Párrafo extraño y de difícil interpretación. Los hijos de Dios (sería mejor traducir “los seres celestiales”) son como ángeles. Las hijas de los hombres puede tener un doble sentido e indicar las ciudades famosas de la antigüedad. De todos modos está aquí presente la intuición de espíritus cósmicos caídos (como la serpiente de Gén 3,1) de quienes procedieron el mal y la violencia en el mundo.
6,3

Nadie puede considerarse dueño de su propia existencia: los días en este mundo son para cada uno un don de Dios, y el texto sugiere más bien que se trata de un préstamo.
6,5

De nuevo una bella historia, un antiguo relato de los tiempos de Salomón al que los sa cerdotes del siglo cuarto añadieron pasajes me nos interesantes que hemos puesto en cursiva.

Las mitologías más antiguas del Medio Oriente tenían como dos secciones: una trataba del paraíso perdido, la otra se refería al diluvio. Actualmente se sabe que hacia los años 5.000 hubo grandes inundaciones en todo el Oriente Medio, pero no ¡hasta el punto de cubrir las montañas!

Con frecuencia las grandes catástrofes son vistas como signos. Es fácil de comprender que Dios quiera eliminar de una vez las violencias acumuladas que los hombres no podemos reprimir. ¿Un arrebato de la ira divina? El relato afirma que Dios siempre permite subsistir a un resto y que salva a aquellos a través de los cuales se realizarán sus planes. Aunque se pudieran eliminar todos los malos, el mal volverá a surgir de entre los que fueron salvados: una vez más el pecado es universal.
6,22

Frente a los negligentes, los flojos y los corruptos, Noé, el hombre de fe, se pone a trabajar. Y no duda ni se desanima mientras construye su barco ridículo y aparentemente inútil (1Pe 3,20; 2P 2,5). Llega el momento en que son eliminanados quienes prefirieron no ver ni prever, negándose a trabajar por el futuro que Dios les señalaba (Mi 3,9-12; Sof 2,1-3; Mt 24,38).

Dios quiere renovar nuestro mundo pecador, y las crisis llegan oportunamente para purificar, al mismo tiempo que eliminan. Limpieza y salvación: la Iglesia primitiva reconocía estas dos características en el bautismo (ver 1P 3,20 y 2P 2,5). Y no sin razón los creyentes entendían que toda la cultura del mundo en que vivían había de pasar, como ellos, por un bautismo.
6,7

Solidaridad del hombre y del universo: Dios los salva o los deja perecer juntos.
Génesis (Gén) Capítulo 7
1 Yavé dijo a Noé: «Entra en el Arca, tú y tu familia, pues tú eres el único justo que he encontrado en esta generación.
2 De todos los animales puros, tomarás contigo siete parejas de cada especie, cada macho con su hembra. De los animales impuros, tomarás un macho con su hembra.
3 Del mismo modo, de las aves del cielo tomarás siete parejas, cada macho con su hembra, con el fin de que se conserven las especies sobre la tierra.
4 Porque dentro de siete días, haré llover sobre la tierra durante cuarenta días y cuarenta noches, y exterminaré a todos los seres que creé.»
5 Noé hizo todo lo que Yavé le había ordenado.
6 Noé tenía seiscientos años de edad cuando se produjo el diluvio que inundó la tierra.
7 Noé, pues, entró en el arca junto con su esposa, sus hijos y las esposas de sus hijos, para salvarse de las aguas del diluvio.
8 Animales puros e impuros, aves del cielo y reptiles de la tierra, entraron con Noé en el Arca.
9 Entraron de dos en dos, macho y hembra, como Dios lo había ordenado.
10 Y luego, a los siete días, comenzaron a caer sobre la tierra las aguas del diluvio.
11 Cuando Noé contaba seiscientos años de vida, el día diecisiete del segundo mes del año, brotaron todos los manantiales del fondo del mar, mientras se abrían las compuertas del cielo.
12 Estuvo lloviendo sobre la tierra por cuarenta días y cuarenta noches.
13 Ese mismo día Noé entró en el arca con sus hijos Cam, Sem y Jafet, su esposa y sus nueras.
14 También entraron con ellos en el arca las diversas especies de animales salvajes y de los otros animales, de los reptiles que se arrastran por el suelo y de las aves.
15 De todo ser que respira y vive entraron con Noé en el arca en fila de a dos.
16 Y los que entraban eran un macho y una hembra de cada especie, que iban llegando según la orden de Dios.
16 Y Yavé cerró la puerta del arca detrás de Noé.
17 El diluvio cayó durante cuarenta días sobre la tierra. Crecieron, pues, las aguas y elevaron el arca muy por encima de las tierras.
18 Las aguas subieron y crecieron enormemente sobre la tierra, y el arca flotaba sobre las aguas.
19 Subió el nivel de las aguas, y crecieron más y más sobre la tierra, y quedaron cubiertos los montes más altos que hay bajo el cielo.
20 El agua alcanzó una altura de siete metros y medio por encima de las montañas
21 Todo ser mortal que se mueve sobre la tierra pereció: aves, bestias, animales, todo lo que tiene vida y se mueve sobre la tierra y toda la humanidad.
22 Todo ser vivo que sobre la tierra respira y tiene aliento murió.
23 Así perecieron todos los vivientes que había sobre la tierra, desde el hombre hasta los animales, los reptiles y las aves del cielo. Todos fueron borrados de la superficie de la tierra, sólo quedó Noé y los que estaban con él en el arca.
Génesis (Gén) Capítulo 8
24 Las aguas cubrieron la tierra durante ciento cincuenta días.
1 Y Dios se acordó de Noé y de todos los animales y las fieras salvajes que estaban con él en el arca. Entonces Dios hizo soplar un viento sobre la tierra, y las aguas descendieron.
2 Entonces se cerraron los manantiales que brotaban del abismo, como también las compuertas del cielo, y la lluvia cesó de caer sobre la tierra.
3 Las aguas iban bajando sobre la tierra, con flujo y reflujo; empezaron a descender después de los ciento cincuenta días.
4 El día diecisiete del séptimo mes, el arca descansó sobre los montes de Ararat.
5 Y las aguas siguieron bajando hasta el mes décimo, hasta que el día primero de ese mes aparecieron las cumbres de los montes.
6 Después de cuarenta días, Noé abrió la ventana que había hecho en el arca
7 y soltó al cuervo, el cual revoloteaba sobre las aguas, yendo y viniendo, hasta que se evaporaron las aguas de la tierra.
8 Entonces Noé soltó a la paloma, para ver si las aguas se habían retirado de la superficie de la tierra.
9 Pero la paloma no encontró dónde posarse, y volvió al arca, pues todavía las aguas cubrían toda la superficie de la tierra. Noé extendió su brazo, tomó a la paloma y la introdujo en el arca.
10 Esperó siete días más y de nuevo soltó a la paloma fuera del arca.
11 La paloma regresó al atardecer, trayendo en su pico una rama verde de olivo.
11 Entonces Noé se dio cuenta que las aguas se habían retirado de la superficie de la tierra.
12 Todavía esperó otros siete días más y soltó a la paloma, que ya no regresó más al arca.
13 El año seiscientos uno de la vida de Noé, en el primer día del primer mes, las aguas desaparecieron de la tierra. Noé quitó la cubierta del arca y miró fuera, y vio que la superficie de la tierra estaba seca.
14 El día ventisiete del segundo mes, la tierra estaba ya seca.
15 Entonces Dios habló de esta manera a Noé:
16 «Sal del arca, tú y tu esposa, tus hijos y tus nueras.
17 Saca también contigo a todos los seres vivientes que tienes dentro de todas las especies: aves, animales, bestias y reptiles que se arrastran por el suelo. Que pululen, llenen la tierra y se multipliquen.»
18 Salió, pues, Noé y con él sus hijos, su esposa y sus nueras.
19 Todos los animales salvajes y domésticos, todas las aves y todos los reptiles que se arrastran sobre la tierra, salieron por familias del arca.
20 Noé construyó un altar a Yavé, y tomando de todos los animales puros y de todas las aves puras, los ofreció en sacrificio sobre el altar.
21 Al aspirar el agradable aroma, Yavé decidió: «Nunca más maldeciré la tierra por causa del hombre, pues veo que sus pensamientos están inclinados al mal ya desde la infancia. Nunca más volveré a castigar a todo ser viviente como acabo de hacerlo.
22 Mientras dure la tierra,
22 habrá siembra y cosecha,
22 pues nunca cesarán
22 ni el frío ni el calor,
22 ni el verano ni el invierno
22 ni los días ni las noches.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 8
8,4

El monte Ararat, una de las cumbres del Cáucaso, llamado también montes del Norte, era considerado como la residencia de los dioses, y según las viejas leyendas, Noé había alcanzado esos lugares. Aquí sin embargo la Biblia lo hace volver a la tierra: su misión de repoblar el mundo no está terminada.
8,20

Nunca más maldeciré la tierra. Los errores y crímenes de los hombres no podrán llevar la historia al caos. No sólo el sol seguirá dando luz y calor y la tierra pan, sino que en cada siglo la humanidad encontrará soluciónes a sus problemas. Dios es un Dios misericordioso y día tras día está a nuestro lado acompañándo como un padre acompaña a sus hijos (Dt 1,31).
Génesis (Gén) Capítulo 9
El nuevo orden del mundo
1 Bendijo Dios a Noé y a sus hijos y les dijo: «Crezcan, multiplíquense y pueblen la tierra.
2 Teman y tiemblen ante ustedes todos los animales de la tierra y todas las aves del cielo. Pongo a su disposición cuanto se mueve sobre la tierra y todos los peces del mar.
3 Todo lo que tiene movimiento y vida les servirá de alimento; se lo entrego lo mismo que hice con los vegetales y las hierbas.
4 Lo único que no deben comer es la carne con su alma, es decir, con su sangre.
5 Pero también reclamaré la sangre de ustedes como si fuera su alma. Pediré cuenta de ella a cualquier animal. Y también el hombre deberá responder de la sangre de cualquier hombre, hermano suyo.
6 Quien derrame sangre del hombre, su sangre será también derramada por el hombre, porque Dios creó al hombre a imagen suya.
7 En cuanto a ustedes, tengan hijos y multiplíquense, dispérsense sobre la tierra y domínenla.»
8 Dios dijo a Noé y a sus hijos:
9 «Miren, voy a hacer una alianza con ustedes y con sus descendientes después de ustedes;
10 y también con todos los seres vivientes que están con ustedes: aves, animales domésticos, y fieras salvajes, en una palabra, con todas las bestias de la tierra que han salido del arca.
11 El pacto que contraigo con ustedes es que, en adelante, ningún ser viviente morirá por las aguas de un diluvio, ni habrá nunca más diluvio que destruya la tierra.»
12 Y Dios dijo: «Esta es la señal de la alianza que establezco entre ustedes y yo, y con todo animal viviente que esté con ustedes, por todas las generaciones que han de venir:
13 Pongo mi arco en las nubes para que sea una señal de mi alianza con toda la tierra.
14 Cuando yo cubra de nubes la tierra y aparezca el arco en las nubes,
15 me acordaré de mi alianza con ustedes y con toda criatura que tiene vida, y nunca más habrá aguas diluviales para acabar con toda carne.
16 Pues el arco estará en las nubes; yo al verlo me acordaré de la alianza perpetua de Dios con toda carne, o sea, con todo ser animado que se mueve sobre la tierra.»
17 Y dijo Dios a Noé: «Esta es la señal de la alianza que yo he establecido entre mí y todo ser terrestre.»
Los hijos de Noé
18 Los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam y Jafet. Cam es el padre de Canaán.
19 Esos tres son los hijos de Noé, y de éstos se pobló toda la tierra.
20 Noé comenzó a trabajar la tierra y plantó una viña.
21 Bebió el vino, se embriagó y quedó tendido sin ropas en medio de su tienda.
22 Cam, padre de Canaán, vio que su padre estaba desnudo y fue a decírselo a sus dos hermanos que estaban fuera.
23 Pero Sem y Jafet tomaron un manto, se lo echaron al hombro, y caminando de espaldas, entraron a tapar a su padre. Como habían entrado de espaldas, mirando hacia afuera, no vieron a su padre desnudo.
24 Cuando despertó Noé de su embriaguez, supo lo que había hecho con él su hijo menor, y dijo:
25 «¡Maldito sea Canaán! ¡Será esclavo de los esclavos de sus hermanos!
26 ¡Bendito sea Yavé, Dios de Sem, y sea Canaán esclavo suyo!
27 Que Dios agrande a Jafet y habite en las tiendas de Sem, y sea Canaán esclavo de ellos.»
28 Noé vivió aún trescientos cincuenta años después del diluvio. Al morir Noé tenía novecientos cincuenta años.

**
Comentarios Génesis, capítulo 9
9,1

La inmensa mayoría de los textos del Antiguo Testamento hablan sólo de la salvación prometida al pueblo particular de Dios, los descendientes de Abraham que formarán el pueblo de Israel. Fue entre ellos y para ellos que se escribieron los libros sagrados. Aquí sin embargo, en el momento en que los pueblos están para dispersarse, Dios les da su bendición, de la que no se retractará: éstos también son amados y bendecidos.
9,4

La ley universal se resume en el servicio a la vida (sean fecundos) y en el respeto a los demás. Mientras que el primer capítulo imponía un régimen vegetariano, el único perfecto en un mundo no violento, aquí, teniendo en cuenta la realidad, Dios sólo pide no comer la sangre que es portadora de vida. Y la bendición se extiende tanto al universo como a las conquistas del hombre: la historia alcanzará el término que Dios le ha fijado.
9,12

Dios da signos de su providencia y de su bondad a todos los hombres y por todo el mundo en los acontecimientos de cada día. Invita a los descendientes de Noé a que interpreten el arco iris como la señal de su alianza con ellos. Colgar el arco en el muro era el signo de tiempo de paz: el arco iris es el arco que Dios cuelga en el cielo, que es su tienda.
9,18

En las culturas primitivas, que buscaban experiencias sobrenaturales, se hizo de la embriaguez como un rito sagrado: creían reconocer en el vino esas fuerzas vitales que les permitirían escapar del correr del tiempo. La Biblia recoge estas ideas, y por tanto celebra a Noé más bien que condenarlo.
Génesis (Gén) Capítulo 10
Mapa de los pueblos
1 Estos son los descendientes de Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, y éstos son los hijos que les nacieron después del diluvio:
2 Hijos de Jafet: Gomer, Magog, Maday, Javán, Tubal, Mesec y Tirás.
3 Hijos de Gomer: Asquenaz, Rifat y Togarma.
4 Hijos de Javán: Elisa, Tarsis, Quittim y Dodanim.
5 Estos se dispersaron y poblaron las islas de las naciones y sus diversas regiones, cada cual según su propia lengua, familia y nación.
6 Hijos de Cam: Cus, Misraim, Put y Canaán.
7 Hijos de Cus: Sebá, Hevila, Sabata, Regmá y Sabateca. Hijos de Ramá: Sebá y Dedán.
8 Cus es el padre de Nemrod, quien fue el primero en ejercer el poder sobre la tierra.
9 Fue un valiente cazador a los ojos de Yavé y por eso se dice: «Valiente cazador como Nemrod ante Yavé.»
10 El comienzo de su reino fue Babilonia, y Arac, Acad y Calne, ciudades todas del país de Sinear.
11 De allí procede Asur, donde edificó Nínive, Rejobot-Ir, Calaj
12 y Rese, entre Nínive y Calaj (ésta es la Gran ciudad).
13 Misraim fue padre de los luditas, anamitas, lehabitas, naftujitas,
14 y también de los que habitan Patros, Kasluj y Caftor, de donde procedieron los filisteos.
15 Canaán tuvo hijos: Sidón su primogénito, el Heteo,
16 el Jebuseo, el Amorreo, el Gergeseo,
17 el Jeveo, el Araceo, el Sineo,
18 el Aradio, el Samareo y el Amateo. Luego se dispersaron las familias de los cananeos,
19 cuyos límites iban desde Sidón, en dirección de Guerar, hasta Gaza; y en dirección de Sodoma, Gomorra, Adman y Seboyim, hasta Lesa.
20 Estos son los hijos de Cam, según sus familias y lenguas, por sus territorios y naciones respectivas.
21 También le nacieron hijos a Sem, que es el antepasado de todos los hijos de Eber, y hermano mayor de Jafet.
22 Los hijos de Sem son: Elam, Asur, Arfaxad, Lud y Aram.
23 Y los hijos de Aram: Us, Jul, Guéter y Más.
24 Arfaxad fue padre de Selaj y éste de Eber.
25 Eber fue padre de dos hijos: uno se llamó Peleg, porque en su tiempo fue dividida la tierra, y su hermano se llamó Yoctán.
26 Yoctán fue padre de Elmodad, Salef, Asarmot, Jaré,
27 Aduram, Uzal, Decla,
28 Obal, Abimael, Saba,
29 Ofir, Hevila y Jobab. Todos estos son hijos de Yoctán.
30 Estos ocuparon la región comprendida entre Mesa, en dirección a Sefar, y la montaña que está al oriente.
31 Estos son los hijos de Sem, según sus familias, lenguas, y según sus países y naciones.
32 Estas son las familias de los hijos de Noé según sus genealogías y naciones. A partir de éstos se esparcieron las naciones por la tierra después del diluvio.

**
Comentarios Génesis, capítulo 10
10,1

Aquí se reanudan las genealogías; los nombres citados se refieren indiferentemente a personas, ciudades o pueblos, pues las tradiciones de los nómadas no hacían distinción entre el clan y su supuesto antepasado. Los israelitas son Israel, y los cananeos son Canaán.

Sem (“el Nombre”) es el antepasado de los semitas, grupo al que pertenecen los israelitas a quienes será revelado el Nombre, o sea la presencia de Yavé. Les árabes también son semitas.

Jafet (“el que se extiende”) designa a los pueblos indo-europeos. ¡Que habite en las tiendas de Sem! Tal vez se le invita a que se considere como un deudor de los hijos de Sem.

Cam es África. Los cananeos no eran africanos y eran considerados como un protectorado de Egipto. Los hijos de Canaán son los pe queños reinos de Palestina y de la costa fenicia.
Génesis (Gén) Capítulo 11
La torre de Babel
1 Todo el mundo tenía un mismo idioma y usaba las mismas expresiones.
2 Al emigrar los hombres desde Oriente, encontraron una llanura en la región de Sinear, y se establecieron allí.
3 Entonces se dijeron unos a otros: «Vamos a hacer ladrillos y cocerlos al fuego.» El ladrillo reemplazó la piedra y el alquitrán les sirvió de mezcla.
4 Después dijeron: «Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. Así nos haremos famosos, y no nos dispersaremos por todo el mundo.»
5 Yavé bajó para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando,
6 y dijo Yavé: «Veo que todos forman un solo pueblo y tienen una misma lengua. Si esto va adelante, nada les impedirá desde ahora que consigan todo lo que se propongan.
7 Pues bien, bajemos y confundamos ahí mismo su lengua, de modo que no se entiendan los unos a los otros.»
8 Así Yavé los dispersó sobre la superficie de la tierra, y dejaron de construir la ciudad.
9 Por eso se la llamó Babel, porque allí Yavé confundió el lenguaje de todos los habitantes de la tierra, y desde allí los dispersó Yavé por toda la tierra.
10 Estos son los descendientes de Sem:
10 A los cien años años de edad, Sem fue padre de Arfaxad, dos años después del diluvio.
11 Después del nacimiento de Arfaxad vivió otros cuatrocientos años, y tuvo más hijos e hijas.
12 Arfaxad fue padre de Shela cuando contaba con treinta y cinco años,
13 y después del nacimiento de Shela, Arfaxad vivió cuatrocientos tres años más, y tuvo otros hijos e hijas.
14 Shela fue padre de Eber al cumplir los treinta años.
15 Después del nacimiento de éste, Shela vivió aún cuatrocientos tres años, y tuvo más hijos e hijas.
16 Cuando Eber tenía treinta y cuatro años fue padre de Peleg.
17 Después del nacimiento de Peleg, Eber vivió cuatrocientos treinta años, y tuvo más hijos e hijas.
18 Peleg fue padre de Reu a los treinta años,
19 y después del nacimiento de Reu, Peleg vivió doscientos nueve años, y tuvo más hijos e hijas.
20 Cuando Reu contaba treinta y dos años, fue padre de Serug.
21 Y después del nacimiento de éste, Reu vivió doscientos siete años, y tuvo más hijos e hijas.
22 Cuando Serug cumplió treinta años fue padre de Najor.
23 Después del nacimiento de Najor, Serug vivió doscientos años, y tuvo otros hijos e hijas.
24 Cuando Najor tenía veintinueve años, fue padre de Terá.
25 Después del nacimiento de Terá, Najor vivió ciento diecinueve años, y tuvo más hijos e hijas.
26 Terá a los setenta años fue padre de Abram, de Najor y de Harán.
27 Esta es la descendencia de Terá: Terá fue padre de Abram, de Najor y de Harán.
28 Harán fue padre de Lot. Harán murió en Ur de Caldea, su tierra natal, antes que su padre Terá.
29 Abram y Najor se casaron. La esposa de Abram se llamaba Saray, y la de Najor Milcá, hija de Harán, que era padre de Milcá y de Jisca.
30 Saray era estéril y no tenía hijos.
31 Terá tomó consigo a su hijo Abram, a su nieto Lot, hijo de Harán, y a su nuera Saray, esposa de Abram, y los sacó de Ur de Caldea para llevarlos al país de Canaán. Pero al llegar a Jarán se establecieron allí.
32 Terá vivió doscientos cinco años, y murió en Jarán.

**
Comentarios Génesis, capítulo 11
11,1

De nuevo nos encontramos ante una imagen que podría aplicarse a muchos países y a muchas situaciones humanas. Es la descripción de Babilonia, la ciudad cosmopolita cuyo nombre antiguo, Babel, se aproxima a la palabra confusión y que repetidas veces fue el centro de extensos imperios. Estaba construida totalmente de ladrillos en el delta del Tigris y del Éufrates, y sus templos en forma de pirámides recortadas parecían sin concluir.

Aquí en pocas palabras se da una visión muy pesimista del progreso y de la centrali zación. El descubrimiento de técnicas nuevas abre la edad de las ciudades. La concentración urbana (Dios quería que los hombres se extendieran sobre toda la tierra) crea nuevas formas de esclavitud. Sed de dominación y voluntad de protegerse contra las amenazas y los percances: tales son los resortes en los que se apoyan los grandes imperios.

A Dios no se le puede engañar: tiene amenazas para las altas torres y las grandes naves que monopolizan las riquezas del mundo (Is 2,15). Aquí siembra la confusión y reenvía a los pueblos a sus provincias (Jer 51,9).

Dios construirá humildemente a partir de los humildes, y así es como llamará a Abraham en el capítulo siguiente. Algún día reemplazará la dominación de la lengua única por la unidad de los corazones (He 2).
11,26

La duración de la vida ya se ha acortado y los nombres y los gestos de los personajes comienzan a tomar un carácter histórico. De hecho corresponden exactamente a lo que se conoce de los nómadas amorreos del alto Éufrates a mediados del siglo 18 antes de nuestra era. Abraham es uno de ellos y se lo sitúa en Jarán, muy cerca de Siria.
Génesis (Gén) Capítulo 12
LOS PRIMEROS PADRES DEL PUEBLO DE DIOS
Dios llama a Abram
1 Yavé dijo a Abram: «Deja tu país, a los de tu raza y a la familia de tu padre, y anda a la tierra que yo te mostraré.
2 Haré de ti una gran nación y te bendeciré; voy a engrandecer tu nombre, y tú serás una bendición.
3 Bendeciré a quienes te bendigan y maldeciré a quienes te maldigan. En ti serán bendecidas todas las razas de la tierra.»
4 Partió Abram, tal como se lo había dicho Yavé, y Lot se fue también con él.
4 Abram tenía setenta y cinco años de edad cuando salió de Jarán.
5 Abram tomó a su esposa Saray y a Lot, hijo de su hermano, con toda la fortuna que había acumulado y el personal que había adquirido en Jarán, y se pusieron en marcha hacia la tierra de Canaán.
6 Entraron en Canaán, y Abram atravesó el país hasta llegar al lugar sagrado de Siquem, al árbol de Moré. En aquel tiempo los cananeos ocupaban el país.
7 Yavé se apareció a Abram y le dijo: «Le daré esta tierra a tu descendencia.» Allí Abram edificó un altar a Yavé que se le había aparecido.
8 Desde allí pasó a la montaña, al oriente de Betel, y plantó su tienda de campaña, teniendo Betel al oeste y Aí al oriente. También aquí edificó un altar a Yavé e invocó su Nombre.
9 Luego Abram avanzó por etapas hacia el país de Negueb.
10 En el país hubo hambre, y Abram bajó a Egipto a pasar allí un tiempo, porque el hambre acosaba el país.
11 Estando ya para entrar en Egipto, dijo a Saray, su esposa: «Estoy pensando que eres una mujer hermosa.
12 Los egipcios al verte dirán: “Es su mujer”, y me matarán para llevarte.
13 Di, pues, que eres mi hermana; esto será mucho mejor para mí, y me respetarán en consideración a ti.»
14 Efectivamente, cuando Abram entró en Egipto, los egipcios notaron que la mujer era muy hermosa.
15 Después que la vieron los oficiales de Faraón, le hablaron a éste muy bien de ella; por eso Saray fue conducida al palacio de Faraón
16 y en atención a ella, Faraón trató bien a Abram, quien recibió ovejas, vacas, burros, siervos y sirvientas, borricas y camellos.
17 Pero Yavé afligió con grandes plagas a Faraón y su gente a causa de Saray.
18 Entonces Faraón llamó a Abram y le dijo: «¡Mira lo que me has hecho! ¿Por qué no me dijiste que era tu esposa?
19 Y yo la hice mi mujer porque me dijiste que era tu hermana. ¡Ahí tienes a tu esposa! ¡Tómala y márchate!»
20 Y Faraón ordenó a sus hombres que lo devolvieran a la frontera con su mujer y todo lo suyo.

**
Comentarios Génesis, capítulo 12
12,1

Hasta aquí el autor presentó el juicio de Dios sobre la marcha del mundo. En adelante, con el llamado de Abraham, comienza la historia del pueblo particular de Dios.

En estas notas ponemos Abraham, a pesar de que no lleva todavía ese nombre, sino que se llama Abram (véase Gén 17,5).

Los comienzos escapan siempre a nuestras investigaciones: ¿Dónde está la fuente de un río formado de mil afluentes? ¿Quién pretenderá encontrar el cuerpo del primer hombre? ¿Quién inventó la escritura? El cuadro que se nos pinta de la partida de Abraham muestra que no se distinguía en nada de sus hermanos de raza, y que su religión era como la de los demás grupos amorreos. Cada grupo honraba al “Dios de mi padre” al que permanecía fiel: véase Gén 26,24; 31,5; 31,42. Abraham y las dificultades con sus mujeres: todo se desarrolla según las costumbres de los amorreos (16,2 y 6).

¿Sueños y visiones? Eso no tenía nada de anormal, pues Dios da en todo lugar y tiempo signos o señales adaptados a las personas y a su cultura.

Sin embargo hay aquí un punto de partida, por muy insignificante que parezca. Dijo Dios, y empieza una aventura inmensa. ¿Cómo lo dijo? Es inútil indagarlo pues el mismo autor no dice nada al respecto. En todo caso la iniciativa viene de Dios y la Biblia nunca se presentará como una sabiduría descubierta por hombres.

Dios se dirige a un adulto ya de edad, sin tierra ni heredero; su vida, según parece, no ha significado nada de especial. Dios promete y Abraham cree en lo imposible: ¡aún es tiempo para que todo renazca!

Deja tu país. Una ruptura, pues la fe será siempre una ruptura: dejar aquello de que se estaba seguro, vaciarse de su sabiduría y jugár se la entero por algo que no se puede todavía ver.

Partió Abraham. Los nómadas no tienen se guro de vejez, y apenas se alejan de los familiares, pri mos y conocidos, quedan indefensos, como se verá en 12,11. Abraham sólo podía contar con Dios.
12,7

Los grupos nómadas, de los cuales Abraham formaba parte, siempre andaban buscando tierras. El proceso de su paso hacia la vida de agricultores fue muy lento (y aún no ha terminado para algunas tribus de beduinos que se encuentran todavía en ese sector). Dios quiso hacerse (la Biblia dice crearse o adquirir) un pueblo propio, y ese pueblo no podía desarrollarse y participar en los destinos del mundo a menos que creara una cultura propia y en un territorio propio. La promesa hecha Abraham se llevará a cabo realmente con Josué, o mejor aún, con David, que creará la nación.

La descendencia de Abraham: Mt 3,7; Jn 8,33; He 3,25; 13,26; Rom 4,13; Gál 3,8.
12,8

Se habla de un lugar santo, de un árbol de Moré, de un altar construido por Abraham. Siendo un nómada, y de acuerdo con la cultura de los nómadas, Abraham tuvo que haber hecho una pila de grandes piedras sobre el suelo desértico para marcar el lugar, pero el autor proyecta sobre el antepasado las ideas de su propio tiempo. Porque eran numerosos los lugares santos de Palestina, que consistían en claros en las cumbres de las colinas, sin contar los árboles sagrados junto a los cuales se celebraba un culto. El autor creía a medias, lo mismo que sus contemporáneos, que esos santuarios hubieran sido inaugurados o visitados por Abraham o por los otros grandes ancestros, lo que permitía que se continuara visitándolos.

Con estos altares edificados por Abraham en Siquem y Betel se pretendía confirmar la promesa de Dios que le ofrecía la tierra: ya era santificada en espera del día en que sus descendientes se apoderaran de ella.
12,10

Este episodio puede resultar un tanto chocante para las mujeres de hoy; para el autor es un testimonio de la frágil e insegura condición de los nómadas y al mismo tiempo de la protección asegurada por Dios a los que ama (Rom 8,28). No obstante veía como algo normal que Abraham pensara ante todo en su propia seguridad, puesto que era la cabeza del clan, y los miembros del clan debían sacrificarse por él. La llamada de Dios no podía transformar de golpe la mentalidad y la conciencia de Abraham y darle a entender lo que el pueblo de Dios descubriría en lo sucesivo.
Génesis (Gén) Capítulo 13
1 Abram, pues, salió de Egipto con su mujer y todo lo suyo, subiendo al Negueb; también Lot estaba con él.
2 Abram era muy rico, pues tenía animales, plata y oro.
3 Viajando por etapas, caminó desde el Negueb hasta Betel, llegando al lugar donde anteriormente había levantado su tienda, entre Betel y Aí.
4 En aquel sitio había invocado el Nombre de Yavé y construido un altar.
Separación de Abram y Lot
5 También Lot, que iba con Abram, tenía rebaños, vacas y tiendas.
6 La tierra ya no les permitía vivir en un mismo lugar, pues sus rebaños eran demasiado grandes como para que estuvieran juntos.
7 Hubo una pelea entre los pastores del rebaño de Abram y los de Lot. (Los cananeos y los fereceos habitaban en el país en aquel tiempo).
8 Así pues, Abram le dijo a Lot: «Mira, es mejor que no haya peleas entre nosotros, ni entre mis pastores y los tuyos, ya que somos hermanos.
9 ¿No tienes todo el país ante ti? Pues bien, separémonos. Si tú te vas por la izquierda, yo me iré por la derecha. Y si tú te vas por la derecha, yo tomaré la izquierda.»
10 Lot echó una mirada y vio la vega del Jordán: ¡todo era de regadío! Pues antes de que Yavé destruyera Sodoma y Gomorra, era como un jardín de Yavé, como el país de Egipto viniendo de Soar.
11 Lot eligió para sí todo el valle del Jordán, y se trasladó al oriente. Así se separaron el uno del otro.
12 Abram se estableció en Canaán, y Lot en las ciudades del valle, llevando sus tiendas desde allí hasta Sodoma.
13 Los habitantes de Sodoma eran malos y pecadores ante Yavé.
14 Yavé dijo a Abram, después que Lot se separó de él: «Levanta tus ojos y mira desde el lugar en que estás hacia el norte, el sur, el oriente y el poniente.
15 Pues bien, toda la tierra que ves, te la voy a dar a ti y a tu descendencia para siempre.
16 Multiplicaré tu descendencia como el polvo de la tierra, de tal manera, que si se pudiera contar el polvo de la tierra, también se podría contar tu descendencia.
17 Levántate, recorre el país a lo largo y a lo ancho, pues te lo voy a dar a ti.»
18 Abram entonces levantó sus tiendas y fue a establecerse junto a los árboles de Mambré, en Hebrón. Allí edificó un altar a Yavé.

**
Comentarios Génesis, capítulo 13
13,5

Todo continúa igual que antes, pero todo es diferente. Abraham tiene confianza y no codicia el primer lugar o la mejor parte: le deja la prioridad a su hermano (en realidad su sobrino) Lot, y Dios le reservará lo mejor.

Esta vez Abraham descubre la tierra que Dios dará a los suyos.
13,18

La encina de Mambré. Durante mucho tiempo se continuó venerando este árbol sagrado, que era uno de los santuarios de las tribus de Israel. Pero fue destruido hacia el final de la época de los reyes, al igual que los demás lugares sagrados, pues se temía que allí se perpetuaran las prácticas religiosas de los cananeos (2Re 23). Es en Mambré donde tendrá lugar la alianza de Yavé con Abraham (15,9), y es también en Manbré donde recibirá a los tres mensajeros celestiales que le anunciarán el nacimiento de Isaac (18,1).
Génesis (Gén) Capítulo 14
1 Y sucedió por aquel tiempo que Amrafel, rey de Senaar, Arioc, rey del Ponto, Codorlamor, rey de los elamitas, y Tadal, rey de los Goyim,
2 declararon la guerra a Bera, rey de Sodoma, Bersa, rey de Gomorra, Sineab, rey de Adama, Semeber, rey de Seboim, y al rey de Bela, (es decir, Soar).
3 Todos estos se reunieron en el valle de Sidim, que es ahora el Mar Salado.
4 Durante doce años habían estado bajo el dominio de Codorlamor, y el año decimotercero decidieron rebelarse.
5 El año decimocuarto vino Codorlamor con los reyes que estaban de su parte, y derrotaron a los refaítas en Astarotcarnaim, a los zuzíes en Ham, a los emeos en Save-Cariataim
6 y a los horitas en los cerros de Seir, hasta los Campos de Parán, que están cerca del desierto.
7 Luego se volvieron y llegaron hasta la fuente de Misfat, o sea Cadés, y arrasaron todo el país de los amalecitas y de los amorreos que vivían en Asasontamar.
8 Salieron entonces los reyes de Sodoma, Gomorra, Adama, Seboim y también el rey de Bala (o Soar), y se dispusieron en orden de batalla en el valle de Sidim,
9 contra Codorlamor, rey de los elamitas, Tadal, rey de Goyim, Amrafel, rey de Senaar, y Arioc, rey del Ponto. Eran, pues, cuatro reyes contra cinco.
10 El valle de Sidim estaba lleno de pozos de asfalto, y los reyes de Sodoma y Gomorra, mientras huían, unos cayeron en los pozos y los demás huyeron a los montes.
11 Los vencedores se adueñaron de las riquezas y las reservas de alimentos de Sodoma y Gomorra y se marcharon.
12 Se llevaron también con ellos a Lot, hijo del hermano de Abram, con todo lo que tenía, pues vivía en Sodoma.
13 Uno de los que escaparon vino a avisar a Abram el hebreo, que vivía en el valle de Mambré el amorreo, hermano de Escol y de Aner, que eran aliados de Abram.
Abram y Melquisedec
14 En cuanto oyó Abram que los cuatro jefes habían llevado prisionero a su hermano Lot, escogió trescientos dieciocho de sus hombres que se habían criado en su casa y los persiguió hasta la ciudad de Dan.
15 Con sus hombres cayó de noche sobre ellos, los derrotó y persiguió hasta Jobá, al norte de Damasco.
16 Recuperó el botín, y también a su sobrino Lot con sus pertenencias, a las mujeres y al resto de la gente.
17 Cuando Abram venía de vuelta, después de derrotar a Codorlamor y sus aliados, le salió al encuentro el rey de Sodoma en el valle de Save (es decir, el valle del Rey).
18 Entonces Melquisedec, rey de Salem, trajo pan y vino, pues era sacerdote del «Dios Altísimo».
19 Melquisedec bendijo a Abram, diciendo: «Abram, bendito seas del Dios Altísimo, Creador del cielo y de la tierra.
20 Y bendito sea el Dios Altísimo, porque entregó a tus enemigos en tus manos.» Y Abram le dio la décima parte de todo lo que llevaba.
21 Luego el rey de Sodoma dijo a Abram: «Devuélveme las personas que has liberado, y quédate con sus pertenencias.»
22 Abram le respondió: «Levanto mi mano hacia Yavé, creador del cielo y de la tierra, el Dios Altísimo,
23 para jurar que no tomaré una hebra de hilo, ni la correa de un zapato, ni cosa alguna que te pertenezca. Así tú no podrás decir: “Abram se hizo rico a costa mía.”
24 No quiero nada para mí, sino tan sólo lo que han comido mis hombres. En cuanto a mis aliados Aner, Escol y Mambré, que ellos mismos tomen su parte.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 14
14,14

Este capítulo desentona un poco en el contexto de la historia de Abraham: sin duda se trata de una tradición tardía que se adaptó para dar al gran padre el rol de valiente guerrero, como digno antepasado de David, que había conducido sus tropas hasta la región de Damasco (2Sam 8,5). Aquí aparece la figura de Melquisedec, rey de Salem, que bien podría representar la ciudad de Jerusalén. Un sacrificio extraño: nada de animales sino sólo pan y vino, como en la eucaristía de Jesús. El autor cristiano que escribió más tarde la epístola a los Hebreos desarrolló una comparación notable entre Melquisedec y Cristo (Heb 7).

A pesar de ser Abraham el elegido de Dios, se hace bendecir por Melquisedec, un representante de los pueblos paganos, como será el caso de los Magos en Mt 2. Este extraño encuentro nos recuerda que los creyentes reciben a menudo la luz de Dios por intermedio de personas que están a su lado y no comparten su fe.
Génesis (Gén) Capítulo 15
Alianza de Dios con Abram
1 Después de estos sucesos, Yavé dirigió su palabra a Abram en una visión, y le dijo: «No temas, Abram, yo soy tu escudo. Tu recompensa será muy grande.»
2 Abram respondió: «Señor Yavé, ¿qué me quieres dar? Soy un hombre sin hijos, y todo lo que poseo pasará a Eliezer de Damasco.
3 Ya que no me diste descendencia, tendré por heredero a uno de mis sirvientes.»
4 Entonces le llegó una palabra de Yavé: «Tu heredero no será Eliezer, sino un hijo tuyo, nacido de tu propia carne y sangre.»
5 Yavé lo sacó afuera y le dijo: «Mira al cielo y cuenta las estrellas, si puedes. Así será tu descendencia.»
6 Y creyó Abram a Yavé, el que lo tuvo en adelante por un hombre justo.
7 Yavé le dijo: «Yo soy Yavé, que te sacó de Ur de los Caldeos, para entregarte esta tierra en propiedad.»
8 Abram le preguntó: «Señor, ¿en qué conoceré yo que será mía?»
9 Le contestó: «Tráeme una ternera, una cabra y un carnero, todos ellos de tres años, y también una paloma y un pichón.»
10 Abram trajo todos estos animales, los partió por mitad, y puso una mitad frente a la otra; las aves no las partió.
11 Las aves rapaces se lanzaban sobre la carne, pero Abram las ahuyentaba.
12 Cuando el sol estaba a punto de ponerse, Abram cayó en un profundo sueño y se apoderó de él un terror y una gran oscuridad.
13 Entonces Yavé le dijo: «Debes saber desde ahora que tus descendientes serán forasteros en una tierra que no es suya. Los esclavizarán y los explotarán durante cuatrocientos años.
14 Pero yo vendré a juzgar a la nación que los ha oprimido, y después saldrán cargados de riquezas.
15 En cuanto a ti, irás a reunirte con tus padres en paz, y serás sepultado después de una ancianidad dichosa.
16 Tus descendientes de la cuarta generación volverán a esta tierra que no te puedo entregar ahora, pues hasta entonces no se colmará la maldad de los amorreos.»
17 Cuando el sol ya se había puesto y estaba todo oscuro, un horno humeante y una antorcha ardiendo pasaron por medio de aquellos animales partidos.
18 Aquel día Yavé pactó una alianza con Abram diciendo: «A tu descendencia daré esta tierra desde el torrente de Egipto hasta el gran río Eufrates.
19 El país de los quenitas, de los ceniceos, y de los cadmoneos,
20 de los hititas, de los fereceos y los refaítas,
21 de los amorreos, de los cananeos, de los jerge seos y los jebuseos.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 15
15,1

La alianza entre Yavé y Abraham es un texto central en la Biblia. La palabra alianza resalta uno de los aspectos más singulares de la fe judía, y luego de la cristiana. Aunque es muy poco lo que podemos suponer del misterio de la Eternidad, la Biblia repite que Dios no es un Gran Soberano ni un principio filosófico; si somos atraídos por el misterio de lo Infinito, Él, que es Amor, no deja de serlo por lo que es débil y pequeño, y sólo creó el universo para establecer un vínculo con estas personas amantes de segunda clase que somos nosotros.

La Alianza es el vínculo que prepara ya desde ahora la unión de Dios y de los suyos en la eternidad. Alianza de Dios con los que lo conocen y lo aman; alianza de Dios con un pueblo aparte, al que se reveló y al que le concede una misión especial para el bien de todos; alianza de lo Infinito con un beduino muerto y sepultado no se sabe dónde, y del que pretendemos ser los descendientes.

Yo soy tu escudo: imagen militar que se encontrará también en otros lugares (2Sam 22,3).
15,2

Abraham tiene tanto derecho como nosotros a reclamar cosas que son muy importantes para él, y en lo que sigue se mostrará cómo Dios, aun cuando ve muy lejos, no menosprecia a los que ama; arreglará muchos detalles que para ellos eran como montañas.
15,6

Abraham creyó en Dios. Es la palabra decisiva que algún día separará la fe cristiana de todas las demás religiones. Lo que Dios busca no son nuestras virtudes ni nuestra vida correcta (o no demasiado torcida), sino el don de nosotros mismos y lo que hacemos porque confiamos en él.

Una traducción más precisa podría ser: “y Yavé lo puso a su crédito como algo que lo hacía justo”. Pablo hará de esta palabra el argumento de su exposición de la fe en Rom 4 y Gál 3,6.
15,10

Toda alianza se celebraba mediante un sacrificio que ponía a Dios mismo como testigo. Se partían en dos a los animales y los dos contratantes pasaban por el medio (véase Jer 34,18). Abraham llevó a cabo el rito, ¿qué iba a hacer Dios? El horno humeante y la antorcha encendida (17) serán signos suficientes para representar a Dios en un tiempo en que no se conocían todavía los grandes efectos mágicos de la cinematografía actual.
15,13

El párrafo 13-16 es como un paréntesis. Algún revisor de tiempos posteriores quiso precisar que si bien Dios hizo una alianza con Abraham ese día, había que contar con el tiempo para que se produjeran los cambios históricos. Además le parecía necesario justificar la conquista de Canaán con sus masacres.
Génesis (Gén) Capítulo 16
Nacimiento de Ismael
1 Saray, esposa de Abram, no le había dado hijos, pero tenía una esclava egipcia que se llamaba Agar.
2 Y dijo Saray a Abram: «Ya que Yavé me ha hecho estéril, toma a mi esclava y únete a ella, a ver si yo tendré algún hijo por medio de ella.» Abram hizo caso a las palabras de su esposa.
3 Abram llevaba diez años viviendo en Canaán, cuando su esposa Saray tomó a su esclava Agar y se la dio a su esposo Abram por mujer.
4 Abram, pues, se unió a Agar, y quedó embarazada. Al notarse Agar en ese estado, comenzó a despreciar a su señora,
5 quien dijo a Abram: «Que esta ofensa recaiga sobre ti. Yo te entregué a mi esclava por mujer, y cuando se ve embarazada, me pierde el respeto. Juzgue Yavé entre tú y yo.»
6 Abram le contestó: «Ahí tienes a tu esclava, haz con ella como mejor te parezca.» Y como Saray la maltratara, ella huyó.
7 La encontró el Angel de Yavé junto a una fuente de agua en el desierto (la fuente que hay en el camino de Sur),
8 y le dijo: «Agar, esclava de Saray, ¿de dónde vienes y a dónde vas?»
9 Ella contestó: «Estoy huyendo de Saray, mi señora.» Le replicó el Angel del Señor: «Regresa donde tu señora y ponte a sus órdenes con humildad.»
10 El Angel de Yavé añadió: «Multiplicaré de tal manera tu descendencia, que no se podrá contar».
11 Y el Angel le dijo: «Mira que estás embarazada y darás a luz a un hijo, al que pondrás por nombre Ismael, porque Yavé ha considerado tu miseria.
12 El será un potro salvaje: él contra todos y todos contra él, y plantará su tienda frente a sus hermanos.»
13 Agar invocó a Yavé que le hablaba, dándole este nombre: «Tú eres El-Roí.» Porque pensó: «No hay duda que he visto a Aquel que me ve.»
14 Por eso se llamó aquel pozo «el pozo de Lajay-Roi» y está entre Cadés y Bered.
15 Agar dio a luz un hijo, y Abram le puso el nombre de Ismael al hijo que Agar le había dado.
16 Abram tenía ochenta y seis años cuando Agar le dio su hijo Ismael.

**
Comentarios Génesis, capítulo 16
16,1

Aunque la conquista de Canaán pudo postergarse varios siglos, era necesario que Abraham tuviera un heredero antes de que muriera. Abraham necesitaba una mujer que pudiera tener hijos, y las costumbres de los amorreos ya habían previsto casos semejantes. Su mujer legítima (Sara) comprará una esclava y la pasará a su marido. Una vez destetado el hijo la esclava será despedida y el hijo pertenecerá a su patrona.

Véase la nota Visiones, Ángeles y sueños p.000.
16,5

Hay que respetar los derechos de cada uno. Dios no perjudicará a nadie: es necesario leer al respecto otra versión del hecho, complementaria de esta, pero más hermosa, en Gén 21,8.

Ismael será considerado como el antepasado de los árabes. Cuando el Corán tomará algunas páginas de la Biblia dándoles una nueva interpretación, hará de Ismael el verdadero heredero de Abraham; pero sobre todo pasará en silencio la promesa y su fe, y sólo verá en Abraham al profeta del Dios único.
16,7

Regresa donde tu señora, no porque su tiranía sea justa, sino porque tú también debes liberarte de tu soberbia. Esta humillación te aportará una bendición muy superior a lo que ambicionabas.
16,13

La Biblia no quiere enfatizar aquí el temor a un Dios que observa para castigar, sino más bien la atención que Dios presta a los más desamparados (Sal 33,18; 102,20).

En este lugar el autor quiere explicar el origen del nombre de un pozo llamado Lahaï Roï, nombre que podría significar algo así como “el viviente que me ve”, y al mismo tiempo afirmar que Agar ha descubierto al que la veía. Aunque se trate sólo de un detalle en la historia de los patriarcas, aquí aparece por primera vez lo que será un dato relevante de la revelación bíblica: el creyente o el apóstol sólo serán fuertes cuando hayan tenido la experiencia del Dios que es viviente y que ve.

Y no está mal que sea Agar la que hace este descubrimiento, pues se trata de una mujer esclava de la que echaron mano para dar un hijo al patriarca, o la mujer que se manda al desierto según otro relato (Gén 21,8). Su fe descubre lo que no veía Sara, la esposa de pleno derecho y que será la madre del pueblo escogido. Sara lo ha sido sin ningún mérito por su parte, y no ha hecho más que reírse de ello (Gén 18,12).
Génesis (Gén) Capítulo 17
Abram pasa a ser Abraham
1 Tenía Abram noventa y nueve años, cuando se le apareció Yavé y le dijo: «Yo soy el Dios de las Alturas. Camina en mi presencia y sé perfecto. 2 Yo estableceré mi alianza contigo y te multiplicaré más y más.»
3 Abram cayó rostro en tierra, y Dios le habló así:
4 «Esta es mi alianza que voy a pactar contigo: tú serás el padre de una multitud de naciones.
5 No te llamarás más Abram, sino Abraham, pues te tengo destinado a ser padre de una multitud de naciones.
6 Te haré fecundo sin medida, de ti saldrán naciones y reyes, de generación en generación.
7 Pacto mi alianza contigo y con tu descendencia después de ti: ésta es una alianza eterna. Yo seré tu Dios y, después de ti, de tu descen den cia.
8 Les daré a ti y a tu descendencia futura la tierra de tus andanzas, es decir, toda la tierra de Canaán, como posesión perpetua, y seré el Dios de los tuyos.»
La circuncisión
9 Dijo Dios a Abraham: «Guarda mi alianza, tú y tus descendientes después de ti, de generación en generación.
10 Esta es mi alianza contigo y con tu raza después de ti, que ustedes deberán guardar: todo varón entre ustedes será circuncidado.
11 Ustedes cortarán el prepucio y ésta será la señal de la alianza entre yo y ustedes.
12 En adelante y para siempre, todo varón entre ustedes deberá ser circuncidado a los ocho días después de su nacimiento, tanto el nacido en tu casa, como el extranjero que haya sido comprado como esclavo.
13 Sea que hayan nacido en tu casa, o hayan sido comprados como esclavos, deberán ser circuncidados.
13 Esta alianza mía grabada en la carne de ustedes es una alianza perpetua.
14 Todo varón no circuncidado, al que no se le haya cortado el prepucio, será eliminado de su pueblo, por haber roto mi Alianza.»
15 Dijo Dios a Abraham: «A Saray, tu esposa, ya no la llamarás Saray, sino Sara. Yo la bendeciré y te daré de ella un hijo.
16 La bendeciré de tal manera, que pueblos y reyes saldrán de ella.»
17 Entonces Abraham, agachándose hasta tocar la tierra con su cara, se puso a reír, pues pensaba: «¿Acaso le va a nacer un hijo a un hombre de cien años? ¿Y puede Sara, a sus noventa años, dar a luz?»
18 Y dijo a Dios: «Si al menos aceptaras a Ismael para servir tus designios.»
19 Pero Dios le respondió: «De ninguna manera, pues va a ser Sara, tu esposa, la que te dará un hijo y le pondrás por nombre Isaac. Estableceré mi alianza con él, y con su descendencia después de él para siempre.
20 En cuanto a Ismael, también te he escuchado. Yo lo bendeciré y le daré una descendencia muy grande y muy numerosa. Será el padre de doce príncipes y haré de él una gran nación.
21 Pero mi alianza la estableceré con Isaac, que Sara te dará a luz por este tiempo, el año que viene.»
22 Así terminó Dios de hablar con Abraham y se alejó.
23 Tomó entonces Abraham a su hijo Ismael, a todos los nacidos en su casa y a todos los que había comprado, en una palabra, a todos los varones que había en la familia y los circuncidó ese mismo día, tal como Dios le había mandado.
24 Abraham tenía noventa y nueve años cuando se circuncidó,
25 y su hijo Ismael tenía trece años cuando fue circuncidado.
26 En aquel mismo día fueron circuncidados Abraham y su hijo Ismael.
27 También todos los varones de su casa, tanto los nacidos en ella como los esclavos comprados a algún extranjero, fueron igualmente circuncidados con él.

**
Comentarios Génesis, capítulo 17
17,1

Este capítulo es una nueva versión de la Alianza entre Yavé y Abraham. Fue compuesta mucho más tarde, cuando la religión otorgaba prioridad a los ritos que distinguían al pueblo judío de los demás pueblos. La circuncisión significaba, como nuestro bautismo, la incorporación al pueblo de Dios.
17,5

Abram significa “Padre venerado”, y Abraham “Padre de una muchedumbre”. Al cambiar Dios el nombre a su servidor, le concede que empiece una vida nueva de acuerdo con lo que ese nombre nuevo significa. De igual manera procederá Jesús con Pedro: Jn 1,42.
17,9

Este rito obligatorio de la circuncisión encerraba una verdad muy profunda: la naturaleza es buena, pero ha pasado a ser instrumento de una enajenación (Rom 8,20). Cuando hablamos de naturaleza y “natural”, lo que entendemos por estos términos depende de la cultura y de la educación que se posee, y que a su vez están afectadas por la ceguera y la rebeldía con relación a Dios (Rom 8,7). Un corte es siempre necesario.

Los profetas enseñarán que lo importante es la circuncisión del corazón, es decir, la purificación de la mente y del corazón. El rito exterior carecería de valor si no se vive lo que el signo significa. Ver Jer 9,24; Dt 10,16; Gál 5,4; Fil 3,3; Rom 2,25. Los bautizados deben convertirse poco a poco, y la renuncia a tantas cosas que serían normales para los demás, pueden aparecer a veces como una mutilación, a pesar de que sitúa al creyente en un camino de mayor exigencia.
Génesis (Gén) Capítulo 18
Yavé visita a Abraham
1 Yavé se presentó a Abraham junto a los árboles de Mambré mientras estaba sentado a la entrada de su tienda, a la hora más calurosa del día.
2 Al levantar sus ojos, Abraham vio a tres hombres que estaban parados a poca distancia. En cuanto los vio, corrió hacia ellos y se postró en tierra,
3 diciendo: «Señor mío, si me haces el favor, te ruego que no pases al lado de tu servidor sin detenerte.
4 Les haré traer un poco de agua para que se laven los pies y descansen bajo estos árboles.
5 Les haré traer un poco de pan para que recuperen sus fuerzas, antes de proseguir su viaje, pues creo que para esto pasaron ustedes por mi casa.» Ellos respondieron: «Haz como has dicho.»
6 Abraham fue rápidamente a la tienda, donde estaba Sara, y le dijo: «¡De prisa, tres medidas de harina! amásala y haz unas tortas.»
7 Luego él mismo corrió al potrero, tomó un ternero tierno y bueno y se lo entregó a un muchacho para que lo preparara inmediatamente.
8 Luego buscó requesón, leche y el ternero ya cocinado y se lo presentó a ellos. El se quedó de pie a su lado, bajo el árbol, mientras comían.
9 Entonces le preguntaron: «¿Dónde está Sara, tu esposa?» El les respondió: «Está dentro, en la tienda.»
10 El otro le dijo: «Dentro de un año volveré por aquí, y para entonces Sara, tu mujer, tendrá un hijo.»
10 Sara estaba escuchando a la entrada de la tienda, a la espalda del que hablaba.
11 Abraham y Sara eran ancianos, bien entrados en años, y ella no tenía ya lo que le pasa ordinariamente a las mujeres.
12 Sara se rió, mientras pensaba: «Cuando yo estoy seca, ¿voy a tener placer, con un marido tan viejo?»
13 Pero Yavé dijo a Abraham: «¿Por qué se ha reído Sara? ¿Por qué ha dicho: Cómo voy a tener un hijo ahora que soy vieja?
14 ¿Hay acaso algo imposible para Yavé? Pues bien, volveré a visitarte dentro de un año, y para entonces Sara tendrá un hijo.»
15 Sara trató de defenderse, pues tuvo miedo, y dijo: «Yo no me he reído.» Pero él contestó: «Cierto que te has reído.»
Abraham intercede por Sodoma
16 Los hombres se levantaron y marcharon en dirección de Sodoma, mientras Abraham los acompañaba para indicarles el camino.
17 Y Yavé se preguntó: «¿Ocultaré a Abraham lo que voy a hacer,
18 cuando justamente quiero que salga de él una nación grande y poderosa, y que a través de él sean bendecidas todas las naciones de la tierra?
19 Pues lo he escogido para que ordene a sus hijos y a los de su raza después de él, que guarden el camino de Yavé y vivan según la justicia y haciendo el bien, para que Yavé cumpla con Abraham todo lo que le ha prometido.»
20 Dijo entonces Yavé: «La denuncia contra Sodoma y Gomorra es terrible, y su pecado es grande.
21 Voy a visitarlos, y comprobaré si han actuado según esas denuncias que han llegado hasta mí. Si no es así, lo sabré.»
22 Los hombres partieron y se dirigieron a Sodoma, mientras Yavé se quedaba de pie delante de Abraham.
23 Se acercó entonces Abraham y le dijo: «¿Es cierto que vas a exterminar al justo junto con el malvado?
24 Tal vez haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿es cierto que vas a acabar con todos y no perdonar el lugar en atención a esos cincuenta justos?
25 ¡Tú no vas a hacer algo semejante, permitir que el bueno sea tratado igual que el malvado! ¿O es que el juez de toda la tierra no aceptará lo que es justo?»
26 Yavé le dijo: «Si encuentro en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo el lugar en atención a ellos.»
27 Abraham volvió a hablar: «Sé que a lo mejor es un atrevimiento hablar a mi Señor, yo que soy polvo y ceniza,
28 pero si faltan cinco justos para llegar a los cincuenta, ¿destruirás la ciudad por esos cinco que faltan?» Yavé respondió: «No habrá destrucción si encuentro allí cuarenta y cinco hombres justos.»
29 Abraham insistió: «Pero a lo mejor se encuentran allí sólo cuarenta justos.» Yavé contestó: «En atención a esos cuarenta, no lo haré.»
30 Abraham continuó todavía: «No se enoje mi Señor si sigo hablando, pero tal vez no se encuentren más que treinta justos.» Yavé contestó: «No lo haré si encuentro allí treinta justos.»
31 Abraham insistió: «Sé que es una osadía por mi parte hablar así a mi Señor; pero, ¿y si se encuentran allí solamente veinte justos?» Yavé contestó: «No destruiré el lugar, en atención a esos veinte.»
32 Abraham dijo: «Vaya, no se enoje mi Señor, y hablaré por última vez. Puede ser que se encuentren allí sólo diez.» Yavé dijo: «En atención a esos diez, no destruiré la ciudad.»
33 Cuando Yavé terminó de hablar con Abraham se fue, mientras Abraham volvió a su casa.

**
Comentarios Génesis, capítulo 18
18,1

Esta escena ha conservado toda la frescura de la tradición primitiva. Al nómada le encanta recibir a sus visitantes como enviados de Dios, y en esta ocasión los ángeles de Dios se presentan como viajeros.
18,10

Uno de los visitantes ¿es Yavé o tan sólo un ángel? El famoso icono de Rublev transfiguró a los tres ángeles para hacer de ellos una expresión de las Personas divinas; con eso reflejó la tradición cristiana que siempre ha pretendido ver en las pequeñas contradicciones del relato una invitación a reconocer en él la figura del Dios único en tres personas.

Cabe recordar que el ángel es presentado a menudo en la Biblia bajo dos aspectos: en determinadas ocasiones aparece como un mensajero (en hebreo “mensajero” es el término con que se designa a los ángeles), y en otras como una presencia velada de Dios (véase 16,10; 22,12; Jue 2,1). También hoy las palabras de Dios dirigidas a uno u a otro proceden comúnmente de intermediarios que actúan o hablan en nombre de Dios.
18,12

La risa de Sara en cierto modo realza la fe de Abraham que cree en lo que parece imposible, mientras que su mujer está convencida de que es imposible. También al autor se deleita en utilizar la etimología sea de lugares sea de nombres: Isaac en hebreo se aproxima al verbo “reír” o entretenerse. Esto explica la risa de Abraham en 17,17, la de Sara aquí y en 21,6 y la burla de Ismael en 21,9.

Pero lo esencial es lo que no se repite aquí: Dios había prometido un hijo y quiso darlo él mismo, a su hora y a su manera; pero el heredero de Abraham no sería ya como Ismael un hijo por transacción, el hijo de la esclava obtenido a través una astucia jurídica, sino el que se debería sólo a él, el hijo de la promesa (Rom 4,16; Gál 4,28).

La verdadera descendencia de Abraham no será cuestión de raza, sino más bien una descendencia espiritual: la promesa de Dios será para quienes como Abraham han creído y han renunciado a sus seguridades para cumplir su misión, poniendo toda su confianza en la palabra de Dios (Rom 4,13; Gál 4,21).
18,16

Abraham ha recibido su recompensa, pero parece que no le presta atención y sólo piensa en salvar a los pecadores.

Abraham, el beduino, se encuentra en su rol cuando regatea con Dios, pero se nota que los une una secreta complicidad. La oración de los amigos de Dios es muy poderosa, lo que no impide sin embargo que Dios retenga lo que no quiere dar: nunca le impedirán que sea justo. Ya al comienzo del Antiguo Testamento, en que tantas páginas hablan de juicios y castigos, se afirma nuevamente que la misericordia de Dios domina la historia de los hombres pecadores: “no quiero la muerte del pecador, sino que se convierta y viva” (Ez 33,11).
18,20

La denuncia contra Sodoma. Como en el caso de Abel (4,10), el clamor por el mal y la injusticia llega hasta Dios y siempre llega también la hora de rendir cuentas.
Génesis (Gén) Capítulo 19
Destrucción de Sodoma
1 Los dos ángeles llegaron a Sodoma al atardecer. Lot estaba sentado a la entrada del pueblo. Apenas los vio, salió a su encuentro, se arrodilló inclinándose profundamente,
2 y les dijo: «Señores míos, les ruego que vengan a la casa de este siervo suyo a pasar la noche. Se lavarán los pies, descansarán y mañana, al amanecer, podrán seguir su camino.» Ellos le respondieron: «No, pasaremos la noche en la plaza.» Pero él insistió tanto, que lo siguieron a su casa, y les preparó comida.
3 Hizo panes sin levadura y comieron.
4 No estaban acostados todavía cuando los vecinos, es decir los hombres de Sodoma, jóvenes y ancianos, rodearon la casa: ¡estaba el pueblo entero!
5 Llamaron a Lot y le dijeron: «¿Dónde están esos hombres que llegaron a tu casa esta noche? Mándanoslos afuera, para que abusemos de ellos.»
6 Lot salió de la casa y se dirigió hacia ellos, cerrando la puerta detrás de sí,
7 y les dijo: «Les ruego, hermanos míos, que no cometan semejante maldad.
8 Miren, tengo dos hijas que todavía son vírgenes. Se las voy a traer para que ustedes hagan con ellas lo que quieran, pero dejen tranquilos a estos hombres que han confiado en mi hospitalidad.»
9 Pero ellos le respondieron: «¡Quítate del medio! ¡Eres un forastero y ya quieres actuar como juez! Ahora te trataremos a ti peor que a ellos.» Lo empujaron violentamente y se disponían a romper la puerta.
10 Pero los dos hombres desde adentro extendieron sus brazos, tomaron a Lot, lo introdujeron en la casa y cerraron la puerta.
11 Hirieron de ceguera a los hombres que estaban fuera, desde el más joven hasta el más viejo, de modo que no fueron ya capaces de encontrar la puerta.
12 Los dos hombres dijeron a Lot: «¿A quién más de los tuyos tienes aquí? ¿Tus yernos? Tienes que llevar de este lugar a tus hijos e hijas y todo lo que tienes en la ciudad.
13 Vamos a destruir esta ciudad, pues son enormes las quejas en su contra que han llegado hasta Yavé, y él nos ha enviado a destruirla.»
14 Salió entonces Lot y dijo a sus yernos, a los que iban a casarse con sus hijas: «Levántense y salgan de aquí, pues Yavé va a destruir la ciudad.» Pero ellos creían que Lot estaba bromeando.
15 Al amanecer los ángeles apuraron a Lot diciéndole: «Date prisa, toma a tu esposa y a tus dos hijas y márchate, no sea que te alcance el castigo de esta ciudad.»
16 Y como él aún vacilase, lo tomaron de la mano, junto a su mujer y a sus dos hijas, porque Yavé había tenido compasión de ellos, y lo llevaron fuera de la ciudad.
17 Una vez fuera, le dijeron: «Ponte a salvo. Por tu vida, no mires hacia atrás ni te detengas en parte alguna de esta llanura, sino que huye a la montaña para que no perezcas.»
18 Pero Lot replicó: «¡Oh, no, Señor mío!
19 Veo que me has hecho un gran favor y que has sido muy bueno conmigo conservándome la vida. Pero yo no puedo llegar hasta la montaña sin que me alcance el desastre y la muerte.
20 Mira este pueblito que está más cerca y en el que podría refugiarme. Es tan pequeño, y para mí es cosa de vida o muerte, ¿no podría estar a salvo allí?»
21 El otro respondió: «También este favor te lo concedo, y no destruiré ese pueblo del que has hablado.
22 Pero huye rápidamente, ya que no puedo hacer nada hasta que tú no hayas llegado allá. (Por esto, aquel pueblo fue llamado Soar, o sea, Pequeño.)
23 El sol ya había salido cuando Lot entró en Soar.
24 Entonces Yavé hizo llover del cielo sobre Sodoma y Gomorra azufre ardiendo que venía de Yavé,
25 y que destruyó completamente estas ciudades y toda la llanura con todos sus habitantes y la vegetación.
Varias leyendas
26 La mujer de Lot miró hacia atrás, y quedó convertida en una estatua de sal.
27 Abraham se levantó muy de madrugada y fue al lugar donde antes había estado con Yavé.
28 Miró hacia Sodoma y Gomorra y hacia toda la comarca del valle y vio una gran humareda que subía de la tierra, semejante a la humareda de un horno.
29 Cuando Dios destruyó las ciudades de la llanura, se acordó de Abraham y libró a Lot de la catástrofe, mientras arrasaba las ciudades donde Lot había vivido.
30 Después Lot salió de Soar con sus dos hijas, pues no se sentía seguro allí, y se fue a vivir al monte, en una cueva.
31 Entonces dijo la hija mayor a la menor: «Nuestro padre está viejo y no ha quedado ni un hombre siquiera en esta región que pueda unirse a nosotras como se hace en todo el mundo.
32 Ven y embriaguémoslo con vino y acostémonos con él. Así sobrevivirá la familia de nuestro padre.»
33 Y así lo hicieron aquella misma noche, y la mayor se acostó con su padre, quien no se dio cuenta de nada, ni cuando ella se acostó ni cuando se levantó.
34 Al día siguiente dijo la mayor a la menor: «Ya sabes que me acosté anoche con mi padre. Hagámosle beber vino otra vez esta noche y te acuestas tú también con él, para que la raza de nuestro padre no desaparezca.»
35 Le hicieron beber y lo embriagaron de nuevo aquella noche, y la hija menor se acostó con él. El padre no se dio cuenta de nada, ni cuando ella se acostó ni cuando se levantó.
36 Y así las dos hijas de Lot quedaron embarazadas de su padre.
37 La mayor dio a luz un hijo y lo llamó Moab: éste fue el padre de los moabitas, que todavía existen hoy.
38 La menor también dio a luz un hijo y lo llamó Ben-Ammí, y es el padre de los actuales amonitas.

**
Comentarios Génesis, capítulo 19
19,1

Una vez más hay que distinguir entre el fondo de la historia y su decorado. El decorado son las orillas del Mar Muerto, maltratadas en el pasado por devastadoras erupciones volcánicas (y donde se han instalado también industrias químicas). Varios libros de la Biblia presentan tradiciones que se refieren a esos cataclismos (Dt 29,22; Is 1,9 y 3,9; Ez 16,49), y aquí leemos la tradición más célebre.

En cuanto al contenido, se debe prestar atención a ese especial cuidado que Dios pone en salvar a los que ama, incluso en medio de grandes tragedias, como también en la condena sin paliativos de las prácticas homosexuales en un país en que eran habituales (incluso en la religión de los cananeos).

También se notará la despedida de Abraham y de Lot, que estaba a su lado (y se los llama “hermanos” en 13,8) al salir hacia la tierra prometida, pero que luego se dejó deslumbrar por las tierras ricas y de regadío (cap.13). Más tarde se dejó capturar con los irresponsables de Sodoma y Abraham tuvo que liberarlo (cap.14). Es difícil disculpar sus palabras en 19,18, aun en el ámbito de una cultura en que el huésped era sagrado y las mujeres propiedad del hombre. Será liberado no por Dios sino por ángeles y luego se convertirá en un extraño. La bendición sobre Abraham y los suyos ahora lo ignora.
19,26

Rocas esculpidas por el viento y las lluvias en el flanco de la montaña han recibido distintos nombres, y en alguna de ellas se ha reconocido a la mujer de Lot.
Génesis (Gén) Capítulo 20
Abraham y Sara en Guerar
1 Abraham se trasladó de allí al territorio del Negueb y se instaló entre Cadés y Sur; después fue a vivir un tiempo a Guerar.
2 Abraham decía de su esposa Sara: «Es mi hermana.» Oyendo esto, el rey de Guerar, llamado Abimelec, mandó a buscarla para él.
3 Pero en la noche Dios habló a Abimelec en sueños y le dijo: «Date por muerto a causa de esa mujer que has tomado, porque es casada.»
4 Abimelec no la había tocado aún y dijo: «Pero, Señor mío, ¿vas a dar muerte a un pagano que es inocente?
5 El me dijo que era su hermana, y ella también me dijo: “Es mi hermano”. Yo he actuado con corazón sencillo y con manos limpias.»
6 Dios le dijo: «Yo sé que lo hiciste con corazón sencillo y por eso te he librado de pecar contra mí, y no he permitido que la tocases.
7 Ahora devuelve su mujer a ese hombre, porque es un profeta. El rogará por ti y vivirás. Pero si no se la devuelves, debes saber que morirás sin remedio, tú y todos los tuyos.»
8 Abimelec se levantó muy de mañana, y llamando a todos sus oficiales, les contó privadamente todo esto. Ellos, al oírlo, quedaron muy asustados.
9 Llamó entonces Abimelec a Abraham y le dijo: «¡En qué lío nos metiste! ¿En qué te he ofendido, para que traigas sobre mí y mi país un pecado tan grande? Te has portado como no debe hacerse.»
10 Y Abimelec le preguntó: «¿Por qué has hecho eso?»
11 Respondió Abraham: «Pensé que no había temor de Dios en este lugar, y podrían matarme por causa de mi esposa.
12 Pero es verdad que es mi hermana, pues es hija de mi padre, aunque no de mi madre, y ha pasado a ser mi esposa.
13 Desde que los dioses me han hecho caminar de un lado para otro, lejos de mi patria, le dije: «Tú me harás el favor de decir, en cualquier lugar donde lleguemos, que soy tu hermano.»
14 Abimelec mandó traer ovejas y bueyes, esclavos y esclavas y se los dio a Abraham, al mismo tiempo que le devolvía su esposa Sara.
15 Después Abimelec agregó: «Ahí tienes mi tierra, puedes vivir donde quieras.»
16 Y a Sara le dijo: «Le he dado a tu hermano mil monedas de plata, con esto ninguno de los que están contigo se atreverá a pensar mal de ti.»
17 Entonces Abraham oró por Abimelec, y Dios curó a Abimelec, a su esposa y a sus esclavos, a fin de que pudieran tener hijos.
18 Porque Dios había vuelto estériles a todas las mujeres en la casa de Abimelec, a causa de Sara, esposa de Abraham.

**
Comentarios Génesis, capítulo 20
20,1

Es una nueva versión del incidente narrado en 12,10. Hemos dicho ya que el libro del Génesis está compuesto de relatos diversos, ya sea por su antigüedad o por su procedencia, pero sin embargo todo con tribuye a presentar los diferentes aspectos de la existencia humana ante Dios. Aquí el interés se centra en los extranjeros que ignoran buena parte de la verdad y que hacen, a menudo sin saberlo, el mal que Dios no quiere. Dos cosas son ciertas: que Dios conoce sus intenciones y que sabe cómo darles a conocer su voluntad cuando lo juzgue oportuno o conveniente.
Génesis (Gén) Capítulo 21
Nacimiento de Isaac
1 Yavé visitó a Sara tal como lo había dicho; Yavé hizo con Sara aquello mismo que había prometido.
2 Sara quedó embarazada, dio a luz un hijo de Abraham siendo ya anciana, y en la misma fecha que Dios había señalado.
3 Abraham le puso por nombre Isaac al hijo que le nació, el hijo que Sara dio a luz.
4 Lo circuncidó a los ocho días, conforme a lo que Dios le había ordenado.
5 Abraham tenía cien años de edad cuando le nació Isaac.
6 Sara dijo: «Dios me ha hecho reír, y todos los que se enteren se reirán también.»
7 Y añadió: «¡Quién hubiera dicho a Abraham que yo amamantaría hijos! Y sin embargo, le he dado a luz un hijo en su vejez.»
Abraham despide a Agar
8 Creció el niño, y el día en que dejó de ser amamantado, Abraham celebró un gran banquete.
9 Sara vio que el hijo que la egipcia Agar había dado a Abraham, se burlaba de su hijo Isaac,
10 y dijo a Abraham: «Despide a esa esclava y a su hijo, pues el hijo de esa esclava no debe compartir la herencia con mi hijo, con Isaac.»
11 Esto desagradó mucho a Abraham, por ser Ismael su hijo.
12 Pero Dios le dijo: «No te preocupes por el muchacho ni por tu sirvienta. Haz todo lo que te pide Sara, porque de Isaac saldrá la descendencia que lleve tu nombre.
13 Pero también del hijo de la sierva yo haré una gran nación, por ser descendiente tuyo.»
14 Abraham se levantó por la mañana muy temprano, tomó pan y un recipiente de cuero lleno de agua y se los dio a Agar. Le puso su hijo sobre el hombro y la despidió. Agar se marchó y anduvo errante por el desierto de Bersebá.
15 Cuando no quedó nada de agua en el recipiente de cuero, abandonó al niño bajo un matorral
16 y fue a sentarse a la distancia de un tiro de arco, pues pensó: «Al menos no veré morir a mi hijo.»
16 Como se alejara para sentarse, el niño se puso a llorar a gritos.
17 Dios oyó los gritos del niño, y el Angel de Dios llamó desde el cielo a Agar y le dijo: «¿Qué te pasa, Agar? No temas, porque Dios ha oído la voz del niño desde el lugar donde él está.
18 Anda a buscar al niño, y tómalo de la mano, porque de él haré yo un gran pueblo.»
19 Entonces Dios le abrió los ojos y vio un pozo de agua. Llenó el recipiente de cuero y dio de beber al niño.
20 Dios asistió al niño, que creció y vivió en el desierto, llegando a ser un experto tirador de arco.
21 Vivió en el desierto de Parán, donde su madre lo casó con una mujer egipcia.
22 Por aquel tiempo, Abimelec fue con Ficol, general de sus tropas, a hablar a Abraham, y le dijo: «Dios está contigo en todo cuanto emprendes.
23 Por eso júrame ahora mismo ante Dios que no me harás daño, ni a mí, ni a mis hijos, ni a mis descendientes, sino que usarás conmigo y con esta tierra en la que habitas, la misma bondad que yo he usado contigo.»
24 Abraham le respondió: «Lo juro.»
25 Y de inmediato Abraham se quejó ante Abimelec de que algunos servidores de éste se habían apoderado por la fuerza de un pozo que le pertenecía.
26 Abimelec le contestó: «No sé quién haya hecho tal cosa, pero tú no me has dicho nada, y yo me entero de eso sólo ahora.»
27 Abraham tomó unas ovejas y vacas y se las dio a Abimelec, e hicieron los dos un pacto.
28 Abraham puso aparte siete ovejas de su rebaño,
29 y Abimelec le preguntó: «¿Qué significan estas siete ovejas que has separado?»
30 Le respondió Abraham: «Acepta estas siete ovejas de mi mano, como prueba de que ese pozo lo he excavado yo.»
31 Por eso aquel lugar fue llamado Bersebá (o sea, pozo del juramento), porque allí juraron ambos.
32 Después de haber hecho el pacto en Bersebá, Abimelec y Ficol, general de sus tropas, volvieron al país de los filis teos.
33 Abraham plantó un árbol de tamarindo en Bersebá y allí invocó el nombre de Yavé, Dios Eterno.
34 Abraham estuvo todavía mucho tiempo viviendo en el país de los filisteos.

**
Comentarios Génesis, capítulo 21
21,1

En la Biblia se dan varios nacimientos fuera de las leyes normales de la naturaleza: Samuel, Sansón, Juan Bautista..., todos salvadores. Estos nacimientos anuncian y figuran el nacimiento virginal del Salvador Jesús. También anuncian el segundo nacimiento por obra del agua y del Espíritu.
21,8

Es otra narración del despido de Agar que ya fue presentado en el cap. 16. Mientras la primera narración hablaba de Yavé y del ángel de Yavé, ésta nombra a Dios y al Ángel de Dios. Es una de las señales que permiten distinguir las tradiciones llamadas yavistas, originarias de Judá de tiempos de Salomón, de las tradiciones elohistas (“Elohim” es Dios en hebreo), que provenían de Israel en el siglo siguiente.
Génesis (Gén) Capítulo 22
El sacrificio de Isaac
1 Tiempo después, Dios quiso probar a Abraham y lo llamó: «Abraham.» Respondió él: «Aquí estoy.»
2 Y Dios le dijo: «Toma a tu hijo, al único que tienes y al que amas, Isaac, y vete a la región de Moriah. Allí me lo ofrecerás en holocausto, en un cerro que yo te indicaré.»
3 Se levantó Abraham de madrugada, ensilló su burro, llamó a dos criados para que lo acompañaran, y tomó consigo a su hijo Isaac. Partió leña para el sacrificio y se puso en marcha hacia el lugar que Dios le había indicado.
4 Al tercer día levantó los ojos y divisó desde lejos el lugar.
5 Entonces dijo a los criados: «Quédense aquí con el burro. Yo y el niño iremos hasta allá a adorar, y luego volveremos donde ustedes.»
6 Abraham tomó la leña para el sacrificio y la cargó sobre su hijo Isaac. Tomó luego en su mano el brasero y el cuchillo y en seguida partieron los dos.
7 Entonces Isaac dijo a Abraham: «Padre mío.» Le respondió: «¿Qué hay, hijito?» Prosiguió Isaac: «Llevamos el fuego y la leña, pero, ¿dónde está el cordero para el sacrificio?»
8 Abraham le respondió: «Dios mismo proveerá el cordero, hijo mío.» Y continuaron juntos el camino.
9 Al llegar al lugar que Dios le había indicado, Abraham levantó un altar y puso la leña sobre él. Luego ató a su hijo Isaac y lo colocó sobre la leña.
10 Extendió después su mano y tomó el cuchillo para degollar a su hijo,
11 pero el Angel de Dios lo llamó desde el cielo y le dijo: «Abraham, Abraham.» Contestó él: «Aquí estoy.»
12 «No toques al niño, ni le hagas nada, pues ahora veo que temes a Dios, ya que no me has negado a tu hijo, el único que tienes.»
13 Abraham miró a su alrededor, y vio cerca de él a un carnero que tenía los cuernos enredados en un zarzal. Fue a buscarlo y lo ofreció en sacrificio en lugar de su hijo.
14 Abraham llamó a aquel lugar «Yavé provee». Y todavía hoy la gente dice: «En ese monte Yavé provee.»
15 Volvió a llamar el Angel de Dios a Abraham desde el cielo,
16 y le dijo: «Juro por mí mismo —palabra de Yavé— que, ya que has hecho esto y no me has negado a tu hijo, el único que tienes,
17 te colmaré de bendiciones y multiplicaré tanto tus descendientes, que serán tan numerosos como las estrellas del cielo o como la arena que hay a orillas del mar. Tus descendientes se impondrán a sus enemigos.
18 Y porque has obedecido a mi voz, todos los pueblos de la tierra serán bendecidos a través de tu descendencia.»
19 Abraham regresó a donde estaban sus criados, y juntos emprendieron la marcha hacia Bersebá, donde Abraham fijó su residencia.
20 Algún tiempo después, llegaron noticias a Abraham de que también Melcá le había dado hijos a Najor, su hermano:
21 Us, el primogénito, Buz su hermano, Camuel, que fue padre de Aram,
22 Cased, Azau, Feldas, Jedlaf y Batuel,
23 (que fue el padre de Rebeca.) Estos fueron los ocho hijos que Melcá dio a Najor, el hermano de Abraham.
24 Najor tenía una concubina, llamada Reuma, que también dio a luz a Tebaj, Gajam, Tajas y Maaca.

**
Comentarios Génesis, capítulo 22
22,1

És la prueba decisiva que Dios pone en el camino de sus amigos, y en la que estos demuestran plenamente su fidelidad o vacilan ante ella buscando una puerta de escape y salvando las apariencias. Todas las promesas de Dios eran para la descendencia de Abraham, o más precisamente para los descendientes de Isaac; pues bien, sin que medie explicación alguna, pide a Abraham que le sacrifique a su hijo. Dios quita lo que había dado cerrando todos los caminos.

El sacrificio de Isaac es también el sacrificio de Abraham. Saldrá de la prueba diferente y llevará adelante la misión universal que le fue confiada en 12,3: “En ti serán benditas todas las naciones de la tierra”. Ya no tiene que viajar ni arriesgarse ni resolver problemas u obedecer determinadas órdenes; le basta con ser el amigo de Dios (Stgo 2,23) para dar al mundo lo que el mundo necesita para salvarse.
22,6

Muchos se preguntarán cómo Dios podía pedir a Abraham un sacrificio que era un crimen. Hay que tener presente el contexto cultural de ese tiempo. Abraham se encuentra en tierra de cananeos, para quienes los sacrificios de niños, sobre todo de recién nacidos, era una prácta corriente y con pocos riesgos, pues eran niños de pecho que se reemplazarían fácilmente. Para los contemporáneos de Abraham e incluso para el autor no era algo más bárbaro de lo que es para mucha gente de hoy el aborto; incluso era mucho más noble y generoso. Lo que realmente dolía y que Abraham acepta, era la pérdida de las promesas.
22,11

La intervención de Dios aclara lo que el autor quería enseñar: el Dios de Israel rechazaba, y siempre había rechazado, los sacrificios de niños. Este relato debe contarse entre las numerosas advertencias bíblicas que durante siglos denunciaron tales prácticas.

Una tradición judía posterior estableció que este monte de Moriah, desconocido por lo demás, fuera el mismo sobre el que se levantaría el Templo de Jerusalén (2Sa 24,18). Y esta tradición fue completada por otra que destacaba el alcance histórico del sacrificio de Abraham, sosteniendo que el carnero de que se habla en 22,13 había sido colocado allí desde la creación del mundo. Esta última tradición fue retomada por el apóstol Pedro en 1Pe 1,19-20.
Génesis (Gén) Capítulo 23
La tumba de Abraham y Sara
1 Sara murió a la edad de ciento veintisiete años
2 en la ciudad de Kiriat-Arbe —o sea, Hebrón—, en el país de Canaán. Abraham hizo duelo por ella y la lloró.
3 Dejando el lugar donde estaba el cuerpo, Abraham dijo a los hititas:
4 «Yo no soy más que un forastero en medio de ustedes. Denme una tierra en medio de ustedes, para que sea mía y pueda enterrar a mi difunta.»
5 Los hititas le respondieron:
6 «Escúchanos, señor: entre nosotros tú eres un príncipe de Dios. Sepulta a tu difunta en la mejor de nuestras sepulturas, pues ninguno de nosotros te negará una tumba para tu difunta.»
7 Se levantó Abraham, e inclinándose ante los hititas,
8 les dijo: «Si están de acuerdo en que yo entierre a mi difunta, escúchenme e intercedan por mí ante Efrón, hijo de Seor,
9 para que me ceda la cueva de Macpelá, que es suya y está al borde de su finca. Que me la dé por su precio justo, y que sea en adelante propiedad mía en medio de ustedes.»
10 Entonces Efrón, que estaba sentado entre los hititas presentes, le respondió de manera que todos lo oyeran:
11 «No, señor mío, escúchame: yo te regalo el campo y también la cueva que hay en él. En presencia de los hijos de mi pueblo te la doy. Sepulta allí a tu difunta.»
12 Abraham se inclinó de nuevo profundamente ante los hititas, y se dirigió a Efrón, de modo que los propietarios presentes lo oyeran, y le dijo:
13 «A ver si nos entendemos: yo te pago el precio de la finca. Acéptamelo y enterraré en ella a mi difunta.»
14 Contestó Efrón a Abraham: «Señor mío, escúchame:
15 cuatrocientas monedas de plata por un terreno, ¿no sería lo justo para ambos? Pues bien, sepulta a tu difunta.»
16 Abraham estuvo de acuerdo y pesó para Efrón, en presencia de los hititas, la plata que habían acordado: cuatrocientas piezas de plata, en monedas de mercader.
17 Fue así como la finca de Efrón, que está en Macpelá, frente a Mambré, con la cueva que hay en ella y con todos los árboles que estaban dentro de sus linderos
18 pasaron a ser propiedad de Abraham, a la vista de todos los hititas registrados en esta ciudad.
19 Después Abraham sepultó a Sara, su mujer, en la cueva que está en el campo de Macpelá, frente a Mambré, en Canaán.
20 De este modo el campo, con la cueva que en él se encuentra, fueron vendidos a Abraham por los hititas, para que sirviera de sepultura.

**
Comentarios Génesis, capítulo 23
23,1

Se atribuyó a Sara una vida de ciento veintisiete años porque ella pertenece todavía a un tiempo lejano y mítico en que Dios no actuaba en todo como en el nuestro.

La compra de un terreno donde reposaría su cuerpo es muy importante, porque es la única adquisición material de Abraham, quien anduvo toda su vida tras sus rebaños y que sólo vio de pasada aquella tierra que le había sido prometida (Heb11,13). La muerte de Sara le da la oportunidad de comprar una parcela.

Los hijos de Heth son los famosos hititas que ocupaban entonces la Turquía actual y de los cuales un cierto número se había instalado en Palestina, donde formaban como una clase militar (2Sam 11,3; Ez 16,3). El campo de Macpelá se encuentra en los alrededores de Hebrón, ciudad palestina que en nuestros tiempos es también noticia. El negocio se transa de una manera muy digna, tal como debía hacerse en ese tiempo; al final de cuentas Abraham pasa a ser propietario del campo y de la gruta.
Génesis (Gén) Capítulo 24
Eliezer busca una esposa para Isaac
1 Abraham era ya un anciano muy avanzado en edad, y Yavé le había favorecido en todo.
2 Abraham dijo a su servidor más antiguo, que era su mayordomo: «Pon tu mano bajo mi muslo,
3 y júrame por Yavé, Dios del cielo y de la tierra, que no tomarás para mi hijo una mujer de raza cananea, pues vivo en medio de éstos,
4 sino que irás a mi país, a buscar entre mi parentela una mujer para mi hijo Isaac.»
5 El servidor le respondió: «Y si la mujer no quiere venir conmigo a esta tierra, ¿tendré que llevar a tu hijo a la tierra de donde saliste?»
6 Abraham le contestó: «Por ningún motivo llevarás allá a mi hijo.
7 Pues Yavé, Dios del cielo y de la tierra, que me sacó de la familia de mi padre y del país donde nací, me prometió con juramento que entregaría este país a mis descendientes. Y enviará a su Angel delante de ti, para que traigas de allá una mujer para mi hijo.
8 Si la mujer no quiere seguirte, quedarás libre de este juramento. Pero en ningún caso llevarás para allá a mi hijo.»
9 El mayordomo colocó su mano debajo del muslo de su patrón Abraham, y le juró que cumpliría este encargo.
10 Luego el servidor escogió diez camellos entre los de su patrón y se puso en marcha, llevando todo lo mejor que poseía Abraham. Y caminó hasta alcanzar la ciudad de Najor, en el país de Aram.
11 Era ya tarde, la hora en que las mujeres salen a buscar agua al pozo; hizo arrodillar a los camellos junto al pozo, en las afueras de la ciudad.
12 Entonces el mayordomo oró así: «Yavé, Dios de mi patrón Abraham, haz que me vaya bien hoy y muestra tu benevolencia para con mi patrón Abraham.
13 Voy a quedarme junto a la fuente, mientras las muchachas de la ciudad vienen a buscar agua,
14 y a una de ellas le voy a decir: «Por favor, inclina tu cántaro para que yo pueda tomar agua.» Si ella me responde: «Toma y daré también de beber a tus camellos», haz que sea ella la que tú has destinado para tu servidor Isaac. Esta será para mí la señal de que has escuchado a mi patrón.»
15 No había terminado de orar, cuando salió Rebeca con su cántaro al hombro. Era la hija de Batuel, el hijo de Milcá, esposa de Najor, hermano de Abraham.
16 La joven era muy bella y aún virgen, pues no había tenido contacto con ningún hombre. Bajó a la fuente, llenó el cántaro y subió.
17 Entonces el hombre corrió a su encuentro y le dijo: «Por favor, dame un poco de agua de tu cántaro.»
18 Ella respondió: «Bebe, mi señor.» Y bajando inmediatamente el cántaro sobre su mano le dio de beber.
19 Cuando hubo acabado de darle agua, le dijo: «También sacaré agua para tus camellos hasta que se sacien.»
20 Vació rápidamente su cántaro en la pila, corrió de nuevo al pozo a sacar agua y trajo para todos sus camellos.
21 Entretanto el hombre la contemplaba en silencio, preguntándose si Yavé habría hecho que su viaje tuviera éxito o no.
22 Cuando acabaron de beber los camellos, él sacó un anillo de oro para la nariz de seis gramos de peso, y para sus brazos dos brazaletes de oro de unos diez gramos.
23 Y le dijo: «Dime, por favor, ¿de quién eres hija? ¿Habrá lugar en la casa de tus padres para pasar la noche?»
24 Ella le respondió: «Soy hija de Batuel, el hijo que Milcá le dio a Najor.»
25 Y prosiguió: «Tenemos paja y forraje en abundancia, y también hay lugar para pasar la noche.»
26 Entonces el hombre cayó de rodillas y adoró a Yavé,
27 diciendo: «Bendito sea Yavé, Dios de mi señor Abraham, pues ha mostrado una vez más su bondad y fidelidad para con mi patrón, y me ha conducido a la casa del hermano de mi amo.»
28 Mientras tanto la joven corrió y contó a la casa de su madre todo lo sucedido.
29 Rebeca tenía un hermano llamado Labán.
30 Cuando vio el anillo y los brazaletes que llevaba su hermana, y oyó decir a Rebeca: «Esto me ha dicho ese hombre...», corrió a buscar al hombre que estaba de pie junto a los camellos, al lado del pozo.
31 Y le dijo: «¡Oh bendito de Yavé! ¿Por qué te quedas afuera? Ven. He despejado un sitio en la casa y hay cabida para tus camellos.»
32 Entonces el hombre entró en la casa y desensilló los camellos. Dieron paja y forraje a los camellos, y a él y sus acompañantes les trajeron agua para que se lavaran los pies.
33 Después les ofrecieron comida. Pero él dijo: «No comeré hasta que no diga lo que tengo que decir.» Labán le dijo: «Habla.»
34 Entonces empezó a decir: «Yo soy servidor de Abraham.
35 Yavé ha bendecido y enriquecido a mi amo. Le ha dado ganado, ovejas, plata y oro, servidores y sirvientas, camellos y burros.
36 Ahora bien, siendo ya muy anciano, su esposa Sara le ha dado un hijo al que ha dejado todo lo que posee.
37 Mi patrón me hizo jurar y me ordenó: «No buscarás esposa para mi hijo de entre las mujeres cana neas, en cuyo país vivo,
38 sino que irás a la tierra de mi padre y buscarás en mi familia una esposa para mi hijo.»
39 Yo le pregunté: «¿Y si ella no quiere seguirme?»
40 El me contestó: «Yavé, al que he servido siempre, mandará a su Angel para que te acompañe, y resulte tu viaje. Tomarás una mujer para mi hijo de entre mi parentela y de la casa de mi padre.
41 Quedarás libre de tu juramento con tan sólo llegar donde mi parentela: si ellos no te la quieren dar, quedarás libre.»
42 Así, pues, al llegar hoy a la fuente hice esta súplica: «Yavé, Dios de mi señor Abraham, si quieres que el viaje que he emprendido tenga éxito, concédeme lo siguiente:
43 Me voy a quedar parado al lado de la fuente, y cuando llegue alguna joven a sacar agua, le diré: “Dame un poco de agua de tu cántaro”.
44 Y si me responde: “Toma, y luego sacaré más agua para tus camellos”, que ésa sea la mujer que Yavé tiene destinada para el hijo de mi patrón.
45 Ni siquiera había terminado de decir estas palabras en mi interior, cuando apareció Rebeca, con su cántaro al hombro, y bajó a la fuente para sacar agua.
46 Yo le dije: «Por favor, dame de beber.» Al momento bajó el cántaro de su hombro y dijo: «Toma, y también voy a dar agua a tus camellos.» Bebí, pues, y después ella dio también agua a mis camellos.
47 En seguida le pregunté: «¿De quién eres hija?» Me respondió: «Soy hija de Batuel, el hijo de Najor y de Milcá.» Entonces le puse el anillo en su nariz y los brazaletes en sus brazos,
48 e hincándome de rodillas, adoré a Yavé, bendiciendo al Dios de mi patrón Abraham, que me había conducido por el buen camino para conseguir para su hijo a la hija del hermano de mi patrón.
49 Ahora, si ustedes tienen una respuesta buena y sincera para mi patrón, háganmelo saber; y si no, díganmelo también para que pueda tomar una decisión.»
50 Labán y Batuel respondieron: «En todo esto está la mano de Yavé, y no tenemos nada que añadir.
51 Ahí tienes a Rebeca: tómala y llévala contigo. Que sea la esposa del hijo de tu patrón, como Yavé lo ha dispuesto.»
52 Al oír esto el servidor de Abraham, se echó por tierra adorando a Yavé.
53 Luego sacó joyas de oro y plata, y también vestidos, y se los dio a Rebeca. Hizo también valiosos regalos a su hermano y a su madre. 54 Luego él y sus acompañantes comieron y bebieron.
54 Pasaron allí la noche, y a la mañana siguiente, apenas se levantaron, él dijo: «Permítanme volver donde mi señor.»
55 Entonces el hermano y la madre de Rebeca contestaron: «Que la joven se quede todavía algunos días más con nosotros y después se irá.»
56 Pero él insistió: «Si Yavé hizo que mi viaje tuviera éxito, ustedes ahora no me demoren, y déjenme volver a la casa de mi patrón.»
57 Ellos le dijeron: «Llamemos entonces a la joven y pidámosle su parecer.»
58 Llamaron a Rebeca y le preguntaron: «¿Quieres irte con este hombre?» Contestó: «Sí, me voy.»
59 Entonces dejaron partir a su hermana Rebeca y a su nodriza con el servidor de Abraham y sus hombres.
60 Y bendijeron a Rebeca, diciendo: «Hermana nuestra, ojalá des vida a multitudes, y que tus descendientes se impongan a sus enemigos.»
61 Entonces se levantó Rebeca con sus criadas, montaron en los camellos y siguieron a los hombres. Fue así como el servidor de Abraham se llevó a Rebeca.
62 Isaac acababa de volver del pozo de Lajay-Roi, pues estaba viviendo en el Negueb.
63 Al atardecer, como salía a dar un paseo por el campo, vio que se acercaban unos camellos.
64 También Rebeca divisó a Isaac, y al verlo se bajó del camello.
65 Preguntó al mayordomo: «¿Quién es aquel hombre que viene por el campo a nuestro encuentro?» Le respondió: «Es mi patrón.» Ella entonces tomó su velo y se cubrió el rostro.
66 El mayordomo contó a Isaac, todo lo que había hecho.
67 Isaac llevó a Rebeca a la tienda que había sido de su madre Sara. La hizo suya y fue su esposa. La amó y así se consoló por la muerte de su madre.

**
Comentarios Génesis, capítulo 24
24,1

La lectura de este largo y hermoso relato puede interesarnos bajo varios aspectos. La historia y los diálogos se desarrollan como lo harían hoy en día los beduinos del Medio Oriente: las costumbres y la cortesía no han cambiado desde hace cuarenta siglos. Se notará también que impera un régimen de “matriarcado” (véase Gén 2,24), que todavía existe hoy en algunos países. No es el padre de Rebeca sino su hermano Laban quien negocia con el enviado de Abraham los términos del contrato.

Se notará la conducta de Dios que, sin ne cesidad de milagros, lleva a buen término un negocio tan importante como el matrimonio. No es la unión provisoria de dos personas que hoy se aman, sino el acuerdo de dos cónyuges para construir un porvenir que se extiende más allá de sus hijos y de sus nietos. Dios, que dispone sus destinos, no permanecerá indiferente ni silencioso cuando se ven frente a tal decisión. El servidor, al que no se nombra, es consciente de lo que se le pide, pero no será él quien haga la elección.

El gran núcleo fundamental del matrimonio de Isaac es el porvenir de la promesa de Dios, de la cual él es el portador. Es por tanto necesario que su linaje sea firme y fiel, y no puede casarse con una mujer que no se responsabilice con él de su esperanza y de su común misión (24,60).
Génesis (Gén) Capítulo 25
Abraham y sus descendientes
1 Abraham tomó a otra mujer llamada Queturá,
2 de la que tuvo los siguientes hijos: Zamram, Jecsán, Madián, Jesboc y Suaj.
3 Jecsán fue padre de Saba y Dedán. Los hijos de Dedán fueron los asuritas, los latusíes y los leumíes.
4 De Madián nacieron: Efá, Efer, Enoc, Abidá y Eldaa. Todos estos fueron descendientes de Queturá.
5 Abraham dio todo lo suyo a Isaac.
6 A los hijos de las concubinas que tenía Abraham, en cambio, les hizo regalos, y estando él vivo todavía, los envió más al este, a los países del oriente, lejos de Isaac.
7 Abraham vivió ciento setenta y cinco años.
8 Abraham murió luego de una feliz ancianidad, cargado de años, y fue a reunirse con sus antepasados.
9 Sus dos hijos, Isaac e Ismael, lo sepultaron en la cueva de Macpelá, que está en el campo de Efrón, hijo de Seor el hitita enfrente de Mambré.
10 Esta era la finca que Abraham había comprado a los hititas, allí fueron sepultados Abraham y su esposa Sara.
11 Después de la muerte de Abraham, Dios bendijo a su hijo Isaac, que se fue a vivir cerca del pozo de Lajay-Roi.
12 Estos son los descendientes de Ismael, hijo de Abraham y de Agar la egipcia, esclava de Sara.
13 Y éstos son los nombres de los hijos de Ismael, y los nombres de sus descendientes: El primogénito es Nebaiot; después vienen Cedar, Ad beel, Mibsam,
14 Masma, Duma, Massa,
15 Hadar, Tema, Jetur, Nafis y Cedma.
16 Estos son los hijos de Ismael y éstos son los nombres de sus pueblos y campamentos. Fueron doce, caudillos de sus respectivas tribus.
17 Ismael vivió ciento treinta y siete años. Luego murió y fue a juntarse con sus antepasados.
18 Sus descendientes permanecieron en la región que se extiende desde Hevilá hasta Sur, frente a Egipto, en dirección a Asur. Se mantienen a distancia de todos sus hermanos.
19 Estas son las memorias de Isaac, hijo de Abraham.
20 Abraham fue padre de Isaac. Cuando Isaac tenía cuarenta años, tomó por esposa a Rebeca, hija de Betuel, el arameo de Paddán Aram, y hermana de Labán el arameo.
Nacimiento de Esaú y Jacob
21 Isaac suplicó a Yavé en favor de su esposa, pues era estéril. Yavé escuchó su oración y Rebeca, su esposa, quedó encinta.
22 Pero como los hijos chocasen entre sí en su seno, ella dijo: «Si esto debe seguir, yo me muero.» Y fue a consultar a Yavé.
23 Yavé le dijo: «Dos naciones hay en tu seno; dos pueblos se separarán desde tus entrañas. Uno será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor.»
24 Llegó el día del nacimiento, y se comprobó que había mellizos en su vientre.
25 El primero que nació era rojizo y tan peludo que parecía un abrigo de pieles, por lo que lo llamaron Esaú.
26 Después salió su hermano, que agarraba con una mano el talón de Esaú, y lo llamaron Jacob.
26 Isaac tenía sesenta años cuando nacieron.
27 Los dos muchachos crecieron. Esaú llegó a ser un experto cazador y un hombre de campo abierto, mientras Jacob era un hombre tranquilo a quien le gustaba estar en la tienda.
28 Isaac quería a Esaú porque le gustaba la caza, pero Rebeca prefería a Jacob.
29 En cierta ocasión estaba Jacob cocinando un guiso, cuando llegó Esaú del campo, muy agotado.
30 Dijo Esaú a Jacob: «Por favor, dame un poco de ese guiso rojizo, pues estoy hambriento» (por eso fue llamado Edom, o sea, rojizo).
31 Jacob le dijo: «Me vendes, pues, ahora mismo tus derechos de primogénito.»
32 Esaú le respondió: «Estoy que me muero, ¿qué me importan mis derechos de primogénito?»
33 Jacob insistió: «Júramelo ahora mismo.» Y lo juró, vendiéndole sus derechos.
34 Jacob entonces dio a su hermano pan y el guiso de lentejas. Esaú comió y bebió, y después se marchó. No hizo mayor caso de sus derechos de primogénito.

**
Comentarios Génesis, capítulo 25
25,1

El autor sigue recordando el parentesco de los israelitas con diversos clanes arameos que eran sus vecinos; con este propósito los hace descendientes de Abraham o de sus parientes, como en 22,20.

Hecho esto, se pasa a los verdaderos herederos de Abraham, es decir, a los que heredaron la promesa y la transmitieron hasta los días de Moisés y de la salida de Egipto.

Estamos acostumbrados a la secuencia: Abraham padre de Isaac, que es padre de Jacob (Mt 1,2), pero este es un ensamblaje artificial. El pueblo de Israel se había formado por la alianza de doce tribus. Entre los antepasados de esas tribus se conservaba el recuerdo de Abraham, de Isaac, de Jacob y también de un cierto Israel. Pronto se fusionó en un solo personaje a Jacob y a Israel. Luego se estableció la filiación de Abraham, Isaac y Jacob.

En realidad Abraham vivió cerca de Hebrón en el siglo 18 antes de nuestra era; Isaac vivió por la misma época o tal vez un poco más tarde en Guerar, más al oeste; Jacob se debe situar en la Palestina central, hacia el siglo 15.

Durante siglos Jacob-Israel ocupó el primer lugar porque las tribus llamadas “de Israel” eran las más importantes y las que guardaban la herencia de Moisés. Más tarde, después de la destrucción del reino de Israel, el pueblo israelita se centró sobre el reino de Juda, más al sur, que conservaba las tradiciones referentes a Abraham. Dado que una buena parte de la Biblia se es cribió durante el tiempo en que dominaba el reino de Israel, no hay que extrañarse de que los isra elitas reivindicaran el nombre y la heren cia de Jacob-Israel. Abraham quedaba en la som bra.
25,19

Parece que Isaac interese sobre todo porque se hizo de él el padre de Jacob. El autor subraya la bendición que recibió Jacob, tomando así el lugar de su hermano que es quien debía heredar. El relato da tres versiones de esta sustitución.
Génesis (Gén) Capítulo 26
Sucesos de la vida de Isaac
1 Hubo hambre en el país —ésta no se debe confundir con la primera hambruna que hubo en tiempos de Abraham—, y fue Isaac a Guerar, hacia Abimelec, rey de los filisteos.
2 Se le apareció Yavé y le dijo: «No bajes a Egipto, quédate en la tierra que yo te diga.
3 Serás forastero en esa tierra, pero yo estaré contigo y te bendeciré. Pues quiero darte a ti y a tus descendientes todas estas tierras, cumpliendo así el juramento que hice a tu padre Abraham.
4 Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y le daré todas esas tierras. Y por tu descendencia serán bendecidas todas las naciones de la tierra,
5 como premio a la obediencia de Abraham, que guardó mis leyes y cumplió mis mandamientos y preceptos.»
6 Isaac, pues, se estableció en Guerar.
7 Cuando la gente de aquel país le preguntaba quién era la mujer que iba con él, les decía: «Es mi hermana.» Porque tenía miedo a decir que era su esposa, para que no lo fueran a matar por causa de Rebeca, que era muy bonita.
8 Llevaba ya bastante tiempo allí, cuando Abimelec, rey de los filisteos, mirando por una ventana, sorprendió a Isaac acariciando a Rebeca.
9 Entonces Abimelec mandó llamar a Isaac y le dijo: «¡No puedes negar que es tu mujer! ¿Por qué has declarado que es tu hermana?» Isaac le contestó: «Es que pensé que por causa de ella me podrían matar.»
10 Abimelec replicó: «¿Qué es lo que nos has hecho? Por poco uno de aquí se acostaba con tu esposa y tú nos cargabas con un delito.»
11 Entonces Abimelec dio la siguiente orden a toda su gente: «El que toque a este hombre o a su esposa, morirá.»
12 Isaac sembró en aquella tierra y cosechó aquel año el ciento por uno. Yavé lo bendijo
13 de manera que se fue enriqueciendo día a día hasta que el hombre llegó a ser muy rico.
14 Tenía rebaños de ovejas, rebaños de vacas y numerosos criados, por lo que los filisteos empezaron a mirarlo con envidia.
15 Los filisteos taparon todos los pozos que habían cavado los servidores de su padre, en tiempos de Abraham, y los llenaron de tierra.
16 Entonces Abimelec dijo a Isaac: «Márchate de aquí, pues ahora eres más poderoso que nosotros.»
17 Isaac partió de allí y acampó en el valle de Guerar, en donde se quedó.
18 Isaac volvió a abrir los pozos que habían sido cavados en tiempos de su padre Abraham, y que habían tapado los filisteos después de la muerte de Abraham, y les puso los mismos nombres que les había puesto su padre.
19 Después los hombres de Isaac hicieron excavaciones en el valle y dieron con una capa de agua.
20 Pero los pastores de Guerar riñeron con los pastores de Isaac diciendo que el agua era de ellos. Por eso, Isaac llamó a ese pozo Esec, ya que se habían peleado por él.
21 Excavaron otro pozo, pero también hubo peleas, por lo que lo llamó Sitna.
22 Se fue de allí a otra parte y mandó cavar otro pozo, y como esta vez nadie se peleó por él, le puso el nombre de Rejobot, pues dijo: «Por fin Yavé nos ha dado campo libre. Ahora sí que podremos prosperar en esta tierra.»
23 De allí subió a Bersebá.
24 Yavé se le apareció aquella misma noche y le dijo: «Yo soy el Dios de tu padre Abraham. No temas, porque yo estoy contigo. Te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia por amor de Abraham, mi servidor.»
25 Levantó allí un altar e invocó el nombre de Yavé. Luego plantó allí mismo su tienda, y sus hombres cavaron un pozo.
26 Abimelec vino desde Guerar a verlo, acompañado de su amigo Ajuzat, y de Ficol, jefe de su ejército.
27 Isaac les dijo: «¿Por qué vienen a visitarme, si son ustedes los que no me quieren y me han expulsado?»
28 Le contestaron: «Hemos visto claramente que Yavé está contigo, y hemos dicho: Prometamos con juramento, nosotros y tú, que viviremos en paz.
29 Y hagamos un pacto: tú no nos harás ningún mal, ya que nosotros no te hemos tocado nada sino que, al contrario, sólo te hicimos bien y te dejamos partir tranquilamente. Tú eres el protegido de Yavé.»
30 Isaac les dio un banquete, y comieron y bebieron.
31 Se levantaron muy temprano y se hicieron juramento unos a otros. Luego Isaac los despidió y se fueron en paz por su camino.
32 Ese mismo día llegaron unos servidores de Isaac a comunicarle que habían abierto un pozo y que habían encontrado agua.
33 El lo llamó Sebá, y de aquí viene que la ciudad se llame Bersebá hasta el día de hoy.
34 Cuando Esaú tenía cuarenta años, tomó por esposa a Judit, hija de Berí el heteo, y a Basemat, hija de Elón, heteo también.
35 Pero ellas amargaron la vida a Isaac y a Rebeca.

**
Comentarios Génesis, capítulo 26
26,1

Isaac casi no interviene en la historia bíblica, y sin embargo a él se refieren la mayoría de los recuerdos de la vida nómada de los antepasados. La vida del nómada transcurre bajo tiendas, y si tiene la suerte de cavar un pozo en el desierto, su nombre no caerá en el olvido.

Esas dos palabras perdurarán en la cultura de Is rael. Las tiendas (y será el nombre de una de sus fiestas más importantes) subrayan el carácter siempre provisorio de la existencia presente: esperamos otro mundo, estable y definitivo. Los pozos aluden a los es fuerzos del hombre para calmar su sed; el agua de pozo, sin embargo, nunca reemplazará el agua viva, la del río o del torrente a la cual aspira: Jn 4.
26,7

Es la misma situación narrada en Gn 12,10 y 20,2.
26,12

Isaac siembra y cosecha. Es un crédito de este antepasado que se atrevió a entrar en la corriente “modernista”. Mientras otros nómadas (tal vez por motivos religiosos como los recabitas mencionados en Jer 35) se negaban a dejar el estilo de vida de sus padres, él se dio cuenta de que el porvenir estaba en el trabajo y en la vida sedentaria, que abren al hombre al dominio sobre los productos de la tierra.
Génesis (Gén) Capítulo 27
Jacob se roba la bendición
1 Siendo Isaac ya anciano, y con sus ojos tan debilitados que no veía nada, llamó a su hijo mayor Esaú. Como le dijera: «¡Hijo mío!», Esaú respondió: «Aquí estoy.»
2 Prosiguió Isaac: «Mira que ya estoy viejo e ignoro el día de mi muerte.
3 Así que toma tus armas, tu arco y las flechas, sal al campo y caza alguna pieza para mí.
4 Luego me preparas un guiso como a mí me gusta y me lo sirves, y yo te daré la bendición antes de que muera.»
5 Rebeca estaba escuchando la conversación de Isaac con Esaú. Cuando éste se fue al campo en busca de caza para su padre,
6 Rebeca dijo a su hijo Jacob: «Acabo de oír a tu padre que hablaba con tu hermano Esaú y le dijo:
7 “Vete a cazar y prepárame un guiso, para que yo lo coma y te pueda bendecir ante Yavé, antes de morirme”.
8 Ahora, pues, hijo, escúchame y haz cuanto te diga.
9 Anda al corral y tráeme dos cabritos de los mejores que haya; con ellos haré un guiso como le gusta a tu padre.
10 Después tú se lo presentas a tu padre para que lo coma y te bendiga antes de su muerte.»
11 Jacob dijo a su madre Rebeca: «Pero mi padre sabe que yo soy lampiño y mi hermano muy velludo.
12 Si me toca se dará cuenta del engaño y recibiré una maldición en lugar de una bendición.»
13 Su madre le replicó: «Tomo para mí la maldición. Pero tú, hijo mío, hazme caso, y ve a buscar lo que te pedí.»
14 Fue, pues, a buscarlo y se lo llevó a su madre, que preparó para su padre uno de sus platos preferidos.
15 Después, tomando las mejores ropas del hijo mayor Esaú, que tenía en casa, vistió con ellas a Jacob, su hijo menor.
16 Con las pieles de los cabritos le cubrió las manos y la parte lampiña del cuello,
17 y luego puso en las manos de Jacob el guiso y el pan que había preparado.
18 Jacob entró donde estaba su padre y le dijo: «¡Padre!» El le preguntó: «Sí, hijo mío. ¿Quién eres?»
19 Y Jacob dijo a su padre: «Soy Esaú, tu primogénito. Ya hice lo que me mandaste. Levántate, siéntate y come la caza que te he traído. Después me bendecirás.»
20 Dijo Isaac: «¡Qué pronto lo has encontrado, hijo!» Contestó Jacob: «Es que Yavé, tu Dios, me ha dado buena suerte.»
21 Isaac le dijo: «Acércate, pues quiero tocarte y comprobar si eres o no mi hijo Esaú.»
21 Jacob se acercó a su padre Isaac,
22 quien lo palpó y dijo: «La voz es la de Jacob, pero las manos son las de Esaú.»
23 Y no lo reconoció, pues sus manos eran velludas como las de su hermano Esaú, y lo bendijo.
24 Volvió a preguntarle: «¿Eres de verdad mi hijo Esaú?» Contestó Jacob: «Sí, yo soy.»
25 Isaac continuó: «Acércame la caza que me has preparado, hijo mío, para que la coma y te dé mi bendición.» Jacob le sirvió y comió. También le ofreció vino, y bebió.
26 Entonces Isaac le dijo: «Acércate y bésame, hijo mío.» 27 Jacob se acercó y le besó. Al sentir Isaac el perfume de su ropa, lo bendijo con estas palabras:
27 «¡Oh!, el olor de mi hijo
27 es el de un campo al que Yavé bendijo.
28 Que Dios te dé el rocío del cielo
28 y la fertilidad de la tierra,
28 y abundancia de trigos y mostos.
29 Que te sirvan los pueblos
29 y las naciones se inclinen ante ti.
29 Sé señor de tus hermanos,
29 que los hijos de tu madre se inclinen ante ti.
29 Sea maldito quien te maldiga,
29 y bendito quien te bendiga.»
30 Apenas Isaac había terminado de bendecirle, y Jacob había salido de la pieza de su padre, cuando llegó Esaú, su hermano, con el producto de su caza.
31 Preparó también el guiso y se lo llevó a su padre, diciendo: «Levántate, padre, y come la caza que tu hijo te ha preparado, de manera que me puedas dar tu bendición.»
32 Pero Isaac le dijo: «¿Y quién eres tú?» Respondió: «Soy Esaú, tu primogénito.»
33 Isaac comenzó a temblar violentamente y dijo: «Pues entonces, ¿quién es el que cazó y me sirvió su caza? Yo comí de todo antes de que tú llegaras y le di mi bendición: ¡sí, él tiene la bendición!»
34 Al oír Esaú las palabras de su padre, se puso a gritar muy amargamente, y dijo a su padre: «Bendíceme también a mí, padre.»
35 Isaac respondió: «Tu hermano ha venido, me ha engañado y se ha tomado tu bendición.»
36 Esaú declaró: «Con razón le dieron el nombre de Jacob, pues me ha suplantado por segunda vez. Primero me quitó los derechos de primogénito, y ahora me ha quitado la bendición.»
36 Esaú preguntó: «¿Y no me has reservado alguna bendición?»
37 Respondió Isaac: «Lo he hecho tu señor y señor de todos tus hermanos. Lo he abastecido de trigo y vino. Después de esto, ¿qué quieres que haga por ti, hijo mío?»
38 Esaú insistió: «¿Acaso no tienes más bendición que ésta? Padre, bendíceme a mí también.» Y Esaú se puso a llorar.
39 Entonces Isaac le respondió:
39 «Mira, vivirás lejos de las tierras fértiles y lejos del rocío del cielo.
40 De tu espada vivirás y a tu hermano servirás; pero cuando así lo quieras, quitarás su yugo de tu cuello.»
Jacob huye a casa de Labán
41 Esaú le tomó odio a Jacob, a causa de la bendición que le había dado su padre, y se decía: «Se acercan ya los días de luto por mi padre, y entonces mataré a mi hermano Jacob.»
42 Contaron a Rebeca las palabras de Esaú, su hijo mayor, y mandó a llamar a Jacob, su hijo menor, al que dijo: «Tu hermano Esaú quiere vengarse de ti y matarte.
43 Por lo tanto, hijo mío, hazme caso y huye ahora mismo a Jarán, a la casa de mi hermano Labán.
44 Te quedarás con él por algún tiempo hasta que se calme el furor de tu hermano.
45 Cuando ya no esté enojado y haya olvidado lo que le has hecho, yo enviaré a buscarte y volverás. Pero no quiero perderlos a ustedes dos en un mismo día.»
46 Rebeca dijo a Isaac: «Estas mujeres hititas me tienen tan aburrida que ya no quiero vivir. Si también Jacob se casa con una mujer de esta tierra, yo me muero.»
Génesis (Gén) Capítulo 28
1 Entonces Isaac llamó a su hijo Jacob, lo bendijo y le dio esta orden: «No te cases con ninguna mujer cananea.
2 Ponte en camino y vete a Padán-Aram, a la casa de Batuel, el padre de tu madre, y elige allí una mujer para ti de entre las hijas de Labán, hermano de tu madre.
3 Que el Dios de las Alturas te bendiga, te multiplique y de ti salgan muchas naciones.
4 Que Dios te conceda la bendición de Abraham, a ti y a tu descendencia, para que te hagas dueño de la tierra en que ahora vives, y que Dios dio a Abraham.»
5 Isaac despidió a Jacob, que se dirigió a Padán-Aram, a la casa de Labán, hijo de Betuel el arameo, hermano de Rebeca.
6 Esaú vio que su padre había bendecido a Jacob y lo enviaba a Padán-Aram para que allí se buscara una mujer. Escuchó también que, después de haberlo bendecido, le había ordenado: «No te cases con ninguna mujer cananea», 7 y que Jacob, obedeciendo a su padre y a su madre, se había ido a Padán-Aram.
8 Comprendió, pues, que las mujeres cananeas no agradaban a su padre Isaac.
9 Se dirigió a Ismael y tomó por esposa, además de las que tenía, a Majalat, hija de Ismael, hijo de Abraham, y hermana de Nebayot.
Sueño de Jacob
10 Jacob dejó Bersebá y se dirigió hacia Jarán.
11 Al llegar a un cierto lugar, se dispuso a pasar allí la noche pues el sol se había ya puesto. Escogió una de las piedras del lugar, la usó de cabecera, y se acostó en ese lugar.
12 Mientras dormía, tuvo un sueño. Vio una escalera que estaba apoyada en la tierra, y que tocaba el cielo con la otra punta, y por ella subían y bajaban ángeles de Dios.
13 Yavé estaba allí a su lado, de pie, y le dijo: «Yo soy Yavé, el Dios de tu padre Abraham y de Isaac. Te daré a ti y a tus descendientes la tierra en que descansas.
14 Tus descendientes serán tan numerosos como el polvo de la tierra y te extenderás por oriente y occidente, por el norte y por el sur. A través de ti y de tus descendientes serán bendecidas todas las naciones de la tierra.
15 Yo estoy contigo; te protegeré a dondequiera que vayas y te haré volver a esta tierra, pues no te abandonaré hasta que no haya cumplido todo lo que te he dicho.»
16 Se despertó Jacob de su sueño y dijo: «Verdaderamente Yavé estaba en este lugar y yo no me di cuenta.»
17 Sintió miedo y dijo: «¡Cuán digno de todo respeto es este lugar! ¡Es nada menos que la Casa de Dios! ¡Esta es la puerta del Cielo!»
18 Se levantó Jacob muy temprano, tomó la piedra que había usado de cabecera, la puso de pie y derramó aceite sobre ella.
19 Y a ese lugar lo llamó Betel, pues anteriormente aquella ciudad era llamada Luz.
20 Entonces Jacob hizo una promesa: «Si Dios me acompaña y me protege durante este viaje que estoy haciendo, si me da pan para comer y ropa para vestirme,
21 y si logro volver sano y salvo a la casa de mi padre, Yavé será mi Dios.
22 Esta piedra que he puesto de pie como un pilar será Casa de Dios y, de todo lo que me des, yo te devolveré la décima parte.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 28
28,10

Jacob parte de Bersebá, al sur de Palestina, en el desierto del Negueb, para dirigirse muy al norte, a Jarán, territorio arameo. Se detiene en Betel, ciudad muy antigua cuyo templo era entonces casi milenario. El relato sin embargo, tal como como sucede también en otros lugares de la Biblia, le atribuye el origen de ese lugar sagrado (16), la consagración de la piedra erigida que se veneraba allí (18), la décima parte que allí se entregaba (22) e incluso el nombre de la ciudad (19)...

Jacob no había caminado hasta ese lugar para buscar a Dios, sino que Dios lo aguardaba allí para recordarle sus promesas y para animarle a luchar hasta que se cumplieran. El pueblo de Dios, cuya historia es a menudo difícil de interpretar, está ligado como Jacob a un designio eterno de Dios y siempre buscará los medios para preparar su realización.
28,17

¡Esta es la puerta del cielo! La mayoría de los personajes de la Biblia no se podría decir que son místicos, sino que más bien se preocupan por sobrevivir o conquistar. De vez en cuando sin embargo resurge en esta historia lo que está en el fondo de la fe, la aspiración a un mundo definitivo. Aquí Jacob está huyendo, pero más tarde correrá tras el éxito; no puede ser el portador de una promesa de Dios sin aspirar, al menos de cuando cuando, a franquear la puerta del cielo. En el Evangelio de Juan (1,51), Jesús recordará que con él comienzan los tiempos nuevos en los que Dios acepta revelar su misterio.
Génesis (Gén) Capítulo 29
Jacob en casa de Labán
1 Jacob, siguiendo su viaje, llegó a la tierra de oriente.
2 En el camino vio un pozo, y cerca de él descansaban tres rebaños de ovejas, pues era en este pozo donde tomaban agua los rebaños. Una gran piedra cubría la boca del pozo.
3 Allí se juntaban todos los pastores, removían la piedra, sacaban agua para los rebaños y volvían a colocar la piedra sobre la boca del pozo.
4 Jacob dijo a los pastores: «Hermanos, ¿de dónde son ustedes?» Contestaron: «Somos de Jarán.»
5 Les preguntó Jacob: «¿Conocen a Labán, el hijo de Najor.» Contestaron: «Sí, lo conocemos.»
6 «¿Está bien?», preguntó aún. Contestaron: «Sí, muy bien. Mira, justamente allí viene su hija Raquel con las ovejas.»
7 Jacob les dijo: «Veo que el sol está todavía alto y que aún no es hora para guardar el ganado, ¿por qué no dan agua a sus ovejas y las llevan a pastar.»
8 Los pastores respondieron: «No podemos hacer eso hasta que no se junten todos los rebaños y se haya sacado la piedra de la boca del pozo. Entonces damos de beber a las ovejas.»
9 Todavía estaba Jacob hablando con ellos, cuando llegó Raquel con las ovejas de su padre, pues era pastora.
10 Apenas Jacob vio a Raquel, hija de Labán, hermano de su madre, se acercó al pozo, movió la piedra de la boca del pozo y dio agua a las ovejas de Labán.
11 Jacob besó a Raquel y estalló en fuerte llanto.
12 Jacob hizo saber a Raquel que era hermano de su padre e hijo de Rebeca, y ella fue corriendo a decírselo a su padre.
13 Apenas supo Labán que Jacob era el hijo de su hermana, corrió a su encuentro, lo abrazó, lo besó, y lo llevó a su casa.
14 Jacob contó a Labán todo lo ocurrido, y Labán le dijo: «En verdad tú eres carne y hueso míos.» Y Jacob se quedó allí con él durante un mes.
Doble casamiento de Jacob
15 Entonces Labán le dijo: «¿Acaso porque eres hermano mío vas a trabajar para mí de balde? Dime cuál va a ser tu salario.»
16 Labán tenía dos hijas: la mayor se llamaba Lía, y la menor Raquel.
17 Lía no tenía brillo en sus ojos, mientras Raquel tenía buena presencia y era linda.
18 Jacob se había enamorado de Raquel, así que le contestó: «Te serviré siete años por Raquel, tu hija menor.»
19 Labán dijo: «Mejor te la doy a ti y no a cualquier otro hombre. Quédate, pues, conmigo.»
20 Jacob trabajó siete años por Raquel, pero la amaba tanto, que los años le parecieron días.
21 Entonces Jacob dijo a Labán: «Dame a mi esposa, pues se ha cumplido el plazo y ahora quiero vivir con ella.»
22 Labán invitó a todos los del lugar y dio un banquete,
23 y por la tarde, tomó a su hija Lía y se la llevó a Jacob, que se acostó con ella.
24 Labán dió a Lía su propia esclava Zilpá, para que fuera sirvienta de ella.
25 Al amanecer, ¿Cómo? ¡Lía! Jacob dijo a Labán: «¿Qué me has hecho? ¿No te he servido por Raquel?
26 ¿Por qué me has engañado?» Labán le respondió: «No se acostumbra por aquí dar la menor antes que la mayor.
27 Deja que se termine la semana de bodas, y te daré también a mi hija menor, pero tendrás que prestarme servicios por otros siete años más.»
28 Jacob lo aceptó, y al terminar la semana de bodas con Lía, Labán le entregó a su hija Raquel.
29 Labán le dio a Raquel a su esclava Bilá como sierva.
30 Jacob se unió también a Raquel, y amó a Raquel más que a Lía. Y se quedó con Labán al que prestó servicios siete años más.
Hijos de Jacob
31 Al ver Yavé que Lía no era querida, le concedió ser fecunda, mientras que Raquel era estéril.
32 Lía quedó embarazada y dio a luz un hijo, al que llamó Rubén, porque decía: «En verdad Yavé ha visto mi aflicción; ahora mi esposo me amará.»
33 De nuevo quedó embarazada, y dio a luz un hijo; entonces dijo: «Yavé ha oído que yo era despreciada y me ha dado todavía otro hijo.» Por eso le puso por nombre Simeón.
34 Volvió a concebir y tuvo otro hijo; y esta vez dijo: «Ahora sí que me querrá mi marido, pues le he dado ya tres hijos.» Por eso lo llamó Leví.
35 Concibió todavía otra vez y dio a luz un hijo. Y exclamó: «Esta vez alabaré a Yavé.» Por eso le puso por nombre Judá, y ya dejó de tener hijos.

**
Comentarios Génesis, capítulo 29
29,15

Jacob es una persona activa y trabajadora, cualidades muy apreciadas siempre en la Biblia. Hace elogios de la valentía y de la audacia, cualidades que deciden un combate, pero educa al pueblo a que no rehuya el trabajo. El presente capítulo muestra cómo Jacob está preparando su destino de patriarca, para lo que necesita mujeres (que son la medida de su riqueza), rebaños (principalmente burros y ovejas) e hijos.

Estos relatos pretenden también recordar la historia antigua de las tribus que se llamarán “hijos de Jacob”. Cuatro de ellas reconocían un origen común, y a esto se debe que se les atribuyera la misma madre, Lía. Otras tres formaban un grupo diferente y se les asigna otra madre, Raquel. Las demás tribus, menos comprometidas, tuvieron que aceptar que sólo eran hijos de las esclavas de Jacob.

En cuanto a los nombres, siempre dan la oportunidad para un retruécano. Se notará la oposición entre Raquel, esposa amada de lindos ojos, y Lía, menos agraciada pero que produce hijos.
Génesis (Gén) Capítulo 30
1 Raquel, viendo que no daba hijos a Jacob, se puso celosa de su hermana y dijo a Jacob: «Dame hijos, porque si no, me muero.»
2 Entonces Jacob se enojó con Raquel y le dijo: «Si Dios te ha negado los hijos, ¿qué puedo hacer yo?»
3 Ella le contestó: «Aquí tienes a mi esclava Bilá. Únete a ella y que dé a luz sobre mis rodillas. Así tendré yo también un hijo por medio de ella.»
4 Le dio, pues, a su esclava Bilá, y Jacob se unió a ella.
5 Bilá quedó embarazada, y dio a Jacob un hijo.
6 Entonces Raquel dijo: «Dios me ha hecho justicia, pues ha oído mi voz y me ha dado un hijo.» Por eso le puso por nombre Dan.
7 Otra vez concibió Bilá, la esclava de Raquel, y dio a Jacob un segundo hijo.
8 Raquel comentó: «Una competición divina: he competido con mi hermana y la he podido.» Por eso lo llamó Neftalí.
9 Viendo Lía que ya no tendría hijos, tomó a su sierva Zelfa y se la dio por mujer a Jacob.
10 Y Zelfa, esclava de Lía, dio un hijo a Jacob.
11 Lía exclamó: «¡Qué suerte!», y le puso por nombre Gad.
12 Zelfa, la sierva de Lía, dio un segundo hijo a Jacob,
13 y dijo Lía: «¡Qué felicidad! Las mujeres me felicitarán.» Y le llamó Aser.
14 En el tiempo de la siega del trigo, salió Rubén y encontró unas mandragoras silvestres en el campo; y se las llevó a su madre Lía. Las vio Raquel y dijo a Lía: «Por favor, dame alguna de esas mandragoras silvestres que ha traído tu hijo.»
15 Le respondió Lía: «¿No te basta con haberme quitado el marido, que ahora quieres llevarte también las mandragoras de mi hijo?» Raquel le dijo: «Muy bien, que duerma contigo esta noche, a cambio de las mandragoras de tu hijo.»
16 Cuando por la tarde llegaba Jacob del campo, Lía salió a su encuentro y le dijo: «Acuéstate conmigo, pues he pagado por ti con las mandragoras de mi hijo.»
17 Aquella noche, pues, durmió Jacob con ella. Dios escuchó las oraciones de Lía, la que concibió y le dio a Jacob el quinto hijo.
18 Dijo Lía: «Dios me ha premiado por haber entregado mi sierva a mi marido.» Le puso por nombre Isacar.
19 De nuevo Lía quedó embarazada, y dio a Jacob el sexto hijo.
20 Y dijo: «Me ha hecho Dios un buen regalo: mi marido dormirá conmigo pues le he dado seis hijos.» Y le llamó Zabulón.
21 Después dio a luz a una niña, y le puso el nombre de Dina.
22 Entonces Dios se acordó de Raquel, oyó sus ruegos y le concedió ser fecunda.
23 Concibió y dio a luz un hijo, y exclamó: «Dios me ha quitado de encima la vergüenza.»
24 Y le puso por nombre José, pues decía: «¡Ojalá Yavé me dé otro hijo!»
Otras leyendas
25 Después de que Raquel hubo dado a luz a José, Jacob dijo a Labán: «Déjame regresar a mi patria y mi tierra.
26 Dame mis esposas y mis hijos, por quienes te he servido, y déjame partir, pues bien sabes con qué fidelidad te he servido.»
27 Labán le contestó: «Hazme un favor. El cielo me hizo ver que Yavé me bendecía gracias a ti.»
28 Y agregó: «Dime cuánto te debo y te lo pagaré.»
29 Jacob respondió: «Tú sabes cómo te he servido, y cómo le fue a tu rebaño conmigo.
30 Poco era lo que tenías antes de que yo llegara aquí; pero después creció enormemente y Yavé te ha bendecido. ¿Cuándo, pues, podré trabajar para mi propia casa?»
31 Dijo Labán: «¿Qué te puedo dar?»
31 Jacob respondió: «No me des nada, pero si haces por mí lo que voy a pedirte, seguiré cuidando tus rebaños.
32 Hoy voy a revisar tus rebaños y pondré aparte todos los corderos negros, y también todos los cabritos manchados y rayados, y éste será mi salario.
33 Comprobarás mi honradez el día de mañana cuando quieras verificar personalmente lo que me llevo. Todo lo que no sea manchado o rayado entre las cabras, ni negro entre los corderos, será considerado como un robo de mi parte.»
34 Dijo Labán: «Está bien, sea como tú dices.»
35 Ese mismo día Labán puso aparte todos los cabritos rayados o con manchas, y a cuanto cordero había con color negro, y se los dio a sus hijos,
36 y los mandó lejos de Jacob, a una distancia de tres días. Y Jacob se quedó cuidando el resto del rebaño de Labán.
37 Jacob se buscó entonces unas ramas verdes de chopo, almendro y plátano. Peló la corteza de las ramas haciendo franjas que dejaban al descubierto el blanco de la madera.
38 Después las colocó ante las pilas y abrevaderos, justo delante de esas que al beber entraban en celo.
39 Y las que se apareaban frente a las varas parían después crías rayadas, moteadas y manchadas.
40 Entonces Jacob separaba los corderos. (En una palabra, hacía que las ovejas del rebaño de Labán miraran todo lo que tenía rayas o era negro.) Así se formó rebaños que le pertenecían y que apartaba de los de Labán.
41 Cada vez que entraban en celo las ovejas más robustas, Jacob volvía a poner en las pilas y abrevaderos las varas, a la vista de las ovejas, para que se apa rearan ante ellas.
42 Pero si las ovejas eran débiles, no ponía las varas. Así las débiles quedaban para Labán, y las robustas eran para Jacob.
43 Y el hombre se hizo muy rico, pues tenía grandes rebaños, muchos servidores y sirvientas, camellos y burros.
Génesis (Gén) Capítulo 31
Jacob vuelve a su país
1 Supo Jacob lo que los hijos de Labán andaban diciendo: «Jacob se ha apoderado de todo lo de nuestro padre, y con lo de nuestro padre ha hecho toda esa fortuna.»
2 Y se dio cuenta Jacob de que Labán no lo miraba en la misma forma que antes.
3 Entonces Yavé dijo a Jacob: «Regresa a tu patria, a la tierra de tus padres, pues yo estaré contigo.»
4 Jacob mandó a llamar a sus esposas Lía y Raquel, las que vinieron al campo, donde estaba el rebaño
5 y les dijo: «Veo que el padre de ustedes no me mira con buenos ojos como antes, pero el Dios de mi padre ha estado conmigo.
6 Ustedes saben muy bien que he servido a su padre con todas mis fuerzas,
7 y que él se ha burlado de mí, cambiándome diez veces mi salario. Pero Dios no le ha permitido que me perjudicara.
8 Cuando él decía: «Las crías manchadas serán para ti», todas las ovejas parían corderitos manchados. Y si decía: «Las rayadas serán tu sueldo», todo el rebaño tenía corderitos rayados.
9 De esta manera ha ido Dios quitándole el rebaño a vuestro padre para dármelo a mí.
10 Pues me ocurrió una vez, cuando era el tiempo en que entraban en celo las ovejas, que alcé los ojos y vi entre sueños que los machos que cubrían a las hembras eran rayados, manchados y de varios colores.
11 Y el Angel de Dios me dijo en sueños: «¡Jacob!» Yo respondí: «Aquí estoy.»
12 Y añadió: «Fíjate bien cómo los machos que cubren a las hembras son rayados, manchados y moteados. Esto es así porque he visto todas las cosas que Labán ha hecho contigo.
13 Yo soy el Dios de Betel, en donde derramaste aceite sobre una piedra y me hiciste un juramento. Ahora, levántate y vuélvete a la tierra en que naciste.»
14 Respondieron Raquel y Lía: «¿Acaso tenemos que ver algo todavía con la casa de nuestro padre, o somos aún sus herederas?
15 ¿No hemos sido tratadas como extrañas después que nos vendió y se comió nuestra plata?
16 Pero Dios ha tomado las riquezas de nuestro padre y nos las ha dado a nosotras y a nuestros hijos. Haz, pues, todo lo que Dios te ha dicho.»
17 Se levantó Jacob e hizo montar en camellos a sus mujeres e hijos.
18 Y se llevó todos sus rebaños y todos los bienes que había adquirido en Padán-Aram, volviendo donde su padre Isaac, a Canaán.
19 Aprovechando que Labán había salido a esquilar su rebaño, Raquel robó los ídolos familiares que su padre tenía en casa.
20 Jacob actuó a escondidas de Labán, y no le avisó nada sobre su partida.
21 Tomó, pues, todo lo que poseía, y emprendió la huida. Atravesó el río Eufrates y se dirigió a las montañas de Galaad.
22 Al tercer día avisaron a Labán de que Jacob había huido.
23 Se hizo acompañar por los de su tribu y, durante siete días, lo persiguió, hasta que lo alcanzó en la montaña de Galaad.
24 Pero Dios se acercó a Labán el arameo en un sueño, y le dijo: «Cuídate de no discutir con Jacob, bien sea con amenazas o sin violencia.»
25 Labán alcanzó a Jacob. Como éste ya había levantado sus tiendas en el cerro de Mispa, Labán instaló las suyas en el de Galaad.
26 Labán dijo a Jacob: «¿Qué me has hecho? Me has engañado, y te has llevado a mis hijas como si fueran prisioneras de guerra.
27 ¿Por qué has huido en secreto engañándome? ¿Por qué no me avisaste? Yo habría hecho una fiesta para despedirte, con cantos y cítras y tambores.
28 Ni siquiera me has dejado besar a mis hijos y a mis hijas. Te has portado como un tonto.
29 Yo podría hacerte mal, pero el Dios de tu padre me dijo anoche: «Cuídate de no discutir con Jacob, bien sea con amenazas o sin violencia.»
30 Pero si te has ido porque echabas de menos la casa de tu padre, ¿por qué me has robado mis dioses?»
31 Respondió Jacob a Labán: «Yo tuve miedo a que me quitaras tus hijas.
32 Pero eso sí, al que descubras que tiene en su poder tus dioses, ése morirá. En presencia de nuestros hermanos, revisa todo lo que yo tengo, y si reconoces algo tuyo, llévatelo.» Pero Jacob ignoraba que Raquel había robado los ídolos.
33 Entró Labán en la tienda de Jacob, después en la de Lía y en las de las dos criadas, pero no encontró nada. A continuación, entró en la tienda de Raquel,
34 pero Raquel había tomado los ídolos familiares y colocándolos debajo de la montura del camello se sentó encima mientras Labán registraba toda su tienda y no encontraba nada.
35 Entonces ella, dirigiéndose a su padre le dijo: «Perdone, mi señor, si no me pongo de pie ante su presencia, pero me sucede lo que le pasa a las mujeres.» Registró, pues, y no encontró los ídolos.
36 Entonces Jacob se enojó y reprochó a Labán: «¿Cuál es mi delito? ¿Cuál ha sido mi pecado, para que así me persigas?
37 Después de revisar todas mis cosas, ¿qué objeto de tu casa has encontrado? Colócalo aquí, a la vista de tu familia y de la mía, y que ellos sean jueces entre nosotros dos.
38 En veinte años que llevo contigo, tus ovejas y tus cabras no han malparido, y nunca he comido ni un cordero de tus rebaños.
39 Los animales destrozados por las fieras, no te los traía, sino que yo mismo los reemplazaba, y tú me exigías lo que había sido robado de noche o de día.
40 De día me consumía el calor, de noche el frío, y no conciliaba el sueño.
41 Ya llevo veinte años en tu casa. Catorce te serví por tus dos hijas y seis por tus rebaños, y tú has cambiado mi salario diez veces.
42 Si el Dios de mi padre, el Dios de Abraham y Dios Terrible de Isaac, no me hubiera asistido, con toda seguridad que tú me habrías despedido con las manos vacías. Pero Dios ha visto mis pruebas y el trabajo de mis manos y por eso anoche pronunció su sentencia.»
43 Respondió Labán a Jacob: «Estas hijas son mis hijas y estos hijos son mis hijos, el ganado también es mío y todo cuanto ves es mío. ¿Cómo podría yo querer mal a mis hijas y a sus hijos?
44 Ven, hagamos un pacto entre los dos, y que quede una prueba de ello.»
45 Jacob tomó una piedra y la puso de pie. Y dijo a los de su familia: «Recojan piedras.»
46 Todos se pusieron a juntar piedras, hicieron con ellas un montón, y luego comieron sobre él.
47 Labán lo llamó Yegar-Saaduta, pero Jacob lo llamó Galed.
48 Labán dijo: «Este montón de piedras va a quedar aquí como una prueba del acuerdo entre tú y yo.»
49 Por esto se llamó Galed, y también Mispá, porque dijo: «Que Yavé se fije en nosotros cuando nos hayamos separado.
50 Si tratas mal a mis hijas o si tomas otras mujeres fuera de ellas, no serán los hombres los que te juzguen, sino Dios que es testigo de nuestro pacto.»
51 Labán añadió dirigiéndose a Jacob: «Mira este montón y esta piedra que he levantado entre nosotros dos:
52 ellos serán testigos de que yo no pasaré más allá hacia ti para hacerte daño, ni tú pasarás más acá hacia mí para causarme mal.
53 El Dios de Abraham, y el Dios de Najor sea juez entre nosotros.»
54 Entonces Jacob juró por el Dios Terrible de su padre Isaac. Jacob ofreció un sacrificio en el monte y convidó a comer a todos sus hermanos. Comieron y pasaron la noche en el monte.
Génesis (Gén) Capítulo 32
1 Labán se levantó muy temprano, besó a sus hijos y a sus hijas, los bendijo y se fue. Así volvió Labán a su lugar.
2 Jacob, por su parte, siguió su camino y le salieron al encuentro Angeles de Dios.
3 Al verlos dijo Jacob: «Este es un campamento de Dios», y por eso llamó a aquel lugar Majanaim.
Jacob lucha con Dios
4 Jacob mandó a avisar de su llegada a su hermano Esaú, en Seír, en los campos de Edom;
5 los mensajeros recibieron las instrucciones siguientes: «Digan a mi señor, a Esaú, de parte de su servidor Jacob: He vivido con Labán y con él he permanecido hasta hoy.
6 He adquirido bueyes, burros, rebaños, mozos y sirvientas. Y ahora quiero avisarte, esperando que me recibirás bien.»
7 Volvieron los mensajeros y dijeron a Jacob: «Hemos estado con tu hermano Esaú, y él mismo viene ahora a tu encuentro con cuatrocientos hombres.»
8 Jacob se llenó de miedo y se desesperó. Dividió en dos campamentos a la gente que estaba con él, y lo mismo hizo con el ganado, las ovejas y los camellos,
9 pues pensaba: «Si Esaú ataca a un campamento, el otro podrá salvarse.»
10 Luego oró así: «Yavé, Dios de mi padre Abraham y Dios de mi padre Isaac, tú me dijiste: Vuelve a tu patria, a la tierra de tus padres que yo seré bueno contigo.
11 Yo no soy digno de todos los favores que me has hecho, ni de la gran bondad que has tenido conmigo. Porque al partir, cuando atravesé el Jordán, no tenía más que mi bastón. Pero ahora, al volver, tengo suficiente como para hacer dos campamentos.
12 Líbrame de las manos de mi hermano, de las manos de Esaú; no sea que que venga y mate a todos, a la madre con sus hijos.
13 Pero eres tú quien me dijo: Te colmaré de bienes y tu descendencia será como la arena del mar, que nadie puede contar.»
14 Y pasó allí aquella noche.
14 Echó mano a lo que traía consigo para enviar un regalo a su hermano Esaú:
15 doscientas cabras y veinte machos cabríos, doscientas ovejas y veinte carneros,
16 treinta camellas paridas con sus crías, cuarenta vacas y diez toros, veinte mulas y diez burros.
17 Luego los dividió en varios grupos y confió cada uno de ellos a un servidor, con esta orden: «Vayan delante de mí, y mantengan cierta distancia entre un grupo y otro.»
18 Al del primer grupo le recomendó: «Cuando te encuentre mi hermano Esaú y te pregunte quién eres, a dónde vas, y de quién es el rebaño que vas guiando,
19 le contestarás: «Todo pertenece a tu siervo Jacob, y todo es un regalo que él envía a mi señor Esaú. El mismo viene detrás de nosotros.»
20 Jacob dio las mismas instrucciones al segundo, al tercero y a todos los demás que guiaban los rebaños. Y les dijo:
21 «Así han de hablar a Esaú cuando lo encuentren.» Y también le dirán: «Tu siervo Jacob ya viene detrás de nosotros.»
21 Pues Jacob pensaba: «Lo aplacaré con los regalos que le envío delante, y cuando después me encuentre frente a él, quizá me reciba sin enojo.»
22 Envió, pues, los regalos por delante, y él se quedó aquella noche en el campamento.
23 Aquella misma noche Jacob se levantó, tomó a sus dos esposas, a sus dos sirvientas y a sus once hijos, y los hizo cruzar el vado de Yaboc.
24 A todos los hizo pasar al otro lado del torrente, y también hizo pasar todo lo que traía con él.
25 Y Jacob se quedó solo.
25 Entonces alguien luchó con él hasta el amanecer.
26 Este, viendo que no lo podía vencer, tocó a Jacob en la ingle, y se dislocó la cadera de Jacob mientras luchaba con él.
27 El otro le dijo: «Déjame ir, pues ya está amaneciendo.» Y él le contestó: «No te dejaré marchar hasta que no me des tu bendición.»
28 El otro, pues, le preguntó: «¿Cómo te llamas?» El respondió: «Jacob.»
29 Y el otro le dijo: «En adelante ya no te llamarás Jacob, sino Israel, o sea Fuerza de Dios, porque has luchado con Dios y con los hombres y has salido vencedor.»
30 Entonces Jacob le hizo la pregunta: «Dame a conocer tu nombre» Él le contestó: «¿Mi nombre? ¿Para qué esta pregunta?» Y allí mismo lo bendijo.
31 Jacob llamó a aquel lugar Panuel, o sea Cara de Dios, pues dijo: «He visto a Dios cara a cara y aún estoy vivo.»
32 El sol empezaba a dar fuerte cuando cruzó Penuel, y él iba cojeando a causa de su cadera.
33 Por esta razón los hijos de Israel no comen, hasta el día de hoy, el nervio del muslo, porque tocó a Jacob en la ingle, sobre el nervio del muslo.

**
Comentarios Génesis, capítulo 32
32,4

Jacob regresa a su tierra consciente de que el reencuentro con su hermano Esaú será muy riesgoso. Y es en ese contexto que se sitúa su lucha con Dios. No hay que tener miedo de examinar cómo fue compuesta esta página, que no es una página de historia en el sentido moderno del término, lo que no quita que sea muy hermosa, verdadera y profunda.

Se dice que Jacob llamó a aquel lugar Penuel (Cara de Dios). En realidad se llamaba así desde tiempos más antiguos; era un vado del Arnón y su travesía implicaba bastante riesgo, razón por la cual los transeúntes se detenían y hacían una ofrenda al Dios de Penuel. Las tradiciones mantenían que Jacob había sido corregido antes de entrar en la tierra prometida, tal vez porque se había enriquecido de manera poco correcta (Os 12,3-7), y la misma palabra “corregir” se asemejaba bastante a la palabra “Israel” (véase 32,29); tal vez de ahí procedía el sobrenombre. Y si Jacob-Israel cojeaba de la cadera, bien podía ser a causa de un castigo.

El autor pues se apoyó en antiguas tradiciones que sólo ahora podemos adivinar, pero también vio con horizontes mucho más amplios. Jacob forzó el destino, pero tras haber luchado y vencido está al borde del desastre. En ese momento, en que tal vez va a perderlo todo, se acuerda de que es el portador de las promesas del Dios de su padre y se dirige a él.

Su oración no es sólo un grito de auxilio sino también una lucha que forzaría a Dios a cumplir su promesa: No te dejaré marchar hasta que me des tu bendición. Dios elige ser el más débil y le da la bendición.

¿Quién ha vencido? “Entrar en la Tierra” es algo imposible para quien se cree fuerte y seguro de los propios caminos. Sea cual sea el golpe o el percance o la crisis que toque atravesar, siempre nos deja heridos y como extranjeros en este mundo: Jacob entra cojeando en la Tierra Prometida.

Es esta una de las grandes figuras de la oración cristiana. Uno de sus aspectos principales es la aceptación de la voluntad divina, y también lo será, en ciertos momentos, esa fe que cree todo y que lucha (Rom 15,30) hasta pedir el milagro. Puede parecer una contradicción, pero es la condición para que se establezca el matrimonio perfecto entre Dios y nosotros.
Génesis (Gén) Capítulo 33
Encuentro de Esaú y Jacob
1 En cierto momento Jacob levantó la vista y, viendo que se acercaba Ésaú con los cuatrocientos hombres, distribuyó a los hijos entre Lía, Raquel y las dos siervas.
2 Situó a las dos siervas con sus hijos por delante; detrás colocó a Lía con sus hijos, después a Raquel y a José.
3 El mismo pasó delante de todos, y se inclinó siete veces hasta el suelo antes de alcanzar a su hermano.
4 Esaú corrió al encuentro de su hermano y lo abrazó; echándose sobre su cuello lo besó, y los dos rompieron a llorar.
5 Levantó después la vista, y al ver a las mujeres y a sus hijos preguntó: «¿Qué tienen que ver todos estos contigo?» Jacob le respondió: «Son los hijos que Dios ha dado a tu siervo.»
6 Entonces se acercaron las siervas de Jacob con sus hijos, e hicieron profunda reverencia;
7 se acercó también Lía con sus hijos, y se postraron; por último se acercaron José y Raquel y se postraron.
8 Le preguntó Esaú: «¿Qué significan todos aquellos grupos con los que me he encontrado?» Respondió Jacob: «Esos eran para ganarme tu favor.»
9 Le dijo Esaú: «Hermano, yo tengo de todo, guarda lo que es tuyo.»
10 Pero Jacob contestó: «No, por favor. Si realmente me quieres, acepta el regalo que te ofrezco, pues me he presentado ante ti como ante Dios, y tú me has acogido.
11 Acepta, pues, el regalo que te he traído, ya que Dios me ha favorecido, y tengo de todo.» Jacob insistió tanto, que Esaú aceptó.
12 «Vamos —dijo después Esaú—, pongámonos en marcha, que yo iré delante de ti.»
13 Jacob le dijo: «Mi señor sabe bien que los niños son delicados, y tengo ovejas y vacas paridas, que si las hago andar muy apuradas, en un solo día todo el ganado menor morirá.
14 Vaya mi señor delante de su siervo, y yo caminaré con calma al paso del ganado que viene detrás de mí y al paso de los niños, hasta que nos encontremos en Seír.»
15 Respondió Esaú: «Por lo menos acepta que se queden contigo algunos de los hombres que me acompañan.». Jacob replicó: «No es necesario si tengo paz contigo.»
16 Aquel mismo día regresó Esaú a Seír,
17 y Jacob se dirigió a Sucot, donde se construyó una casa e hizo chozas para sus rebaños; a esto se debió que aquel lugar fuese llamado Sucot (o sea, chozas).
18 Regresando de Padán-Aram, Jacob llegó sano y salvo a la ciudad de Siquem, en el país de Canaán, y acampó frente a la ciudad.
19 Compró por cien monedas de plata a los hijos de Hamor, que era padre de Siquem, el pedazo de tierra en que había instalado sus tiendas.
20 Allí construyó un altar, llamando a este lugar: «El, el Dios de Israel.»
Génesis (Gén) Capítulo 34
Rapto de Dina, hija de Jacob
1 Dina, la hija que Lía dio a Jacob, salió un día a visitar a las mujeres de aquel país.
2 La vio Siquem, hijo de Hamor el jeveo, príncipe de aquella tierra, y la tomó; se acostó con ella y la violó.
3 Pero se quedó prendado de Dina, hija de Jacob, se enamoró de la joven y cortejó a la muchacha.
4 Entonces Siquem dijo a su padre Hamor: «Toma para mí a esa joven.»
5 Jacob se enteró de que su hija Dina había sido deshonrada, pero como sus hijos estaban en el campo con su rebaño, no dijo nada hasta que regresaron.
6 Hamor, padre de Siquem, vino a hablar con Jacob.
7 Cuando los hijos de Jacob volvieron del campo, se enteraron de lo que había pasado. Estos hombres se enojaron muchísimo porque se había cometido una infamia en Israel; alguien había abusado de la hija de Jacob, cosa que no debe hacerse.
8 Hamor habló con ellos y les dijo: «Siquem, mi hijo, está enamorado de la hermana de ustedes. Les ruego que se la den por esposa.
9 Sean nuestros parientes, dennos sus hijas, y tomen las nuestras.
10 Quédense a vivir con nosotros, pues todo el territorio está a disposición de ustedes; habiten en él, muévanse libremente y adquieran propiedades en él.»
11 Siquem dijo al padre y a los hermanos de Dina: «Les ruego que me perdonen. Yo les daré todo lo que ustedes me pidan.
12 Impónganme un precio y regalos de valor, y yo les pagaré lo que quieran, pero denme a la muchacha por esposa.»
13 Los hijos de Jacob respondieron a Siquem y a su padre Hamor. Les hablaron con engaño, porque Siquem había deshonrado a Dina, su hermana, y les dijeron:
14 «No podemos dar nuestra hermana a un hombre incircunciso, pues entre nosotros eso es una vergüenza.
15 Daremos nuestro consentimiento con una sola condición: que se hagan iguales a nosotros, y circunciden a todos los varones que hay entre ustedes.
16 Entonces daremos a nuestras hijas y tomaremos las de ustedes, viviremos con ustedes y con ustedes formaremos un solo pueblo.
17 Pero si no nos hacen caso y no se circuncidan, tomaremos a nuestra hermana y nos iremos.»
18 Estas palabras agradaron a Hamor y Siquem, su hijo.
19 El joven no tardó en hacer lo que se le pedía, porque estaba enamorado de la hija de Jacob; además, Siquem era el de más prestigio e influencia en la familia de su padre.
20 Hamor y su hijo Siquem fueron a la puerta de su ciudad y hablaron a sus conciudadanos, reunidos allí.
21 Les dijeron: «Estos hombres son gente pacífica. Dejemos que se establezcan aquí y se muevan libremente por nuestra tierra. Nuestro país es extenso, y hay mucho lugar para ellos. Nosotros nos casaremos con sus hijas y les daremos las nuestras como esposas a ellos,
22 pero ellos ponen una condición para quedarse con nosotros y formar un solo pueblo, y es que todos los varones nos hagamos circuncidar, tal como lo hacen ellos.
23 Si aceptamos, sus rebaños, sus posesiones, sus animales y todo lo que tienen, será de nosotros. Hagamos, pues, lo que nos piden y que vivan entre nosotros.»
24 Todos los que salían por la puerta de la ciudad se dejaron convencer por Hamor y su hijo Siquem, y todos los varones de la ciudad se hicieron circuncidar.
25 Al tercer día, cuando estaban más doloridos, dos hijos de Jacob, Simeón y Leví, hermanos de Dina, agarraron sus espadas, entraron en la ciudad sin peligro y mataron a todos los varones.
26 Mataron a Hamor y a su hijo Siquem, y tomando a Dina de la casa de Siquem, se fueron.
27 Los demás hijos de Jacob pasaron sobre los muertos y saquearon la ciudad.
28 Se apoderaron de sus vacas, ovejas, burros y de todo lo que había en la ciudad o en el campo.
29 Se llevaron como botín todas las riquezas, a las mujeres y a los niños, y saquearon todo lo que encontraron dentro de las casas.
30 Dijo entonces Jacob a Simeón y a Leví: «Me han dejado en mala situación, y por culpa de ustedes me odiarán los cananeos y los fereceos que ocupan el país. Yo sólo tengo unos pocos hombres, y si ellos se unen para atacarme, me exterminarán junto con toda mi gente.»
31 Pero ellos respondieron: «¿Ibamos a dejar que nuestra hermana fuera tratada como una prostituta?»
Génesis (Gén) Capítulo 35
Jacob en Betel
1 Dios dijo a Jacob: «Ponte en camino, sube a Betel. Allí te establecerás y levantarás un altar al Dios que se te apareció cuando ibas huyendo de tu hermano Esaú.»
2 Llamó Jacob a toda su familia y a los que estaban con él y les ordenó: «Arrojen lejos a los dioses extranjeros que tienen con ustedes. Purifíquense y cámbiense la ropa.
3 Después subiremos a Betel. Allí edificaré un altar al Dios que me oyó el día de mi angustia y que me acompañó durante mi viaje.»
4 Entregaron a Jacob todos los dioses extraños que tenían consigo, así como los aros de las orejas, y Jacob los enterró bajo una encina que hay junto a Siquem;
5 luego levantaron el campamento. Un pánico se apoderó de los habitantes de las ciudades vecinas, de tal manera que nadie se atrevió a perseguirlos.
6 Jacob llegó con toda su gente a Luz, que está en territorio cananeo y que ahora se llama Betel;
7 levantó allí un altar y llamó al lugar «El-Betel», porque allí fue donde se le había aparecido Dios, cuando iba huyendo de su hermano.
8 Por ese mismo entonces murió Débora, la nodriza de Rebeca, y fue sepultada cerca de Betel, bajo la encina que después se llamó Bacut (o sea, Llanto).
9 Dios se apareció de nuevo a Jacob cuando regresaba de Padán-Aram y lo bendijo,
10 diciendo: «Tu nombre es Jacob, pero desde ahora no te llamarás más Jacob, sino que tu nombre será Israel.» Así, pues, le puso por nombre Israel.
11 Y agregó: «Yo soy el Dios de las Alturas; sé fecundo y multiplícate. Una nación, o mejor, un grupo de naciones nacerá de ti, y reyes saldrán de tu linaje.
12 Te daré la tierra que di a Abraham e Isaac, y la daré a tus descendientes después de ti.»
13 Después Dios se alejó.
14 Jacob puso de pie una piedra commemorativa en el lugar en que había hablado con Dios, y derramó sobre ella vino y aceite.
15 Jacob llamó Betel al lugar en que había hablado con Dios.
16 Partieron de Betel, y faltando ya poco para llegar a Efratá, Raquel dio a luz. Tuvo un parto muy difícil,
17 y cuando sus dolores eran más intensos, la partera le dijo: «Animo, que éste es también un hijo.»
18 Y dando el último suspiro, pues se estaba muriendo, lo llamó Ben-Oní (o sea, hijo de mi dolor), pero su padre le dio el nombre de Benjamín.
19 Así es como murió Raquel y fue sepultada en el camino de Efratá (que es Belén).
20 Jacob puso una piedra de pie sobre su tumba, es la Piedra de la Tumba de Raquel que se ve hoy todavía.
21 Partió después Israel y levantó sus tiendas más allá de Migdal-Eder.
22 Mientras Israel moraba en aquella tierra, ocurrió que Rubén se acostó con Bilá, concubina de su padre, e Israel llegó a saberlo.
Los doce hijos de Jacob
22 Jacob tuvo doce hijos:
23 Hijos de Lía: Rubén, el primogénito de Jacob, Simeón, Leví, Judá, Isacar y Zabulón.
24 Hijos de Raquel: José y Benjamín.
25 Hijos de Bilá, la sirvienta de Raquel: Dan y Neftalí.
26 Hijos de Zelfa, la sirvienta de Lía: Gad y Aser.
26 Estos fueron los hijos de Jacob, que nacieron en Padán-Aram.
27 Volvió Jacob a la casa de su padre Isaac, a Mambré, junto a Quiryat-Arbe (es decir, Hebrón), donde Abraham e Isaac habían vivido como forasteros.
28 Isaac vivió ciento ochenta años;
29 murió muy anciano y fue a reunirse con sus antepasados. Lo sepultaron sus hijos Esaú y Jacob.

**
Comentarios Génesis, capítulo 35
35,1

¿Será tal vez la palabra de Dios a Jacob para que levantase un altar en Betel? En tal caso sería otra versión del episodio narrado en Gén 28,16. También podría ser la huida de Jacob después de la masacre del capítulo precedente (34,30 y 35,5). Aun cuando se trate de una huida, Jacob ahora quiere que su clan se haga digno de las promesas que le habían sido confirmadas. Deberán desprenderse de los ídolos, no sólo porque son ídolos (que en realidad casi no preocupó a los israelitas hasta bastante tiempo después de Moisés) sino porque pertenecían a extranjeros con los que no se comparte el mismo Dios.
35,22

Véanse las notas en 25,1 et 31,1.
Génesis (Gén) Capítulo 36
Esaú, padre de los edomitas
1 Estos fueron los descendientes de Esaú, o sea Edom. Esaú tomó por esposas a mujeres cananeas:
2 a Ada, hija de Helón el hitita, a Olibama, hija de Aná, hijo de Sebeón el jorita,
3 y a Basemat, hija de Ismael y hermana de Nébayot.
4 Ada le dio a luz a Elifaz, Basemat fue madre de Rahuel,
5 y Olibama tuvo a Jehús, a Ihelón y a Coré. Estos son los hijos que le nacieron a Esaú en Canaán.
6 Tomó después Esaú a sus esposas, a sus hijos e hijas, a todos los miembros de su familia, los rebaños, todos los animales y todos los bienes que había logrado en la tierra de Canaán, y se fue a la tierra de Seír, lejos de su hermano Jacob,
7 porque los dos eran muy ricos y no podían vivir juntos, ya que no cabían sus rebaños en la tierra que habitaban.
8 Fue así que Esaú se ubicó en los montes de Seír. Esaú es Edom.
9 Estos son los descendientes de Esaú, padre de los edomitas, que viven en la región montañosa de Seír. Y éstos son los nombres de los hijos de Esaú:
10 Elifaz, hijo de Ada, esposa de Esaú, y Rahuel, hijo de Basemat, mujer también de Esaú.
11 Los hijos de Elifaz fueron: Timna, Omar, Sefo, Gatam y Cenez.
12 Elifaz, hijo de Esaú, tenía también a Timna como concubina, y le dio a luz a Amalec. Estos son los descendientes de Ada, esposa de Esaú.
13 Estos son los hijos de Rahuel: Najat, Zaraj, Samma y Meza. Estos son los descendientes de Basemat, esposa de Esaú.
14 Y los hijos de Olibama, esposa de Esaú, hija de Aná, hijo de Sebeón, fueron éstos: Jehús, Ihelón y Coré.
15 Estos son los jefes de los hijos de Esaú.
15 De los hijos de Elifaz, primogénito de Esaú: el jefe Temán, el jefe Omar, el jefe Sefo, el jefe Cenez,
16 el jefe Coré, el jefe Gatam, el jefe Amalec. Estos son los jefes de Elifaz en la tierra de Edom. Estos son descendientes de Ada.
17 Y éstos son los hijos de Rahuel, hijo de Esaú: Mahat, Zara, Samma, Meza. Estos son los jefes de Rahuel en la tierra de Edom, y son los descendientes de Basemat, esposa de Esaú.
18 Los hijos de Olibama, esposa de Esaú, son: Jehús, Ihelón, Coré. Estos son los jefes de Olibama, hija de Aná, esposa de Esaú.
19 Estos son los hijos de Esaú y éstos sus jefes. Esaú es Edom.
20 Estos son los hijos de Seír, el jorita, que habitaban en aquella tierra: Lotán, Sebal, Sebeón, Aná,
21 Disón, Eser y Disán. Estos son los jefes de los joritas, hijos de Seír, en el país de Edom.
22 Los hijos de Lotán fueron: Hori y Hemán. Tamna era hermana de este mismo Lotán.
23 Los hijos de Sebal fueron: Alván y Manahat, Ebal, Sefe y Onam.
24 Y los hijos de Sebeón: Aia y Aná. Este Aná es el que descubrió las aguas termales en el desierto, mientras andaba pastoreando los burros de su padre Sebeón.
25 Estos son los hijos de Aná: Disón y Olibama, hija de Aná.
26 Estos son los hijos de Disón: Hamdam, Esebán, Jetrán y Caram.
27 Los hijos de Eser fueron: Balaán, Zaván y Acán.
28 Y los hijos de Disán: Hus y Aram.
29 Estos son los jefes joritas: el jefe Lotán, el jefe Sebal, el jefe Sibón, el jefe Aná, el jefe Disón, el jefe Eser, el jefe Disán.
30 Estos son los jefes joritas, y éstas son sus tribus, en el país de Seír.
31 Estos son los reyes que reinaron en Edom, antes de que hubiera reyes en Israel.
32 En Edom reinó Bela, hijo de Beor, y el nombre de su ciudad era Dinaba.
33 A la muerte de Bela reinó en su lugar Jobab, hijo de Zara, natural de Bosra.
34 Jobab murió y reinó en su lugar Husam, de la tierra de los temanitas.
35 Murió Husam y reinó en su lugar Hadad, hijo de Badad, el cual derrotó a Madián en los campos de Moab. El nombre de su ciudad era Avit.
36 Murió Hadad y le sucedió en el reino Semla de Masreca.
37 Murió Semla y reinó en su lugar Saúl, de Rejobot del río.
38 A la muerte de Saúl subió al trono Balanán, hijo de Acober.
39 Murió Balanán y ocupó el reino Adar, cuya ciudad se llamaba Fau, y su mujer, Metable, hija de Matred, hija de Mezaab.
40 Estos son los nombres de los jefes de Esaú, y son los nombres de sus familias y territorios: el jefe Timna, el jefe Alva, el jefe Jefet,
41 el jefe Olibama, el jefe Eta, el jefe Finón,
42 el jefe Cenez, el jefe Temán, el jefe Mabaar,
43 el jefe Magdiel, el jefe Iram. Estos son los jefes de Edom, y éstos son los nombres de sus clanes y de las tierras que ocupan. Esaú es el padre de los edomitas.
Génesis (Gén) Capítulo 37
1 Jacob, por su parte, se estableció en Canaán, país donde había vivido su padre.
HISTORIA DE JOSÉ
José y sus hermanos
2 Esta es la historia de la familia de Jacob. A los diecisiete años, José se dedicaba a cuidar ovejas. Siendo todavía un adolescente, ayudaba a los hijos de Bilá y de Zelfa, mujeres de su padre. En cierta ocasión informó a su padre sobre la mala reputación que sus hermanos tenían.
3 Israel quería a José más que a sus otros hijos, pues le había nacido en su ancianidad; incluso le había hecho una túnica con mangas.
4 Sus hermanos, viendo que su padre le prefería a sus otros hijos, le tomaron rencor y hasta le negaban el saludo.
5 José tuvo un sueño y lo contó a sus hermanos.
6 «Miren, les dijo, el sueño que he tenido.
7 Estábamos nosotros atando gavillas en medio del campo, cuando sucedió que mi gavilla se levantaba y permanecía derecha. Entonces las gavillas de ustedes la rodearon y se postraron ante la mía.»
8 Sus hermanos le dijeron: «¿Eso quiere decir acaso que tú vas a reinar sobre nosotros, o que vas a mandarnos?» Y lo aborrrecieron más aún, a causa de sus sueños y de sus interpretaciones.
9 Tuvo José todavía otro sueño, y también se lo contó a sus hermanos: «Tuve otro sueño; esta vez el sol, la luna y once estrellas se inclinaban ante mí.»
10 Su padre, que también lo escuchaba, lo reprendió y le dijo: «¿Qué sueño es ese que has tenido? ¿Acaso yo, tu madre y tus hermanos tendremos que inclinarnos ante ti?»
11 Sus hermanos se pusieron envidiosos con él, mientras que su padre conservaba esto en la memoria.
Vendido por sus hermanos
12 Sus hermanos habían ido a apacentar el rebaño de su padre a Siquem,
13 e Israel dijo a José: «Tus hermanos están cuidando las ovejas en los pastos de Siquem; ven, que quiero mandarte donde ellos.» Contestó José: «Aquí estoy.»
14 Su padre le dijo: «Anda a ver cómo está el rebaño y cómo se encuentran tus hermanos, y ven después a contármelo.» Lo envió, pues, desde el valle de Hebrón, y José fue a Siquem.
15 Un hombre lo vio que andaba perdido por los campos y le preguntó: «¿Qué buscas?»
16 Le respondió: «Estoy buscando a mis hermanos. Dime, por favor, dónde están con sus rebaños.»
17 El hombre le contestó: «Se han ido de aquí, pues les oí decir: Vámonos a Dotán.» Y José salió en busca de sus hermanos y los encontró en Dotán.
18 Al verlo desde lejos, y antes de que llegara, se pusieron de acuerdo para matarlo.
19 Se dijeron: «Allí viene el soñador.
20 Este es el momento: matémoslo y echémoslo en un pozo cualquiera, y diremos que algún animal feroz lo devoró. ¡Ahí vamos a ver en qué quedan sus sueños!»
21 Al oír esto, Rubén quiso salvarlo de sus manos y les dijo: «No lo maten.»
22 «No derramen sangre, les dijo Rubén, échenlo más bien en aquella cisterna allá en el desierto, pero no pongan las manos sobre él.» Esto dijo para sacarlo de sus manos y devolverlo después a su padre.
23 Fue así que cuando José llegó junto a ellos, le sacaron la túnica con mangas que llevaba puesta,
24 lo tomaron y lo arrojaron a una cisterna que estaba seca, sin agua.
25 Se sentaron para comer, cuando alzando los ojos, vieron una caravana de ismaelitas que venía de Galaad, con sus camellos cargados de goma, de bálsamo y de resina que llevaban a Egipto.
26 Entonces Judá dijo a sus hermanos: «¿Qué ganamos con matar a nuestro hermano y tapar su sangre?
27 Mejor vendámoslo a esos ismaelitas y no pongamos nuestras manos sobre él, pues es nuestro hermano y carne nuestra.» Sus hermanos le hicieron caso,
28 y al pasar unos madianitas, que eran mercaderes, sacaron a José del pozo. Lo vendieron a los madianitas por veinte monedas de plata, y éstos llevaron a José a Egipto.
29 Al regresar Rubén al pozo, ya no encontró a José. Rasgó sus vestidos
30 y volviendo donde estaban sus hermanos, les dijo: «El muchacho ya no está. ¿Y qué hago ahora?»
31 Entonces tomaron la túnica de José y, degollando un cabrito, la tiñeron con su sangre.
32 Enviaron la túnica de manga larga a su padre con este mensaje: «Esto hemos encontrado. Mira a ver si es la túnica de tu hijo.»
33 Jacob la reconoció y exclamó: «¡Es la túnica de mi hijo. Algún animal feroz lo ha devorado! ¡José ha sido despedazado!»
34 Jacob desgarró sus vestidos, se vistió con un sayal, e hizo duelo por su hijo durante muchos días.
35 Todos sus hijos e hijas acudieron a consolarlo, pero él no quería ser consolado, y decía: «Estaré todavía de duelo cuando descienda donde mi hijo al lugar de las Sombras.» Y su padre lo lloró.
36 Entretanto los madianitas llegaron a Egipto y vendieron a José a Putifar, funcionario del palacio de Faraón y capitán de la guardia.

**
Comentarios Génesis, capítulo 37
37,2

Comienza la larga historia de José, que ocupa un tercio de un libro que abarca miles de años. Tal vez se pretendió conservar una de las obras maestras de los primeros redactores del Génesis en tiempos de Salomón. Echando mano de tradiciones antiguas que habrían sido reelaboradas cuidadosamente, las aprovecharon para expresar la intuición que tenían de una de las grandes líneas del plan de Dios: salvar a los pueblos pecadores mediante el sufrimiento de aquellos a quienes han menospreciado y rechazado. Tal es el meollo de la historia de José.
37,2

José era el preferido de su padre: tal vez porque el padre veía en él una nobleza que no se notaba en los demás. Y era a su vez envidiado por sus hermanos: tal vez no hacía nada para ocultar el sentimiento de su propia superioridad (36,2 y 9).

Los sueños desempeñan un papel importante en la historia de José: puede ser que el autor quiso romper con las tradiciones antiguas que daban la palabra al propio Dios y prefirió otra manera de hablar Dios, más discreta y más común, por medio de sueños.
37,28

Es evidente que se mezclaron dos versiones distintas: compárese con 37,25. Una elogia a Judá y la otra a Rubén.
Génesis (Gén) Capítulo 38
Historia de Judá y Tamar
1 Por aquel tiempo Judá se separó de sus hermanos y bajó donde un tal Jirá, que era de Adulam.
2 Allí conoció a la hija de un cananeo llamado Sué, a la que tomó por esposa.
3 Esta quedó embarazada y dio a luz un hijo al que llamó Er.
4 Tuvo un segundo hijo, al que llamó Onán,
5 y, estando en Quézib dio a luz un tercer hijo al que puso el nombre de Sela.
6 Judá tomó como esposa para su primogénito Er, a una mujer llamada Tamar.
7 Er, primogénito de Judá, fue malo a los ojos de Yavé, y él lo hizo morir.
8 Entonces Judá dijo a Onán: «Cumple con tu deber de cuñado, y toma a la esposa de tu hermano para darle descendencia a tu hermano.»
9 Onán sabía que aquella descendencia no sería suya, y así, cuando tenía relaciones con su cuñada, derramaba en tierra el semen, para no darle un hijo a su hermano.
10 Esto no le gustó a Yavé, y también a él lo hizo morir.
11 Entonces Judá dijo a su nuera Tamar: «Vuelve como viuda a la casa de tu padre, hasta que mi hijo Sela se haga mayor.» Porque Judá tenía miedo de que Sela muriera también, al igual que sus hermanos. Tamar se fue y se quedó en la casa de su padre.
12 Bastante tiempo después, murió la esposa de Judá. Terminado el luto, Judá subió con su amigo Jirá de Adulam a Timna, donde estaban esquilando sus ovejas.
13 Alguien informó a Tamar de que su suegro iba camino de Timna, para la esquila de su rebaño.
14 Ella entonces se sacó sus ropas de viuda, se cubrió con un velo, y con el velo puesto fue a sentarse a la entrada de Enaín, que está en el camino a Timna, pues veía que Sela era ya mayor, y todavía no la había hecho su mujer.
15 Al pasar Judá por dicho lugar, pensó que era una prostituta, pues tenía la cara tapada.
16 Se acercó a ella y le dijo: «Déjame que me acueste contigo»; pues no sabía que era su nuera. Ella le dijo: «¿Y qué me vas a dar para esto?»
17 El le dijo: «Te enviaré un cabrito de mi rebaño.» Mas ella respondió: «Bien, pero me vas a dejar algo en prenda hasta que lo envíes.»
18 Judá preguntó: «¿Qué prenda quieres que te dé?» Ella contestó: «El sello que llevas colgado de tu cuello, con su cordón, y el bastón que llevas en la mano.» El se los dio y se acostó con ella, y la dejó embarazada.
19 Ella después se marchó a su casa y, quitándose el velo, se puso sus ropas de viuda.
20 Judá envió el cabrito por intermedio de su amigo de Adulam, con el fin de recobrar lo que había dejado a la mujer, pero no la encontró.
21 Entonces preguntó a la gente del lugar: «¿Dónde está la prostituta que se sienta en Enaín, al borde del camino?» Le respondieron: «Nunca ha habido prostituta alguna por allí.»
22 Volvió, pues, el hombre donde Judá y le dijo: «No la he encontrado, e incluso las personas del lugar dicen que jamás ha habido prostituta por esos lados.»
23 Judá respondió: «Que se quede no más con la prenda, con tal que la gente no se ría de nosotros. Después de todo, yo le mandé el cabrito y si tú no la has encontrado, yo no tengo la culpa.»
24 Como tres meses después, le contaron a Judá: «Tu nuera Tamar se ha prostituido, y ahora está esperando un hijo.» Entonces dijo Judá: «Llévenla afuera y que sea quemada viva.»
25 Pero cuando ya la llevaban, ella mandó a decir a su suegro: «Me ha dejado embarazada el hombre a quien pertenecen estas cosas. Averigua, pues, quién es el dueño de este anillo, este cordón y este bastón.»
26 Judá reconoció que eran suyos y dijo: «Soy yo el culpable, y no Tamar, porque no le he dado a mi hijo Sela.» Y no tuvo más relaciones con ella.
27 Cuando le llegó el tiempo de dar a luz, resultó que tenía dos gemelos en su seno.
28 Al dar a luz, uno de ellos sacó una mano y la partera la agarró y ató a ella un hilo rojo, diciendo: «Este ha sido el primero en salir.»
29 Pero el niño retiró la mano y salió su hermano. «¡Cómo te has abierto brecha!», dijo la partera, y lo llamó Peres.
30 Detrás salió el que tenía el hilo atado a la mano, y lo llamó Zeraj.

**
Comentarios Génesis, capítulo 38
38,1

Tal vez aquí quiso el autor advertir a sus lectores de que la superioridad de José no le impedirá a Judá ser el heredero de las promesas hechas a Abraham, el antepasado de David y de los reyes de Jerusalén –y por lo tanto de Cristo–. Este capítulo, pues, se puede considerar como un paréntesis en la historia de José.

Tamar, la heroína, lo arriesga todo para tener el hijo, heredero de Judá, que será a su vez el portador de la promesa hecha a Abraham. Con su estratagema mereció ser incluida en la lista de las mujeres cuyo elogio hace la Biblia (Rut 4,12; Mt 1,3).
38,9

El pecado de Onán consiste en haberse negado a engendrar un hijo que después aventajaría a sus propios herederos (sobre el deber de dar un hijo a la viuda de un hermano confrontar Dt 25,5 y Rut 3,12).
38,20

Con toda probabilidad detrás de la relación de Judá con su amigo de Adulam se deben ver relaciones que unían los clanes de Judá a clanes cananeos del sur de Palestina.
Génesis (Gén) Capítulo 39
1 José, pues, fue conducido a Egipto, y Putifar, funcionario del palacio de Faraón y capitán de la guardia, lo compró a los ismaelitas que lo habían traído.
2 Yavé estuvo con José, y le fue bien en todo; y se quedó en casa del egipcio, su amo.
3 El egipcio vio que Yavé estaba con José y hacía prosperar todo cuanto emprendía;
4 José le cayó en gracia a su amo, quien lo retuvo junto a él, lo hizo mayordomo de su casa y le confió todo cuanto tenía.
5 Desde ese momento, Yavé bendijo la casa del egipcio, en consideración a José. Dio prosperidad tanto a la casa como al campo.
6 En vista de esto, el egipcio dejó que José administrara todo cuanto poseía, y ya no se preocupó más que de su propia comida.
7 José era muy varonil y de buena presencia. Algún tiempo después, la esposa de su amo puso sus ojos en él, y le dijo: «Acuéstate conmigo.»
8 Pero José se negó y le dijo: «Mi señor confía tanto en mí que no se preocupa para nada de lo que pasa en la casa, y ha puesto en mis manos todo lo que tiene.
9 Aquí tengo tanto poder como él. Nada me ha prohibido, excepto a ti, porque eres su esposa. ¿Cómo, pues, voy a cometer un mal tan grande, y pecar contra Dios?»
10 Y aunque ella insistía día tras día, José se negó a acostarse a su lado y estar con ella.
11 Cierto día, José entró en la casa para cumplir su oficio, y ninguno del personal de la casa estaba en ella.
12 La mujer lo agarró de la ropa diciendo: «Vamos, acuéstate conmigo.» Pero él, dejándole su ropa en la mano, salió afuera corriendo.
13 Ella vio que José había huído, pero que ella tenía en manos su ropa;
14 llamó, pues, a sus sirvientes y les dijo: «Miren, han traído aquí a un hebreo para que se burle de nosotros. Ha querido aprovecharse de mí, pero yo me he puesto a gritar,
15 y al sentir que yo levantaba la voz y gritaba, salió huyendo y dejó su manto en mis manos.»
16 La mujer depositó el manto a su lado hasta que el patrón de José llegó a casa,
17 y le repitió las mismas palabras: «Ese esclavo hebreo que tú nos has traído, se me acercó para abusar de mí.
18 Cuando grité pidiendo auxilio, él salió huyendo y dejó su ropa en mis manos.»
19 Cuando el patrón oyó lo que le decía su esposa: «Mira lo que me ha hecho tu esclavo», se puso furioso.
20 Tomó preso a José y lo metió en la cárcel donde estaban encarcelados los prisioneros del rey.
20 Y José quedó encarcelado.
21 Pero Yavé lo asistió y fue muy bueno con él; hizo que cayera en gracia al jefe de la prisión.
22 Este le confió el cuidado de todos los que estaban en la prisión, y todo lo que se hacía en la prisión, José lo dirigía.
23 El jefe de la cárcel no controlaba absolutamente nada de cuanto administraba José, pues decía: «Yavé está con él y hace que le vaya bien en todo.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 39
39,1

La rectitud de José siempre escocerá y cuestionará a quienes en tiempos posteriores piensen que no hay que perder ninguna ocasión... En el relato se realzará con toda claridad que José lo ganó todo al no ceder en nada, aun cuando corriese grandes riesgos.
Génesis (Gén) Capítulo 40
José interpreta los sueños
1 Sucedió tiempo después, que dos funcionarios, el que preparaba las bebidas para el rey de Egipto, y el panadero principal, cometieron algunas faltas contra su señor el rey de Egipto.
2 Faraón se enojó contra el que le preparaba las bebidas y contra su panadero,
3 y los entregó en custodia al capitán de la guardia en la misma cárcel en que estaba José.
4 El capitán de la guardia encargó a José que los atendiera, y quedaron algún tiempo arrestados.
5 Una noche, tanto el que preparaba lasbebidas, como el panadero principal del rey de Egipto, tuvieron ambos un sueño en la prisión, y cada sueño requería una interpretación.
6 Cuando José los vino a ver por la mañana, se dio cuenta de que estaban muy preocupados.
7 Preguntó entonces a esos oficiales de Faraón que estaban con él en la prisión: «¿Por qué amanecieron con tan mala cara?»
8 Y le contestaron: «Los dos hemos tenido un sueño y nos falta quien lo interprete.» José les dijo: «¿No es Dios quien da el interpretar los sueños? Vamos, cuéntenme lo que soñaron.»
9 El que preparaba la bebida del rey contó primero su sueño a José así: «En mi sueño había frente a mí una parra,
10 y en la parra tres sarmientos. Apenas brotó, apareció la flor y maduraron los granos en los racimos.
11 Yo tenía en la mano la copa de Faraón, y tomando aquellas uvas las exprimía en la copa de Fa raón, y ponía la copa en sus manos.»
12 José le dijo: «Esto es lo que quiere decir tu sueño. Los tres sarmientos significan tres días.
13 Dentro de tres días Faraón te pondrá la cabeza en alto, pues te restablecerá en tu oficio, y volverás a colocar la copa en manos de Faraón, como lo hacías antes, cuando eras jefe de los que preparaban su bebida.
14 Acuérdate, pues, de mí cuando recuperes tu puesto, y habla en mi favor a Faraón, para que me mande sacar de esta cárcel.
15 Pues contra mi voluntad fui raptado del país de los hebreos, y tampoco aquí he hecho nada por lo que merezca estar en prisión.»
16 Al ver el jefe de los panaderos que José había dado una interpretación favorable, le dijo: «Voy a contar ahora mi sueño: Había tres canastos de pan blanco sobre mi cabeza.
17 En el canasto de arriba había toda clase de pasteles de los que come Faraón, pero los pájaros se lo comían del canasto que estaba sobre mi cabeza.»
18 Respondió José: «Este es el significado. Los tres canastos son tres días.
19 Pasados tres días, Faraón te pondrá la cabeza en alto, pues te colgará de un árbol y las aves vendrán a comer tu carne.»
20 Al tercer día era el cumpleaños de Faraón, y dio un banquete a todos sus servidores. Y cuando estuvo con ellos, se acordó del jefe de los que preparaban las bebidas y del jefe de los panaderos.
21 Repuso en su puesto al que preparaba las bebidas, quien de nuevo puso la copa en las manos de Faraón,
22 mientras al jefe de los panaderos lo hizo colgar, tal como José lo había interpretado.
23 El que preparaba las bebidas no se volvió a acordar de José: sencillamente lo había olvidado.
Génesis (Gén) Capítulo 41
Los sueños de Faraón
1 Dos años después Fa raón tuvo este sueño: Estaba él a orillas del Nilo,
2 cuando vio que salían del río siete vacas hermosas y muy gordas, que se pusieron a pastar entre los juncos.
3 Detrás de ellas salieron otras siete vacas feas y flacas que se pusieron al lado de las primeras a la orilla del río.
4 Pero las siete vacas feas y flacas se comieron a las siete vacas gordas y hermosas. Entonces Fa raón se despertó.
5 Se quedó de nuevo dormido, y tuvo otro sueño: Vio siete espigas granadas y buenas que salían de un mismo tallo.
6 Después de éstas brotaron otras siete espigas pequeñas y quemadas por el viento,
7 y estas espigas pequeñas y quemadas por el viento se tragaron a las siete granadas y repletas. Se despertó Faraón, y se dio cuenta que era un sueño.
8 Aquella mañana Faraón se levantó muy preocupado, y mandó llamar a todos los adivinos y sabios de Egipto. Les contó sus sueños, pero ninguno fue capaz de interpretarlos.
9 Entonces el jefe de los que preparan las bebidas pidió la palabra y dijo a Faraón: «Me estoy acordando de una falta mía.
10 Faraón se había enojado contra sus siervos, y me dejó detenido en la casa del capitán de la guardia, junto con el panadero del palacio.
11 El y yo tuvimos sendos sueños en la misma noche, y que requerían una interpretación.
12 Con nosotros estaba un joven hebreo, un servidor del capitán de la guardia. Le contamos nuestros sueños y él los interpretó, a cada uno le dio la interpretación.
13 Y todo sucedió tal como él lo había dicho: yo fui repuesto en mi cargo y el jefe de los panaderos ahorcado.»
14 Faraón entonces mandó traer a José. Fue sacado rápidamente de la cárcel, lo afeitaron y cambiaron de ropa, y lo presentaron a Faraón.
15 Dijo Faraón a José: «He tenido un sueño, y nadie ha sido capaz de explicarlo, pero he oído decir que a ti te basta con que te cuenten un sueño para que tú lo interpretes.»
16 José respondió: «No soy yo, sino Dios quien te dará una respuesta acertada.»
17 Y Faraón contó su sueño a José:
17 «Estaba yo parado a la orilla del río,
18 cuando de pronto subieron del río siete vacas hermosas y muy gordas que se pusieron a pastar entre los juncos.
19 Pero detrás de ellas subieron otras siete vacas tan flacas y feas como no había visto nunca en todo Egipto.
20 Y las siete vacas flacas y feas se comieron a las siete vacas gordas.
21 Pero una vez que las tuvieron en su vientre, no se notaba en absoluto, pues seguían tan flacas y feas como antes. Entonces me desperté.
22 Vi también en mi sueño siete espigas llenas y granadas que salían de un solo tallo.
23 Pero brotaron detrás de ellas siete espigas pequeñas, vacías y quemadas por el viento.
24 Las espigas vacías se tragaron a las espigas hermosas. Se lo he contado a los adivinos, pero ninguno de ellos me lo ha podido explicar.»
25 José dijo a Faraón: «El sueño de Faraón es uno solo: Dios ha anunciado a Faraón lo que El va a hacer.
26 Las siete vacas hermosas, al igual que las siete espigas granadas, son siete años de abundancia.
27 Las siete vacas feas y raquíticas que salieron detrás, al igual que las siete espigas vacías y quemadas por el viento del este, son siete años de hambre.
28 Como dije a Faraón, Dios le está manifestando lo que está para suceder.
29 Vendrán siete años de gran abundancia en todo Egipto,
30 pero en seguida vendrán siete años de escasez que harán olvidar toda la abundancia anterior, y el país quedará extenuado por el hambre.
31 Tan terrible será la escasez que sobrevendrá, que ya nadie volverá a recordar los tiempos de abundancia.
32 Si el sueño se te presentó dos veces, esto quiere decir que Dios está muy decidido a realizar estas cosas y que se apresura a cumplirlas.
33 Ahora, pues, aconsejo a Faraón que busque un hombre inteligente y sabio para ponerlo al frente de Egipto.
34 Que Faraón nombre, además, intendentes en todo el país, para que recauden la quinta parte de la cosecha durante estos siete años de abundancia.
35 Recogerán todos los víveres de estos siete años de abundancia, y almacenarán el grano en las ciudades, donde los guardarán bajo la autoridad de Faraón.
36 De esta manera habrá reservas en el país para los siete años de escasez que van a afectar a Egipto, y el pueblo no morirá de hambre.»
José, primer ministro
37 La propuesta de José agradó a Faraón y a sus servidores, y dijo Faraón a sus oficiales:
38 «¿Se podrá encontrar otro hombre como éste, que tenga el espíritu de Dios?»
39 Y dijo a José: «Puesto que Dios te ha hecho saber todo esto, no hay hombre más inteligente ni sabio que tú.
40 Tú estarás al frente de toda mi casa, y todo mi pueblo obedecerá tus órdenes. Solamente yo estaré por encima de ti.»
41 Faraón dijo a José: «Mira, te he puesto al frente de todo el país de Egipto.»
42 Y quitándose el anillo de su dedo, lo puso en el dedo de José; lo hizo vestir con ropas de lino fino y le puso un collar de oro en el cuello.
43 Luego lo hizo subir a la segunda carroza del palacio e iban gritando delante de él: «¡Abran camino!» Así quedó José al frente de todo el país de Egipto.
44 Dijo Faraón a José: «¡Yo soy Faraón! Sin tu consentimiento, nadie moverá mano o pie en Egipto.»
45 Faraón llamó a José Safnat-Paneaj y le dio por esposa a Asenat, hija de Poti Fera, sacerdote del dios On. Después de esto José salió a recorrer todo el país de Egipto.
46 José tenía treinta años cuando se presentó ante Faraón, rey de Egipto. Se retiró de su presencia y empezó a recorrer todo el país de Egipto.
47 Durante los siete años de abundancia hubo grandes cosechas.
48 José juntó todos los víveres producidos en estos años de abundancia e hizo reservas en las ciudades; en cada ciudad almacenó los productos del campo de sus alrededores.
49 Y así José juntó una cantidad de trigo tan enorme como la arena del mar, hasta tal punto que perdieron la cuenta, pues sobrepasaba todo cálculo.
50 Antes de que llegaran los años de hambre, José tuvo dos hijos de su esposa Asenat, hija de Poti Fera, sacerdote del dios On.
51 Al primero lo llamó Manasés (que significa: «He olvidado»), pues se dijo: «Dios me ha hecho olvidar mi pena y a la familia de mi padre.»
52 Al segundo lo llamó Efraím (que significa: «He fructificado»), pues se dijo: «Dios me ha hecho fecundo en el país de mi aflicción.»
53 Pasados los siete años de abundancia en Egipto,
54 llegaron los siete años de escasez, tal como José había anunciado. Hubo hambre en todos los países, pero en todo Egipto había pan.
55 Cuando en Egipto se sintió el hambre, el pueblo pidió pan a gritos, y Faraón decía a todos los egipcios: «Vayan a José y hagan lo que él les diga.»
56 Había escasez por todo el país, pero José abrió los almacenes y vendió trigo a los egipcios.
56 Una gran hambruna asolaba todo el mundo.
57 Como el hambre se hacía sentir más y más en todos los países, de todas partes venían a Egipto a comprar trigo a José.

**
Comentarios Génesis, capítulo 41
41,1

Este capítulo debemos ambientarlo en el marco del antiguo Egipto y de su economía totalmente dependiente de las crecidas del Nilo. Años de sequía y de hambrunas; administración totalitaria a las órdenes del Faraón. Y aún más, la época de Jacob corresponde a la de los Hicsos, príncipes asiáticos que se adueñaron de Egipto en el siglo 18 antes de nuestra era. Estos faraones pertenecían a la misma raza que los nómadas que venían a pasar alguna estación o que se establecían por años en el delta del Nilo en tiempos de sequía; y parece que tuvieron que haber sido muy acogedores al respecto.
Génesis (Gén) Capítulo 42
Los hijos de Jacob bajan a Egipto
1 Al saber Jacob que había trigo en Egipto, dijo a sus hijos: «¿Por qué se están ahí mirando el uno al otro?
2 He oído que se vende trigo en Egipto. Vayan también ustedes allá y compren trigo para nosotros, “pues es cosa de vida o de muerte”.»
3 Los hermanos de José —diez de ellos—, bajaron entonces a Egipto para comprar trigo;
4 Jacob no dejó ir con ellos a Benjamín, hermano de José, pues pensaba: «No sea que le vaya a pasar algo.»
5 Se fueron los hijos de Israel a comprar trigo junto con la otra gente, pues arreciaba el hambre en Canaán.
6 Siendo José el gobernador del país, vendía el trigo a toda la gente. Al llegar sus hermanos, se postraron ante él hasta tocar el suelo con la cara.
7 José reconoció a sus hermanos, pero no se lo dio a entender, sino que más bien los trató duramente. Les preguntó: «¿De dónde vienen ustedes?» Respondieron ellos: «Venimos de la tierra de Canaán a comprar grano para comer.»
8 José, pues, había reconocido a sus hermanos, pero no ellos a él.
9 Y se acordó José de los sueños que había tenido con respecto a ellos.
10 Les dijo: «Ustedes son es pías y vienen a descubrir los secretos del país.» Respondieron ellos: «No, señor, tus siervos han venido a comprar alimentos.
11 Somos todos hijos de un mismo padre y somos honrados. Tus servidores no son espías.»
12 Pero él les dijo: «No, ustedes han venido a descubrir los puntos débiles del país.»
13 Ellos se defendieron diciéndole: «Eramos doce hermanos, hijos de un mismo padre, que vive en Canaán. El menor se quedó con nuestro padre, y el otro ya no vive.»
14 José insistió todavía: «¡Lo que he dicho: ustedes son espías!
15 Y ahora mismo los pondré a prueba. Por la vida de Faraón, que ustedes no dejarán este país hasta que no llegue aquí su hermano menor.
16 Manden a uno de ustedes a buscar a su hermano, y los demás quedarán presos. Así sabré si es cierto lo que me acaban de decir. Y si me han mentido, ¡por la vida de Faraón!, que quedará así comprobado que son espías.»
17 Y los metió a todos en la cárcel por tres días.
18 Al tercer día José les dijo: «Les doy un medio para que se salven, pues yo también tengo temor de Dios.
19 Si han dicho la verdad, que se quede sólo uno de ustedes como prisionero en la casa de la guardia donde ahora están, y los demás llevarán el trigo que tanta falta hace en sus casas.
20 Pero habrán de traerme a su hermano menor para que yo compruebe que es cierto lo que ustedes me han dicho; y así podrán salvar su vida.»
20 Así se hizo,
21 y ellos comentaban entre sí: «Verdaderamente estamos pagando lo que hicimos con nuestro hermano, pues a pesar de ver su aflicción y de oír sus súplicas, no le hicimos caso. Por eso ahora ha venido sobre nosotros esta desgracia.»
22 Rubén dijo a los demás: «¿No les decía yo que no le hicieran mal al muchacho? Pero ustedes no me escucharon y ahora estamos pagando por su muerte.»
23 Ellos no sabían que José les entendía, pues entre él y ellos había un intérprete.
24 Al oír esto, José se retiró y lloró. Después volvió, habló a sus hermanos, tomó a Simeón, lo hizo amarrar en su presencia.
25 José mandó llenar de trigo sus bolsas, devolverle a cada uno dentro de su bolsa su dinero, y también que se les dieran provisiones para el camino. Y así se hizo.
26 Cargaron, pues, el trigo sobre sus burros y se fueron.
27 Cuando acamparon para pasar la noche, uno de ellos abrió su bolsa para dar forraje a su burro, y vio su plata: ¡Estaba en la boca de la bolsa!
28 Les dijo a sus hermanos: «Me han devuelto el dinero: está aquí en mi bolsa.» Se quedaron sin aliento y se miraban asustados mientras decían: «¿Qué es esto que Dios nos ha hecho?»
29 Al llegar donde su padre Jacob, en la tierrra de Canaán, le contaron todo lo que les había sucedido:
30 «El hombre que gobierna ese país nos habló con aspereza y nos tomó por espías,
31 pero nosotros le dijimos: «Nosotros somos gente honrada y no espías.
32 Eramos doce hermanos, hijos del mismo padre, pero uno de nosotros ya no vive, y el hermano más pequeño se quedó con nuestro padre en el país de Canaán.»
33 Entonces el señor del país, nos dijo: «Para que yo pueda comprobar si ustedes dicen la verdad, se va a quedar conmigo uno de ustedes; mientras tanto tomen lo que hace falta en sus casas y márchense.
34 Pero tráiganme a su hermano menor, y así conoceré que ustedes son personas honradas y no espías. Sólo entonces les devolveré a su hermano y podrán moverse libremente por este país.»
35 Ahora bien, cuando vaciaron sus bolsas, cada uno de ellos encontró su dinero en la boca de la misma. Este descubrimiento les produjo temor a ellos y a su padre.
36 Jacob, su padre, les dijo: «Ustedes me van a dejar sin hijos: falta José, falta Simeón, ¡y ahora quieren llevarse a Benjamín! ¡Todas estas cosas recaen sobre mí!»
37 Pero Rubén dijo a su padre: «Quita la vida a mis dos hijos si no te lo devuelvo. Confíamelo a mí, y yo te lo traigo de vuelta.»
38 Jacob respondió: «No bajará mi hijo con ustedes. Su hermano ha muerto y sólo me queda él. Si le ocurre cualquier desgracia en el viaje, me moriré de pena en mi ancianidad, y será por culpa de ustedes.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 42
42,1

Comienza el largo relato del encuentro de José con sus hermanos. José, el salvador, obliga a sus hermanos a expiar el crimen que habían cometido. Uno de ellos debe sacrificarse por su hermano antes de que él se dé a conocer. El perdón no suprime la necesidad de reparar el mal que se ha hecho; la paz será siempre obra de justicia.

Aquí también se notará que están entretejidas dos tradiciones, por lo que se han originado repeticiones. Como en el cap.37, Rubén y Judá se hacen la competencia.
Génesis (Gén) Capítulo 43
Segundo viaje a Egipto
1 La escasez de alimentos seguía muy grande en el país,
2 y cuando se acabó el trigo que habían traído de Egipto, su padre les dijo: «Vuelvan a comprarnos un poco de comida.»
3 Judá le contestó: «Aquel hombre nos dijo bien claro que no nos admitiría en su presencia si no iba con nosotros nuestro hermano.
4 Si mandas a Benjamín con nosotros, entonces iremos a buscar provisiones,
5 pero si no lo mandas, no bajaremos, porque aquel hombre nos dijo: «No verán mi cara si no está con ustedes su hermano el más pequeño.»
6 Dijo entonces Israel: «¿Por qué, para desgracia mía, le dijeron a ese hombre que tenían otro hermano?»
7 Ellos contestaron: «Aquel hombre nos interrogó con tanta insistencia sobre nosotros y nuestra familia: ¿Vive todavía el padre de ustedes? ¿Tienen algún otro hermano? Y nosotros contestamos a esas preguntas. ¿Cómo ibamos a imaginar que nos diría: Tráiganme a su hermano?»
8 Entonces Judá dijo a su padre Israel: «Deja que el muchacho venga conmigo, para que podamos partir. Sólo así podremos seguir viviendo nosotros y nuestros hijos, en vez de morir.
9 Yo respondo por él, pídeme cuenta de él. Si no te lo traigo de vuelta y no te lo muestro de nuevo, no me perdones jamás esta falta.
10 Si no nos hubiéramos demorado tanto, a estas horas ya hubiéramos vuelto dos veces.»
11 Israel, su padre, les dijo: «Ya que no queda más remedio, hagan lo siguiente. Echen en sus bolsas algo de los productos del país: tragacanto, miel, goma, láudano, pistacho y almendras, y llévenselo como regalo a ese hombre.
12 Tomen doble cantidad de plata y devuelvan el dinero que apareció en la boca de sus bolsas, tal vez se deba a una equivocación.
13 Y tomen a su hermano menor para volver donde aquel hombre.
14 Que el Dios de las Alturas les haga hallar misericordia ante ese hombre para que les devuelva a su otro hermano, y a Benjamín. En cuanto a mí, si pierdo a mis hijos, es que tenía que perderlos.»
15 Tomaron entonces los regalos y doble cantidad de dinero, y también a Benjamín, y bajaron a Egipto. Se presentaron ante José.
16 Cuando José vio que Benjamín estaba con ellos, dijo a su mayordomo: «Lleva a casa a estos hombres, haz matar algún animal y que se prepare un banquete, porque estos hombres comerán conmigo a mediodía.»
17 El mayordomo hizo como José le ordenó, y llevó estos hombres a la casa de José.
18 Ellos se asustaron porque los llevaban a la casa de José, y comentaban entre sí: «Seguramente nos traen aquí a causa del dinero que nos fue devuelto la primera vez. Nos están preparando una trampa y nos van a asaltar; nos tomarán como esclavos y se apoderarán de nuestros burros.»
19 Por eso, estando ya para pasar la puerta, se acercaron al mayordomo de José y le dijeron:
20 «Perdón, mi señor, pero ya vinimos una vez a comprar grano,
21 y cuando en la posada abrimos nuestras bolsas, el dinero de cada uno estaba en la boca de las bolsas. Contamos bien la plata y ahora la traemos aquí para devolverla.
22 Y traemos además plata para comprar más comida. No sabemos quién puso el dinero en nuestras bolsas.»
23 El mayordomo les dijo: «Quédense tranquilos y no tengan miedo. El Dios de ustedes y el Dios de su padre les ha puesto ese tesoro en sus bolsas, pues yo recibí toda su plata.» Y en seguida les devolvió a Simeón.
24 El hombre los hizo entrar en la casa de José y les dio agua para que se lavaran los pies, y mandó dar forraje a sus burros.
25 Ellos prepararon el regalo y esperaron a que José llegara al mediodía, porque habían oído decir que comería allí.
26 Al entrar José en la casa, le ofrecieron el regalo y lo saludaron inclinándose hasta el suelo.
27 El les preguntó cómo estaban; les dijo: «¿Está bien el padre de ustedes, aquel anciano de quien me hablaron? ¿Vive todavía?»
28 Ellos respondieron: «Tu siervo, nuestro padre, está bien y vive todavía.» Y se arrodillaron, inclinándose hasta el suelo.
29 Entonces José, levantando la vista vio a su hermano Benjamín, hijo de su misma madre, y dijo: «¿Es éste el hermano menor del cual me hablaron?» Y le dijo: «¡Dios te bendiga, hijo mío!»
30 José tuvo que salir rápidamente, porque se sintió muy conmovido por la presencia de su hermano y le vinieron ganas de llorar. Apenas entró en su habitación se puso a llorar.
31 Después se lavó la cara y volvió. Tratando de dominarse, ordenó: «Sirvan la comida.»
32 Se la sirvieron por separado: a él aparte, también aparte a ellos, y a los egipcios que comían con él también les sirvieron aparte. Es que los egipcios no pueden comer con los hebreos: de hacerlo, Egipto se tendría por deshonrado.
33 Se sentaron frente a él, empezando por el mayor de acuerdo a su derecho, y terminando por el menor, como corresponde a un joven, mirándose el uno al otro con asombro.
34 Después separó para ellos porciones de lo que se le ponía delante, y la porción de Benjamín era cinco veces más grande que la de los demás. Y bebieron con él hasta que todos se sintieran muy alegres.
Génesis (Gén) Capítulo 44
La copa de José en la bolsa de Benjamín
1 Entonces José ordenó a su mayordomo: «Llena de alimentos las bolsas de estos hombres, todo lo que puedan llevar, y coloca el dinero de cada uno en la boca de su bolsa.
2 En la bolsa del menor pondrás, junto con el dinero de su trigo, también mi copa, mi copa de plata.» El mayordomo hizo tal como José le había ordenado.
3 Al amanecer fueron despedidos los hombres con sus burros.
4 Ha bían salido ya de la ciudad y se encontraban aún a poca distancia, cuando José dijo a su mayordomo: «Corre detrás de esos hombres, y cuando los alcances, les dirás: ¿Por qué han devuelto mal por bien?
5 ¿No es ésta la copa de plata en que bebe mi señor y con la que también practica la adivinación? Han obrado muy mal al hacer eso.»
6 El los alcanzó y les habló en esa forma.
7 Ellos le respondieron: «¿Por qué habla así mi señor? Jamás haríamos cosa semejante.
8 Si te trajimos desde Canaán la plata que encontramos en nuestras bolsas, ¿cómo íbamos ahora a robar oro y plata de la casa de tu señor?
9 Si a alguno de nosotros, tus siervos, se le encuentra el objeto, que muera, y también nosotros seremos esclavos de mi señor.»
10 «Muy bien —dijo él—, sea como ustedes han dicho. Aquel a quien se le encuentre el objeto será mi esclavo, pero ustedes quedarán libres.»
11 Rápidamente bajó cada uno su bolsa y cada uno la abrió.
12 El mayordomo los registró empezando por el mayor y terminando por el más joven y la copa se encontró en la bolsa de Benjamín.
13 Entonces rasgaron sus ropas, y cargando cada uno su burro, volvieron a la ciudad.
14 Judá y sus hermanos volvieron a la casa de José, que todavía estaba allí, y se postraron con el rostro por tierra delante de él.
15 José les dijo: «¿Qué han hecho? ¿No sabían que un hombre como yo iba a adivinarlo?»
16 Contestó Judá: «¿Qué podemos decir a mi señor, y cómo podemos justificarnos? Dios ha descubierto alguna falta en tus servidores. En adelante seremos esclavos de mi señor, junto con aquél en cuyo poder se encontró la copa.»
17 Pero José respondió: «Jamás haría tal cosa. El hombre a quien se le halló la copa será mi esclavo, pero ustedes pueden volver en paz donde su padre.»
18 Entonces se adelantó Judá y le dijo: «Permite, señor mío, que pueda tu siervo decirte algunas palabras sin que te enojes contra mí, aunque tú eres como Faraón.
19 Tú, mi señor, preguntaste a tus siervos la otra vez: «¿Tienen todavía padre o hermano?»
20 y nosotros contestamos: «Tenemos todavía nuestro padre muy anciano, con un muchachito que le nació en su vejez. Éste tenía un hermano, hijo de la misma madre, pero murió y le queda sólo ese hijo de ella. Por esto su padre lo quiere mucho.»
21 Después nos dijiste: «Que baje aquí con ustedes, y que yo mismo lo vea.»
22 Y nosotros te respondimos: «El muchacho no puede dejar a su padre, porque si lo abandona, éste se morirá.»
23 Y tú nos dijiste: «Si su hermano menor no baja con ustedes, no los admitiré en mi presencia.»
24 Subimos entonces a casa de nuestro padre y le dijimos tus palabras.
25 Y cuando nos pidió: «Vuelvan a comprar algo de comida»,
26 nosotros respondimos: «No podemos ir, a menos que vaya con nosotros nuestro hermano menor, porque no nos recibirá aquel hombre si nuestro hermano menor no está con nosotros.»
27 Entonces nuestro padre nos dijo: «Ustedes saben que mi esposa me dio dos hijos.
28 Uno se me fue, al que no he vuelto a ver, y creo que habrá sido despedazado por las fieras.
29 Si ahora llevan de mi lado también a éste y le sucede alguna desgracia, me moriré de pena en mi ancianidad, y será por culpa de ustedes.»
30 Ahora yo no puedo volver donde mi padre sin el muchacho, pues no vive sino por él, y al ver que el muchacho no está morirá.
31 Y por culpa nuestra nuestro padre morirá de pena en su ancianidad.
32 Yo, tu servidor, me hice responsable por el joven ante mi padre y le dije: «Si no te lo traigo de vuelta, seré culpable ante mi padre para siempre.»
33 Te ruego, pues, que yo quede en lugar del joven como esclavo de mi señor, para que así el muchacho suba con sus hermanos.
34 Yo no podría regresar a la casa de mi padre sin el joven; no quiero ver la aflicción de mi padre.»
Génesis (Gén) Capítulo 45
José se da a conocer
1 A este punto José no pudo ya contenerse más delante de toda aquella gente que estaba con él, y gritó: «¡Salgan todos de aquí!» No quedaba ninguno cuando José se dio a conocer a sus hermanos,
2 pero rompió a llorar tan fuerte que lo oyeron los egipcios y los servidores de Faraón.
3 José dijo a sus hermanos: «Yo soy José. ¿Vive aún mi padre?» Ellos quedaban tan aterrados de verlo que no podían responderle.
4 El les dijo: «Acérquense», y se acercaron. «Yo soy José, su hermano, el que ustedes vendieron a los egipcios.
5 Pero no se apenen ni les pese por haberme vendido, porque Dios me ha enviado aquí delante de ustedes para salvarles la vida.
6 Ya van dos años de hambre en la tierra, y aún quedan cinco en que no se podrá arar ni cosechar.
7 Dios, pues, me ha enviado por delante de ustedes, para que nuestra raza sobreviva en este país: ustedes vivirán aquí hasta que suceda una gran liberación.
8 No han sido ustedes, sino Dios quien me envió aquí; El me ha hecho familiar de Faraón, administrador de su palacio, y gobernador de todo el país de Egipto.
9 Vuelvan pronto donde mi padre y díganle: «Esto te manda a decir tu hijo José: Dios me ha hecho dueño de todo Egipto.
10 Ven a mí sin demora. Vivirás en la región de Gosén y estarás cerca de mí, tú, tus hijos y tus nietos, con tus rebaños, tus animales y todo cuanto posees.
11 Aquí yo cuidaré de ti, y nada te faltará a ti, a tu familia, ni a cuantos dependen de ti, durante estos cinco años de hambre que aún quedan.
12 Ahora ustedes ven, y su hermano Benjamín lo ve, que soy yo quien les está hablando.
13 Cuenten a mi padre la gloria que tengo en Egipto, y todo lo que han visto, y luego dense prisa de traer aquí a mi padre.»
14 Dicho esto, José abrazó llorando a Benjamín, quien también lloró.
15 Después, entre lágrimas, abrazó y besó a cada unos de sus hermanos, que se pusieron a conversar con él.
16 La noticia de que habían llegado los hermanos de José llegó hasta la casa de Faraón. Se decía: «Han venido los hermanos de José.» Esta noticia agradó a Fa raón y también a sus oficiales.
17 Faraón dijo a José: «Diles esto a tus hermanos: «Carguen sus burros y regresen a Canaán.
18 Tomen a su padre y a sus familias y vengan aquí. Yo les daré lo mejor del país de Egipto y comerán lo mejor de esta tierra.
19 Lleven del país de Egipto carretas para sus niños y mujeres, y traigan a su padre.
20 No se preocupen por las cosas que dejan allá, pues lo mejor de Egipto será para ustedes.»
21 Así lo hicieron los hijos de Israel. José les consiguió carretas según la orden de Faraón, y los proveyó de víveres para el camino.
22 A cada uno le regaló un vestido, pero a Benjamín le regaló trescientas monedas de plata y cinco vestidos.
23 Y puso además diez burros cargados con los mejores productos de Egipto, y diez burras cargadas de trigo, pan y víveres para el viaje de su padre.
24 Después despidió a sus hermanos, que se fueron, pero antes les recomendó que no pelearan por el camino.
25 Subieron de Egipto y llegaron a Canaán, donde estaba Jacob, su padre.
26 Le dieron la buena noticia: «José vive todavía y es el que manda en todo el país de Egipto.» Pero Jacob no se conmovió, pues no les creyó.
27 Ellos repitieron todas las palabras que José les había dicho y le mostraron las carretas que José le había mandado para que se trasladara. Entonces revivió el espíritu de Jacob,
28 y exclamó: «¡Me basta con saber que mi hijo José vive todavía! Iré donde él y lo veré antes de morir.»
Génesis (Gén) Capítulo 46
Jacob baja a Egipto
1 Israel partió con todo lo que tenía, y al llegar a Bersebá, ofreció allí sacrificios al Dios de su padre Isaac.
2 Dios habló a Israel durante la noche en una visión y le dijo: «Jacob, Jacob.»
3 «Aquí estoy», contestó él. Y Dios prosiguió: «Yo soy Dios, el Dios de tu padre. No temas bajar a Egipto, porque allí te convertiré en una gran nación.
4 Yo te acompañaré a Egipto, y también te haré volver aquí. José te cerrará los ojos.»
5 Jacob dejó Bersebá y los hijos de Israel llevaron a su padre junto con sus hijos pequeños y sus mujeres en las carretas que Faraón había mandado para transportarlos.
6 También tomaron sus rebaños y todo lo que habían adquirido en Canaán, y así entraron en Egipto Jacob y toda su descendencia,
7 sus hijos y los hijos de sus hijos, sus hijas y los hijos de sus hijas; en una palabra, hizo que entrara con toda su familia en Egipto.
8 Estos son los nombres de los descendientes de Israel que entraron en Egipto:
8 Jacob y sus hijos.
8 Rubén, el primogénito de Jacob,
9 y sus hijos Henoc, Falú, Hesrón y Carmí.
10 Los hijos de Simeón: Jamuel y Jamín, Ahod, Juaquín, Sohar y Saúl, cuya madre era cananea.
11 Los hijos de Leví: Guersón, Quehat y Merarí.
12 Los hijos de Judá: Er, Onán, Sela, Farés, Zaraj (pero Er y Onán habían muerto en la tierra de Canaán). Los hijos de Farés: Hesrón y Hamul.
13 Los hijos de Isacar: Tola, Fua, Job y Sumrón.
14 Los hijos de Zabulón: Sared, Elón y Jahelel.
15 Estos son los hijos que Lía había dado a Jacob en Padán-Aram, además de su hija Dina. El total entre hijos e hijas era de treinta y tres personas.
16 Los hijos de Gad: Sefión, Haggi, Suni, Esebón, Heri, Arodi y Arelí.
17 Los hijos de Aser: Jamne, Jesua, Jesui, Beria y su hermana Seraj. Los hijos de Beria: Hebel y Melquiel.
18 Estos son los hijos de Zelfa, la esclava que Labán dio a su hija Lía. Zelfa fue la madre y Jacob el padre, en total, dieciséis personas.
19 Los hijos de Raquel, esposa de Jacob: José y Benjamín.
20 A José le nacieron en Egipto Manasés y Efraím, cuya madre era Asenat, hija de Potifera, sacerdote de On.
21 Los hijos de Benjamín: Bela, Beker, Asbel, Gera, Naamán, Equi, Ros, Mofín, Ofín y Ared.
22 Estos son los hijos que Raquel dio a Jacob, en total catorce personas.
23 Los hijos de Dan: Husim.
24 Los hijos de Neftalí: Jasiel, Guni, Jese y Sallem.
25 Estos son los hijos de Bilá, la que Labán dio a su hija Raquel. Bilá fue la madre y Jacob el padre. En total, siete personas.
26 El total de personas que entraron con Jacob en Egipto, todos descendientes suyos, era de sesenta y seis personas, sin contar las mujeres de sus hijos.
27 Los hijos de José que nacieron en Egipto, fueron dos.
27 Total de personas de la familia de Jacob que entraron en Egipto. setenta.
Encuentro de Jacob con José
28 Antes de que entraran en Gosén. Jacob mandó delante a Judá para avisar a José de que estaba para llegar a la tierra de Gosén.
29 José enganchó su carro y fue al encuentro de su padre a Gosén. Al verlo lo abrazó y lloró largamente sobre su cuello.
30 Y dijo Israel a José: «Ahora ya puedo morir, porque he visto tu rostro y porque vives todavía.»
31 Después dijo José a sus hermanos y a toda la familia de su padre: «Voy ahora mismo a anunciar a Faraón que mis hermanos y la familia de mi padre, que vi vían en tierra de Canaán, acaban de llegar.
32 Le diré también que ustedes son pastores de ovejas, que se dedican a la crianza de animales y que han traído rebaños, vacas, y todas sus pertenencias.
33 Así pues, cuando Faraón les llame y les pregunte: «¿Cuál es su oficio?»,
34 ustedes contestarán: «Tus servidores hemos sido pastores desde nuestra niñez hasta el día de hoy, como lo fueron también nuestros padres.» Así se podrán quedar ustedes en esta tierra de Gosén, ya que los egipcios aborrecen a todos los pastores de ovejas.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 46
46,1

Las aventuras de José tienen una consecuencia importante: Jacob baja a Egipto con toda su familia y los hebreos vienen a radicarse en la provincia de Gosén. Parecería que se olvidan de la tierra de Canaán que Abraham y Jacob habían recorrido con sus rebaños y que Dios les había prometido. Tres siglos más tarde Moisés conducirá a algunos de sus clanes de vuelta a la tierra de las promesas. El autor entiende que esta larga demora formaba parte del plan de Dios.
Génesis (Gén) Capítulo 47
1 Llegó, pues, José donde estaba el Faraón con la noticia de que su padre y sus hermanos habían llegado de Canaán con sus rebaños, vacas y demás pertenencias, y que se encontraban en la tierra de Gosén.
2 Después escogió a cinco de sus hermanos y los presentó a Faraón.
3 Este les preguntó: «¿A qué se dedican?» Ellos contestaron: «Nosotros, tus servidores, somos pastores de ovejas, como lo fueron nuestros padres.
4 Hemos venido a vivir en este país porque ya no quedaban pastos para nuestros rebaños, debido a la gran sequía que asola el país de Canaán. Por eso te rogamos que nos permitas vivir en la tierra de Gosén.»
5 Entonces Faraón dijo a José:
6 Todo el país de Egipto está a tu disposición. Que tu padre y tus hermanos se establezcan en la mejor parte del país.»
Los hijos de Jacob en Egipto
7 José trajo después a su padre Jacob y se lo presentó a Faraón. Después que Jacob lo saludó,
8 Faraón le preguntó: «¿Cuántos años tienes?»
9 Jacob respondió: «Los años de mi peregrinación son ciento treinta. Pocos y malos han sido los días de mi vida, y no han llegado a igualar los años de vida de mis padres durante su peregrinación.»
10 Después Jacob volvió a bendecir a Faraón y se retiró de su presencia.
11 José instaló a su padre y a sus hermanos, y les dio una propiedad en la tierra de Egipto, en el mejor lugar de la comarca de Ramsés, tal como Faraón había ordenado.
12 Y José proveyó de lo necesario para vivir a su padre, a sus hermanos y a toda la familia de su padre, teniendo en cuenta el número de sus dependientes.
13 La escasez se hizo más fuerte y no se encontraban alimentos en toda la tierra; Egipto y Canaán estaban agotados por el hambre.
14 Entonces José acaparó toda la plata que había en la tierra de Egipto y de Canaán, a cambio del trigo que compraban, y llevó toda esa plata al palacio de Faraón.
15 Cuando se acabó la plata de Egipto y de Canaán, todos los egipcios comenzaron a llegar donde José para decirle: «Danos pan, ¿acaso nos vas a dejar morir porque se nos terminó el dinero?»
16 José les respondió: «Si no tienen más dinero, denme sus ganados y yo en cambio les daré pan.»
17 Trajeron su ganado a José, y José les dio pan a cambio de sus caballos, ovejas, vacas y burros. De esta manera los abasteció de pan durante ese año a cambio de todos sus ganados.
18 Al año siguiente volvieron donde él diciendo: «No podemos ocultar a nuestro señor que se nos ha terminado el dinero, y que los ganados ya son todos suyos. Tan sólo nos quedan nuestros cuerpos y nuestras tierras.
19 Tú no puedes vernos morir a nosotros y nuestras tierras; compranos, pues, a nosotros y nuestras tierras, a cambio de pan, y seremos nosotros y nuestras tierras propiedad de Fa raón. Danos trigo para que no muramos; así viviremos y nuestra tierra no quedará desolada.»
20 De este modo José adquirió para Faraón toda la tierra de Egipto, pues los egipcios tuvieron que vender sus campos, ya que el hambre los apretaba, y la tierra pasó a ser toda de Faraón.
21 En cuanto al pueblo, lo redujo a la servidumbre desde un extremo al otro de Egipto.
22 La única tierra que no compró fue la de los sacerdotes, pues había un decreto de Faraón en favor de ellos, y él debía procurarles el alimento. Por eso no vendieron sus tierras.
23 Entonces José dijo al pueblo: «Ya ven que los he comprado a ustedes y sus tierras para Faraón. Aquí tienen semillas: siembren la tierra.
24 Cuando llegue el tiempo de la cosecha, darán la quinta parte a Faraón y las otras cuatro partes restantes serán para ustedes, como semillas de siembra, y como alimento para ustedes, su familia y los que estén en su casa.»
25 Ellos respondieron: «Puesto que nos has salvado la vida, sírvete aceptarnos como esclavos de Faraón.»
26 Así José impuso como ley, que la quinta parte de los productos de la tierra de Egipto debe ser entregada a Faraón, y esa norma perdura hasta el día de hoy. Sólo las tierras de los sacerdotes no pasaron a poder de Faraón.
27 Los israelitas vivieron en el país de Egipto, en la tierra de Gosén. Tomaron posesión de ella, tuvieron muchos hijos y se multiplicaron en número.
28 Jacob vivió en Egipto diecisiete años de los ciento cuarenta y siete que duró su vida.
29 Y cuando los días de su vida se acercaron a su fin, llamó a su hijo José y le dijo: «Si me aprecias de veras, te ruego que coloques tu mano bajo mi muslo, y me prometas que no me sepultarás en Egipto; en esto reconoceré tu amor y fidelidad.
30 Cuando me haya ido a descansar con mis padres, sácame de Egipto y entiérrame en la tumba de ellos.» José respondió: «Lo haré tal como lo pides.» Insistió Jacob: «¡Júramelo!» Y José se lo juró.
31 Entonces Israel se inclinó sobre la cabecera de su cama.

**
Comentarios Génesis, capítulo 47
47,13

En Egipto todas las tierras pertenecían al Faraón, y una administración muy estricta le permitía exigir a los agricultores una parte de su cosecha. En este capítulo se atribuye a José esa organización administrativa.

Si bien nos choca esta política, el autor del relato no compartía nuestros escrúpulos y no le importaba la suerte de los campesinos egipcios. Para él José era un sabio como se lo podía imaginar en aquel tiempo. Siendo un hombre hecho y derecho y digno de confianza, había sabido llegar a la cumbre del poder, y aún cuando reforzaba el poder de su soberano, todavía era digno de elogios.
47,29

Es esta una expresión púdica. La manera de prestar juramento de entonces no era como la nuestra: quien prestaba juramento no alzaba la mano sino que lo hacía teniendo contacto con las fuerzas vivas (en castellano los testículos de quien se lo pedía; véase también 24,2). Jacob será enterrado en Palestina, mientras el retorno de las cenizas de José se hará ya en tiempos del Éxodo (Gén 50,19; Ex 13,19).
Génesis (Gén) Capítulo 48
Jacob adopta a los hijos de José
1 Algún tiempo después, avisaron a José de que su padre estaba enfermo. Tomó entonces con él a sus dos hijos, Manasés y Efraím,
2 e hizo anunciar a su padre: «Mira, tu hijo José ha venido a verte.» Israel, haciendo un esfuerzo, se sentó en la cama.
3 Dijo Jacob a José: «El Dios de las Alturas se me apareció en Luz, en el país de Canaán, y me bendijo diciendo:
4 «Mira, yo haré que seas fecundo y que te multipliques. Haré de ti una asamblea de naciones y a ti y a tus descendientes después de ti entregaré esta tierra en posesión perpetua.»
5 Desde ahora, pues, los dos hijos que te han nacido en Egipto antes de llegar yo a este país, serán míos. Efraím y Manasés serán hijos míos, al igual que Rubén y Simeón son hijos míos,
6 pero los hijos que has engendrado después serán tuyos, tanto ellos como su patrimonio serán registrados con los nombres de Efraím y Manasés.
7 También debes saber que cuando yo regresaba de Padán, tu madre Raquel se me murió en el camino, en el país de Canaán, poco antes de llegar a Efratá, y la enterré allí (en el camino de Efratá, que es Belén).»
8 Al ver Israel a los dos hijos de José, le preguntó: «¿Quiénes son éstos?»
9 José le respondió: «Estos son mis hijos, los que Dios me ha dado aquí.» Y le dijo: «Acércalos, por favor, y los bendeciré.»
10 Israel tenía los ojos debilitados por la vejez y no podía ver. Cuando José se los acercó, él los abrazó y los besó.
11 Israel dijo a José: « Nunca pensé que volvería a verte, y ahora Dios me concede ver incluso a tus descendientes.»
12 José retiró a los hijos de entre las rodillas de su padre y se postró delante de su padre hasta tocar el suelo con la cara.
13 Colocó José a Efraím a su derecha, quedando a la izquierda de Israel, y a Manasés a su izquierda, quedando a la derecha de su padre, y los acercó a él.
14 Israel extendió su mano derecha y la puso sobre la cabeza de Efraím, que era el menor, y así, cruzando las manos, puso su izquierda sobre la cabeza de Manasés a pesar de que era el primogénito.
15 Luego bendijo a José diciendo: «Que el Dios ante el cual caminaron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que ha sido mi pastor desde el día en que nací hasta hoy,
16 el Angel que me ha librado de todo mal, bendiga a estos muchachos. Que en ellos se perpetúe mi nombre y el nombre de mis padres Abraham e Isaac. Que lleguen a ser muy numerosos en esta tierra.»
17 José vio que su padre tenía puesta su mano derecha sobre la cabeza de Efraím, lo que le disgustó. Tomó, pues, la mano de su padre para cambiarla de la cabeza de Efraím a la de Manasés
18 y le dijo: «Así no, padre mío, porque éste es mi hijo mayor. Coloca tu mano derecha sobre su cabeza.»
19 Israel se negó y le dijo: «Lo sé, hijo mío, lo sé. El también se hará pueblo, también él llegará a ser grande, pero su hermano menor será más grande que él y su descendencia formará una familia de pueblos.»
20 Y los bendijo aquel día con estas palabras: «A ustedes los tomarán como ejemplo cuando quieran bendecir a alguno en Israel, y dirán: «Que Dios te haga semejante a Efraím y Manasés.»
20 Así puso a Efraím por delante de Manasés.
21 Después dijo Israel a José: «Yo estoy para morir, pero Dios estará con ustedes y los hará volver a la tierra de sus padres.
22 A ti te dejo algo más que a tus hermanos, me refiero a Siquem que conquisté al amorreo con mi espada y con mi arco.»

**
Comentarios Génesis, capítulo 48
48,1

En realidad las doce tribus de Israel eran trece, pero las dos tribus de Efraím y Manasés juntas se llamaban tribus de José, resultando así la cifra de doce. Este capítulo explica esta particularidad. Efraím y Manasés serán considerados como dos hijos de Jacob en reemplazo de José. Con esto se podrá conservar la cifra de doce sin quitarles a Efraím y Manasés su dignidad de tribus de Jacob.

La bendición de Jacob va, como la de Isaac, no al mayor sino al menor de los hermanos. Dios da sus favores a quien quiere y no según el derecho de sucesión ni según el deseo de los padres.
Génesis (Gén) Capítulo 49
Las bendiciones de Jacob
1 Jacob llamó a sus hijos y les dijo: «Reúnanse, que les voy a anunciar lo que sucederá en el futuro.
2 Júntense hijos de Jacob, oigan y escuchen a Israel, su padre.
3 Rubén, tú eres mi primogénito, mi vigor y el primer fruto de mi virilidad, pero rebosante de orgullo y de ímpetu.
4 Eres precipitado como las aguas: no te encumbrarás, tú que subiste al lecho de tu padre y deshonraste mi cama.
5 Simeón y Leví son hermanos, sus cuchillos fueron instrumentos de violencia.
6 Que nunca mi alma participe en sus intrigas, y que mi corazón esté lejos de su compañía, porque en su enojo mataron hombres, y en su furor desjarretaron toros.
7 Sea maldita su cólera porque es violenta, y su furor, porque fue cruel. Los dividiré en Jacob, y los dipersaré en Israel.
8 A ti, Judá, te alabarán tus hermanos, tu mano agarrará del cuello a tus enemigos, y tus hermanos se inclinarán ante ti.
9 ¡Judá es cachorro de león! Vuelves, hijo mío, de la caza. Se agazapa o se abalanza cual león, o cual leona, ¿quién se atreve a desafiarlo?
10 El cetro no será arrebatado de Judá ni el bastón de mando de entre sus piernas hasta que venga aquel a quien le pertenece y a quien obedecerán los pueblos.
11 Amarra en la vid a su burrito, y a la cepa el hijito de su burra. Lava en el vino su túnica y en la sangre de los racimos su manto.
12 Sus ojos son más oscuros que el vino y sus dientes más blancos que la leche.
13 Zabulón habita a orillas del mar, es tripulante de barcos y se extiende hasta Sidón.
14 Isacar es un burro robusto, echado entre dos prados.
15 Encontró un buen lugar de descanso, y como vio que el país era agradable, inclinó su espalda a la carga: pasará a ser esclavo.
16 Dan juzgará a su pueblo como una más de las tribus de Israel.
17 Será como serpiente en el camino, como víbora en el sendero, que muerde los talones del caballo, y hace caer de espaldas al jinete.
18 ¡Oh Yavé, espero en tu salvación!
19 A Gad le asaltan salteadores, pero él atraca a su retaguardia.
20 Aser tiene ricos manjares, y prepara comidas de rey.
21 Neftalí es una cierva suelta que tiene cervatillos hermosos.
22 José es el retoño de una vid frondosa, de una parra frondosa junto a la fuente: los sarmientos trepan sobre la mu ralla.
23 Lo han provocado lanzándole flechas, lo han perseguido los arqueros,
24 pero su arco se ha mantenido firme y sus brazos no han aflojado, por la mano del Fuerte de Jacob, por el Pastor y la Roca de Israel,
25 por el Dios de tu padre, el que te ayuda, por el Dios Todopoderoso que te bendice: ¡bendiciones de los altos cielos! ¡Bendiciones del abismo que yace abajo! ¡Bendiciones de los pechos y los senos! ¡Bendiciónes de tu campo y de tu establo!
26 Las bendiciones de tu padre han sobrepasado a las bendiciones de los montes seculares, y a las venturas de las lomas eternas. Todas ellas descansen sobre la cabeza de José sobre la frente del que ha sido consagrado en medio de sus hermanos.
27 Benjamín es un lobo sanguinario. Por la mañana devora su presa y por la tarde reparte los despojos.
Muerte y funerales de Jacob
28 Estas son las tribus de Israel, doce en total, y esto fue lo que les dijo su padre cuando los bendijo, dando a cada uno la bendición que le correspondía.
29 Después les dio estas instrucciones: «Yo voy a reunirme con mi pueblo. Entiérrenme junto a mis padres, en la cueva que hay en el campo de Efrón el hitita,
30 o sea, en la cueva que está en el campo de Macpelá, frente a Mambré, en el país de Canaán, el campo que Abraham compró a Efrón el hitita como lugar de su propiedad para sepulturas.
31 Allí fue sepultado Abraham y su esposa Sara. Allí también fue sepultado Isaac y su esposa Rebeca, y allí sepulté yo a Lía.
32 Dicho campo y la cueva que hay en él fueron comprados a los hititas.»
33 Cuando Jacob hubo terminado de dar estas instrucciones a sus hijos, recogió sus pies en la cama y expiró, y fue a reunirse con sus antepasados.

**
Comentarios Génesis, capítulo 49
49,1

Las “bendiciones de Jacob” de hecho van dirigidas a las doce tribus que llevan su nombre. El autor vivió en los primeros tiempos de la monarquía y quería demostrar que si las doce tribus habían tenido una suerte muy desigual, eso no debía constituir un problema. Dios mismo había decidido sus distintos destinos y Jacob era consciente de aquello. Las dos tribus de Judá y de José sobresalen. El autor conservó para José una copla que enfatizaba su superioridad, pero añadió para Judá (una tribu cuyos orígenes son muy oscuros) una pequeña copla que anuncia su ascenso al primer puesto gracias al rey David. Parecería que sta profecía indica que Judá permanecerá aparte hasta que venga aquel a quien obedecerán los pueblos, pero el texto ha sido estropeado y es dudoso. ¿Quería sólo celebrar la venida del rey David o encerraba ya la espera de un Rey salvador? En realidad los reyes del pueblo de Dios, y Jesús después de ellos, provendrán de esa tribu. Judá es por tanto considerado aquí como el heredero de las promesas hechas a Abraham y a Jacob.
Génesis (Gén) Capítulo 50
1 José se acercó a la cama de su padre, lo abrazó llorando y lo besó.
2 Mandó después a los médicos que estaban a su servicio que embalsamaran a su padre y ellos lo embalsamaron.
3 Emplearon en ello cuarenta días, ya que éste es el tiempo necesario para el embalsamamiento. Los egipcios lo lloraron durante setenta días.
4 Transcurrido el tiempo de duelo, José habló a los principales de la casa de Faraón de esta manera: «Si ustedes realmente me aprecian, les ruego hagan llegar a oídos de Faraón lo siguiente:
5 Antes de morir, mi padre me hizo prometerle bajo juramento que yo lo habría de sepultar en el sepulcro que él mismo se había preparado en el país de Canaán. Así pues, permíteme ahora subir a enterrar a mi padre, y luego volveré.»
6 Faraón le mandó a decir: «Sube y entierra a tu padre, tal como te hizo jurar.»
7 Subió José a sepultar a su padre y subieron también con él todos los oficiales de Faraón, los principales de su familia y todos los jefes de Egipto,
8 así como toda la familia de José, sus hermanos y la familia de su padre. Tan sólo dejaron en el país de Gosén a sus niños, sus rebaños y demás animales.
9 Lo acompañaban además carros y soldados a caballo, lo que hacía que fuese una caravana muy considerable.
10 Al llegar a Gorén-Atad, que está al otro lado del Jordán, celebraron unos funerales muy grandes y solemnes; estos funerales que José celebró por su padre duraron siete días.
11 Los cana neos que vivían allí, al ver los funerales que se hacían en Gorén-Atad, se dijeron: «Estos son unos funerales muy solemnes de los egipcios.» Por eso aquel lugar se llamó Abel-Misraim (o sea, duelo de los egipcios) y está al otro lado del Jordán.
12 Los hijos de Jacob cumplieron a su respecto todo lo que él les había ordenado.
13 Lo trasladaron al país de Canaán y lo sepultaron en la cueva que hay en el campo de Macpelá, frente a Mambré, campo que Abraham había comprado a Efrón el hitita, como su propiedad para sepulturas.
14 Después de sepultar a su padre, José volvió a Egipto con sus hermanos y con todos los que lo habían ido a acompañar en el funeral de su padre.
Ultimos años de José
15 Al ver que había muerto su padre, los hermanos de José se dijeron: «Tal vez José nos guarde aún rencor, y ahora nos devuelva todo el mal que le hicimos.»
16 Por eso le mandaron a decir: «Tu padre antes de morir nos encargó que te dijéramos:
17 «Por favor, perdona el crimen de tus hermanos y el pecado que cometieron cuando te trataron mal. Ahora debes perdonar su crimen a los servidores del Dios de tu padre.» José, al oír este mensaje, se puso a llorar.
18 Sus hermanos vinieron y se echaron a sus pies, diciendo: «Aquí nos tienes, somos tus esclavos.»
19 José les respondió: «No teman. ¿Acaso podría ponerme yo en lugar de Dios?
20 Ustedes quisieron hacerme daño, pero Dios quiso convertirlo en bien para que se realizara lo que hoy ven: conservar la vida de un pueblo numeroso.
21 Nada teman, pues. Yo los mantendré a ustedes y a sus hijos.» Luego los consoló, hablándoles con palabras cariñosas.
22 José permaneció en Egipto junto con toda la familia de su padre. Murió a la edad de ciento diez años.
23 Alcanzó a ver a los hijos de Efraím hasta la tercera generación. También los hijos de Maquir, hijo de Manasés, nacieron sobre las rodillas de José.
24 José dijo a sus hermanos: «Yo voy a morir, pero tengan la plena seguridad de que Dios los visitará y los hará subir de este país a la tierra que juró dar a Abraham, Isaac y Jacob.»
25 Y José hizo jurar a los hijos de Israel, pidiéndoles este favor: «Cuando Dios los visite, lleven mis huesos de aquí junto con ustedes.»
26 José murió en Egipto, a la edad de ciento diez años. Embalsamaron su cuerpo y lo colocaron en un ataúd en Egipto.

**
Comentarios Génesis, capítulo 50
50,15

La historia de José enseña tanto la justicia como el perdón. José perdona y restablece el equilibrio familiar después de que sus hermanos mayores confesaran su crimen. Al final todos pueden mirarse a la cara, porque ya no se teme la venganza.
50,24

La perspectiva del regreso a la tierra prometida a los padres es el telón de fondo de toda la historia de los patriarcas (Gén 12.1; 26,2; 28,13; 46,1). José recuerda a sus descendientes que están en algo provisorio y que deben esperar lo definitivo, la tierra de las promesas. Y lo confirma pidiéndoles que lleven consigo sus restos cuando Dios venga a rescatarlos.

Nótese cómo mueren Jacob y José, estos creyentes de tiempos antiguos que todavía no habían recibido ninguna revelación sobre el más allá y se quedaban con una visión pesimista. Pensaban que el hombre al morir se iba a vivir bajo la tierra junto con sus padres, un lugar del que Dios estaba tan ausente como las inquietudes y la bulla de los vivos. Sólo podían someterse a la ley de esta tierra. Pero si Dios, su amigo y fiel defensor, dejaba que lo perdieran para siempre, seguramente debían acallar sus dudas para convencerse de que este orden divino era lo bueno y lo justo. Jesús afirmará que si Dios les ha hablado, es la prueba de que también los resucitará.
Éxodo (Éx) Introducción
El Éxodo  es la salida de Egipto. Esta es, en la Biblia, la gran hazaña de Dios: la salida del país de la esclavitud hacia la tierra prometida. Dios libera a su pueblo «con gran poder, mano fuerte y brazo extendido», abriendo un camino en el mar.
El Exodo es el corazón del Antiguo Testamento, y aquello que le da su significado al presentarnos a un Dios que liberta a los hombres. Este libro ha dado a la religión judía, y luego a la fe cristiana, su primera orientación que las hizo diferentes de todas las demás. Dios no viene primero para que se lo respete o para indicar caminos espirituales, sino para escoger un pueblo con el cual actuará en el corazón de la historia humana.
Los Evangelios primero, y luego los cristianos, reconocerán en Jesús el nuevo Moisés de una nueva partida; y buscarán en este libro como figuras de todo lo que viven en la Iglesia. ¿El paso del mar? Es el bautismo. ¿La roca de la que sale la fuente? Es Cristo. Y la alianza del Sinaí prepara la Nueva Alianza.
Pero no por eso debemos olvidar el punto de partida. El Exodo es antes que nada la liberación de los esclavos y la elección del pueblo de Israel. Es una liberación auténtica que alcanza toda la realidad humana, individual y social: Dios libera a los que quiere tomar para sí, y la libertad cristiana estará muy lejos de lo que la cultura occidental entiende con esta palabra.
El Éxodo y la historia
Los relatos del Exodo abundan en historias hermosas, pero están muy lejos de lo que habríamos presenciado si hubiéramos estado allí. Al contemplar las escenas grandiosas que allí se pintan, nos gustaría saber lo que la historia puede decir al respecto.
Todo se ubica alrededor del año 1240 antes de Cristo, unos cinco siglos después de Abrahán. En el siglo XV antes de Cristo los egipcios han sido derrotados por invasores venidos de Canaán, los que han dejado que muchos nómadas del desierto entraran en el país (ver la historia de José). Cuando los egipcios vuelven a restablecer sus propios reyes, estos nómadas son tratados con menos consideración y muchos de ellos huyen para evitar impuestos o trabajos obligatorios. Unos son expulsados (como en Ex 12,31), otros se fugan a favor de la noche (como en 12,38).
Es en este contexto donde se desarrollan los acontecimientos del Exodo. Uno de estos grupos, perseguido por un destacamento de carros egipcios, es protegido por una intervención extraordinaria de Dios: los israelitas vieron a los egipcios muertos a la orilla del mar (14,30). Un profeta, Moisés, el guía de estos fugitivos, interpretó para ellos el acontecimiento: Yavé, único Dios, los había escogido para que fueran su pueblo. Moisés y los suyos quedaron un buen tiempo en los oasis del Sinaí. Allí Moisés les dio la Ley de Yavé.
El libro del Éxodo
La historia, pues, se encuentra en el Exodo, pero el Éxodo dice muchas más cosas en las que no lo sigue la historia, en el sentido moderno de esta palabra. Pues este libro no es la obra de un autor, sino más bien el resultado de una larga evolución, y en él se juntan maneras muy diversas de entender la historia, propias de aquellos tiempos.
Está por ejemplo esta clase de historia de la que hablamos respecto de Génesis 35, y es la que se transmite oralmente en los clanes nómadas. Así fue como se reunieron en una misma familia: Moisés, su suegro Jetro, Aarón, «hermano de Moisés», y Miriam «la profetisa hermana de Aarón»; era una manera de expresar los lazos que unían a Moisés con jefes o profetas de otros clanes. Asimismo se ha identificado el Monte Sinaí con el Monte Horeb y el «Monte de Dios»; éstos eran a lo mejor lugares sagrados cuyas tradiciones se confundieron.
Muy diferente fue el propósito de los sacerdotes judíos que han dado a este libro su forma definitiva en el tiempo del exilio a Babilonia. Al desarrollar las tradiciones antiguas, querían decir, no lo que había sucedido, sino más bien la visión que el pueblo de Israel debía guardar de su pasado. Haciéndolo, enseñaban a sus contemporáneos de qué manera serían ellos mismos pueblo de Dios y el fermento de la historia. A ellos se debe esta presentación de los israelitas como un pueblo inmenso ya formado, organizado, que ya tiene un Santuario en el desierto, con sus sacerdotes y sus talleres de los que saldrá el becerro de oro. Y ese pueblo inmenso marcha como un solo hombre, es alimentado con el maná durante cuarenta años, recibe las leyes que serán observadas sólo después de pasados algunos siglos. Y este pueblo entero sale armado de Egipto para conquistar la Tierra prometida.
El Dios verdadero del Éxodo
Estamos pues confrontados con dos historias, la científica, y la que ha formado la conciencia de Israel y del pueblo cristiano. La primera reconoce que allí Dios ha entrado en la Historia; su acción ha sido muy discreta y en esto descubrimos su pedagogía: Dios es muy paciente. La otra historia nos enseña quiénes somos y solamente la entienden bien aquellos que han acogido a Cristo.
Con todo, sería un error oponer la una a la otra, como si todo el relato del Exodo fuera puro cuento. Bastará leer algunas páginas para entender que no habrían sido escritas y no habrían tenido peso alguno en la conciencia de un pueblo si no fueran verdaderos testimonios. Son el testimonio de aquellos que estuvieron con Moisés y que, sin la menor duda, hicieron experiencias excepcionales. Son el testimonio de aquellos que las escribieron a lo largo de los siglos, ya fueran sacerdotes o profetas, los que también tuvieron una experiencia del Dios Vivo, el libertador de Israel, y a consecuencia de ella nos transmitieron el fuego del Sinaí.
Éxodo (Éx) Capítulo 1
Primera parte: DE EGIPTO AL SINAÍ
Los hebreos se multiplican en Egipto
1 Estos son los nombres de los hijos de Israel que llegaron con Jacob a Egipto, cada uno con su familia:
2 Rubén, Simeón, Leví, Judá,
3 Isacar, Zabulón, Benjamín,
4 Dan, Neftalí, Gad y Aser.
5 El número de estos descendientes de Jacob era de setenta personas. Además José, que estaba ya en Egipto.
6 Murió José, y también sus hermanos y toda aquella generación,
7 mientras los hijos de Israel seguían siendo muy fecundos. Se multiplicaban y se hacían fuertes, llegando a ser tan numerosos que los había en todo el país.
Los egipcios someten a esclavitud a los hebreos
8 Entró a gobernar en Egipto un nuevo rey, que no sabía nada de José, y dijo a su pueblo:
9 «Miren que los hijos de Israel forman un pueblo más numeroso y fuerte que nosotros.
10 Tomemos precauciones contra él para que no siga multiplicándose, no vaya a suceder, que si estalla una guerra, se una a nuestros enemigos para luchar contra nosotros y escapar del país.»
11 Les pusieron entonces capataces a los israelitas, para sobrecargarlos con duros trabajos. Edificaron así para Faraón las ciudades de almacenamiento: Pitom y Ramsés.
12 Pero cuanto más los oprimían, tanto más crecían y se multiplicaban, de tal modo que la gente ya no soportaba a los israelitas.
13 Los egipcios trataron con brutalidad a los Israelitas y los redujeron a esclavitud.
14 Les amargaron la vida con duros trabajos de arcilla y ladrillos, con toda clase de labores campesinas y toda clase de servidumbres que les imponían por la fuerza.
15 Luego el rey de Egipto se dirigió a las parteras de las hebreas, una de las cuales se llamaba Sifrá y la otra Púa; les dijo:
16 «Cuando asistan a las hebreas, y ellas se pongan de cuclillas sobre las dos piedras, fíjense bien: si es niño, háganlo morir; y si es niña, déjenla con vida.»
17 Pero las parteras temían a Dios, y no hicieron lo que les había mandado el rey de Egipto, sino que dejaron con vida a los niños.
18 Entonces el rey llamó a las parteras y les dijo: «¿Por qué han actuado así, dejando con vida a los niños?»
19 Las parteras respondieron: «Es que las mujeres hebreas no son como las egipcias. Son más robustas y dan a luz antes de que llegue la partera.»
20 Dios estaba con las parteras, así que el pueblo creció y llegó a ser muy fuerte;
21 y a las parteras, por haber temido a Dios, les concedió numerosa descendencia.
22 Entonces Faraón dio esta orden a todo el pueblo: «Echen al río a todo niño nacido de los hebreos, pero a las niñas déjenlas con vida.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 1
1,1

Desde siglos y siglos una gran parte de la humanidad ha vivido bajo la opresión. Los historiadores hablan muy poco de su vida tan sufrida. Las rebeldías fueron escasas, pues en su inmensa mayoría se sometieron e incluso llegaron a pensar que la esclavitud era para ellos una situación normal. La liberación de los compañeros de Moisés fue el primer paso de la historia del Pueblo de Dios.
1,1

Este párrafo conecta el Éxodo con el Génesis. Mientras el Génesis seguía el recorrido de una familia (Abraham, Jacob, José y sus hermanos), el Éxodo habla desde el principio de un pueblo, los “hijos de Israel”.

En 1,1 “los hijos de Israel” se refiere a los doce hijos del patriarca Jacob; en 1,7 el relato se ubica trescientos años más tarde y los “hijos de Israel” que menciona deben entenderse ya los israelitas. En realidad sería más exacto hablar de hebreos, término que engoblaría a los inmigrantes de origen asiático instalados en el territorio de Gosén, al noreste del delta del río Nilo. Solamente más tarde estos hebreos de Moisés ganarán para su causa a las tribus ya presentes en Palestina, que pasarían a ser las tribus de Israel.
1,8

Un nuevo rey. El autor alude al cambio po lítico operado en el siglo XVI antes de nuestra era: soberanos egipcios expulsan a los soberanos hicsos, de origen palestino, que habían permitido que los hebreos se instalaran en el delta (véase la introducción).

La historia de José parecería elogiar el régimen egipcio que había reducido a servidumbre a los campesinos tanto para el bien del país como de sus soberanos, un punto de vista clásico en la historia. Aquí en cambio el autor se pone del otro lado: la administración es vista como un poder opresor.
1,17

El rey ordena que se eliminen a los niños varones, pero las parteras respetan a Dios. Los egipcios en efecto eran conocidos por su respeto a la vida, especialmente de los niños. La presentación dramática de la salida de Egipto bajo la forma de un gran combate entre Yavé y el Faraón no nos debe hacer perder de vista la realidad, mucho más matizada. Todo el libro habla de esclavitud y de liberación, pero esta última palabra significa ante todo que fueron liberados de una autoridad extranjera para ponerse bajo la autoridad de Yavé.

La Biblia describe la situación de los hebreos tal como ellos la recordaban:

— Los dueños egipcios tienen miedo a un proletariado que según ellos crece en forma irresponsable (10 y 12).

— Se les imponen duros trabajos para construir una sociedad que no les reconoce derechos (11).

— Finalmente una autoridad extranjera les impone el control de los nacimientos (16).

Situaciones de opresión: 1Mac 1; 2Mac 4; 2Mac 6; Is 5,8; Am 5,10; Ez 34; Mi 2,1; Job 24,1; 25,9; Lam 3,31.
1,20

El respeto a la vida es una ley fundamental del pueblo de Dios. Debe ser fecundo, pero su ley exigente lo preservará de ser una masa miserable y sin educación.
Éxodo (Éx) Capítulo 2
Moisés salvado de las aguas
1 Un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de la misma tribu.
2 La mujer quedó esperando y dio a luz un hijo, y viendo que era hermoso, lo tuvo escondido durante tres meses.
3 Como no podía ocultarlo por más tiempo, tomó un canasto de papiro, lo recubrió con alquitrán y brea, metió en él al niño y lo puso entre los juncos, a la orilla del río Nilo.
4 La hermana del niño se quedó a cierta distancia para ver lo que le pasaba.
5 En eso bajó la hija de Faraón al Nilo, y se bañó mientras sus sirvientas se paseaban por la orilla del río. Al divisar el canasto entre los juncos, envió a una criada a buscarlo.
6 Lo abrió y vio que era un niño que lloraba. Se compadeció de él y exclamó: «¡Es un niño de los hebreos!»
7 Entonces la hermana dijo a la hija de Faraón: «Si quieres, yo buscaré entre las hebreas, y me pondré al habla con una nodriza para que te críe este niño.»
8 «¡Ve!», le contestó la hija de Faraón.
9 Así que la joven fue y llamó a la madre del niño. La hija de Faraón le dijo: «Toma este niño y críamelo, que yo te pagaré.» Y la mujer tomó al niñito para criarlo.
10 Habiendo crecido el niño, ella lo llevó a la hija de Faraón, y pasó a ser para ella como su hijo propio. Ella lo llamó Moisés, pues, dijo, «lo he sacado de las aguas.»
Moisés descubre a su pueblo
11 Tiempo después, siendo Moisés ya mayor, se preocupó por sus hermanos y entonces fue cuando comprobó sus penosos trabajos. Le tocó ver cómo un egipcio golpeaba a un hebreo, a uno de sus hermanos.
12 Miró a uno y otro lado, y como no viera a nadie, mató al egipcio y lo escondió en la arena.
13 Al día siguiente salió de nuevo, y esta vez dos hebreos estaban peleando. Moisés dijo al culpable: «¿Por qué le pegas a tu compañero?»
14 Y él le contestó: «¿Quién te ha puesto de jefe y juez sobre nosotros? ¿Y por qué no me matas como mataste al egipcio?» Moisés tuvo miedo, pues pensó: «Este asunto ya se sabe.»
15 De hecho, le llegó la noticia a Faraón y buscó a Moisés para matarlo, pero Moisés huyó de la presencia de Faraón y se fue a vivir al país de Madián. Allí se sentó junto a un pozo.
Estadía de Moisés en Madián
16 Vinieron una niñas para sacar agua, eran las siete hijas de un sacerdote de Madián. Como llenaran las piletas para dar de beber a las ovejas de su padre,
17 llegaron unos pastores y las echaron. Entonces Moisés salió en su defensa, y dio de beber al rebaño.
18 Al volver ellas donde su padre Ragüel, éste les dijo: «¿Cómo es que hoy han venido tan pronto?»
19 Ellas contestaron: «Un egipcio nos ha defendido de los pastores y además nos sacó agua y dio de beber al rebaño.»
20 Ragüel preguntó: «¿Y dónde está? ¿Por qué no han traído aquí a ese hombre? Díganle que venga a comer.»
21 Moisés aceptó quedarse con aquel hombre, quien le dio por esposa a su hija Séfora.
22 Y como diera a luz un hijo, Moisés lo llamó Guersón, pues dijo: Soy forastero en tierra extraña.
La hora de Dios
23 Pasaron muchos años, murió el rey de Egipto y los israelitas se lamentaban bajo la esclavitud. Gritaron, y los gritos de auxilio de los esclavos llegaron a Dios.
24 Oyó Dios sus lamentos, y se acordó de su alianza con Abraham, Isaac y Jacob.
25 Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconocióó.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 2
2,1

El primer acto de resistencia al poder opresor viene de una mujer. Esa madre, al igual que las parteras del capítulo anterior, sabe lo que vale una vida, y por eso obedece a su conciencia antes que a consideraciones de riesgo o de interés. Ya tiene las mismas intuiciones que hoy en día mantienen en el fondo de las conciencias el rechazo al aborto.

La imagen de la canasta escondida entre los juncos posiblemente fue tomada de la leyenda del rey Sargón, salvado de las aguas cuando era niño, lo que no impide que todo esto sea realmente hermoso. La palabra que aquí se traduce por canasta es la usada para el Arca de Noé. Poco importa que este relato sea una ficción; se sabía que Moisés había sido salvado de mil peligros que habían tratado de sofocar su vocación de profeta y salvador, comenzando por su educación en un mundo cerrado y la vida cómoda que se le había brindado.
2,11

Moisés llevaba una vida de príncipe. Un incidente fortuito despierta su vocación; en la vida de nadie faltan ocasiones para descubrir el sufrimiento y los problemas de los hermanos menos favorecidos, pero a menudo se pasa de largo por miedo a dejar los carriles de una vida cómoda y bien ordenada. Sobre todo nadie quiere dejarse arrastrar a lo desconocido.

Moisés mató a una persona: es una ruptura que le abre el camino, (pero no justifica la violencia en el mundo actual, veinte siglos después de Cristo). La carta a los Hebreos lo pone como ejemplo de los que siguen a Cristo humillado: Heb 11,25.

Moisés descubre otro aspecto del mal: sus hermanos no son todos víctimas inocentes y la violencia impera también entre ellos; no son respetados por los egipcios pero tampoco ellos se preocupan por hacer algo para que los respeten. Las liberaciones que vienen de Dios, no sólo liberan de las estructuras de opresión, sino que al mismo tiempo despiertan la conciencia del propio pecado.
2,16

Esta hermosa escena encubre, como ya se vio en el Génesis, otro encuentro: el de Moisés con las tradiciones religiosas de los madianitas. Su matrimonio con una madianita, así como los consejos de su suegro (18,13) pretenden hacer recordar que a través de ellos descubrió buena parte de lo que enseñó a su pueblo. El suegro Ragüel será llamado Jetró en 3,1.
2,23

Dios ve, Dios se da a conocer: habría que subrayar aquí los verbos cuyo sujeto es Dios. Estos verbos nos apartan inmediatamente de estudiar a Dios como si se tratara de estudiar la Biblia o tratar incluso a Dios como cuando se estudia cualquier otro tema. Él es una persona viva y que ve, aun cuando con frecuencia nos parezca que es indiferente o inactivo.

Hay demoras de Dios (2Mac 6,12; Ha 1,2; Sir 35,19; Sal 44; Mc 4,26; Lc 18,1; Ap 6,11).
Éxodo (Éx) Capítulo 3
La zarza ardiendo
1 Moisés cuidaba las ovejas de Jetró, su suegro, sacerdote de Madián. Una vez llevó las ovejas muy lejos en el desierto y llegó al Horeb, el Cerro de Dios.
2 Entonces fue cuando el Angel de Yavé se presentó a él, como una llama ardiente en medio de una zarza. Moisés estuvo observando: la zarza ardía, pero no se consumía.
3 Y se dijo: «Voy a dar una vuelta para mirar este fenómeno tan extraordinario: ¿ por qué la zarza no se consume?»
4 Yavé vio que Moisés se acercaba para mirar; Dios lo llamó de en medio de la zarza: «¡Moisés, Moisés!», y él respondió: «Aquí estoy.»
5 Yavé le dijo: «No te acerques más. Sácate tus sandalias porque el lugar que pisas es tierra sagrada.»
6 Luego le dijo: «Yo soy el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.» Al instante Moisés se tapó la cara, porque tuvo miedo de que su mirada se fijara sobre Dios.
7 Yavé dijo: «He visto la humillación de mi pueblo en Egipto, y he oído sus quejas cuando lo maltrataban sus mayordomos. Me he fijado en sus sufrimientos,
8 y he bajado, pa ra librarlo del poder de los egipcios y para hacerlo subir de aquí a un país grande y fértil, a una tierra que mana leche y miel, al territorio de los cananeos, de los heteos, de los amorreos, los fereceos, los jeveos y los jebuseos.
9 El clamor de los hijos de Israel ha llegado hasta mí y he visto cómo los egipcios los oprimen.
10 Ve, pues, yo te envío a Faraón para que saques de Egipto a mi pueblo, los hijos de Israel.»
11 Moisés dijo a Dios: «¿Quién soy yo para ir donde Faraón y sacar de Egipto a los israelitas?»
12 Dios respondió: «Yo estoy contigo, y ésta será para ti la señal de que yo te he enviado: Cuando hayas sacado al pueblo de Egipto, ustedes vendrán a darme culto en este monte.»
13 Moisés contestó a Dios: «Si voy a los hijos de Israel y les digo que el Dios de sus padres me envía a ellos, si me preguntan: ¿Cuál es su nombre?, yo ¿qué les voy a responder?»
14 Dios dijo a Moisés: «Yo soy: YO-SOY.» «Así dirás al pueblo de Israel: YO-SOY me ha enviado a ustedes.
15 Y también les dirás: YAVÉ, el Dios de sus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado. Este será mi nombre para siempre, y con este nombre me invocarán de generación en generación.»
Moisés es enviado como liberador
16 Ve y reúne a los jefes de Israel, y les dirás: «Yavé, el Dios de sus padres, se me apareció; el Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob me ha dicho: Ahora voy a pedir cuentas debido a todo lo que a ustedes les están haciendo en Egipto.
17 He decidido sacarlos de esta opresión en Egipto y trasladarlos a una tierra que mana leche y miel, al país de los cananeos, de los heteos, de los amorreos, los fereceos, los jeveos y los jebuseos.
18 Los jefes de Israel te harán caso y, con ellos te presentarás al rey de Egipto. Tú le dirás: El Dios de los hebreos, Yavé, nos salió al encuentro: deja que nos alejemos a tres días de marcha en el desierto, para ofrecer sacrificios a Yavé, nuestro Dios.
19 Yo ya sé que el rey de los egipcios no los dejará ir, si no es obligado por la fuerza.
20 Por esto yo extenderé mi mano y azotaré a Egipto con toda clase de males extraordinarios, de manera que él mismo los echará fuera.
21 Y haré que este pueblo se gane el favor de los egipcios de modo que, al salir, no se marchen con las manos vacías.
22 Cada mujer pida a su vecina o a la persona que comparte su casa objetos de plata y oro y también vestidos; sus hijos e hijas se los pondrán, y así dejarán sin nada a los egipcios.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 3
3,1

Dios ha esperado años antes de llamar a Moisés, cuando es ya un hombre maduro y padre de familia. Lo hace en un momento en que parece que Moisés se ha apartado, tras perder día tras día la esperanza de volver a encontrar a su pueblo.
3,1

Moisés en el Horeb. No se sabe con certeza donde se encuentra ese monte, aunque es razonable pensar en el macizo del Sinaí. Monte de Dios: un lugar donde desde hacía siglos se iba para encontrarse con Dios.

Una manifestación del Ángel de Yavé. Hay algunas pequeñas incoherencias en este texto porque combinó varios documentos; uno de ellos habla de Dios cuando aún Dios no había dado a conocer su nombre de Yavé.

Con respecto al ángel de Yavé, es una manera de dar vueltas alrededor del misterio de Dios y de indicar una de sus manifestaciones. En cierta medida el ángel es la llama de fuego, pero también es la presencia de Yavé; véase la nota en Gén 18,10.

Moisés se quita las sandalias: ciertos gestos y ciertas actitudes ayudan a dejar de lado las preocupaciones diarias. Así el pequeño oratorio que se preparó en la casa.
3,10

Yo te envío a Faraón. Como ocurre en los otros relatos de la vocación de personajes bíblicos, se dan siempre juntas una misión y una revelación de Dios.

La misión confiada a Moisés está en primer lugar, pero a continuación hay que justificar la orden de hacer salir a los hebreos y Dios revela que quiere otorgarles un trato particular: podrán, diríamos, “llamarlo a su número privado”, es decir, que invocarán su nombre llamándolo Yavé, nombre privado que no había revelado a los demás hombres.
3,13

Otra razón justifica la revelación del nombre Yavé. En el Génesis cada clan veneraba al “Dios de su padre”, al que permanecía fiel. En adelante quedará claro que el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob es uno solo y el mismo, cuyo nombre es Yavé. Parece que ya antes de Moisés se adoraba a un dios Yavé en algún lugar del Sinaí, pero aquí el Dios único se adueña del nombre y le da un significado que permanecerá para siempre.
3,14

Esta frase se ha interpretado de diversas maneras, dado que los verbos hebreos no distinguen el presente del futuro: “Yo soy el que soy”; “Yo soy quien soy”; “Yo seré lo que seré”. La segunda expresión es una forma de no contestar, lo que contradice el contexto, porque precisamente Dios revela un nombre. La tercera es como decir: Me reconocerán por mis actos. Sólo la primera, que traducimos de una manera más precisa con los dos puntos, concuerda a la vez con el fin del versículo y con el sentido de Yavé que significa Él Es.

En realidad, si Yavé es una forma de este verbo como casi todos reconocen, puede traducirse indiferentemente Él Es o Él hace existir. Esto nos sumerge en un contexto de liberación: Dios ama la vida y quiere que el ser humano se realice plenamente. Inspira las liberaciones históricas e invita a fijar cada vez más alto nuestro ideal; no tiene nada que ver con una bondad compadecida que abriría el camino o el derecho a ser mediocres.

Véanse los desarrollos de esta afirmación en Os 1,9; Is 45,1-8; 1Jn 4,8; Ap 1,4 et 8.

El Dios de Moisés no se esconde entre las nubes dejándonos en la confusión (Is 45,19), sino que se afirma a sí mismo: el Dios Padre sólo puede proyectarse a sí mismo y expresarse. La Palabra de Dios es presente en Dios y se comunicará todo a lo largo de la Biblia hasta el día en que venga Jesús: Palabra o Verbo o Hijo del Padre (Jn 1,1 y 14).
3,15

Este será mi nombre para siempre. Todo nombre está ligado a una lengua particular en la que tiene un sentido; en otra cultura tal vez Dios habría indicado otro nombre.

¿Yavé o Jehovah? Unos cuatro siglos antes de Jesús los israelitas dejaron de pronunciar el nombre de Yavé por respeto; usaban expresiones como “El Señor” o “El Nombre”. Como en los textos hebraicos sólo se escribían consonantes, se empezaron a poner entre las consonantes YHVH las vocales e, o, a de Edonah, que significa “Señor”. La palabra Yehovah carecía de sentido y no se pronunciaba, pero al verla escrita el lector sabía que no debía decir “Yavé” sino “Edonah”.
3,17

He decidido sacarlos de esta opresión. El Dios que Es se preocupa por los que todavía no existen de verdad. Dios salva a los hombres como decíamos, pero es necesario que haya seres humanos y no sólo brazos o bocas que alimentar. La salvación de Dios se llevará a cabo en el tiempo y a través de la historia de un pueblo que lucha por su existencia. En tiempos pos teriores tanto los sacerdotes como los profe tas tomarán pie de esta intervención de Dios para pedir que se alivie la suerte de los esclavos y que sean liberados después de cierto plazo, porque en aquel tiempo era tan difícil pensar en una sociedad sin esclavos como hoy en una sociedad sin parados (Éx 21; Lev 25,39; Dt 5,15; 24,18; Jer 34,10). El mismo Moisés se salvará –o se realizará a sí mismo– al mismo tiempo que se consagre a sus actividades materiales y espirituales al servicio de sus hermanos.

Cabe también preguntarse: la Biblia ¿habla de liberación en sentido humano y político, o propone una liberación espiritual? En realidad esta oposición es artificial. La experiencia nos enseña que para salvar al prójimo no basta la ayuda material ni los cambios políticos, como tampoco sólo oraciones. Lo que realmente importa es que las personas se despierten y salgan de su aislamiento para asentar las bases de una sociedad más humana y hacerla crecer.
3,18

Yavé nos salió al encuentro. Se pedirá al faraón una peregrinación, pero en realidad lo que se quería era salir del país. Todo esto sucede en un tiempo en que todo problema social o político era expresado en términos de religión (Éx 17,16; Núm 25,16).
3,22

¡Qué ejemplo tan hermoso! No olvidemos el contexto cultural de la época, además de lo que las leyendas añadieron. Tal vez recordaban alguna ocasión en que hebreos habrían sido expulsados de Egipto con ocasión de alguna peste y los egipcios les habrían ayudado a partir cuanto antes. Y por otra parte, si Yavé era más fuerte que Faraón, la gente querría que los egipcios también pagasen abundantemente todo lo que habían sacado a su pueblo.
Éxodo (Éx) Capítulo 4
Moisés recibe el don de los milagros
1 Moisés respondió a Yavé: «No me van a creer, ni querrán escucharme, sino que dirán: ¡Cómo que se te ha aparecido Yavé!»
2 Entonces Yavé le dijo: «¿Qué es lo que tienes en la mano?» «Un bastón», le respondió él.
3 Dijo Yavé: «Tíralo al suelo.» Lo tiró al suelo, y se convirtió en una serpiente: Moisés dio un salto atrás.
4 Yavé entonces le dijo: «¡Tómala por la cola con tu mano!» Moisés la agarró, y volvió a ser un bastón en su mano.
5 «Con esto –le dijo Yavé– podrán creer que se te ha aparecido el Dios de sus padres, el Dios de Abrahán, el Dios de Isaac y de Jacob.»
6 Otra vez Yavé le dijo: «Mete la mano en tu pecho.» Lo hizo, y la sacó cubierta de lepra, blanca como la nieve.
7 «Vuelve a meter tu mano en el pecho.» Lo hizo y, al sacarla, su mano estaba tan sana como el resto de su cuerpo.
8 «Si no te creen —le dijo Yavé— y no los convence el primer prodigio, te creerán con el segundo.
9 Y si no creen todavía con los dos prodigios y no te hacen caso, toma agua del río y derrámala; en cuanto toque el suelo, el agua del río se convertirá en sangre.»
Aarón, intérprete de Moisés
10 Moisés dijo a Yavé: «Mira, Señor, que yo nunca he tenido facilidad para hablar, y no me ha ido mejor desde que hablas a tu servidor: soy torpe de boca y de lengua.»
11 Le respondió Yavé: «¿Quién ha dado la boca al hombre? ¿Quién hace que uno hable y otro no?
12 ¿Quién hace que uno vea y que el otro sea ciego o sordo? ¿No soy yo, Yavé?
13 Anda ya, que yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que tienes que decir.»
14 Pero él insistió: «Por favor, Señor, ¿por qué no mandas a otro?» Esta vez Yavé se enojó con Moisés y le dijo: «¿No tienes a tu hermano Aarón, el levita? Bien sé yo que a él no le faltan las palabras. 15 Y precisamente ha salido de viaje en busca tuya y, al verte, se alegrará mucho.
15 Tú le hablarás y se lo enseñarás de memoria;
16 yo les enseñaré lo que tienen que hacer, porque estaré en tu boca y en la suya.
17 Aarón hablará por ti igual que un profeta habla por su Dios, y tú, con este bastón en la mano, harás milagros.»
Moisés vuelve a Egipto
18 Yavé dijo a Moisés, en el país de Madián: «Regresa a Egipto, pues ya murieron los que querían tu muerte.»
19 Moisés, pues, volvió a casa de su suegro Jetró y le dijo: «Yo quisiera irme donde mis hermanos, en Egipto, para saber si están vivos todavía.» Jetró le respondió: «Que te vaya bien.»
20 Tomó Moisés a su esposa y a sus hijos. Los hizo montar en un burro y partió para Egipto, llevando en la mano el bastón divino.
21 Yavé le dijo, asimismo: «Cuando regreses a Egipto, harás delante de Faraón todos los prodigios para los cuales te he dado poder. Pero yo haré que se ponga porfiado y no dejará partir a mi pueblo.
22 Tú entonces le dirás: Esto dice Yavé: Israel es mi hijo primogénito.
23 Ya te dije: Deja partir a mi hijo, para que me rinda culto. Pero tú no lo has dejado que salga, y yo voy a quitar la vida a tu hijo primogénito.»
24 Cuando Moisés iba de camino, el Angel de Yavé se le presentó en el lugar donde pasaba la noche, con intención de quitarle la vida.
25 Tomó entonces Séfora un cuchillo de piedra y, cortando el prepucio de su hijo, tocó con él los pies de Moisés. Luego dijo: «Tú eres para mí un esposo de sangre.»
26 El Angel lo dejó. Ella había dicho estas palabras, «esposo de sangre», a causa de la circuncisión.
Moisés y Aarón son aceptados por los israelitas
27 Mientras tanto, Yavé había dicho a Aarón: «Sal al encuentro de Moisés, en el desierto.» Así que partió Aarón, lo encontró en el Monte de Dios y lo besó.
28 Moisés contó a Aarón todas las palabras que Yavé le había dirigido y los prodigios que le había enseñado.
29 Moisés y Aarón, pues, partieron juntos a Egipto, donde reunieron a todos los jefes de los hijos de Israel.
30 Aarón les comunicó todo lo que Yavé había dicho a su hermano Moisés; y éste hizo los prodigios delante de todo el pueblo.
31 El pueblo creyó; comprendieron que Yavé había visto sus humillaciones y venía a visitar a los hijos de Israel. Postrados en tierra, adoraron.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 4
4,1

Estos prodigios se atri buían también normalmente a los magos de Egipto y Moisés no podía ser menos que ellos. Eso no obstante, es un hecho que Dios nunca dejó de sostener la predicación de sus profetas con signos y milagros (Mc 16,17).
4,10

Quizás Moisés buscaba pretextos para escabullirse. Pero por otra parte el autor tenía que presentar a Aarón, un “hermano” de Moisés que le ayudaría en su misión y que para los judíos de los siglos posteriores era el antepasado de todos sus sacerdotes. De este modo entra er escena Aarón, que recibe la misión de explicar lo que Moisés no sabía decir, y basándose en eso los sacerdotes redactarán más tarde leyes que Moisés ni tan siquiera se podría imaginar en el desierto en que se encontraba.
4,18

Algunas palabras de este párrafo se reretomarán en Mt 2,20. El evangelista se inspiró en datos de esta tradición para esbozar una imagen de Jesús y de su misión.
4,24

Se comprendería que Moisés fuese castigado por no haber circuncidado a su hijo, pero ¿qué significa ese título de esposo de sangre que le da su mujer?
Éxodo (Éx) Capítulo 5
Moisés habla a Faraón
1 Después de eso Moisés y Aarón fueron a decir a Faraón: «Así dice Yavé, el Dios de Israel: Deja que mi pueblo salga al desierto para celebrar mi fiesta.»
2 Respondió Faraón: «¿Quién es Yavé para que yo le haga caso y deje salir a Israel? No conozco a Yavé y no dejaré salir a Israel.»
3 Ellos dijeron: «El Dios de los hebreos nos ha salido al encuentro. Permite que vayamos al desierto a tres días de camino. Allá ofreceremos sacrificios a Yavé, nuestro Dios, no sea que nos castigue con peste o es pada.»
4 El rey de Egipto les dijo: «Ustedes, Moisés y Aarón, ¿por qué ponen trabas a los que trabajan? Vuelvan a sus tareas.»
5 Faraón añadió: «Este pueblo ahora es más numeroso que la gente del país y ¿ustedes quieren que interrumpa sus trabajos?»
6 Aquel mismo día Faraón dio la siguiente orden a los capataces del pueblo y a los inspectores israelitas:
7 «Ya no darán paja al pueblo para hacer ladrillos, como lo hacían antes. Que vayan ellos mismos a recoger la paja.
8 Pero les exigirán la misma cantidad de ladrillos que hacían antes, sin disminuir ni uno solo. Son unos flojos, y por eso vienen aquí con sus gritos: ¡Déjanos salir! ¡Tenemos que sacrificar a nuestro Dios!
9 Denles más trabajo y que no flojeen, y ya no se prestarán para estas tonterías.»
Primeras dificultades
10 Los capataces, pues, junto con lsus inspectores israelitas, apuraron al pueblo: «Así dice Faraón: No les daré más paja.
11 Vayan ustedes mismos a buscarla donde la encuentren. Pero la producción tendrá que ser la misma de antes.»
12 El pueblo recorría todo el país de Egipto en busca de paja para machacar. 13 Tenían encima a sus capataces que les decían: «Cumplan su tarea, la misma cantidad diaria que cuando se les daba paja.»
14 Los inspectores israelitas que se habían colocado al frente del pueblo fueron castigados, pues se les dijo: «¿Por qué ni ayer ni hoy han respetado las normas sobre la cantidad de ladrillos? Debía ser la misma de antes.»
15 Los inspectores israelitas fueron a quejarse a Faraón y le dijeron: «¿Por qué tratas así a tus siervos?
16 No dan paja a tus servidores y nos piden ladrillos; y ahora nos golpean cuando el culpable es tu pueblo.»
17 El respondió: «¡Flojos y más que flojos! Por esa razón me piden ir a sacrificar a Yavé.
18 Vuelvan a sus trabajos. No se les dará paja, y tendrán que entregar la cantidad de ladrillos.»
19 Los inspectores israelitas, pues, tuvieron que enfrentarse con el pueblo y decirle: No se les quitará nada de la cantidad diaria.
20 Al salir de la casa de Faraón se encontraron con Moisés y Aarón, que los esperaban,
21 y les dijeron: «Que Yavé examine y juzgue. Por culpa de ustedes Faraón y sus capataces nos han tomado odio. Ustedes han puesto la espada en sus manos para matarnos.»
22 Se volvió entonces Moisés hacia Yavé y dijo: «Señor mío, ¿por qué maltratas a tu pueblo?, ¿por qué me has enviado?
23 Pues desde que me presenté a Faraón y le hablé en tu nombre, está maltratando a tu pueblo, y Tú no haces nada para librarlo.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 5
5,1

Resulta relativamente fácil encontrar en los esfuerzos de liberación de nuestra época actual las mismas y diversas reacciones narradas en este capítulo.

Al parecer el poder y las administraciones recurren siempre a los mismos argumentos; desde su punto de vista podrían tener razón, pero Dios propone algo más difícil, en lo que no se pensaba: ante todo hay que liberar a las personas a pesar suyo y pagar el precio de sus debilidades, sus estupideces y su falta de valentía.

En la mayoría de los casos el éxito dependerá de factores en los que no se había pensado y que son en gran parte un don de Dios. De ahí la oración de Moisés en 5,23.
Éxodo (Éx) Capítulo 6
1 Yavé respondió a Moisés: «Ahora verás lo que voy a hacer con Faraón. Yo seré más fuerte que él, y no sólo los dejará partir, sino que él mismo los echará de su tierra.»
Otro relato del llamado de Moisés
2 Dios habló a Moisés, le dijo: «¡Yo soy Yavé!
3 Me di a conocer a Abraham, a Isaac y a Jacob como Dios de las Alturas, pues no quise revelarles este nombre mío: Yavé.
4 También pacté mi alianza con ellos para darles la tierra de Canaán, la tierra en donde estuvieron como peregrinos.
5 Ahora me acuerdo de mi alianza al oír los gemidos de los hijos de Israel oprimidos por los egipcios.
6 Por lo tanto, diles de mi parte: Yo soy Yavé, que quitaré de sus espaldas los duros trabajos de Egipto y los liberaré de la esclavitud. Yo les devolveré la libertad con golpes tremendos de mi mano y con intervenciones manifiestas.
7 Haré de ustedes mi pueblo y seré su Dios; y en adelante sabrán que yo soy Yavé, Dios de ustedes, que quité de sus espaldas el yugo de Egipto.
8 Yo los intro duciré en la tierra que con juramento prometí darles a Abraham, a Isaac y a Jacob y se la daré como herencia, pues yo soy Yavé.»
9 Así habló Moisés a los hijos de Israel, pero no le hicieron caso, porque estaban de sanimados y agobiados por sus duras labores.
10 Yavé habló a Moisés: «Ve a hablar a Faraón, rey de Egipto,
11 y dile que deje salir de su país a los hijos de Israel.»
12 Pero Moisés contestó: «Si los hijos de Israel no me hacen caso, ¿cómo me escuchará Faraón, que soy tab torpe de palabra?
13 Eso no obstante, Yavé habló a Moisés y a Aarón y los dio encargo para los hijos de Israel, y también para Faraón, para sacar a su pueblo del país de Egipto.
Antepasados de Moisés y Aarón
14 Estos son los jefes de las tribus:
14 Hijos de Rubén, primogénito de Israel: Janoc y Falu, Jesrón y Carmi. Estas son las familias descendientes de Rubén.
15 Hijos de Simeón: Jamuel, Jasmín, Ahod y Jaguen, Sojar y Saúl, hijo de una cananea. Estas son las familias de Si meón.
16 Estos son los hijos de Leví: Guersón, Quehat y Merari. Leví vivió ciento treinta y siete años.
17 Hijos de Guersón: Lobni y Semeí con sus descendientes.
18 Hijos de Quehat: Amram y Jishar, Hebrón y Oziel. Quehat vivió ciento treinta y tres años.
19 Hijos de Merari: Majli y Musi. Estos son los descendientes de Leví según sus familias.
20 Amram se casó con su tía Yocabed, la cual le dio dos hijos: Aarón y Moisés. Amram vivió ciento treinta y siete años.
21 Los hijos de Jishar fueron: Coré, Nefeg y Zicrí.
22 Los de Oziel: Misael, Elisafán y Sitri.
23 Aarón se casó con Elisabet, hija de Aminadab, hermana de Najasón, de la que tuvo cuatro hijos: Nadab, Abihú, Eleazar e Itamar.
24 Los hijos de Coré: Aser, Elcana y Abiasat. Estas son las familias de los coreítas.
25 Eleazar, hijo de Aarón, se casó con una de las hijas de Futiel, con quien tuvo un hijo: Finjas. Estos son los jefes de las familias levitas, según sus familias.
26 Estos son Aarón y Moisés, a los que se dirigió Yavé para sacar a los hijos de Israel de Egipto, ordenados como un ejército.
27 Estos son los que hablaron a Faraón, rey de Egipto, para sacar de Egipto a los hijos de Israel.
27 Estos son Moisés y Aarón.
28 El día que Yavé habló a Moisés en el país de Egipto,
29 le dijo: «Yo soy Yavé; dile a Faraón todas las cosas que yo te mande.»
30 A lo cual respondió Moisés: «¿Cómo me escuchará Faraón, siendo yo tan malo para hablar?»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 6
6,2

Estos párrafos fueron insertados tar-díamente en el relato y subrayan la importancia de la revelación hecha a Moisés y que a su vez la relacionan con las promesas hechas a los antepasados Abraham y Jacob, quienes tan sólo habían recibido promesas. Ahora Dios hace del pueblo de Moisés su pueblo particular.
Éxodo (Éx) Capítulo 7
Anuncio de las plagas
1 Yavé dijo a Moisés: «Mira, te hago: un dios para Faraón, y Aarón, tu hermano, será tu profeta.
2 Tú le dirás todo lo que yo te mande y Aarón, tu hermano, hablará a Faraón para que deje salir de su país a los hijos de Israel.
3 Sin embargo, haré que se mantenga en su negativa y, por más que yo multiplique mis prodigios y milagros a costa de Egipto,
4 él no te hará caso. Yo, entonces, me enfrentaré con Egipto y con grandes castigos sacaré de Egipto a mis ejércitos, mi pueblo, los israelitas.
5 Así entenderán los egipcios que yo soy Yavé, cuando vean los golpes que les daré para sacar de su país a los hijos de Israel.»
6 Moisés y Aarón hicieron tal cual Yavé les había mandado.
7 Moisés tenía ochenta años y Aarón ochenta y tres cuando hablaron con Faraón.
8 Yavé advirtió a Moisés y a Aarón: «Si Faraón les pide algún signo o milagro,
9 tú dirás a Aarón que tome su bastón y lo lance delante de Faraón, y se cambiará en serpiente.»
10 Se presentaron Moisés y Aarón a Faraón, hicieron lo que Yavé les había ordenado, y, al echar el bastón delante de Faraón y de sus ministros, éste se convirtió en serpiente.
11 Faraón entonces llamó a sus sabios y brujos, los cuales hicieron algo semejante con sus fórmulas secretas;
12 arrojando todos ellos sus bastones, también se convirtieron en serpientes; pero el bastón de Aarón devoró a los de ellos.
13 Eso no obstante, Faraón se puso más duro y no escuchó a Moisés y a Aarón, como Yavé le había predicho.
Las plagas de Egipto
14 Yavé dijo a Moisés: «Faraón porfía en negarse a que salga el pueblo.
15 Ve a encontrarlo en la mañana, a la hora en que vaya a bañarse. Lo esperarás a la orilla del río, llevando en tu mano el bastón que se convirtió en serpiente.
16 Le dirás esto: «Yavé, el Dios de los hebreos, me ha mandado decirte que dejes salir a su pueblo, para que le rinda culto en el desierto. Pero hasta ahora no has escuchado.
17 Ahora, pues, Yavé dice: En esto conocerás que yo soy Yavé: voy a golpear el Nilo con mi bastón y las aguas se convertirán en sangre.
18 Los peces morirán, el río apestará y los egipcios tendrán asco de beber sus aguas.»
19 Yavé dijo a Moisés: «Di a Aarón: toma tu bastón y extiende tu mano sobre las aguas de los egipcios, sobre su río, sus canales, sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, y éstas se convertirán en sangre. Habrá sangre en toda la tierra de Egipto, hasta en las vasijas, tanto de madera como de piedra.»
20 Moisés y Aarón hicieron lo que Yavé les había mandado.
20 Aarón levantó su bastón y golpeó las aguas en presencia de Faraón y de su gente, y todas las aguas del Nilo se convirtieron en sangre.
21 Los peces del río murieron y el río quedó contaminado, de tal manera que los egipcios no pudieron beber más agua del Nilo.
21 Y hubo sangre en todo el país de Egipto.
22 Los brujos egipcios hicieron cosas semejantes con sus fórmulas secretas y Faraón se puso más porfiado todavía. Como Yavé lo había dicho, se negó a escuchar a Moisés y Aarón.
23 Faraón volvió a su casa como si no hubiera ocurrido nada importante.
24 Pero, mientras tanto, los egipcios tuvieron que cavar pozos en los alrededores del río en busca de agua potable, porque no podían beber del río.
Segunda plaga: ranas
25 Cuando ya habían transcurrido siete días después de que Yavé golpeó el río,
26 Yavé dijo a Moisés: «Preséntate a Fa raón y dile de parte de Yavé: Deja salir a mi pueblo para que me rinda culto.
27 Si te niegas a dejarlos salir, castigaré a tu país con plaga de ranas.
28 El río pululará de ranas, que subirán y penetrarán en tu casa, en tu dormitorio, en tu cama, en la casa de tus servidores y de tu pueblo, en tus hornos y en tus provisiones.
29 Las ranas subirán contra ti, contra tu pueblo y contra todos tus servidores.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 7
7,3

El texto dice: “endureceré su corazón”; véase la nota en 10,1.
7,7

Se atribuye a Moisés una vida de ciento veinte años, es decir, de tres generaciones: sale de Egipto a los 40, encuentra a Dios a los 80 y muere a los 120 años (Dt 34,7).
7,14

Se relatan las famosas plagas de Egipto. Era necesario un escenario grandioso para representar la lucha entre estos dos adversarios: Faraón, la super-potencia, y Yavé, el Dios de dioses. El Éxodo juntó aquí todos los flagelos de Egipto; en realidad el primer autor había narra do tan sólo siete, pero otros añadieron más tarde otros tres más.

No es pérdida de tiempo volver a leer estas viejas historias, pues el autor las dispuso de tal manera que nos permiten juzgar los acontecimientos contemporáneos. Porque Dios continúa dando signos a las personas, familias y naciones, y durante ese tiempo otros hacen prodigios que son una falsificación de aquellos.

El lector podría preguntarse si era justo que el campesino egipcio pagara los daños de los errores del Faraón. El autor se había planteado la pregunta en 9,20 y la contestó a su manera. No lo narró al estilo de un historiador sino que construyó su relato como la escenificación de una lucha entre Yavé y el Faraón, despreocupándose por los caracteres secundarios.

Se debe tener en cuenta la pedagogía de Dios: para él esos hebreos que va a sacar de Egipto son como niños que necesitan colores fuertes, consignas precisas y sin dar lugar a preguntas: eso vendrá más tarde. Las plagas de Egipto, al igual que los prodigios posteriores del desierto, son el lenguaje que ahora conviene: “Nadie puede oponerse a mi voluntad, yo los dirijo y sin mí nada pueden hacer”.
Éxodo (Éx) Capítulo 8
1 Yavé dijo a Moisés: «Dile a Aarón que extienda el bastón que tiene en su mano hacia los ríos, los esteros y las la gunas de Egipto, para que salgan ranas por todo el país de Egipto.»
2 Así lo hizo Aarón, y salieron tantas ranas que cubrieron todo el país de Egipto.
3 Los brujos de Egipto hicieron lo mismo, y también hicieron salir ranas por todo Egipto.
4 Entonces llamó Faraón a Moisés y a Aarón y les dijo: «Pidan a Yavé que aleje de mí y de mi país estas ranas, y yo dejaré que su pueblo salga para ofrecer sacrificios a Yavé.»
5 Moisés le contestó: «Indícame, por favor, cuándo tendré que rogar por ti, por tus servidores y tu pueblo, para que se alejen las ranas y queden sólo en el Nilo.»
6 Faraón respondió: «Mañana.» «Bien –dijo Moisés–, lo haré como tú pides, para que sepas que no hay nadie como Yavé, nuestro Dios.
7 Se alejarán las ranas de ti, de tus casas, de tu gente y de tu pueblo, y sólo quedarán en el río.»
8 Dicho esto, se fueron Moisés y Aarón. Moisés llamó a Yavé por el asunto de las ranas, ya que se había comprometido con Faraón,
9 y Yavé cumplió la promesa de Moisés: todas las ranas salieron de las casas, de las granjas y de los campos, y murieron.
10 Las reunían en montones, quedando el país apestado de mal olor.
11 Faraón, sin embargo, al ver que se le daba alivio, se puso más porfiado; no quiso escuchar a Moisés y a Aarón, tal como Yavé les había dicho.
Tercera plaga: los mosquitos
12 Nuevamente habló Yavé a Moisés: «Di a Aarón que golpee con su bastón el polvo de la tierra, y saldrán mosquitos por todo el país.»
13 Así lo hizo Aarón y con el bastón golpeó el polvo del suelo, que se convirtió en mosquitos, persiguiendo a hombres y animales. Todo el polvo del suelo se volvió mosquitos por todo el país de Egipto.
14 Los brujos de Egipto intervinieron también esta vez, y trataron de echar fuera a los mosquitos por medio de sus fórmulas secretas, pero no pudieron, de manera que los mosquitos siguieron persiguiendo a hombres y animales.
15 Entonces los brujos dijeron a Faraón: «Aquí está el dedo de Dios.» Pero Faraón se puso más porfiado y no quiso hacerles caso, tal como Yavé lo había dicho anteriormente.
Cuarta plaga: los tábanos
16 De nuevo Yavé dijo a Moisés: «Levántate temprano, preséntate a Faraón cuando vaya al río, y dile: Esto dice Yavé: Deja salir a mi pueblo para que me ofrezca sacrificios.
17 Si tú no lo envías, enviaré yo tábanos contra ti, tus servidores y tu pueblo e invadirán las habitaciones de los egipcios y todos los lugares donde viven.
18 Pondré a salvo, sin embargo, la región de Gosén, porque mi pueblo vive en ella; allí no habrá tábanos, a fin de que entiendas que yo, Yavé, estoy en aquella tierra.
19 Yo haré distinción entre mi pueblo y el tuyo, y esto sucederá mañana.»
20 Y así lo hizo Yavé. Densas nubes de tábanos invadieron la casa de Faraón y las de toda su gente en toda la tierra de Egipto. El país quedó infestado de ellos.
21 Entonces Faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón para decirles: «Vayan a ofrecer sacrificios a Yavé, pero háganlo en este país.»
22 Moisés le contestó: «Esto no se puede, porque los egipcios no toleran estos sacrificios que ofrecemos a Yavé, nuestro Dios, y si sacrificamos a su vista los animales que ellos adoran, nos apedrearán;
23 tenemos que ir al desierto, a tres días de camino, para ofrecer sacrificios a nuestro Dios, de la manera que él nos ordene.»
24 Faraón respondió: «Yo los dejaré ir a ofrecer sacrificios a su Dios en el desierto con la condición de que no vayan muy lejos. Pero ustedes rueguen por mí.»
25 Moisés le dijo: «En cuanto salga, rogaré a Yavé por ti y, mañana, los tábanos se alejarán de ti, de tus servidores y de tu pueblo, pero no nos vayas a engañar después y te niegues a que salgamos al desierto.»
26 Apenas salió Moisés de la casa de Faraón, rogó a Yavé,
27 y Yavé cumplió la promesa de Moisés: liberó de los tábanos a Faraón, a sus servidores y su pueblo, sin que quedara uno solo.
28 Pero Faraón se puso porfiado una vez más y se negó a que Israel saliera de su país.
Éxodo (Éx) Capítulo 9
Quinta plaga: la peste
1 Yavé dijo a Moisés: «Preséntate a Faraón y hablale: Esto dice Yavé, el Dios de los hebreos: Deja salir a mi pueblo para que me rinda culto.
2 Si te niegas otra vez y te pones duro con ellos,
3 volveré mi mano contra los animales de tus campos, de manera que habrá una peste maligna de los caballos, de los burros, de los camellos, de las vacas y ovejas.
4 También haré distinción entre el ganado de los egipcios y el de mi pueblo, de manera que no se perderá nada de lo que pertenece a los hijos de Israel.»
5 Yavé fijó el plazo, dijo: «Esto lo hará Yavé mañana por todo el país.»
6 Y Yavé lo hizo al día siguiente: murieron todos los animales pertenecientes a los egipcios, mientras que no murió ni uno siquiera de los que pertenecían a los israelitas.
7 Faraón se informó al respecto: ¡ninguno había muerto de los que pertenecían a Israel! Pero siguió en su ceguera y no dejó salir al pueblo.
Sexta plaga: las úlceras
8 Entonces Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
9 «Tomen unos puñados de cenizas, que Moisés tirará hacia el cielo en presencia de Faraón. El polvo se esparcirá por todo el territorio de Egipto, provocando úlceras y tumores en hombres y animales por todo el país de Egipto.»
10 Tomaron, pues, cenizas de un horno, se presentaron a Faraón, y Moisés las lanzó hacia el cielo. Luego aparecieron úlceras y tumores infecciosos en hombres y animales.
11 Esta vez los brujos no pudieron presentarse delante de Faraón, pues tenían úlceras, como todos los demás egipcios.
12 Pero Yavé mantuvo a Faraón en su ceguera, y éste no quiso escuchar a Moisés y a Aarón, tal como él lo había advertido.
Séptima plaga: el granizo
13 De nuevo Yavé dijo a Moisés: «Levántate temprano, preséntate a Faraón y dile: Esto dice Yavé, Dios de los hebreos: Deja salir a mi pueblo para que me rinda culto.
14 Porque esta vez enviaré todas mis plagas sobre ti, tus servidores y tu pueblo, para que entiendas de una vez que no hay nadie como yo en toda la tierra.
15 Yo podría haber vuelto mi mano contra ti y tu pueblo, y habrían perdido la vida con semejante peste.
16 Pero no, preferí mantenerte de pie, para que veas mi fuerza y para que se celebre mi Nombre por toda la tierra.
17 ¿Y todavía te opones a que salga mi pueblo?
18 Pues bien, mañana a esta misma hora, haré llover una granizada tan fuerte como no ha habido otra en Egipto desde el día en que fue fundado hasta hoy.
19 Desde ahora, pues, manda recoger tu ganado y todo lo que tengas en el campo, porque el granizo caerá sobre todos los hombres y animales que se hallen fuera, y cuantos pille al descubierto perecerán.»
20 Aquellos servidores de Faraón que creyeron en la palabra de Yavé pusieron bajo techo a su gente y su ganado,
21 pero aquellos que no hicieron caso a la palabra de Yavé los dejaron en el campo.
22 Yavé, pues, dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo, para que caiga el granizo en toda la tierra de Egipto sobre hombres, ganados y sembrados.»
23 Así lo hizo Moisés. Extendió su bastón hacia el cielo, y Yavé mandó truenos y granizos. El fuego cayó y Yavé hizo llover granizos sobre el país de Egipto.
24 Caía el granizo y, junto a él, caía fuego; cayó tan fuerte como jamás se había visto desde que se fundó aquel país.
25 El granizo dañó todo cuanto había en el campo, en todo el país de Egipto, desde los hombres hasta los animales; el granizo echó a perder toda la hierba del campo y aun quebró todos los árboles del campo.
26 Pero no hubo granizada en la tierra de Gosén donde habitaban los israelitas.
27 Por fin, Faraón mandó llamar a Moisés y a Aarón y les dijo: «¡Ahora sí que tengo la culpa! Yavé es el justo; yo y mi pueblo somos los culpables.
28 Pidan a Yavé que cesen esos truenos tremendos y esa granizada, y ya no los detendré sino que los dejaré que se vayan.»
29 Moisés le respondió: «En cuanto salga de tu presencia extenderé mis manos hacia Yavé, y cesarán los truenos y no caerá más granizo; con eso comprenderás que Yavé es dueño de la tierra.
30 Pero yo sé que ni tú ni tus ministros querrán todavía obedecer a Dios.»
31 El lino y la cebada se perdieron: la cebada estaba espigada y el lino granaba;
32 pero el trigo y la escanda no fueron destruidos, por ser tardíos.
33 En cuanto Moisés entró en la ciudad, volviendo de la casa de Faraón, alzó sus brazos hacia Yavé; y cesaron los truenos y el granizo y no cayó más lluvia sobre la tierra.
34 Pero, al ver Faraón que habían cesado la lluvia y el granizo, volvió a pecar,
35 pues siguió negándose a que salieran los hijos de Israel, tal como Yavé lo había dicho.
Éxodo (Éx) Capítulo 10
Octava plaga: las langostas
1 Yavé dijo a Moisés: «Ve donde Faraón, porque he endurecido su corazón y el de sus ministros con el fin de realizar mis prodigios en medio de ellos.
2 Así podrás contar a tus hijos y a tus nietos cuántas veces he destrozado a los egipcios y cuántos prodigios he obrado contra ellos; así conocerán ustedes que yo soy Yavé.»
3 Moisés y Aarón fueron al palacio de Faraón, al que le dijeron: «Esto dice Yavé, Dios de los hebreos: ¿Hasta cuándo te negarás a humillarte ante mí? Deja que mi pueblo salga para ofrecerme sacrificios.
4 En caso contrario, si te niegas a que salgan, mañana mandaré langostas a tu país.
5 Cubrirán toda la superficie del país, de suerte que ya no se vea la tierra, y devorarán todo lo que a ustedes les queda, todo lo que no destrozó el granizo; y además roerán todos los árboles que tienen en el campo.
6 Llenarán tu casa, las de tus ministros y las de todo tu pueblo, en tal cantidad como no vieron tus padres ni los padres de tus padres, desde que poblaron el país hasta hoy.» Dicho esto, volvió las espaldas y dejó a Faraón.
7 Los servidores de Faraón le dijeron: «¿Hasta cuándo va a ser nuestra ruina este hombre? Deja salir a esa gente para que ofrezca sacrificios a su Dios. ¿No te das cuenta cómo está arruinado el país?»
8 Así que llamaron a Moisés y a Aarón ante Faraón, el cual les dijo: «Vayan y ofrezcan sacrificios a Yavé, el Dios de ustedes. Mas ¿quiénes van a ir?»
9 Respondió Moisés: «Saldremos con nuestros niños y ancianos, hijos e hijas, con nuestras ovejas y nuestros vacunos, porque para nosotros es la fiesta de Yavé.»
10 Faraón replicó: «¡Que Yavé los ayude! ¡Espérense que los voy a dejar partir con sus niños! ¡Se ve cuáles son sus malas intenciones!
11 De ninguna manera. Son los hombres los que irán para rendir culto a Yavé, si eso es lo que buscan.» En seguida fueron echados de la presencia de Faraón.
12 Yavé, entonces, dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre la tierra de Egipto para que venga la langosta y devore toda la hierba del campo, todo lo que quedó después del granizo.»
13 Al extender Moisés su bastón sobre el país de Egipto, Yavé hizo que un viento del oriente soplara todo aquel día y aquella noche. Al amanecer, el viento del oriente había traído la langosta.
14 Invadieron Egipto y se desparramaron por todas las tierras en tal cantidad que nunca se habían visto tantas, ni jamás volverán a verse. Ocultaron la luz del sol y cubrieron todas las tierras;
15 devoraron toda la hierba del campo, y todos los frutos de los árboles que el granizo había dejado fueron devorados; no quedó nada verde en todo Egipto, ni de los árboles, ni de la hierba del campo.
16 Inmediatamente Faraón llamó a Moisés y a Aarón. Les dijo: «He pecado contra Yavé, el Dios de ustedes, y contra ustedes.
17 Ahora perdónenme mi pecado esta última vez, e intercedan por mí ante Dios para que aparte de nosotros esta plaga.»
18 En vista de esto, apenas salió Moisés de la presencia de Faraón, rogó a Yavé,
19 el cual hizo soplar un viento muy fuerte del mar, que arrastró todas las langostas hasta el mar Rojo. Ni una sola quedó en todo el territorio de Egipto.
20 Pero Yavé hizo que Faraón continuara en su porfía y no dejara salir a Israel.
Novena plaga: las tinieblas
21 Yavé dijo a Moisés: «Extiende tu mano hacia el cielo y cubrirán las tinieblas el país de Egipto, tan densas que la gente caminará a tientas.»
22 Así lo hizo Moisés, y al instante densas tinieblas cubrieron Egipto por espacio de tres días.
23 No podían verse unos a otros, ni nadie pudo moverse durante los tres días; pero había luz para los hijos de Israel en todos sus poblados.
24 Faraón llamó a Moisés y le dijo: «Salgan ustedes a rendir culto a Yavé, pero que se queden sus ovejas y sus vacunos. Ustedes llevarán a sus niños.»
25 Moisés le respondió: «¿Y tú mismo nos proporcionarás animales para los sacrificios y holocaustos?
26 También nuestros animales estarán con nosotros, hasta la última uña, pues sacamos de entre ellos lo que sacrificamos a Yavé, nuestro Dios,
27 y ni siquiera sabemos cuáles animales hemos de ofrecer hasta que lleguemos al lugar.»
28 Faraón dijo a Moisés: «Retírate de mi presencia y ya no vuelvas; si te presentas otra vez, será para morir.»
29 Y Moisés respondió: «Así será como tú dices: ya no me presentaré delante de ti.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 10
10,1

He endurecido su corazón. Para los hebreos el corazón era el centro de las decisiones, como lo es para nosotros el cerebro. Por lo tanto no se quiere decir que Dios volvió insensible y perverso el corazón del Faraón, sino que el Faraón se empecinó en sus decisiones, y Dios realiza su plan a pesar e incluso a través de los obstáculos que se le oponen. El autor ciertamente no quería decir que Dios había llevado al Faraón a que pecara.
Éxodo (Éx) Capítulo 11
Anuncio de la décima plaga
1 Yavé dijo a Moisés: «No mandaré más que esta última plaga sobre Faraón y sobre su pueblo. Después dejará que salgan, o más bien él mismo los echará fuera a todos ustedes.
2 No olvides de decir a todo mi pueblo que cada uno pida a su amigo, y cada mujer a su vecina, objetos de oro y plata.»
3 Yavé hizo que los egipcios acogieran esta petición; además, Moisés era un personaje en todo Egipto, y lo consideraban tanto los ministros como la gente del pueblo.
4 Moisés dijo: «Esto dice Yavé: A media noche saldré a recorrer Egipto
5 y en Egipto morirán todos los primogénitos, desde el primogénito de Faraón que se sienta en el trono, hasta el de la esclava que mueve la piedra del molino, y todos los primeros nacidos de los animales.
6 Y se escuchará un clamor tan grande en todo Egipto como nunca lo hubo ni lo habrá jamás.
7 Mientras tanto, entre los israelitas, no habrá la menor amenaza, ni para los hombres, ni para los animales, y ustedes sabrán que Yavé hace distinción entre egipcios e israelitas.
8 Todos tus ministros vendrán a mí, se postrarán delante de mí y me pedirán por favor que nos vayamos, yo y todo el pueblo de Israel. Después de esto, nos iremos.» Moisés volvió muy enojado de la presencia de Faraón.
9 Yavé dijo a Moisés: «A ustedes no los escuchará Faraón, y gracias a esto serán todavía mayores mis prodigios en la tierra de Egipto.»
10 Pues, mientras Moisés y Aarón obraban todos estos prodigios delante de Faraón, Yavé lo mantenía en su negativa, y seguía negándose a que Israel saliera de su país.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 11
11,1

Véase 3,22. El relato de la décima plaga y de la Pascua mezcló los recuerdos del grupo que se había fugado con Moisés bajo el pretexto de una peregrinación al desierto y los recuerdos de otros grupos que habían sido expulsados con ocasión de una peste. La conexión entre la peste y el cordero pascual es muy natural: véase en 12,3.
Éxodo (Éx) Capítulo 12
El cordero pascual
1 Yavé dijo a Moisés y a Aarón, en el país de Egipto:
2 «Este mes será para ustedes el comienzo de los meses, el primero de los meses del año.
3 Hablen a la comunidad de Israel y díganle: El día décimo de este mes tome cada uno un cordero por familia, un cordero por casa.
4 Pero, si la familia es demasiado pequeña para consumir el cordero, se pondrá de acuerdo con el vecino más cercano, según el número de personas y conforme a lo que cada cual pueda comer.
5 Ustedes escogerán un corderito sin defecto, macho, nacido en el año. En lugar de un cordero podrán tomar también un cabrito.
6 Ustedes lo reservarán hasta el día catorce de este mes. Entonces toda la comunidad de Israel lo sacrificará al anochecer.
7 En cada casa en que lo coman ustedes tomarán de su sangre para untar los postes y la parte superior de la puerta.
8 Esa misma noche comerán la carne asada al fuego; la comerán con panes sin levadura y con verduras amargas.
9 No comerán nada de él crudo o hervido sino que lo comerán todo asado con su cabeza, sus patas y sus entrañas.
10 Ustedes no guardarán nada para el día siguiente. Lo que sobre al amanecer, quémenlo en el fuego.
11 Y comerán así: ceñidos con el cinturón, las sandalias en los pies y el bastón en la mano. Ustedes no se demorarán en comerlo: es una pascua en honor de Yavé.
12 Durante esa noche, yo recorreré el país de Egipto y daré muerte a todos los primogénitos de Egipto, tanto de los egipcios como de sus animales; y demostraré a todos los dioses de Egipto quién soy yo, Yavé.
13 En las casas donde están ustedes la sangre tendrá valor de señal: al ver esta sangre, yo pasaré de largo, y la plaga no los alcanzará mientras golpeo a Egipto.
14 Ustedes harán recuerdo de este día año tras año, y lo celebrarán con una fiesta en honor a Yavé. Este rito es para siempre: los descendientes de ustedes no dejarán de celebrar este día.
La fiesta de los Panes sin levadura
15 Durante siete días comerán pan sin levadura. Desde el primer día no habrá fermento en las casas, pues cualquiera que coma pan fermentado desde el primer día hasta el séptimo será borrado de la comunidad de Israel.
16 El primer día tendrán una reunión sagrada, así como el séptimo. Ningún trabajo se hará estos días, solamente prepararán lo que haga falta a cada uno para comer.
17 Ustedes celebrarán la fiesta de los Ázimos, porque ése es el día en que hice salir de Egipto a vuestros ejércitos. Ustedes celebrarán ese día de generación en generación: este rito es para siempre.
18 Desde la tarde del día catorce del primer mes hasta la tarde del veintiuno del mismo mes ustedes comerán pan sin levadura.
19 Durante siete días no habrá levadura en las casas de ustedes. El que coma cosa fermentada será borrado de la comunidad de Israel, sea extranjero o nativo.
20 No comerán nada fermentado, sino que, en todas sus casas, comerán panes ázimos.»
21 Moisés, pues, llamó a los jefes de Israel y les dijo: «No demoren en buscar una res para cada una de sus familias e inmolen la Pascua.
22 Tomen un manojo de hisopo mojado con la sangre y marquen los dos postes y la parte superior de la puerta. Y luego ninguno de ustedes saldrá de su casa hasta la mañana.
23 Egipto llevando la plaga y, al ver la sangre en la entrada, pasará de largo y no permitirá que el Exterminador entre en sus casas y los mate.
24 Ustedes observarán este rito, y también lo observarán sus hijos para siempre.
25 Estas mismas ceremonias las harán cuando entren en la tierra que Yavé les dará, como les tiene prometido.
26 Y cuando sus hijos les pregunten qué significa este rito,
27 les responderán: Este es el sacrificio de la Pascua para Yavé, que pasó de largo por las casas de los hijos de Israel en Egipto, cuando mató a los egipcios, dejando a salvo nuestras casas.» Al oír esto, todo el pueblo se postró y adoró.
28 Los israelitas se fueron e hicieron lo que Yavé había mandado a Moisés y Aarón.
Muerte de los primogénitos
29 Sucedió que, a media noche, Yavé hirió de muerte a todo primogénito del país de Egipto, desde el pri mogénito de Faraón que está sen tado en el trono, hasta el del preso que está en la cárcel, y a todos los primeros nacidos de los animales.
30 Faraón se levantó de noche, y con él toda su gente y todos los egipcios. Se oyó un clamor grande por todo Egipto, pues no había casa donde no hubiera algún muerto.
31 Aquella misma noche Faraón lla mó a Moisés y Aarón y les dijo: «Levántense y salgan de este pueblo, ustedes y los hijos de Israel. Vayan para servir a Yavé, como ustedes dicen.
32 Llévense sus rebaños de ovejas y vacunos, como ustedes piden. ¡Salgan, pero denme la bendición!»
33 Los egipcios los presionaban para que se fueran inmediatamente, pues decían: «Si no se van ésos, moriremos todos.»
34 El pueblo recogió la masa antes que fermentara; la envolvieron en sus mantas y se la cargaron al hombro.
35 Los israelitas hicieron lo que les había dicho Moisés: pidieron a los egipcios objetos de oro y plata y muchos vestidos,
36 y los egipcios se lo dieron prestado, porque Yavé hizo que estuvieran dispuestos para escucharlos. Así fue cómo despojaron a los egipcios.
Los israelitas salen de Egipto
37 Los hijos de Israel partieron de Ramsés a Sucot en número de unos seiscientos mil hombres de a pie, sin contar a los niños.
38 También salió con ellos una turba numerosa, con grandes rebaños de ovejas y vacas.
39 Comieron panes sin levadura, tomando de la masa que habían sacado de Egipto. Pues habían salido con tanta prisa que no les alcanzó el tiempo para echarle levadura y hacer panes.
40 La permanencia de los israelitas en Egipto fue de cuatrocientos treinta años.
41 Cuando se cumplieron esos cuatrocientos treinta años, ese mismo día, todos los ejércitos de Yavé salieron de Egipto.
42 Esta es la noche y la vigilia en honor de Yavé que sacó a Israel del país de Egipto. Esta noche es para Yavé, y los hijos de Israel la pasarán velando, año tras año, perpetuamente.
Cómo celebrar la Pascua
43 Yavé dijo a Moisés y a Aarón: «Estos son los ritos para la celebración de la Pascua. Ningún extranjero comerá de ella,
44 excepto el esclavo, comprado con dinero, con tal de que haya sido circuncidado.
45 El extranjero que reside en Israel o que trabaja a tu servicio no la comerá.
46 El cordero se comerá dentro de la casa; no se sacará afuera ni un solo pedazo, ni le quebrarán ningún hueso.
47 Toda la comunidad de Israel observará este rito.
48 Si algún extranjero residente quiere celebrarla, tienen que circuncidarse los varones de su casa; entonces podrá parti cipar como cualquier persona del país. El que no esté circuncidado no puede comerla:
49 esta ley vale para ustedes y para los extranjeros que vivan entre ustedes.»
50 Los hijos de Israel hicieron tal como Ya vé lo había mandado a Moisés y a Aarón,
51 y aquel mismo día Yavé los hizo salir de Egipto, bien ordenados como un ejército.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 12
12,1

Los hebreos ya celebraban cada año la Pascua del Cordero antes de bajar a Egipto, cuando peregrinaban con sus rebaños. Lo sacrificaban en la primera luna de la primavera (12,2), período especialmente crítico para las ovejas recién paridas, en vísperas de las migraciones primaverales. Y se mataba uno para salvar a todos. El cordero escogido para la fiesta se guardaba algunos días en la misma habitación (12,6), para que se identificara mejor con la familia y llevara sobre sí los malos espíritus, la mala suerte, los microbios y otras faltas de todos sus integrantes. Después se rociaba con su sangre las tiendas de campaña, alejando así los espíritus “exterminadores”, siempre listos para atacar a hombres y animales.
12,13

Al ver esta sangre, yo pasaré de largo. Aquí se cambia el sentido de la antigua fiesta: Yavé ha tomado a su servicio al ángel exterminador. Como ya lo vimos en Gén 18,10, el ángel se esfuma sin problemas para dejar el lugar a Dios mismo. Él es quien manda, incluso en el país de Faraón. Sólo Israel escapará de la peste y por eso en adelante pertenecerá a Yavé.

La pascua es liberación, pero todavía no es más que la imagen de lo que Dios realizará al fin de los tiempos mediante la muerte y resurrección de Jesús (Lc 22,15).
12,15

Los párrafos 12,3-11, cuya continuación está en 12,15-20, son consignas litúrgicas redactadas siglos más tarde en Palestina. En esa época los israelitas habían adoptado la fiesta de los panes ázimos (panes sin levadura) que los agricultores cananeos celebraban al comienzo de la primavera, y que los sacerdotes, preocupados por darle un tinte religioso, la juntaron con la fiesta de la Pascua.
12,33

Este argumento que se repite en 12,39 no convence a nadie, pero eso no importaba.
12,37

Esa enorme cantidad de gente inquietó mucho a los que tomaban al pie de la letra todo lo que leían en la Biblia. Imaginémonos a unos dos millones de personas (pues están también las mujeres y los niños) que llegan sedientas a uno de los pozos del desierto, un hoyo de medio metro de ancho: si se sacaran dos cántaros de agua por minuto, los últimos tendrían que esperar como dos años para beber... Además estaban también los rebaños. En realidad el grupo de Moisés no debía pasar de cien familias.

Estas cifras enormes querían sencillamente expresar que el éxodo iniciaba una inmensa aventura destinada a cambiar la historia del mundo: los “ejércitos de Yavé” (7,4) tenían todo el futuro para ellos. Estas cifras tenían además un valor simbólico debido a que en hebreo los números no eran representados en la escritura con cifras sino con letras.
12,38

Esta mención a una turba numerosa que sube con ellos podría ser una manera de anticipar las debilidades del mismo grupo de los salvados. Los compañeros de Moisés, y luego los israelitas más obedientes a Dios, tendrán siempre a su lado elementos dudosos que muchas veces los incitarán a que se rebelen (Núm 11,4).
12,42

La tradición judía hablaba de cuatro noches de vigilia: la noche de la creación en la que Dios había hecho la alianza con Abraham, la del éxodo y la última, la salvación definitiva. Las vigilias de oración tuvieron siempre un lugar importante también en las primeras comunidades cristianas (Lc 21,34; Col 4,2). En las noches de Navidad, Pascua y Pentecostés esas vigilias reunían a la comunidad cristiana al completo.
Éxodo (Éx) Capítulo 13
Los primeros nacidos
pertenecerán a Dios
1 Yavé dijo a Moisés: «Conságrame todo primogénito.
2 Todos los primogénitos de los hijos de Israel son míos, tanto de hombre como de animales.»
3 Moisés dijo al pueblo: «Ustedes celebrarán este día en que salieron de Egipto, de la casa de la esclavitud, al sacarlos Yavé de ese lugar con mano fuerte. Este día no comerán pan fermentado.
4 La fecha de su salida está en el mes de Aviv, mes de la primavera.»
5 Cuando Yavé te haya introducido en la tierra del cananeo, del heteo, del amorreo, del jeveo y del jebuseo, la que prometió con juramento a tus padres que te daría a ti, tierra que mana leche y miel, tú celebrarás este rito sagrado en este mes.
6 Durante siete días comerás pan sin levadura, y el día séptimo será también una fiesta de Yavé.
7 En estos días comerás pan sin levadura; no se verá pan fermentado en todo tu territorio.
8 En aquel día dirás a tus hijos: Esto lo hacemos recordando lo que hizo Yavé conmigo cuando salí de Egipto.
9 Será como una señal en tu mano, y como un recuerdo delante de tus ojos, a fin de que la enseñanza de Yavé esté siempre en tu boca; porque con mano fuerte te sacó Yavé de Egipto.
10 Este precepto lo guardarás todos los años, a su debido tiempo.
11 Cuando Yavé te haya introducido en la tierra del cananeo y te la haya dado en posesión,
12 consagrarás a Yavé todos los primogénitos. Todo primer nacido de tus ganados, si es macho, pertenece a Yavé.
13 Todo primer nacido de burro ha de ser cambiado por un cordero; si no, lo matarás. Tratándose de personas, todo hijo primogénito será rescatado.
14 Y cuando tu hijo te pregunte el día de mañana: ¿Qué significa esto? Le dirás: Yavé nos ha sacado de Egipto, de la casa de la esclavitud, con mano fuerte;
15 y como Faraón porfiaba en no dejarnos salir, Yavé mató a todos los primogénitos de Egipto, tanto de hombres como de animales. Por esta razón sacrifico a Yavé todo primogénito macho, y rescato al primer nacido de mis hijos.
16 Estas normas serán como una señal impresa en tu mano, y como un recuerdo pendiente ante tus ojos, que te recuerde cómo Yavé nos sacó de Egipto con mano fuerte.
La partida
  17 Cuando Faraón despidió al pueblo, Dios no lo llevó por el camino del país de los filisteos, que era más corto. Pues Dios pensaba: «Si hay que combatir, tal vez el pueblo se asuste y vuelva a Egipto.»
18 Por eso les hizo dar un rodeo por el desierto hacia el Mar Rojo y los israelitas salieron de Egipto bien pertrechados.
19 Moisés llevó consigo también los huesos de José, conforme éste había hecho prometer con juramento a los hijos de Israel; pues les dijo: «Con toda seguridad Dios los visitará; entonces se llevarán con ustedes mis huesos.»
20 Partieron de Sucot y acamparon en Etam, que está en la proximidad del desierto.
21 Yavé iba delante de ellos señalándoles el camino: de día iba en una columna de nube; de noche, en una columna de fuego, iluminándolos para que anduvieran de noche como de día.
22 La columna de nube no se apartaba de ellos durante el día, ni la columna de fuego de noche.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 13
13,5

La consagración de los primogénitos alcanzará su pleno significado cuando los israelitas estarán ya en Palestina, en contacto con los cananeos que sacrificaban a sus primogénitos. Ya que los primogénitos de Israel fueron pasados por alto en la última plaga, todo primogénito en Israel pertenece a Yavé, pero no será inmolado sino que lo rescatarán. Conforme a esta ley, Jesús, primogénito de Dios y de María, será presentado en el Templo: Lc 2,22.
13,14

Este es un punto esencial para la familia israelita, y también para la familia cristiana. Quienes transmiten la fe a sus hijos son los padres, y la fe se apoya en los hechos y en la experiencia de las intervenciones de Dios en favor de los suyos. Porque si Dios nos salva, es menester que eso se note.
13,17

El camino del país de los filisteos era el que discurría por las márgenes del mar Mediterráneo, custodiado por destacamentos egipcios que podían crear problemas a los fugitivos. Por eso el grupo de Moisés tomará el camino más difícil, el que atraviesa el desierto.
13,21

Aquí se habla de una columna de nube y de una columna de fuego. Parece que Dios manifiesta su presencia con un signo al mismo tiempo que esconde su misterio. El origen de esta bella imagen podría ser este: cuando se levanta un pequeño ciclón en el Sinaí (cosa nada rara), se descubre por un torbellino que levanta granos de arena tan finos que forman una polvareda cristalina impalpable, una verdadera columna luminosa que se desplaza lentamente y totalmente resplandeciente a la luz del sol.
Éxodo (Éx) Capítulo 14
Perseguidos por los egipcios
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Ordena a los hijos de Israel que cambien de rumbo y acampen frente a Pi-Hajirot, que está entre Migdal y el mar, delante de Baal-Sefón. Al llegar a este lugar levantarán el campamento junto al mar.
3 Así, pues, Faraón pensará que los hijos de Is rael andan errantes en el país y que no pueden atravesar el desierto.
4 Yo, entonces, haré que se ponga duro y los persiga a ustedes; y luego, me haré famoso a costa de Faraón y de todo su ejército, y sabrá Egipto que yo soy Yavé.» Ellos lo hicieron así.
Paso del Mar Rojo
5 Anunciaron al rey de Egipto que el pueblo de Israel se había marchado. De repente, Faraón y su gente cambiaron de parecer respecto al pueblo. Dijeron: «¿Qué hemos hecho? Dejamos que se fueran los israelitas, y ya no estarán para servirnos.»
6 Faraón hizo preparar su carro y llevó consigo su gente.
7 Tomó seiscientos carros escogidos, ¡todos los carros de Egipto!, cada uno con sus guerreros.
8 Yavé había endurecido el corazón del rey y, mientras los israelitas se marchaban seguros, él los persiguió.
9 Los egipcios, es decir, todos los carros, los caballos, los jinetes y el ejército de Faraón, se lanzaron en su persecución y les dieron alcance mientras acampaban junto al mar, cerca de Pi-Hajirot, frente a Baal-Sefón.
10 Al aproximarse Faraón, los israelitas pudieron ver que los egipios los estaban persiguiendo. Sintieron mucho miedo y clamaron a Yavé;
11 dijeron a Moisés: «¿Acaso no había tumbas en Egipto para que nos hayas traído a morir al desierto?, ¿qué has ganado con sacarnos de Egipto?
12 Te dijimos claramente en Egipto: Déjanos en paz, y mejor servimos a los egipcios, porque más no conviene servir a los egipcios que morir en el desierto.»
13 Moisés contestó al pueblo: «No tengan miedo; quédense en su lugar y verán la victoria que Yavé les concede hoy. Esos egipcios que están viendo hoy, no los volverán a ver jamás.
14 Yavé peleará por ustedes, y ustedes solamente mirarán.»
15 Yavé dijo a Moisés: «¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que se pongan en marcha.
16 Luego levanta tu bastón, extiende tu mano sobre el mar y divídelo, para que los hijos de Israel pasen en seco por medio del mar.
17 Yo, mientras tanto, endureceré el corazón de los egipcios para que salgan en persecución de ustedes, y me haré famoso a costa de Faraón y de todo su ejército, de sus carros y de su caballería.
18 Entonces Egipto conocerá que yo soy Yavé.»
19 El Angel de Dios que iba delante de los israelitas pasó detrás de ellos; también la nube en forma de columna vino a colocarse detrás,
20 poniéndose entre el campo de los israelitas y el de los egipcios. Esta nube era para unos tinieblas y para otros iluminaba la noche; y no se acercaron los unos a los otros durante la noche.
21 Moisés extendió su mano sobre el mar y Yavé hizo soplar durante toda la noche un fuerte viento del oriente que secó el mar.
21 Se dividieron las aguas.
22 Los israelitas pasaron en seco, por medio del mar; las aguas les hacían de murallas a izquierda y a derecha.
23 Los egipcios se lanzaron a perseguirlos, y todo el ejército de Faraón entró en medio del mar con sus carros y caballos.
24 Llegada la madrugada, Yavé miró a los egipcios desde el fuego y la nube, y provocó el desorden en el ejército de Faraón.
25 Atascó las ruedas de sus carros, que no po dían avanzar sino con gran dificultad. Entonces los egipcios dijeron: «Huyamos de Israel, porque Yavé pelea con ellos contra nosotros.»
26 Pero Yavé dijo a Moisés: «Extiende tu mano sobre el mar, y las aguas volverán sobre los egipcios, sus carros y sus caballos.» 27 Moisés extendió su mano sobre el mar.
27 Al amanecer, el mar volvió a su lugar. Mientras los egipcios trataban de huir, Yavé arrojó a los egipcios en el mar.
28 Las aguas al volver cubrieron los carros y los que los montaban, o sea, todo el ejército de Faraón que había entrado en el mar persiguiéndolos: no se escapó ni uno solo.
29 Los israelitas, en cambio, habían pasado en medio del mar; las aguas les hacían de murallas a derecha e izquierda.
30 Aquel día, Yavé liberó a Israel del poder de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar.
31 Israel vio los prodigios que Yavé había obrado contra Egipto, y el pueblo temió a Yavé. Creyó en Yavé y en Moisés, su siervo.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 14
14,5

A diferencia de otros acontecimientos de la historia santa, el pueblo no tiene ahora ninguna iniciativa: sólo camina. El amor de Dios a su pueblo recién nacido es el de un padre (según los modelos autoritarios de la época) misericordioso. Por sobre toda otra consideración se preocupa de lo que es ahora su propiedad, el pueblo que adquirió para su gloria (Ef 1,14; Ap 5,9)

El relato destaca el papel decisivo de Moisés. Son muchos los grupos, familias y pueblos que fueron favorecidos con intervenciones milagrosas de Dios y recibieron signos de su bondad o de sus juicios. Sin embargo, de no haber un pro feta, como lo es en este caso Moisés, para dar significado al evento, los signos y los milagros no producirán nada. La historia sagrada está hecha de intervenciones de Dios que los profetas han esclarecido, trazando así una línea en la que se puede reconocer el lenguaje de Dios.

Ese paso por medio de las aguas confirma el mensaje que encierra la palabra Pascua, o “paso” (12,23). Los compañeros de Moisés han adquirido una nueva identidad, pasando a ser el pueblo particular de Dios. Israel nació de ese paso, aun cuando fueron necesarios varios siglos para que adquiriera plena conciencia de su misión. De igual forma el paso por las aguas del bautismo nos confiere una nueva identidad, aun cuando haya avances y retrocesos en la conciencia que adquirimos de nuestra incorporación a Cristo, y construye una comunidad que es la Iglesia.
14,15

En este texto las diferencias entre el relato primitivo, más sencillo y más sobrio, y los párrafos añadidos posteriormente, son fáciles de distinguir. En esos párrafos añadidos, que ponemos en cursiva, el milagro alcanza lo fantástico: el pueblo atraviesa el mar entre dos murallas de agua, mientras el relato primitivo da a entender que el acontecimiento que se producía en esas circunstancias, por milagroso que haya sido, no tenía nada que ver con un superespectáculo: un pequeño destacamento de carros había sido sorprendido, e Israel vio a los egipcios muertos en la orilla del mar.

Aun cuando haya sido un signo o un milagro, y no hay motivo para dudarlo, no es el milagro lo que da origen al pueblo de Dios, sino la salida dramática de Egipto. Se mencionará a veces el milagro (Is 43,16; 50,2), pero constantemente se recordará al pueblo que Dios vino a “sacar un pueblo de en medio de otro pueblo” (Dt 4,34). Fue liberado de Egipto, ya sea en el sentido propio de la palabra “liberar”, es decir, salvar de la esclavitud, como en el otro sentido: que pasó a ser propiedad de Yavé, pertenecer exclusivamente a Yavé.
Éxodo (Éx) Capítulo 15
1 Entonces Moisés y los hijos de Israel cantaron este cántico a Yavé:
1 «Cantaré a Yavé, que se ha cubierto de gloria;
1 caballos y carros ha arrojado en el mar.
2 ¡Yavé, mi fortaleza!, a él le cantaré,
2 él fue mi salvación,
2 él es mi Dios y lo alabaré,
2 el Dios de mi padre, lo ensalzaré.
3 Yavé es un guerrero, Yavé es su nombre.
4 Los carros de Faraón y su ejército:
4 ¡los precipitó en el mar!
4 Los mejores de sus oficiales,
4 ¡hundidos en el Mar Rojo!
5 Las aguas profundas los han sepultado,
5 hasta el fondo cayeron como piedra.
6 Tu diestra, Yavé, de tremendo poder,
6 tu diestra, Yavé, aplasta al enemigo.
7 Tu Gloria derriba a tus adversarios,
7 desatas tu furor y los devora como paja.
8 Al soplo de tu nariz retroceden las aguas,
8 las olas se paran como murallas;
8 los torbellinos cuajan en medio del mar.
9 Dijo el enemigo: «Los perseguiré y los alcanzaré,
9 los tendré a merced, llevaré sus despojos;
9 sacaré mi espada y mi mano los matará.»
10 Mandaste tu soplo y el mar los cubrió,
10 y se hundieron como plomo en las aguas majestuosas.
11 ¿Quién como Tú, Yavé, entre los dioses?
11 ¿Quién como Tú, glorioso y santo,
11 terrible en tus hazañas, autor de maravillas?
12 ¡Extiendes tu mano y se los traga la tierra!
13 Guiaste con amor al pueblo que rescataste,
13 lo llevaste con poder a tu santa morada.
14 Lo oyeron los pueblos y se turbaron,
14 se asustaron los filisteos;
15 los jefes de Edom vacilan
15 y los generales de Moab se asustan,
15 se angustian los pobladores de Canaán:
16 ¡pavor y espanto cayó sobre ellos!
16 Tu golpe fatal los deja petrificados
16 hasta que pase tu pueblo, Yavé,
16 hasta que pase el pueblo que compraste.
17 Tú lo llevarás y lo plantarás en el monte que es tuyo,
17 el lugar en que habitas, oh Yavé;
17 el Santuario del Señor, obra de sus manos.
18 ¡Que Yavé reine eternamente!»
19 Como Faraón entrara en el mar, con sus carros y sus caballos, Yavé hizo volver sobre ellos las aguas del mar, mientras los israelitas pasaban en seco por medio del mar.
20 Entonces Miriam, la profetisa, hermana de Aarón, tomó su pandereta en la mano, y todas las mujeres la seguían con tímpanos, danzando en coro.
21 Y Miriam les entonaba las palabras: «Cantens a Yavé, que se ha cubierto de gloria; carros y caballos ha arrojado en el mar.»
Marcha hacia el desierto
22 Moisés hizo partir a los israelitas del Mar Rojo y fueron al desierto de Sur. Allí anduvieron tres días por el desierto sin encontrar agua.
23 Llegaron a Mará, pero no pudieron beber de sus aguas porque eran amargas. Por esto se llamó aquel lugar Mará, esto es, Amargura.
24 El pueblo murmuró contra Moisés, diciendo: «¿Qué beberemos?»
25 Y como Moisés invocara a Yavé, le enseñó cierto árbol; Moisés lo echó en las aguas, y se endulzaron.
25 Fue allí donde Yavé dio al pueblo sus decisiones y sus decretos. Allí lo puso a prueba,
26 y le dijo: «Si de veras escuchas a Yavé, tu Dios, y haces lo que es justo a sus ojos, dando oídos a sus mandatos y practicando sus normas, no descargaré sobre ti ninguna plaga de las que he descargado sobre los egipcios; porque yo soy Yavé, que te doy la salud.»
27 De allí pasaron a Elim, donde había doce manantiales de agua y setenta palmeras. Allí acamparon junto a las aguas.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 15
15,1

El paso del mar Rojo es tan sólo una puerta abierta, pero el cántico de Moisés amplía los horizontes. Fue compuesto en tiempo de los reyes y recuerda el paso del mar, más tarde la conquista de Palestina y finalmente la elección por parte de Dios de Jerusalén como la capital y la sede de su Templo, su santa montaña (15,17).
15,11

La alianza con el Dios único y el único Dios que tiene derecho a un culto, no elimina la experiencia de una multiplicidad de presencias divinas en la creación y en la vida cotidiana. ¿Habrá que hablar de dioses inferiores sometidos a Yavé o de espíritus o de ángeles? Eso es pisar un terreno muy difícil. Lo importante es que ellos tiemblan y se postran delante del único Señor (Sal 29,1 y 89,8). Pablo los mostrará dominados por el Señor manifestado en la carne (Ef 1,21).
15,17

Tú lo llevarás y lo plantarás. El pueblo de Dios es consciente de que su permanencia en una tierra que comparte con otros pueblos resulta frágil. Sólo Dios puede plantarlos allí y mantenerlos en la tierra que mana leche y miel.
15,20

Miriam la profetisa, única con ese nombre en la Biblia (no obstante María viene de Miriam), es “hermana de Aarón”; será llamada también hermana de Moisés en Núm 26,59. Es muy probable que lo mismo que Aarón haya sido el alma de un grupo del desierto, y al igual que éste haya sido aliada de Moisés.
15,22

Los israelitas dejaron definitivamente atrás Egipto, con sus hortalizas y sus campos de riego. Ahora Moisés les hizo tomar el camino de la libertad. Como cualquier nación o clase social que logra su independencia, tienen que hacerse responsables de su propio destino. La liberación es el principio de un camino difícil y sacrificado. En este camino se manifiesta la Providencia de Dios y se producen maravillas inesperadas, pero Dios no multiplica los milagros para que los suyos tengan una vida cómoda y libre de preocupaciones.

Hambre y sed amenazan a los que se adentran en el Sinaí, sin hablar de los habitantes del desierto. Las páginas que siguen evocan esos peligros y recuerdan algunas intervenciones de la Providencia.
15,23

Han existido siempre por doquier dioses curanderos a los que se acude como se acude a la consulta de un médico. Pero aquí es Yavé que quiere quitar el miedo y convencer de que se le deje actuar: Yo soy Yavé, que te doy la salud. El Dios de los Padres no sólo es el que libera, sino que también es dueño de nuestra condición física. ¡Cuántas veces el creyente ha dado la prioridad a su misión antes que a las preocupaciones por su propia salud y el Señor lo ha preservado!
Éxodo (Éx) Capítulo 16
El maná
1 Los israelitas se marcharon de Elim y llegaron al desierto de Sin, entre Elim y el Sinaí, el día quince del segundo mes después de la salida de Egipto.
2 Toda la comunidad de los israelitas empezó a murmurar contra Moisés y Aarón en el desierto.
3 Les decían: «¡Ojalá Yavé nos hubiera hecho morir en Egipto! Allí nos sentábamos junto a las ollas de carne y comíamos pan en abundancia. Ustedes, en cambio, nos han traído a este desierto en que todo ese gentío morirá de hambre.»
4 Pero Yavé dijo a Moisés: «Ahora les hago llover pan del cielo; salga el pueblo y recoja lo que necesita para cada día. Yo lo voy a probar, a ver si guarda mi ley o no...
5 El día sexto prepararán lo que les envíe, y será el doble de la ración diaria.»
6 Entonces Moisés y Aarón dijeron a toda la gente de Israel: «Esta tarde ustedes reconocerán que Yavé es el que los ha sacado de Egipto,
7 y por la mañana sus ojos verán la Gloria de Yavé. Yavé ha escuchado cuando ustedes murmuraron contra él. Pues sus quejas no se dirigían a nosotros, ¿qué somos nosotros?
8 Esta tarde, Yavé les dará carne para que coman, y por la mañana, pan a saciedad. Esa es la manera como les contestará porque le han criticado a él y no a nosotros. Pues nosotros, ¿qué somos?»
9 Moisés dijo a Aarón: «Di a todos los hijos de Israel: Vengan, preséntense a Yavé, porque ha oído las quejas de ustedes.»
10 Y mientras Aarón hablaba al pueblo, miraron hacia el desierto: la Gloria de Yavé se apareció en medio de la nube.
11 Yavé habló a Moisés diciendo:
12 «He oído las quejas de mi pueblo. Diles: por la tarde comerán carne y por la mañana se saciarán de pan; así sabrán que yo soy Yavé, el Dios de ustedes.»
13 Aquella misma tarde llegaron codornices, que cubrieron el campamento.
13 Y, por la mañana, en torno al campamento, había una capa de rocío.
14 Al evaporarse el rocío, apareció sobre el suelo del desierto una cosa menuda, como granos, parecida a la escarcha.
15 Cuando los israelitas vieron esto, se dijeron unos a otros: «Manha», o sea: «¿Qué es esto?» Pues no sabían lo que era. Y Moisés les dijo: «Este es el pan que Yavé les da para comer.
16 Yavé manda que cada uno recoja cuanto necesite para comer, unos cuatro litros por persona; y cada uno recogerá lo necesario para la gente de su tienda de campaña.»
17 Así lo hicieron los israelitas. Unos recogieron mucho y otros menos.
18 Pero cuando lo midieron en el envase, ni los que recogieron mucho tenían más, ni los que recogieron poco tenían menos: cada uno tenía su ración.
Danos hoy nuestro pan del día
19 Moisés les dijo: «Que nadie guarde nada para mañana.»
20 Algunos no le hicieron caso, sino que guardaron para el día siguiente. Pero se llenó de gusanos y se pudrió. Moisés se enojó con ellos.
21 Cada cual recogía día tras día lo que necesitaba para el día, y luego, al calentar el sol se derretía lo que quedaba.
22 El día sexto, cada uno recogió doble ración: unos ocho litros por persona. Todos los jefes de la comunidad fueron a decírselo a Moisés.
23 El les dijo: «Esto es lo que tiene ordenado Yavé: Mañana es un Gran sábado, el descanso sagrado dedicado a Yavé. Hagan hoy todo lo que tengan que hacer, cuezcan lo que haya que cocer, hiervan lo que han de hervir y guarden lo que sobre para el día siguiente.»
24 Ellos guardaron el maná tal como Moisés lo había mandado y el maná no se pudrió. Entonces Moisés les dijo:
25 «Esta será la comida para hoy. Hoy es el día de descanso dedicado a Yavé y no encontrarán maná en el campo.
26 Durante seis días saldrán a buscarlo, pero el séptimo día, que es el descanso, no habrá.»
27 Cuando llegó el séptimo día, algunos salieron a buscar maná, pero no hallaron nada. Por lo cual Yavé dijo a Moisés:
28 «¿Hasta cuándo se negarán a observar mis mandamientos y mi Ley?
29 Acuérdense de que Yavé les ha dado el sábado, y por esto el día sexto les ha doblado la ración. Quédense cada uno en su casa y que nadie se mueva el día séptimo.»
30 El pueblo, entonces, observó el descanso el día séptimo.
31 La gente de Israel llamó a este alimento: maná. Era como la semilla del cilantro, blanco, y su gusto se parecía al de una torta de miel.
32 Moisés dijo: «Yavé ha dado esta orden: Guarden una medida de maná para sus descendientes, para que vean el alimento que les di de comer en el desierto cuando los hice salir de Egipto.»
33 Moisés dijo a Aarón: «Toma una jarra y échale una medida de maná; la colocarás ante la presencia de Yavé y la conservarás para los descendientes de ustedes.»
34 Aarón, pues, llevó el vaso conforme Moisés se lo había dicho, y lo depositó ante las tablas de las Declaraciones divinas.
35 Los hijos de Israel comieron maná durante cuarenta años, hasta que llegaron a una tierra poblada;
36 comieron el maná hasta que llegaron a la tierra de Canaán.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 16
16,1

En los tres capítulos siguientes el pueblo se prepara para entrar en la alianza, pero debe hacer antes ciertas experiencias. En el Evangelio Jesús afirma que debemos confiar en la providencia del Padre que proporciona el pan de cada día, y luego quiso que sus primeros misioneros partieran sin provisiones, sin saber quién compartiría con ellos su comida, y ¿cuántas personas más no han hecho esa experiencia también después?

Este texto hace del pan de cada día un don de Dios. Cuando invita a emprender un camino difícil, se compromete también a dar el pan que se necesita; ayuda a los que creen y distribuyen entre los demás lo que les hacía falta a ellos.

10-13. Recordemos que de Egipto salían dos rutas: la que costeaba el Mediterráneo era la más fácil, pero estaba custodiada por militares; la ruta en cambio que tomaban los fugitivos se adentraba en el desierto. Las bandadas de aves sólo podían caer junto al mar, mientras que el maná se encuentra en el interior.

Parece que el Éxodo mezcla recuerdos de diversos grupos (véase en Éx 13,17); unos debieron tomar la ruta custodiada donde eran registrados los transeúntes y pudieron ver cómo llegaban las aves; otros encontraron el maná en el corazón del Sinaí. Véase Núm 11,4-35).
16,15

El maná se refiere a la resina que a veces destilan abundantemente las zarzas de dicho desierto. Posiblemente la encontraron en algún oasis un día en que ya no tenían nada que comer y todo un conjunto de circunstancias los convenció de que esto les venía de la mano de Dios. El hecho se relata también en Núm 11,4.

No parece indicar que el maná cayese cada mañana como lluvia y que la cantidad fuera suficiente para alimentar a unos 600.000 hombres (según 12,37) ni que esto durara cuarenta años como lo sostienen tranquilamente las tradiciones posteriores (Éx 16,35; Jos 5,12; Sal 78,24; Sab 16,20).

Se notará la consigna añadida en tiempos posteriores en 16,4, cuando los israelitas, que ya se habían convertido en agricultores, penaban para asegurar la cosecha. Respetar el descanso semanal es un modo de demostrar la confianza en Dios; nadie se hará más rico con trabajar el domingo.

El Evangelio recordará el maná en el discurso del Pan de vida, después de la multiplicación de los panes, en Jn 6,22-47.
Éxodo (Éx) Capítulo 17
El agua salida de la piedra
1 Al salir la comunidad de Israel del desierto de Sin, dispusieron sus etapas según Yavé les ordenaba. Acamparon en Refidim donde el pueblo, sediento, no encontró agua.
2 Le reclamaron a Moisés, diciendo: «Danos agua para beber.» Moisés les contestó: «¿Por qué me reclaman ustedes a mí?, ¿por qué tientan a Yavé?»
3 Allí el pueblo, atormentado por la sed, murmuró contra Moisés: «¿Por qué nos has hecho salir de Egipto? ¿Para que ahora muramos de sed con nuestros hijos y nuestros animales?»
4 Entonces Moisés llamó a Yavé y le dijo: «¿Qué puedo hacer con este pueblo?; por poco me apedrean.»
5 Yavé respondió a Moisés: «Preséntate al pueblo, lleva contigo algunos jefes de Israel, lleva también en tu mano el bastón con que golpeaste el río Nilo.
6 Yo estaré allá delante de ti, sobre la roca. Golpearás la roca y de ella saldrá agua, y el pueblo tendrá para beber.» Moisés lo hizo así, en presencia de los jefes de Israel.
7 Aquel lugar se llamó Masá (o sea, tentación) y Meribá (o sea, quejas), a causa de las quejas de los israelitas que allí tentaron a Yavé, diciendo: «¿Está Yavé en medio de nosotros o no?»
La victoria sobre Amalec
8 En Refidim los amalecitas vinieron a atacar a Israel.
9 Moisés dijo a Josué: «Elígete algunos hombres y marcha a pelear contra los amalecitas. Yo, por mi parte, estaré mañana en lo alto de la loma, con el bastón de Dios en mi mano.»
10 Josué hizo como se lo ordenaba Moisés, y salió a pelear contra los amalecitas. Mientras tanto, Moisés, Aarón y Jur subieron a la cima de la loma.
11 Y sucedió que mientras Moisés tenía las manos arriba, se imponía Israel, pero cuando las ba jaba, se imponían los amalecitas.
12 Se le cansaron los brazos a Moisés; entonces tomaron una piedra y sentaron a Moisés sobre ella, mientras Aarón y Jur le sostenían los brazos, uno a cada lado.
12 Así, Moisés mantuvo sus brazos alzados hasta la puesta del sol
13 y Josué le mató mucha, mucha gente a Amalec.
14 Entonces Yavé dijo a Moisés: «Escribe todo esto en un libro para que sirva de recuerdo, y dile a Josué que yo no dejaré ni el recuerdo de Amalec debajo de los cielos.»
15 Luego Moisés edificó allí un altar a Yavé, al que puso por nombre: Yavé es mi triunfo. Y declaró:
16 «¡Levanten la ban dera de Yavé! Yavé está en guerra con Amalec de generación en generación.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 17
17,1

Dios pone a Israel a prueba en el desierto: ¿hasta dónde llegará su fe? También Israel tienta a Dios, o sea, le pide pruebas y milagros porque olvida muy pronto sus intervenciones pasadas: “Si estás con nosotros, muéstralo, y sin demora”.
17,6

Yo estaré allá delante de ti, sobre la roca. Esta imagen ha dado lugar a muchos comentarios. Se modificó muy pronto: Dios estaba siempre presente junto a los suyos bajo la apariencia de una roca. Pablo recordará esa tradición en 1 Co 10,4.

Dios es la Roca impenetrable que retiene su secreto hasta que acepte ser herido y de su misma herida mana la vida (Jn 7,37 y 19,34). Del corazón de Jesús, traspasado por la lanza, salen sangre y agua, imagen del Espíritu Santo (Jn 7,37 et 19,34).
17,7

La Biblia recuerda este enfrentamiento en el suceso del agua que brota de la roca. Las tradiciones antiguas discrepaban sobre el lugar de este suceso. Aquí se menciona a Masá y Meribá que de hecho son dos lugares distintos. Otra versión del incidente se encontrará en Núm 20, donde se habla de un pecado de Moisés, porque Dios le prometió un milagro, pero no cree sino a medias y no se atreve a anunciarlo antes de verlo reali zado.
17,8

El grupo de Moisés no ha combatido todavía; es menester que vea cómo Dios le da la victoria cuando Moisés está ahí y se le obedece. El pueblo cree “en Dios y en Moisés” (14,31). Por supuesto que se cree porque la Palabra es de Dios y no porque el predicador ha impactado (1Co 2,5), pero siempre habrá necesidad de profetas que hablen de parte de Dios, pero que también sean intercesores y cuya oración obtenga de Dios lo que no se esperaba: 1Sam 7,7; Jer 7,16; Éx 22,30.

Amalec son los amalecitas, salteadores del desierto, de los que se hablará más tarde y siempre para maldecir. No hay que escandalizarse de que se hable de una gran masacre; sería demasiado pretender que la gente de todos los siglos pasados tuviera los mismos principios mo rales que nosotros y la misma escala de valores.
Éxodo (Éx) Capítulo 18
Llega Jetró, suegro de Moisés
1 Jetró, sacerdote de Madián y suegro de Moisés, se enteró de todo lo que Dios había hecho en favor de Moisés y de Israel, su pueblo, y cómo lo había sacado de Egipto.
2 Jetró, el suegro de Moisés, había acogido a Séfora, esposa de Moisés, después de que Moisés la había despedido,
3 y con ella sus dos hijos. Uno de esos hijos se llamaba Guersón (pues su padre dijo: He estado peregrino en tierra extraña);
4 y el otro se llamaba Eliezer (porque dijo: El Dios de mi padre vino en mi ayuda y me libró de la espada de Faraón).
5 Jetró, pues, el suegro de Moisés, le trajo sus hijos y su esposa mientras acampaba en el desierto, junto al monte de Dios.
6 Mandó decir a Moisés: «Yo, Jetró, suegro tuyo, vengo a ti con tu esposa y tus dos hijos.»
7 Moisés salió al encuentro de su suegro, le hizo una profunda reverencia y lo besó. Se preguntaron el uno al otro acerca de su salud y entraron en la tienda.
8 Moisés le contó a su suegro todo lo que Yavé había hecho a Faraón y a los egipcios para bien de Israel, todas las dificultades que encontraron en el camino y cómo Yavé los había librado.
9 Jetró se alegró mucho al oír todos los beneficios que Yavé había hecho a Israel cuando lo sacó del poder de los egipcios.
10 Y dijo: «¡Bendito sea Yavé, que los ha liberado a ustedes de los egipcios y de Faraón cuando oprimían a su pueblo!
11 Ahora reconozco que Yavé es el más grande de los Dioses.»
12 Jetró, suegro de Moisés, ofreció un sacrificio y presentó a Dios ofrendas. Vinieron entonces Aarón y todos los jefes de Israel para compartir una comida con el suegro de Moisés en la presencia de Dios.
Institución de los jueces
13 Al día siguiente, Moisés se sentó para resolver los asuntos del pueblo y hubo gente en torno a él desde la mañana hasta la tarde.
14 El suegro de Moisés vio el trabajo que su yerno se imponía por el pueblo y le dijo: «¡Cómo te sacrificas por el pueblo! ¿Por qué estás ahí tú solo y todo este pueblo queda de pie a tu lado desde la mañana hasta la tarde?»
15 Moisés contestó a su suegro: «El pueblo viene a mí para consultar a Dios.
16 Cuando tienen un pleito vienen a mí, yo juzgo entre unos y otros, y les doy a conocer las decisiones de Dios y sus normas.»
17 Entonces su suegro le dijo: «No está bien lo que haces.
18 Acabarás por agotarte tú y este pueblo que está contigo; pues la carga es demasiado pesada para ti y no puedes llevarla tú solo.
19 Ahora escúchame, te voy a dar un consejo, y Dios estará contigo.
19 Tú serás para el pueblo el representante de Dios, y le llevarás sus problemas.
20 Les explicarás las normas y las instrucciones de Dios, les darás a conocer el camino que deben seguir y las obras que tienen que realizar.
21 Pero elige entre los hombres del pueblo algunos que sean valiosos y que teman a Dios, hombres íntegros y que no se dejen sobornar, y los pondrás al frente del pueblo como jefes de mil, de cien, de cincuenta o de diez.
22 Ellos harán de jueces para tu pueblo en forma habitual; te presentarán los asuntos más graves, pero decidirán ellos mismos en los asuntos de menos importancia. Así se aliviará tu carga pues ellos la llevarán contigo.
23 Si procedes como te digo, Dios te comunicará sus decisiones y tú podrás hacerles frente, y toda esa gente llegará felizmente a su tierra.»
24 Moisés escuchó a su suegro e hizo todo lo que le había dicho.
25 Eligió hombres capaces de todo Israel y los puso al frente del pueblo como jefes de mil, de cien, de cincuenta y de diez.
26 Ellos atendían al pueblo en forma habitual para arreglar los problemas de menor importancia, y llevaban a Moisés los asuntos más delicados.
27 Luego Moisés despidió a su suegro y lo encaminó hacia su tierra.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 18
18,13

El pueblo liberado contará siempre con la asistencia de Dios, pero no se sentirá libre hasta que no logre crear una estructura comunitaria que lo proteja del poder personal. Aun cuando Moisés esté al frente del pueblo, el grupo debe contar con sus propios líderes. Ciertamente es Moisés quien los elige, pero de hecho esos jueces son el modelo de los ancianos, jefes tradicionales reconocidos por las familias de su clan, que gobernarán a los israelitas en tiempos de los Jueces, y que todavía bajo los reyes gozarán de una autoridad real.

Se volverán a encontrar los ancianos en el Nuevo Testamento, y son los responsables que las comunidades cristianas eligen con el consentimiento de los apóstoles y cuya misión es de gobernarles, comunicarles la Palabra y presidir las Eucaristías (He 15,2; Tit 1,5).
18,14

Dios no dictó a Moisés todo lo que debía hacer. En el caso presente la inspiración se debió al suegro madianita de Moisés. Véanse al respecto las notas de Éx 2,15-22.
18,17

Jetró distingue entre la misión del jefe, que debe ser un poco profeta y por lo tanto capaz de mostrar las grandes exigencias de la alianza con Dios, y la de los jueces, que estudian los conflictos entre las personas y responden a las consultas religiosas individuales. La distinción es tanto más necesaria cuanto que en hebreo la misma palabra significa a la vez juzgar y gobernar (como en Rom 3,9 y Lc 22,30).
Éxodo (Éx) Capítulo 19
Preparación de la Alianza
1 El mismo día en que empezaba el tercer mes después de la salida de Egipto, los israelitas llegaron al desierto de Sinaí.
2 Habían salido de Refidim, y llegaban al desierto de Sinaí donde acamparon.
2 Los israelitas establecieron su campamento frente al monte,
3 y Moisés subió hacia Dios. Yavé lo llamó del cerro y le dijo: «Esto es lo que dirás a los hijos de Jacob, lo que explicarás a los hijos de Israel:
4 Ustedes han visto lo que hice a los egipcios y cómo a ustedes los llevé en alas del águila para traerlos hacia mí.
5 Ahora, si ustedes me escuchan atentamente y respetan mi alianza, los tendré por mi propiedad personal entre todos los pueblos, siendo que toda la tierra es mía,
6 serán para mí un reino de sacerdotes y una nación que me es consagrada. Esto dirás a los israelitas.”
7 Volvió Moisés y llamó a los ancianos del pueblo, y les expuso todas estas instrucciones que Yavé le había dado.
8 Todo el pueblo a una voz contestó: «Haremos todo lo que Yavé ha mandado.» Luego Moisés llevó a Yavé la respuesta del pueblo.
9 Yavé dijo a Moisés: «Yo vendré a ti en medio de una espesa nube para que el pueblo oiga cuando yo hable contigo y tenga fe en ti también para siempre.»
10 Yavé dijo a Moisés: «Vuelve donde el pueblo y mándales que se purifiquen hoy y mañana; que laven sus ropas
11 y estén listos para pasado mañana, porque pasado mañana Yavé bajará a vista de todos sobre el monte Sinaí.
12 Señala al pueblo límites para que se cuiden de subir al monte y ni siquiera lo alcancen. Cualquiera que se acerque morirá.
13 Que nadie ponga las manos sobre el culpable, sino que sea apedreado o flechado; sea hombre o animal, no debe vivir más. Solamente cuando se oiga el toque de cuerno algunos podrán subir.»
14 Moisés bajó del monte a donde estaba el pueblo, lo purificó y le hizo lavarse la ropa.
15 y Moisés dijo: «No tengan relaciones sexuales y estén listos para pasado mañana.»
16 Al tercer día, al amanecer, hubo sobre el monte truenos, relámpagos y una espesa nube; se oía un sonido muy fuerte de cuerno. En el campamento todo el pueblo se puso a temblar.
17 Entonces Moisés los hizo salir del campamento para ir al encuentro de Dios, y se detuvieron al pie del monte.
18 El monte Sinaí entero humeaba, porque Yavé había bajado en me dio del fuego. Subía aquel humo como de un horno, y toda la montaña temblaba.
19 El sonido del cuer no iba creciendo: Moisés ha bla ba y Dios le contestaba con el trueno.
20 Yavé bajó a la cumbre del monte Sinaí y, desde allí, llamó a Moisés. Y Moisés subió.
21 Yavé dijo a Moisés: «Baja del monte para advertir al pueblo que no traspase los límites para acercarse a Yavé y para ver algo, no sea que perezcan muchos.
22 Que también los sacerdotes que se acercan a Yavé se santifiquen, no sea que Yavé los deje tendidos en el suelo.»
23 Moisés contestó: «El pueblo no puede subir al monte, pues se lo prohibiste y me dijiste: Pon un cerco al pie del monte y tenlo por lugar sagrado.»
24 Y Yavé prosiguió: «Anda, baja del cerro y sube luego con Aarón; pero que los sacerdotes y el pueblo no intenten traspasar el límite para subir hacia Yavé, no sea que él los deje tendidos en el suelo.»
25 Moisés, pues, bajó hasta el pueblo y les dijo...

**
Comentarios Éxodo, capítulo 19
19,1

Ha llegado el momento de dar su consentimiento para la alianza perpetua que Yavé quiere darle o proponerle o imponerle... (hay que sopesar bien esta palabra: es por toda la duración de la historia y eso va sin condiciones mucho más allá de nuestra época).

El tercer mes. Esto es “al comienzo del tercer mes”. Si la Pascua tuvo lugar el catorce del primer mes y la alianza se celebra al tercer día (19,11), estamos en el día quincuagésimo (en griego pentecostés) después de la Pascua. Para nosotros Pentecostés es la fiesta del Espíritu que es comunicado a la Iglesia; para Israel era la fiesta del don de la Ley.

Hay que dejarse llevar por el relato sin detenerse en pequeñas incoherencias, debidas a las revisiones sucesivas del libro. El autor situó el acontecimiento en un marco grandioso (de hecho el macizo central del Sinaí sobresale de manera majestuosa), en medio de truenos, de la humareda de un volcán (pero el Horeb no es un volcán), al son de trompetas, que en tiempos posteriores acompañarían a las grandes liturgias del templo de Jerusalén.

Algunos, muy impresionados por el decorado imaginado por la tradición, han con cluido que el mensaje encomendado a Moisés era más importante que la palabra de los apóstoles. Bien es cierto que los truenos no los acompañaban, pero eran, a diferencia de Moisés, los testigos de Dios mismo hecho hombre. Es conocido que por esta misma razón algunas iglesias cristianas abandonaron el domingo para volver al sábado de los judíos.
19,5

Los tendré por mi propiedad. Es lo esencial en la vocación de Israel y en la vocación del pueblo cristiano, que es el pequeño resto de ese pueblo de Dios después que la mayoría pasó de largo al lado de su Mesías, Jesús.

La tierra es toda mía. No hay que pensar, como se hizo en tiempos pasados, que Dios condena las otras religiones. Sin embargo la historia humana no puede llegar al final que Dios le ha fijado sin que exista, como levadura en la masa, una minoría a la que Dios conduce por caminos diferentes. Ese pueblo de Dios no es que siempre sea el mejor, sino que es ante todo diferente, porque Dios le fijó otro fin y otras reglas del juego.

Serán para mí un reino de sacerdotes... es decir, que todo el pueblo tendrá una relación directa con Dios en vez de acudir a “sacerdotes” dotados de poderes privilegiados. Cualquier bautizado es responsable de su fe, de su vocación, de su misión en el mundo; los ministros de la Iglesia pueden ayudarle a discernir, preservarlo de errores, pero es él quien oirá los llamados de Dios en la Escritura, en la oración y en los acontecimientos.

Una nación que me es consagrada. Un pueblo diferente, atento a mantenerse puro de lo que no es digno de Dios, y que necesariamente supone que se tengan otros valores y exigencias morales, ya se trate del dinero o del sexo.

21-23. Estos versículos fueron insertados más tarde en el discurso. Ya se había pedido en 19,10 y 15 que se santificaran, pero aquí se trata de las purificaciones rituales que se hacían antes de entrar al Templo. Los sacerdotes debían purificarse antes de entrar en el santuario; aquí sin embargo no tienen que entrar a ninguna parte, puesto que Moisés no los invita a que lo acompañen.
Éxodo (Éx) Capítulo 20
El Decálogo
1 Entonces Dios dijo todas estas palabras:
2 «Yo soy Yavé, tu Dios, el que te sacó de Egipto, país de la esclavitud.
3 No tendrás otros dioses fuera de mí.
4 No te harás estatua ni imagen alguna de lo que hay arriba, en el cielo, abajo, en la tierra, y en las aguas debajo de la tierra.
5 No te postres ante esos dioses, ni les sirvas, porque yo, Yavé, tu Dios, soy un Dios celoso. Yo pido cuentas a hijos, nietos y biznietos por la maldad de sus padres que no me quisieron.
6 Pero me muestro favorable hasta mil generaciones con los que me aman y observan mis mandamientos.
7 No tomarás en vano el nombre de Yavé, tu Dios, porque Yavé no dejará sin castigo a aquel que toma su nombre en vano.
8 Acuérdate del día del Sábado, para santificarlo.
9 Trabaja seis días, y en ellos haz todas tus faenas.
10 Pero el día séptimo es día de descanso, consagrado a Yavé, tu Dios. Que nadie trabaje: ni tú, ni tus hijos, ni tus hijas, ni tus siervos, ni tus siervas, ni tus animales, ni los forasteros que viven en tu país.
11 Pues en seis días Yavé hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto hay en ellos, y el séptimo día descansó. Por eso bendijo el Sábado y lo hizo sagrado.
12 Respeta a tu padre y a tu madre, para que se prolongue tu vida sobre la tierra que Yavé, tu Dios, te da.
13 No matarás.
14 No cometerás adulterio.
15 No robarás.
16 No atestiguarás en falso contra tu prójimo.
17 No codiciarás la casa de tu prójimo. No codiciarás su mujer, ni sus servidores, su buey o su burro. No codiciarás nada de lo que le pertenece.»
18 Mientras tanto, todo el pueblo estaba mirando: todo era truenos, relámpagos y sonido de trompeta en el cerro que humeaba. Al verlo el pueblo temblaba de miedo, y se mantenían a distancia.
19 Entonces dijeron a Moisés: «Habla tú con nosotros, que te escucharemos; pero que no hable Dios, no sea que muramos.»
20 Moisés les respondió: «No teman, pues Dios ha venido para probarlos; él quiere que su temor permanezca en ustedes y así no pequen.»
21 El pueblo, pues, se mantuvo a distancia mientras Moisés se acercaba a la densa nube donde estaba Dios.
El código de la Alianza
22 Yavé habló a Moisés: «Esto dirás a los hijos de Israel: ya han visto cómo yo les he hablado desde el cielo.
23 No pondrán junto a mí dioses de plata ni de oro.
24 A mí me harás un altar de tierra y sobre él ofrecerás tus sacrificios de comunión, tus ovejas y vacas; vendré a ti y te bendeciré en todo lugar en que yo haya revelado mi Nombre.
25 Si me haces un altar de piedra, no serán piedras labradas, porque al trabajarlas con el hierro quedarían profanadas.
26 Tampoco subirás por gradas a mi altar, para que no se descubra tu desnudez.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 20
20,1

El capítulo 19 acaba de recordar la preparación de la alianza, que se concluirá en la liturgia del cap. 24. No hay alianza sin compromisos mutuos: habrá pues mandamientos y leyes. El autor sin embargo sabe que las leyes cambiarán con el tiempo, pues será necesario adaptarlas a las condiciones de la vida que evolucionará también con el tiempo. Por esta razón emplaza aquí dos conjuntos diferentes:

– en 20,1-20, nuestros Diez mandamientos;

– en 20,22–23,19, el llamado Código de la alianza.
20,2

Los dos primeros versículos son el preámbulo del Decálogo, y si no se tienen en cuenta se convertirá en un código de moral privado de su base y por ende dejado al criterio de los hombres. Toda su fuerza le viene de que es Palabra de Dios.

Por eso es preciso considerar el Decálogo entero y recordar que si Israel ha tenido el destino excepcional que conocemos, lo debe a que, más que cualquier otro pueblo, se atuvo a una “ley de justicia”: Is 42,4; 58,2; Ml 2,6; Mt 23,23; Rm 9,31.

No tendrás otros dioses fuera de mí. Esto implica no sólo el rechazo de otras divinidades, sino también el rechazo de esas formas de vida que provienen del hecho de someterse a otros dioses, como el dinero ahorrado, las cuentas de banco, la abundancia de medios materiales, pues se cree encontrar en ellos la seguridad de todos los deseos para el futuro. Jesús en el evangelio nombrará en primer lugar al dios dinero (Lc 16,14).

Celoso: en el sentido de que reclamará lo que le pertenece. No permitirá que otros se atribuyan el mérito de lo que él mismo hizo o dio. No permitirá que quienes quería que fuesen grandes se rebajen al nivel de los dioses de la mediocridad, o que su pueblo se deje enajenar por la sed de placer, el ansia de novedades o la pornografía que se ha transformado en rutina.
20,4

No te harás estatua... Se prohíbe toda imagen de criatura que se pretenda hacer pasar como un dios rival del Único y con exigencias de un culto (una forma de vivir) prohibido por la Ley de Dios.

Pero también se prohíbe hacer representaciones de Yavé, y la razón de esto es que Dios supera todo lo que nosotros podemos imaginar o pensar respecto a él.

Esta prohibición está en vigor tanto hoy como ayer, pero la venida de Dios en la persona de su Hijo hecho hombre ha aportado un elemento nuevo que supera completamente a Moisés. Representamos escenas del Evagelio que incluyen a Jesús, como los judíos esbozaban en sus sinagogas escenas del Antiguo Testamento; y contemplamos estatuas de servidores y servidoras de Dios igual que los judíos contemplaban en el interior del Templo las estatuas de los querubines alados, servidores de Dios.
20,5

Diversamente de lo que algunos interpretan, no se trata aquí de postrarse ante imágenes, sino hacerlo ante las cosas que hay arriba en el cielo, o abajo en la tierra..., es decir los astros o animales sagrados. El culto que se rendía en Egipto al toro Apis y a otros mamíferos o reptiles no debería parecer tan extraño en algunos países en que los animales reciben más y mejores atenciones que las personas.

El castigo por el pecado de los padres se refiere a los fracasos, sufrimientos y humillaciones que tendrán que padecer otras generaciónes porque las generaciones precedentes no aceptaron la palabra de Dios. El castigo está inscrito en el orden del mundo y de las leyes de la historia. Dios dice lo que se comprueba diariamente y no hay en ello ningún deseo de venganza.
20,6

No se entra en el terreno de la justicia o leyes de la naturaleza. Dios llama, concede sus favores y sana a la humanidad según su voluntad; nunca deja de hacer grandes favores, incluso sin llamar la atención, sea en las familias como en las comunidades que le han sido fieles.
20,7

Se condenan los juramentos falsos y el uso del nombre de Dios para fórmulas mágicas. También la blasfemia, es decir, insultar o burlarse del nombre de Dios, que ya se castigaba con la pena de muerte (Lev 25,10). No se invocará el nombre de Yavé sin razón importante, motivo por el que ya en los últimos siglos del Antiguo Testamento los judíos se acostumbraron a no pronunciar el nombre de Yavé ni de Dios.
20,8

El descanso del sábado: véase Gen 2,2. Este descanso está destinado al trabajador, al esclavo y a los animales que trabajan la tierra; es un modo de liberarlos y de ayudar al propietario a que levante su mirada hacia Dios.

Puesto que en hebreo sabbat significa “descanso”, puede ser sabbat cualquier día de la semana consagrado a Dios y no necesariamente el día que se llamó “sábado”. En el Nuevo Testamento los Apóstoles entendieron que Jesús había inaugurado los “tiempos nuevos” con su muerte y su resurrección el día siguiente al sábado. Por esta razón escogieron este “primer día de la semana” (He 20,7; 1Cor 16,2; Ap 1,10) como día santo de los cristianos y lo llamaron domingo, es decir, día del Señor.
20,12

Como Pablo lo advertirá en Ef 6,2, este es el primer mandamiento al que Dios promete una recompensa. Véase Sir 3,2.
20,15

Para que haya confianza dentro de una comunidad, es preciso que cada uno respete las pertenencias de su prójimo, que pague sus deudas y no se apropie de lo que encuentre a mano. Sin embargo este mandamiento no debe ser invocado para justificar todo tipo de propiedad privada. La tierra pertenece a Dios y quien la ocupa es tan sólo un administrador (véase Lev 25,13).
20,18

Se encontrará otra versión del mismo decálogo en Dt 5,6. Véase otro decálogo bastante diferente a este en Éx 34,10.

En el Nuevo Testamento se comentan los diez mandamientos: Mt 5,22; 5,33; 5,27; Mc 7,10; Lc 18,20; Rom 7,7; 13,9; Stgo 2,11.
20,22

El versículo 21 retoma el discurso interrumpido en 19,24, pero en seguida da inicio el segundo conjunto de mandamientos que anunciamos en 20,1.

Las leyes que siguen responden a la nueva situación de los israelitas al abandonar la vida nómada e instalarse en la tierra de Palestina. En su vida de nómadas sólo conocían la solidaridad del clan, y en cierto sentido no había pobres entre ellos, pero después se sintió la necesidad de leyes que rigieran las relaciones entre los pequeños propietarios y establecieran los derechos de los esclavos. Este código se lee a continuación en 20,22 - 23,19, ha sido llamado “Codigo de la Alianza” y tal vez en Jos 8,30 se recuerda su adopción solemne por las doce tribus cuando se reunieron tras el llamado de Josué para renovar la Alianza con Yavé.

Una parte de este código lo conforman leyes de los cananeos. Otra parte fueron dictadas por los sacerdotes de Israel y se reconocen porque dicen “tú” o “ustedes”, en vez de “el que”. Nótese que Israel agravó las penas contra quien matara a su prójimo (Gén 4,15 y 9,15).
20,24

El altar será de tierra o piedras no elaboradas, evitando así que la construcción incluya imágenes. También para que la pureza original de la piedra no fuera profanada por el hierro, considerado entonces profano.

Según se lee en Dt 12, el propio Moisés habló de un santuario único, que había de ser el de Jerusalén. De hecho los santuarios de provincia se mantuvieron hasta el final del reino de Judá: 2Re 18,4; 23,15. Aquí el texto pide solamente que el santuario sea legitimado por una mani fes tación de Yavé en ese lugar, como en Gn 8,20; 12,7 y 8; 13,8; 26,25; 35,7; Jos 4,20. Y por supuesto que cada uno de aquellos san tuarios, a menudo edificados en el mismo lugar de los santuarios cananeos, establecía con gran facilidad su propia legitimidad mediante tradi ciones “antiguas” aunque de autenticidad muy dudosa.
Éxodo (Éx) Capítulo 21
1 Les dictarás estas leyes:
2 Si compras un esclavo hebreo, te servirá seis años: el séptimo saldrá libre sin pagar rescate.
3 Si entró solo, saldrá solo. Si tenía esposa, ella también quedará libre lo mismo que él.
4 Si su patrón le dio la mujer de la que tiene hijos, éstos y la madre serán del patrón y él saldrá solo.
5 Si el esclavo dice: «Estoy feliz con mi patrón, con mi esposa y mis hijos, no quiero salir libre solo»,
6 el dueño lo llevará ante Dios y acercándolo a los postes de la puerta de su casa le horadará la oreja con su punzón y este hombre quedará a su servicio para siempre.
7 Si un hombre vende a su hija como esclava, ésta no recuperará su libertad como hace cualquier esclavo.
8 Si la joven no agrada a su dueño que debía tomarla por esposa, el dueño aceptará que otro la rescate; pero no la puede vender a un extranjero, en vista de que la ha traicionado.
9 Si la ha destinado a su hijo, le dará el trato de una joven libre.
10 Si se casa con ella y, después, con otra, no le disminuirá a la primera ni el vestido ni los derechos conyugales.
11 Y si no le da estas tres cosas, la joven saldrá libre, sin pagar nada.
12 El que hiera a otro y lo mate, morirá.
13 Si no fue intencionado, solamente porque Yavé dispuso así el accidente, yo te enseñaré un lugar en el que podrá refugiarse.
14 Pero si alguien ataca a su prójimo y lo mata por traición, hasta de mi altar lo arrancarás para matarlo.
15 El que le pegue a su padre o a su madre, muera sin remedio.
16 El que rapte a una persona, la haya vendido o esté en su posesión, muera sin remedio.
17 El que maldiga a su padre o a su madre morirá.
18 Si dos hombres se pelean y uno hiere al otro con una piedra o con el puño, pero no muere, sino que, después de guardar cama,
19 puede levantarse y andar por la calle apoyado en un bastón, el que le hirió no será culpado, pero pagará sus jornales perdidos hasta que su recuperación sea completa.
20 Si un hombre golpea a su esclavo o esclava con un palo, si mueren en sus manos, será reo de crimen.
21 Mas si sobreviven uno o dos días no se le culpará, porque le pertenecían.
22 Si unos hombres, en el curso de una pelea, dan un golpe a una mujer embarazada provocándole un aborto, sin que muera la mujer, serán multados conforme a lo que pida el marido ante los jueces.
23 Si hay lesiones, pagarán vida por vida,
24 ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie,
25 quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe.
26 Si un hombre ha herido el ojo de su esclavo o esclava, dejándolo tuerto, le dará la libertad a cambio del ojo que le sacó.
27 Si le hace saltar un diente, lo dejará libre también a cambio de su diente.
28 Si un buey cornea a un hombre o a una mujer y los mata, será muerto a pedradas. Su carne no podrá comerse, pero el dueño del buey quedará libre.
29 Mas si el buey corneaba de tiempo atrás, y su dueño aun advertido no lo vigiló, y ese buey mata a un hombre o a una mujer, será muerto a pedradas, y su dueño también morirá.
30 Si los jueces le imponen solamente una multa, dará a cambio de su vida todo cuanto le impongan.
31 Si cornea a un muchacho o a una muchacha, se seguirá la misma norma.
32 Si lo hace a un esclavo o a una esclava, se pagarán treinta siclos de plata al dueño de ellos, y el buey morirá apedreado.
33 Si uno deja abierto un pozo, o si no tapa el pozo que está cavando, y luego cae en él un buey o un burro,
34 el propietario del pozo pagará al dueño de los animales el precio en dinero, pero el animal muerto será suyo.
35 Si el buey de uno cornea al buey de otro, causándole la muerte, venderán el vivo, repartiéndose el precio; del mismo modo se repartirán el buey muerto.
36 Mas si era notorio que el buey corneaba desde tiempo atrás, y su dueño no lo vigiló, pagará buey por buey, y el muerto será suyo.
37 Si uno roba un buey o una oveja y los mata o vende, pagará cinco bueyes por un buey y cuatro ovejas por una.
Éxodo (Éx) Capítulo 22
1 Si un ladrón, sorprendido de noche forzando una casa, es herido mortalmente, el que lo mató no será culpado.
2 Mas si lo hace ya salido el sol, se le culpará.
3 Si alguien no tiene para devolver lo que robó será vendido él mismo para pagar. Si lo robado se encuentra vivo en su poder, sea buey, burro u oveja, debe restituir el doble.
4 Si un hombre ha causado daños en una chacra o una viña, porque dejó suelto su ganado y fue a pastar en campo ajeno, devolverá con lo mejor de su propio campo o de su propia viña.
5 Si se prende fuego a los matorrales y éste pasa a los árboles frutales o a los sembrados que están en el campo, el que prendió el fuego pagará el daño.
6 Cuando alguien confíe en depósito a su prójimo dinero u objetos, y son robados de la casa de éste, el ladrón, si es hallado, restituirá el doble.
7 Si no es hallado el ladrón, el dueño de la casa será presentado ante los jueces y jurará no haber echado mano de las cosas de su prójimo ni haber tenido parte en el robo.
8 Cualquier pleito en que se sospeche que uno de los dos estafó al otro, ya se haya perdido buey, burro, cordero o manta, será llevado ante Dios, y al que Dios declare culpable restituirá el doble a su prójimo.
9 Si alguien pasa a su prójimo, para que se lo guarde, un burro, buey u oveja, o cualquier otro animal, y éste muere, sufre algún daño o es robado sin que nadie lo vea,
10 el asunto se decidirá por un juramento. El que lo guardaba jurará que no tomó nada de lo de su prójimo. El dueño se dará por satisfecho y el otro no tendrá que devolver.
11 Si el animal fue robado por descuido del depositario, éste pagará el daño.
12 Si el animal ha sido destrozado por una fiera, que el depositario traiga como prueba los restos, y no habrá restitución.
13 Si uno pide a otro que le preste un animal, y éste sufre un daño o muere en ausencia de su dueño, pagará restitución.
14 Si el dueño estuvo presente, no hay restitución. Si el animal es alquilado, el dueño recibirá el alquiler.
15 El que seduce a una joven no casada y se acuesta con ella, la dotará y se casará con ella.
16 Si el padre de la niña no se la quiere dar, el otro pagará en dinero la dote que suelen recibir las esposas.
17 A los hechiceros no los dejarán con vida.
18 El que tenga relación sexual con una bestia morirá.
19 El que ofrezca sacrificios a otros dioses, fuera de Yavé, será muerto.
20 No maltratarás, ni oprimirás a los extranjeros, ya que también ustedes fueron extranjeros en tierra de Egipto.
21 No harán daño a la viuda ni al huérfano.
22 Si ustedes lo hacen, ellos clamarán a mí, y yo escucharé su clamor,
23 se despertará mi enojo y a ustedes los mataré a espada; viudas quedarán sus esposas y huérfanos sus hijos.
24 Si prestas dinero a uno de mi pueblo, al pobre, que tú conoces, no serás como el usurero, no le exigirás interés.
25 Si tomas en prenda el manto de tu prójimo, se lo devolverás al ponerse el sol,
26 porque no tiene otro vestido para cubrir su cuerpo y para acostarse; si no, ¿cómo podrá dormir? Si no se lo devuelves, él clamará a mí, y yo lo escucharé porque soy compasivo.
27 No blasfemarás contra Dios y no maldecirás al jefe de tu pueblo.
28 No tardarás en ofrecerme mi parte de tus frutos y de tu cosecha. Me darás el primogénito de tus hijos.
29 Lo mismo harás con los primeros nacidos de tus vacas y ovejas; siete días estarán con su madre, y al octavo me los ofrecerás.
30 Ustedes estarán consagrados a mí: no coman carne de animal despedazado en el campo, arrójensela a los perros.
Éxodo (Éx) Capítulo 23
1 No atestigües en falso ni ayudes al malvado dando un testimonio injusto.
2 No te dejes llevar ni sigas a la mayoría cuando declares en un proceso. 3 Tratándose de justicia, no favorecerás ni siquiera al pobre.
4 Cuando encuentres perdido el buey o el burro de tu enemigo, se lo llevarás.
5 Si ves caído con la carga al burro del que te quiere mal, no pases de largo, sino ayúdalo a levantarlo.
6 No tuerzas el derecho del pobre en su pleito.
7 Aléjate de la mentira. No harás morir al inocente ni al justo, porque yo no perdonaré al culpable.
8 No aceptarás soborno, porque los regalos ciegan a los que veían y tuercen la sentencia del que era justo.
9 No opriman a los extranjeros, pues ustedes saben lo que es ser extranjero. Lo fueron ustedes en la tierra de Egipto.
10 Seis años sembrarás tus campos y sacarás sus frutos;
11 al séptimo no los cultivarás y los dejarás descansar. Los pobres de tu pueblo comerán lo que encuentren allí, y si sobra algo, lo comerán los animales del campo. Harás lo mismo con tu viña y tu olivar.
12 Seis días trabajarás, y al séptimo descansarás; tu buey y tu burro reposarán, y el hijo de tu esclava podrá respirar, tal como el extranjero.
13 Cumplan todas estas cosas que les he dicho. No invoquen a dioses extranjeros, ni siquiera los nombren.
14 Tres veces al año me celebrarán con una fiesta:
15 La celebración de la fiesta de los Azimos será de siete días. Comerás panes sin levadura, como te tengo mandado, en el mes de Aviv (de la primavera), el mes en que saliste de Egipto. Ustedes no se presentarán delante de mí con las manos vacías.
16 Luego celebrarás la fiesta de la siega de las primicias de tu trabajo, de todo aquello que hayas sembrado en el campo.
16 Luego la fiesta de la recolección a fin de año, cuando recoges todos los frutos del campo.
17 Con eso, todos tus varones se presentarán tres veces al año delante de Yavé, tu Señor.
18 No ofrecerás con pan fermentado la sangre de mis víctimas, ni guardarás hasta el día siguiente su grasa.
19 Llevarás a la casa de Yavé los primeros y mejores frutos de tus tierras. No cocerás el cordero en la leche de su madre.
20 Ya estoy enviando a mi Angel delante de ti para que te proteja en el viaje, hasta introducirte en el lugar que te he preparado.
21 Anda derecho en su presencia y hazle caso: no le seas rebelde. Sepas que no perdonará tus faltas, pues en él está mi Nombre.
22 Si le escuchas y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios.
23 Mi Angel irá delante de ti y te introducirá en el país del amorreo, del heteo, del fereceo, del cananeo, del jeveo y del jebuseo, a los cuales yo exterminaré.
24 No adorarás a sus dioses; no los servirás ni harás lo que allá se hace; antes bien destruirás sus dioses y harás pedazos sus estatuas.
25 Ustedes sólo servirán a Yavé, y yo bendeciré tu pan y tu agua, y apartaré de ti todas las enfermedades.
26 No habrá en tu país mujer que aborte o sea estéril; y prolongaré los días de tu vida.
27 Sembraré el terror delante de ti y exterminaré todos los pueblos del país en que tú entrarás; haré que todos tus enemigos huyan ante ti.
28 Enviaré avispas delante de ti que harán huir de tu presencia al jeveo, al cananeo y al heteo.
29 Pero no los echaré a todos en un año, no sea que la tierra quede desierta y se multipliquen las fieras en perjuicio de ustedes.
30 Los expulsaré poco a poco, mientras te hagas fuerte y te apoderes de la tierra.
31 Fijaré tus fronteras desde el Mar Rojo hasta el mar de los filisteos (Mediterráneo) y desde el desierto hasta el río Eufrates. Pondré en tus manos a los que ocupan el país y tú los echarás fuera.
32 No hagas pacto alguno ni con ellos ni con sus dioses.
33 No habitarán en tu tie rra, no sea que te lleven a servir sus dioses y a pecar contra mí: eso sería tu ruina.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 23
23,14

Las peregrinaciones a Jerusalén (12,14) no eran obligatorias, pero sí eran un deber para los israelitas observantes. Sostenían el sentimiento de solidaridad nacional.
23,20

Este Ángel es una presencia militante de Dios que hace huir a los adversarios y que también puede volverse contra el pueblo cuando es infiel. La mención de ese ángel inaugura los versículos que insisten en la obligación de echar a todos los pueblos que ocupaban Palestina. A excepción del territorio de Judá, que fue judío durante siglos, en los demás sectores de Palestina los israelitas fueron tan sólo un elemento más de la población. Constatando que esa convivencia les hacía más difícil mantenerse unidos en una misma fe y formar una nación aparte de las demás, atribuyeron a Moisés esa orden de eliminar, mediante cualquier medio, a los otros pueblos que vivían en medio de ellos.
23,24

Harás pedazos sus estatuas. Estas palabras parecieron justificar en siglos pasados la destrucción de muchos templos y obras de arte de las religiones no cristianas. Sería perder el tiempo pedir perdón por ellos, pues equivaldría a convertirnos en sus jueces, y Jesús rechaza esa actitud hipócrita (Mt 23,29). Es mejor reconocer que en su época no se había alcanzado todavía una madurez suficiente para discernir en ese terreno.
23,32

Este versículo asigna a la tierra prometida fronteras que los israelitas nunca consiguieron. Otras fronteras menos ambiciosas se leen en Ez 47,13. Es cierto que si se descarta el cambio que Jesús impuso a la interpretación del Antiguo Testamento y se toman estos textos al pie de la letra, será fácil justificar una buena parte de las violencias que hoy en día aflijen al Oriente Medio.
Éxodo (Éx) Capítulo 24
1 A Moisés, entonces, Dios le dijo: «Sube donde Yavé, tú, Aarón, Nadab y Abihú, con setenta de los ancianos de Israel. Ellos adorarán desde lejos,
2 y Moisés se acercará solo a Yavé; ellos no se acercarán, y tampoco el pueblo subirá con ellos.»
Conclusión de la Alianza
3 Moisés bajó del monte y contó al pueblo todas estas palabras de Yavé y todas sus leyes. Contestaron de una sola voz: «Nosotros cumpliremos con todo lo que Yavé ha dicho.»
4 Y Moisés puso por escrito todas las palabras de Yavé.
4 Al despuntar el día, Moisés levantó un altar al pie del monte y, al lado del altar, doce piedras por las doce tribus de Israel.
5 Luego mandó algunos jóvenes para que ofrecieran víctimas consumidas por el fuego y sacrificaran novillos como sacrificios de comunión.
6 Moisés tomó la mitad de la sangre y la echó en vasijas; con la otra mitad roció el altar.
7 Después tomó el libro de la Alianza y lo leyó en presencia del pueblo. Respondieron: «Obedeceremos a Yavé y haremos todo lo que él pide.»
8 Entonces Moisés tomó la sangre con la que roció el pueblo, diciendo: «Esta es la sangre de la Alianza que Yavé ha hecho con ustedes, conforme a todos estos compromisos.»
9 Moisés subió con Aarón, Nadab y Abihú, y setenta de los ancianos de Israel.
10 Contemplaron al Dios de Israel. Debajo de sus pies había algo parecido a un pavimento de zafiro transparente y tan esplendoroso como el mismo cielo.
11 Dios no dejó que su poder aplastara a los que había elegido, sino que vieron a Dios; luego comieron y bebieron.
Dios da las Tablas de la ley
12 Yavé dijo a Moisés: «Sube a lo más alto del monte y detente allí. Yo te daré unas tablas de piedra con la enseñanza y los mandamientos que tengo escritos en ellas, a fin de que los enseñes al pueblo.»
13 Partió, pues, Moisés con Josué, su ayudante, y ascendió el monte de Dios.
14 Había dicho a los ancianos: «Aguarden aquí hasta que regresemos. Ahí quedan con ustedes Aarón y Jur, de manera que si se pre senta alguna dificultad recurran a ellos.»
15 Moisés, pues, subió al monte, al que cubrió en seguida una nube.
16 La Gloria de Yavé estaba bajando sobre el Sinaí, y la nube lo envolvió durante seis días. Al séptimo día, El llamó a Moisés de en medio de la nube.
17 La Gloria de Yavé estaba en la cumbre del monte y los hijos de Israel la veían semejante a un fuego ardiente;
18 Moi sés entró en la nube mientras subía al monte.
18 Moisés permaneció en el monte cuarenta días y cuarenta noches.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 24
24,1

Los códigos y leyes que ocupan los capítulos 20-23 tienen por conclusión la alianza de Israel con Dios, cuya preparación relataba el capítulo 19. En este relato se mezclan dos versiones diferentes de la alianza, que corresponden al concepto que de la misma se tenía en dos épocas diferentes.

Los sacrificios mencionados en 24,5-9 (véa se Gén 15,9) son típicos de las alianzas que se celebraban en tiempo de los reyes, cuando dos personas, a menudo de importancia desigual, se comprometían mutuamente en algo. (Jer 34,18).

De todos modos, antes de que existieran esas celebraciones de alianza con sacrificios, Israel ya celebraba una fiesta de Yavé que recordaba la relación única del pueblo con el Dios que lo había liberado: Josué 8,30 y 24,1. Se siente el eco de la misma en los salmos 50 y 81, pero aquí en 9-11 se encuentra su expresión más bella: “vieron a Dios y comieron en su mesa”. Esta figura del banquete se volverá a encontrar en Is 25,6, donde aparece como una novedad.

Otra figura más de alianza se encontrará más tarde entre los profetas, y es la de pareja. El innovador es Oseas. Los textos del Nuevo Testamento retomarán las tres figuras, pero la última, la de la unión “en el amor y la fidelidad”, expresará más comúnmente la experiencia cristiana. Véase al respecto el comentario a Oseas 2,25.
24,8

Ésta es la sangre de la Alianza. Jesús retomó estas palabras al instituir la Eucaristía en vísperas de su muerte. Con ello quiso mostrar que su muerte sellaba la nueva alianza anunciada por el profeta Jeremías, con la cual se iniciaban los tiempos nuevos en que Dios ya da, no sólo figuras, sino lo definitivo (Jr 31,31).
24,13

Las tablas de piedra con la escritura de Dios (el texto más antiguo de 34,28 dice: “con la escritura de Moisés”) recordarán los compromisos que se habían tomado entonces. Se conservarán en el Arca hasta el incendio del templo en el año 587 antes de nuestra era.
Éxodo (Éx) Capítulo 25
Segunda parte: LA MORADA EN EL DESIERTO
A. La preparación
1 Yavé habló a Moisés para decirle:
2 «Pide a los israelitas que recojan lo que me van a ofrecer; lo recibirán de toda persona a quien su corazón generoso sugiera ofrecérmelo.
3 Esto es lo que podrán recoger: oro, plata y cobre;
4 ropas de color jacinto, morado y rojo; lino fino y pelos de cabra;
5 pieles de carnero teñidas de rojo y pieles moradas; madera de acacia
6 y aceite para el lucero y aromas para el óleo de la unción y perfumes de buen olor;
7 piedras de ónice y piedras de engaste para adornar el Efod y el Pectoral.
8 Me van a hacer un santuario para que yo habite en medio de ellos,
9 y lo harán, como también todas las cosas necesarias para mi culto, según el modelo que yo te enseñaré.
El Arca
10 Harás un Arca de madera de acacia, de dos codos y medio de largo, codo y medio de ancho y otro codo y medio de alto.
11 La revestirás de oro fino por dentro y por fuera y labrarás una cornisa de oro alrededor.
12 Le pondrás cuatro anillos, uno en cada ángulo del Arca, dos a un lado y dos al otro.
13 Harás también unas varas de madera de acacia y las cubrirás igualmente con oro.
14 Las pasarás por los anillos que están a los lados del Arca para llevarla.
15 Estas varas estarán siempre metidas en los anillos y no se sacarán de ellos.
16 En el Arca pondrás el Testimonio que yo te daré.
17 Le harás una cubierta, el “Lugar del Perdón”, de oro puro, de dos codos y medio de largo y codo y medio de ancho.
18 Asimismo, harás dos querubines de oro macizo, y los pondrás en las extremidades de la cubierta.
19 Pondrás un querubín a una extremidad, y el otro en la otra; formarán un solo cuerpo con la cubierta, a sus dos lados.
20 Los querubines extenderán sus alas hacia arriba y sus alas cubrirán el Lugar del Perdón. Estarán de frente el uno al otro y sus caras mirarán hacia el Lugar del Perdón. Lo pondrás sobre el Arca,
21 y pondrás dentro de ella el Testimonio que yo te daré.
22 Allí me encontraré contigo para darte mis órdenes referentes a los hijos de Israel. Te hablaré de encima del Lugar del Perdón, de en medio de los dos querubines puestos sobre el Arca del Testimonio.
La mesa y el candelabro
23 Harás también una mesa de madera de acacia, de dos codos de largo, uno de ancho y uno y medio de alto.
24 La cubrirás de oro puro y le pondrás alrededor una moldura de oro.
25 Le harás un borde de cuatro dedos de alto con una moldura de oro.
26 Formarás, también, cuatro anillos de oro y los pondrás en las cuatro esquinas de la mesa, uno para cada pata.
27 Los anillos estarán debajo de la cornisa y en ellos se colocarán las varas para el transporte de la mesa.
28 Harás estas varas de madera de acacia cubierta de oro y servirán para transportar la mesa.
29 Harás también de oro las fuentes, los vasos, los jarros y las tazas para las ofrendas líquidas.
30 Y sobre la mesa tendrás siempre puestos ante mi presencia los panes de la ofrenda.
31 Labrarás igualmente un candelabro de oro puro. Su pie y su tallo serán de oro macizo; sus capullos y flores formarán cuerpo con él.
32 Saldrán seis brazos de sus lados: tres de uno y tres del otro.
33 Cada brazo tendrá tres cálices en forma de almendro, con capullo y flor.
34 En el mismo candelabro habrá cuatro cálices en forma de flor de almendro con capullos y flores;
35 un capullo debajo de los dos primeros brazos que forman cuerpo con el candelabro; otro, debajo de los siguientes, y un tercero debajo de los dos últimos brazos: seis brazos saldrán del candelabro.
36 Los capullos y los brazos formarán un cuerpo con el candelabro: todo ello será de oro puro macizo.
37 Harás siete lámparas que colocarás encima, de manera que den luz al frente.
38 Sus despabiladeras y ceniceros serán de oro puro.
39 Se empleará un talento de oro para hacer el candelabro con todos estos utensilios.
40 Cuida, pues, de hacerlo todo conforme al modelo que te he enseñado en el monte.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 25
25,1

Notamos aquí una interrupción del relato que el autor no trata de disimular, y cuya continuación será retomada en 31,18. Al redactor más tardío tal vez no le parecía suficiente que la alianza sólo exigiera una conducta moral justa y no dijera nada del culto, pues en su época los sacerdotes gobernaban a la comunidad judía, y para ellos la principal obligación era participar en el culto grandioso del templo.

Como se dirigía a la gente de su tiempo, insertó dos grandes bloques, que conforman los capítulos 25-31 y 35-40, y pretenden explicar que Moisés había coronado su obra construyendo una tienda como santuario que desde ya prefiguraba el templo de Jerusalén.
25,8

Israel recordaba un “arca” o cofre de madera que contenía los objetos sagrados de los compañeros de Moisés, como sucedía en otras tribus nómadas. Los hebreos de Moisés ponen en un arca los documentos de la alianza celebrada con Yavé y el arca será el corazón del santuario y de todo el campamento.
25,17

La cobertura del arca es el lugar que el sumo sacerdote rociaba con la sangre de las víc timas una vez al año, en la fiesta del perdón. La traducción precisa sería “la cosa para cubrir (o perdonar) los pecados”. Traducimos el Lugar del perdón, y otros traducen el Propiciatorio.
25,22

Testimonio es la misma palabra que “declaración” y se refiere al documento de la alianza con sus mandamientos, que son una declaración de Dios.
25,40

La tradición ha concluido según este versículo que la tienda santuario era la imagen de un templo celestial y que la liturgia terrestre debía ser un reflejo de la liturgia celestial. A ese templo celestial aludirán Jer 25,30; Am 9,6, y más todavía Ez 37,27. Que la liturgia celestial inspira la del templo de Jerusalén se lee en Sab 9,8; Sir 24,9-11. En el Apocalipsis, del cap. 11,9 al cap. 16, Dios pronuncia sus juicios en el templo celestial.
Éxodo (Éx) Capítulo 26
La Morada
1 La Morada tendrá que ser hecha de diez cortinas de lino fino de color jacinto morado y rojo, adornadas con querubines.
2 Cada cortina tendrá catorce metros de largo y dos de ancho. Todas serán de una misma medida.
3 Cinco cortinas se unirán entre sí, y lo mismo las otras cinco.
4 Pondrás lazos de color morado en los lados y extremos de cada conjunto, para que puedan unirse uno con otro.
5 Cada conjunto tendrá por ambas partes cincuenta lazos, dispuestos de tal modo que uno corresponda a otro y se puedan ajustar entre sí.
6 Harás asimismo cincuenta broches de oro, con los que se han de trabar los dos conjuntos, de manera que formen una sola tienda.
7 También harás una cubierta de pelo de cabra para cubrir la Morada. Habrá once piezas,
8 cada una de ellas tendrá quince metros de largo y dos de ancho. Todas serán de la misma medida.
9 Reunirás las cinco primeras, y lo mismo las otras seis, de modo que la sexta se doble por delante de la entrada.
10 Harás también en la orilla de cada pieza de la cubierta cincuenta presillas, para que se pueda unir con la anterior, y cincuenta presillas en la otra orilla para unirla a la siguiente.
11 Harás asimismo cincuenta hebillas de bronce, mediante las cuales se traben las presillas para que se forme un solo toldo.
12 Sobrará la mitad de una de las cubiertas que sirven para toldo: dejarás caer esta mitad sobre la parte posterior y anterior de la Morada.
13 El medio metro que sobre en el largo de estas piezas caerá sobre los lados de la Morada para protegerla.
14 Harás también otra cubierta de pieles de carnero teñidas de rojo para cubrir la Morada, y sobre ésta pondrás otra cubierta de cuero fino.
15 Harás asimismo tablones de madera de acacia para la Morada, cada uno de los cuales estará derecho;
16 tendrá cinco metros de largo y setenta y cinco centímetros de ancho.
17 En un lado de cada tablón se harán dos muescas para encajar un tablón con otro, y de este modo se dispondrán todos los tablones.
18 Veinte de éstos se pondrán en el lado meridional,
19 para los cuales harás cuarenta basas de plata, de suerte que dos basas sustenten los dos ángulos de cada tablón.
20 En la misma forma se pondrán veinte tablones al otro lado de la Morada que mira al norte,
21 los cuales tendrán cuarenta basas de plata: dos basas debajo de cada tablón.
22 Harás seis tablones para la parte occidental de la Morada.
23 Harás otros dos que se fijarán en las esquinas, a la espalda de la Morada,
24 donde estarán trabados de abajo arriba a la altura de la primera argolla; esto se hará para las dos esquinas.
25 Así serán en total ocho tablones con sus basas de plata, o sea dieciséis basas de plata, dos basas por cada tablón.
26 También harás travesaños de madera de acacia, cinco travesaños para los tablones del primer lado de la Morada,
27 y otros cinco para los tablones del otro lado; y además, cinco travesaños para los tablones de la parte atrás de la Morada, al occidente.
28 El travesaño atravesará los tablones de un extremo a otro.
29 Cubrirás de oro los tablones y los travesaños y harás para ellos argollas de oro, por las cuales pasarán los travesaños.
30 Así construirás la Morada, conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte.
31 Para el velo necesitarás lino fino retorcido color jacinto, púrpura, y de grana dos veces teñida, decorada en hermosa tapicería de querubines.
32 Lo colgarás ante cuatro columnas de madera de acacia, que estarán cubiertas de oro y tendrán ganchos de oro. Las columnas serán puestas sobre pedestales de plata. El velo quedará pendiente por medio de sortijas, y detrás de él pondrás el arca del Testimonio.
33 El velo servirá para separar el Lugar Santo del Lugar Santísimo.
34 Pondrás también el “Lugar del Perdón” sobre el arca del Testimonio en el Lugar Santísimo.
35 Fuera del velo pondrás la mesa de los panes, y enfrente de la mesa, el candelabro. Estará en el lado meridional de la Morada, mientras que la mesa estará en la parte septentrional.
36 Harás una cortina para la entrada de la Morada. Será de lino fino color jacinto, y púrpura, de grana dos veces teñida, con labores de tapicería.
37 Luego harás cinco columnas de madera de acacia, de las que cuelgue esta cortina. Serán cubiertas con láminas de oro y puestas sobre basas de bronce.
Éxodo (Éx) Capítulo 27
El altar para los sacrificios totalmente quemados
1 Harás también un altar de madera de acacia, que tendrá dos metros y medio de largo y otros tantos de ancho, esto es, cuadrado, y metro y medio de altura.
2 De sus cuatro esquinas saldrán cuatro cuernos que harán un cuerpo con él, y los cubrirás con láminas de bronce.
3 Para el servicio del altar fabricarás unas calderas donde recoger las cenizas, tenazas, tridentes y braseros. Todos estos utensilios serán de bronce.
4 Harás también un enrejado de bronce en forma de red en cuyos cuatro ángulos habrá cuatro anillos de bronce,
5 y lo pondrás debajo del plano o fogón del altar: este enrejado llegará hasta el medio del altar.
6 Harás también dos varas de madera de acacia cubiertas con láminas de bronce para transportar el altar:
7 las meterás por los anillos a los lados del altar cuando haya que transportarlo.
8 Harás el altar con paneles huecos de madera como te lo he mostrado en el monte.
9 Dispondrás un atrio en torno a la Morada. Por el lado sur será cerrado por cortinas de lino fino de un largo de cincuenta metros.
10 Colgarán de veinte columnas con otras tantas basas de bronce, cuyos ganchos y varillas serán de plata.
11 Harás lo mismo para el lado del norte. Las cortinas tendrán cincuenta metros de largo; las veinte columnas con sus veinte basas serán de bronce, pero los ganchos y las varillas serán de plata.
12 Por el lado del mar, esto es al oeste, lo ancho, unas cortinas de veinticinco metros marcarán su anchura; habrá diez columnas con otras tantas basas.
13 La anchura del atrio será también de veinticinco metros al oriente.
14 A un lado de la entrada se pon drán cortinas de siete metros y medio, con tres columnas y otras tantas basas.
15 Lo mismo al otro lado de la entrada.
16 Ante la entrada del atrio se pondrá una cortina de diez metros hecha de lino fino retorcido y bordado de color jacinto, púrpura y de grana dos veces teñida. Se sostendrá en cuatro columnas con otras tantas basas.
17 Todas las columnas que cercan el atrio llevarán varillas de plata, con ganchos de plata y basas de bronce.
18 El atrio tendrá una extensión de cincuenta metros de largo por veinticinco de ancho. La altura de las cortinas será de dos metros y medio; se harán de lino fino retorcido y tendrán basas de bronce.
19 Todos los utensilios de la Morada, para cualquier uso, serán de bronce, y lo mismo las estacas, tanto de la misma Morada como del atrio.
20 Da orden a los hijos de Israel que te traigan aceite de oliva puro y exprimido en mortero para las lámparas, de tal manera que nunca se apague la luz.
21 Aarón y sus hijos dispondrán esta lámpara en la Tienda del Testimonio, fuera del velo que está pendiente delante del Testimonio,
22 y estará ardiendo en presencia de Yavé desde la mañana hasta la tarde. Será esto un rito perpetuo para los hijos de Israel.
Éxodo (Éx) Capítulo 28
Las vestiduras de los sacerdotes
1 Pide a tu hermano Aarón que se acerque a ti con sus hijos Nadab y Abihú, Eleazar e Itamar; sepáralos de los otros hijos de Israel para que sean mis sacerdotes.
2 Harás a tu hermano Aarón vestiduras sagradas para que no le falte gloria ni belleza.
3 Propondrás este trabajo a todos esos hombres expertos a los cuales he llenado yo del espíritu de inteligencia. Harán las vestiduras de Aarón para que sea consagrado como sacerdote mío.
4 Estas son las vestiduras que han de hacerse: el Pectoral, el Efod, el manto, la túnica de malla, la tiara y el cinturón. Estas serán las vestiduras sagradas que harán a tu hermano Aarón y a sus hijos para que ejerzan delante de mí las funciones del sacerdocio.
5 Para eso se emplearán oro, jacinto, púrpura, y grana dos veces teñida y lino fino.
6 Harán el Efod de oro, de jacinto, de púrpura, de grana dos veces teñida, y de lino fino retorcido, obra tejida artísticamente.
7 El Efod tendrá dos hombreras para reunir sus dos partes.
8 El cinturón que llevará encima para sujetarlo será del mismo estilo y hará un cuerpo con él, de oro, de jacinto, de púrpura y grana dos veces teñida, y de lino fino retorcido.
9 Tomarás también dos piedras de ónix y grabarás en ellas los nombres de los hijos de Israel;
10 seis nombres en cada piedra, según el orden de su nacimiento.
11 Esculpirás en ellas los nombres de los hijos de Israel de la misma manera que se graba un sello; las engastarás y las guarnecerás de oro.
12 Luego las pondrás sobre las hombreras del Efod, para representar a los hijos de Israel. Aarón llevará sus nombres delante de Yavé sobre sus dos hombros para recordárselos.
13 Harás asimismo unos engastes de oro,
14 y dos cadenillas de oro puro labradas como cordeles trenzados, y las sujetarás de los engastes.
15 Un artista realizará el Pectoral de las Sentencias bajo tu dirección. Lo harás como el Efod de hilos de oro, de jacinto o azul celeste, de púrpura y de grana dos veces teñida, y de lino fino retorcido.
16 Será cuadrado y doble; tendrá de medida treinta centímetros, tanto a lo largo como a lo ancho.
17 Colocarás en él cuatro filas de piedras preciosas. En la primera estarán la piedra sárdica, el topacio y la esmeralda.
18 En la segunda estarán el carbucio, el zafiro y el jaspe;
19 en la tercera, el rubí, el ágata y la amatista;
20 en la cuarta, el crisólito, el ónix y el berilo. Estarán engastadas en oro.
21 Estas piedras llevarán los nombres de los hijos de Israel; doce nombres estarán grabados en ellas, según las doce tribus: en cada piedra, un nombre.
22 Harás para el pectoral dos cadenitas de oro puro, trenzadas a manera de un cordón
23 y dos sortijas o anillos de oro que pondrás en las dos puntas.
24 Fijarás las cadenas de oro en los anillos que están en dichas puntas
25 y la otra extremidad de las cadenas se fijará en la parte delantera del Efod.
26 Harás también dos anillos de oro, que pondrás en las puntas del Pectoral, a las orillas, frente del Efod, por la parte de dentro.
27 Igualmente otros dos anillos de oro, para las dos hombreras del Efod, debajo de la parte que se ve, cerca de la juntura del cinturón que pasa sobre el Efod.
28 Un cordón de jacinto unirá los anillos del Pectoral y los del Efod, de manera que el Pectoral se quede por encima del cinturón del Efod y no se pueda separar de él.
29 Y así Aarón, siempre que entre en el Santuario, llevará sobre su pecho, en el Pectoral del Juicio, los nombres de los doce hijos de Israel, para recordarlos siempre en presencia de Yavé.
30 En el mismo Pectoral de las Sentencias pondrás el Urim y el Tumin para que estén sobre el corazón de Aarón cuando se presente delante de Yavé, y sobre su corazón llevará el Pectoral de las Sentencias de los hijos de Israel en la presencia de Yavé.
31 Harás también el manto del Efod, todo de color jacinto,
32 en medio del cual, por arriba, habrá una abertura para la cabeza. Esta abertura tendrá una orla de tejido como se suele hacer en la abertura de los corseletes para que no se rompan.
33 En los lados habrá en todo el derredor unas granadas de jacinto, de púrpura y de grana dos veces teñida, y, entre las granadas, unas campanillas de oro.
34 El manto tendrá granadas y campanillas de oro en todo el derredor.
35 Aarón vestirá dicho manto cuando desempeñe su ministerio, y se oirá el sonido de las campanillas cuando entre al santuario para presentarse delante de Yavé, y también cuando salga del santuario; de lo contrario moriría.
36 Harás también una lámina de oro fino, en la cual mandarás grabar como se graba en los sellos: “Consagrado a Yavé.”
37 Y la sujetarás a la tiara por delante con un cordón de color jacinto, de modo que esté encima.
38 Estará sobre la frente de Aarón siempre que deba cargar con los pecados cometidos por los hijos de Israel en todas sus oblaciones y sacrificios. Tendrá siempre esta lámina en su frente para atraerles la benevolencia de Yavé.
39 Tejerás la túnica de lino fino; y de lino también harás el turbante y el cinturón, artísticamente recamados.
40 Las túnicas y los cinturones de los hi jos de Aarón se harán en la misma forma. Con esto les darás majestad y belleza.
41 Vestirás a tu hermano Aarón y a sus hijos, los consagrarás con la unción santa, los harás sacerdotes y los consagrarás a mi servicio.
42 Les harás calzones de lino, con los que cubrirán la desnudez de su carne desde la cintura hasta las rodillas.
43 Aarón y sus hijos los usarán siempre que entren en la Tienda de las Citas divinas o se acerquen al altar para cumplir con su ministerio en el Lugar Santo. De lo contrario incurrirían en falta y morirían. Es éste un precepto perpetuo para Aarón y su posteridad.
Éxodo (Éx) Capítulo 29
Consagración de los sacerdotes
1 Esta es la manera como consagrarás a los sacerdotes. Tomarás un novillo y dos carneros sin defecto alguno,
2 panes ázimos y una torta sin levadura, amasada con aceite, como también buñuelos ázimos, untados con aceite; todo lo harás con la flor de la harina de trigo.
3 Puesto en un canastillo lo ofrecerás junto con el novillo y los dos carneros.
4 Luego pedirás a Aarón y sus hijos que se acerquen a la entrada de la Tienda de las Citas y los lavarás con agua.
5 Luego revestirás a Aarón de sus ornamentos, esto es, de la túnica de lino, el manto del Efod, el Efod y el Pectoral, que ceñirás con el cinturón del Efod.
6 Pondrás sobre su cabeza el turbante, y sobre éste, la lámina sagrada.
7 Entonces tomarás el óleo de la unción, lo derramarás sobre su cabeza y así quedará consagrado.
8 También pedirás a sus hijos que se acerquen, y los revestirás con las túnicas de lino;
9 ceñirás a Aarón y a sus hijos las fajas y les pondrás las mitras. Así es como consagrarás a Aarón y sus hijos como sacerdotes míos: éste será un rito perpetuo.
10 Entonces traerás el novillo delante de la Tienda de las Citas; allí Aarón y sus hijos le pondrán las manos sobre la cabeza
11 y lo degollarás en presencia de Yavé, junto a la entrada de la Tienda de las Citas.
12 Tomando de la sangre del novillo con tu dedo, la pondrás sobre los cuer nos del altar; el resto lo derramarás al pie del altar.
13 Sacarás todo el sebo que cubre las entrañas, el que queda junto al hígado y los dos riñones con el sebo que los envuelve, para quemarlo en el altar.
14 Quemarás fuera del campamento la carne del novillo, con su piel y excrementos, por cuanto es sacrificio por el pecado.
15 Tomarás después el primero de los carneros. Aarón y sus hijos pondrán las manos sobre la cabeza del carnero.
16 Lo sacrificarás, tomarás su sangre y la derramarás sobre el altar, por todos lados.
17 Luego despedazarás el carnero en trozos; lavarás sus intestinos y sus patas, los pondrás sobre su cabeza
18 y lo quemarás todo en el altar. Es el holocausto, el sacrificio cuyo olor aplaca a Yavé.
19 Tomarás asimismo el otro carnero, sobre cuya cabeza Aarón y sus hijos pondrán las manos.
20 Lo degollarás, tomarás de su sangre y teñirás con ella la extre midad de la oreja derecha de Aarón y de sus hijos, y los pulgares de su mano y pie derechos, derramando la sangre sobre el altar por todos lados.
21 Y tomando de la sangre vertida sobre el altar y del óleo de la consagración, rociarás a Aarón y sus ro pas, y con él, a sus hijos y las ropas de ellos. Así será consagrado con sus ropas, y lo mismo sus hijos y las ropas de sus hijos.
22 Tomarás la grasa y la cola del carnero, el sebo que cubre los intestinos, la telilla del hígado, los dos riñones y la enjundia de encima, y la espaldilla derecha, porque es un cordero para consagración de sacerdotes.
23 Además, una torta de pan y otra de masa amasada con aceite y una torta del canasto de los ázimos presentados a Yavé,
24 y después de poner todas estas cosas sobre las manos de Aarón y de sus hijos, las mecerás en la presencia de Yavé.
25 Después recibirás de sus manos todo lo dicho y lo quemarás sobre el altar encima de la víctima quemada. Será un sacrificio por el fuego de calmante olor para Yavé.
26 Luego tomarás el pecho del carnero sacrificado para la consagración de Aarón y lo ofrecerás llevándolo ante Yavé: ésta será tu parte.
27 Del carnero de la consagración de Aarón y sus hijos consagrarás el pecho que ha sido mecido y la espaldilla que ha sido puesta aparte —todo lo que ha sido mecido o separado del carnero para la consagración de Aarón y de sus hijos.
28 Con esto Aarón y sus hijos recibirán para siempre el derecho a cobrar este tributo de los hijos de Israel. Es el tributo que les presentarán los hijos de Israel en todos los sacrificios de comunión que presenten a Yavé.
29 Las ropas santas de Aarón pasarán a sus hijos después de su muerte: pasarán a ser suyas el día que sean ungidos y consagrados.
30 El sacerdote que se tome de los hijos de Aarón para sucederle las vestirá durante siete días cuando lo consagren para entrar en la Tienda de las Citas y para oficiar en el Santuario.
31 Cocerás en un lugar sagrado la carne del carnero ofrecido para esta consagración,
32 y la comerán Aarón y sus hijos, junto con el pan del canastillo, a la entrada de la Tienda de las Citas.
33 La comerán, ya que fue santificada para hacer expiación por ellos y consagrarlos. Ningún extraño comerá de estas cosas, porque son sagradas.
34 Si algo de la carne o del pan sobra hasta el día siguiente, no lo comerán sino que lo quemarás, porque es cosa sagrada.
35 Harás, pues, con Aarón y sus hijos todo lo que te mando. La consagración durará siete días.
36 Cuando se haga la expiación para la purificación del altar, se ofrecerá cada día un novillo para la expiación, un sacrificio por el pecado, y luego ungirás el altar para consagrarlo.
37 La expiación por el altar, y luego su consagración durará siete días. En adelante el altar será cosa muy sagrada y todo cuanto toque el altar quedará consagrado.
38 Cada día, y para siempre, prepararás sobre el altar dos corderos nacidos durante el año,
39 un cordero por la mañana y otro por la tarde.
40 Con el primer cordero ofrecerás una décima de medida de flor de harina amasada con un cuarto de sextario de aceite de oliva, y como libación, un cuarto de sextario de vino.
41 Ofrecerás el otro cordero por la tarde con los mismos ritos de la mañana; será un sacrificio por el fuego de calmante olor.
42 Este es el holocausto perpetuo que se ofrecerá a Yavé de generación en generación a la entrada de la Tienda de las Citas, allí mismo donde me encuentro contigo para hablarte.
43 Allí me encontraré con los hijos de Israel; mi propia Gloria santificará este lugar.
44 Así consagraré la Tienda de las Citas con el altar; así santificaré a Aarón y a sus hijos para que sean sacerdotes míos.
45 Habitaré entre los hijos de Israel y seré su Dios,
46 y sabrán que yo soy Yavé, su Dios, que los saqué de la tierra de Egipto para morar entre ellos. Yo, Yavé, seré su Dios.
Éxodo (Éx) Capítulo 30
El incienso, el agua y el perfume
1 Harás también un altar para quemar el incienso. Lo harás de madera de acacia
2 y tendrá medio metro de largo y de ancho; es decir, que será cuadrado. Tendrá un metro de altura, y de sus cuatro ángulos saldrán sus cuernos, haciendo un cuerpo con él.
3 Lo revestirás de oro puro, tanto su parte superior como sus costados, así como sus cuernos. Pondrás en su derredor una moldura de oro,
4 y debajo de la moldura, a los costados, harás dos anillos de oro. Los harás a ambos lados para meter por ellos las varas con que transportarlo.
5 Estas serán de madera de acacia y las revestirás de oro.
6 Colocarás el altar delante de la cortina que abriga el arca del Testimonio y ante el Lugar del Perdón que cubre el Testimonio, allí mismo donde yo te hablo.
7 Aarón quemará cada mañana sobre él incienso aromático, al preparar las lámparas,
8 y hará lo mismo al atardecer cuando alimente las lámparas. Este será el Incienso ante Yavé, de generación en generación.
9 No se ofrecerá sobre este altar incienso profano, ni holocausto, ni víctima, ni se derramará sobre él vino alguno.
10 Una vez al año Aarón hará la expiación sobre los cuernos del altar. Hará la expiación sobre el altar una vez al año con la sangre del sacrificio por el pecado, y esto, de generación en generación. Será, pues, un lugar muy sagrado para Yavé.»
11 Yavé habló a Moisés:
12 «Cuando hagas el censo de los hijos de Israel, cada uno hará una ofrenda a Yavé, para que ninguna plaga los alcance con motivo del empadronamiento; cada uno pagará a Yavé por sí mismo.
13 Cada uno de los que sean empadronados pagará medio siclo, según el peso del templo (es decir, un siclo de veinte óbolos). Este medio siclo será la ofrenda para Yavé.
14 Todos los comprendidos en el censo, de veinte años para adelante, pagarán este rescate.
15 El rico no dará más de medio siclo ni el pobre dará menos, pues es una contribución para Yavé, para rescate de su vida.
16 Recibirás el dinero de esta expiación de mano de los hijos de Israel y lo destinarás para el servicio de la Tienda de las Citas. Con este medio los israelitas harán que Yavé se acuerde de ellos y rescatarán sus vidas.»
17 Yavé se dirigió a Moisés y le dijo:
18 «Harás una pila de bronce con un pie de bronce para el lavatorio. La colocarás entre la Tienda del encuentro y el altar y se echará agua en ella
19 para que Aarón y sus hijos se laven las manos y los pies. Que se laven con esta agua cuando entren a la Tienda de las Citas, no sea que mueran.
20 Lo mismo cuando se acerquen al altar para oficiar, para quemar una oblación a Yavé,
21 que se laven las manos y los pies, no sea que mueran; éste será un rito perpetuo para Aarón y su descendencia de generación en generación.»
22 Yavé dijo a Moisés: «Toma aromas escogidos: de mirra pura, quinientos siclos;
23 de cinamomo, doscientos cincuenta; de caña aromática, doscientos cincuenta;
24 de canela, quinientos, en siclos del santuario, y un sextario de aceite de oliva.
25 Prepararás con ello el óleo para la unción sagrada, perfume aromático como lo prepara el perfumista.
26 Con él ungirás la Tienda del encuentro y el arca del Testimonio,
27 la mesa con todos sus vasos, el candelabro con todos sus utensilios, el altar del incienso,
28 el altar de los holocaustos con todos sus utensilios y la pila con su base.
29 Así los consagrarás y serán cosas muy santas. Todo llas toque quedará santificado.
30 Ungirás también a Aarón y a sus hijos y los consagrarás para que sean mis sacerdotes.
31 Luego dirás a los hijos de Israel:
32 Este será para ustedes el óleo de la unción sagrada de generación en generación. Nadie se ungirá con él ni tampoco harán otro óleo de semejante composición. Es santo y lo tendrán por cosa sagrada.
33 Cualquiera que prepare otro semejante o derrame de él sobre un extraño será exterminado de entre los suyos.»
34 Yavé dijo a Moisés: «Procúrate en cantidades iguales resina aromática, ungulum, galbanum aromático e incienso puro.
35 Prepara con ellos según el arte del perfumista un incienso perfumado, sazonado con sal, puro y santo;
36 molerás una parte, que pondrás delante del Testimonio, en la Tienda de las Citas, donde yo me reúno contigo. Será para ustedes cosa sacratísima.
37 No harán perfume de semejante composición para uso personal; lo tendrán por cosa reservada a Yavé.
38 Cualquiera que haga otro igual para recrearse con su fragancia será exterminado de entre los suyos.»
Éxodo (Éx) Capítulo 31
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Acabo de llamar por su nombre a Bezaleel, hijo de Urí, hijo de Jur, de la tribu de Judá,
3 y lo he llenado del espíritu de Dios, de saber, de inteligencia, de ciencia y de capacidad en toda clase de trabajo,
4 para crear obras de arte. Este hombre sabe trabajar el oro, plata y bronce,
5 y tallar tanto las piedras preciosas como la madera: es entendido en toda clase de trabajos.
6 También le doy por ayudante a Oholiab, hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan; y además, he puesto sabiduría en el corazón de todos los hombres hábiles que deberán hacer todo lo que he mandado:
7 la Tienda del encuentro, el arca del Testimonio, el Lugar del Perdón que la cubre, y todos los utensilios de la Tienda;
8 la mesa y sus vasos, el candelabro de oro macizo con todos sus utensilios, el altar de los perfumes
9 y el de los holocaustos con todos sus utensilios, la pila con su base;
10 las vestiduras sagradas y las que han de servir para la consagración del sacerdote Aarón y las de sus hijos cuando ejerzan sus funciones sacerdotales;
11 el óleo de la unción y el incienso aromático para el santuario. Ellos lo harán conforme a todo lo que he ordenado.»
Otra vez la ley del sábado
12 Yavé dijo a Moisés: «Habla a los hijos de Israel y diles: No dejen de guardar mis sábados;
13 porque son una señal entre ustedes y yo de generación en generación, para que sepan que yo, Yavé, soy el que los santifica.
14 Guarden el sábado porque es sagrado para ustedes. El que lo profane morirá; el que trabaje en ese día será borrado de en medio de su pueblo.
15 Seis días se trabajará, pero el día séptimo será un Gran sábado consagrado a Yavé. El que trabaje el día sábado morirá.
16 Los hijos de Israel observarán el sábado de generación en generación y lo celebrarán: éste ha de ser un compromiso perpetuo conmigo.
17 El sábado será entre yo y los hijos de Israel una señal perpetua, pues Yavé hizo los cielos y la tierra en seis días, y el séptimo descansó y respiró.
18 Cuando Dios terminó de hablar con Moisés en el monte Sinaí, le dio las dos tablas del Testimonio, escritas por el dedo de Dios.
18Intermedio: la fiesta del Becerro de oro

**
Comentarios Éxodo, capítulo 31
31,1

No es por casualidad que el nombre de Bezaleel signifique “a la sombra de Dios” y el de Oholiab “el padre es mi tienda”.
Éxodo (Éx) Capítulo 32
El ternero de oro
1 Moisés no bajaba del monte y le pareció al pueblo un tiempo largo. Se reunieron en torno a Aarón, al que dijeron: «Fa brícanos un Dios que nos lleve adelante, ya que no sabemos qué ha sido de Moisés, que nos sacó de Egipto.»
2 Aarón les contestó: «Saquen los aros de oro que sus mujeres, y sus hijos e hijas llevan en sus orejas, y tráiganmelos.»
3 Todos se los sacaron y los entregaron a Aarón.
4 El los recibió y fabricó un ternero de metal batido.
4 Entonces exclamaron: «Israel, aquí están tus dioses que te han sacado de Egipto.»
5 Se lo mostraron a Aarón, el que edificó un altar delante de la imagen y luego anunció: «Mañana habrá fiesta en honor de Yavé.»
6 Al día siguiente, se levantaron temprano, ofrecieron víctimas consumidas por el fuego, y también presentaron sacrificios de comunión. El pueblo se sentó para comer y beber; luego se levantaron para divertirse.
7 Entonces Yavé dijo a Moisés en el cerro: «Vuelve y baja, porque tu pueblo ha pecado.
8 Bien pronto se han apartado del camino que yo les había indicado. Se han hecho un ternero de metal fundido y se han postrado ante él. Le han ofrecido sacrificios y han dicho: Israel, aquí están tus dioses que te han sacado de Egipto.»
9 Yavé dijo también: «Ya veo que ese pueblo es un pueblo rebelde.
10 Ahora, pues, deja que estalle mi furor contra ellos. Voy a exterminarlos, mientras que de ti yo haré nacer un gran pueblo.»
11 Moisés suplicó a Yavé, su Dios, con estas palabras: «Oh Yavé, ¿cómo podrías enojarte con tu pueblo, después de todos los prodigios que hiciste para sacarlo de Egipto?
12 ¿O quieres que los egipcios digan: «Yavé los ha sacado con mala intención, para matarlos en los cerros y suprimirlos de la tierra»? Aplaca tu ira y renuncia a castigar a tu pueblo.
13 Acuérdate de tus servidores Abrahán, Isaac y Jacob, y de las promesas que les hiciste. Pues juraste por tu propio Nombre: «Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu raza la tierra que te prometí, para que sea de ellos para siempre.»
14 Así, pues, Yavé renunció a destruir a su pueblo, como lo había anunciado.
15 Al bajar de regreso del monte, Moisés traía las dos tablas de las Declaraciones divinas en que las leyes estaban escritas y grabadas por ambos lados.
16 Las tablas eran obra de Dios, como también la escritura era la escritura de Dios, grabada sobre ellas.
17 Josué estaba con Moisés, y al oír el griterío del pueblo dijo: «¡Hay gritos de guerra en el campamento!»
18 Moisés le contestó: «No son gritos de victoria, ni lamentos de derrota; lo que oigo son cantos a coros.»
19 Al acercarse Moisés al campamento, vio el ternero y las danzas. Se llenó de furor y arrojó las tablas, que se hicieron pedazos al pie del monte.
20 Después tomó el ternero que habían fabricado, lo quemó y lo machacó hasta reducirlo a polvo. Y dio de beber al pueblo agua con este polvo mezclado.
21 Moisés dijo a Aarón: «¿Qué te hizo ese pueblo para que lo hayas arrastrado a un pecado tan grave?»
22 Aarón le contestó: «¡No te enojes conmigo, mi señor! Tú sabes que este pueblo está apegado al mal.
23 Ellos me dijeron: No sabemos lo que ha pasado con Moisés, el que nos ha sacado de Egipto, así que fabrícanos dioses que nos lleven adelante.
24 Yo les dije: ¿Quiénes son los de ustedes que tienen oro? Ellos se lo sacaron al instante de sus orejas y me lo dieron; yo lo fundí y salió este ternero.»
25 Moisés vio que el pueblo estaba sin freno por culpa de Aarón: ¡cómo ahora no se burlarían de él sus enemigos!
26 Se colocó, pues, a la entrada del campamento y llamó en voz alta: «¡Vengan a mí los que estén por Yavé!» Todos los de la tribu de Leví se juntaron en torno a él.
27 El les dijo: «Esta es orden de Yavé, el Dios de Israel: Colóquense cada uno su espada al costado y pasen y repasen por el campamento, de una entrada a la otra; y no vacilen en matar a sus hermanos, compañeros y familiares.»
28 Los de la tribu de Leví cumplieron la orden de Moisés, y perecieron, aquel día, unos tres mil hombres del pueblo.
29 Entonces Moisés dijo a los levitas: «Ustedes hoy acaban de ser consagrados a Yavé con sangre, tal vez con la sangre de un hijo o de un hermano. Por eso hoy él les da la bendición.»
Moisés ruega por el pueblo
30 Al día siguiente Moisés dijo al pueblo: «Ustedes han cometido un gran pecado, pero voy a subir donde Yavé, a ver si puedo conseguirles el perdón de este pecado.»
31 Al volver Moisés donde Yavé le dijo: «Este pueblo ha cometido un gran pecado con estos dioses de oro que se hicieron.
32 Con todo, dígnate perdonar su pecado..., pero si no, bórrame del libro que has escrito.»
33 Yavé respondió a Moisés: «Al que peca contra mí, a éste borraré yo de mi libro.
34 Pero tú, sigue, y conduce al pueblo al lugar que te indiqué. Mi Angel irá delante de ti, pero algún día los visitaré y les pediré cuentas de su pecado.»
35 Y, en efecto, Yavé castigó al pueblo por el ternero que se fabricaron, el ternero que les hizo Aarón.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 32
32,1

Todo el Antiguo Testamento desarrolla el tema de la misericordia de Dios y de las rebeliones del pueblo. Esta es la primera enseñanza que se sacaba de la permanencia en el desierto: véanse Sal 78 y 106, e incluso el Sal 81 que siempre debía ser declamado en las fiestas de Yavé.

Se conservaban muchas tradiciones sobre las infidelidades de Israel en tiempos de Moisés. Su mayor pecado consistió, según el libro de los Números, en tener miedo al riesgo y negarse a conquistar la tierra prometida (Núm 14). Aquí el redactor, que escribe en tiempo de los reyes, describe el pecado de los hebreos semejante al de Jeroboam al preparar imágenes de Yavé bajo la figura de un becerro (1R 12,28).

El autor imagina con mucha libertad y muestra a los hebreos del desierto (que apenas si tendrían algunas herramientas en sus tiendas) fundiendo joyas y fabricando terneros enchapados en oro.
32,10

Cuando falla la fidelidad del pueblo, Yavé pone a Moisés a prueba. Le sugiere que sus propios descendientes formen un nuevo pueblo de Dios, reemplazando a estos irresponsables. Moisés comprende que es una tentación y que Dios no puede renegar de las promesas hechas a Israel. Y Moisés intercede por ese pueblo que había recibido la Alianza.
32,12

El gran argumento de los profetas cuando piden a Dios que perdone al pueblo es: “a ti no te conviene que desaparezcamos”. Tienen conciencia de que la decisión de Dios, que hizo de Israel el instrumento de su plan de salvación, es irrevocable.
32,21

Aarón ha actuado como sacerdote oportunista, que muy pronto se olvida de que la misión la ha recibido de Dios y no del pueblo.
32,26

El Dios padre y pedagogo sigue guiando con mano firme a ese pueblo, infantil aún, incapaz de razonar y esclavo de sus caprichos; ¡una advertencia a muchos padres, demasiado débiles para exigir disciplina a sus hijos!
32,29

No hay que deducir que Dios bendiga la violencia, pues este texto muy antiguo quiere elogiar a los que optaron por Dios sin transigir. Los levitas, que serán los sacerdotes de Israel, demostraron su fidelidad como se podía y se debía hacer en aquellos tiempos tan primitivos. Si hubieran actuado entonces con la mentalidad del siglo XXI, la historia sagrada habría muerto en la cuna.
Éxodo (Éx) Capítulo 33
El perdón de Yavé a su pueblo
1 Yavé dijo a Moisés: «Márchate de ese lugar tú y tu pueblo que saqué de Egipto; sube a la tierra que yo prometí con juramento a Abraham, a Isaac y a Jacob cuando les dije: Se la daré a tu descendencia.
2 Enviaré delante de ti un ángel para que eche del país al cananeo, al amorreo, al heteo, al fereceo, al jeveo y al jebuseo.
3 Pero no subiré con ustedes a esa tierra que mana leche y miel, no sea que los destruya en el camino, por ser un pueblo rebelde.»
4 Al oír el pueblo esta reprensión, estuvieron consternados y nadie se puso sus adornos.
5 Yavé dijo a Moisés: «Di a los hijos de Israel: Ustedes son un pueblo rebelde; si estuviera en medio de ustedes, aunque fuera por un momento, los exterminaría. Ahora, quítense sus ropas de fiesta, y veré lo que puedo hacer con ustedes.»
6 Y los hijos de Israel se quitaron sus trajes de fiesta al pie del monte Horeb.
La Tienda del encuentro
7 Entonces Moisés tomó la Tienda de campaña y la plantó a cierta distancia, fuera del campamento. La llamó Tienda de las Citas divinas, y todo el que quería consultar a Yavé tenía que ir a la Tienda de la Citas, fuera del campamento.
8 Cada vez que Moisés iba a la Tienda del encuentro, el pueblo se ponía de pie, cada uno a la entrada de su carpa, y los ojos de todos lo seguían hasta que entraba en ella.
9 Y al entrar Moisés en la Tienda, la nube en forma de columna bajaba y se detenía a la entrada de la Tienda, mientras Yavé hablaba a Moisés.
10 Cuando el pueblo veía la nube parada junto a la entrada de la Tienda, todos se ponían de pie y luego se postraban cada uno ante su carpa.
11 Yavé hablaba con Moisés, cara a cara, como habla un hombre con su prójimo. Después Moisés volvía al campamento, pero su ayudante, el joven Josué, hijo de Nun, no se alejaba de la Tienda.
12 Moisés dijo a Yavé: «Tú me mandas que encabece a este pueblo, y no me das a conocer a quién enviarás conmigo. Sin embargo, me has dicho: Te conozco por tu nombre, y gozas de mi favor.
13 Ahora, si realmente me miras con bue nos ojos, dame a conocer caminos para que te conozca, y me sigas mirando bien. No olvides que esa gente es tu pueblo.»
14 Yavé respondió: «Ve y haz lo que te diga, que yo te llevaré al descanso.»
15 Moi sés contestó: «Si tu Rostro no nos acompaña, no nos hagas salir de aquí.
16 ¿Cómo podrá verse que nos das tu preferencia a mí y a tu pueblo? ¿No será, acaso, en que tú nos acompañarás? Esto nos distinguirá, yo y tu pueblo, de todos los pueblos de la tierra.»
17 Yavé contestó a Moisés: «También esto que me acabas de pedir, lo haré, pues te di mi preferencia y te conozco por tu nombre.»
Yavé pasa ante Moisés
18 Moisés dijo a Yavé: «Por favor, déjame ver tu Gloria.»
19 Y El le contestó: «Toda mi bondad va a pasar delante de ti, y yo mismo pronunciaré ante ti el Nombre de Yavé. Pues tengo piedad de quien quiero, y doy mi preferencia a quien la quiero dar.»
20 Y agregó Yavé: «Pero mi rostro no la podrás ver, porque no puede verme el hombre y seguir viviendo.
21 Mira este lugar junto a mí. Te vas a quedar de pie sobre la roca y,
22 al pasar mi Gloria, te pondré en el hueco de la roca y te cubriré con mi mano hasta que yo haya pasado.
23 Después sacaré mi mano y tú entonces verás mis espaldas; pero mi rostro no se puede ver.»

**
Comentarios Éxodo, capítulo 33
33,4

El autor, lo mismo que Moisés, no se siente satisfecho con una asistencia de Dios por intermedio de su ángel. De vez en cuando resalta una aspiración siempre latente en el Antiguo Testamento: la de la presencia verdadera de un Dios reconciliado con su pueblo; pero serán necesarias largas esperas, muchas experiencias dolorosas y tiempos de penitencia para alcanzar ese objetivo. Únicamente Moisés tendrá derecho a una presencia de la “cara de Yavé”.
33,7

La Tienda del encuentro es el primer templo de Dios en medio de su pueblo. Moisés la levanta afuera, porque el campamento del pueblo ya no es digno de abrigar la presencia de Dios; en cambio los Números hablarán del campamento como de un lugar santo.
33,11

El pueblo estará acompañado por el Ángel de Yavé, es decir que puede contar con su ayuda (32,34; 33,32). Moisés en cambio tiene sed del Rostro de Dios, o sea, de una presencia personal que le revele las intenciones de Dios. Y Dios le habla cara a cara, o sea, de espíritu a espíritu, que supera a los sueños, visiones y apariciones (Núm 12,6).
33,18

El Génesis presentaba a Abraham conversando con Dios con toda sencillez, pero ciertamente se trataba de un mundo de imágenes. Aquí Dios se manifiesta a Moisés de una manera espiritual, aun cuando el autor tenga que expresar con palabras e imágenes lo que está más allá de las imágenes.

Déjame ver tu Gloria. Dios no se dejará ver, sino que él mismo pronunciará su Nombre, o sea, dejará impreso su Poder y Gloria en aquellos que lo quieren ver.

Te quedarás de pie sobre la roca. Es decir, en la soledad, desprendido y despierto a la espera de la Gloria de Yavé.

Te pondré en el hueco de la roca... extinguiré en ti imágenes, razón y sentimientos.

Te cubriré con mi mano... y quedarás suspenso de mi sola presencia.

Tú verás mis espaldas... sólo entonces sabrás que has estado con Dios.

Yavé pronuncia su Nombre, dejándolo grabado en lo más profundo del espíritu, y este Nombre es el conocimiento y la experiencia de su misericordia infinita. Al finalizar este encuentro ya no le queda a Moisés ambición o deseo personal alguno: solamente le importa que se realice el proyecto de Dios de entregar a los hombres la herencia divina.

Véase asimismo Elías en el monte Horeb: 1R 19,13.
Éxodo (Éx) Capítulo 34
1 Yavé dijo a Moisés: «Labra dos tablas de piedra parecidas a las primeras y yo escribiré las palabras que había en las primeras que tú rompiste.
2 Prepárate para subir mañana temprano al monte Sinaí, ahí esperarás en la cumbre.
3 Pero que ninguno suba contigo, ni aparezca nadie en todo el monte: ni siquiera oveja ni buey paste en los alrededores.»
4 Moisés labró dos tablas de piedra semejantes a las anteriores, como lo había ordenado Yavé, y de madrugada subió al monte Sinaí llevando en sus manos las dos tablas de piedra.
5 Yavé bajó en una nube y se quedó allí junto a él.
5 Moisés entonces invocó el Nombre de Yavé,
6 y El pasó delante de Moisés diciendo con voz fuerte: «Yavé, Yavé es un Dios misericordioso y clemente, tardo a la cólera y rico en amor y en fidelidad.
7 El mantiene su benevolencia por mil generaciones y soporta la falta, la rebeldía y el pecado, pero nunca los deja sin castigo; pues por la falta de los padres pide cuentas a sus hijos y nietos hasta la tercera y la cuarta generación.»
8 Al momento Moisés cayó al suelo de rodillas, adorando a Dios,
9 y dijo: «Señor, si realmente gozo de tu favor, ven y camina en medio de nosotros; aunque sea un pueblo rebelde, perdona nuestras faltas y pecados, y recíbenos por herencia tuya.»
La ley de la Alianza
10 Yavé dijo: Ahora mismo quiero firmar una alianza: voy a realizar, delante de todo este pueblo, prodigios como no los hubo jamás en ningún país y para ningún pueblo. Y todo este pueblo que te rodea verá las obras de Yavé, pues serán cosas asombrosas las que haré contigo.
11 Observa lo que te ordeno en este día, y yo, por mi parte, arrojaré delante de ti al amorreo, al cananeo, al heteo, al fereceo, al jeveo y al jebuseo.
11 — 12 No hagas ningún pacto con el habitante del país en que vas a entrar, no sea que se transforme en una trampa para ti.
13 Más bien destruye sus altares, quiebra sus piedras levantadas y corta sus troncos sagrados.
13 — 14 No te arrodillarás ante otro dios, pues Yavé lleva por nombre Celoso: él es un Dios celoso. No sea que te comprometas con la gente de aquellos países, que se prostituyen tras sus dioses y les ofrecen sacrificios.
15 Pues te convidarán a comer de las víctimas,
16 y luego casarás a tus hijos con las hijas de ellos y, puesto que se prostituyen ellas por sus dioses, arrastrarán a tus hijos a prostituirse también a sus dioses.
16 — 17 No te harás dioses de metal fundido.
18 Respetarás la fiesta de los ázimos. Comerás pan sin levadura durante siete días, como te lo he ordenado, en el mes de la primavera, porque fue en ese mes de Aviv cuando saliste de Egipto.
19 Todo primogénito es mío: todas las primeras crías machos de tu ganado, sean terneros o corderos.
20 El burro primerizo lo rescatarás con un corderito; en caso de no ser rescatado, será muerto. Rescatarás el primero de tus hijos. No te presentarás ante mí con las manos va cías.
20 — 21 Trabajarás seis días y al séptimo día descansarás, incluso en tiempo de aradura y de siega.
21 — 22 Celebrarás la fiesta de las Semanas con las primeras siegas de tu trigo, y otra fiesta a fin de año al recoger todos los frutos.
23 Se presentarán tres veces al año todos tus varones ante Yavé, el Señor y Dios de Israel.
24 Pues yo arrojaré de tu presencia a los pueblos y agrandaré tus fronteras y nadie codiciará tu país, mientras tú subas tres veces al año a presentarte ante Yavé, tu Dios.
25 No ofrecerás con pan fermentado la sangre de mis víctimas y no quedará hasta el otro día la víctima de la fiesta de Pascua.
25 — 26 Llevarás los primeros frutos de tu tierra a la Casa de Yavé, tu Dios.
26 —No cocerás el cabrito con la leche de su madre.»
27 Yavé terminó diciendo a Moisés: «Pon por escrito estas palabras, pues éste es el compromiso de la Alianza que he pactado contigo y con los hijos de Israel.»
28 Estuvo allí con Yavé por espacio de cuarenta días y cuarenta noches, sin comer ni tomar agua. Y escribió en las tablas las palabras de la Alianza, los diez mandamientos.
Moisés desciende del monte
29 Cuando Moisés bajó del monte Sinaí, tenía en las manos las dos tablas de las Declaraciones divinas donde estaban escritas las leyes de la Alianza, y no sabía que la piel de su cara se había vuelto radiante, por haber hablado con Yavé.
30 Aarón y los hijos de Israel vieron con sorpresa ese resplandor de la cara de Moisés, y sintieron miedo de acercarse a él.
31 Pero Moisés los llamó y volvieron Aarón y los jefes de la comunidad; y Moisés les habló.
32 El pueblo a su vez se acercó, y Moisés les comunicó todo lo que Yavé le había mandado en el monte Sinaí.
33 Cuando Moisés terminó de hablar con ellos, se cubrió la cara con un velo.
34 Cada vez que Moisés acudía donde Yavé para hablar con él, se quitaba el velo hasta que salía. Una vez fuera, comunicaba al pueblo lo que Yavé le había ordenado.
35 Entonces los israelitas veían que la cara de Moisés era radiante, pero Moisés volvía a ponerse el velo, hasta que entraba a hablar con Yavé.
35B. Moisés construye la morada

**
Comentarios Éxodo, capítulo 34
34,10

En las primeras generaciones después de Moisés no existía “un” decálogo sino varios formularios redactados en momentos y lu gares diferentes, cuyo fin era dar a conocer las exigencias de la Alianza y las reglas establecidas por Moisés.

El más conocido es el del capítulo 20, pero aquí nos encontramos con otro más antiguo. A diferencia del nuestro, que da la prioridad a la justicia, los diez mandamientos del capítulo 34, centrados sobre los ritos y las fiestas, ayudaban a los israelitas a que preservaran su identidad religiosa en medio de otros pueblos.
34,27

Si estudiamos los textos desde un punto de vista más crítico, llegaremos a la conclusión de que el autor tenía en sus manos dos subidas de Moisés al monte y dos decálogos distintos. El pecado de Israel que llevó a Moisés a que rompiera las tablas arreglaba el asunto, pues el autor ahora podía conservar esos dos textos preciosos. Moisés subía dos veces al Sinaí y tenía dos encuentros con Dios: uno antes del pecado y otro para reemplazar las Tablas quebradas, y también cabían los dos decálogos.
34,29

Un hermoso texto que quiere mostrar que el encuentro con Dios produce siempre alguna transfiguración, visible o invisible, en la persona a la que visita (véase Núm 12,7 y Mc 9,2). Y por otra parte, puesto que se trataba de un pueblo todavía poco instruido en las cosas de Dios, convenía que Moisés hubiera sido glo rificado por Dios antes de su muerte (véase Nb 12,7).

Este sentido tan claro del texto no será obstáculo para que Pablo saque de él consecuencias imprevistas, aunque inobjetables, en 2Cor 3,12-18: el tiempo de Moisés no era todavía el momento en el que Dios se manifiestaría plenamente.
34,34

La continuación de estas tradiciones sobre el desierto están en el libro de los Números, en los capítulos 11–16 y 20–24.
Éxodo (Éx) Capítulo 35
1 Moisés reunió a toda la comunidad de los hijos de Israel y les dijo: «Esto es lo que Yavé ha mandado hacer:
2 Trabajarás durante seis días, pero el día séptimo será sagrado para ustedes, un Gran sábado en honor a Yavé. Cualquiera que trabaje en ese día morirá.
3 En ninguna de sus casas encenderán fuego el día sábado.»
Se construye el Santuario
4 Moisés dijo a toda la comunidad de Israel:
5 «Esta es la orden de Yavé: Que cada uno ofrezca algo de lo suyo a Yavé. Que todos los de corazón generoso le ofrezcan oro, plata y cobre,
6 púrpura violeta y escarlata, lino fino, pelo de cabra,
7 pieles de carnero teñidas de rojo, cueros finos y madera de acacia,
8 aceite para el alumbrado, aromas para el óleo de la unción y para el incienso aromático,
9 piedras de ónice y piedras de engaste para el Efod y el Pectoral.
10 Que se presenten los artífices más hábiles de entre ustedes para hacer lo que Yavé ha ordenado:
11 la Morada, su Tienda y su cubierta, sus broches y tablones, sus travesaños, sus postes y sus basas;
12 el arca y sus varas, el Lugar del Perdón y el velo que lo cubre;
13 la mesa y sus varas y todos los utensilios necesarios, el pan de la ofrenda,
14 el candelabro para el alumbrado con sus utensilios y sus lámparas y el aceite para la luz;
15 el altar del incienso con sus varas; el óleo de la unción, el incienso aromático, la cortina para la entrada de la Morada,
16 el altar de los holocaustos con su rejilla de bronce, sus varas y todos sus utensilios; la pila con su base;
17 los cortinajes del atrio con sus postes y sus basas; la cortina de la entrada del atrio;
18 todos los clavos necesarios para la Morada y para el atrio como también las cuerdas;
19 los ornamentos de ceremonia para oficiar en el Santuario; las vestiduras de la consagración del sacerdote Aarón y las vestiduras de sus hijos para las funciones sacerdotales.»
20 Entonces todo el pueblo de Israel se retiró de la presencia de Moisés;
21 todos aquellos a quienes su corazón movía, hombres de corazón generoso, vinieron a dejar su ofrenda para Yavé, para las obras de la Tienda del encuentro, para todo su servicio y para las vestiduras sagradas.
22 Venían hombres y mujeres: todos los de corazón generoso traían joyas, aros, anillos, collares y toda clase de objetos de oro, el oro que cada uno presentaba como ofrenda a Yavé.
23 Los que tenían púrpura violeta y escarlata y carmesí, lino fino, pelo de cabra, pieles de carnero teñidas de rojo y cueros finos, lo traían también.
24 Quienes pudieron reservar una ofrenda de plata y bronce la llevaron también como ofrenda para Yavé. Lo mismo hicieron los que poseían madera de acacia para los trabajos de la obra.
25 Todas las mujeres hábiles en el oficio hi laron con sus manos la púrpura violeta, escarlata y carmesí y el lino fino, y después lo ofrecieron a Yavé.
26 Las que sabían hilar el pelo de cabra lo hicieron.
27 Los jefes trajeron piedras ágatas y engaste para el Efod y el Pectoral,
28 aromas y aceite para el alumbrado, para el óleo de la unción y para el incienso aromático.
29 Todos los hijos de Israel, hombres y mujeres, a quienes su generosidad había impulsado a llevar algo para cualquiera de los trabajos que Yavé, por medio de Moisés, les había encomendado, trajeron sus ofrendas voluntarias a Yavé.
Los artífices del Santuario
30 Moisés dijo entonces a los hijos de Israel: «Miren, Yavé ha designado a Bezaleel, hijo de Urí, hijo de Jur, de la tribu de Judá,
31 y lo ha llenado del espíritu de Dios, y de saber, de inteligencia, de ciencia y de capacidad en toda clase de trabajo
32 para crear obras de arte. Este hombre sabe trabajar oro, plata y bronce 33 y tallar tanto las piedras preciosas como la madera. Es entendido en toda clase de trabajos.
34 A él y a Oholiab, hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan, Yavé les ha infundido el don de enseñar.
35 Les ha llenado de habilidad para toda clase de labores de artesanos o artistas, para bordar la púrpura violeta y escarlata, el carmesí y el lino fino, y para todo tipo de tejido. Son muy capaces para ejecutar toda clase de trabajos y obras de arte.
Éxodo (Éx) Capítulo 36
1 Así, pues, Bezaleel, Oholiab y todos los hombres peritos a los que Yavé ha dado habilidad y pericia para saber realizar todos los trabajos en servicio del Santuario, ejecutarán todo conforme lo ha mandado Yavé.»
2 Moisés llamó a Bezaleel y a Oholiab y a todos los hombres hábiles a los que Yavé había dado pericia, y a todas las personas deseosas de trabajar para el Santuario,
3 y les entregó todas las ofrendas que los hijos de Israel habían reservado para la ejecución de las obras del Santuario. Mientras tanto, los hijos de Israel seguían entregando a Moisés, cada mañana, ofrendas voluntarias. 4 Por eso, todos los artesanos que trabajaban en la construcción del Santuario, además de su propio trabajo,
5 fueron a decir a Moisés: «El pueblo entrega más de lo que se necesita para la construcción de las obras que Yavé ha mandado hacer.»
6 Entonces Moisés mandó correr la voz por todo el pueblo: «Ni hombre ni mujer reserve ya más ofrendas para el Santuario.»
7 El pueblo, pues, dejó de traer ofrendas, pues había material de sobra para construir toda la obra.
8 Entonces los artesanos más expertos de entre los que ejecutaban el trabajo hicieron la Morada. Hicieron diez cortinas de lino fino retorcido de color jacinto, morado y rojo, adornadas con querubines.
9 Cada cortina tenía catorce metros de largo y dos de ancho. Todas eran de una misma medida.
10 Reunieron las primeras cinco cortinas y lo mismo las otras cinco.
11 Pusieron cordones de color morado en los bordes de la cortina que terminaba el primer conjunto, e hicieron lo mismo con los bordes de la cortina que terminaba el segundo conjunto.
12 Cada conjunto tenía por ambas partes cincuenta cordones, dispuestos de tal modo que el uno correspondía al otro, y se podían ajustar entre sí.
13 Hicieron asimismo cincuenta broches de oro, con los que se reunieron las cortinas. Así la tienda fue una sola.
14 También hicieron una cubierta de pelo de cabra para el techo de la Morada. Había once piezas.
15 Cada una de ellas tenía quince metros de largo y dos de ancho.
16 Todas eran de la misma medida. Juntaron las cinco primeras y lo mismo las otras seis.
17 Hicieron también en la orilla de cada cubierta cincuenta presillas, para que se pudiera unir con la otra, y cincuenta presillas en la orilla de ésta para unirla a la contigua.
18 Hicieron asimismo cincuenta hebillas de bronce, mediante las cuales se formó un solo toldo.
19 Hicieron también a la Morada otra cubierta de pieles de carnero, teñidas de rojo, y sobre ésta otra cubierta de cueros finos.
20 Hicieron asimismo tablones de madera de acacia derechos,
21 cada uno de los cuales tenía cinco metros de largo por setenta y cinco centímetros de ancho.
22 En los lados de cada tablón se hicieron dos muescas para encajar un tablón con otro, y de este modo se dispusieron todos los tablones. Veinte de éstos se pusieron en el lado meridional,
23 para los cuales se fundieron cuarenta basas de plata, de suerte que dos basas sostenían los dos ángulos de cada tablón.
24 En la misma forma se pusieron veinte tablones al otro lado de la Morada que mira al norte,
25 los cuales tenían cuarenta basas de plata:
26 dos basas debajo de cada tablón.
27 En la parte occidental de la Morada se pusieron seis tablones
28 además de otros dos que hubo que fijar a la espalda del Tabernáculo en las esquinas,
29 y estuvieron trabados de arriba abajo y asegurados todos con un mismo encaje. El mismo trabajo se hizo para los dos tablones que se hubo de colocar en las esquinas.
30 Así fueron en total ocho tablones los que había en el fondo con dieciséis basas de plata, dando a cada tablón dos basas.
31 También hizo cinco travesaños de madera de acacia en un lado de la Morada, que afianzaron los tablones,
32 y otros cinco al otro lado, y al occidente otros tantos,
33 los cuales atravesaban los tablones de un extremo a otro.
34 Cubrió asimismo con planchas de oro los tablones, y para ello hizo argollas de oro, por las cuales pasaban los travesaños y los cubrió con láminas de oro.
35 Además de esto hizo un velo de lino fino retorcido de color morado, púrpura, y de grana dos veces teñida, bordado de querubines, obra de artista;
36 el cual colgó ante cuatro columnas de madera de acacia, que estaban también cubiertas de oro, y tenían ganchos de oro, estando puestas sobre basas de plata.
37 Hizo para la entrada de la Morada una cortina de lino fino color morado, púrpura y de grana dos veces teñida, con labores de tapicería.
38 Hizo las cinco columnas con sus ganchos. Cubrió de oro los capiteles y las varillas. Las basas eran de bronce.
Éxodo (Éx) Capítulo 37
1 Bezaleel hizo el Arca de madera de acacia, con una longitud de dos codos y medio, codo y medio de anchura y otro codo y medio de altura.
2 La revistió por dentro y por fuera con láminas de oro; hizo además una moldura de oro alrededor.
3 Le pusieron cuatro anillos de oro, uno en cada ángulo del Arca, dos en un lado y dos en otro.
4 Hicieron también las varas de madera de acacia y las cubrió con láminas de oro.
5 Las pasaron por los anillos que estaban a los lados del Arca y sirvieron para llevarla.
6 Hizo el Lugar del Perdón de oro puro, de dos codos y medio de largo y codo y medio de ancho.
7 Asimismo hizo dos querubines de oro macizo y los puso en las extremidades del Lugar del Perdón,
8 uno a cada lado, haciendo un cuerpo con el Lugar del Perdón.
9 Los dos querubines tenían las alas extendidas y cubrían con sus alas el Lugar del Perdón. Estaban uno frente al otro y sus caras miraban al Lugar del Perdón.
10 Hizo también una mesa de madera de acacia, de dos codos de largo, uno de ancho y uno y medio de alto.
11 La cubrió con láminas de oro puro y le puso alrededor una moldura de oro,
12 le hizo un borde de cuatro dedos de alto y encima de éste puso una moldura de oro.
13 Formó asimismo cuatro anillos de oro y los puso en las cuatro esquinas de la mesa, uno para cada pata.
14 Los anillos estaban debajo de la cornisa para meter las varas por ellos a fin de que pudiera transportarse la mesa.
15 Hizo también de madera de acacia estas varas y las cubrió con planchas de oro, pues sirvieron para transportar la mesa.
16 Hizo también los utensilios que están en la mesa; las fuentes, los vasos, los jarros y las tazas para las libaciones; todo era de oro.
17 Labró igualmente de oro puro el candelabro. Era de oro macizo su pie y su tallo. Sus cálices y nudos y flores formaban un cuerpo con él.
18 Salían seis brazos de sus lados: tres de uno y tres de otro.
19 Cada brazo tenía tres cálices en forma de flor de almendro, con capullos y flores.
20 En el mismo candelabro había cuatro cálices en forma de flor de almendro con capullos y flores;
21 un capullo debajo de los dos primeros brazos que formaban cuerpo con el candelabro; otro, debajo de los siguientes y un tercero debajo de los dos últimos brazos; se hizo lo mismo para los seis brazos que salían del candelabro.
22 Los capullos y los brazos formaban un cuerpo con el candelabro. Todo ello era de oro puro macizo.
23 Hizo sus siete lámparas; sus despabiladeras y ceniceros eran de oro puro.
24 Se empleó un talento de oro para hacer el candelabro con todos estos utensilios.
25 Hizo también el Altar del Incienso. Lo hizo de madera de acacia. Tenía medio metro de largo y de ancho: era cuadrado. Tenía un metro de altura. Sus cuernos formaban un cuerpo con él.
26 Cubrió de oro la mesa, los costados y los cuernos; también hizo una moldura de oro alrededor.
27 Debajo de dicha moldura hizo dos anillos de oro a ambos lados para meter en ellos las varas con que lo transportarían.
28 Hizo las varas de madera de acacia y las cubrió de oro.
29 Hizo el óleo de la consagración y el incienso aromático, obra de perfumista.
Éxodo (Éx) Capítulo 38
1 Hizo también el Altar de los Holocaustos de madera de acacia. Tenía dos metros y medio de largo y otros tantos de ancho, esto es, cuadrado, y metro y medio de altura.
2 De sus cuatro esquinas salían cuatro cuernos que formaban un cuerpo con él. Los cubrió con láminas de bronce.
3 Para el servicio del altar fabricó las calderas, tenazas, tridentes y braseros. Todos estos instrumentos los hizo de bronce.
4 Además un enrejado de bronce en forma de red, que se ponía debajo del plano del altar y llegaba a media altura.
5 En los cuatro ángulos le hizo anillos de bronce para sus varas.
6 Hizo también dos varas de madera de acacia, cubiertas con láminas de bronce,
7 y las pasó por los anillos: estaban a los dos lados del altar para transportarlo. Hizo el altar hueco, de paneles.
8 Hizo también la pileta y la basa de bronce, con los espejos de bronce pulido de las mujeres que servían a la entrada de la Tienda del encuentro.
9 Hizo asimismo el atrio de la Morada, en cuya parte meridional había cortinas de lino fino retorcido de cincuenta metros de largo,
10 con veinte columnas puestas en otras tantas basas de bronce, cuyos ganchos y varillas eran de plata.
11 Igualmente en el lado septentrional había a lo largo cortinas de cincuenta metros con veinte columnas y otras tantas basas de bronce, y sus ganchos y varillas de plata.
12 Además, en lo ancho del atrio que mira al oeste había cortinas por espacio de veinticinco metros, con diez columnas y otras tantas basas de bronce.
13 Del mismo modo, en lo ancho del atrio que cae al oriente se contaron veinticinco metros;
14 se pusieron cortinas de siete metros y medio por cada lado,
15 con tres columnas y otras tantas basas por cada lado.
16 Todas las cortinas del atrio alrededor eran de fino lino retorcido.
17 Las basas de las columnas eran de bronce. Los ganchos y las varillas eran de plata; los capiteles estaban cubiertos de plata.
18 Pero a la entrada del atrio se puso una cortina de diez metros de lino fino retorcido color morado, púrpura y de grana dos veces teñida: una obra de bordador. Tenía diez metros de largo y dos y medio de altura, como las cortinas del atrio.
19 Sus cuatro columnas y basas eran de bronce, sus ganchos y varillas de plata. Sus capiteles estaban cubiertos de plata.
20 Las estacas y clavos, tanto de la Morada como del atrio, eran de bronce.
21 Este era el inventario de la Morada, la Morada de las Declaraciones divinas, realizado por orden de Moisés y hecho por los levitas bajo la dirección de Itamar, hijo del sacerdote Aarón.
22 Bezaleel, hijo de Urí, hijo de Jur, de la tribu de Judá, hizo todo cuanto Yavé había mandado a Moisés,
23 juntamente con Oholiab, hijo de Ajisamac, de la tribu de Dan, que era artesano, bordador en púrpura, violeta y escarlata, en carmesí y lino fino.
24 El total de oro empleado en el trabajo, en todo el trabajo del Santuario, el oro que ofreció el pueblo, fue de veintinueve talentos y setecientos treinta siclos, en siclos del Santuario;
25 la plata entregada por los hombres incluidos en el censo de la comunidad fue de cien talentos y mil setecientos sesenta y cinco siclos, según el peso del Santuario.
26 Pues se contaba medio siclo, en siclos del Santuario, por cabeza.
27 Los cien talentos de plata se emplearon en fundir las basas del Santuario y las basas de las columnas que sostenían el velo; cien basas correspondientes a los cien talentos, un talento por basa.
28 De los mil setecientos setenta y cinco siclos hizo ganchos para los postes, revistió sus capiteles y los unió con varillas.
29 El bronce que ofrecieron fue de setenta talentos y dos mil cuatrocientos siclos.
30 Con él hizo las basas para la entrada de la Tienda del encuentro, el altar de bronce con su rejilla de bronce también y todos los utensilios del altar,
31 las basas del recinto del atrio y las basas de la entrada del atrio, todos los clavos que se ocuparon en la Morada y en el atrio que la rodeaba.
Éxodo (Éx) Capítulo 39
1 Hicieron para el servicio del Santuario vestiduras de ceremonia de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino. Hicieron asimismo las vestiduras sagradas de Aarón, como Yavé había mandado a Moisés.
2 Hicieron el Efod de oro, de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino retorcido.
3 Batieron oro en láminas y las cortaron en hilos para bordar junto con la púrpura violeta y escarlata, con el carmesí y el lino fino.
4 El Efod tenía dos hombreras que se juntaban y estaban unidas por sus extremos.
5 El cinturón con que se ciñe el Efod era de la misma hechura y de los mismos materiales y formaba con él una sola pieza, tal como Yavé se lo había mandado a Moisés.
6 Prepararon igualmente las piedras ónices engastadas en oro y grabadas, como se graban los sellos, con los nombres de los hijos de Israel;
7 las colocaron sobre las hombreras del Efod, como piedras que sirvieran para recordar a los hijos de Israel, según había ordenado a Moisés.
8 Bordaron también el Pectoral, del mismo estilo que el Efod, de oro, púrpura violeta y escarlata, carmesí y lino fino retorcido.
9 Era cuadrado y doble: tenía un palmo de largo por uno de ancho.
10 Llevaba cuatro filas de piedras; en la primera fila había un sardio, un topacio y una esmeralda;
11 en la segunda fila, un rubí, un zafiro y un diamante;
12 en la tercera, un ópalo, un ágata y una amatista;
13 y en la cuarta, un crisolito, un ónice y un jaspe. Todas ellas engastadas en oro.
14 Las piedras eran doce, correspondientes a los nombres de los hijos de Israel, y grabada cada piedra con el nombre de cada uno de ellos conforme a las doce tribus.
15 Hicieron para el Pectoral cadenillas de oro puro, trenzadas a manera de cordones.
16 Hicieron dos engastes de oro y dos anillos de oro y fijaron los dos anillos en los dos extremos.
17 Pasaron después las dos cadenillas de oro por los dos anillos de los extremos del Pectoral.
18 Unieron los dos extremos de las dos cadenillas a los dos engastes que fijaron en la parte inferior de los hombros del Efod.
19 Se hicieron otros dos anillos de oro, que se pusieron en los extremos inferiores del Pectoral, en la parte baja del Efod por fuera.
20 Se hicieron otros dos anillos de oro, que se pusieron en las dos hombreras del Efod abajo, en la parte delantera, cerca de la juntura por encima del cinturón del Efod,
21 y fijaron el Pectoral uniéndolo por sus anillos a los anillos del Efod para sostenerlo encima del cinturón del Efod, con un cordón de púrpura violeta, para que quedara el Pectoral sobre el cinturón del Efod y no se desprendiera, como Yavé había mandado a Moisés.
22 Tejieron el manto del Efod todo de púrpura violeta.
23 Había una abertura en el centro del manto, semejante al cuello de un corselete, con una orla alrededor de la abertura, para que no se rompiera.
24 En el ruedo inferior del manto hicieron granadas de púrpura violeta y escarlata, de carmesí y lino fino retorcido.
25 Hicieron campanillas de oro puro, que resonaran cuando oficiara el sacerdote, colocadas entre las granadas, en todo el ruedo,
26 alternando una campanilla y una granada en la parte inferior del manto, como Yavé había ordenado a Moisés.
27 Tejieron también las túnicas de lino fino para Aarón y sus hijos; la tiara de lino fino, los adornos de las mitras de lino fino
28 y también los calzones de lino fino retorcido,
29 lo mismo que las fajas de lino fino retorcido, de púrpura violeta y escarlata y de carmesí, tal como Yavé había ordenado a Moisés.
30 E hicieron de oro puro una lámina, la diadema sagrada, en la que grabaron, como se graban los sellos: «Consagrado a Yavé».
31 La fijaron con un cordón de púrpura violeta para sujetarla en la parte superior de la tiara, como Yavé había mandado a Moisés.
32 Así fue terminada toda la obra de la Morada, es decir, de la Tienda del encuentro; los hijos de Israel hicieron toda la obra conforme a lo que Yavé había mandado a Moisés.
33 Entonces presentaron a Moisés la Morada, es decir, la Tienda y todos sus utensilios; los broches, los tablones, los travesaños, los postes y las basas;
34 el toldo de pieles de carnero teñidas de rojo, el toldo de cueros finos y el velo protector;
35 el arca de la Alianza con sus varas y el Lugar del Perdón;
36 la mesa con todos sus utensilios y el pan de la ofrenda,
37 el candelabro de oro puro con sus lámparas, todos los utensilios y el aceite del alumbrado;
38 el altar de oro, el óleo de la unción, el incienso aromático y la cortina para la entrada de la tienda;
39 el altar de bronce con su enrejado, sus varas y sus utensilios, la pileta con su base;
40 el cortinaje del atrio, los postes con sus basas, la cortina para la entrada del atrio, sus cuerdas, clavos y todos los demás utensilios del servicio de la Morada, la Tienda del encuentro;
41 las vestiduras de ceremonia para el servicio en el Santuario; los ornamentos sagrados para el sacerdote Aarón y las vestiduras de sus hijos para ejercer el sacerdocio.
42 Los hijos de Israel hicieron toda la obra conforme a cuanto Yavé había ordenado a Moisés.
43 Moisés vio todo el trabajo y comprobó que lo habían hecho conforme a lo que había mandado Yavé. Entonces Moisés los bendijo.
Éxodo (Éx) Capítulo 40
Consagración de la Morada
1 Yavé habló así a Moisés:
2 «El día primero del primer mes alzarás la Morada, la Tienda del encuentro.
3 Allí pondrás el arca de la Alianza y cubrirás el arca con la cortina.
4 Llevarás la mesa y la dispondrás. Llevarás también el candelabro y prepararás las lámparas.
5 Colocarás el altar de oro para el incienso delante del arca de la Alianza y colgarás la cortina a la entrada de la Morada.
6 Colocarás el altar de los holocaustos ante la entrada de la Tienda del encuentro. Pondrás la pila entre la Tienda del encuentro y el Altar y echarás agua en ella.
7 En derredor levantarás el atrio y tenderás la cortina a la entrada del atrio.
8 Entonces tomarás el óleo de la unción y ungirás la Morada y todo lo que hay en ella.
9 La consagrarás con todo su mobiliario y será cosa sagrada.
10 Ungirás además el altar de los holocaustos con todos sus utensilios. Consagrarás el altar y en adelante será cosa sacratísima.
11 Asimismo ungirás la pila y su base y la consagrarás.
12 Después mandarás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada de la Tienda del encuentro y los lavarás con agua.
13 Vestirás a Aarón con las vestiduras sagradas, lo ungirás y lo consagrarás para que sea mi sacerdote.
14 Mandarás también que se acerquen sus hijos, los vestirás con túnicas,
15 los ungirás como ungiste a su padre, para que sean mis sacerdotes. Así por su unción serán sacerdotes míos para siempre, de generación en generación.»
16 Moisés hizo todo según lo que Yavé le había mandado. Así lo hizo.
17 En el primer mes del año segundo, el día primero del mes, alzaron la Morada.
18 Moisés alzó la Morada, asentó las basas, colocó sus tablones, puso los travesaños y erigió sus columnas.
19 Después desplegó la Tienda por encima de la Morada y puso además por encima el toldo de la Tienda, como Yavé había mandado a Moisés.
20 Luego tomó el Testimonio y lo puso en el arca, puso al arca las varas y sobre ella colocó el Lugar del Perdón en la parte superior.
21 Llevó entonces el arca a la Morada, colgó la cortina y cubrió así el arca de la Alianza, como Yavé había mandado a Moisés.
22 Colocó también la mesa en la Tienda del encuentro, al lado septentrional de la Morada, fuera del velo.
23 Dispuso sobre ella las filas de los panes de la Presencia delante de Yavé, como él había ordenado a Moisés.
24 Luego instaló el candelabro en la Tienda del encuentro, frente a la mesa, en el lado meridional de la Morada,
25 y colocó encima las lámparas delante de Yavé, como él había ordenado a Moisés.
26 Asimismo puso el altar de oro en la Tienda del encuentro, delante del velo,
27 y quemó sobre él incienso aromático, como Yavé había mandado a Moisés.
28 A la entrada de la Morada colocó la cortina, y en la misma entrada de la Morada colocó también el altar de los holocaustos,
29 sobre el cual ofreció el holocausto y la ofrenda, como Yavé le había mandado.
30 Puso la pileta entre la Tienda del encuentro y el altar y echó agua en ella para las abluciones;
31 Aarón y sus hijos se lavaron en ella las manos y los pies.
32 Siempre que entraban en la Tienda del encuentro y siempre que se acercaban al altar se lavaban, como Yavé había mandado a Moisés.
33 Por fin, dispuso el atrio que rodeaba el Santuario y el altar y colgó la cortina a la entrada del atrio. Así Moisés terminó todas las obras.
Yavé toma posesión del Santuario
34 Entonces la Nube vino a cubrir la Tienda del encuentro y la Gloria de Yavé llenó la Morada.
35 Moisés ya no podía entrar en la Tienda del encuentro, pues la Nube descansaba sobre ella y la Gloria de Yavé llenaba la Morada.
36 A lo largo de su trayecto, los hijos de Israel se ponían en marcha en cuanto la Nube se elevaba de encima de la Morada.
37 Pero mientras la Nube no se elevaba, ellos no se movían y esperaban el día en que de nuevo se elevara.
38 Porque la Nube de Yavé descansaba sobre la Morada durante el día a la vista de todo el pueblo de Israel, y durante la noche se veía fuego en ella. Así sucedió a lo largo de su trayecto.

**
Comentarios Éxodo, capítulo 40
40,34

La nube es el signo de la presen cia de Dios, es como una réplica de aquella que acompañaba a los hebreos cuando salieron de Egipto: véase también Nb 9,15-22. Cuando sea inaugurado el Templo, siglos más tarde, lo llenará también la nube (1Re 8,10). La nube cubrirá a Jesús en su Transfiguración y lo ocultará en su Ascensión.

La nube acompaña al Pueblo en el desier to. Dios está con ellos en forma velada, pero real.
Levítico (Lev) Introducción
El Levítico está en el centro de los cinco libros que conforman la «Ley», el corazón del Antiguo Testamento; debe su nombre al hecho de que se explaya muy especialmente sobre el ministerio de los sacerdotes levitas. Lo medular del libro es la Ley de Santidad, la cual nos dice lo que el Dios Santo exige de su pueblo que tiene el honor de pertenecerle, tanto con respecto al culto como a su vida diaria.
Esto basta para situarlo. Y también mostraremos más comprensión para estas leyes y reglas litúrgicas, propias de tiempos pasados, si recordamos que la santidad —en el sentido en que la entiende la Biblia— es siempre actual para nosotros. Es una de las claves del conocimiento de Dios y nos ayuda a comprender nuestra vocación como pueblo santo.
Nunca se dirá demasiado que Dios abraza con su amor a toda su creación, que está en ella presente al igual que en la vida de los pueblos y que está muy cerca de nosotros «en el secreto» (Mt 6,6). Pero tampoco hay que olvidar que él es «santo», es decir, totalmente distinto a su creación, y que su personalidad misteriosa está terriblemente por encima de todo lo que podemos imaginar. Y nuestra misión, si hemos sido llamados a creer en su Hijo único, no puede confundirse con ninguno de los caminos de sabiduría que han conocido los hombres: Dios nos eligió para su obra «tan sorprendente y misteriosa».
Aunque actualmente ya no estamos obligados a los numerosos preceptos litúrgicos o sociólogicos de la Ley, estas páginas, sin embargo, nos recordarán que fuimos separados para que seamos fermento.
El espíritu de la Ley no ha cambiado después de la revelación hecha a Moisés, la que fue su fundamento. Pero ha habido, eso sí, muchas evoluciones y adaptaciones. Los «libros de Moisés», como se los llama, han llegado hasta nosotros en el estado en que fueron fijados por los sacerdotes judíos del siglo V antes de Cristo, luego de su regreso del Destierro.
En tiempos anteriores la influencia de los profetas se había hecho sentir. Pedían una fe más dinámica, una toma de conciencia de las exigencias de justicia que estaban inscritas en la Alianza, una lucha contra las influencias extranjeras alienantes. Hablaban de tiempos futuros que se debían preparar. Pero después del cautiverio en Babilonia, la necesidad de afirmar su identidad para hacer frente a las pruebas nacionales, dio lugar en Israel a una corriente conservadora que se fue consolidando cada vez. Muchos judíos se replegaron entonces en un conservantismo religioso hecho de ritos y tradiciones, las que Jesús iba a condenar severamente (Mt 23).
Pablo en sus cartas culpa a los que querían seguir con las costumbres y fiestas de los judíos (Col 2,16) y también a los que en primer lugar ven en la palabra de Dios leyes que hay que observar (Gál 3,1-7). Pero Jesús nos invita a no perder el espíritu que inspiró esas leyes (Mt 5, 17-19).
El Levítico contiene tres grandes partes:
— Ley de los sacrificios, caps. 1-8.
— Ley referente a lo puro y lo impuro, caps. 11-15.
— Ley de la santidad, caps. 17-26.
LEVITICO 0
Levítico (Lev) Capítulo 1
Sacrificios: el holocausto
1 Yavé llamó a Moisés y le habló así, desde la Tienda de las Citas divinas: «Esto tienes que decir a los hijos de Israel:
2 Cuando alguno de ustedes presente a Yavé una ofrenda de animales, esta ofrenda podrá ser de ganado mayor o menor.
3 Si quiere ofrecer un holocausto, es decir una víctima totalmente quemada, presentará a la entrada de la Tienda de las Citas el macho sin defecto que haya escogido, y así su sacrificio será agradable a Yavé.
4 Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima, y Yavé se la aceptará como expiación de sus pecados.
5 Sacrificará el novillo delante de Yavé y los sacerdotes, hijos de Aarón, ofrecerán la sangre derramándola sobre el altar que está a la entrada de la Tienda de las Citas, y todo en derredor.
6 Entonces desollarán la víctima y la despedazarán;
7 luego los hijos del sa cer dote Aarón pondrán fuego en el altar y colocarán leña sobre el fuego;
8 acomodarán los trozos con la cabeza y las grasas encima de la leña colocada sobre el fuego del altar.
9 Lavarán con agua las entrañas y las patas, y el sacerdote lo quemará todo en el altar. Así es el holocausto, y es un sacrificio por el fuego cuyo suave olor apacigua a Yavé.
10 Si alguien ofrece ganado menor, corderos o cabras, también ofrecerá un macho sin defecto.
11 Lo sacrificarán ante Yavé, al lado norte del altar; los sacerdotes derramarán la sangre en el altar y en todo su derredor.
12 Luego lo despedazarán en porciones y el sacerdote lo dispondrá con la cabeza y el sebo encima de la leña colocada sobre el fuego del altar.
13 Lavarán con agua las entrañas y las patas y el sacerdote lo ofrecerá y lo quemará en el altar. Así es el holocausto, y es un sacrificio por el fuego cuyo suave olor apacigua a Yavé.
14 Si se ofrece a Yavé un holocausto de aves, presentarán tórtolas o pichones.
15 El sacerdote presentará la víctima en el altar, le retorcerá la cabeza y la quemará sobre el altar; la sangre la exprimirá sobre la pared del altar.
16 Le quitará el buche y las plumas y los arrojará a las cenizas, al lado oriental del altar.
17 Se abrirá el ave entre las alas, sin partirla. El sacerdote la quemará en el altar encima de la leña colocada sobre el fuego. Así es el holocausto, y es un sacrificio por el fuego cuyo suave olor apacigua a Yavé.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 1
1,1

Tal como se dijo en la Introducción, los preceptos litúrgicos que ocupan estos pri me ros capítulos son los que regían las celebraciones del templo de Jerusalén, y todo es atribuido a Moisés como si hubiera dado ya él entonces el modelo que debería seguirse en los siglos venideros.

En realidad desde su llegada a Canaán las tribus celebraban el culto a Yavé en varios santuarios ya frecuentados por los cananeos. Luego los reyes descendientes de David organizaron el clero en torno al templo de Jerusalén y se codificó la liturgia.

Yavé habló a Moisés. Esta frase se repetirá decenas de veces, pues como todas las leyes pretendían adaptar a tiempos nuevos los grandes principios de Moisés, las introducían normalmente con esta fórmula ritual.

Siempre que se habla de la tienda santuario donde Dios cita a Moisés, el autor alude en realidad al templo.
1,3

Holocausto significa “todo quemado”. En aquellos tiempos sólo se comía carne en las fies tas, y tanto la comida como la matanza del animal tenían un carácter sagrado, porque Dios es dueño de la vida y de la sangre. En la mayoría de los sacrificios llamados de comunión o pa cíficos (3,1) los sacerdotes recibían como salario la espalda de la víctima (Lv 7,34; Nb 6,19), y el resto era para la fiesta. Diverso era el holocausto, donde todo se ofrecía a Dios y era quemado en señal de generosidad y de acción de gracias.
1,14

Tórtolas y pichones. La mayoría de las personas carecían de medios como para ofrecer un cordero o un cabrito, menos aún para ofrecer un ternero. Por esta razón ofrecían lo que estaba al alcance de cualquier bolsillo: un par de aves, como se lee también en Lc 2,25.
Levítico (Lev) Capítulo 2
La ofrenda
1 «Cuando alguien ofrezca a Yavé una ofrenda, ésta consistirá en flor de harina, sobre la que derramará aceite y pondrá incienso.
2 La llevará a los hijos de Aarón, a los sacerdotes; el sacerdote tomará un puñado de harina con aceite y todo el incienso; luego lo quemará en el altar para que Dios se acuerde de aquel que ofrece. Es un sacrificio por el fuego de calmante aroma para Yavé.
3 El resto de la ofrenda quedará para Aarón y sus hijos; es cosa muy sagrada porque proviene del sacrificio por el fuego para Yavé.
4 Cuando quieras ofrecer alguna masa cocida al horno, será de flor de harina en panes sin levadura amasados con aceite, o en tortas sin levadura untadas de aceite.
5 Si ofreces alguna masa preparada en la parrilla, ésta deberá ser de flor de harina amasada con aceite, sin levadura.
6 La partirás en trozos y le echarás aceite, pues es una ofrenda.
7 Si presentas una ofrenda preparada en sartén, ésta será de flor de harina con aceite.
8 Presentarás al sacerdote dichas ofrendas que llevas a Yavé, para que las presente al altar.
9 El sacerdote reservará parte de la ofrenda para que Dios se acuerde de aquel que ofrece, y la quemará en el altar: es un sacrificio por el fuego de calmante olor para Yavé.
10 El resto de la ofrenda quedará para Aarón y sus hijos, como porción muy sagrada del sacrificio por el fuego para Yavé.
11 No se presentará a Yavé ninguna ofrenda de masa fermentada. No habrá ni levadura ni miel en los sacrificios por el fuego que ofrezcan a Yavé.
12 Se podrán ofrecer a Yavé como primicias, pero no se pondrán en el altar como sacrificios de calmante aroma.
12 En toda ofrenda que presentes, pondrás sal,
13 pues así como la alianza con tu Dios es alianza de sal, también estará la sal en tus ofrendas: todas serán saladas.
14 Si ofreces a Yavé las primicias de tus sembrados, presentarás las espigas tostadas al fuego, o granos nuevos partidos. Así será tu ofrenda de primicias.
15 Echarás por encima aceite e incienso, por ser una ofrenda.
16 El sacerdote quemará en tu nombre parte del grano molido y del aceite, con todo el incienso. Es un sacrificio por el fuego para Yavé.

**
Comentarios Levítico, capítulo 2
2,1

La oblación. No se derrama sangre, pues la ofrenda es de un producto vegetal. Se trataba habitualmente de las primicias o primeros frutos de la tierra. La cosecha es don de Dios y a él se ofrece la primera parte. Con ello también el sacerdote tendrá su pan asegurado.
Levítico (Lev) Capítulo 3
El sacrificio de comunión
1 Cuando alguien ofrezca vacuno como sacrificio de comunión, ya sea macho o hembra, ofrecerá un animal sin defecto.
2 Pondrá su mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará a la entrada de la Tienda de las Citas; y los hijos de Aarón, los sacerdotes, derramarán la sangre en el altar y en su derredor.
3 Se tomará una parte del sacrificio de comunión y se ofrecerá por el fuego para Yavé: el sebo que cubre las entrañas y todo lo que hay sobre ellas;
4 los dos riñones y el sebo adherido a ellos y a los lomos, y la telilla del hígado que se separará de los riñones.
5 Los hijos de Aarón quemarán todo esto en el altar encima del holocausto que está sobre la leña puesta al fuego. Será un sacrificio por el fuego de calmante olor para Yavé.
6 Si lo que se ofrece como sacrificio de comunión ante Yavé es de ganado menor, se ofrecerá un animal sin defecto, macho o hembra.
7 Si alguien ofrece un cordero, lo presentará ante Yavé,
8 pondrá su mano sobre la cabeza de su víctima, y luego la degollará a la entrada de la Tienda de las Citas. Los hijos de Aarón derramarán su sangre en el altar y en su derredor.
9 Parte de este sacrificio de comunión será quemada para Yavé: la gordura y la cola entera
10 con los riñones y el sebo adherido a ellos y a los lomos, junto con la telilla del hígado que se separará de los riñones.
11 El sacerdote quemará todo esto sobre el altar como sacrificio para Yavé.
12 Si su ofrenda es una cabra, la presentará ante Yavé,
13 pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la sacrificará ante la Tienda de las Citas; los hijos de Aarón derramarán su sangre en el altar y alrededor.
14 Presentará parte de ella como sacrificio por el fuego para Yavé:
15 el sebo que cubre las entrañas y el que está encima, con el sebo adherido a ellos y a los lomos, junto con la telilla del hígado.
16 El sacerdote quemará todo esto en el altar, como alimento pasado por el fuego, de calmante olor para Yavé.
17 Toda la grasa pertenece a Yavé. Este es un decreto perpetuo de generación en generación, dondequiera que vivan. No comerán grasa ni sangre.
Levítico (Lev) Capítulo 4
El sacrificio «por el pecado»
1 Yavé habló así a Moisés:
2 «Dirás a los hijos de Israel: Estas son las normas para las personas que pecan por ignorancia contra uno de los mandamientos de Yavé, haciendo algo que no debe hacerse.
3 Si el que peca es el sumo sacerdote, el ungido, su pecado mancha al pueblo. Ofrecerá a Yavé, por el pecado que cometió, un novillo sin defecto.
4 Lo traerá a la Tienda de las Citas a la presencia de Yavé; pondrá la mano sobre la cabeza del novillo, y luego lo sacrificará delante de Yavé.
5 Entonces el sacerdote ungido tomará parte de su sangre, que llevará a la Tienda de las Citas,
6 y habiendo mojado el dedo en la sangre rociará con ella siete veces hacia el velo del santuario.
7 El sacerdote teñirá con la sangre los cuernos del altar del incienso aromático para Yavé que está en la Tienda de las Citas, y vaciará el resto de la sangre al pie del altar de los holocaustos, a la entrada de la Tienda de las Citas.
8 Después quitará la grasa del novillo sacrificado por el pecado, tanto la que cubre las entrañas, como la que está encima,
9 los riñones y el sebo adherido a éstos y a los lomos, junto con la telilla del hígado.
10 Hará como se hace en los sacrificios de comunión: lo quemará sobre el altar de los holocaustos.
11-12 Todo lo restante del animal, la piel, toda la carne, la cabeza, patas e intestinos y el excremento, lo llevará fuera del campamento, a un lugar limpio donde se suelen echar las cenizas de las víctimas. Allí lo quemarán sobre un montón de leña.
13 Si toda la comunidad de Israel ha pecado por ignorancia, sin darse cuenta de que hizo alguna cosa prohibida por Yavé,
14 en cuanto la comunidad se dé cuenta del pecado, ofrecerá un novillo como sacrificio por el pecado. Lo llevarán a la entrada de la Tienda de las Citas,
15 y los ancianos del pueblo pondrán las manos sobre la cabeza del ternero, en la presencia de Yavé. Allí sacrificarán el novillo.
16 El sacerdote ungido llevará parte de la sangre a la Tienda de las Citas;
17 allí mojará su dedo en sangre y hará siete aspersiones hacia el velo.
18 Teñirá también con sangre los cuernos del altar que está ante Yavé en la Tienda de las Citas, y derramará la sangre restante al pie del altar de los sacrificios que está a la entrada de la Tienda de las Citas.
19 Luego quitará toda la grasa y la quemará sobre el altar,
20 haciendo en todo con este novillo lo mismo que se hace al ofrecer el sacrificio por el pecado del sacerdote. Así hará la expiación por ellos y serán perdonados.
21 Sacarán el ternero fuera del campamento y lo quemarán también como el primero, por ser sacrificio por el pecado de toda la asamblea.
22 Si es un jefe el que por inadvertencia hizo una de las muchas cosas que prohíbe la ley de Yavé, haciéndose culpable,
23 en cuanto se dé cuenta de su pecado, traerá como ofrenda un macho cabrío sin defecto,
24 le pondrá su mano sobre la cabeza y lo degollará en el lugar donde se sacrifica el holocausto en presencia de Yavé.
25 Es un sacrificio por el pecado. El sacerdote mojará su dedo en la sangre de la víctima y derramará la sangre al pie de este altar.
26 El sebo lo quemará encima, como se hace en los sacrificios de comunión. De esta forma el sacerdote hará la expiación por la persona y por su pecado, y será perdonada.
27 Si es un propietario el que por inadvertencia hizo una de las muchas cosas que prohíbe la ley de Yavé, haciéndose culpable,
28 en cuanto se dé cuenta del pecado cometido, presentará como ofrenda una cabra sin defecto,
29 pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en el lugar de los holocaustos.
30 El sacerdote mojará su dedo en la sangre, teñirá con ella los cuernos del altar de los holocaustos, y derramará el resto junto a su base.
31 Quitará toda la grasa como suele quitarse de los sacrificios de comunión, la quemará sobre el altar como calmante olor para Yavé. Así hará la expiación por la persona y por su pecado, y será perdonada.
32 Si ofrece por el pecado una ovejita, tomará una oveja sin defecto,
33 pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en el lugar donde se degüellan las víctimas de los holocaustos.
34 El sacerdote mojará su dedo en la sangre y teñirá con ella los cuernos del altar de los holocaustos, luego derramará el resto de la sangre al pie del altar.
35 También quitará toda la grasa, así como se quita del ternero sacrificado en sacrificio de comunión, la quemará sobre el altar encima de los sacrificios haciendo la expiación por el que ofrece y por su pecado, y le será perdonado.
Levítico (Lev) Capítulo 5
Sacrificios por varios delitos
1 Lo que sigue vale para la persona que se encuentra culpable porque podía testificar respecto de algún crimen del que fue testigo ocular o del que supo y, sin embargo, al oír las palabras de la maldición contra quien no denunciara no quiso denunciar al culpable.
2 Vale también para la persona que toca por inadvertencia cosas impuras, ya sea el cuerpo de una bestia impura, o de un animal impuro, o bien de algún reptil impuro: cuando se entere, se vuelve culpable.
3 Lo mismo para quien toca por inadvertencia cualquiera de las inmundicias humanas con que puede contaminarse, y después se da cuenta y entonces se encuentra con un delito.
4 O bien la persona que por inadvertencia jura y pronuncia un juramento insensato de cualquier clase, pero después se da cuenta y así se encuentra con un delito.
5 En todos estos casos el que cometió el delito confesará primero su pecado.
6 Luego, como sacrificio de reparación por el pecado cometido, llevará a Yavé una hembra, oveja o cabra, y el sacerdote hará la expiación por dicho pecado y persona.
7 Si a dicha persona no le alcanza para una res, ofrecerá a Yavé dos tórtolas o dos pichones, uno por el pecado y otro en holocausto.
8 Los entregará al sacerdote, el cual, ofreciendo uno por el pecado, le retorcerá la cabeza hacia las alitas, de manera que quede pegada al cuello y no enteramente separada.
9 Rociará con su sangre la pared del altar y derramará el resto de la sangre al pie del altar: es un sacrificio por el pecado.
10 El otro pájaro lo quemará en sacrificio de holocausto, como se acostumbra hacer. Así es como el sacerdote hará la expiación por esta persona, por su pecado, y será perdonada.
11 Si a esta persona tampoco le alcanza para ofrecer dos tórtolas o dos pichones, ofrecerá por su pecado, para que se le perdone, una décima parte de flor de harina. No le pondrá aceite, ni pondrá encima incienso, pues es ofrenda por el pecado.
12 La entregará al sacerdote, el cual, tomando un puñado entero de harina, la quemará sobre el altar encima de los holocaustos para Yavé, para que se acuerde del que ofrece.
13 Así el sacerdote hará la expiación por esta persona y por su pecado, y le será perdonado. El resto de la ofrenda será para el sacerdote.»
14 Yavé habló a Moisés para decirle:
15 «Si alguno ha pecado por error, al no dar todo lo que debía consagrar a Yavé, ofrecerá por su pecado un carnero sin defecto, una res de ganado menor que tú apreciarás según lo que vale en siclos de plata, según el peso del santuario.
16 Este hombre devolverá lo que no dio para el santuario y lo dará al sacerdote, agregando una quinta parte. El sacerdote hará la expiación por él, ofreciendo el carnero por el pecado, y quedará perdonado.
17 Si alguno ha pecado, haciendo alguna cosa de las prohibidas por la ley de Dios, ha cometido un delito aunque no se dé cuenta, y carga con un pecado.
18 Si lo juzgas conveniente, traerá al sacerdote un carnero sin defecto, una res de ganado menor. El sacerdote hará la expiación por él, pues lo hizo sin advertencia, y quedará perdonado.
19 Pues no hay duda de que cometió un delito a los ojos de Yavé.»
Sacrificios por pecados de malicia
20 Yavé habló a Moisés para decirle:
21 «Aquí viene el caso del que cometió un pecado de infidelidad a Yavé en la forma siguiente: Defraudó a su prójimo respecto a algún depósito que éste le había confiado, o le quitó una cosa por la fuerza, o lo explotó, 22 o mintió respecto de una cosa perdida que encontró, o hizo falso juramento en cualquier asunto en que los hombres suelen pecar.
23 El que pecó y que cometió un delito, tendrá que devolver lo que robó o quitó a la fuerza o lo que guardó del depósito o de la cosa perdida que encontró
24 y por la que hizo falso juramento. Añadirá además la quinta parte.
25 Si lo juzgas conveniente, traerá a Yavé su sacrificio por el pecado: un carnero sin defecto, una res de ganado menor, y lo dará al sacerdote.
26 El sacerdote hará la expiación por esta persona en presencia de Yavé, y le será perdonado el pecado que haya cometido.»
Levítico (Lev) Capítulo 6
Leyes referentes a los sacrificios
1 Yavé habló a Moisés para decirle:
2 «Da esta orden a Aarón y a sus hijos: Esta será la ley del holocausto, es decir de la víctima totalmente quemada. La dejarán en el altar durante todo la noche hasta el amanecer; el fuego del altar no se apagará.
3 A la mañana después de ponerse su túnica de lino y sus calzones de lino, el sacerdote recogerá las cenizas que el fuego dejó al quemar la víctima, y las pondrá junto al altar.
4 Luego cambiará sus vestiduras por otras antes de llevar las cenizas fuera del campamento, y las echará en un lugar puro.
5 El fuego del altar habrá de ser alimentado de manera que nunca se apague; el sacerdote echará leña cada día por la mañana, y pondrá encima las víctimas de holocausto así como la grasa de las víctimas de comunión.
6 El fuego arderá perpetuamente en el altar: no debe apagarse.
7 Este es la ley de las ofrendas. Los hijos de Aarón las ofrecerán en presencia de Yavé frente al altar.
8 El sacerdote tomará de la ofrenda un puñado de flor de harina mezclada con aceite y todo el incienso que haya puesto encima, y lo quemará en el altar para Yavé en nombre del que la ofreció.
9 Lo que quede será para Aarón y sus hijos: lo comerán sin ponerle levadura en un lugar santo dentro de la Morada.
10 No le pondrán levadura, pues ésta es la parte que les doy en mis sacrificios por el fuego, y será cosa muy sagrada, lo mismo que la víctima por el pecado o por algún delito.
11 Todo varón de la descendencia de Aarón podrá comerla. Esta será para sus descendientes una ley perpetua: todo lo que toque esas cosas sacrificadas por el fuego para Yavé pasará a ser santo también.»
12 Yavé habló a Moisés para decirle:
13 «Esta es la ofrenda que Aarón y sus hijos ofrecerán a Yavé en el día de su consagración: una décima de flor de harina -lo mismo como para la ofrenda perpetua- la mitad por la mañana y la otra por la tarde.
14 La freirán en aceite, en una sartén, y la ofrecerás caliente; presentarás los pedacitos fritos como ofrenda de calmante olor para Yavé.
15 Uno de los hijos del sacerdote que ha sido ungido podrá ofrecerla en su lugar. Esta ofrenda será quemada entera en el altar: esto será un rito perpetuo.
16 Toda ofrenda que presente uno de los sacerdotes será consumida totalmente; no se comerá nada de ella.»
17 Yavé habló a Moisés para decirle:
18 «Dile a Aarón y a sus hijos: Esta es la ley de la víctima ofrecida por el pecado. Será sacrificada ante Yavé en el mismo lugar donde se ofrece el sacrificio del holocausto. Es una cosa muy sagrada.
19 El sacerdote que la ofrece la comerá en un lugar santo, a la entrada de la Tienda de las Citas.
20 Cualquier cosa que toque las carnes sacrificadas será santificada; si cae una gota de su sangre sobre algún vestido, se lavará en lugar santo;
21 la vasija de barro en que fue cocida, será quebrada; la de cobre, en cambio, se fregará y lavará con agua.
22 Todo varón de entre los sacerdotes podrá comer la carne de esta víctima, la cual es cosa muy sagrada.
23 En cambio, siempre que la sangre de la víctima por el pecado haya sido introducida en la Tienda de las Citas para hacer la expiación, no se comerá, sino que se echará al fuego.

**
Comentarios Levítico, capítulo 6
6,1

Se trata de diversos sacrificios, indicando el servicio propio del sacerdote.
6,20

Lo sacrificado a Dios ya le pertenece a él y queda como impregnado de su santidad.
6,22

Para que el sacrificio consiga su efecto es necesario que la carne sea consumida, dado que por el sacrificio ha pasado a ser santa. Se garantiza así también al sacerdote un medio de subsistencia.
Levítico (Lev) Capítulo 7
El sacrificio de reparación
1 Esta es la ley de la víctima ofrecida por un el delito: esta víctima es cosa muy santa.
2 La víctima por el delito se sacrificará en el mismo lugar donde se sacrifica la víctima del holocausto y su sangre será derramada en el altar y en su derredor.
3 Ofrecerán la cola y la grasa que cubre las entrañas,
4 los dos riñones junto con el sebo adherido a ellos y a los lomos, y la telilla del hígado que se separará de los riñones.
5 El sacerdote quemará todo esto sobre el altar como sacrificio por el fuego para Yavé. Este es el sacrificio por el delito.
6 Todo varón de entre los sacerdotes podrá comerlo; se comerá en lugar sagrado, pues es cosa muy santa.
7 El ritual será el mismo para la víctima por el pecado y para la víctima por el delito. La víctima pertenece al sacerdote que hace la expiación.
8 El sacerdote que ofrece un holocausto se queda con la piel de la víctima.
9 Toda ofrenda de flor de harina que fue cocida en horno o tostada en sartén será del sacerdote que la presentó;
10 en cambio, toda ofrenda amasada en aceite o seca, se dará a todos los hijos de Aarón, en proporciones iguales.
El sacrificio de comunión
11 Esta es la ley del sacrificio de comunión que se ofrece a Yavé.
12 Si se ofrece en acción de gracias, lo acompañan panes sin levadura amasados con aceite, tortas sin levadura untadas con aceite, y flor de harina amasada y embebida en aceite.
13 Esta ofrenda se añadirá a los buñuelos de masa fermentada y a lo que se ofrece como sacrificio de comunión para dar gracias.
14 De cada una de esas ofrendas se apartará la porción de Yavé, y será del sacerdote que derrama la sangre de las víctimas de comunión.
15 La carne de la víctima de comunión se comerá el mismo día: no quedará nada hasta la mañana.
16 La víctima ofrecida en cumplimiento de un voto, o como ofrenda voluntaria, se comerá el mismo día, pero lo que sobre podrá comerse al otro día.
17 Si al tercer día queda algo de la carne de la víctima, se quemará.
18 El que al tercer día comiere carne del sacrificio de comunión, su sacrificio no sería recibido por Dios, y no sería de ningún provecho para el que lo ofreció; sería una cosa fea y el que la comiere cargaría con un pecado.
19 No se comerá la carne que ha tocado alguna cosa impura, sino que la quemarán. En cuanto a la carne del sacrificio de comunión, cualquier persona que esté pura la podrá comer.
20 El que, estando impuro, coma de la carne del sacrificio de comunión presentado a Yavé, será borrado de entre los suyos.
21 El que haya tocado cualquier cosa impura, sea de hombre o de animal, o cualquier otra abominación impura, y a pesar de eso coma de la carne del sacrificio de comunión ofrecida a Yavé, será borrado de entre los suyos.»
22 Yavé habló a Moisés para decirle:
23 «Habla a los hijos de Israel y diles: No comerán sebo de buey, ni de cordero ni de cabra.
24 La grasa de animal muerto o destrozado podrá servir para cualquier uso, pero no la comerán.
25 El que coma grasa de algún animal que suele ofrecerse en sacrificio por el fuego para Yavé, será borrado de entre los suyos.
26 Cualquiera fuere el lugar donde vivan, no comerán sangre, bien sea de animal, o de ave.
27 Cualquier persona que coma sangre será borrada de entre los suyos.»
28 Yavé dijo a Moisés:
29 «Habla a los hijos de Israel y diles: El que presente a Yavé un sacrificio de comunión le regalará una porción del sacrificio.
30 Con sus propias manos llevará lo sacrificado por el fuego para Yavé, o sea, la grasa junto con el pecho, y el pecho será mecido ante Yavé.
31 El sacerdote quemará la grasa sobre el altar; el pecho será para Aarón y sus hijos.
32 Ustedes darán también al sacerdote el pernil derecho de la víctima de comunión.
33 El pernil derecho será de aquel hijo de Aarón que haya ofrecido la sangre y la grasa del sacrificio de comunión.
34 Yo retengo a los hijos de Israel, de sus sacrificios de comunión, el pecho que fue mecido y el pernil que fue puesto aparte, y yo los doy al sacerdote Aarón y a sus hijos. Este será para siempre derecho suyo entre los hijos de Israel.
35 Esta es la porción de Aarón y de sus hijos en los sacrificios por el fuego para Yavé, desde el día en que sean consagrados como sacerdotes de Yavé.
36 Esto es lo que mandó Yavé que les dieran los hijos de Israel, el día en que fueron consagrados: es un decreto perpetuo de generación en generación.
37 Este es el ritual del holocausto, de la ofrenda, del sacrificio por el pecado y por el delito, y del sacrificio de comunión.
38 Esto es lo que Yavé ordenó a Moisés en el monte, el día en que mandó a los hijos de Israel que presentaran sus ofrendas a Yavé en el desierto de Sinaí.»
Levítico (Lev) Capítulo 8
Consagración de los sacerdotes
1 Yavé habló a Moisés para decirle:
2 «Toma contigo a Aarón y a sus hijos, y también sus vestiduras, el óleo de la unción, el novillo para el sacrificio por el pecado, los dos carneros y el canastillo de los panes sin levadura.
3 Luego reúne a toda la comunidad a la entrada de la Tienda de las Citas.»
4 Moisés hizo lo que Yavé le había mandado, y la comunidad se reunió a la entrada de la Tienda de las Citas.
5 Y Moisés dijo a la comunidad: «Esto es lo que Yavé ha mandado hacer.»
6 Moisés, entonces, pidió que Aarón y sus hijos se acercaran, y los lavó con agua.
7 Puso sobre Aarón la túnica y se la ajustó con el cinturón, luego lo vistió con el manto; le puso encima el «Efod» y se lo ajustó con el cinturón del Efod.
8 Luego le puso el escapulario llamado Pectoral, en el que despositó el Urim y el Tumin (o sea, dados para consultar a Yavé).
9 Le colocó también el turbante en la cabeza, y puso en su parte delantera la lámina de oro: ésta era la corona de santidad que Yavé había mandado a Moisés.
10 Después Moisés tomó el óleo de la unción y ungió la morada de Yavé y la consagró con cuanto había dentro de ella.
11 Roció con el óleo siete veces el altar y lo ungió con todos los utensilios, así como también la pila y su base, para que quedaran consagrados.
12 Moisés derramó oleo sobre la cabeza de Aarón y lo ungió para consagrarlo.
13 Luego mandó que se acercaran los hijos de Aarón, los vistió con las túnicas y se las ajustó con el cinturón; les puso las mitras como Yavé se lo había mandado.
14 Después hizo traer el novillo para el sacrificio por el pecado, y Aarón y sus hijos pusieron las manos sobre la cabeza del novillo.
15 Moisés lo sacrificó. Mojando sus dedos en la sangre, untó con ella las esquinas del altar, para consagrarlo. Después derramó el resto de la sangre al pie del altar; de esta manera lo consagró, haciendo por él la expiación.
16 Moisés tomó luego toda la grasa que cubre las entrañas, el hígado y los dos riñones con su grasa y la quemó sobre el altar.
17 En cuanto al novillo con su piel, carne y excrementos, los quemó fuera del campamento, como Yavé lo había ordenado.
18 Hizo que acercaran el carnero del holocausto, y Aarón y sus hijos le pusieron las manos sobre la cabeza.
19 Moisés lo sacrificó y roció con la sangre el altar y sus alrededores.
20 El carnero fue partido en trozos y Moisés quemó la cabeza, los trozos y las entrañas.
21 Después de lavar en agua las entrañas y las patas, y Moisés quemó todo el carnero en el altar, como holocausto de calmante olor, sacrificio por el fuego para Yavé, como Yavé había mandado a Moisés.
22 Hizo luego traer el segundo carnero, el carnero para la consagración, y Aarón y sus hijos impusieron las manos sobre su cabeza.
23 Moisés lo sacrificó y, tomando su sangre, mojó el lóbulo de la oreja derecha de Aarón, el pulgar de su mano derecha y el pie derecho.
24 Después pidió que se acercaran los hijos de Aarón, les untó con la sangre el lóbulo de la oreja derecha, el pulgar de su mano derecha y el pie derecho. Y derramó la sangre en el altar y en su derredor.
25 Luego tomó la grasa, el rabo, la grasa que cubre las entrañas, la que queda junto al hígado, los dos riñones con su grasa y el pernil derecho.
26 Sacó del canastillo de los panes sin levadura que estaba ante Yavé un pan ázimo, una torta de pan amasada en aceite y otra torta, y las puso sobre la grasa y el pernil derecho.
27 Entregó todo esto en manos de Aarón y en manos de sus hijos, haciéndolas mecer como ofrenda mecida ante Yavé.
28 Moisés la recibió luego de sus manos y la quemó en el altar por encima del ho locausto. Este fue el sacrificio de con sagración de calmante olor, sacrificio por el fuego para Yavé.
29 Moisés tomó en tonces el pecho y lo meció como ofrenda mecida ante Yavé; esta porción del carnero de la consagración fue la parte de Moisés, como Yavé se lo había mandado.
30 Después Moisés tomó el óleo de la unción y sangre de la que había encima del altar y roció a Aarón y sus vestiduras, como también a sus hijos y sus vestiduras. Así, pues, los consagró.
31 Entonces, Moisés dijo a Aarón y a sus hijos: «Asen la carne en la puerta de la Tienda de las Citas y cómanla allí mismo. Coman también el pan consagrado que está en su canasto tal como lo he mandado, diciendo: Aarón y sus hijos lo comerán;
32 las sobras de la carne y del pan las quemarán.
33 Ustedes no se apartarán de la entrada de la Tienda de las Citas durante siete días, pues hasta el séptimo día sus manos quedarán consagradas.
34 Moisés añadió: Acabamos de hacer lo que Yavé ordenó: hicimos la expiación por ustedes.
35 Ustedes quedarán día y noche a la entrada de la Tienda de las Citas durante siete días. Ustedes deberán observar estas normas no sea que mueran, pues él mismo lo ordenó así.»
36 Aarón y sus hijos hicieron todo como Yavé ordenó por boca de Moisés.

**
Comentarios Levítico, capítulo 8
8,1

Al hablar de Moisés que consagra a Aarón, el Levítico quiere resaltar el rito de consagración del sumo sacerdote, pues es el que protege al pueblo de la cólera de Dios (Núm 17,12). Tiene el extraordinario privilegio de entrar cada año en la fiesta del Perdón en el santuario más recóndito del Templo (Heb 9,7). Las vestimentas sagradas que lleva son parte esencial del rito, y de ahí el lugar destacado que ocupan en el Éxodo las reglas de su confección (Éx 26 y 39). Se comprende entonces que ese ungido o mesías del Señor sea un personaje sagrado (en lenguaje bíbli co “persona santa”) a pesar de sus aspectos negativos. Véase al respecto Heb cap. 5-10.
8,8

El urim y el tumim eran los dos dados sagrados que servían para consultar a Dios. Se hacía la pregunta y la posición de los dados indicaba la respuesta. Era el equivalente de la “consulta bíblica” que practican algunas personas, y Dios podía dar respuestas a quienes se acercaban con recta intención. No se debe olvidar sin embargo el error monumental de 2Sam 21,1. El sumo sacerdote los llevaba en su vestimenta, pero no debía hacer uso de ellos.
Levítico (Lev) Capítulo 9
Los sacerdotes inauguran su ministerio
1 El día octavo, Moisés llamó a Aarón y a sus hijos, y a los ancianos de Israel. Entonces dijo a Aarón:
2 «Trae un ternero para el sacrificio por el pecado y un carnero para el holocausto, ambos sin defecto, para ofrecerlos ante Yavé.
3 Luego hablarás a los hijos de Israel para decirles: Tomen un macho cabrío para el sacrificio por el pecado y un ternero y un cordero, ambos de un año y sin defecto, para el holocausto;
4 para el sacrificio de comunión, un ternero y un carnero que se sacrificarán ante Yavé; y además una ofrenda amasada con aceite, pues hoy Yavé se manifestará delante de ustedes.»
5 Trajeron ante la Tienda lo que Moisés había mandado, y toda la comunidad se acercó, quedándose de pie delante de Yavé. Entonces Moisés dijo:
6 «Esto es lo que Yavé les manda hacer para que se les aparezca la Gloria de Yavé.»
7 Y Moisés dijo a Aarón: «Acércate al altar y ofrece tu sacrificio por el pecado y tu holocausto, haciendo así la expiación por ti mismo y por los tuyos. También presenta la ofrenda del pueblo y haz la expiación por ellos, como Yavé lo ha ordenado.»
8 Acercándose Aarón al altar sacrificó el ternero por su propio pecado.
9 Los hijos de Aarón le presentaron la sangre, y él, mojando su dedo en la sangre, untó con ella los cuernos del altar y derramó el resto de la sangre al pie del altar.
10 Quemó luego la grasa sobre el altar junto con los riñones y la telilla del hígado de la víctima por el pecado, como Yavé había mandado a Moisés,
11 pero quemó la carne y la piel fuera del campamento.
12 Después sacrificó la víctima del holocausto y los hijos de Aarón le presen taron la sangre, que derramó en el altar y alrededor.
13 Le presentaron la víctima del holocausto en trozos, juntamente con la cabeza, y lo quemó todo sobre el altar.
14 Lavó las entrañas y las patas y las que mó encima del holocausto sobre el altar.
15 Después presentó la ofrenda del pueblo. Tomó el macho cabrío por la expiación por el pueblo. Lo sacrificó como el primero e hizo la expiación.
16 Ofreció el holocausto como ordena el ritual.
17 Además presentó la oblación: tomando un puñado de ella, la quemó en el altar, encima del holocausto de la mañana.
18 Sacrificó asimismo el ternero y el carnero como sacrificios de comunión por el pueblo. Los hijos de Aarón le entregaron la sangre, que él derramó en el altar y en su derredor.
19 En cuanto a las grasas del ternero y del carnero, el rabo, la grasa que cubre las entrañas, los riñones y la telilla del hígado,
20 las pusieron sobre el pecho de las víctimas, y él las quemó sobre el altar.
21 Aarón meció los pechos y el pernil derecho como ofrenda mecida ante Yavé, conforme Moisés había ordenado.
22 Aarón, levantando las manos hacia el pueblo, lo bendijo, y luego descendió, pues terminaba de ofrecer el sacrificio por el pecado, el holocausto y el sacrificio de comunión.
23 Entonces Moisés y Aarón entraron en la Tienda de las Citas y, cuando salieron, bendijeron al pueblo. En ese instante la Gloria de Yavé se apareció a todo el pueblo:
24 salió fuego de la presencia de Yavé, que consumió el holocausto y las grasas puestas sobre el altar. Todo el pueblo, al verlo, dio gritos de júbilo y cayó rostro en tierra.
Levítico (Lev) Capítulo 10
La historia de Nadab y Abihú
1 Nadab y Abihú, hijos de Aarón, tomaron cada uno su incensario, pusieron fuego en ellos y, después de ponerle incienso, ofrecieron a Yavé un fuego profano.
2 Y en eso, un fuego salió de la presencia de Yavé que los devoró, y murieron allí delante de Yavé.
3 Entonces Moisés dijo a Aarón: «Esto es lo que Yavé había declarado: Daré a conocer mi santidad a través de los que se allegan a mí, y a vista de todo el pueblo seré glorificado.» Aarón no agregó palabra.
4 Moisés llamó a Misael y Elisafam, hijos de Oziel, tío paterno de Aarón, y les dijo: «Acérquense y no dejen a sus hermanos delante del santuario, sino llévenselos fuera del campamento.»
5 Ellos fueron al momento y llevándolos vestidos como estaban con las túnicas de lino, los sacaron fuera, conforme Moisés les mandó.
6 Entonces Moisés dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: «No lleven la cabeza cubierta ni rasguen sus vestiduras en señal de duelo, no sea que mueran ustedes y el castigo se extienda a toda la comunidad. Más bien son sus hermanos, toda la gente de Israel, quienes harán duelo por el fuego de Yavé.
7 Ustedes no saldrán de la Tienda de las Citas si no quieren morir, pues está sobre ustedes el óleo de la unción de Yavé.» Ellos actuaron en todo conforme al precepto de Moisés.
8 Yavé dijo a Aarón:
9 «Ni tú ni tus hijos tomen vino ni bebida alcohólica cuando entren a la Tienda de las Citas, no sea que mueran. Esto será un decreto perpetuo para sus descendientes.
10 Así serán capaces de distinguir entre lo santo y lo profano, entre lo impuro y lo puro,
11 y enseñar a los hijos de Israel todas los ritos que Yavé les ha dado por medio de Moisés.»
12 Moisés dijo a Aarón, y también a Eleazar e Itamar, los dos hijos que le quedaban: «Tomen lo que queda de la ofrenda del sacrificio de Yavé y cómanla sin levadura junto al altar por ser cosa muy santa.
13 Ustedes lo comerán en lugar santo, ya que es la parte que te corresponde a ti y tus hijos en los sacrificios por el fuego para Yavé, según se me ha ordenado.
14 Tú, y contigo tus hijos e hijas, comerán también en lugar puro el pecho que ha sido mecido y el pernil que ha sido separado, pues son la parte que te corresponde a ti y tus hijos en los sacrificios de comunión que los hijos de Israel me presentan.
15 Los hijos de Israel traerán además de las grasas que van a ser quemadas, el pernil que fue separado y el pecho que fue mecido. Los mecerán ante Yavé, y luego serán para ti y tus hijos para siempre, según lo ha ordenado Yavé.»
16 Entretanto Moisés quiso cerciorarse acerca del macho cabrío del sacrificio por el pecado; pero vio que había sido quemado. Se enojó con Eleazar e Itamar, los hijos que le habían quedado a Aarón,
17 y dijo: «¿Por qué no comieron en lugar sagrado la víctima del sacrificio de expiación? Pues era cosa muy santa que se les daba a ustedes para quitar la falta de la comunidad y para conseguir de Yavé su perdón.
18 Debían haberla comido en lugar sagrado, según les había ordenado, puesto que su sangre no había sido llevada al interior del santuario.»
19 Aarón respondió a Moisés: «Es cierto que han presentado hoy delante de Yavé su sacrificio por el pecado y su holocausto; pero después de lo que me ha sucedido, si yo hubiera comido hoy de la víctima por el pecado,
20 ¿acaso hubiera sido esto grato a Yavé?» Al escuchar esto Moisés se dio por satisfecho.

**
Comentarios Levítico, capítulo 10
10,1

El Levítico no puede hablar del culto rendido al Dios Santo sin recordar a los sacerdotes su responsabilidad tan especial por el solo hecho de que “se acercan” a Dios. La afirmación de 10,3 tiene valor para todos los tiempos y lugares: si a veces Dios parece quedar mudo o impotente frente a los que lo insultan, no deja por eso de intervenir cuando se trata de los que son considerados sus representantes.

Este incidente da pie para exponer algunas reglas que debían cumplir los sacerdotes cuando presenciaran una muerte; todo contacto con un cadáver los haría impuros, y no debían contraer ninguna impureza.
10,14

Mecido, separado. Uno de los ritos del sacrificio consistía en mecer delante de Dios el pecho de la víctima: véase Lev 14,21; 23,11. Se verá una aplicación pintoresca de esto en la consagración de los levitas en Núm 8,11.
Levítico (Lev) Capítulo 11
Animales «puros» e «impuros»
1 Yavé habló a Moisés y a Aarón, diciéndoles:
2 «Hablen a los hijos de Israel y díganles: Estos son los animales terrestres que pueden comer.
3 Ustedes comerán el animal de pezuña partida, hendida en dos uñas y que rumia.
4 Pero no comerán el camello que rumia y no tiene dividida la pezuña, sino que será para ustedes impuro.
5 El conejo que rumia, pero no tiene dividida la pezuña, será impuro para ustedes.
6 Lo mismo la liebre.
7 El cerdo, que tiene la pezuña partida, hendida en dos uñas, pero no rumia, será impuro para ustedes.
8 Ustedes no comerán su carne y tampoco tocarán su cadáver: serán impuros para ustedes.
9 Estos son los que hay en el agua y que pueden comer. Ustedes comerán los que tienen aletas y escamas bien vivan en el mar o en los ríos.
10 Pero tendrán por inmundos a todos los seres vivos, todo lo que pulula en el mar o en los ríos, y que no tienen aletas ni escamas.
11 Ustedes los tendrán por inmundos, no comerán de su carne y tendrán sus cadáveres por inmundos:
12 tengan por inmundo todo ser que vive en las aguas y no tiene aletas y escamas.
13 Estas son las aves que tendrán por impuras y que no comerán por ser inmundas:
14 el águila, el quebrantahuesos en todas sus especies,
15 toda clase de cuervos,
16 el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán en todas sus especies,
17 el búho, el somormujo, el ibis,
18 el cisne, el pelícano, el buitre,
19 la cigüeña, la garza en todas sus especies, la abubilla y el murciélago.
20 Ustedes tendrán por inmundo a todo insecto alado que anda sobre cuatro patas.
21 Pero, tratándose de los insectos alados que andan sobre cuatro patas, podrán comer aquellos que, además de sus cuatro patas, tienen piernas para saltar sobre el suelo.
22 De ellos podrán comer: la langosta en sus diversas especies y toda clase de solam, de jargol y de jagab.
23 Cualquier otro insecto alado de cuatro patas será para ustedes impuro.
24 Con sólo tocar estos animales, ustedes contraerán impureza. El que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde.
25 El que levante alguno de sus cadáveres tendrá que lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde.
26 Ustedes tendrán por impuros a todos los animales que tienen pezuña no partida en dos uñas y no rumian; todo aquel que los toque quedará impuro.
27 Ustedes tendrán por impuros a todos los cuadrúpedos que andan sobre las plantas de sus patas.
28 El que toque el cadáver de uno de ellos quedará impuro hasta la tarde; el que levante el cadáver tendrá que lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. Estos animales son impuros para ustedes.
29 Estos son los reptiles que andan arrastrándose por el suelo y que serán impuros para ustedes: la comadreja, el ratón, el lagarto en sus diversas especies,
30 la musaraña, el camaleón, la salamandra, la lagartija y el topo.
31 Ustedes tendrán por impuros a todos esos reptiles. El que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde.
32 Quedará impuro cualquier objeto sobre el que caiga uno de sus cadáveres, ya sea un artefacto de madera, o un vestido, una piel, un saco o cualquier utensilio. Será metido en agua y quedará impuro hasta la tarde; después quedará puro.
33 Si cae uno de estos cadáveres en una vasija de barro, cuanto haya dentro de ella quedará impuro y habrá que romper la vasija.
34 Toda cosa comestible preparada con dicha agua será impura y toda bebida que se tome en una de esas vasijas será impura.
35 Cualquier objeto sobre el que caiga alguno de esos cadáveres quedará impuro: el horno y el doble fogón serán derribados; son impuros y los tendrán por impuros
36 (solamente las fuentes y pozos donde se recogen las aguas permanecerán puras), pero el que toque sus cadáveres quedará impuro.
37 Si alguno de esos cadáveres cae sobre semillas que han de sembrarse, quedarán puras;
38 pero si cae sobre semilla mojada, la tendrán por impura.
39 Cuando muera uno de esos animales de los que puedan comer, el que toque sus cadáveres quedará impuro hasta la tarde.
40 El que coma de su cadáver deberá lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde; el que levante un cadáver habrá de lavar sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde.
41 Tendrán por inmundo todo reptil que anda arrastrándose sobre la tierra; es cosa inmunda; no se podrá comer.
42 No comerán aquellos que caminan sobre su vientre o que se arrastran por el suelo sobre cuatro patas o sobre muchas patas; ustedes los tendrán por inmundos.
43 No se hagan inmundos con ninguno de estos reptiles que se arrastran: no se hagan impuros con ellos ni dejen que a ustedes los hagan impuros.
44 Porque yo soy Yavé, Dios de ustedes; santifíquense y sean santos, porque yo soy santo, y no se hagan impuros con ninguno de esos reptiles que se arrastran por el suelo,
45 pues yo soy Yavé, el que los ha sacado del país de Egipto para ser su Dios. Sean, pues, santos porque yo soy Santo.
46 Esta es la ley acerca de los animales, de las aves, y de todos los seres vivientes que se mueven en el agua, y de todos los que andan arrastrándose sobre la tierra.
47 Sepan distinguir entre lo impuro y lo puro, entre el animal que puede comerse y el que no.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 11
11,1

Da comienzo aquí la exposición de las leyes relativas a lo puro y a lo impuro. Un pueblo santo, consagrado a Dios, debía apartarse de todo lo que fuera indigno de él. Es impuro lo que provoca un desorden y ya no autoriza a la persona para participar en las asambleas del culto. Habrá por tanto que purificarse, generalmente por medio de baños.

Comer y vestirse eran las actividades principales de las sociedades antiguas; se entiende entonces que hayan sido objeto de numerosos preceptos religiosos. La comunidad judía después del Exilio procuraba marcar su identidad distinguiéndose de los demás pueblos en todos los campos de la vida práctica; por esa razón da aquí una importancia tan destacada al discernimiento de los alimentos que se consideraban puros e impuros.

La abstención de algunos alimentos o algunas mezclas alimenticias podía parecer un constreñimiento, pero en realidad indicaba una manera de tener a Dios presente en todo y de demostrarle fidelidad. Muchos israelitas prefirieron morir antes que cometer ese tipo de faltas (2Ma 6,18; Dan 1,8).

Jesús abrirá nuevos horizontes (Mc 7,15) evitando así el peligro de confundir la fe en el Dios Amor con prácticas culinarias; pedirá también que la solidaridad con los hermanos de religión no signifique nunca una exclusión o un desprecio de los demás. Las discriminaciones de la Ley nos recuerdan sin embargo que si bien la actitud interior es lo que distingue a los verdaderos creyentes de los demás, la disciplina exterior será una ayuda para ser conscientes del propio espíritu.
11,20

Esta es una extraña manera de contar las patas de los insectos; el alimento de Juan Bautista (Mc 1,6) era puro y las langostas tostadas se encuentran en las mesas en algunos países con toda normalidad.
Levítico (Lev) Capítulo 12
Ley referente a la mujer que acaba de dar a luz
1 Yavé habló a Moisés para decirle:
2 «Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando una mujer conciba y tenga un hijo varón, quedará impura durante siete días, igual que en el tiempo de sus reglas.
3 El niño será circuncidado en su carne al octavo día,
4 pero ella esperará treinta y tres días para ser purificada de su sangre. No tocará ninguna cosa santa, ni entrará en el santuario, hasta que se cumplan los días de su purificación.
5 Si dio a luz una niña, estará impura dos semanas, y lo mismo será doble el tiempo de su purificación: esperará sesenta y seis días la purificación de su sangre.
6 Al cumplirse los días de su purificación, sea por niño o niña, presentará al sacerdote, a la entrada de la Tienda de las Citas, un cordero de un año como holocausto, y un pichón o una tórtola como sacrificio por el pecado.
7 El sacerdote lo ofrecerá ante Yavé haciendo expiación por ella, y quedará purificada del flujo de su sangre. Esta es la ley referente a la mujer que da a luz a un niño o una niña.
8 Si la mujer no puede ofrecer una res menor, ofrecerá dos tórtolas o dos pichones, uno como holocausto y otro como sacrificio por el pecado; el sacerdote hará expiación por ella y quedará pura.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 12
12,1

El autor bíblico demuestra ser hijo de una cultura que veía impureza en cualquier derrame de fluidos corporales. La mujer por supuesto tenía muchas más ocasiones de sentirse impura. En 12,5 se encuentra una de las discriminaciones más chocantes de la Biblia y habrá que esperar al Nuevo Testamento para que se anule tal inferioridad, al menos en teoría.
Levítico (Lev) Capítulo 13
Ley referente a la lepra
1 Yavé habló a Moisés y a Aarón, diciendo:
2 «Cuando uno tenga en su piel tumor, erupción o mancha blanca y se forme en su piel como una llaga de lepra, será llevado al sacerdote Aarón o a uno de sus hijos, los sacerdotes.
3 El sacerdote examinará la llaga; si el pelo en la llaga se ha vuelto blanco, y la llaga parece hundida en la piel, es llaga de lepra; cuando el sacerdote lo haya comprobado, lo declarará impuro.
4 Pero si hay en la piel una mancha blanca que no parezca hundida en la piel, y si el pelo no se ha vuelto blanco, el sacerdote recluirá durante siete días al afectado.
5 Al séptimo día lo examinará y, si comprueba que la llaga subsiste pero no se ha extendido por la piel, el sacerdote lo recluirá otros siete días.
6 Pasados estos días lo volverá a examinar; si ve que la llaga ha perdido su color y no se ha extendido en la piel, el sacerdote lo declarará puro; no se trata más que de una erupción. El afectado lavará sus vestidos y será puro.
7 Pero si sigue la erupción y se extiende por la piel, el sacerdote lo examinará de nuevo.
8 El sacerdote, al comprobar que la erupción se extiende por la piel, lo declarará impuro. Es un caso de lepra.
9 En cuanto una persona tenga una llaga de lepra, la llevarán al sacerdote.
10 El la examinará y, si observa un tumor blanco en la piel, si el pelo se ha vuelto blanco y se nota una úlcera en la hinchazón,
11 se trata de lepra arraigada en su piel; el sacerdote lo declarará impuro sin esperar más, porque es impuro.
12 Si la lepra se ha desarrollado sobre la piel hasta cubrirla de la cabeza hasta los pies, por cuanto el sacerdote alcance a verlo,
13 éste lo examinará. A pesar de que esa lepra cubra todo el cuerpo, declarará pura la persona. Con tal de que todo sea blanco, la persona es pura.
14 Pero en cuanto se vea una llaga, será impura.
15 Si el sacerdote ve una llaga la declarará impura. La llaga significa impureza y lepra.
16 Pero si la llaga cambia, volviéndose blanca, el afectado ha de presentarse al sacerdote.
17 Este lo examinará y, si la llaga se ha vuelto blanca, lo declarará puro: porque es puro.
18 Cuando alguien lleva en la carne o en la piel una úlcera, puede ser que sane la úlcera;
19 pero si en su lugar aparece un tumor blanco, o una mancha blanca y rojiza, entonces la persona tendrá que presentarse al sacerdote.
20 Este la examinará y, si la mancha parece hundida en la piel y su pelo se ha vuelto blanco, el sacerdote la declarará impura: una llaga de lepra se ha desarrollado en la úlcera.
21 Pero, si el sacerdote ve que no hay pelo blanco en la mancha ni está hundida en la piel, y que se ha secado, recluirá la persona por siete días.
22 Si entonces la mancha se extiende por la piel, el sacerdote declarará la persona impura; es un caso de lepra.
23 Si, en cambio, la mancha no se ha extendido, es la cicatriz de la úlcera; el sacerdote declarará la persona pura.
24 Cuando alguien haya tenido una quemadura de la piel, y ésta se haya curado formándose una mancha de color blanco o rojizo,
25 el sacerdote la examinará; si el pelo se ha vuelto blanco, y la mancha parece hundida en la piel, es que se ha producido lepra en la quemadura. El sacerdote declarará la persona impura: es un caso de lepra.
26 Si, en cambio, ve que no aparece pelo blanco en la mancha, que no está hundida la piel, recluirá la persona siete días.
27 Al séptimo día la examinará, y, si se ha extendido por la piel, la declarará impura; es lepra.
28 Pero, si la mancha no se ha extendido y ha perdido color, se trata de la costra de la quemadura; el sacerdote declarará la persona pura, pues es la cicatriz de la quemadura.
29 Cuando un hombre o una mujer tengan una llaga en la cabeza o en la barbilla,
30 el sacerdote examinará la llaga, y si ésta parece hundida en la piel, y si hay en ella pelo amarillento y más ralo, el sacerdote lo declarará impuro; es tiña, o sea, lepra de la cabeza o de la barbilla.
31 Pero, si el sacerdote ve que la llaga no parece hundida en la piel y no hay en ella pelo amarillo, recluirá la persona por siete días.
32 Al séptimo día el sacerdote examinará el mal, y, si no se ha extendido la tiña y no hay pelo amarillento, ni la llaga parece más hundida que la piel,
33 aquella persona se afeitará menos en el lugar de la tiña, y el sacerdote la recluirá otra vez por siete días.
34 Al séptimo día la examinará y, si no se ha extendido la llaga por la piel, ni aparece más hundida que la piel, la declarará pura.
35 Si esa tiña, después de esta declaración, se va extendiendo por la piel,
36 el sacerdote, al comprobar que la tiña se ha extendido, ya no tendrá que buscar pelo amarillento; aquella persona es impura.
37 Pero, si le parece que la tiña no se ha extendido y ha brotado en ella pelo negro, esa persona ha sanado de la tiña: es pura, y así lo declarará el sacerdote.
38 Cuando un hombre o una mujer tengan en su piel manchas brillantes blancas,
39 el sacerdote las examinará; si comprueba que las manchas de la piel son de color blanco, se trata de una eczema que ha brotado en la piel; esta persona es pura.
40 Si a alguno se le cae el pelo de la cabeza y queda calvo, es puro.
41 Si se le cae el pelo por la parte delantera de la cabeza, es un calvo por delante; queda puro.
42 Pero si en la calva, por detrás o por delante, aparece una llaga de color blanco rojizo, es lepra que se ha producido en la calva, sea por detrás o por delante.
43 El sacerdote lo examinará y, si la hinchazón de la llaga en la parte calva es de color blanco rojizo, con aspecto de lepra en la piel,
44 se trata de un leproso, es impuro. El sacerdote lo declarará impuro: tiene lepra en la cabeza.
45 El leproso que tiene llaga de lepra llevará los vestidos rasgados e irá despeinado; se cubrirá hasta el bigote y tendrá que gritar: «¡Impuro, impuro!»
46 Todo el tiempo que dure la llaga, quedará impuro y, siendo impuro, vivirá solo; se quedará fuera del campamento.
La «lepra» de los objetos
47 Cuando aparezca una llaga de lepra en un vestido de lana o de lino,
48 sea en la urdimbre o en la trama del lino o lana, o en una piel o en cualquier objeto de cuero,
49 si la mancha en el vestido o en la piel, en la urdimbre o en la trama, o en cualquier objeto hecho de cuero tiene color verdoso o rojizo, es llaga de lepra y debe ser mostrada al sacerdote.
50 El sacerdote examinará la mancha y encerrará el objeto manchado durante siete días.
51 Al séptimo, el sacerdote examinará la mancha y, si se ha extendido por el vestido, sea en la urdimbre o en la trama, por la piel o por un objeto de cuero, es un caso de lepra maligna;
52 será quemado.
53 Si el sacerdote ve que la mancha no se ha extendido por el vestido, en la urdimbre o en la trama o por el objeto de cuero,
54 hará lavar el objeto manchado y lo encerrará otros siete días.
55 Si el sacerdote ve que la mancha, después de haber sido lavada, no ha cambiado de aspecto, el objeto es impuro, aun en caso de que la mancha no se haya extendido. Lo entregarás al fuego: es una corrosión por el derecho o por el revés.
56 En cambio, si el sacerdote ve que la parte manchada, después de lavada, ha perdido color, la rasgará del vestido, del cuero, de la urdimbre o de la trama.
57 Pero si vuelve a aparecer en el vestido, en la urdimbre o en la trama, en el objeto de cuero, ha vuelto la lepra, por lo que quemarás el objeto que está afectado.
58 El vestido, la urdimbre o la trama o el objeto de cuero que después de ser lavados pierdan la mancha, serán lavados por segunda vez y quedarán puros.
59 Esta es la ley para la mancha de lepra que se halla en los vestidos de lana o de lino, en la urdimbre o en la trama o en cualquier objeto hecho de cuero, para declararlos puros e impuros.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 13
13,1

En varios pasajes del evangelio se narra que Jesús cura a leprosos. Tal vez la lepra de que hablan los textos bíblicos no concidía con la enfermedad actualmente identificada bajo ese nombre. En aquellos tiempos se consideraba muy contagiosa, y el hecho de que se extendiera por la piel sin que se conociera medicamento alguno que la contrarestase había llevado a que se excluyeran a los leprosos de los lugares habitados. Vivían aparte en grupos. Sabiendo que Dios es justo, muchos pensaban que Dios permitía esa en fermedad para castigar a los que habían pecado.
13,8

Aparece aquí el rol del sacerdote, que a menudo cumplía funciones de justicia. A él le correspondía discernir, juzgar, reconciliar con Dios por medio de un sacrificio y reintegrar al leproso en su comunidad; véase la palabra de Jesús en Mc 1,44.
13,47

Con la palabra lepra se identificaban también ciertas alteraciones y hongos en piedras, vestidos y mantas, así como en odres y otros objetos de cuero. Eran consideradas causa de impureza y por tanto quedaban sometidas al mismo tratamiento.
Levítico (Lev) Capítulo 14
La purificación del leproso
1 Yavé habló a Moisés y le dijo:
2 «Esta es la ley para el día de la purificación del leproso, cuando lo lleven al sacerdote.
3 El sacerdote saldrá fuera del campamento para examinarlo y comprobar que la llaga de la lepra ha sido sanada.
4 El sacerdote mandará traer para el que ha de ser purificado dos pájaros vivos y puros, madera de cedro, escarlata e hisopo.
5 Después mandará sacrificar uno de los pájaros sobre una vasija de barro con agua fresca.
6 Tomará luego el pájaro vivo, la madera de cedro, la escarlata y el hisopo, y los mojará, incluso el pájaro vivo, en la sangre del pájaro inmolado sobre el agua fresca.
7 Rociará siete veces al que ha de ser purificado de la lepra, y tras declararlo puro, soltará en el campo el pájaro vivo.
8 El que ha sido purificado lavará sus vestidos, se afeitará todo su pelo, se bañará en agua y quedará puro, y luego volverá al campamento. Pero tiene que quedarse primero siete días fuera de su tienda,
9 y es al día séptimo cuando se afeitará todo el pelo, la cabellera, la barba y las cejas, es decir, se afeitará todo su pelo; lavará también sus vestidos, bañará su cuerpo en agua y quedará limpio.
10 El día octavo tomará dos corderos sin defecto y una oveja de un año sin defecto; y como oblación tres décimas de flor de harina amasada con aceite y un cuartillo de aceite.
11 El sacerdote que hace la purificación presentará a la persona que se purifica, junto con todas esas cosas, a la entrada de la Tienda de las Citas, delante de Yavé.
12 El sacerdote tomará uno de los corderos para ofrecerlo como sacrificio por el delito, además del cuartillo de aceite, y lo mecerá como ofrenda ante Yavé.
13 Luego sacrificará el cordero en el lugar donde se sacrifica el sacrificio por el pecado y el holocausto, en lugar puro; porque la víctima por el pecado, tanto como la víctima por el delito, pertenece al sacerdote: es una cosa muy santa.
14 Después el sacerdote tomará sangre de la víctima de reparación y mojará el lóbulo de la oreja derecha del que se está purificando, el pulgar de su mano derecha y el de su pie derecho.
15 Y, tomando el cuartillo de aceite, el sacerdote echará parte del aceite en la palma de su mano izquierda.
16 Después untará el dedo de su mano derecha en el aceite que tiene en su mano izquierda, y con su dedo hará siete aspersiones de aceite delante de Yavé.
17 Con el aceite restante que tiene en su mano, el sacerdote untará el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica, el pulgar de su mano derecha y el de su pie derecho, sobre la sangre de la víctima de reparación.
18 Y el aceite que quede en la mano del sacerdote, lo echará sobre la cabeza del que se purifica haciendo en esta forma la expiación por él ante Yavé.
19 El sacerdote ofrecerá el sacrificio por el pecado y hará su reparación por el que se purifica de su impureza; después inmolará el holocausto,
20 y ofrecerá sobre el altar el holocausto y la oblación. De esta manera el sacerdote hará la súplica por él y quedará limpio.
21 Si el leproso es demasiado pobre para pagar todo eso, tomará un solo cordero como sacrificio de reparación, como ofrenda mecida para hacer reparación por él, y además como oblación una décima de flor de harina amasada con aceite, un cuartillo de aceite
22 y dos tórtolas o dos pichones, según sus recursos, uno como sacrificio por el pecado y otro como holocausto.
23 Al octavo día, los llevará al sacerdote, a la entrada de la Tienda de las Citas, para su purificación delante de Yavé.
24 El sacerdote tomará el cordero del sacrificio por el delito y el cuartillo de aceite, y los mecerá como ofrenda ante Yavé.
25 Después de haber sacrificado el cordero del sacrificio por el delito, el sacerdote tomará sangre de la víctima de reparación y mojará el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica y el pulgar de su mano derecha y el de su pie derecho.
26 Luego derramará parte del aceite sobre la palma de su mano izquierda;
27 con un dedo de su mano derecha hará ante Yavé siete aspersiones con el aceite que tiene en la palma de la mano izquierda;
28 untará con el aceite que tiene en su mano el lóbulo de la oreja derecha del que se purifica, el pulgar de su mano derecha y el del pie derecho, en el lugar donde puso la sangre de la víctima por el delito.
29 Derramará el resto del aceite que le quede en la mano sobre la cabeza del que se purifica, haciendo reparación por él ante Yavé.
30 Luego sacrificará una de las tórtolas o pichones,
31 según los recursos del que ofrece, uno como sacrificio del pecado y otro como holocausto, además de la oblación. De este modo el sacerdote hará la expiación ante Yavé por aquel que se purifica.
32 Esta es la ley de purificación para el leproso de escasos recursos.»
La «lepra» de las casas
33 Yavé habló a Moisés y a Aarón y les dijo:
34 «Cuando hayan entrado en la tierra de Canaán que yo les daré en posesión, si yo castigo con la lepra alguna de las casas de la tierra que van a poseer,
35 el propietario de la casa irá a avisarle al sacerdote diciendo: «He visto en mi casa algo que parece lepra.»
36 Antes de ir para examinar esa plaga, el sacerdote ordenará que desocupen la casa, no sea que lo que hay en ella pase a ser impuro. Después irá a examinar la casa.
37 Si ve que la llaga está en las paredes de la casa en forma de cavidades verdosas y rojizas que parecen hundidas en la pared,
38 el sacerdote saldrá a la puerta de la casa y la cerrará durante siete días.
39 Volverá al día séptimo y si comprueba que la mancha se ha extendido por las paredes,
40 mandará arrancar las piedras manchadas y arrojarlas fuera de la ciudad en un lugar impuro.
41 Hará raspar todo el interior de la casa, y echará fuera de la ciudad, en un lugar impuro, el polvo que hayan quitado.
42 Luego tomarán piedras y las colocarán en el lugar de las primeras, y también mezcla nueva para revocar la casa.
43 Si la mancha vuelve a extenderse por la casa después de haber arrancado las piedras y de haberlas raspado y revocado,
44 el sacerdote entrará de nuevo; y si comprueba que la mancha se ha extendido por la casa, hay un caso de lepra maligna en la casa y está impura.
45 En este caso se derribará la casa. Sus piedras, sus maderas y todo el material de la casa serán sacados fuera de la ciudad a un lugar impuro.
46 Quien entre en esa casa durante el tiempo que esté clausurada quedará impuro hasta la tarde.
47 El que duerma en ella habrá de lavar sus ves tidos, como también el que coma en ella.
48 Pero si el sacerdote comprueba al entrar que, después de revocada la casa, la mancha no se ha extendido por ella, la declarará pura, pues ha sanado del mal.
49 Entonces ofrecerá por la casa un sacrificio por el pecado; tomará dos pájaros, madera de cedro, escarlata e hisopo;
50 sacrificará uno de los pájaros sobre una vasija de barro con agua fresca,
51 y tomando la madera de cedro, el hisopo y escarlata, con el pájaro vivo, los mojará en la sangre del pájaro sacrificado y en el agua fresca; luego rociará la casa siete veces.
52 Así hará la expiación por la casa con la sangre del pájaro, el agua fresca, el pájaro vivo, la madera de cedro, el hisopo y la escarlata.
53 Luego soltará el pájaro vivo fuera de la ciudad, en el campo. De este modo hará reparación por la casa, la cual quedará pura.
54 Esta es la ley para todo tipo de lepra o tiña,
55 para la lepra del vestido y de la ca sa,
56 para los tumores, erupciones y manchas.
57 Con esto se sabrá cuándo uno es puro o impuro. Esta es la ley de la lepra.»
Levítico (Lev) Capítulo 15
«Impurezas» sexuales
1 Yavé habló a Moisés y a Aarón para decirles:
2 «Hablen a los hijos de Israel y díganles: Cualquier persona que padezca un derrame es impura por este derrame.
3 Y ésta es la ley de la impureza por algún derrame: sea que su cuerpo deje destilar el derrame o lo retenga, es impuro.
4 Toda cama en que duerma el que padece derrame será impura.
5 Quien toque esta cama deberá lavar sus vestidos y luego bañarse, y quedará impuro hasta la tarde.
6 Quien se siente en un mueble donde se haya sentado cualquiera que padezca derrame, deberá lavar sus vestidos y luego bañarse en agua, y será impuro hasta la tarde.
7 Quien toque el cuerpo del que padece derrame lavará sus vestidos, se bañará y será impuro hasta la tarde.
8 Si el que tiene derrame escupe sobre un hombre puro, éste deberá lavar sus vestidos y luego bañarse, y quedará impuro hasta la tarde.
9 Todo aparejo sobre el que haya montado el que padece derrame será impuro.
10 Si otra persona toca un objeto que ha estado debajo de él, quedará impura hasta la tarde; si lleva este objeto, tendrá que lavar sus vestidos y luego bañarse y será impura hasta la tarde.
11 Todo aquel a quien toque el que padece derrame, si no se lava las manos, deberá lavar sus vestidos y luego bañarse, y quedará impuro hasta la tarde.
12 Toda vasija de barro tocada por el que padece derrame será rota y todo utensilio de madera será lavado en agua.
13 Para ser purificada de su derrame, esta persona deberá contar siete días; después lavará sus vestidos, se bañará en agua fresca y quedará pura.
14 Al octavo día tomará dos tórtolas o dos pichones y se presentará ante Yavé a la entrada de la Tienda de las Citas para entregarlos al sacerdote.
15 Este los ofrecerá, uno como sacrificio por el pecado, el otro como holocausto; así el sacerdote hará la expiación ante Yavé por esa persona y por su derrame.
16 El hombre que tenga derrame seminal lavará con agua todo su cuerpo y quedará impuro hasta la tarde.
17 Toda ropa y todo cuerpo sobre los cuales se haya derramado el semen serán lavados con agua y quedarán impuros hasta la tarde.
18 Cuando una mujer ha tenido relaciones sexuales con un hombre, ambos deben lavarse con agua y quedan impuros hasta la tarde.
19 La mujer que ha tenido sus reglas será impura por espacio de siete días, por ser un derrame de sangre de su cuerpo. Quien la toque será impuro hasta la tarde.
20 Todo aquello en que se acueste durante su impureza quedará impuro, lo mismo que todo aquello sobre lo que se siente.
21 Quien toque su cama deberá lavar sus vestidos y luego bañarse, y permanecerá impuro hasta la tarde.
22 Quien toque un asiento sobre el que se ha sentado deberá lavar sus vestidos y luego bañarse, y quedará impuro hasta la tarde.
23 Quien toque algo que se puso sobre el lecho o sobre el mueble donde ella se ha sentado quedará impuro hasta la tarde.
24 Si un hombre se acuesta con ella a pesar de su impureza, comparte su impureza y queda impuro siete días; toda cama en que él se acueste será impura.
25 Si una mujer tiene derrame de sangre durante muchos días, fuera del tiempo de sus reglas, o si éstas se prolongan, quedará impura durante todo este tiempo, como en los días del derrame menstrual.
26 Toda cama en que se acueste mientras dure su derrame será impura, como la cama en la que estuvo en tiempo de sus reglas, y cualquier mueble sobre el que se siente quedará impuro igual.
27 Quien los toque quedará impuro; deberá lavar sus vestidos y bañarse, y quedará impuro hasta la tarde.
28 Una vez que sane de su derrame, contará siete días, quedando después pura.
29 Al octavo día tomará para sí dos tór tolas o dos pichones y los presentará al sacerdote a la entrada de la Tienda de las Citas.
30 Este los ofrecerá, uno como sa crificio por el pecado y el otro como holocausto, y hará la expiación por ella an te Yavé, por el derrame que la hacía impura.
31 Ustedes pondrán sobre aviso a los hijos de Israel respecto de sus impurezas, no sea que mueran debido a ellas, en el caso de que contaminen mi Morada, que está en medio de ellos.
32 Esta es la ley referente al hombre que padece derrame o que es impuro debido a un derrame seminal,
33 a la mujer que ha tenido su derrame menstrual, a aquel que padece de derrame, sea varón o mujer, y a aquel que se acueste con una mujer en período de impureza.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 15
15,1

Las impurezas sexuales de las que aquí se habla no deben confundirse con las faltas contra la moral sexual mencionadas en los capítulos 18-19. Se prosigue aquí con reglas relativas a la pureza exterior que permiten participar en el culto. No está de más decir que esas reglas y purificaciones favorecían el cuidado del estado corporal y las precauciones higiénicas.
Levítico (Lev) Capítulo 16
El gran día del perdón
1 Yavé habló a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, los que murieron al acercarse a Yavé.
2 Le dijo: «Di a tu hermano Aarón que no entre en cualquier tiempo en el Santuario que está detrás del velo, ni se presente ante el lugar del Perdón que está encima del Arca, no sea que muera, pues es allí donde yo me manifiesto en medio de la nube, encima del Lugar del Perdón.
3 Para que pueda entrar en el Santuario, Aarón deberá procurarse un novillo para el sacrificio por el pecado y un carnero para el holocausto.
4 Se vestirá la túnica sagrada de lino, se cubrirá con calzones de lino, se ceñirá una faja de lino y se pondrá un turbante de lino. Estas son las vestiduras sagradas que vestirá después de haberse lavado con agua.
5 Recibirá de la comunidad de los hijos de Israel dos machos cabríos para el sacrificio por el pecado y un carnero para el holocausto.
6 Al ofrecer su novillo por el pecado, hará la expiación por sí mismo y por los de su familia.
7 Luego tomará los dos machos cabríos y los presentará ante Yavé a la entrada de la Tienda de las Citas.
8 Aarón echará suertes sobre los dos machos cabríos, uno para Yavé y otro para Azazel.
9 Presentará el macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte para Yavé y lo ofrecerá como sacrificio por el pecado.
10 El macho cabrío sobre el cual haya caído la suerte para Azazel, será llevado vivo delante de Yavé, harán sobre él el rito de expiación y depués lo mandarán al desierto, a Azazel.
11 Aarón presentará el novillo que trajo para el sacrificio por el pecado, haciendo la expiación por sí mismo y por los de su casa. Luego lo sacrificará.
12 Tomará del altar que está ante Yavé un incensario lleno de brasas y dos puñados de incienso aromático en polvo
13 y lo llevará todo detrás del velo. Pondrá el incienso sobre el fuego delante de Yavé de manera que la nube del incienso envuelva el Lugar del Perdón que está encima del Arca, no sea que muera.
14 Luego, tomando la sangre del novillo, rociará con su dedo la parte delantera del Lugar del Perdón. Hará siete aspersiones de sangre con su dedo delante del lugar del Perdón.
15 Después sacrificará el macho cabrío que fue reservado para el sacrificio por el pecado del pueblo, y llevará su sangre detrás del velo. Haciendo con su sangre lo mismo que hizo con la sangre del novillo, rociará el Lugar del Perdón en su parte anterior.
16 Así hará la expiación por el Santuario, debido a las impurezas de los hijos de Israel, a sus faltas y a todos sus pecados. Así hará por la Tienda de las Citas, que mora con ellos en medio de sus impurezas.
17 No habrá nadie en la Tienda de las Citas cuando Aarón entre en el Santuario para hacer la expiación, hasta que salga. Después de hacer la expiación por sí, por los de su familia y por toda la comunidad de Israel,
18 saldrá hacia el altar que está ante Yavé y hará sobre él la expiación. Tomará sangre del novillo y del macho cabrío que esparcirá en su derredor después de untar los cuernos del altar.
19 Hará con su dedo siete aspersiones de sangre sobre el altar, y así lo purificará de las impurezas de los hijos de Israel y lo santificará.
20 Acabada la expiación del Santuario, de la Tienda de las Citas y del altar, Aarón presentará el macho cabrío vivo.
21 Im poniendo ambas manos sobre la cabeza del macho cabrío vivo, hará confesión sobre él de todos los pecados de los hijos de Israel, tanto de sus maldades como de sus faltas. Y después de cargarlas sobre la cabeza del macho cabrío, lo enviará al desierto por medio de un ayudante.
22 Así el macho cabrío llevará sobre sí todas las maldades de ellos hacia un lugar árido, y el que lo lleve lo soltará en el desierto.
23 Luego entrará Aarón en la Tienda de las Citas y, despojándose de las vestiduras de lino con que se había vestido al entrar en el Santuario, las dejará allí.
24 Entonces lavará su cuerpo con agua en un lugar sagrado y se pondrá sus vestiduras. Y saldrá para ofrecer su holocausto y el holocausto del pueblo; luego hará la expiación por sí mismo y por el pueblo
25 y quemará sobre el altar el sebo de la víctima por el pecado.
26 El hombre encargado de soltar el macho cabrío para Azazel se bañará y lavará sus vestidos en agua; después volverá al campamento.
27 En cuanto al novillo del sacrificio por el pecado y el macho cabrío inmolado por el pecado, cuya sangre fue introducida en el Santuario para hacer la expiación, serán sacados fuera del campamento y quemarán con fuego sus pieles, su carne y sus excrementos.
28 El que los queme deberá lavar sus vestidos y bañarse; entonces volverá al campamento.
29 Este será para ustedes un rito perpetuo. En el mes séptimo, el día décimo, ustedes ayunarán y no harán trabajo alguno, tanto el israelita como el forastero que viva con ustedes.
30 En este día se hará expiación por ustedes; así serán purificados y quedarán limpios de todos sus pecados ante Yavé.
31 Será para ustedes un Gran sábado en el que ayunarán. Esta es una ley perpetua.
32 El sacerdote al que hayan ungido y consagrado para ser sacerdote en lugar de su padre, hará la expiación. Se vestirá con las vestiduras de lino, las vestiduras sagradas, y hará el rito de expiación por el Santuario Sagrado, por la Tienda de las Citas y el altar.
33 Lo hará también por los sacerdotes y por toda la comunidad del pueblo. 34 Esta será para ustedes una ley perpetua. Una vez al año harán el rito de expiación por todos los pecados de los Israelitas.»
34 Y lo hicieron como Yavé había mandado a Moisés.

**
Comentarios Levítico, capítulo 16
16,1

La conciencia del pecado se había desarrollado; ciertamente existían medios para purificarse o reparar las faltas cometidas, pero el pueblo sentía la necesidad de una reconciliación pública y oficial.

Esta ansia de perdón se manifiesta en el Evangelio con ocasión de la predicación de Juan Bautista. El perdón de los pecados fue concedido por Jesús a su Iglesia como un efecto de su resurrección: somos reconciliados con Dios por el hecho de que nos ha sido comunicado el Espíritu.

Eso no obstante, aunque la experiencia cristiana del perdón de Dios es algo totalmente nuevo que marca profundamente a la persona, no hay que subestimar la reconciliación que Dios concedía entonces conforme a su promesa. La fiesta de la Expiación, en hebreo el Yom Kippur, adquirió una importancia mucho más grande a partir del siglo cuarto ( en Ne 8 no se menciona). El ritual combinaba un rito antiguo, el de los dos chivos, en el que uno de ellos era enviado al desierto (como se hacía con los dos pajaros en Lev 14,5) y un rito más reciente, muy semejante a los demás sacrificios por el pecado (vv.6,11-19).
Levítico (Lev) Capítulo 17
LEY DE LA SANTIDAD
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Habla a Aarón y a sus hijos y a todos los hijos de Israel y diles: Esta es la orden que ha dado Yavé:
3 Cualquier hombre del pueblo de Israel que sacrifique un ternero, una oveja o una cabra dentro del campamento o fuera del mismo,
4 y no lo lleve a la entrada de la Tienda de las Citas para presentarlo como ofrenda a Yavé ante su Morada, será considerado como reo de sangre. Y por haber derramado sangre, será borrado de su pueblo.
5 Los hijos de Israel no sacrificarán más sus víctimas en el campo, sino que las traerán al sacerdote, a la entrada de la Tienda de las Citas. Allí las ofrecerán a Yavé como sacrificios de comunión.
6 El sacerdote derramará la sangre sobre el altar de Yavé a la entrada de la Tienda de las Citas y quemará las grasas como calmante olor para Yavé.
7 De este modo ellos ya no seguirán ofreciendo sacrificios a esos chivos a los que servían y tras los cuales se prostituían.
7 Este será un decreto perpetuo para ellos, de generación en generación.
8 Y les dirás también: Si un israelita o uno de los forasteros que viven en medio de ustedes ofrece un holocausto u otro sacrificio,
9 y no lo lleva a la entrada de la Tienda de las Citas para ofrecerlo a Yavé, ése será borrado de entre los suyos.
No comerán sangre
10 Si un hombre de Israel o de los forasteros que viven en medio de ustedes come cualquier clase de sangre, aborreceré a esta persona que come sangre y la exterminaré.
11 Porque el alma de todo ser viviente está en su sangre, y yo les di la sangre para que la lleven al altar para el rescate de sus almas, pues esta sangre paga la deuda del alma.
12 Por eso he dicho a los hijos de Israel: “Ninguno de ustedes comerá sangre, ni tampoco el forastero que viva entre ustedes.”
13 Si un hombre de Israel, o alguno de los extranjeros que viven en medio de ustedes, caza un animal o ave que está permitido comer, derramará su sangre y la cubrirá con tierra.
14 Porque la sangre de todo ser viviente es su misma alma. Por eso mandé a los hijos de Israel: “No comerán la sangre de ningún animal, pues la sangre es su alma misma.” Quien la coma será eliminado.
15 Toda persona nacida en el país, o todo forastero que haya comido carne de animal muerto o destrozado deberá lavar sus vestidos y bañarse en agua, y quedará impuro hasta la tarde; después será puro.
16 Si no los lava ni se baña, cargará con su falta.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 17
17,1

Siguen a continuación dos leyes cuyas motivaciones son muy distintas y cuyo único punto en común es que tienen que ver con los animales que se matan para comerlos.

El Deuteronomio, anterior a este libro, distinguía entre el hecho de matar para comer, lo que se permitía en todos los lugares, y el de matar a un animal para ofrecerlo, que sólo estaba permitido hacerlo en el templo de Jerusalén (Dt 12,4 y 12,15). El texto sin embargo recalca que el permiso para matar a un animal a fin de consumir su carne era una concesión por ser el país demasiado extenso.

El Levítico retira esa concesión pues Israel ahora está reducido solamente a la provincia judía y no toda, y además el acceso a Jerusalén resulta más fácil. Se reafirma pues, con más fuerza que en el pasado, que el Templo es el único lugar donde se puede derramar sangre. Sin embargo la expresión “en el campamento o fuera de él” (17,3) debe entenderse “en la ciudad santa o fuera de la ciudad santa”, lo que deja la puerta abierta para concesiones.
17,10

La mayoría de los pueblos primitivos creían que la vida radicaba en la sangre, y los hebreos también. Por eso la sangre era sagrada y solamente podía ser ofrecida a Dios (Gén 9,5). Si no se sacrifica en el altar, debe ser derramada al suelo, pero no se puede comer. Nosotros dudaríamos en quebrantar esta ley si en el primer concilio de Jerusalén (He 15) los apóstoles y la Iglesia primitiva no hubieran liberado de la Ley a los cristianos. Tal era la repulsa que los judíos sentían hacia la sangre, que durante algunos años los cristianos provenientes de otras naciones tuvieron que respetar esta ley en las Iglesias de origen judío (He 21,25).
17,13

La obligación es la misma para los israelitas y para los no judíos que viven en su tierra: la impureza de los que no eran judíos obligaba a los judíos a no entrar bajo su techo si querían permanecer puros (Lc 7,6).
Levítico (Lev) Capítulo 18
La «ley de la santidad»
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Habla a los hijos de Israel; les dirás: Yo soy Yavé, tu Dios.
3 No hagan lo que se hace en la tierra de Egipto, donde ustedes han vivido, ni hagan lo que se hace en la tierra de Canaán, hacia donde los llevo. Ustedes no seguirán sus tradiciones.
4 Son mis decisiones las que seguirán, y mis tradiciones las que guardarán, viviendo de acuerdo a ellas, pues Yo soy Yavé.
5 Guarden mis tradiciones y mis decisiones, pues el que las cumpla vivirá gracias a ellas: ¡Yo soy Yavé!
6 Ninguno de ustedes se acercará a una pariente directa para tener relaciones con ella: ¡Yo soy Yavé!
7 No tendrás relaciones con tu padre ni con tu madre. ¡Piensa que es tu madre!: no tendrás relaciones con ella.
8 No tendrás relaciones con la mujer de tu padre. ¡Respeta a tu padre! No tengas relaciones con ella.
9 No tendrás relaciones con tu hermana, hija de tu padre o de tu madre, nacida en casa o fuera de ella.
10 No tendrás relaciones con las hijas de tu hijo o de tu hija, pues son de tu misma sangre.
11 No tendrás relaciones con tu hermana, hija de tu padre aunque de otra madre. Respeta a tu hermana: no tendrás relaciones con ella.
12 No tendrás relaciones con la hermana de tu padre: respeta en ella a tu padre.
13 No tendrás relaciones con la hermana de tu madre: respeta en ella a tu madre.
14 Respeta al hermano de tu padre, y no tengas relaciones con su mujer, pues es tu tía.
15 No tendrás relaciones con la mu jer de tu hijo. Respeta a tu propio hijo y no tengas relaciones con ella.
16 No tendrás relaciones con la mujer de tu hermano: respeta a tu hermano.
17 No tendrás relaciones con una mujer y su hija, y tampoco tomarás a su nieta, porque son de la misma angre: sería una abominación.
18 Teniendo ya mujer, no tomarás a su hermana para ponerla celosa, teniendo relaciones con su hermana mientras viva ella.
19 No tendrás relaciones con una mujer durante el período de sus reglas.
20 No te acostarás con la mujer de tu prójimo, pues es una maldad.
21 No entregarás a tu hijo, quemándolo según el rito de Moloc, pues sería deshonrar el nombre de tu Dios. ¡Yo soy Yavé!
22 No te acostarás con un hombre como se hace con una mujer: esto es una cosa abominable.
23 No te acostarás con un animal: la mancha te quedaría. Tampoco la mujer se dejará cubrir por un animal: esto es una cosa abominable.
24 No se manchen haciendo estas cosas, pues así es como se han manchado las naciones que yo desalojé ante ustedes.
25 El país estaba manchado, por lo que yo intervine; y la tierra echó fuera a sus habitantes.
26 Ustedes guarden mis leyes y mis normas y no cometan ninguna de estas abominaciones ni tampoco los forasteros que vivan entre ustedes.
27 No cometan estos mismos pecados para que la tierra no los arroje fuera,
28 del mismo modo que vomitó a las naciones anteriores a ustedes que cometieron todos estos pecados.
29 Cualquiera que cometa estas abominaciones, todas esas personas serán eliminadas de su pueblo.
30 Observen, pues, mis normas, y no practiquen ninguna de las costumbres horribles que se practicaron antes de ustedes; no se manchen con ellas, pues Yo soy Yavé, Dios de ustedes.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 18
18,1

En este capítulo se precisan las leyes sobre la moral sexual. La Iglesia nunca ha renegado de ellas, salvo la prescripción de 18,19 que es producto de una inserción no tratada como las demás, y que ha sido equiparada a las otras leyes relativas a lo puro y lo impuro.

En este siglo de gran licencia sexual muchos hablarán de tabúes: demuestran que no han entendido que sólo la disciplina sexual permite entrar sin ambages en el Evangelio. En cambio salta a la vista la miseria de una sociedad que parece ignorar tanto el ascesis personal como el amor verdadero, y a modo de ejemplo, que ha sido incapaz de poner atajo a tragedias como el sida, cuando para eliminarlo bastaría con una sana disciplina sexual.
18,27

No sea que la tierra los arroje fuera. En la tierra de las Promesas los israelitas tienen que vivir según las leyes de Yavé. Y si no las observan serán desterrados. El Deuteronomio en especial recordará que la permanencia en la tierra prometida es inseparable de la fidelidad a la alianza (Dt 8).
Levítico (Lev) Capítulo 19
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Habla a toda la comunidad de los hijos de Israel y diles: Sean santos, porque yo, Yavé, Dios de ustedes, soy Santo.
3 Todos ustedes respetarán a su padre y a su madre y guardarán mis sábados. ¡Yo soy Yavé, su Dios!
4 No se vuelvan hacia los ídolos ni se hagan dioses de metal fundido. ¡Yo soy Yavé, Dios de ustedes!
5 Cuando sacrifiquen a Yavé un sacrificio de comunión, háganlo de manera que le sea grato.
6 Ustedes comerán de la víctima el mismo día en que la inmolen y al día siguiente, y lo que sobre hasta el tercer día será quemado.
7 Es una cosa muy fea comerla el día tercero: la víctima deja de ser grata.
8 El que la coma cargará con su pecado por haber profanado la santidad de Yavé. Esta persona será borrada de entre los suyos.»
Humanidad de la vida diaria
9 «Cuando sea tiempo de cosechar, no siegues hasta la misma orilla del campo, ni recojas las espigas caídas.
10 Tampoco rebusques en tus viñas, ni recojas de tus huertos las frutas caídas. Las dejarás al pobre y al forastero: ¡Yo soy Yavé, tu Dios!
11 No hurtarán, no mentirán, ni se engañarán mutuamente.
12 No jurarán en falso por mi Nombre porque esto sería deshonrar el nombre de tu Dios. ¡Yo soy Yavé!
13 No oprimirás ni despojarás a tu prójimo. No retendrás el salario del jornalero hasta el día siguiente.
14 No gritarás maldiciones al sordo, ni pondrás obstáculos al ciego, sino que temerás a tu Dios. ¡Yo soy Yavé!
15 No dictarás sentencias injustas. No harás favores al pobre, no te inclinarás ante el rico, sino que juzgarás con justicia a tu prójimo.
16 No calumniarás a los de tu pueblo; tratándose de tu prójimo, no pedirás la pena capital.
17 No odies en tu corazón a tu hermano; pero corrígelo, no sea que te hagas cómplice de sus faltas.
18 No te vengarás ni guardarás rencor contra tus paisanos, sino que más bien amarás a tu prójimo como a ti mismo, pues Yo soy Yavé.
19 Guarden mis tradiciones. No aparearás en tu ganado dos bestias de diferente especie; no sembrarás tu campo con dos clases distintas de grano; no usarás ropa tejida con hilos de dos clases.
20 Si un hombre tiene relaciones con una esclava ya entregada a otro, sin que haya sido rescatada ni liberada, serán castigados los dos, pero no con pena de muerte, pues ella no era mujer libre.
21 El ofrecerá su sacrificio de reparación para Yavé a la entrada de la Tienda de las Citas; será un carnero de reparación.
22 Con este carnero el sacerdote hará reparación por él ante Yavé, por el pecado que cometió, y se le perdonará el pecado.
23 Cuando entren en el país y planten toda clase de árboles frutales, consideren impuros sus frutos por tres años; durante este período no se podrán comer.
24 Al cuarto año todos sus frutos serán consagrados a Yavé.
25 El quinto año podrán comer y almacenar los frutos para guardarlos. ¡Yo soy Yavé, Dios de ustedes!
26 No coman nada encima de la sangre. No practiquen la hechicería ni la astrología.
27 No rapen en redondo su cabeza ni corten los bordes de su barba.
28 No se hagan cortes en su cuerpo por los muertos; no lleven inscripciones o tatuajes en su cuerpo: ¡Yo soy Yavé!
29 No profanarás a tu hija, prostituyéndola, no sea que tu tierra se prostituya y se llene de depravación.
30 Guarden mis sábados y respeten mi Santuario: ¡Yo soy Yavé!
31 No se dirijan a los brujos ni a los que llaman a los espíritus; no los consulten no sea que con ellos se manchen: ¡Yo soy Yavé!
32 Ponte en pie ante un anciano y honra a las personas mayores; esto es temer a tu Dios: ¡Yo soy Yavé!
33 Cuando un forastero viva junto a ti, en tu tierra, no lo molestes.
34 Al forastero que viva con ustedes lo mirarán como a uno de ustedes y lo amarás como a ti mismo, pues ustedes también fueron forasteros en Egipto: ¡Yo soy Yavé, tu Dios!
35 No cometan injusticia en los juicios, ni en medidas de longitud, de peso o capacidad;
36 usen balanzas justas, peso, medida y sextuario justos: ¡Yo soy Yavé, el Dios de ustedes, que los saqué del país de Egipto!
37 Guarden todas mis normas y mis mandamientos. Ustedes los pondrán en práctica: ¡Yo soy Yavé!»

**
Comentarios Levítico, capítulo 19
19,9

Tal vez esta prescripción fuera heredada de los Cananeos y tuviera al principio una justificación de carácter sagrado. Pero aquí se convierte en atención a los pobres, quienes también tienen parte en los frutos de la tierra prometida. De lo mismo tal vez se trata en 19,23. La desaparición de tales prácticas, inadaptadas en el marco de las sociedades modernas, nos tornaría ciegos frente a Dios si no fuéramos capaces de recrear otras del mismo tipo.
19,16

Aquí se expresa en forma más general el mandamiento del amor al prójimo: amar, no gurdar rencor, ayudar al prójimo a que se corrija. Los judíos proponían esta regla a todos aquellos adoradores de Dios o prosélitos que querían acercarse a ellos. Se sabe sin embargo que hasta la venida de Jesús nadie quiso extender la noción de “prójimo” a los que no pertenecían de alguna manera a la comunidad judía. Y después de Cristo ninguno de los que se han quedado extraños a la irradiación cristiana ha querido o ha sido capaz de extenderla.
19,19

De nuevo encontramos creencias propias de aquel tiempo. La hibridación de especies (por ejemplo para producir mulos) o dos cosechas distintas en un mismo campo, era perturbar el orden de la naturaleza.
19,31

Ante preguntas sobre si la Biblia es contraria al espiritismo, con frecuencia se olvida algo esencial: la Biblia va dirigida a los que Dios ha elegido para ser su pueblo particular. Recurrir a los espíritus y a los hechiceros sería como olvidar que nuestra vida está ahora directamente bajo el control de Dios.
19,35

La honradez en todo es un modo de testimoniar que Israel fue sacado de Egipto y separado de las otras naciones por el Dios justo.
Levítico (Lev) Capítulo 20
Algunas leyes penales
1 Yavé habló a Moisés para decirle:
2 «Di a los hijos de Israel: Si un israelita o uno de los extranjeros que habitan en Israel sacrifica a alguno de sus hijos según el rito de Moloc morirá: la gente del pueblo lo apedreará.
3 Yo mismo volveré mi rostro contra ese hombre y lo eliminaré de su pueblo. Pues al sacrificar su descendencia para Moloc, contaminó mi Santuario y profanó mi santo Nombre.
4 Si la gente del pueblo cierra sus ojos respecto de ese hombre cuando entrega su descendencia para Moloc y no lo hace morir,
5 volveré yo mi rostro contra ese hombre y contra toda su familia y borraré de en medio de su pueblo a él y a todos los que se venden como él a Moloc.
6 Si alguno se dirige a los que consultan a los espíritus, o a los brujos para prostituirse con ellos, volveré mi rostro contra él y lo eliminaré de su pueblo.
7 Santifíquense, pues, y sean santos, porque yo soy Yavé, el Dios de ustedes.
8 Guarden mis preceptos y practíquenlos: ¡Yo soy Yavé, y a ustedes les hago santos!
9 Cualquiera que maldiga a su padre o a su madre morirá. El que maldice a su padre o a su madre, quiere su propia muerte.
10 Si alguno comete adulterio con una mujer casada, con la mujer de su prójimo, morirán los dos, el adúltero y la mujer adúltera.
11 El hombre que se acueste con la mujer de su padre ha descubierto la desnudez de su padre; los dos morirán, y serán responsables de su propia muerte.
12 Si un hombre se acuesta con su nuera, los dos morirán: han cometido una infamia y son responsables de su propia muerte.
13 Si un hombre se acuesta con un varón, como se acuesta con una mujer, ambos han cometido una infamia; los dos morirán y serán responsables de su muerte.
14 El hombre que tome a una mujer y a su madre comete una infamia. Se les quemará a él y a ellas para que no haya infamia entre ustedes.
15 Si un hombre tiene relación sexual con un animal, morirán él y el animal.
16 Y si una mujer la tiene con un animal, los dos morirán también. Son responsables de su propia muerte.
17 El hombre que tiene relaciones con su hermana, hija de su padre o de su madre y ve su desnudez y ella la de él, es una ignominia; serán exterminados en presencia de los hijos de su pueblo. Ha descubierto la desnudez de su hermana: cargará con su maldad.
18 Si un hombre se acuesta con una mujer durante su derrame menstrual y descubre su desnudez, ha descubierto, y ella también, la fuente de su sangre; ambos serán borrados de en medio de su pueblo.
19 No tendrás relaciones sexuales con la hermana de tu madre, ni con la de tu padre, porque son tu propia carne; de hacerlo, cargarás con tu maldad.
20 Si un hombre se acuesta con su tía, descubre la desnudez de su tío; de hacerlo, cargará con su pecado y morirá sin hijos.
21 Si un hombre toma la mujer de su hermano, comete una maldad: ha descubierto la desnudez de su hermano. Estos no tendrán hijos.
22 Guarden, pues, todas mis tradiciones y mandamientos y pónganlos en práctica. Así no los vomitará esa tierra a donde los estoy llevando para que vivan en ella.
23 No seguirán las costumbres de la gente que voy a arrojar delante de ustedes, pues a causa de esas mismas prácticas les tomé odio.
24 Por esto les he dicho a ustedes: Poseerán su tierra; y soy quien se la doy, de manera que sea de ustedes esa tierra que mana leche y miel: Yo soy Yavé, el Dios de ustedes, que los ha separado de entre los pueblos.
25 Distingan bien, pues, entre el animal puro y el impuro y entre ave pura e impura, y no se contaminen comiendo algún animal, o ave, o cualquier ser que se mueva en la tierra, que yo haya separado como impuro.
26 Sean santos para mí, porque yo soy Santo, yo Yavé, que los he separado de los demás pueblos para que sean míos.
27 Todo hombre o mujer que llame a los espíritus o practique hechicerías morirá. Los apedrearán y su sangre caerá sobre ellos.»

**
Comentarios Levítico, capítulo 20
20,1

En este capítulo se repite varias veces la expresión: “será eliminado de su pueblo”, y se entiende que Dios no le librará de las maldiciones de las que protege a su pueblo. En otros lugares se dice: “serán castigados de muerte”. No parece que haya que ver aquí un trato diferente para dos categorías distintas de pecados o de crímenes. En la mayoría de los ca sos queda abierto el camino para una condena a muerte, pero si el castigo no llega por la mano de los hombres, Dios sabrá castigar al culpable.
20,10

Agunos otros textos de la Biblia, como en Pro 5,9 y Sir 23,24, demuestran que el adulterio no siempre era castigado con la pena de muerte. Jesús no condenó esas leyes, pero invitó a no ponerlas por encima del respeto a la vida y a la dignidad de las personas (Lc 11,46; Jn 8,1-11).
20,23

Este texto expresa con un lenguaje diverso al nuestro un hecho de experiencia. Los israelitas veían cómo el respeto de la moral sexual y el sentido de la familia les permitían suplantar en muchos lugares, gracias a sus hijos mejor educados, a las poblaciones más antiguas que practicaban el liberalismo sexual.
Levítico (Lev) Capítulo 21
1 Yavé dijo a Moisés: «Habla a los sacerdotes, hijos de Aarón, y diles: Que ninguno de ustedes se haga impuro por un muerto
2 excepto por sus parientes más próximos, por su madre, su padre, sus hijos, sus hijas o sus hermanos.
3 También podrá contraer impureza por el duelo de una hermana que vivía con él y no tenía marido.
4 Siendo señor en medio de su pueblo, toda mancha suya profana su pueblo.
5 No raparán su cabeza ni rasurarán los lados de su barba, ni se harán cortes en su cuerpo.
6 Serán santos para su Dios y no profanarán su Nombre porque son ellos los que ofrecen los sacrificios por el fuego, alimento de su Dios; por esto han de ser santos.
7 No tomarán una mujer prostituta o deshonrada, ni tampoco una mujer despedida por su marido, porque el sacerdote está consagrado a Dios.
8 Al sacerdote lo tendrás por santo, pues él ofrece el pan de tu Dios; será santo para ti porque yo soy Santo, yo Yavé, que les santifico a ustedes.
9 Si se prostituye la hija de un sacerdote, se profana a sí misma y a su padre: será quemada viva.
10 El sacerdote que ha sido puesto más alto que sus hermanos, sobre cuya cabeza se ha derramado el óleo de unción, y que ha sido consagrado con la investidur de los ornamentos, en ningún caso tendrá su cabellera suelta ni rasgará sus vestidos.
11 No se hará impuro por haberse acercado a un muerto, aun por un padre o una madre.
12 No puede salir del Lugar Santo sin profanar el orden del Lugar Santo, porque el óleo que lo consagró a su Dios permanece sobre él como una diadema sobre su cabeza: ¡Yo soy Yavé!
13 El sumo sacerdote tomará mujer virgen. No tomará una viuda o una mujer despedida, o deshonrada o prostituta.
14 Solamente tomará una mujer virgen de su pueblo.
15 No profanará a su posteridad en medio de su pueblo, porque yo soy Yavé, que a él lo hago santo.»
16 Yavé dijo a Moisés:
17 «Habla a Aarón y dile: Ninguno de tu descendencia, ahora o en el futuro, que tenga una deformidad ofrecerá el alimento de su Dios.
18 Ningún varón que tenga un defecto presentará las ofrendas: ya sea ciego o cojo, desfigurado o desproporcionado,
19 o un hombre que tenga fracturado un pie o una mano,
20 o que sea jorobado, enano o bisojo, sarnoso y tiñoso, o con los testículos aplastados.
21 Ningún descendiente del sacerdote Aarón que tenga un defecto, se acercará para ofrecer a Yavé los sacrificios por el fuego.
21 El que tiene alguna deformidad no ofrecerá el alimento de su Dios;
22 eso sí, lo podrá comer y se alimentará de las cosas santas.
23 Pero, debido a su defecto corporal, no irá hasta el velo ni se acercará al altar; así no profanará mi santuario, porque yo soy Yavé, que a ellos los santifico.»
24 Y Moisés repitió todo esto a Aarón y a sus hijos y a todos los hijos de Israel.
Levítico (Lev) Capítulo 22
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Enseña a Aarón y a sus hijos cuándo se deben abstener de las cosas santas que los hijos de Israel me consagren, para que no profanen mi santo Nombre: ¡Yo soy Yavé!
3 Diles: Cualquier descendiente de ustedes en las generaciones venideras que, estando impuro, se acerque a las cosas sagradas que los hijos de Israel consagran a Yavé, ése será exterminado de mi presencia: ¡Yo soy Yavé!
4 Todo descendiente de Aarón que sea leproso, o padezca derrame, no comerá de las cosas sagradas hasta que se purifique. Si tocó un cadáver o si ha tenido un derrame seminal;
5 si tocó un reptil cualquiera o a un hombre que lo contamine, haciéndolo impuro,
6 en ese caso será impuro hasta la tarde y no comerá de las cosas santas hasta después de haber bañado su cuerpo en agua.
7 Pero, cuando se haya puesto el sol, será puro y podrá comer de las cosas santas porque son su alimento.
8 No comerán animal muerto o destrozado, pues con él se harían impuros: ¡Yo soy Yavé!
9 Ustedes guardarán estos preceptos míos, no sea que carguen con un pecado y mueran a consecuencia de esta profanación: ¡Yo soy Yavé, y a ustedes los hago santos!
10 Ningún extraño comerá de las cosas sagradas; el que viva en casa del sacerdote o que trabaje a su servicio, no comerá de las cosas sagradas.
11 Pero si un sacerdote adquiere un esclavo comprándolo, éste podrá comer de las cosas sagradas y también los que han nacido en su casa comerán de su alimento.
12 La hija de un sacerdote, si está casada con un extraño, no podrá comer de las cosas sagradas.
13 Pero, si queda viuda o es despedida por su esposo sin tener hijos y vuelve a la casa de su padre, podrá comer el pan de su padre, como cuando era joven. Pero ningún extraño comerá de él.
14 Quien sin darse cuenta coma algo sagrado, lo restituirá al sacerdote, añadiendo un quinto de más.
15 No profanen, pues, las cosas sagradas de los hijos de Israel, reservadas para Yavé,
16 porque al comerlas cargarían con un pecado: ¡Yo soy Yavé, que los santifica a ustedes!»
17 Yavé habló a Moisés y le dijo:
18 «Habla a Aarón y a sus hijos y a todos los hijos de Israel y diles: Cuando un israelita, o un forastero en Israel, presente una ofrenda en cumplimiento de un voto o como ofrenda voluntaria a Yavé,
19 la víctima sólo será aceptada si es macho, sin defecto, buey, oveja o cabra.
20 No ofrezcan nada defectuoso, pues no será aceptado.
21 Si alguien ofrece a Yavé ganado mayor o menor como sacrificio de comunión, sea en cumplimiento de un voto o como ofrenda voluntaria, el animal será aceptado si es sin mancha ni defecto.
22 Nunca ofrezcan a Yavé ni pongan en el altar como sacrificio por el fuego para Yavé, un animal ciego, quebrado, mutilado, con llagas o sarna.
23 Si es buey u oveja desproporcionado o enano, podrán presentarlo como ofrenda voluntaria, pero no será aceptado en cumplimiento de voto.
24 No ofrezcan a Yavé animal alguno que tenga los testículos aplastados, hundidos, cortados o arrancados. No harán esto en el país de ustedes,
25 ni tampoco recibirán de mano de extranjeros alguna de estas víctimas para ofrecerla como alimento del Dios de ustedes, porque dicha mutilación es un defecto, y con esto no será aceptada.»
26 Yavé dijo a Moisés:
27 «Cuando nazca un ternero, cordero o cabrito, quedará con su madre siete días; desde el día octavo será aceptado como ofrenda por el fuego para Yavé.
28 No degüellen en el mismo día una vaca o una oveja con su cría.
29 Cuando ofrezcan un sacrificio de acción de gracias a Yavé, háganlo de manera que le agrade.
30 Comerán la víctima en el mismo día y no dejarán nada para el día siguiente: ¡Yo soy Yavé!
31 Guarden mis mandamientos y pónganlos en práctica: ¡Yo soy Yavé!
32 No profanen mi santo Nombre, para que yo sea reconocido santo en medio de los hijos de Israel.
33 Yo soy Yavé, que los santifico a ustedes y que los hice salir de Egipto para ser su Dios, Yo, Yavé.»
Levítico (Lev) Capítulo 23
Las fiestas del año
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Habla a los hijos de Israel y diles: Estas son las fiestas de Yavé para las cuales se convocará una asamblea santa:
3 Habrá seis días trabajados, y el séptimo día será un Gran sábado con una asamblea santa: no se hará ningún trabajo. El sábado será para Yavé en todos los lugares donde vivan.
4 Luego están las fiestas de Yavé celebradas con una asamblea santa, que ustedes convocarán a su debido tiempo.
5 El día catorce del mes primero, al ano checer, es la Pascua de Yavé.
6 El quince del mismo mes es la fiesta de los ázimos en honor a Yavé: durante siete días comerán panes sin levadura.
7 El día primero convocarán una asamblea santa; no harán trabajo de trabajador.
8 Durante siete días seguidos ofrecerán a Yavé un sacrificio por el fuego; el séptimo día convocarán una asamblea santa, y no harán ningún trabajo de trabajador.»
Ofrenda de la primera gavilla
9 Yavé dijo a Moisés:
10 «Di a los israelitas: Cuando hayan entrado en la tierra que yo les doy, y ya hagan cosechas, llevarán al sacerdote la primera gavilla, o sea, las primicias de su cosecha;
11 y el sacerdote la mecerá ante Yavé para que a ustedes los bendiga. El gesto de me cerla se hará el día después del sába do.
12 El mismo día en que ofrezcan la gavilla, ustedes sacrificarán en honor de Yavé un cordero de un año, sin defecto, como víctima quemada para Yavé.
13 Junto con esto, ofrecerán dos décimas de flor de harina amasada con aceite, y como sacrificio de suave aroma para Yavé. Al mismo tiempo ofrecerán vino, unas dos botellas.
14 Ustedes no comerán pan ni granos, tostados o tiernos, hasta el día en que presenten la ofrenda a su Dios. Este será un rito perpetuo, de generación en generación dondequiera que vivan.
15 A partir del día que sigue al sábado en que habrán traído la gavilla para ser mecida ante Yavé, ustedes contarán siete semanas completas.
16 Al día siguiente del séptimo sábado serán cincuenta días y entonces ofrecerán una nueva ofrenda a Yavé.
17 Traerán de sus casas, para ofre cerlos, dos panes de dos décimas de flor de harina cocidos con levadura: éstas serán sus primicias para Yavé.
18 Junto con estos panes, ustedes ofrecerán siete corderos de un año, sin defecto, un novillo y dos carneros como víctimas quemadas para Yavé; añadirán la ofrenda y la libación correspondientes y será un sacrificio por el fuego de suave aroma para Yavé.
19 Sacrificarán también un macho cabrío en sacrificio por el pecado y dos corderos de un año en sacrificio de comunión.
20 El sacerdote los ofrecerá como ofrenda mecida ante Yavé junto con el pan de las primicias y los dos corderos; serán cosa consagrada a Yavé y pertenecerán al sacerdote.
21 Este mismo día convocarán una asamblea santa; no harán ningún trabajo de trabajador. Es ley perpetua para sus descendientes, dondequiera que habiten.
22 Cuando cosechen los productos de sus campos, no segarán hasta el límite de los campos ni recogerán las espigas perdidas, sino que las dejarán para el pobre y para el forastero: ¡Yo soy Yavé, el Dios de ustedes.»
23 Yavé habló a Moisés y le dijo:
24 «Habla a los hijos de Israel y diles: El día primero del séptimo mes será para ustedes un Gran Sábado, proclamado con sonar de trompeta, con una reunión sagrada.
25 No harán ningún trabajo de trabajador y ofrecerán a Yavé un sacrificio por el fuego.»
26 Yavé dijo a Moisés:
27 «El día décimo de este séptimo mes es el día del Perdón. Este día ustedes tendrán una reunión sagrada; ayunarán y ofrecerán a Yavé un sacrificio por el fuego.
28 No harán ningún trabajo porque ése es el día del Perdón, en que se hace la expiación por ustedes delante de Yavé.
29 Cualquier persona que no ayune este día será exterminada de en medio de los suyos.
30 Al que haga algún trabajo, yo lo exterminaré de en medio de su pueblo.
31 No harán, pues, trabajo alguno, es un decreto perpetuo, de generación en generación, dondequiera que habiten.
32 Este será para ustedes un Gran sábado, en el que harán penitencia. El día nueve del mes por la tarde y hasta la tarde del día siguiente observarán el sábado.»
33 Yavé habló a Moisés y le dijo:
34 «Habla a los hijos de Israel y diles: El día quince del séptimo mes ustedes celebrarán durante siete días la fiesta de las Chozas en honor de Yavé.
35 El día primero habrá reunión sagrada y no harán ningún trabajo de trabajador.
36 Durante siete días ustedes ofrecerán cada día a Yavé sacrificios por el fuego. El día octavo tendrán reunión sagrada y ofrecerán a Yavé sacrificios por el fuego. Ustedes tendrán una asamblea solemne y no harán ningún trabajo.
37 Estas son las solemnidades de Yavé en que ustedes convocarán a una reunión sagrada para ofrecer a Yavé sacrificios por el fuego, holocaustos y ofrendas, víctimas y libaciones, cada cosa en su día. Además están los sábados de Yavé;
38 además también todo lo que le regalan: lo prometido por voto y las oblaciones voluntarias.
39 El día quince del séptimo mes, cuando cosechen los productos de la tierra, ustedes celebrarán la Fiesta en honor a Yavé durante siete días. El primer día será un Gran sábado igual que el octavo.
40 El primer día tomarán frutos del árbol hermoso, ramos de palmera, de árboles frondosos y de sauces de río, y durante siete días se alegrarán en presencia de Yavé, el Dios de ustedes.
41 Esta es una ley para siempre, de generación en generación: en el séptimo mes ustedes lo celebrarán.
42 Durante siete días ustedes vivirán en chozas; todos los hijos de Israel vivirán en chozas,
43 para que los descendientes de ustedes sepan que yo hice vivir en chozas a los hijos de Israel cuando los saqué de la tierra de Egipto: ¡Yo soy Yavé, su Dios!»
44 Estas fueron las palabras de Moisés a los hijos de Israel respecto de las fiestas de Yavé.

**
Comentarios Levítico, capítulo 23
23,1

Se convoca a una asamblea para celebrar las fiestas de Yavé. Asamblea convocada es lo que significa la palabra “Iglesia”.
23,3

El día de descanso semanal (sabbat en hebreo significa “descanso”) es el primero de esos reencuentros sagrados.
23,4

Hay poca claridad en la enumeración de las fiestas anuales, que se encuentra también en Éx 23,14; 34,18; Dt 16,1. En primer lugar están las tres grandes fiestas de peregrinación:

– La Pascua, que inicia la semana de los Panes sin levadura, recuerda la salida de Egipto (9-14).

– La fiesta de las (siete) Semanas o Pentecostés (que significa día cincuenta); era la fiesta de la cosecha, que se convirtió en la fiesta de la Ley dada en el desierto (15-21).

– La fiesta de las Tiendas o de las Chozas, que recuerda los años en el desierto (33-44).

En cuanto a la fiesta anual del Perdón para los pecados del pueblo (26-32), antes de que se le atribuyera una fecha fija se celebró durante un tiempo junto con el Año Nuevo o durante la fiesta de las Tiendas .

Está también la ofrenda de los primeros frutos (23,9), que tal vez quería dejar en la sombra una fiesta cananea de la cosecha. La fiesta del primer día del séptimo mes que caía en la luna nueva de otoño, fecha muy importante en muchos países. La fiesta de la purificación del Templo, que se agregará en tiempos de los Macabeos (2Mac 15,36) poco antes de la fiesta del año nuevo o Rosh Hashanah.
23,23

La celebración de las fiestas rurales no era principalmete asunto de sacerdotes del templo sino que está vinculada con prácticas de convivencia en el terreno mismo de las faenas.
23,26

Ustedes ayunarán: el sentido del verbo hebreo es en realidad “humillarse”.
Levítico (Lev) Capítulo 24
1 Yavé habló a Moisés diciendo:
2 «Manda a los hijos de Israel que te traigan aceite puro de oliva molida, para el candelero, para mantener continuamente la luz encendida.
3 Aarón mantendrá la lámpara de la mañana hasta la tarde en presencia de Yavé, fuera de la cortina que está delante del Testimonio en la Tienda de las Citas: es una ley perpetua de generación en generación.
4 El colocará las lámparas sobre el candelabro puro que permanece ante Yavé.
5 Tomarás flor de harina y cocerás con ella doce tortas, dos décimas de harina para cada una.
6 Las colocarás en dos filas, seis en cada fila, sobre la mesa pura en presencia de Yavé.
7 Pondrás sobre cada fila incienso puro para que el pan sea un memorial, un sacrificio por el fuego para Yavé.
8 Cada sábado, de generación en generación, dispondrán esos panes ante Yavé de parte de los hijos de Israel, como signo de alianza perpetua.
9 Estos panes serán para Aarón y sus hijos, que los comerán en lugar sagrado. Y los tendrán por cosa muy santa entre todos los sacrificios por el fuego para Yavé. Es una ley para siempre.
La blasfemia, o sea, el insulto contra Dios
10 Un día, en el campamento, hubo un altercado entre un hombre de madre israelita y de padre egipcio, y un israelita.
11 El hijo de la israelita (ella se llamaba Selomit, hija de Dibrí, de la tribu de Gad) blasfemó y maldijo el nombre de Yavé, por lo que lo llevaron ante Moisés.
12 Y lo tuvieron preso hasta que Yavé dispusiera lo que había que hacer con él.
La ley del talión
13 Y Yavé dijo a Moisés: “Saca fuera del campamento al que blasfemó.
14 Todos los que lo oyeron pondrán las manos sobre su cabeza, y luego toda la comunidad lo apedreará.
15 Entonces dirás a los hijos de Israel: Cualquier persona que maldiga a su Dios cargará con su pecado;
16 el que blasfeme el nombre de Yavé será castigado de muerte: toda la comunidad lo apedreará. Sea israelita o extranjero, si blasfema el nombre de Yavé, morirá.
17 El que hiera de muerte a cualquier persona morirá.
18 El que hiera de muerte a un animal pagará con otro; vida por vida.
19 El que cause alguna lesión a su prójimo, como él hizo, así se le hará:
20 fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente; se hará la misma lesión que él ha causado al otro.
21 El que mate a un animal, dará otro por él, pero el que mate a una persona humana, morirá.
22 La ley será la misma para el forastero y para el nativo, porque yo soy Yavé, su Dios.»
23 Moisés, pues, habló a los hijos de Israel, que sacaron al blasfemo fuera del campamento y lo apedrearon. Lo hicieron tal como Yavé lo había mandado a Moisés.

**
Comentarios Levítico, capítulo 24
24,10

No hay que olvidar que Jesús fue condenado por blasfemo. Si se hubiera presentado sólo como el Mesías podía ser simplemente un mentiroso, pues no se ofendía el nombre de Dios, pero los jueces reconocieron que pretendía un rango y un origen divino.
24,17

Se dice a menudo sin matices que Jesús contrapuso el perdón a la ley del talión (Mt 5,38), y sería cierto en la medida en que la ley del talión se implanta en la cultura y en los espíritus promoviendo la venganza y eliminando el respeto y el amor hacia todos, incluidos los pecadores. Pero resulta muy valiosa sin embargo en el ejercicio de la justicia, pues exige a los jueces que no cedan a las presiones del culpable frente a una víctima que no tiene los mismos medios; ante todo pretende defender al débil.
Levítico (Lev) Capítulo 25
El año sabático y el jubileo
1 Yavé dijo a Moisés en el monte Sinaí:
2 «Di a los hijos de Israel: Cuando hayan entrado en el país que les voy a dar, la tierra tendrá su descanso el año séptimo en honor a Yavé.
3 Durante seis años sembrarás tu campo, podarás tu viña y cosecharás sus frutos,
4 pero el séptimo año será un sábado, un Gran sábado para la tierra, un descanso en honor de Yavé. No sembrarás tu campo ni podarás tu viña;
5 tampoco segarás los rebrotes de la última cosecha, ni vendimiarás los racimos de tu viña sin cultivar: será un año de Gran descanso para la tierra.
6 Lo que produzca naturalmente la tierra durante su descanso, servirá de comida a ti, a tu siervo y a tu sierva, a tu jornalero y al extranjero que vive junto a ti.
7 También tus animales comerán lo que produce naturalmente la tierra, igual que las bestias del campo.
8 Después de pasadas siete semanas de años, es decir, cuarenta y nueve años,
9 al llegar el día diez del séptimo mes, harás resonar el cuerno. Será entonces el día del Perdón, y harás resonar el cuerno en todo el país.
10 El año cincuenta será para ustedes un año santo, un año en que proclamarán una amnistía para todos los habitantes del país. Será para ustedes el jubileo. Los que habían tenido que empeñar su propiedad, la recobrarán. Los esclavos regresarán a su familia.
11 Este año cincuenta será para ustedes el jubileo. No sembrarán ni segarán los rebrotes, ni vendimiarán la viña sin cultivar,
12 pues es año jubilar. Será para ustedes un año santo en que comerán de lo que el campo produce por sí solo.
13 Este año jubilar, cada uno volverá a su propiedad.
14 Por eso, si venden o compran algo a su prójimo, no lo engañen:
15 Pagarás a tu prójimo de acuerdo al número de años transcurridos después del jubileo y, según el número de años de cosecha, él te fijará el precio de venta:
16 cuantos más años quedan, mayor será el precio; cuantos menos años queden, tanto menor será, porque lo que él vende es el número de cosechas.
17 Ninguno de ustedes dañe a su prójimo; antes bien, teme a tu Dios, pues yo soy Yavé tu Dios.
18 Si ponen mis leyes en práctica y observan mis mandamientos, vivirán seguros en esta tierra.
19 La tierra dará su fruto para que coman hasta saciarse; y vivirán seguros en ella.
20 Tal vez preguntes: “¿Qué comeremos el séptimo año, ya que no podremos sembrar ni cosechar?”
21 Piensa que yo les mandaré mi bendición en el sexto año, de modo que éste produzca para tres años.
22 Y cuando siembren en el año octavo, seguirán comiendo de la cosecha pasada, y la seguirán comiendo hasta que venga la cosecha del año noveno.
23 Las tierras no se venderán para siempre, porque la tierra es mía y ustedes están en mi tierra como forasteros y huéspedes.
24 Por tanto, en todo el territorio que ustedes ocupan, las tierras conservarán el derecho de rescate.
25 Si tu hermano pasa necesidad y se ve obligado a venderte su propiedad, su pariente más cercano podrá rescatar lo vendido por su pariente.
26 Si alguno no tiene quién le rescate su propiedad, pero tiene por sí solo recursos suficientes para rescatarla,
27 us tedes contarán los años pasados desde la venta y se dará al com prador la cantidad correspondiente al tiempo que falta; y volverá a su propiedad.
28 Si no halla lo suficiente para recuperarla, lo vendido quedará en poder del comprador hasta el año del jubileo; entonces la tierra quedará libre y volverá al que la vendió.
29 En cambio, el que venda una casa ubicada en una ciudad con murallas, tendrá un año para rescatarla a partir de su venta; su derecho de rescate no vale más que un tiempo.
30 De no ser rescatada dentro del año, una casa ubicada en una ciudad con murallas quedará para siempre para el comprador y sus descendientes: no se la quitarán en el jubileo.
31 Pero las casas de las aldeas sin murallas serán tratadas como los campos; hay derecho de rescate para ellas y en el año del ju bileo volverán al vendedor.
32 En cuanto a las ciudades de los levitas, éstos tendrán siempre derecho de rescate sobre las casas que posean en estas ciudades.
33 Aun cuando no se rescate una casa ubicada en una ciudad de los levitas, lo vendido quedará libre en el jubileo; porque las casas de las ciudades de los levitas son su propiedad en me dio de los hijos de Israel.
34 Tampoco pue den venderse los campos que rodean sus ciuda des, pues son su propiedad para siempre.
Cómo se debe ayudar al prójimo
35 Si tu hermano pasa necesidad y ves que no puede salir del apuro, ayúdalo, aunque sea forastero o huésped, para que pueda vivir junto a ti.
36 No tomarás de él interés ni usura; antes bien, teme a tu Dios y haz que tu hermano pueda vivir junto a ti.
37 No le prestarás dinero a interés; no le facilitarás víveres para después aprovecharte de él,
38 pues yo soy Yavé, el Dios de ustedes, que los saqué de la tierra de Egipto para darles la tierra de Canaán y ser su Dios.
39 Si tu prójimo se hace tu deudor y se vende a ti, no le impondrás trabajo de esclavo;
40 estará contigo como jornalero o como huésped y trabajará junto a ti hasta el año del jubileo.
41 Entonces saldrá de tu casa con sus hijos y volverá a su familia recobrando la propiedad de sus padres.
42 Porque todos son mis siervos, que yo saqué de la tierra de Egipto, y no deben ser vendidos como se vende un esclavo.
43 Así que no te pondrás duro con tu hermano, sino que temerás a tu Dios.
44 Si quieres adquirir esclavos y esclavas, los tomarás de las naciones vecinas: de allí comprarás esclavos y esclavas.
45 También podrán comprarlos entre los extranjeros que viven con ustedes y de sus familias que están entre ustedes, es decir, de los que hayan nacido entre ustedes. Esos pueden ser propiedad de ustedes,
46 y los dejarán en herencia a sus hijos después de ustedes como propiedad para siempre. Pero tratándose de tus hermanos israelitas, no actuarás en forma tiránica, sino que los tratarás como a tus hermanos.
47 Si el extranjero o el forastero que vive contigo adquiere bienes, y en cambio tu hermano se empobrece al lado de él y se vende al extranjero o al forastero, o al descendiente de la familia del extranjero,
48 después de haberse vendido le quedará el derecho de rescate; uno de sus hermanos podrá rescatarlo.
49 Lo rescatará su tío paterno, o el hijo de su tío, o algún otro pariente cercano suyo dentro de su familia, o, si le alcanzan sus recursos, él mismo podrá rescatarse.
50 Contará con su comprador los años desde que se vendió hasta el año del jubileo, y el precio se calculará en proporción de los años, valorando sus días de trabajo como los de un jornalero.
51 Si faltan todavía muchos, devolverá en proporción a ellos, tomando como base el precio de venta.
52 Si faltan pocos años para el jubileo, se le calculará en proporción a ellos.
53 Estará en casa de su patrón, año tras año, como quien trabaja a jornal. No permitas que se le trate con dureza ante tus ojos.
54 Si nadie lo rescata, quedará libre el año del jubileo, y sus hijos con él.
55 Porque es a mí a quien sirven los hijos de Israel, siervos míos son a quienes yo he sacado del país de Egipto. Yo soy Yavé, el Dios de ustedes.

**
Comentarios Levítico, capítulo 25
25,1

Tal vez el año sabático (o de descanso) procedía de costumbres antiguas y que los agricultores cananeos hubieran convertido en costumbre el descanso periódico de las tierras. La Biblia pretende que sea ante todo una liberación del ser humano, sometido a los ritmos de la producción e inquieto por el pan del mañana o del año que viene. Es la oportunidad para una reordenación social, salvaguardando el patrimonio inalienable de los pobres.

El año sabático se daba cada siete años. El Levítico ve en esta costumbre la oportunidad de demostrar su confianza en Dios, que no permitirá que su pueblo perezca de hambre. Si ese año caía en tiempos de miseria o después de una invasión, significaría un gran sacrificio observar dicha prescripción, pero Dios mismo promete ayudar a los que la observen con fe (23,30).
25,8

Los autores bíblicos estaban impresionados por el hecho de que el mal parecía afectar a toda la sociedad. Por más que se pretendiera asegurar a cada israelita una parcela en el territorio de su clan, siempre se repetía la situación del campesino insolvente que tenía que alienar su tierra o vender a sus hijos o venderse a sí mismo como esclavo de otro. Esto lo veían como una maldición en la misma tierra buena que Dios había reservado a su pueblo.

De aquí viene el origen del año del jubileo. Querían que el año cincuenta fuera el año en que se volviese al primer casillero: los que se habían enriquecido, ya sea de una manera honrada o por astucia, restablecieran el orden igualitario establecido por Dios. No debía haber esclavos en el pueblo de Dios, aunque esto pareciera una fatalidad en el resto del mundo.
25,10

La palabra “jubileo” no viene de júbilo, sino que ambas palabras provienen de yobelin, que era el cuerno con que se proclamaba dicho año santo. Todos los esclavos debían recobrar su libertad en ese año y los campos empeñados debían volver a sus propietarios de origen sin que mediase pago alguno.

Parece ser que el año jubilar se introdujo como un medio para hacer más efectiva la liberación antes prevista cada siete años (25,6), al realizarla con menor frecuencia.

El año jubilar era santo porque quería reconciliar a los israelitas entre sí y especialmente con Dios. Ese año santo celebrado por el pueblo entero mantenía viva la esperanza de un año santo a expensas de Dios, que será el tiempo de la salvación: véase en Is 61,2, texto que Jesús comentará en Lc 4,19.
25,23

Ustedes están en mi tierra como huéspedes. En los largos capítulos del Deuteronomio y de Josué que relatan la conquista y el reparto de la Tierra Santa, siempre se habla de herencia: es la herencia que Yavé da a las tribus de su pueblo. La tierra pues es de esas tribus; y al lado de la propiedad privada existen los terrenos pertenecientes a la comunidad, los cuales se reparten periódicamente.

Véase la nota: El año jubilar para el tercer mundo, p. 174.
25,29

El redactor de la ley había previsto sus limitaciones: en realidad sólo podía ser aplicada en un contexto rural. Pero entrando en el contexto del mundo urbano necesariamente hay que contar con la libertad de adquirir, construir e invertir. El problema, claro está, es infinitamente más complejo en el mundo actual.
25,35

Nótese esta precisación: sólo se trata de personas que no pueden atender sus necesidades ni las de su familia.
25,35

Se debe evitar a toda costa que el campesino que ha pedido un crédito para comprar las semillas tras un año difícil, se vea obligado a devolver el doble al año siguiente: esos créditos a interés eran el camino más corto hacia la esclavitud. Hace algunos siglos, en los comienzos del capitalismo y de las primeras empresas de comercio internacional, esas leyes paralizaron a quienes habrían querido meterse en el comercio, pero que no se atrevieron a pasar por alto esas leyes mantenidas por la Iglesia. Los que no eran cristianos sacaron una gran ventaja sobre quienes tenían tales escrúpulos.

Éste es un claro ejemplo de cuán necesario es colocar las leyes del Antiguo Testamento en su contexto y no aplicarlas al pie de la letra cuando los problemas son muy diferentes.
25,44

Una vez más se encuentra la barrera terrible que ni siquiera los sacerdotes o los profetas del Antiguo Testamento podían franquear. Jesús no murió en vano (Ef 2,14-17) y la oposición a la predicación de los apóstoles se centró especialmente en este punto: He 22,22; 1Tes 2,16.
Levítico (Lev) Capítulo 26
1 No se hagan ídolos, ni levanten estatuas o monumentos, ni coloquen en su tierra piedras grabadas para postrarse ante ellas, porque yo soy Yavé, el Dios de ustedes.
2 Ustedes guardarán mis sábados y respetarán mi santuario: ¡Yo soy Yavé!
Promesas de Dios
3 Si caminan según mis tradiciones y guardan mis normas poniéndolas en práctica,
4 les enviaré las lluvias a su tiempo para que la tierra dé sus productos y los árboles del campo sus frutos.
5 El tiempo de trilla alcanzará hasta la vendimia y la vendimia durará hasta la siembra; comerán su pan hasta saciarse y vivirán seguros en su tierra.
6 Yo estableceré la paz en su país y dormirán sin que nadie los moleste; haré desaparecer del país los animales feroces, y la espada no pasará por su tierra.
7 Perseguirán a sus enemigos, que caerán ante ustedes a filo de espada.
8 Cinco de ustedes perseguirán a cien de ellos, y cien de ustedes a diez mil de ellos: los enemigos caerán ante ustedes a filo de espada.
9 Yo me inclinaré hacia ustedes y mi alianza con ustedes cobrará pleno vigor; tendrán familias numerosas y llegarán a ser un gran pueblo;
10 todavía no habrán terminado de comer la cosecha añeja cuando tendrán que tirarla para dar cabida a la nueva.
11 Tendré mi Morada entre ustedes y ya no los miraré mal.
12 Me pasearé en medio de ustedes y seré Dios de ustedes mientras ustedes serán mi pueblo.
13 Pues yo soy Yavé, Dios de ustedes, que los saqué del país de Egipto para que no fueran más esclavos de ellos, y rompí el bastón de sus vigilantes para que salieran ustedes con la frente en alto.
Maldiciones
14 Pero si no me escuchan, si no cumplen todo eso;
15 si desprecian mis normas y rechazan mis leyes; si no hacen caso de todos mis mandamientos y rompen mi alianza,
16 entonces miren lo que haré yo con ustedes.
16 Mandaré sobre ustedes el terror, la peste y la fiebre; sus ojos se debilitarán y su salud irá en desmedro. Ustedes sem brarán en vano la semilla, pues se la come rán los enemigos.
17 Me volveré contra ustedes y serán derrotados ante el enemigo; ustedes no resistirán a sus adver sarios y huirán sin que nadie los per siga.
18 Si ni aun así me obedecen, les devolveré siete veces más por sus pecados.
19 Quebrantaré su orgullosa fuerza; haré que el cielo sea de hierro para ustedes y la tierra de bronce.
20 Sus esfuerzos se perderán, su tierra no dará sus productos ni los árboles darán sus frutos.
21 Y si siguen enfrentándose conmigo en vez de escucharme, les devolveré siete veces más por sus pecados.
22 Soltaré contra ustedes la fiera salvaje, que les devorará sus hijos, exterminará los ganados y los reducirá a unos pocos, de modo que nadie ya ande por los caminos de su país.
23 Si aun con esto no cambian su actitud respecto a mí y siguen desafiándome,
24 también yo me enfrentaré con ustedes y les devolveré yo mismo siete veces más por sus pecados;
25 traeré sobre ustedes la espada vengadora de mi alianza. Se refugiarán entonces en sus ciudades, pero yo enviaré la peste en medio de ustedes y serán entregados en manos del enemigo.
26 Yo les quitaré el pan, hasta el punto que diez mujeres cocerán todo su pan en un solo horno, y se lo darán tan medido que no se podrán saciar.
27 Si con esto no me obedecen y siguen haciéndome la contra,
28 yo me enfrentaré con ustedes con ira y les devolveré siete veces más por sus pecados:
29 ¡ustedes llegarán a comer la carne de sus hijos e hijas!
30 Destruiré sus santuarios altos, demoleré sus monumentos, amontonaré sus cadáveres sobre los cadáveres de sus sucios ídolos y les tendré asco.
31 Reduciré a escombros sus ciudades y devastaré sus santuarios, no me agradará más el perfume de sus sacrificios.
32 Yo devastaré la tierra de tal modo que sus mismos enemigos quedarán admirados y asombrados cuando vengan a ocuparla.
33 A ustedes los desparramaré entre las ciudades y naciones; y los perseguiré con la espada. Sus tierras serán arruinadas y quedarán desiertas sus ciudades.
34 Entonces la tierra gozará de sus descansos sabáticos durante todo el tiempo que sea arruinada, mientras estén ustedes en tierra de enemigos. La tierra descansará y gozará sus sábados;
35 y mientras esté abandonada, descansará por lo que no pudo descansar en sus sábados, cuando ustedes habitaban en ella.
36 A los que queden de ustedes les infundiré pánico en sus corazones en el país de sus enemigos; el ruido de una hoja que cae los hará huir como quien huye de la espada y caerán sin que nadie los persiga.
37 Se atropellarán unos a otros como delante de la espada, aunque nadie los persiga. No se podrán tener en pie ante el enemigo.
38 Perecerán en tierra de paganos y desaparecerán en el país de sus enemigos.
39 Los que de ustedes sobrevivan se pudrirán en país enemigo por causa de su maldad y por las maldades de sus padres unidas que se les pegaron.
40 Entonces confesarán su maldad y la de sus padres; reconocerán que me han traicionado y se han enfrentado conmigo,
41 y que yo también me enfrenté con ellos y los desterré al país de sus enemigos. ¡Ojalá que se humillen los corazones incircuncisos y acepten el castigo de su maldad!
42 Yo, entonces, me acordaré de mi alianza con Jacob y de mi alianza con Isaac y de mi alianza con Abraham. 42 Yo me acordaré y recordaré su país.
43 Así, pues, la tierra será abandonada por ellos para que goce sus descansos sabáticos mientras quede desolada y ellos estén lejos; ellos también pagarán su maldad, porque desecharon mis mandamientos y se cansaron de mis preceptos.
44 A pesar de todo, no los despreciaré cuando estén en tierra enemiga; no los aborreceré hasta su total exterminio ni anularé mi alianza con ellos, porque yo soy Yavé, su Dios.
45 Me acordaré en su favor de la alianza hecha con sus padres a quienes saqué de la tierra de Egipto ante los ojos de las naciones, para ser su Dios: ¡Yo soy Yavé!»
46 Estas son las normas, leyes e instrucciones que Yavé estableció entre El y los hijos de Israel en el monte Sinaí, por medio de Moisés.

**
Comentarios Levítico, capítulo 26
26,3

La Ley de Dios es ley de vida y cuando el hombre no le hace caso se arruina a sí mismo. Dios pide a su pueblo justicia, bondad, respeto de la vida; y puede exigirlo, pues los hechos se encargarán de justificar sus palabras: promete sin equivocarse tiempos de cosas buenas o de desastres.

Este capítulo opone paz y fecundidad por una parte, e inseguridad, derroche y división donde no se escucha a Dios por otra: así es como un pueblo puede llegar a comer la carne de sus propios hijos.

El final del presente capítulo, escrito durante el Destierro, describe la decadencia del pueblo judío que acaba de producirse en esos años. Esa ruina era “castigo de Dios” en algún sentido, y también era la consecuencia de sus faltas.
26,11

Como conclusión de las promesas de prosperidad, está aquí lo que es el meollo de la promesa: Tendré mi morada entre ustedes. Nadie hubiera podido imaginarse cómo Dios iba a realizarlo, y fue mejor así, porque es necesario haber recibido la fe en Cristo para com prender que esta presencia amorosa de Dios no excluye ni los sufrimientos ni el fracaso.
26,44

La elección de Israel por parte de Dios es una decisión que domina al tiempo. Aunque grandes pruebas vengan a sancionar sus infidelidades, seguirá siendo el instrumento de Dios en la historia. Historia sin embargo que será muy desconcertante, y para empezar Dios deberá actuar en forma muy diferente con los de su pueblo, entre los que acogieron a su Hijo y Mesías y los que quedaron ciegos a su respecto (Rm 9—10; 2Co 3,16 et 4,6).
Levítico (Lev) Capítulo 27
Algo referente a los votos
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Habla a los hijos de Israel y diles: Esta es la manera de valorar las personas que han sido consagradas a Yavé por voto.
3 Para un hombre de veinte a sesenta años, el valor será de cincuenta siclos de plata, según el siclo del santuario.
4 El valor de una mujer será de treinta siclos.
5 De los cinco a los veinte años, el valor será: para el varón veinte siclos, para la mujer diez siclos.
6 De un mes hasta los cinco años: para un niño cinco siclos de plata, para una niña tres siclos.
7 De los sesenta años en adelante, el valor será: para un hombre quince siclos; para una mujer diez siclos.
8 Si uno es tan pobre que no puede pagar este precio, lo presentarán al sacerdote, el cual le pondrá precio; el sacerdote lo evaluará según los recursos del que hizo el voto.
9 Si has ofrecido un animal a Yavé, le ha sido regalado y es cosa consagrada:
10 no se le cambiará. No se reemplazará bueno por malo o malo por bueno. Si se reemplaza uno por otro, uno y otro serán cosa sagrada.
11 Si el animal es impuro y no se puede hacer ofrenda de él a Yavé, se presentará el animal al sacerdote.
12 El sacerdote le pondrá precio según a él le parece bueno o malo, y según lo que el sacerdote diga, así se hará.
13 Y si lo quieren rescatar, añadirán un quinto de la valoración.
14 Si uno consagra su casa como cosa santa a Yavé, el sacerdote le pondrá precio. Según lo que él diga, así será.
15 Si el que la ha consagrado la quiere rescatar, añadirá una quinta parte del precio fijado y será suya.
16 Si uno consagra a Yavé un campo de su propiedad, su valor se medirá según la cantidad de semilla que se le echa, a razón de cincuenta siclos de plata por cada carga de cebada de sembrado.
17 Si uno ha consagrado el campo durante el año de jubileo, se mantendrá íntegra la valoración.
18 Pero, si consagra su campo después del jubileo, el sacerdote calculará su precio a razón de los años que quedan hasta el jubileo, y la estimación será inferior.
19 Si el que consagró el campo lo quiere rescatar, añadirá la quinta parte al precio fijado y será suyo.
20 Si no rescata el campo y lo vende a otro, este campo no podrá ser rescatado en adelante,
21 y, cuando quede libre en el jubileo, será consagrado a Yavé tal como si fuera consagrado por maldición y será propiedad del sacerdote.
22 Si alguien consagra a Yavé un campo que compró y que no forma parte de su propiedad,
23 el sacerdote calculará el precio hasta el año del jubileo, y el otro pagará ese mismo día el valor indicado: este dinero es cosa consagrada a Yavé.
24 El año del jubileo, el campo volverá al que lo había vendido y al patrimonio del que era parte.
25 Toda tasación se hará con siclos del santuario: veinte óbolos por un siclo.
26 Nadie podrá consagrar los primogénitos de su ganado, porque éstos ya pertenecen a Yavé. Sean de ganado mayor o menor, pertenecen a Yavé.
27 Si se trata de un animal impuro, lo rescatarán según el precio que tú fijes y añadirán la quinta parte del precio: si no es rescatado será vendido según el precio.
28 En cambio, lo que uno consagre a Yavé por anatema, cualquier cosa que le pertenece, hombre, animal o campo de su herencia, no podrá venderse o rescatarse. Todo anatema es cosa muy sagrada para Yavé.
29 Por esto ningún ser humano consagrado como anatema será rescatado: será muerto.
30 El diezmo entero de la tierra, tanto de las semillas como de los frutos de los árboles, es de Yavé, es cosa sagrada para él;
31 si alguien quiere rescatar parte de su diezmo, añadirá la quinta parte de su valor.
32 El diezmo del ganado mayor o menor, de todo lo que pasa bajo el cayado, será consagrado a Yavé como diezmo.
33 No se distinguirá entre bueno o malo, ni se cambiará uno por otro, y si se hace un reemplazo, el animal sustituido y el que lo sustituye serán cosa sagrada y no podrán ser rescatados.»
34 Estos son los mandatos que Yavé dio a Moisés para los hijos de Israel en el monte Sinaí.
Números (Núm) Introducción
Este libro se llama los “Números” porque comienza y acaba con un censo de los israelitas. Desconcertará a muchos lectores porque al parecer hace caso omiso de la veracidad histórica. Es conveniente pues tener claro desde un comienzo que este libro sobrepone dos historias.
Los Números se ubican a continuación del Éxodo y el Levítico. Suponen que en el Sinaí, inmediatamenåte después de la gran revelación a Moisés y de la historia del ternero de oro, Dios entregó todas las leyes a que se refiere el Levítico. Los hechos que nos cuentan habrían sucedido en el transcurso del año siguiente, durante la travesía del desierto de Parán o cuando llegaron al oasis de Cadés. Así es como los Números retoman antiguas tradiciones que se encontrarán muy especialmente en los capítulos 11-14 y 20-25 y que a veces repiten bajo una forma diferente algunos acontecimientos del Éxodo.
Pero, si bien es cierto que los capítulos que acabamos de indicar conservan elementos muy antiguos, lo esencial del libro fue redactado en los medios sacerdotales de Jerusalén en la misma época que el libro del Levítico, es decir, al regreso del exilio, unos setecientos años después de Moisés. El objetivo principal de esos sacerdotes era darle una legitimidad a toda la estructura religiosa y social de Israel como pueblo consagrado al culto del Dios único.
Todas las iniciativas que se atribuyen a Moisés van dirigidas en realidad a la comunidad judía de los tiempos posteriores al exilio, y los autores van a pintar el cuadro en que aquél se mueve a escala del pueblo que tienen bajo sus ojos: unos cientos de familias del Exodo se han transformado en un pueblo de seiscientos mil hombres adultos, sin contar sus mujeres, hijos y ganado. La pequeña arca de madera que se transportaba a lomo de burro es en ese momento el centro de un santuario portátil casi tan impresionante como el templo de Jerusalén, y los sacerdotes con sus ceremonias ocupan continuamente el centro de la escena. El relato fue escrito en una época en que Israel no era más que una modesta provincia del imperio persa: razón demás para estimular su imaginación y transformar a los compañeros de Moisés en un ejército formidable, agresivo y conquistador al servicio del Dios único.
Números (Núm) Capítulo 1
El censo de las doce tribus
1 Yavé habló a Moisés en el desierto del Sinaí, en la Tienda de las Citas divinas, el primer día del mes segundo, el segundo año después de la salida de Egipto.
2 Le dijo: «Registren a toda la comunidad de los hijos de Israel por casas paternas.
3 Tú y Aarón alistarán a todos los de más de veinte años, útiles para la guerra.
4 Tendrán con ustedes, para que les ayuden, un hombre de cada tribu, jefe de familia.
5 Estos son sus nombres:
5 De la tribu de Rubén: Elisur, hijo de Sedeur.
6 De la de Simeón, Selumiel, hijo de Suridday.
7 De la de Judá, Najasón, hijo de Aminadab.
8 De la de Isacar, Nata neel, hijo de Suar.
9 De la de Zabulón, Eliab, hijo de Elón.
10 De los hijos de José, por Efraím: Elisana, hijo de Amiud; por Manasés: Gamliel, hijo de Padasur.
11 De la de Benjamín: Abidam, hijo de Guedeoní.
12 De la de Dan: Abiezer, hijo de Ammisadday.
13 De la de Aser: Paguiel, hijo de Ocrón.
14 De la de Gad: Elisaf, hijo de Duel.
15 De la de Neftalí, Ajira, hijo de Enán.
16 Estos son los que fueron escogidos en la asamblea; eran jefes en la tribu de su padre y eran los jefes de los clanes de Israel.
17 Moisés y Aarón tomaron como ayudantes a esos hombres que habían sido designados por sus nombres
18 y convocaron a toda la asamblea el día primero del segundo mes, haciendo su alistamiento por familias y linajes, tomando el nombre de cada uno de los hombres de veinte años para arriba,
19 como Yavé había mandado a Moisés. Así se hizo el censo en el desierto de Sinaí.
20 De la tribu de Rubén, primogénito de Israel, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus familias y linajes,
21 fueron alistados cuarenta y seis mil quinientos hombres aptos para la guerra.
22 De la tribu de Simeón, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias;
23 fueron alistados cincuenta y nueve mil trescientos hombres aptos para la guerra.
24 De la tribu de Gad, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus familias y linajes,
25 fueron alistados cuarenta y cinco mil seiscientos cincuenta hombres aptos para la guerra.
26 De la tribu de Judá, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias,
27 fueron alistados setenta y cuatro mil seiscientos hombres aptos para la guerra.
28 De la tribu de Isacar, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias,
29 fueron alistados cincuenta y cuatro mil cuatrocientos hombres aptos para la guerra.
30 De la tribu de Zabulón, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias,
31 fueron alistados cincuenta y siete mil cuatrocientos hombres aptos para la guerra.
32 De los descendientes de José, por la línea de Efraím, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias,
33 fueron alistados cuarenta mil quinientos hombres aptos para la guerra.
34 Por la línea de Manasés, según sus linajes y familias,
35 se alistaron treinta y dos mil doscientos hombres aptos para la guerra.
36 De la tribu de Benjamín, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus linajes y familias,
37 se alistaron treinta y cinco mil cuatrocientos hombres aptos para la guerra.
38 De la tribu de Dan, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus familias y linajes,
39 fueron alistados sesenta y dos mil setecientos hombres aptos para la guerra.
40 De la tribu de Aser, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus familias y linajes,
41 fueron alistados cuarenta y un mil quinientos hombres aptos para la guerra.
42 De la tribu de Neftalí, contando los nombres de todos los varones de veinte años para arriba, según sus familias y linajes,
43 fueron alistados cincuenta y tres mil cuatrocientos hombres aptos para la guerra.
44 Estos son los hijos de Israel aptos para la guerra contados por Moisés y Aarón, ayudados por los doce jefes de Israel, uno de cada tribu.
45 Fueron contados según sus linajes y familias
46 y resultaron en total seiscientos tres mil quinientos cincuenta.
47 Los levitas no fueron contados ni alistados,
48 pues Yavé habló a Moisés y le dijo:
49 «No contarás a los de la tribu de Leví junto con los hijos de Israel,
50 sino que tú pondrás a los levitas al servicio y cuidado de la Morada del Testimonio, de todos sus utensilios y de todo cuanto le pertenece. Ellos llevarán la Morada y todos sus utensilios, servirán en ella y acamparán en torno a ella.
51 Cuando la Morada haya de trasladarse, los levitas la desarmarán; cuando tenga que pararse, ellos la montarán. Cualquier extraño que se acerque, será castigado de muerte.
52 Los hijos de Israel acamparán cada uno en su campamento y bajo su bandera, por cuerpos de ejército,
53 mientras que los levitas acamparán alrededor de la Morada del Testimonio, y cuidarán de ella, para que así no venga la cólera contra la comunidad de los hijos de Israel.»
54 Los hijos de Israel lo hicieron tal como se lo había mandado Yavé a Moisés.

**
Comentarios Números, capítulo 1
1,1

¿Qué significa este censo de Israel, con sus numerosas repeticiones, y esta disposición ordenada de los campamentos de las doce tribus? Es algo semejante a un juego escénico: Israel se presenta como un pueblo ordenado, los ejércitos de Yavé en marcha para conquistar la tierra prometida. Ocupan el primer lugar los hombres de la tribu de Leví, o sea, los levitas, dedicados al culto: así entendemos que ese pueblo es un pueblo «santo», consagrado a Dios.
Números (Núm) Capítulo 2
Los «Ejércitos de Israel»
1 Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
2 «Los hijos de Israel acamparán cada uno bajo su bandera, bajo las enseñas de sus familias, en torno a la Tienda de las Citas divinas, y frente a ella.
3 La tribu de Judá acampará hacia el oriente, por donde sale el sol, con su bandera y los diversos cuerpos de su ejército. Najasón, hijo de Aminadab, será el jefe de los hijos de Judá.
4 Su ejército es, según el censo, de setenta y cuatro mil seiscientos hombres.
5 Junto a él acampará la tribu de Isacar: Natanel, hijo de Suar, será el jefe de los hijos de Isacar.
6 Su ejército es, según el censo, de cincuenta y cuatro mil cuatrocientos hombres.
7 Luego estará la tribu de Zabulón: Eliab, hijo de Jelón, será el jefe de los hijos de Zabulón.
8 Su ejército es, según el censo, de cincuenta y siete mil cuatrocientos hombres.
9 El total del campamento de Judá es, según el censo, de ciento ochenta y seis mil cuatrocientos hombres; éstos marcharán a la vanguardia.
10 Al sur acampará la tribu de Rubén, con sus cuerpos de ejército. El jefe será Elisur, hijo de Sedeur.
11 Su ejército es, según el censo, de cuarenta y seis mil quinientos hombres.
12 Junto a él acampará la tribu de Simeón; Selumiel, hijo de Surisadday, será el jefe de los hijos de Simeón.
13 Su ejército es, según el censo, de cincuenta y nueve mil trescientos hombres.
14 Luego estará la tribu de Gad, cuyo jefe será Elysaf, hijo de Duel.
15 Su ejército es, según el censo, de cuarenta y cinco mil seiscientos cincuenta hombres.
16 El total del campamento de Rubén es, según el censo, de ciento cincuenta y cuatro mil cuatrocientos cincuenta hombres; éstos marcharán en segundo lugar.
17 Partirá entonces la Tienda de las Citas, y el campamento de los levitas estará en medio de los demás campamentos. En el mismo orden que llegaron partirán, cada uno por el lado que le corresponda y bajo su propia bandera.
18 Al occidente acampará la tribu de Efraím, por cuerpos de ejército. Elisama, hijo de Ammiud, será el jefe de los hijos de Efraím.
19 Su ejército es, según el censo, de cuarenta mil quinientos hombres.
20 Junto a él estará la tribu de Manasés, su jefe será Gamaliel, hijo de Pedasur.
21 Su ejército es, según el censo, de treinta y dos mil doscientos hombres.
22 Luego estará la tribu de Benjamín, cuyo jefe es Abidam, hijo de Guedeoní.
23 Su ejército es, según el censo, de treinta y cinco mil cuatrocientos hombres
24 El total del campamento de Efraím es, según el censo, de ciento ocho mil cien hombres; éstos marcharán en tercer lugar.
25 Al norte, la tribu de Dan bajo su bandera y con sus diversos cuerpos de ejército. El jefe será Abiezer, hijo de Ammisadday.
26 Su ejército es, según el censo, de sesenta y dos mil setecientos hombres.
27 Junto a él acampará la tribu de Aser, cuyo jefe será Paguiel, hijo de Ocrón.
28 Su ejército es, según el censo, de cuarenta y un mil quinientos hombres.
29 Luego estará la tribu de Neftalí; Ajira, hijo de Enan, será el jefe.
30 Su ejército es, según el censo, de cincuenta y tres mil cuatrocientos hombres.
31 El total del campamento de Dan es, según el censo, de ciento cincuenta y siete mil seiscientos hombres. Estos marcharán en retaguardia, cada uno bajo su bandera.
32 Estos fueron los hijos de Israel contados según sus familias paternas. El total de los hombres alistados para la guerra en los diversos campamentos y repartidos en diferentes cuerpos de ejército era de seiscientos tres mil quinientos cincuenta.
33 Pero los de la tribu de Leví no fueron alistados como los demás, pues así se lo había mandado Yavé a Moisés.
34 Los hijos de Israel hicieron todo, tal como Yavé lo había ordenado a Moisés: así acampaban y así emprendían la marcha, cada uno con su tribu, bajo su bandera y con los de su familia.
Números (Núm) Capítulo 3
La tribu de Leví
1 Estos son los descendientes de Aarón y de Moisés en el tiempo que Yavé habló a Moisés en el monte Sinaí.
2 Estos son los nombres de los hijos de Aarón: Nadab, el primogénito; Abihú, Eleazar e Itamar.
3 Estos son los nombres de los hijos de Aarón que fueron ungidos sacerdotes y que fueron consagrados para ejercer el sacerdocio.
4 Nadab y Abihú murieron delante de Yavé cuando ofrecieron a Yavé un fuego profano, en el desierto del Sinaí, y como no tenían hijos, Eleazar e Itamar fueron los que ejercieron el sacerdocio junto con su padre Aarón.
5 Yavé dijo a Moisés:
6 «Manda que se acerquen los de la tribu de Leví. Estarán al servicio de Aarón, el sacerdote,
7 y compartirán la responsabilidad de Aarón y de toda la comunidad en todo lo referente a la Tienda de las Citas; estarán a cargo del servicio de la Morada.
8 Los Levitas cuidarán de todos los utensilios de la Tienda de las Citas, de todo lo que ha sido encargado a los hijos de Israel: estarán a cargo del servicio de la Morada.
9 Darás los levitas a Aarón y a sus hijos en concepto de «donados»: son tomados de entre los hijos de Israel y le son donados.
10 Pero reservarás a Aarón y sus hijos las funciones sacerdotales. El que no sea levita y se acerque, morirá.»
11 Yavé dijo a Moisés:
12 «He elegido a los levitas de entre los demás hijos de Israel, en lugar de todos los primogénitos de Israel, de los que abren el seno materno: los Levitas serán, pues, para mí.
13 Porque todo primogénito me pertenece desde el día en que hice morir a todos los primogénitos de Egipto; entonces consagré para mí a todos los primogénitos de Israel; tanto de hombre como de ganado son para mí: ¡Yo soy Yavé!»
14 Yavé dijo a Moisés en el desierto de Sinaí:
15 «Alista a los hijos de Leví por familias y por clanes: alistarás a todo varón de un mes para arriba.»
16 Moisés los alistó según la orden de Yavé, tal como se lo había mandado.
17 Los nombres de los hijos de Leví son: Guersón, Quehat y Merarí.
18 Estos son los nombres de los hijos de Guersón, por familias: Libní y Semeí.
19 Los hijos de Quehat, por familias: Amram, Yishar, Hebrón y Uziel.
20 Los hijos de Merarí, por clanes: Majlí y Musí. Estos son los clanes de Leví y sus familias paternas.
21 De Guersón procedían la familia libnita y la familia semeíta: ésas son las familias guersonitas.
22 Los varones de un mes para arriba, eran siete mil quinientos.
23 Las familias de los guersonitas acampaban detrás de la Morada, al poniente.
24 El jefe de la casa de Guersón era Eliasaf, hijo de Sael.
25 Los hijos de Guersón estaban encargados de la tienda, de su toldo y de la cortina de entrada a la Tienda de las Citas,
26 del cortinaje del atrio y de la cortina de entrada al atrio que rodea la Morada, del altar y de las cuerdas necesarias para todo su servicio.
27 De Quehat procedían la familia amramita, la yisharita, la hebronita y la uzielita: ésas son las familias quehatitas.
28 Contando todos los varones de un mes para arriba, eran ocho mil seiscientos al servicio del santuario.
29 Las familias quehatitas acampaban al lado meridional de la Morada.
30 El jefe de la familia quehatita era Elisafán, hijo de Uziel.
31 A su cargo estaban el Arca, la mesa, el candelabro, los altares, los objetos sagrados que se usan en el culto, el velo y todo su servicio.
32 El jefe de los levitas era Eleazar, hijo del sacerdote Aarón. Ejercía la supervisión de todos los que guardaban el Santuario.
33 De Merarí procedían la familia majlita y la musita: ésas eran las familias meraritas.
34 Contando todos los varones de un mes para arriba, eran seis mil doscientos.
35 El jefe de la familia merarita era Suriel, hijo de Abijayil. Acampaban al lado septentrional de la Morada.
36 A los hijos de Merarí les estaba encomendado el cuidado de los tablones de la Morada,
37 de sus travesaños, columnas y bases, de todos sus utensilios; y de las columnas que rodeaban el atrio con sus basas, clavos y cuerdas.
38 Al este, frente a la Morada, delante de la Tienda de las Citas hacia oriente, acampaban Moisés y Aarón con sus hijos, que estaban encargados del Santuario en nombre de los hijos de Israel. Cualquier laico que se acercara, sería muerto.
39 El total de los levitas, de todos los varones de un mes para arriba era de veintidós mil; Moisés y Aarón los habían registrado por familias, siguiendo la orden de Yavé.
40 Entonces Yavé dijo a Moisés: «Registra a todos los primogénitos varones de los hijos de Israel, de un mes para arriba, y anota su número.
41 Luego, toma a los levitas para mí, Yavé, en lugar de todos los primogénitos de los israelitas; y toma el ganado de los levitas en lugar de todos los primogénitos del ganado de los hijos de Israel.»
42 Moisés registró, según le había ordenado Yavé, a todos los primogénitos de los hijos de Israel,
43 y el total de los primogénitos varones, contando los hombres desde la edad de un mes para arriba, según el censo, resultó ser veintidós mil doscientos setenta y tres.
44 Entonces Yavé dijo a Moisés:
45 «Toma a los levitas en lugar de todos los primogénitos de los hijos de Israel, y el ganado de los levitas en lugar de su ganado; así los levitas serán míos: ¡Yo soy Yavé!
46 Pero has de rescatar los doscientos setenta y tres primogénitos que exceden del número de los levitas;
47 toma, pues, cinco siclos por cabeza, en siclos del santuario, a razón de veinte granos por siclo.
48 La plata se la entregarás a Aarón y a sus hijos como rescate de los que sobrepasan el número.»
49 Moisés tomó la plata del rescate de los que sobraban después de rescatar a los otros con los levitas.
50 Esta plata que pidió a los primogénitos de Israel era de mil trescientos sesenta y cinco siclos, en siclos del Santuario;
51 Moisés la entregó a Aarón y a sus hijos según Yavé le había ordenado.

**
Comentarios Números, capítulo 3
3,1

Los capítulos 3, 4 y 8 se refieren a los sacerdotes y levitas.

En tiempos de Abraham, cada jefe de familia era «sacerdote» de su propio grupo: él mismo sacrificaba (Gén 15,10), cumplía ritos sagrados (Gén 28,18) y bendecía de parte de Dios (Gén 27,27).

Posiblemente Moisés estableció hombres encargados de celebrar el culto y de enseñar las leyes de Yavé a Israel. Fue destinado a esta misión el grupo llamado tribu de Leví, que al comienzo era tal vez una tribu de guerreros. En el asunto del Becerro de Oro fueron ellos los que se pusieron de parte de Moisés, restableciendo la situación. Los jefes de familia, sin embargo, siguieron oficiando sin leyes ni control (ver Jueces 17).

David y Salomón crearon el clero judío: en adelante, solamente los hombres de la tribu de Leví serían sacerdotes. Quizá en la reforma de Josías es cuando se hizo una diferencia entre los mismos levitas. Los de grado más alto fueron llamados sacerdotes, y los de grado inferior, levitas (ver 2 Re 22,8). Los que volvieron a Jerusalén por orden de Josías, con prohibición de celebrar en el Templo, fueron posiblemente los primeros «levitas» de rango inferior, mientras el clero de Jerusalén veía confirmados sus privilegios. Ellos, «sacerdotes» del Templo, formaron en adelante una casta superior, y para diferenciarlos dentro de la misma tribu de Leví, fueron considerados descendientes de Aarón, hermano de Moisés.

El libro de los Números atribuye a Moisés mismo, de manera ficticia, toda esa organización.

Los levitas representan a los primogénitos de Israel que Yavé había salvado en la primera pascua, cuando morían los primogénitos de Egipto. Ya que fueron salvados por Yavé, le pertenecen en adelante.
Números (Núm) Capítulo 4
Las familias de los levitas: los quehatitas
1 Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
2 «Dentro de los levitas, haz el censo de los hijos de Quehat, por clanes y familias,
3 de todos los de más de treinta años hasta los cincuenta, aptos para entrar al servicio de la Tienda de las Citas.
4 Este será el servicio de los hijos de Quehat en la Tienda de las Citas, y es un servicio muy santo.
5 Cuando se levante el campamento, Aarón y sus hijos descolgarán la cortina y cubrirán con ella el Arca del Testimonio.
6 Pondrán sobre ella una cubierta de cuero fino y extenderán encima un paño todo de púrpura; luego le pondrán las varas.
7 Sobre la mesa de los panes ofrecidos extenderán un paño de púrpura y pondrán sobre ella las fuentes, copas, vasos y jarros de libación, y el pan que está siempre encima.
8 Extenderán sobre ella un paño carmesí, que cubrirán con una cubierta de cuero fino, y después le pondrán las varas.
9 Tomarán entonces un paño de púrpura y cubrirán el candelabro del alumbrado con sus lámparas, despabiladeras y ceniceros, y todos los vasos de aceite que se utilizan en el servicio del candelabro.
10 Lo pondrán con todos sus utensilios en una cubierta de cuero fino y lo colocarán sobre las angarillas.
11 Sobre el altar de oro extenderán un paño de púrpura. Lo cubrirán con una cubierta de cuero fino, y le pondrán las varas.
12 Tomarán luego todos los vasos que se empleen en el servicio del Santuario, los pondrán en un paño de púrpura, los cubrirán con una cubierta de cuero fino y los colocarán sobre las angarillas.
13 Quitarán las cenizas del altar y extenderán sobre él un paño escarlata.
14 Pondrán encima todos los utensilios para su servicio: los braseros, tenedores, palas y platos; extenderán sobre él una cubierta de cuero fino y le pondrán las varas.
15 Después que Aarón y sus hijos hayan terminado de envolver las cosas sagradas con todos los utensilios y puesto en marcha el campamento, los hijos de Quehat se acercarán para transportarlas; pero que no toquen lo que es sagrado, no sea que mueran. Este es el papel de los hijos de Quehat en la Tienda de las Citas.
16 Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, estará al cuidado del aceite del alumbrado, del incienso aromático, de los panes de ofrenda perpetua y del óleo de unción; cuidará de toda la Morada y de cuanto hay en ella, sean cosas sagradas o sus utensilios.»
17 Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
18 «No dejen que los quehatitas mueran y desaparezca su familia de entre los demás hijos de Leví.
19 Hagan con ellos de esta manera, para que vivan y no mueran cuando se acercan a las cosas muy sagradas. Aarón y sus hijos se adelantarán para poner a cada uno en su servicio y darle su carga,
20 pero no entrarán, ni por un instante, a ver las cosas sagradas; de lo contrario, morirán.»
Los guersonitas
21 Yavé dijo a Moisés:
22 «Haz también el censo de los hijos de Guersón por familias y clanes.
23 Alistarás a los de treinta años para arriba hasta cincuenta, aptos para prestar servicio en la Tienda de las Citas.
24 Estas serán las obligaciones de su servicio:
25 llevarán las cortinas de la Morada y de la Tienda de las Citas, el toldo y la capa de cuero fino que la cubre por encima y la cortina de la entrada de la Tienda de las Citas,
26 los cortinajes del atrio y la cortina de la entrada de la puerta anterior al atrio que rodea la Morada y el altar. También las cuerdas y todos los utensilios que usan en su servicio. Todo lo que se necesita para su trabajo.
27 Los hijos de Guersón prestarán su servicio y desempeñarán sus funciones y obligaciones a las órdenes de Aarón y de sus hijos.
28 Este será el servicio de las familias guersonitas en la Tienda de las Citas, bajo las órdenes de Itamar, hijo del sacerdote Aarón.
Los meraritas
29 Harás el censo de los hijos de Merarí, por clanes y familias,
30 de todos los de treinta años hasta los cincuenta, aptos para prestar servicio en la Tienda de las Citas.
31 Esto es lo que han de transportar y éste es el servicio que ellos prestarán en la Tienda de las Citas: los tablones de la Morada, sus travesaños, columnas y basas;
32 las columnas que rodean el atrio con sus basas, clavos y cuerdas: todos sus utensilios y todo lo necesario para su servicio. Señalarán con nombre cada uno de los objetos que han de transportar.
33 Este es el servicio de los clanes meraritas. En todo lo referente al servicio de la Tienda de las Citas, estarán a las órdenes de Itamar, hijo de Aarón.»
Censo de los levitas
34 Moisés, Aarón y los jefes de la comunidad hicieron el censo de los hijos de Quehat, por clanes y familias,
35 de todos los de más de treinta años hasta los cincuenta, aptos para prestar servicio en la Tienda de las Citas.
36 Fueron registrados por clanes: eran dos mil setecientos treinta.
37 Así fueron registrados en las familias quehatitas todos los que tenían que servir en la Tienda de las Citas. Los alistaron Moisés y Aarón, según lo ordenado por Yavé.
38 Se hizo el censo de los hijos de Guersón, por clanes y familias,
39 de todos los de treinta años hasta los cincuenta, aptos para el servicio en la Tienda de las Citas.
40 Fueron registrados por clanes y familias: eran dos mil seiscientos treinta.
41 Así fueron registrados los hijos de Guersón que habían de servir en la Tienda de las Citas. Los alistaron Moisés y Aarón según la orden de Yavé.
42 Se hizo el censo de los clanes de los hijos de Merarí, por clanes y familias,
43 de todos los de treinta años para arriba hasta los cincuenta, aptos para servir en la Tienda de las Citas.
44 Fueron registrados por clanes: eran tres mil doscientos.
45 Los alistaron Moisés y Aarón, según lo había ordenado Yavé a Moisés.
46 El total de los levitas que Moisés, Aarón y los jefes de Israel registraron por clanes y familias,
47 de todos los de treinta años hasta los cincuenta aptos para servir y transportar las cosas de la Tienda de las Citas
48 fue, según el censo, de ocho mil quinientos ochenta.
49 Por orden de Yavé cada uno fue registrado señalándole su servicio y lo que debía transportar. El censo se hizo tal y como Yavé había mandado a Moisés.

**
Comentarios Números, capítulo 4
4,1

En Israel, todos los varones de la tribu de Leví eran destinados al culto, y cada clan de dicha tribu estaba destinado a un determinado servicio. Es lo que enseña el presente censo de la tribu de Leví. Los levitas, consagrados al servicio de Dios para toda su vida, recordaban con su sola presencia que la misión de Israel era el servicio divino.

Ese clero de Israel existía tal cual en tiempos de Cristo. Pero desde el principio, la Iglesia naciente se desprendió de esa visión de las cosas: en adelante para ella ya no habrá más templo, ya no habrá más una «Casa de Dios» en medio de las casas de los hombres (Jn 2,19; Ap 21,22): Jesús es el Nuevo Templo en el que reside la plenitud de la divinidad (Col 2,9). La Iglesia por tanto ya no necesita de un clero que asegure el servicio del Templo, ni necesita más de «levitas». Necesita, eso sí, «ministros» que por sus diferentes servicios aseguren el crecimiento de todo el Cuerpo (Ef 4,11-12).

Pero la Iglesia se desarrolló a lo largo de los siglos: pueblos enteros se fueron adhiriendo a la nueva religión a la siga de su rey o de sus príncipes. La gran mayoría de los hombres siente la necesidad de una religión, a pesar de que tal vez no hayan comprendido el llamado a la fe. La mayoría, pues, era cristiana simplemente porque el cristianismo había destronado a las antiguas creencias. Así, en un régimen de cristiandad, la Iglesia pasó a ser lo que había sido el antiguo Israel: un pueblo religioso animado por una red invisible de creyentes. Las comunidades cristianas crecían en número y el culto en las iglesias reemplazaba las reuniones en las casas particulares. Esto mismo preparaba el terreno para ministerios más acaparadores; la nueva situación obligó a volver a las perspectivas del Antiguo Testamento. En adelante se iba a necesitar «sacerdotes» y un «clero» para guiar a los «fieles», a los que «sólo estaban bautizados» y quienes muchas veces no iban más allá de la religiosidad popular.

Habrá que esperar hasta el siglo XX para que sea revalorizado el bautismo. Se comenzará entonces a comprender que la Iglesia necesita ministerios, pero que no todos los ministerios suponen la pertenencia a un clero de célibes, de hombres reclutados desde su juventud y formados de antemano en seminarios. Se eligirán a otros a partir de los dones que hayan manifestado dentro de la comunidad cristiana, y con la aprobación de esa comunidad.
Números (Núm) Capítulo 5
Leyes diversas
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todos los leprosos, a los que están impuros por flujo seminal y a todos los que están impuros por haber tocado algún muerto.
3 Ya sean hombres o mujeres, los echarán fuera del campamento para que no lo hagan impuro, pues yo habito en medio de ustedes.»
4 Así lo hicieron los hijos de Israel: los echaron fuera del campamento, tal como Yavé lo había mandado a Moisés.
5 Yavé dijo a Moisés:
6 «Di a los hijos de Israel: El hombre o la mujer que cometa algún pecado en perjuicio de otro, ofendiendo a Yavé, será reo de delito.
7 Confesará el pecado que ha cometido y restituirá exactamente el objeto del delito, añadirá una quinta parte más y se la devolverá al que fue perjudicado.
8 Y si no hay personas a quien devolver la cosa, se la darán a Yavé. El culpable se la dará al sacerdote, además del carnero de reparación que se ofrece por él.
9 Asimismo, la mejor parte de todas las primicias que ofrecen los hijos de Israel pertenece al sacerdote.
10 Los sacrificios que cada cual ofrece le pertenecen, a excepción de lo que entrega en manos del sacerdote.»
11 Yavé dijo a Moisés:
12 «Habla a los hijos de Israel respecto del caso siguiente. Un hombre tiene una mujer que se porta mal y lo engaña;
13 otro hombre ha tenido relaciones con ellas en secreto y ella supo disimular este acto impuro de tal manera que nadie lo ha visto y no hay testigos.
14 Puede ser que un espíritu de celos entre en el marido y que tiene sospechas porque, de hecho, se hizo impura. Pero también puede ser que un espíritu de celos le haya entrado y tenga sospechas, siendo que ella le ha sido fiel.
15 En estos casos, el hombre llevará a su mujer ante el sacerdote y presentará por ella la ofrenda correspondiente: una décima de medida de harina de cebada. No derramará aceite sobre la ofrenda, ni le pondrá incienso, pues es ofrenda de Celos, o sea, ofrenda para recordar y descubrir una culpa.
16 El sacerdote hará que se acerque la mujer ante Yavé,
17 tomará luego agua santa en un vaso de barro y, recogiendo polvo del suelo de la Morada, lo esparcirá en el agua.
18 Así, puesta la mujer delante de Yavé, el sacerdote le descubrirá la cabeza y pondrá en sus manos la ofrenda para recordar la culpa, mientras que él mismo tendrá en sus manos el agua de amargura que trae la maldición.
19 Entonces el sacerdote pedirá a la mujer que repita esta maldición: «Si nadie más que tu marido se ha acostado contigo y no te has descarriado con otro hombre, esta agua amarga que trae la maldición manifestará tu inocencia.
20 Pero si te has ido con otro que no es tu marido, y te has manchado teniendo relaciones con otro hombre...
21 Y el sacerdote proseguirá con la fórmula de maldición: Que Yavé te convierta en maldición y abominación en medio de tu pueblo; que se marchiten tus senos y que se te hinche el vientre.
22 Entren en tus entrañas las aguas que traen la maldición, haciendo que se pudran tus muslos y reviente tu vientre.» Y la mujer responderá: ¡Así sea, así sea!
23 Después, el sacerdote escribirá en una hoja estas imprecaciones y las lavará en el agua amarga.
24 Y dará a beber a la mujer estas aguas que traen la maldición.
25 El sacerdote tomará de manos de la mujer la ofrenda por los celos, la llevará a la presencia de Yavé y la pondrá sobre el altar.
26 Luego tomará un puñado de la harina ofrecida en sacrificio y la quemará sobre el altar; finalmente, dará a beber el agua amarga a la mujer.
27 Si la mujer fue infiel a su marido y se hizo impura, el agua que bebió se volverá amarga en ella, se le hinchará el vientre y se le marchitarán los senos y será mujer maldita en medio de su pueblo.
28 Pero si la mujer no se hizo impura, sino que ha sido fiel, no sufrirá y podrá tener hijos.
29 Este es el rito de los celos, para cuando una mujer peca con otro hombre y se hace impura;
30 o para cuando a un hombre le entren celos y se ponga celoso de su esposa. Entonces llevará a su esposa en presencia de Yavé y el sacerdote cumplirá todos estos ritos.
31 Con esto el marido estará exento de culpa y ella pagará la pena de su pecado.»
Números (Núm) Capítulo 6
Los nazireos
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Di a los hijos de Israel: Si un hombre o una mujer se consagra a Yavé mediante el voto de nazireato,
3 no beberá ni vino ni bebida alguna que pueda embriagar, ni vinagre hecho de vino o de otra bebida embriagante cualquiera, ni tampoco jugo alguno exprimido de uvas; no comerá uvas frescas ni pasas.
4 Todo el tiempo que sea nazireo, no comerá fruto alguno de la vid, desde los granos hasta el hollejo.
5 Todo el tiempo de su consagración como nazireo, no se pasará la navaja por su cabeza; hasta que pasen los días de su consagración, será persona consagrada y se dejará crecer la cabellera.
6 Durante el tiempo de su consagración no se acercará a ningún cadáver,
7 aunque sea de su padre o madre, de su hermano o hermana; en pocas palabras, si a ésos les toca morir, no se hará impuro por cuanto tiene en su cabeza la consagración a su Dios.
8 Todo el tiempo de su voto está consagrado a Yavé.
9 Si alguien muere de repente junto a él, y con esto su cabeza consagrada ha quedado impura, se rapará la cabeza el día que se purifique, y se la rapará otra vez al séptimo día.
10 El octavo día ofrecerá dos tórtolas o dos pichones al sacerdote a la entrada de la Tienda de las Citas.
11 El sacerdote ofrecerá uno en sacrificio por el pecado y el otro en holocausto; así expiará por aquel hombre la impureza contraída a causa del muerto. Consagrará de nuevo su cabeza el mismo día:
12 se consagrará a Yavé por toda la duración de su voto de nazireo y ofrecerá un cordero de un año como sacrificio por el delito. Los días anteriores son nulos, pues su voto de nazireo ha sido interrumpido.
13 Esta es la ley referente a los nazi reos. Cuando se cumpla el plazo de su consagración, el nazireo será conducido a la entrada de la Tienda de las Citas
14 y presentará su ofrenda a Yavé: un cordero de un año sin defecto en holocausto; una oveja de un año sin defecto en sacrificio por el pecado; un carnero sin defecto como sacrificio de comunión;
15 un canastillo de panes ázimos de flor de harina amasada con aceite, y tortas sin levadura untadas en aceite con sus correspondientes oblaciones y libaciones.
16 El sacerdote presentará todo esto a Yavé y ofrecerá el sacrificio por el pecado y el holocausto.
17 Ofrecerá a Yavé el carnero del sacrificio de comunión junto con el canastillo de panes sin levadura y, luego, hará la ofrenda y la libación.
18 Entonces el nazireo se rapará su cabellera a la entrada de la Tienda de las Citas; tomará su cabellera de nazireo y la echará al fuego que arde debajo del sacrificio de comunión.
19 En cuanto la espaldilla del carnero esté cocida, el sacerdote la tomará; tomará también un pan y una torta sin levadura, y lo pondrá todo en manos del nazireo que acaba de rapar su cabeza.
20 El sacerdote lo mecerá todo delante de Yavé como se hace con las ofrendas. Son cosas consagradas y pertenecen al sacerdote, lo mismo que el pecho que fue mecido y el pernil que fue ofrecido. Hecho esto, el nazireo ya podrá beber vino.
21 Esta es la ley referente al nazireo que viene a presentar su ofrenda a Yavé con ocasión de su voto, aparte de lo que sus posibilidades le permitan. Si prometió algo más al hacer su voto, lo cumplirá después de cumplido lo previsto por la ley del nazireato.»
22 Yavé dijo también a Moisés:
23 «Di a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los hijos de Israel. Dirán:
24 “¡Yavé te bendiga y te guarde!
25 ¡Yavé haga resplandecer su rostro sobre ti y te mire con buenos ojos!
26 ¡Yavé vuelva hacia ti su rostro y te dé la paz!”
27 Es así como ellos pondrán mi Nombre sobre los hijos de Israel, y yo los bendeciré.»

**
Comentarios Números, capítulo 6
6,1

Los nazireos eran hombres que se consagraban a Dios por un tiempo o definitivamente. Sansón era nazireo (Jue 13,5) y Juan Bautista lo fue posiblemente (ver Lc 1,15). También había nazireos entre los primeros cristianos de raza judía (He 21,23). Ver también el voto de Pablo (He 18,18).

En Israel no se conocían vocaciones religiosas como existen ahora en la Iglesia, pero la ley sobre los nazireos nos muestra cómo ciertos creyentes se consagraban a Dios.
6,24

Bendición de Moisés que usaba siempre San Francisco de Asís.

Aquí empieza una serie de tradiciones antiguas que formarán lo esencial de los capítulos 11-14. En esta sección imprimimos en letras corrientes estos relatos antiguos y reservamos la letra cursiva para las partes que se deben a los sacerdotes redactores del libro de los Números.
Números (Núm) Capítulo 7
1 El día en que Moisés terminó la Morada, la ungió y la santificó con todo su mobiliario. Después de la consagración del altar y de todos sus utensilios,
2 los jefes de Israel, jefes de los clanes y de las tribus que habían presidido el censo, hicieron una ofrenda.
3 Ofrecieron a Yavé seis carretas cubiertas y doce bueyes: una carreta por cada dos jefes y un buey por cada uno, y los presentaron delante de la Morada.
4 Entonces Yavé habló a Moisés y le dijo:
5 «Recibe todo esto de su mano para el servicio de la Tienda de las Citas. Dáselo a los levitas, a cada uno según su servicio.»
6 Moisés recibió las carretas y los bueyes y se los dio a los levitas:
7 dos carretas y cuatro bueyes a los hijos de Guersón, para su trabajo;
8 cuatro carretas y ocho bueyes a los hijos de Merarí, para el trabajo que cumplían a las órdenes de Itamar, hijo del sacerdote Aarón.
9 Pero no dio ni buey ni carreta a los hijos de Quehat, porque estaban a cargo del servicio del santuario y llevaban su carga al hombro.
10 Los jefes hicieron su ofrenda en ese día de la dedicación del altar, y presentaron su ofrenda delante del altar que acababa de ser consagrado.
11 Y Yavé dijo a Moisés: «Cada día uno de los jefes vendrá para hacer su ofrenda por la dedicación del altar.»
12 Najasón, hijo de Aminadab, de la tribu de Judá, hizo su ofrenda el primer día.
13 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite, para la oblación;
14 una naveta de oro de diez siclos, llena de incienso;
15 un novillo, un carnero, un cordero de un año, para el holocausto;
16 un chivo para el sacrificio por el pecado;
17 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Najasón, hijo de Aminadab.
18 El segundo día, Natanael, hijo de Suar, de la tribu de Isacar, hizo su ofrenda.
19 Ofreció en una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite, para la oblación;
20 una naveta de oro de diez siclos llena de incienso;
21 un novillo, un carnero, un cordero de un año para el holocausto;
22 un chivo para el sacrificio por el pecado;
23 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Natanael, hijo de Suar.
24 El tercer día, Eliab, hijo de Helón, de la tribu de Zabulón, hizo su ofrenda.
25 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación,
26 una naveta de oro de diez siclos llena de incienso;
27 un novillo, un carnero, un cordero de un año para el holocausto;
28 un chivo para el sacrificio por el pecado;
29 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Eliab, hijo de Helón.
30 El cuarto día, Elisur, hijo de Sedeur, de la tribu de Rubén, hizo su ofrenda.
31 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos de peso, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación;
32 una naveta de diez siclos de oro llena de incienso;
33 un novillo, un carnero, un cordero de un año, para el holocausto;
34 un chivo para el sacrificio por el pecado;
35 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Elisur, hijo de Sedeur.
36 El quinto día, Selumiel, hijo de Surisadday, de la tribu de Simeón, hizo su ofrenda.
37 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos con flor de harina amasada con aceite, para la oblación;
38 una naveta de oro de diez siclos llena de incienso;
39 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto;
40 un chivo para el sacrificio por el pecado;
41 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Selumiel, hijo de Surisadday.
42 El día sexto, Elyasaf, hijo de Duel, de la tribu de Gad, hizo su ofrenda.
43 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos con flor de harina amasada con aceite para la oblación;
44 una naveta de oro de diez siclos llena de incienso;
45 un novillo, un carnero y un cordero de un año, para el holocausto;
46 un chivo para el sacrificio por el pecado;
47 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Elyasaf, hijo de Duel.
48 El día séptimo, Elisama, hijo de Ammihud, de la tribu de Efraím, hizo su ofrenda.
49 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos, un platillo de setenta siclos de peso, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación;
50 una naveta de oro de diez siclos de peso, llena de incienso;
51 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto;
52 un chivo para el sacrificio por el pecado,
53 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Elisama, hijo de Ammihud.
54 El día octavo, Gamaliel, hijo de Pedasur, de la tribu de Manasés, hizo su ofrenda.
55 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación;
56 una naveta de oro de diez siclos de peso, llena de incienso;
57 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto;
58 un chivo para el sacrificio por el pecado;
59 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Gamaliel, hijo de Pedasur.
60 El día nono, Abidam, hijo de Guedeo ní, de la tribu de Benjamín, hizo su ofrenda.
61 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación;
62 una naveta de oro de diez siclos, llena de incienso,
63 un novillo, un carnero, un cordero de un año para el holocausto;
64 un chivo para el sacrificio por el pecado;
65 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Abidam, hijo de Guedeoní.
66 El décimo día, Abiezer, hijo de Ammisadday, de la tribu de Dan, hizo su ofrenda.
67 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos de peso, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite para la oblación;
68 una naveta de oro de diez siclos, llena de incienso;
69 un novillo, un carnero, un cordero de un año para el holocausto;
70 un chivo para el sacrificio por el pecado;
71 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esto fue lo que ofreció Abiezer, hijo de Ammisadday.
72 El día undécimo, Pagiel, hijo de Ocrón, de la tribu de Aser, hizo su ofrenda.
73 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos de peso, en siclos del Santuario, ambos llenos de flor de harina amasada con aceite, para la oblación;
74 una naveta de oro de diez siclos llena de incienso;
75 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto;
76 un chivo para el sacrificio por el pecado;
77 y para el sacrificio de comunión, dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Pagiel, hijo de Ocrón.
78 El día duodécimo, Ajirá, hijo de Enan, de la tribu de Neftalí, hizo su ofrenda.
79 Ofreció una fuente de plata de ciento treinta siclos de peso, un platillo de plata de setenta siclos de peso, en siclos del Santuario, los dos llenos de flor de harina amasada en aceite para la oblación;
80 una naveta de oro de diez siclos de peso, llena de incienso;
81 un novillo, un carnero y un cordero de un año para el holocausto;
82 un chivo para el sacrificio por el pecado; y para el sacrificio de comunión,
83 dos bueyes, cinco carneros, cinco machos cabríos y cinco corderos de un año. Esa fue la ofrenda de Ajirá, hijo de Enan.
84 Esa fue la ofrenda de los jefes de Israel en la dedicación del altar, el día en que fue consagrado: doce fuentes de plata, doce platillos de plata y doce navetas de oro.
85 Cada fuente era de ciento treinta siclos, y cada platillo de setenta siclos. Los siclos de plata de todos estos objetos eran en total dos mil cuatrocientos, en siclos del Santuario.
86 Las navetas de oro eran doce, llenas de incienso. Cada naveta era de diez siclos, en siclos del santuario. Los siclos de oro de las navetas sumaban en total ciento veinte.
87 El total del ganado: para el holocausto, doce novillos, doce carneros, doce corderos de un año, con sus oblaciones correspondientes; para el sacrificio por el pecado, doce chivos.
88 El total del ganado para los sacrificios de comunión: veinticuatro novillos, sesenta carneros, sesenta machos cabríos y sesenta corderos de un año. Estas fueron las ofrendas de la dedicación del altar una vez que fue consagrado.
89 Cuando Moisés entraba en la Tienda de las Citas para hablar con El, oía la voz que le hablaba de lo alto del Lugar del Perdón que está sobre el Arca del Testimonio, de entre los dos querubines. Entonces Moisés hablaba con El.
Números (Núm) Capítulo 8
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Di a Aarón: Cuando dispongas las lámparas, las colocarás de manera que las siete lámparas alumbren hacia la parte delantera del candelabro.»
3 Así lo hizo Aarón: colocó las lámparas en la parte delantera del candelabro, tal como Yavé lo había mandado a Moisés.
4 Este candelabro era de oro macizo; desde el pie hasta las flores eran de oro macizo. Hicieron el candelabro según el modelo que Yavé había mostrado a Moisés.
Los levitas son consagrados a Yavé
5 Yavé dijo a Moisés:
6 «Aparta a los levitas de entre los demás hijos de Israel y purifícalos.
7 Lo harás de la siguiente manera: los rociarás con agua bendita; se rasurarán todo el cuerpo, se pondrán ropa limpia y así quedarán purificados.
8 Tomarán luego un novillo, con su correspondiente oblación de flor de harina amasada con aceite, y tú tomarás otro novillo como sacrificio por el pecado.
9 Mandarás que se acerquen los levitas a la Tienda de las Citas y convocarás a toda la comunidad de los hijos de Israel.
10 Harás que los levitas se acerquen a Yavé, y los hijos de Israel les impondrán las manos.
11 Entonces Aarón ofrecerá a los levitas, como se presenta una ofrenda mecida, pues son ellos los que estarán a cargo del servicio de Yavé.
12 Los levitas impondrán sus manos sobre la cabeza de los novillos, y tú sacrificarás el primero como sacrificio por el pecado, y el otro en holocausto a Yavé: así harás la expiación por los levitas.
13 Pondrás luego a los levitas delante de Aarón y de sus hijos y los presentarás como se presenta una ofrenda mecida.
14 De este modo los separarás de los hijos de Israel, para que sean míos. 15 Desde ese momento cuidarán del servicio en la Tienda de las Citas.
15 Los purificarás y los presentarás como se presenta una ofrenda mecida,
16 porque me son consagrados: ellos son la parte de Israel que me ha sido dada, y yo los he recibido a cambio de todos los primogénitos, es decir de los que salen primeros del seno materno en Israel.
17 Porque míos son todos los primogénitos de los hijos de Israel, tanto de hombres como de ganado: los consagré a mí el día que di muerte a todos los primogénitos en la tierra de Egipto.
18 Pero ahora he escogido a los levitas en lugar de todos los primogénitos de Israel.
19 Los he tomado de entre los israelitas y se los he dado a Aarón y a sus hijos, para que sirvan en la Tienda de las Citas y atraigan la misericordia sobre los hijos de Israel. Si éstos se acercaran personalmente al Santuario morirían.»
20 Moisés y Aarón y toda la comunidad de los hijos de Israel hicieron con los levitas conforme Yavé había mandado a Moisés.
21 Los levitas fueron purificados y se pusieron ropa limpia, y Aarón los presentó ante Yavé como se presenta una ofrenda, y luego hizo la expiación por ellos para que fueran purificados.
22 A partir de este momento los levitas se hicieron cargo del servicio en la Tienda de las Citas, a las órdenes de Aarón y sus hijos. Como Yavé lo había mandado a Moisés, así se hizo con los levitas.
23 Yavé dijo a Moisés:
24 «Esta ley también se refiere a los levitas. Los de veinticinco años para arriba servirán en la Tienda de las Citas.
25 Pero, cumplidos los cincuenta años, dejarán de servir.
26 En adelante podrán ayudar a sus hermanos en la Tienda de las Citas, pero ya no tendrán funciones. Así harás con los levitas en lo que se refiere a sus funciones.»
Números (Núm) Capítulo 9
En qué fecha celebrar la Pascua
1 En el mes primero del segundo año de la salida de Egipto, Yavé habló a Moisés, en el desierto de Sinaí, y le dijo:
2 «Que los hijos de Israel celebren la Pascua a su tiempo.
3 La celebrarán por la noche del día catorce de este mes, con todos sus ritos y ceremonias.»
4 Moisés, pues, dijo a los hijos de Israel que celebraran la Pascua
5 y ellos la celebraron el día catorce del mes, al atardecer, en el desierto del Sinaí, tal como Yavé lo había ordenado a Moisés.
6 Pero sucedió que algunos hombres estaban impuros por haber tocado un cadáver humano y no pudieron celebrar la Pascua aquel día. Se presentaron a Moisés y Aarón el mismo día,
7 y les dijeron: «Estamos impuros por haber tocado un cadáver humano, ¡qué lástima que no podamos presentar la ofrenda a Yavé cuando los hijos de Israel la están celebrando!»
8 Moisés les contestó: «Esperen que yo escuche lo que manda Yavé respecto a ustedes.»
9 Yavé dijo a Moisés:
10 «Di a los hijos de Israel: Si uno de ustedes o de los descendientes de ustedes está impuro por haber tocado un cadáver, o está de viaje en tierra lejana, esto no le impedirá que celebre la Pascua de Yavé.
11 La celebrará el día catorce del segundo mes al atardecer. Comerán el cordero con panes ázimos y hierbas amargas,
12 y no dejarán nada de él para el otro día ni le quebrarán hueso alguno. Observarán todas las ceremonias de la Pascua.
13 En cambio el que, encontrándose puro y no estando de viaje deje de celebrar la Pascua, será eliminado de entre los suyos por no haber ofrecido a su tiempo la ofrenda de Yavé. Así pagará la pena de su pecado.
14 Si un extranjero que vive entre ustedes quiere celebrar la Pascua de Yavé, la celebrará según los preceptos y costumbres de la Pascua. El rito será el mismo para todos, tanto para el extranjero como para ustedes.
Por medio de la nube Dios da la señal de levantar el campamento
15 El día que se erigió la Morada, o sea, la Tienda de las Declaraciones divinas, la nube la cubrió.
16 Y desde la tarde hasta la mañana, se vio sobre la Morada algo como un resplandor de fuego. Y fue siempre así: de día la cubría la nube y, de noche, como un resplandor de fuego.
17 Cuando la nube se levantaba por encima de la Tienda, los hijos de Israel levantaban el campamento, y en el lugar donde se detenía la nube, allí acampaban de nuevo.
18 Los hijos de Israel partían a la orden de Yavé, y acampaban a la orden de Yavé; y quedaban acampados todo el tiempo que la nube se detenía sobre la Tienda.
19 Si la nube se detenía mucho tiempo, los hijos de Israel respetaban la orden de Yavé y no partían.
20 Lo mismo si la nube se detenía sólo algunos días sobre la Morada: a la orden de Yavé levantaban el campamento, y a la orden de Yavé acampaban.
21 Si la Nube estaba sobre la Tienda sólo desde el anochecer hasta la mañana siguiente y por la mañana se alzaba, ellos partían. Si estaba un día y una noche y luego se elevaba, partían.
22 Si, en cambio, se detenía sobre la Tienda dos días, o un mes o un año, reposando sobre ella, los hijos de Israel se quedaban en el campamento y no partían; pero, en cuanto se elevaba la nube, ellos partían.
23 A la orden de Yavé partían y a su orden acampaban, observando la decisión de Yavé, tal como la daba a Moisés.
Números (Núm) Capítulo 10
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Hazte dos trompetas de plata: las harás de plata batida. Te servirán para convocar a la comunidad y para dar la señal de levantar el campamento.
3 Cuando suenen las dos, se reunirá junto a ti toda la comunidad, a la entrada de la Tienda de las Citas.
4 En cambio, si se toca una sola, será para que los responsables, los jefes de mil, se reúnan contigo.
5 Cuando se toque con estrépito, partirán los que acampan al oriente.
6 Cuando se toque con estrépito por segunda vez, partirán los que acampan al mediodía. Se tocará con estrépito para dar la señal de partir;
7 en cambio cuando quieras congregar al pueblo, el sonido de las trompetas será sencillo y sin redoble.
8 Los sacerdotes, hijos de Aarón, tocarán las trompetas: ésta es una ley para ustedes y para sus descendientes.
9 Cuando ya estén en su tierra y salgan a combatir al enemigo que les trae la guerra, ustedes tocarán las trompetas con estrépito; así se acordará Yavé, Dios de ustedes, y los librará de sus enemigos.
10 En los días de alegría, en las fiestas y en las lunas nuevas, ustedes tocarán las trompetas durante el ofrecimiento de los holocaustos y sacrificios de comunión. Así harán que su Dios se acuerde de ustedes. Yo soy Yavé, Dios de ustedes.»
Orden de marcha de los «Ejércitos de Israel»
11 El día veinte del segundo mes del año segundo se levantó la Nube de encima de la Morada del Testimonio,
12 y los hijos de Israel partieron del desierto de Sinaí caminando por etapas. La Nube se detuvo en el desierto de Parán.
13 Partieron entonces por primera vez según la orden de Yavé transmitida por Moisés.
14 La bandera del campamento de la tribu de Judá partió en primer lugar, por cuerpos de ejército.
15 Al frente de la tropa de Judá iba Najasón, hijo de Aminadab; al frente de la tribu de los hijos de Isacar (en formación) Natanael, hijo de Suar;
16 al frente de la tribu de los hijos de Zabulón (en formación) Eliab, hijo de Helón.
17 Entonces fue desmontada la Morada y partieron los hijos de Guersón y los de Merarí, llevándola.
18 Partió luego la bandera del campamento de Rubén, por cuerpos de ejército. Al frente de la tropa de Rubén iba Elisur, hijo de Sedeur;
19 al frente de la tribu de los hijos de Simeón (en formación) Selemiel, hijo de Surisadday;
20 al frente de la tribu de los hijos de Gad (en formación) Elyasaf, hijo de Duel.
21 Tras éstos caminaron los quehatitas, llevando en hombros las cosas santas; así se armaba la Morada antes de que ellos llegaran.
22 Partió luego la bandera del campamento de la tribu de Efraím por cuerpos de ejército; al frente de la tropa de Efraím iba Elisama, hijo de Ammiud.
23 Al frente de los hijos de Manasés (en formación) Gamaliel, hijo de Pedasur;
24 al frente de la tribu de los hijos de Benjamín (en formación) Abidán, hijo de Guedeoní.
25 Luego, cerrando la marcha de todos los campamentos, partió la bandera del campamento de los hijos de Dan, por cuerpos de ejército. Al frente de la tropa de Dan iba Abiezer, hijo de Amisadday;
26 al frente de la tribu de los hijos de Aser (en formación) Pagiel, hijo de Ocrón;
27 al frente de la tribu de los hijos de Neftalí (en formación) Ajirá, hijo de Enan.
28 Este fue el orden de marcha de los hijos de Israel repartidos en cuerpos de ejército. Y así partieron.
RECUERDOS DEL DESIERTO: PRIMERA PARTE
29 Moisés dijo a Jobab, hijo de Raguel el madianita, su suegro: «Nosotros partimos para el lugar que Yavé nos prometió que nos daría: ¡ven pues con nosotros! Te trataremos bien porque Yavé prometió que le haría el bien a Israel.»
30 Jobab le respondió: «No iré con ustedes sino que volveré a mi país donde mi familia.»
31 Moisés le replicó: «¡Por favor, no nos dejes. Tú conoces los lugares donde tendremos que acampar en el desierto, tú serás nuestro ojo!
32 Si vienes con nosotros, tendrás tu parte en todos los favores que Dios nos haga.»
33 Saliendo de la montaña de Yavé, caminaron tres días, y durante esos tres días de marcha, el Arca de la Alianza iba delante de ellos para ubicarles un lugar donde descansar.
34 La Nube de Yavé estaba encima de ellos durante el día, cuando levantaban el campamento.
35 Cuando el Arca partía, Moisés decía: «¡Levántate, Yavé! ¡Que se dispersen tus enemigos, que huyan ante ti los que te odian!»
36 Y cuando se detenía, decía: «¡Vuélvete Yavé a las miríadas de Israel!»

**
Comentarios Números, capítulo 10
10,29 Aquí empieza una serie de tradiciones antiguas que formarán lo esencial de los capítulos 11-14. En esta sección imprimimos en letras corrientes relatos y reservamos la letra cursiva para las partes que se deben a los sacerdotes redactores del libro de los Números.
Números (Núm) Capítulo 11
1 El pueblo murmuró malvadamente a los oídos de Yavé. Yavé lo oyó y se enojó: se encendió el fuego de Yavé contra el pueblo y devoró las primeras tiendas del campamento.
2 Entonces el pueblo le suplicó a Moisés. Moisés intercedió ante Yavé y el fuego se apagó.
3 A ese lugar se le dio el nombre de Tabera porque se había encendido contra ellos el fuego de Yavé.
4 El montón de gente extraña que se encontraba en medio de los Israelitas sólo pensaba en comer, y hasta los mismos israelitas se pusieron a quejarse. Decían: «¿Quién nos dará carne para comer?»
5 ¡Cómo echamos de menos el pescado que gratuitamente comíamos en Egipto, los pepinos, melones, puerros, cebollas y ajos.
6 Ahora tenemos la garganta seca, y no hay nada, absolutamente nada más que ese maná en el horizonte!
7 El maná era como la semilla del cilantro, se parecía a un manojo de malvavisco.
8 La gente del pueblo se dispersaba para recogerlo, luego lo molían entre dos piedras o lo machacaban en un mortero. Después lo cocían en una olla y hacían con él tortillas. Su sabor era parecido al de una tortilla con aceite.
9 Por la noche, apenas caía el rocío sobre el campamento, caía también el maná.
10 Moisés oyó que el pueblo lloraba, cada familia a la entrada de su tienda, mientras ardía la cólera de Yavé. Moisés se afectó mucho por eso.
11 Le dijo a Yavé: «¿Por qué tratas tan mal a tu servidor? ¡No me has hecho ningún favor al imponerme la carga de todo este pueblo!
12 ¿Soy yo acaso quien lo dio a luz para que me digas: Llévalo en tu seno, como la nodriza lleva a su bebé, al país que prometiste bajo juramento a nuestros padres?
13 Todo el pueblo viene a mí para decirme: ¡Danos carne, queremos comerla! Pero, ¿de dónde voy a sacar carne para dársela?
14 ¡No puedo conducir solo a todo este pueblo, es demasiado peso para mí!
15 Si así es como me quieres tratar, mejor mátame, te lo ruego; con eso me harías un favor y me vería libre de esta desgracia!»
16 Yavé le respondió a Moisés: «Júntame setenta ancianos de Israel, hombres de los que sabes que son ancianos y escribas de su pueblo, y llévalos a la Tienda de las Citas. Que se paren a tu lado.
17 Bajaré y hablaré contigo; luego tomaré de mi espíritu que está en ti y se lo pondré a ellos. Llevarán contigo la carga del pueblo y ya no tendrás que llevarla solo.
18 Dirás al pueblo: Santifíquense para mañana, comerán carne ya que vinieron a llorar a los oídos de Yavé. Pues ustedes dijeron: ¿Quién nos dará carne para comer? ¡Estábamos tan bien en Egipto! Yavé les dará carne y la comerán.
19 La comerán no sólo uno o dos, o siquiera cinco, diez o veinte días,
20 sino todo un mes, hasta que les salga por las narices y sientan asco de ella. Porque menospreciaron a Yavé que está en medio de ustedes cuando vinieron a llorar ante él, diciéndole: ¿Por qué salimos de Egipto?»
21 Moisés dijo: «El pueblo al que pertenezco consta de seiscientos mil hombres de a pie, y tú dices: ¿¡Les voy a dar carne y la comerán todo un mes!?
22 Si se mataran para ellos rebaños de ovejas y de bueyes, ¿tendrían bastante? Si se recogieran para ellos todos los pescados del mar, ¿sería suficiente?»
23 Yavé le dijo a Moisés: «¡Así que la mano de Yavé es muy corta! Ahora verás si mi palabra se cumple o no.»
Yavé da su espíritu a los jefes de Israel
24 Moisés salió y transmitió al pueblo las palabras de Yavé: Reunió a setenta hombres de entre los ancianos del pueblo, que se pusieron de pie alrededor de la Tienda.
25 Entonces Yavé bajó en la nube y habló, luego tomó del espíritu que estaba en Moisés y lo puso en los setenta hombres ancianos. Cuando el espíritu se posó sobre ellos, se pusieron a profetizar, pero después no lo hicieron más.
26 Dos hombres se habían quedado en el campamento, el primero se llamaba Eldad y el otro, Medad; el espíritu se posó sobre ellos. Pertenecían a los inscritos, pero no ha bían ido a la Tienda, y profetizaron en el campamento.
27 Un muchacho corrió para anunciárselo a Moisés: «Eldad y Medad están profetizando en el campamento».
28 Josué, hijo de Nun, servidor de Moisés desde su juventud, tomó la palabra: «¡Mi señor Moisés, prohíbeselo!»
29 Pero Moisés le respondió: «¿Así que te pones celoso por mí? ¡Ojalá que todo el pueblo de Yavé fuera profeta, que Yavé les diera a todos su espíritu!»
30 Después de eso, Moisés regresó al campamento junto con los ancianos de Israel.
31 Empezó a soplar un viento: venía de Yavé. El viento venía del mar y arrastraba codornices, las que dispersó por el campamento y sus alrededores hasta un día de camino. Las había por todo el derredor del campamento formando una capa de dos codos.
32 El pueblo se levantó, y toda esa noche y todo el día siguiente se dedicó a recoger codornices. El que menos tenía había juntado diez grandes medidas. Las pusieron a secar alrededor del campamento.
33 Pero aún tenían la carne entre los dientes, y todavía no terminaban de masticarla, cuando la cólera de Yavé se encendió contra el pueblo. Yavé le asestó al pueblo un golpe tremendo.
34 A ese lugar se le dio el nombre de Quibrot-ha-taava, porque allí fueron enterrados los que se habían lanzado como hambrientos sobre la comida.
35 De Quibrot-ha-taava partió el pueblo para Jaserot.

**
Comentarios Números, capítulo 11
11,1

En este capítulo se juntan dos tradiciones:

— Una referente a las codornices y al maná, parecida a la de Exodo 16.

— Otra, sobre el don del «Espíritu de Yavé» a los ancianos, o sea, a los jefes de Israel.
11,24

El primer conocimiento que los israelitas tuvieron del Espíritu de Dios, lo sacaron de la actuación de los profetas. Estos eran hombres que sabían algo de los secretos de Dios, hombres a quienes Dios participaba algo de su sabiduría, hombres que en ciertas ocasiones disponían de una fuerza irresistible. Por su actuación, los israelitas comprendieron que Dios comunicaba su espíritu a manera de un viento violento e imprevisto (en hebreo la misma palabra significa espíritu y viento). Ver al respecto 1 Sam 10,1-13 y 19,18-24.

Este relato nos enseña que son muy diversas las actuaciones del Espíritu (ver 1 Cor 12 y 14). Una cosa es decir y hacer cosas extrañas, hablar en lenguas, etc. Otra cosa, más importante, es el haber recibido el cargo de dirigir y de enseñar al pueblo de Dios. De Moisés, representante de Dios (que no hablaba en lenguas ni profetizaba con trances), el Espíritu se derrama sobre los inspirados.

El suceso de Eldad y Medad muestra que no siempre Dios comunica su espíritu a través de los canales oficiales. Bien es cierto que Eldad y Medad estaban en la lista, pero no estaban junto a Moisés. Así, pues, las autoridades del pueblo de Dios no deberán extrañarse si el Espíritu se comunica a veces allí donde ellos no están o sin pedirles permiso: éste será el caso de Cornelio (He 10) y de Pablo (He 9).

Ojalá que todo el pueblo fuera profeta... les diera a todos su espíritu (29) (ver Jl 3,1 y He 2,17).
Números (Núm) Capítulo 12
Miriam y Aarón se ponen celosos de Moisés
1 Miriam y Aarón murmuraban contra Moisés porque había tomado como mujer a una cuchita (del territorio de Cuch).
2 «¿Acaso Yavé, decían, sólo hablará por medio de Moisés? ¿No habló también por nuestro intermedio? Y Yavé lo oyó.
3 Ahora bien, Moisés era un hombre muy humilde. No había nadie más humilde que él en la faz de la tierra.
4 De repente Yavé les dijo a Moisés, Aarón y Miriam: «¡Salgan los tres del campamento y vayan a la Tienda de las Citas!» Salieron pues los tres.
5 Entonces Yavé bajó en la columna de nube y se puso a la entrada de la Tienda. Llamó a Aarón y a Miriam, quienes se acercaron.
6 Yavé les dijo entonces: «Oigan bien mis palabras:
6 Si hay en medio de ustedes un profeta
6 me manifiesto a él por medio de visiones
6 y sólo le hablo en sueños.
7 Pero no ocurre lo mismo con mi servidor Moisés;
7 le he confiado toda mi Casa
8 y le hablo cara a cara.
8 Es una visión clara, no son enigmas;
8 él contempla la imagen de Yavé.
8 ¿Cómo, pues, no tienen miedo de hablar en contra de mi servidor, en contra de Moisés?»
9 La cólera de Yavé se encendió contra ellos, y se retiró.
10 Cuando se disipó la nube que estaba encima de la Tienda, Miriam había contraído la lepra: su piel estaba blanca como la nieve. ¡Aarón se volvió hacia ella y se dio cuenta de que estaba leprosa!
11 Aarón le dijo entonces a Moisés: «Te lo suplico, Señor, no nos hagas pagar este pecado, esta locura de la que estábamos poseídos.
12 Que no sea como el aborto cuyo cuerpo ya está medio destrozado cuando sale del vientre de su madre».
13 Entonces Moisés le suplicó a Yavé: «¡Por favor, detente! ¡Sánala!»
14 Pero Yavé le respondió a Moisés: «Si su padre la hubiera escupido en la cara, habría tenido que esconderse de vergüenza durante siete días. Que sea pues excluida del campamento por siete días, después de lo cual se reintegrará.»
15 Miriam quedó pues fuera del campamento por siete días, y mientras ella no regresara el pueblo no se movió.
16 Entonces el pueblo partió de Jaserot y acampó en el desierto de Parán.

**
Comentarios Números, capítulo 12
12,1

En el Evangelio, Jesús asegura que ningún profeta es reconocido por su propia familia (ver Mc 6,4). Miriam y Aarón, «hermanos» de Moisés, critican su actuación, y posiblemente ellos tienen la razón. Pero es para ellos una manera de igualarse a Moisés, y Dios interviene para defender a su profeta. La respuesta de Dios da a entender dos cosas:

Moisés ocupa un lugar especial en la revelación: él ha puesto las bases de la fe en Dios Liberador, Justo, Santo y Misericordioso, que ningún profeta en adelante podrá cambiar. Más aún, los profetas deberán ser reconocidos por las autoridades del pueblo de Dios, que son los sucesores de Moisés.

Y le hablo cara a cara (8). Ver el comentario de Ex 33,18.

Moisés era un hombre muy humilde: signo distintivo del que ha encontrado a Dios.
Números (Núm) Capítulo 13
Moisés envía espías para explorar la tierra prometida
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Envía hombres adelante para que exploren esa tierra de Canaán que voy a darles a los israelitas. Cada tribu elija como representante a uno de sus jefes.»
3 Moisés los envió pues desde el desierto de Parán según la orden de Yavé. Todos esos hombres eran jefes de Israel.
4 Estos eran sus nombres: Por la tribu de Rubén, Chamma, hijo de Zacur;
5 por la tribu de Simeón, Chafat, hijo de Huri;
6 por la tribu de Judá, Caleb, hijo de Jefoné;
7 por la tribu de Isacar, Igal, hijo de José;
8 por la tribu de Efraím, Oseas, hijo de Nun;
9 por la tribu de Benjamín, Palti, hijo de Rafu;
10 por la tribu de Zabulón, Gadiel, hijo de Sodi;
11 por la tribu de José, por la estirpe de Manasés, Gadi, hijo de Susi;
12 por la tribu de Dan, Ammiel, hijo de Gemali;
13 por la tribu de Aser, Setur, hijo de Micael;
14 por la tribu de Neftalí, Nahalí, hijo de Vafsi;
15 por la tribu de Gad, Geuel, hijo de Maqui.
16 Estos son los nombres de los hombres que Moisés mandó para que exploraran la tierra de Canaán (a Osea, Moisés le dio el nombre de Josué).
17 Moisés los mandó pues a explorar la tierra de Canaán. Les dijo: «Suban por el Negueb, luego pasen a la montaña.
18 Miren bien cómo es esa tierra y qué tipo de gente vive allí; si es fuerte o débil, escasa o numerosa.
19 Observen cómo es ese país donde viven, si es bueno o malo. Cómo son las ciudades donde viven: ¿son campamentos o ciudades fortificadas?
20 Fíjense en cómo es la tierra, si es rica o pobre, si hay o no árboles. Y no tengan miedo en traernos algunos productos del país». Porque era la estación de las primeras uvas.
21 Partieron pues a explorar ese país desde el desierto de Sin hasta Rehob, a la entrada de Emat.
22 Subieron por el Negueb y llegaron a Hebrón, donde se encontraban Ahimán, Chechai y Talmai, de la raza de los anaquim. Hebrón había sido fundada siete años antes que la ciudad de Tanis, en Egipto.
23 Llegaron al valle de Escol, donde cortaron un sarmiento con un racimo de uva que transportaron en un palo entre dos, junto con granadas e higos.
24 Ese lugar se llamó el valle del Racimo, por el racimo que habían cortado allí los israelitas.
25 Al cabo de cuarenta días volvieron de su inspección a ese país.
26 A su regreso se presentaron a Moisés, Aarón y a toda la comunidad de los israelitas, en Cadés, en el desierto de Parán. Dieron cuenta de su recorrido ante toda la comunidad y les mostraron los productos del país.
27 Esto fue lo que contaron: «Entramos al país a donde nos enviaron. ¡Realmente es una tierra que mana leche y miel: ¡aquí están sus productos!
28 Pero el pueblo que vive en ese país es muy poderoso. Las ciudades son muy grandes y fortificadas, hemos visto incluso a los descendientes de Enac.
29 Los amalecitas viven en el Negueb; los hititas, jebuseos y amorreos viven en la montaña; los cananeos están instalados en la costa del mar y en las riberas del Jordán».
30 Caleb calmó al pueblo que murmuraba contra Moisés. «Subamos, les dijo, y conquistemos ese país, que somos capaces de más.»
31 Pero los hombres que habían subido junto con él le replicaron: «No podemos atacar a ese pueblo porque es demasiado poderoso para nosotros.»
32 Y se pusieron a desacreditar la tierra que habían visitado. Les decían a los Israelitas: «La tierra que hemos explorado es una tierra que devora a sus habitantes. Los hombres que allí viven son muy altos.
33 Si hasta vimos gigantes. A su lado teníamos la impresión de que éramos langostas y así nos veían ellos.»

**
Comentarios Números, capítulo 13
13,16

La tierra prometida a los hebreos se llama en este tiempo Canaán y la ocupan los cananeos. Más tarde se llamará Israel, por ser los israelitas sus dueños. Se llamará también Palestina. Esta tierra la veían en sueños como un paraíso. Cortaron un sarmiento con un racimo de uva que transportaron con un palo entre dos. Este detalle fabuloso expresa la tierra hermosa «que mana leche y miel».

La Biblia nos pinta en este lugar uno de los grandes pecados de Israel, igual que en Ex 32. A Israel no se le habría hecho muy difícil creer en Yavé si El no les hubiera impuesto una conquista que les daba miedo. Asimismo, hoy son muchísimos los cristianos que se sienten llenos de fervor espiritual, pero se asustan cuando la Iglesia les pide emprender la obra de ordenar su vida y de poner justicia en todas las esferas del mundo actual.
Números (Núm) Capítulo 14
La rebelión del pueblo en Cadés
1 Toda la comunidad se puso a lanzar gritos lastimeros, y el pueblo pasó toda la noche llorando.
2 Los israelitas se enojaron con Moisés y Aarón y toda la comunidad les dijo: «¿Por qué no morimos mejor en Egipto? ¿Por qué no morimos mejor en el desierto?
3 ¿Por qué Yavé nos lleva a esa tierra? ¿Para que allí nos maten a espada y para que nuestras mujeres y nuestros niños sean esclavos? ¿No sería mejor para nosotros volver a Egipto?»
4 Y se decían unos a otros: «Elijámonos un jefe y volvamos a Egipto.»
5 Moisés y Aarón se echaron de bruces al suelo en presencia de toda la comunidad de los israelitas.
6 Josué, hijo de Nun, y Caleb, hijo de Jefoné, que habían formado parte de los espías, rasgaron sus ropas.
7 Luego se dirigieron a toda la comunidad de los israelitas: «¡El país por donde hemos pasado y que exploramos es bueno! ¡Es una tierra excelente!
8 Si Yavé nos favorece, nos llevará a ese país y nos dará esa tierra que mana leche y miel.
9 Pero no se rebelen contra Yavé! No teman a la población de esa tierra, porque nos la serviremos en bandeja. No tienen esperanza porque Yavé está con nosotros. No les tengan miedo.»
10 La comunidad entera hablaba de tirarles piedras, pero apareció la Gloria de Yavé en la Tienda de las Citas, ante los israelitas.
11 Yavé dijo a Moisés: «¿Hasta cuándo me va a seguir menospreciando este pueblo? ¿Hasta cuándo va a tener poca confianza en mí después de todos los prodigios que he hecho en medio de él?
12 Quiero mandarles la peste y exterminarlos; luego haré salir de ti una nación más grande y más poderosa que él.»
13 Moisés le dijo a Yavé: «Los egipcios saben muy bien con qué fuerza hiciste salir a este pueblo de en medio de ellos.
14 Se lo han contado a los habitantes de este país. Esta gente sabe que tú estás en medio de tu pueblo, tú Yavé que se le apareciste cara a cara, tú Yavé que estás en medio de ellos en la nube, que caminas delante de ellos en una columna de nube de día y en una columna de fuego de noche. 15 ¿Y ahora quieres que muera este pueblo como un solo hombre?
15 Pero entonces las naciones que oyeron hablar de ti van a decir:
16 Yavé no fue capaz de llevar a ese pueblo a la tierra que había jurado darles, por eso es que los mató en el desierto.
17 ¡Demuestra más bien tu fuerza, mi Señor! Tú has dicho muy bien:
18 Yavé es paciente y rico en misericordia. Soportas la falta y el pecado, pero no dejas pasar la falta, porque el pecado de los padres lo castigas en los hijos, en los nietos y en los bisnietos.
19 Perdona pues el pecado de este pueblo con esa gran misericordia y esa paciencia que has tenido para con él, desde su salida de Egipto hasta el día de hoy.»
20 Yavé respondió: «Ya que tú me lo pides, lo voy a perdonar.
21 Pero tan cierto como que yo vivo y que la Gloria de Yavé llena la tierra
22 que la desgracia caerá sobre esa gente. Porque vieron mi Gloria y mis maravillas, vieron lo que hice en Egipto y en el desierto, y a pesar de eso me tentaron más de diez veces y no me escucharon.
23 Por eso no verán la tierra que prometí a sus padres con juramento; ninguno de los que me menospreciaron la verá.
24 Pero a mi servidor Caleb lo haré entrar a esa tierra a la que ya entró, y se la daré a su posteridad, porque tuvo un espíritu distinto y me siguió sin vacilar.
25 Ahora, como los amalecitas y los cananeos ocupan el valle, den mañana media vuelta y partan para el desierto, camino del mar de los Juncos.»
26 Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
27 «¿Hasta cuándo esta comunidad malvada y esta gente van a seguir murmurando contra mí? Porque he oído las murmuraciones, las quejas de los israelitas en mi contra.
28 Diles: Tan cierto como que Yavé es vivo que les voy a tomar la palabra, y así como ustedes acaban de decirlo a mis oídos,
29 sus cadáveres caerán en este desierto. Ustedes se lo han ido toda la vida murmurando contra mí: pues bien, todos los que fueron censados de los veinte años para arriba,
30 no entrarán en la tierra que juré darles. Sólo habrá una excepción para Caleb, hijo de Jefoné y para Josué, hijo de Nun.
31 Quienes entrarán serán sus nietos, de los que decían que serían reducidos a la esclavitud; ellos conocerán la tierra que ustedes menospreciaron.
32 Los cadáveres de ustedes caerán en el desierto,
33 y sus hijos serán nómadas en el desierto durante cuarenta años. Cargarán con el peso de la infidelidad de ustedes hasta que el desierto haya acogido a la totalidad de sus cadáveres.
34 Ustedes emplearon cuarenta días en recorrer el país; pues bien, cada día equivaldrá a un año. Cargarán con el peso de su pecado durante cuarenta años y sabrán lo que es mi cólera.
35 Así es como trataré a esta comunidad malvada que se ha confabulado contra mí. Yo Yavé lo digo: en el desierto desaparecerán, allí morirán.»
36 Esos hombres a los que Moisés había enviado para que exploraran la tierra y que, a su regreso, habían alzado a toda la comunidad en contra de él hablando mal del país,
37 esos hombres que habían criticado a ese país con un mal espíritu, murieron de un golpe en presencia de Yavé.
38 Josué, hijo de Nun, y Caleb, hijo de Jefoné, fueron los únicos que sobrevivieron de todos los que habían ido a explorar el país.
39 Cuando Moisés transmitió a los Israelitas todo eso, el pueblo quedó consternado.
40 Muy temprano decidieron subir la montaña, pues decían: «¡Hemos pecado! Tenemos que subir a ese lugar que Yavé nos prometió.»
41 Pero Moisés les dijo: «¿Quieren desobedecer de nuevo las órdenes de Yavé?
42 No tendrán éxito, porque Yavé no está con ustedes; no se expongan pues a los golpes de los enemigos.
43 Los amalecitas y los cananeos están frente a ustedes y perecerán a espada porque se han apartado de Yavé, y Yavé nos los acompañará.»
44 Pero ellos insistieron en subir a la cumbre de la montaña, si bien el Arca de la Alianza y Moisés permanecieron en el campamento.
45 Pero los amalecitas y los cananeos bajaron de sus montañas, los derrotaron y los persiguieron hasta Jorma.

**
Comentarios Números, capítulo 14
14,1

Tenemos a la vista experiencias bien parecidas a esta rebelión. El miedo es un mal consejero y vuelve violentos a los cobardes.

Los mediocres matan a los profetas para conservar su tranquilidad o para volver atrás, «a la esclavitud de Egipto». Sin embargo, Dios socorre al que por orden suya se enfrenta a la muchedumbre.

¿Hasta cuándo van a tener poca confianza en mí? (11) Un pueblo de Dios paralizado por sus temores y que desconfía de las promesas de Dios. «Hombres de poca fe», dirá Jesús a sus apóstoles.

Perdona, pues, el pecado de este pueblo (19). Otra vez aparece Moisés en su papel de intercesor. Pues aprendió de Yahvé que Dios es rico en bondad y lleno de misericordia.

Dios perdona. Esto no impide que el pueblo deba pagar el precio de sus errores. La rebelión de Cadés y la derrota que la sigue son presentados como la causa de la larga permanencia de los hebreos en el desierto. De hecho pasaron un tiempo muy largo, cuarenta años en los alrededores de Cadés. La palabra es dura: todos los que se negaron a participar en la conquista morirán a las puertas de la Tierra Prometida.
Números (Núm) Capítulo 15
MAS LEYES
1 Yavé dijo a Moisés
2 para que se lo repitiera a los Israelitas: Esto será para cuando hayan llegado al país donde van a vivir, el país que les daré.
3 Entonces le ofrecerán a Yavé sacrificios por el fuego, holocaustos o sacrificios de comunión, le ofrecerán sacrificios de agradable olor, de ganado mayor o menor, con ocasión de un voto o de una fiesta, o como ofrendas voluntarias.
4 El que ofrezca un sacrificio a Yavé presentará una ofrenda de un décimo de flor de harina amasada con un cuarto de medida de aceite,
5 y un cuarto de medida de vino para la libación; añadirás esto al holocausto o al sacrificio de cada cordero.
6 Si es un chivo, la ofrenda será de dos décimos de flor de harina amasada con un tercio de medida de aceite,
7 y un tercio de medida de vino para la libación. Ese será un sacrificio de agradable olor para Yavé.
8 Cuando ofrezcas en sacrificio un novillo, ya sea como holocausto, ya sea como sacrificio de comunión o para cumplir un voto o como ofrenda pacífica a Yavé,
9 presentarás, además del novillo, una ofrenda de tres medidas de flor de harina amasada con media medida de aceite,
10 y ofrecerás media medida de vino para la libación. Ese será un sacrificio por el fuego de agradable olor para Yavé.
11 Tendrán que seguir esta norma por cada toro, por cada chivo, por cada cordero o por cada cabrito.
12 Esto será para cada una de las víctimas, no importando su número.
13 Toda persona nacida en el país observará esta norma cuando ofrezca a Yavé un sacrificio por el fuego de agradable olor.
14 Lo mismo vale para el extranjero y para cualquier persona que viva con ustedes: seguirá esta norma igual que ustedes cuando ofrezca a Yavé un sacrificio por el fuego de agradable olor, y esto será de generación en generación.
15 La norma será la misma para toda la comunidad, tanto para ustedes como para el extranjero que vive con ustedes: será una ley perpetua para sus descendientes. Yavé no hará diferencias entre el extranjero y ustedes.
16 Habrá sólo una ley y una norma tanto para ustedes como para el extranjero que vive con ustedes.
17 Yavé dijo a Moisés:
18 «Diles esto a los israelitas: Cuando hayan llegado al país a donde los llevo,
19 y estén ya comiendo del pan de esa tierra, separarán una parte para Yavé.
20 Reservarán una torta que pondrán aparte, como primicia por la masa, igual como lo hacen cuando dejan aparte una porción de la cosecha en la era.
21 Le darán una parte a Yavé de generación en generación; serán las primicias de la masa de ustedes.
22 Supongan que alguien haya pecado por error no obedeciendo a todas las órdenes que Yavé le dio a Moisés;
23 (a todas esas órdenes que Yavé dio para que se observaran en el transcurso del tiempo, y que entregó por boca de Moisés).
24 Si alguien hizo algo por inadvertencia y la comunidad no se dio cuenta de ello, entonces toda la comunidad presentará a Yavé como sacrificio un novillo, para un holocausto de agradable olor, con una oblación y una libación como lo prevé la norma. En seguida presentará un chivo para la expiación.
25 El sacerdote hará entonces la expiación por toda la comunidad de los israelitas y quedará perdonada. Pues habían actuado sin darse cuenta, y por su falta presentaron una ofrenda, un sacrificio por el fuego en honor de Yavé, así como también un sacrificio expiatorio delante de Yavé.
26 De esta manera quedará perdonada tanto la comunidad de los israelitas como el extranjero que vive en medio de ellos, ya que el pueblo pecó por inadvertencia.
27 Si una persona peca sin darse cuenta, ofrecerá como reparación una cabrita de un año.
28 El sacerdote hará la expiación ante Yavé por esa persona, y gracias a esa expiación, quedará perdonada.
29 Ya sea que se trate de un israelita o de un extranjero que viva con ustedes, la ley será la misma por el pecado por inadvertencia.
30 Pero si alguien, israelita o extranjero, peca conscientemente, como con eso insulta a Yavé, será eliminado de su pueblo.
31 Si desprecia la palabra de Yavé y viola su mandamiento, tendrá que ser eliminado, llevando consigo el peso de su pecado.»
Castigo para el que trabaja un día sábado
32 Cuando los israelitas estaban en el desierto, vieron a un hombre recogiendo leña un día sábado.
33 Los que lo encontraron recogiendo leña lo llevaron a Moisés, a Aarón y a toda la comunidad.
34 Lo dejaron preso mientras tanto, porque no se sabía lo que se haría con él.
35 Entonces Yavé dijo a Moisés: «A ese hombre hay que darle muerte. Toda la comunidad le lanzará piedras fuera del campamento.»
36 Toda la comunidad lo llevó fuera del campamento y le dieron muerte lanzándole piedras. Murió tal como Yavé se lo había ordenado a Moisés.
37 Yavé dijo a Moisés:
38 «Dirás esto a los israelitas: Háganse flecos en los bordes de sus vestidos, y esto de generación en generación. Pongan en los flecos un hilo de púrpura violeta.
39 Así será sus flecos y cuando los vean, se acordarán de todos los mandamientos de Yavé. De esta manera los pondrán en práctica y no seguirán las malas inclinaciones de su corazón o de sus ojos que los arrastran a la infidelidad.
40 De ese modo se acordarán de todos mis mandamientos, los pondrán en práctica y serán santos delante de su Dios:
41 Yo soy Yavé su Dios, yo los hice salir de Egipto para ser su Dios. ¡Yo soy Yavé su Dios!»

**
Comentarios Números, capítulo 15
15,1

En los capítulos 15-19 encontramos de nuevo leyes y costumbres de Israel.
15,17

La invitación a ofrecer las primicias del pan, o sea, los primeros panes de la cosecha. El pueblo de Dios será pueblo bien educado y cortés, que no come sin dar gracias ni se sirve primero, sino que ofrece al levita o al pobre la primera parte, lo que es ofrecerla a Dios.
15,37

El hilo de color púrpura violeta se podría asemejar a las insignias que mucha gente hoy lleva. Signo exterior que vale en la medida en que corresponde a una disposición interior. Jesús se conformó con esta prescripción (Mt 9,20), pero critica a los que llevan grandes flecos para aparentar (Mt 23,5).
Números (Núm) Capítulo 16
Coré reivindica los privilegios de Aarón. Datán y Abirón se rebelan contra Moisés
1 Coré, hijo de Isar, hijo de Quehat, hijo de Leví y también Datán y Abirón, hijos de Eliab, y On, hijo de Pelet, de la tribu de Rubén,
2 se rebelaron contra Moisés. Les siguieron doscientos cincuenta israelitas, todos jefes de la comunidad, miembros del consejo y personajes conocidos.
3 Se amotinaron contra Moisés y Aarón y dijeron: «Basta ya, ¿acaso no están consagrados todos los miembros de la comunidad? ¿Y no está Yavé en medio de nosotros? ¿ Por qué entonces se creen ustedes superiores a la comunidad de Yavé?»
4 Al oír eso, Moisés se echó de bruces al suelo.
5 Luego, dirigiéndose a Coré y a toda su banda, les dijo: «Mañana temprano Yavé dará a conocer quién es suyo y quién le está consagrado y puede acercarse a él. El mismo hará que se aproxime el que eligió.
6 Así que mañana tomen sus incensarios, tú Coré y toda tu banda; y al llegar ante Yavé
7 les pondrán fuego y luego les echarán incienso. Aquel a quien Yavé designe, ése será el consagrado. ¡Se han pasado, hijos de Leví!»
8 Moisés le dijo a Coré: «¡Oigan bien, hijos de Leví!
9 ¿Les parece poco que el Dios de Israel los haya separado de la comunidad de los israelitas, y que los haya hecho acercarse a El para que sirvan en la Morada de Yavé y así aseguren el culto en nombre de la comunidad?
10 Les permitió que se le acercaran a ti y a tus hermanos, los hijos de Leví, y ¿todavía reclaman el sacerdocio?
11 Esto es el colmo, pues tú y tu banda se han amotinado contra Yavé. Y Aarón, ¿qué tienen en su contra para que murmuren de él?»
12 Moisés mandó buscar a Datán y Abirón, hijos de Eliab. Pero ellos respondieron: «¡No iremos!
13 ¿Te parece poco habernos sacado de una tierra que manaba leche y miel para hacernos morir en este desierto? ¿Y tú quieres hacer de jefe?
14 ¿Piensas que nos trajiste a una tierra que mana leche y miel? ¡Si ni siquiera nos has dado campos ni viñas! ¿Crees que toda esa gente está ciega? ¡No iremos, pues!»
15 Moisés se enojó mucho y dijo a Yavé: «No mires su ofrenda, no les he quitado nada, ni siquiera un burro, ni les he hecho daño a ninguno de ellos.»
16 Moisés dijo a Coré: «Tú y toda tu banda preséntense mañana ante Yavé, junto con Aarón.
17 Que cada uno tome su incensario y le ponga incienso, luego cada uno hará sus incensaciones en presencia de Yavé (¡doscientos cincuenta incensarios!). Tú y Aarón tendrán cada uno su incensario.»
18 Tomó pues cada uno su incensario, le puso fuego e incienso y se presentó a la entrada de la Tienda de las Citas, junto con Moisés y Aarón.
19 Como Coré sublevara a toda la comunidad contra ellos a la entrada de la Tienda de las Citas, se manifestó la Gloria de Yavé a toda la comunidad.
20 Entonces dijo Yavé a Moisés y Aarón:
21 «Apártense de esta comunidad porque la voy a exterminar en todo el campamento.»
22 Ellos se pusieron con el rostro en tierra y dijeron: «¡Oh Dios, Dios de los espíritus de todos los hombres! Si un solo hombre ha pecado, ¿vas a enojarte con toda la comunidad?»
23 Yavé le respondió a Moisés:
24 «Díganle a la comunidad que se aleje de las tiendas de Coré, Datán y Abirón.»
25 Moisés fue entonces donde Datán y Abirón; los ancianos de Israel lo siguieron.
26 Se dirigió a la comunidad: «¡Apártense de las tiendas de esos hombres perversos! No toquen nada de lo que les pertenece, porque si no van a morir debido a sus pecados.»
27 Se apartaron entonces (de las tiendas de Coré, Datán y Abirón;) mientras tanto Datán y Abirón habían salido a la entrada de su tienda junto con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos.
28 Moisés dijo: «Ahora sabrán que Yavé me envió para que realice todos esos prodigios y que eso no viene de mí.
29 Si esos hombres mueren de muerte natural y corren la misma suerte que cualquiera, es señal de que Yavé no me envió.
30 Pero si Yavé hace un milagro, si la tierra se abre en un gran tramo para tragárselos junto con todo lo que tienen, si descienden vivos al Lugar de los muertos, entonces sabrán que esos hombres despreciaron a Yavé.»
31 Aún no terminaba de hablar, cuando la tierra se abrió a sus pies.
32 Se abrió una garganta y se los tragó con toda su familia (a todos los hombres de la banda de Coré) junto con todo lo que les pertenecía.
33 Bajaron vivos al Lugar de los muertos, junto con todos los que estaban con ellos. La tierra los tapó y desaparecieron de la vista de la comunidad.
34 Todos los israe litas que estaban en los alrededores salieron huyendo y decían: «¡No vaya a tragarnos también la tierra!»
35 Entonces brotó un fuego de Dios que devoró a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.

**
Comentarios Números, capítulo 16
16,1

Todo el pueblo es sagrado y Yavé está en medio de él (3). Es verdad, pero Dios escoge y llama a los que confía una misión particular en su pueblo, como más tarde lo recordará el autor de la carta a los Hebreos.

Esta página se escribió mezclando dos relatos diferentes:

— En el primero, el levita Coré reclamaba para sí los privilegios de los sacerdotes, hijos de Aarón, y lo devoró el fuego del cielo, junto con sus doscientos partidarios.

— En el segundo, Datán y Abirón, de la tribu de Rubén, se rebelaban contra Moisés, hasta que la tierra los tragó.
16,28

Comparar con Jn 5,19 y 5,36.
Números (Núm) Capítulo 17
1 Yavé dijo a Moisés:
2 «Comunícale esto al sacerdote Eleazar, hijo de Aarón: Saca los incensarios de entre las cenizas y arroja lejos el fuego que había en ellos, porque están consagrados.
3 Los incensarios de esos hombres que pecaron y que murieron te servirán para hacer las placas para revestir el altar. Esos incensarios son santos porque estuvieron en contacto con Yavé. Serán una señal para los israelitas.»
4 El sacerdote Eleazar tomó entonces los incensarios de cobre que pertenecieron a los que habían sido quemados e hizo con ellos placas para revestir el altar.
5 Allí están para recordarles a los israelitas que cualquiera que no pertenezca a la raza de Aarón no puede acercarse para hacer incensaciones a Yavé. De lo contrario, correrá la misma suerte que Coré y su banda a los que Yavé se lo había advertido por medio de Moisés.
Lo que puede la oración del sacerdote
6 Al día siguiente, toda la comunidad de los israelitas se puso a murmurar contra Moisés y Aarón: «¡Ustedes, decían, son los que han dado muerte al pueblo de Yavé!»
7 Mientras la comunidad se amotinaba contra Moisés y Aarón, estos se dirigieron a la Tienda de las Citas: la nube la había cubierto y apareció la Gloria de Yavé.
8 Entonces Moisés y Aarón se acercaron a la Tienda
9 y Yavé le dijo a Moisés:
10 «¡Retírate de en medio de esta comunidad, porque la voy a exterminar en el campamento!» Ellos cayeron con el rostro en tierra.
11 Moisés le dijo entonces a Aarón: «Toma tu incensario, pon en él fuego del altar, échale luego incienso y corre hacia la comunidad con tu incensario. Harás la expiación por ellos, porque se ha desencadenado la cólera de Yavé y ha comenzado el castigo.»
12 Aarón hizo como Moisés se lo había dicho, y corrió hacia la comunidad. El flagelo ya estaba azotando al pueblo. Aarón puso el incienso e hizo la expiación por el pueblo;
13 se paró en medio de los muertos y de los vivos, y el flagelo se detuvo.
14 Los que murieron víctimas del castigo llegaron a la cifra de catorce mil setecientos, sin contar a los que habían muerto por culpa de Coré.
15 Cuando Aarón volvió donde Moisés, a la entrada de la Tienda de las Citas, el flagelo había cesado.
La rama de Aarón
16 Yavé dijo a Moisés:
17 «Diles a los israelitas que te traigan una varilla por tribu, una varilla por cada uno de los jefes de tribu. Serán pues doce varillas; y tú escribirás en la varilla respectiva el nombre de cada uno.
18 En la varilla de Leví escribirás el nombre de Aarón, porque sólo habrá una varilla por tribu.
19 Las depositarás en la Tienda delante del Testimonio, allí donde los cito a ustedes,
20 y aquel cuya varilla florezca, ese será el que he elegido. Así acabaré con todas esas quejas de los israelitas contra mí —me refiero a las quejas contra ustedes.»
21 Moisés transmitió esas palabras a los israelitas y cada uno de los jefes le dio una varilla. Cada tribu tenía su varilla, que era llevada por su jefe, o sea, en total doce varillas. La varilla de Aarón estaba junto con las demás.
22 Moisés depositó esas varillas delante de Yavé en la Tienda del Testimonio.
23 Al día siguiente, cuando Moisés entró en la Tienda del Testimonio, la varilla de la tribu de Leví presentada por Aarón había florecido: le habían aparecido yemas, había botones de flores y las almendras habían madurado.
24 Moisés retiró entonces todas las demás varillas de la presencia de Yavé y se las mostró a los israelitas. Estos las vieron y cada uno recogió la suya.
25 Yavé dijo entonces a Moisés: «Vuelve a poner la varilla de Aarón delante del Testimonio; allí permanecerá como una advertencia para los rebeldes. Así alejarás de mí sus murmuraciones y no morirán.»
26 Moisés hizo como Yavé se lo había ordenado.
Sacerdotes para el pueblo
27 Los israelitas le dijeron a Moisés: «¡Nos morimos, estamos perdidos. Nos estamos muriendo todos!
28 Porque cualquiera que se acerque a la Morada de Yave muere. ¿Vamos pues a perecer todos así?»

**
Comentarios Números, capítulo 17
17,1

Varios prodigios muestran la autoridad de Aarón, la eficacia de su oración, por ser el sacerdote elegido por Dios.

La varilla de Aarón había florecido. Aarón es el representante de los sacerdotes que, como el resto de los Levitas, no tiene tierra en Israel. Y sin embargo su ramo seco e improductivo es el que florece. Esta leyenda será conservada en la tradición bizantina y aplicada a san José: según la leyenda, el hecho de que su ramo hubiera florecido hizo que se lo eligiera entre doce pretendientes como el esposo de María, la Virgen fecunda.
Números (Núm) Capítulo 18
1 Yavé dijo a Aarón: «Tú, tus hijos y tu tribu contigo, serán responsables del Santuario. Tú y tus hijos contigo, tendrán la responsabilidad del sacerdocio.
2 También harás que participen en el culto los levitas: son tus hermanos, de la tribu de tu padre. Te ayudarán y te asistirán cuando tú y tus hijos tengan que servir en la Tienda del Testimonio.
3 Serán socios de ustedes en todo el servicio de la Tienda, pero no se aproximarán a los objetos sagrados, ni al altar, pues de lo contrario será la muerte para ellos y ustedes.
4 Los acompañarán a ustedes en el servicio de la Tienda de las Citas, en todo lo que concierne al servicio de la Tienda, pero ningún profano se unirá a ustedes.
5 Ustedes asegurarán el servicio del Santuario y el del altar. De ese modo no se desencadenará sobre los israelitas la cólera de Dios.
6 Yo mismo escogí a sus hermanos los Levitas de en medio de los israelitas para dárselos. Son donados de Dios para servir en la Tienda de las Citas.
7 Tú, y tus hijos contigo, desempeñarán su ministerio en todo lo que se refiere al altar y a lo que pasa detrás de la cortina. Ustedes asegurarán su servicio y ese sacerdocio es un don que les hago; el extraño que quisiere meterse en eso, morirá.»
Los derechos de los sacerdotes
8 Yavé dijo a Aarón: «Te doy la parte que se reserva para mí de todas las ofrendas de los israelitas. Te la doy debido a la consagración que recibieron tú y tus hijos: es una ley perpetua.
9 Esto es lo que te corresponderá de todo lo que se ofrece o se consagra: todas las ofrendas, es decir, todas las oblaciones, todos los sacrificios por el pecado y todos los sacrificios de reparación que se ofrezcan, todo eso será cosa santísima y será para ti y para tus hijos.
10 Lo comerás en un lugar santísimo. Cualquier varón lo podrá comer; la considerarás como una cosa santa.
11 Tuyo será también lo que se reserva de las ofrendas de los israelitas, de cualquier ofrenda mecida; te lo doy a ti, a tus hijos y a tus hijas como ley perpetua. Cualquiera que esté puro en tu casa, lo podrá comer.
12 Te doy además las primicias que los israelitas presentan a Yavé, lo mejor del aceite, del vino nuevo y del trigo.
13 Te doy los primeros productos de la tierra que ellos lleven a Yavé. Cualquiera que esté puro en tu casa los podrá comer.
14 Todo lo que esté consagrado por anatema en Israel será para ti.
15 Te pertenecerá el primogénito de cualquier ser viviente, sea de hombre o de animal, ofrecido a Yavé. Tú harás solamente el rescate del primogénito de hombre, así como del primerizo de un animal impuro.
16 El rescate se hará a partir de un mes de edad, lo estimarás en cinco siclos de plata calculados según el siclo del Santuario, es decir veinte gueras.
17 Pero no harás el rescate del primerizo de vaca, de oveja ni de cabra, porque están consagrados. Derramarás más bien su sangre sobre el altar, y harás quemar su grasa como sacrificio por el fuego de agradable aroma para Yavé.
18 Para ti será su carne como asimismo el pecho que se haya mecido y la espaldilla derecha.
19 Todo lo que se haya reservado de las ofrendas que hagan los israelitas a Yavé será considerado como partes santas; te las doy a ti, a tus hijos y a tus hijas: es una ley perpetua. Es una alianza eterna por la sal ante Yavé para ti y para toda tu descendencia contigo.»
Los derechos de los levitas
20 Yavé dijo además a Aarón: «Tú no tendrás territorio alguno en el país ni habrá parte alguna para ti en medio de tu pueblo. Porque yo mismo soy tu parte y tu heredad en medio de los israelitas.
21 A los hijos de Leví les doy como herencia todos los diezmos de Israel, a cambio del servicio que presten, es decir, del servicio de la Tienda de las Citas.
22 Los israelitas no se acercarán a la Tienda so pena de cometer una falta grave.
23 Los levitas son quienes asegurarán el servicio de la Tienda de las Citas y cargarán con la falta si existiese: es una regla perpetua de generación en generación. Por eso no tendrán heredad entre los israelitas.
24 El diezmo que los israelitas separan en honor de Yavé, se lo doy a los levitas como parte de su herencia. Por eso les he dicho que no tendrán heredad entre los israelitas.»
25 Yavé dijo a Moisés:
26 «Transmitirás esto a los levitas: Cuando perciban de los israelitas el diezmo que les otorgo en herencia, reservarán una parte para Yavé: será el diezmo del diezmo.
27 Esa parte que ustedes reservarán, les será contada como se cuenta el trigo en la era o el vino en la cuba.
28 Así pues reservarán una ofrenda para Yavé de todos los diezmos que reciban de los israelitas y entregarán esa parte al sacerdote Aarón.
29 De todos los dones que reciban reservarán una parte para Yavé, que será lo mejor de todo lo consagrado.
30 Les dirás además: Cuando ustedes aparten lo mejor, el resto del diezmo será para los levitas como el trigo en la era o como el vino en la cuba.
31 Pondrán comérselo en cualquier parte, ustedes y su familias: es su salario por el servicio que prestarán en la Tienda de las Citas.
32 Si han apartado lo mejor, no cometerán por ello ningún pecado. Cuiden pues de no profanar las ofrendas santas de los israelitas y no morirán.»
Números (Núm) Capítulo 19
El sacrificio de la vaca colorada
1 Yavé dijo a Moisés y a Aarón:
2 «Esta es una disposición de la Ley que les ordena Yavé. Diles a los israe litas que te traigan una vaca colorada sin defecto y sin mancha, y a la cual no se la haya enyugado.
3 Se la pasarán al sacerdote Eleazar, quien la sacará fuera del campamento y la inmolará frente a éste.
4 El sacerdote Eleazar untará su dedo en la sangre y rociará siete veces volviéndose hacia la entrada de la Tienda de las Citas.
5 Luego se quemará la vaca a la vista de todos. Quemará su piel, su carne, su sangre y sus excrementos.
6 Después el sacerdote tomará leña de cedro, de hisopo y de granado y la echará a la hoguera donde se queme la vaca.
7 En seguida el sacerdote lavará sus ropas, se bañará en agua, y regresará al campamento; el sacerdote quedará impuro hasta la tarde.
8 El que haya quemado la vaca lavará sus ropas en el agua y se bañará, quedará impuro hasta la tarde.
9 Un hombre puro recogerá las cenizas de la vaca y las pondrá fuera del campamento en un lugar puro. Allí se las conservará para hacer el agua de purificación que usará la comunidad de los israelitas para hacer la expiación.
10 El que haya recogido las cenizas de la vaca lavará sus ropas y quedará impuro hasta la tarde: es una ley perpetua tanto para los israelitas como para el extranjero que vive con ustedes.
Casos de impureza
11 El que toque a un muerto, a cualquier cadáver humano, quedará impuro durante siete días.
12 Se purificará con esa agua el tercero y séptimo día, después de lo cual quedará puro. Pero si no se purifica al tercero y séptimo día, seguirá impuro.
13 Si alguien toca a un muerto, al cadáver de un hombre que haya muerto, y no se purifica, vuelve impura a la Morada de Yavé. Ese hombre debe ser eliminado de Israel. Mientras no se haya derramado sobre él el agua de purificación está impuro y su impureza sigue sobre él.
14 Esta es la ley cuando un hombre muera en una tienda: Quienquiera que entre en la tienda quedará impuro durante siete días igual que todo lo que hay en la tienda.
15 Cualquier tiesto abierto que no tenga una tapa amarrada, quedará impuro.
16 El que en el campo toque a alguien que haya muerto, o huesos humanos o una tumba, quedará impuro durante siete días.
17 Para la purificación de esa persona, se tomará un poco de ceniza de la hoguera donde se hizo el sacrificio de expiación y se la vaciará en un vaso de agua.
18 Luego un hombre puro tomará una ramita de hisopo, la sumergerá en el agua y rociará la tienda y a todos los objetos y personas que haya en ella; se hará lo mismo con el que tocó los huesos, al muerto o la tumba.
19 El hombre puro rociará al que está impuro al tercero y séptimo día; el séptimo día este último hará la expiación. Lavará sus ropas y se bañará en agua, y a la tarde quedará puro.
20 Pero, el hombre que está impuro y que no hace el rito de expiación, será eliminado de la comunidad por haber vuelto impuro el Santuario de Yavé. Si no se derrama sobre él el agua que purifica, es un impuro.
21 Este será un rito perpetuo. El que rocíe con el agua de purificación tendrá que lavar sus ropas, y el que haya sido tocado por esa agua quedará impuro hasta la tarde.
22 Todo lo que toque el impuro quedará impuro, y el que toque eso quedará impuro hasta la tarde.»

**
Comentarios Números, capítulo 19
19,1

La Carta a los Hebreos se refiere especialmente a este capítulo, cuando habla de los sacrificios del Antiguo Testamento que no podían darnos la pureza interior y solamente anunciaban el sacrificio perfecto de Cristo (ver Heb 9,13 y 13,11).

En los versículos 17-21 se habla del agua de purificación. Numerosos pueblos usaron agua para sus ritos religiosos. Aquí vemos cómo la usaban los judíos.

La Iglesia, después de lavarnos por el bautismo, usa también el agua bendita. No le reconoce un poder mágico, pero sabe que los signos materiales nos ayudan a ponernos en cierta actitud: el signo de la cruz con agua bendita, si se hace con atención y fe, ayuda a dejar el polvo de las preocupaciones diarias a la entrada del templo.

Con los capítulos 20-25 volvemos a las tradiciones antiguas sobre los acontecimientos del desierto.
Números (Núm) Capítulo 20
RECUERDOS DEL DESIERTO: SEGUNDA PARTE
Ustedes no han confiado en mí
1 Toda la comunidad de Israel llegó el primer mes al desierto de Sin. El pueblo se instaló en Cadés, allí murió y fue enterrada Miriam.
2 No había agua para la comunidad y los israelitas le echaron la culpa a Moisés y a Aarón.
3 Se encararon con Moisés y le dijeron: «¿Por qué no morimos mejor en presencia de Yavé como nuestros hermanos?
4 ¿Por qué han traído a la comunidad de Yavé a este desierto para que muramos junto con nuestros animales?
5 ¡Nos sacaron de Egipto para traernos a este lugar horrible! ¡No hay dónde sembrar, ni tampoco hay higueras, viñas ni granados y menos agua potable!»
6 Moisés y Aarón se escaparon de en medio de la comunidad y se presentaron a la entrada de la Tienda de las Citas. Allí se pusieron con el rostro en tierra y se les apareció la Gloria de Yavé.
7 Yavé le dijo a Moisés:
8 «Toma tu varilla y junto con tu hermano Aarón reúne a toda la comunidad. Y a la vista de todos le dirás a la roca que dé agua. Harás que brote para ellos agua de la roca y se la darás a beber a la comunidad y a su ganado».
9 Moisés sacó la varilla que estaba ante Yavé tal como se le había ordenado.
10 Luego Moisés y Aarón reunieron a la comunidad frente a la roca y Moisés dijo: «¡Oigan, pues, rebeldes! ¿Así que nosotros vamos a hacer brotar para ustedes agua de esta roca?»
11 Moisés levantó su mano y golpeó dos veces la roca con su varilla. Entonces brotó agua en abundancia y tuvieron para beber la comunidad y su ganado.
12 Pero Yavé dijo a Moisés y Aarón: «¡Ustedes no han tenido confianza en mí! Ya que no me glorificaron ante los israelitas, no harán entrar a esta comunidad en la tierra que les daré.»
13 Esto pasó en las agua de Meriba; los israelitas protestaron contra Yavé y él les manifestó su santidad.
Edom le cierra el camino a Israel
14 Desde Cadés, Moisés mandó a decirle al rey de Edom: «Así habla tu hermano Israel. Tu sabes de todas las dificultades con que nos hemos topado.
15 Nuestros padres bajaron a Egipto y allí permanecieron por mucho tiempo, pero los egipcios nos maltrataron a nosotros y a nuestros padres.
16 Entonces clamamos a Yavé y él escuchó nuestro clamor: envió a un ángel que nos sacó de Egipto.
16 Ahora estamos en Cadés, el oasis que conlinda con tu país.
17 Déjanos atravesar tu territorio; no atravesaremos por tus campos ni por tus viñas, ni beberemos el agua de tus pozos. Iremos por el camino real sin apartarnos ni a la derecha ni a la izquierda, hasta el día en que hayamos atravesado tu país.»
18 Edom respondió: «No pasarás por mi territorio, si lo haces saldré a tu encuentro con la espada en la mano.»
19 Los israelitas le dijeron: «Iremos por el camino y si bebemos de tu agua, nosotros y nuestros rebaños, te la pagaremos. Sólo dejaremos la huella de nuestros pies.»
20 Edom respondió: «¡No pasarás!» Y avanzó contra Israel con mucha gente y un gran ejército.
21 Como Edom le impidió a Israel que atravesara por su territorio, Israel tuvo que dar un rodeo.
La muerte de Aarón
22 Partió de Cadés toda la comunidad de los israelitas y llegaron al monte Hor.
23 Yavé le dijo a Moisés y Aarón cuando estaban en el monte Hor, en la frontera con Edom:
24 «Aarón tiene que ir a reunirse con sus padres, no entrará en el país que les daré a los israelitas, porque ustedes no siguieron mis órdenes en el oasis de Meriba.
25 Llévate contigo a Aarón y a su hijo Eleazar, y sube al monte Hor.
26 Allí le quitarás a Aarón sus vestiduras y se las pondrás a su hijo Eleazar, puesto que Aarón irá a reunirse con sus padres, allí morirá.»
27 Moisés hizo lo que Yavé le había ordenado. Subieron el monte Hor a la vista de toda la comunidad.
28 Moisés le quitó sus vestiduras a Aarón y se las puso a Eleazar. Luego murió Aarón en la cumbre del monte y Moisés bajó del monte con Eleazar.
29 Toda la comunidad se informó que Aarón había muerto; todo el pueblo de Israel lloró a Aarón por treinta días.

**
Comentarios Números, capítulo 20
20,1

Este relato forma parte de los textos redactados por los sacerdotes al regreso del cautiverio. Retoma el episodio narrado en Ex 17,1-7 pero introduce en él un «pecado de Moisés». ¿Por qué? Un problema se les planteaba a esos sacerdotes: ¿cómo era posible que Moisés, ese «hombre el más humilde que haya producido la tierra» (Núm 12,3), ese profeta con quien «Dios hablaba cara a cara» (Ex 33,11) hubiera sido excluido de la tierra prometida? Pues Moisés había muerto misteriosamente sobre el monte Nebo.

No se podía dudar de que Dios es justo, y si Moisés no había entrado en la tierra prometida, esto se debía seguramente a alguna falta suya. Se había entonces vuelto a escribir el relato del Exodo, pero achacándole a Moisés un pecado: que había dudado de Dios. Un caso semejante se verá al comparar los dos relatos de la muerte de Josías, el rey justo (2 Re 22,2 y 23,29, comparado con 2 Crón 35,19-25).

¿De qué otro modo iban a entender los sacerdotes la «muerte del justo»? Unicamente el cumplimiento de las Escrituras podía esclarecer plenamente la misión de Moisés. Moisés había recibido la misión de guiar al pueblo de Dios hasta las puertas de la tierra prometida; habiendo llegado allá, podía retirarse y decir como Juan Bautista, el último profeta del Antiguo Testamento: «Es necesario que él crezca y que yo disminuya.» En ese momento comenzaba la misión de Josué: abrir al pueblo de Dios las puertas de la tierra prometida para «tomar posesión de ella». La doble vocación de Moisés y de Josué prefigura y aclara la misión del Antiguo Testamento y la de Jesús (en hebreo Josué y Jesús se dicen de la misma manera).
Números (Núm) Capítulo 21
1 El rey de Arad, un cananeo que vivía en el Negueb, supo que Is rael venía por el camino de Atarim. Atacó a Israel y tomó algunos prisioneros.
2 Entonces Israel hizo un voto a Yavé: «Si me entregas a ese pueblo, condenaré sus ciudades al anatema.»
3 Yavé escuchó a Israel y le entregó a los cananeos. Los condenaron a ellos y a sus ciudades al anatema y le dieron a ese lugar el nombre de Jormá.
La serpiente de bronce
4 Dejaron el monte Hor por el camino del mar de Suf para rodear el territorio de Edom. En el camino el pueblo perdió la paciencia
5 y murmuró contra Dios y Moisés: «¿Por qué nos hicieron subir de Egipto para que muramos en el desierto sin pan y sin agua? ¡Ya estamos aburridos de esta comida sin gracia!»
6 Entonces Dios mandó contra el pueblo serpientes-ardientes. Muchos de los israelitas murieron por sus mordeduras.
7 El pueblo fue a ver a Moisés y le dijo: «Hemos pecado, hemos murmurado contra Yavé y contra ti. Ruega a Yavé por nosotros, para que aleje de nosotros las serpientes.» Moisés oró por el pueblo,
8 y Yavé le dijo a Moisés: «Hazte una serpiente-ardiente y colócala en un poste. El que haya sido mordido, al verla, sanará.»
9 Moisés hizo una serpiente de bronce y la puso en un poste. Cuando alguien era mordido por una serpiente, miraba la serpiente de bronce y se sanaba.
Las etapas a la Transjordania
10 Los israelitas partieron y acamparon en Obot.
11 Partieron de allí y acamparon en las Ruinas de los Abarim, en el desierto, al este de Moab, hacia el lado del sol naciente.
12 Salieron de allí y acamparon a orillas del torrente de Zered.
13 Subieron de allí y acamparon más allá del Arnón. Ese torrente en el desierto era el límite del territorio de los amoritas, pues el Arnón es la frontera de Moab, entre los moabitas y los amoritas.
14 Por eso se dice en el Libro de las Guerras de Yavé: «... Vaheb cerca de Sufá y el torrente de Arnón,
15 y la pendiente de la quebrada que baja hacia Ar, pegada a la frontera de Moab.»
16 De allí partieron para Beer. A propósito de ese pozo Yavé le dijo a Moisés: «Reúne al pueblo y le daré agua.»
17 Entonces Israel entonó este cántico: «¡Oh pozo! ¡Levántate y canta! 18 ¡Pozo que cavaron los jefes, pozo que perforaron los príncipes del pueblo con su cetro y su bastón!»
18 Del desierto subieron a Matana,
19 de Matana a Nahaliel, de Nahaliel a Bamot,
20 y de Bamot al arroyo que está en la campiña de Moab, hacia el monte Pisgá, frente al desierto.
Los israelitas conquistan territorios al este del Jordán
21 Israel le mandó decir a Sijón, rey de los amoritas.
22 «Déjame pasar por tu territorio. No atravesaremos por tus campos ni por tus viñas, ni beberemos el agua de tus pozos. Iremos por el camino real, hasta que hayamos atravesado tu país.»
23 Pero Sijón no dejó a Israel que atravesara por su territorio, reunió a todo su pueblo y salió al encuentro de Israel en el desierto. Cuando llegó a Yahas, atacó a Israel.
24 Israel lo derrotó a espada y conquistó su territorio desde el Arnón hasta el Yaboc, hasta la frontera de Amón, pues la frontera de Amón estaba bien defendida.
25 Israel se apoderó de todas sus ciudades, los israelitas se instalaron en todas las ciudades de los amoritas, en Jesbón y en sus alrededores.
26 Jesbón era la ciudad de Sijón, rey de los amoritas. Este había vencido al anterior rey de Moab y se había apoderado de su tierra hasta el Arnón. 27 De ahí que dicen los poetas:
27 « Vengan a Jesbón,
27 que sea reconstruida y fortificada,
27 la ciudad de Sijón.
28 Porque ha salido un fuego de Jesbón,
28 una llama de la ciudad de Sijón.
28 ¡Devoró Ar Moab
28 y los Baales de los lugares altos del Arnón!
29 ¡Ay de ti, Moab!
29 ¡Estás perdido, pueblo de Camón!
29 Hizo huir a tus hijos
29 y tus hijas fueron llevadas cautivas
29 por Sijón, rey de los amoritas.
30 Jesbón sembró la ruina,
30 sus flechas llegaron hasta Dibón;
30 hemos incendiado
30 de Nofa a Medba.»
31 Cuando Israel se instaló en el territorio de los amoritas,
32 Moisés envió es pías a Yazer. Los israelitas se apoderaron de esa ciudad y de sus aldeas y expulsaron a los amoritas que estaban allí.
33 Dando un rodeo, tomaron el camino de Basán. Og, rey de Basán, se lanzó en su contra junto con todo su pueblo y les presentó batalla en Edrei.
34 Yavé le dijo a Moisés: «No temas: Lo he puesto en tus manos junto con todo su pueblo y todo su territorio. Lo tratarás como a Sijón, rey de los amoritas, que vivía en Jesbón.»
35 Efectivamente los israelitas lo masacraron junto con sus hijos y todo su pueblo, a tal punto que nadie quedó con vida, y se instalaron en su territorio.

**
Comentarios Números, capítulo 21
21,4

A propósito de la serpiente de bronce se pueden plantear dos interrogantes bien distintas. La primera: ¿cuál es el origen histórico de ese relato? La respuesta es fácil: cerca de las minas del Sinaí se honraba a un dios curandero, y en agradecimiento se le ofrecían pequeñas serpientes de bronce. Los relatos de los viajeros debieron haber inspirado ese relato. Pero la pregunta importante es la segunda: ¿qué quiere decir esta página del libro sagrado?

El pueblo murmuró contra Dios (5). Los israelitas vuelven a quejarse: es la rebelión interior del que no acepta el sacrificio y echa la culpa a los demás.

Haz una serpiente-ardiente (8). Orden extraña para los israelitas. Pero es un gesto profético: Dios quiere sanar el pecado por el mismo instrumento del pecado.

Miraba la serpiente y se sanaba (9). Otro gesto profético. El pecador no tendrá que cumplir prescripciones rigurosas: que empiece más bien por mirar con fe la señal que Dios le otorga para su curación. Jesús dirá: «Como Moisés erigió la serpiente en el desierto, así el Hijo del Hombre tiene que ser elevado de la tierra (en cruz), a fin de que quien cree en él tenga vida eterna» (Jn 3,14).

El relato de la serpiente es en la Biblia una de esas imágenes de sentido oculto que esperaban el día en que Cristo les diera significado, lo mismo que el suceso de Melquisedec (Gén 14) o la historia de José. Así en nuestra vida, en nuestro pasado, hay varios acontecimientos que no tienen explicación o sentido inmediato. ¿Por qué me tocó esto? Algún día, la luz de Cristo vendrá a darle su significación.
21,21

Cuando se cumplieron los años de su reclusión en Cadés, los israelitas volvieron a emprender con Moisés su marcha hacia la tierra de Canaán.

Rodearon el país por el sur y el este, y se establecieron provisionalmente en los territorios al este del Jordán. Aquí tuvieron lugar dos grandes victorias y los israelitas comprobaron otra vez que Dios salva a su pueblo. En el salmo 136, después de alabar a Dios, «que hizo atravesar el Mar Rojo, porque eterno es su amor», se recuerda que «hirió de muerte a grandes reyes: Sijón, rey de los amorreos, y Og, rey de Basán».
Números (Núm) Capítulo 22
1 Los israelitas salieron de allí y acamparon en las estepas de Moab, al otro lado del Jordán a la altura de Jericó.
Historia de Balaam
2 Balac, hijo de Sipor, se enteró de todo lo que Israel les había hecho a los amoritas.
3 Se apoderó de los moabitas un gran terror al ver cuán numeroso era ese pueblo: cundió el pavor en Moab por temor a Israel.
4 Los moabitas dijeron entonces a los ancianos de Madián: «¡Esa muchedumbre va a devorar toda la región, como el buey se come la hierba del campo!»
4 En ese entonces era rey de Moab Balac, hijo de Sipor.
5 Mandó buscar a Balaam, hijo de Ber, a Petor junto al río, en el territorio de los amonitas. Lo invitó a venir diciéndole: «Un pueblo que salió de Egipto acaba de extenderse por toda la región y se estableció frente a mí.
6 Ven pues, por favor, y maldice a ese pueblo porque es más poderoso que yo. A lo mejor así puedo vencerlo y expulsarlo del país, porque sé que lo que tú bendices queda bendito y lo que maldices, maldito está.»
7 Los ancianos de Moab partieron pues junto con los de Madián, con las manos llenas de regalos para el adivino, y llegaron a la casa de Balaam. Cuando le transmitieron las palabras de Balac,
8 Balaam les dijo: «Alójense en mi casa por esta noche, y les responderé según lo que me diga Yavé.» Los jefes de Moab se quedaron pues en casa de Balaam.
9 Dios visitó a Balaam y le dijo: «¿Quiénes son esos hombres que están en tu casa?»
10 Balaam le respondió a Dios: «Balac, hijo de Sipor, rey de Moab, me manda este recado:
11 Ese pueblo que salió de Egipto cubre toda la región. Ven pues y maldícelo, a lo mejor así puedo oponerle resistencia y expulsarlo.»
12 Pero Dios dijo a Balaam: «No irás con ellos ni maldecirás a ese pueblo, porque está bendito.»
13 Balaam se levantó muy de madrugada y les dijo a los jefes enviados por Balac: «Regresen a su país, porque Yavé no quiso que fuera con ustedes.»
14 Se levantaron entonces los jefes de Moab y retornaron donde Balac: «Balaam, dijeron, se niega a venir con nosotros.»
15 Balac envió de nuevo a otros jefes más numerosos y más ilustres que los primeros.
16 Llegaron donde Balaam y le dijeron: «Esto dice Balac, hijo de Sipor: ¡Por favor, no te niegues a venir a mi casa,
17 te trataré como rey y haré todo lo que me digas; ven pues y maldice a ese pueblo!»
18 Balaam respondió a los servidores de Balac: «Aunque Balac me diera su casa llena de plata y de oro, no desobedecería la orden de Yavé, mi Dios, no importa que fuera para una cosa pequeña o grande.
19 Sin embargo, alojen aquí esta noche, por favor, para que sepa lo que Yavé me quiere aún decir.»
20 Esa noche se apareció Dios a Balaam y le dijo: «¿Así que esos hombres vinieron a invitarte? ¡Muy bien, parte con ellos, pero sólo harás lo que te diga!»
21 Balaam se levantó muy de mañana, ensilló su burra y se fue con los jefes de Moab.
La burra de Balaam
21 22 Estalló la cólera de Dios contra Ba laam cuando todavía estaba en camino. El ángel de Yavé se paró en medio del camino para cerrarle el paso, mientras venía en su burra acompañado de dos sirvientes.
23 La burra vio al ángel de Yavé que le impedía el paso, con su espada desenvainada en la mano derecha. La burra dio un rodeo por el campo y Ba laam le pegó a la burra para hacerla volver al camino.
21 24 Luego el ángel de Yavé se fue a parar en un sendero abierto en medio de las parras: había un cerco a cada lado.
25 La burra vio al ángel de Yavé; pasó a rozar el muro, aplastando el pie de Balaam contra la cerca, y Balaam le pegó de nuevo.
21 26 El ángel de Yavé se fue a poner más adelante y se paró en un lugar tan estrecho que no se podía esquivarlo ni a derecha ni a izquierda.
27 Cuando la burra vio al ángel de Yavé, se echó con Balaam a cuestas. Balaam furioso, le pegó con su palo.
21 28 Esta vez Yavé abrió el hocico de la burra, la que le dijo a Balaam: «¿Qué te he hecho para que me pegues tres veces?»
29 Balaam le respondió a su burra: «¿Y hasta te burlas de mí? Ojalá hubiera tenido una espada a mano porque te habría dado muerte inmediatamente.»
30 La burra le dijo a Balaam: «¿No soy acaso tu burra en la que montas desde que viniste al mundo hasta el día de hoy? ¿Tengo costumbre de actuar contigo de esta manera?» «Evidentemente que no», respondió él.
21 31 Entonces Yavé abrió los ojos de Balaam: vio al ángel de Yavé de pie en medio del camino, con su espada desenvainada en la mano. Se arrodilló y se postró con su nariz en tierra.
32 El ángel de Yavé le dijo: «¿Por qué le pegaste tres veces a tu burra? Yo vine para impedirte el paso, porque este viaje no me gusta.
33 La burra me vio y trató de esquivarme tres veces. Si no me hubiera esquivado, te habría dado muerte al instante y a ella la habría dejado con vida.»
21 34 Balaam le dijo al ángel de Yavé: «A lo mejor pequé, pero no sabía que tú estabas impidiéndome el paso. Si esto no te gusta, me vuelvo a mi casa.»
35 El ángel de Yavé le dijo entonces a Balaam: «Anda con esos señores, pero sólo dirás las palabras que yo te trasmita.» Balaam siguió pues su camino junto con los jefes enviados por Balac.
Balaam y Balac
36 Cuando Balac supo que venía Ba laam, salió a su encuentro en Ar-Moab, en la frontera del Arnón en los límites de su territorio.
37 Balac dijo a Balaam: «¿No te había mandado gente para invitarte? ¿Por qué no viniste? ¿Pensabas acaso que no te iba a pagar como es debido?»
38 Balaam respondió a Balac: «Tú ves bien que he llegado, pero ¿qué puedo decir ahora? ¡Sólo las palabras que Dios pondrá en mi boca!»
39 Balaam se fue luego con Balac y llegaron a Quiriat-Jusot.
40 Balac sacrificó bueyes y ovejas y envió parte del sacrificio a Balaam y a los jefes que habían venido con éste.
41 De mañana Balac vino a buscar a Balaam e hizo que subiera a Bamot-Baal, porque desde allí podía ver una parte del pueblo.

**
Comentarios Números, capítulo 22
22,2

Aquí empieza la muy significativa historia de Balaam, cuya narración es desarrollada en forma de leyenda.

Al tomar el camino de la libertad, el pueblo de Dios se enfrentó a varios enemigos, también a su propia cobardía ante los sacrificios que se le exigían. Pero ahora un peligro más grande todavía lo amenaza sin que lo sepa él: Balaam, el brujo, ha sido pagado para que le lance un maleficio. Todos sabemos, aunque utilicemos términos más modernos para expresar esta maldición, que nuestros propios demonios pueden llevarnos al desastre: radicalización de los conflictos, rehusar el riesgo, y otros pecados en contra de la vida.

En la continuación de la Biblia, Dios recuerda a Israel cómo lo protegió en el asunto de Ba laam: no solamente lo amparó contra los enemigos visibles, de carne y de sangre, sino también contra los invisibles, que ni el hombre ni los gobernantes pueden prever o detener (ver Josué 24,9 y Miqueas 6,5).

A lo mejor pequé, pero no sabía que tú estabas impidiéndome el paso (34). ¡Qué brujo más simpático es ese Balaam, porfiado en sus proyectos torcidos hasta que descubre que Dios mismo le cierra el paso!
Números (Núm) Capítulo 23
1 Balaam le dijo a Balac: «¡Levanta aquí siete altares y prepárame siete novillos y siete chivos!»
2 Balac hizo lo que Balaam le había dicho, y Balac y Balaam sacrificaron un novillo y un chivo en cada altar.
3 Balaam le dijo a Balac: «Quédate aquí cerca de tu holocausto mientras voy a dar una vuelta. A lo mejor Yavé viene a visitarme para que yo te revele entonces lo que me dé a conocer.» Y Balaam se fue a una cumbre.
4 Dios se presentó a Balaam y éste le dijo: «¡Preparé siete altares y en cada altar sacrifiqué un novillo y un chivo!»
5 Entonces Yavé puso una palabra en la boca de Balaam y le dijo: «Regresa donde Balac y transmítele esta palabra.»
6 Volvió pues donde Balac que seguía de pie junto a su holocausto con todos los jefes de Moab.
7 Y Balaam proclamó su poema:
7 «De Aram me dice que venga Balac,
7 de los montes del oriente me llama el rey de Moab:
7 «¡Ven y maldice a Jacob!
7 ¡Ven y amenaza a Israel!”
8 ¿Cómo maldecir si Dios no maldice,
8 cómo amenazar si Dios no amenaza?
9 ¡Lo veo de lo alto de los riscos
9 y lo contemplo de lo alto de las colinas:
9 ese pueblo vive aparte
9 no se lo puede contar entre las naciones!
10 ¿Quién podrá calcular el polvo de Jacob
10 y contar aunque sea una cuarta parte de Israel?
10 ¡Que muera yo con la muerte de los justos
10 y que mi fin sea como él de ellos!»
11 Balac le dijo a Balaam: «¿Qué me hiciste? ¡Te traje para que maldijeras a mis enemigos y tú los bendices!»
12 Respondió: «¿No debo acaso decir lo que Yavé puso en mi boca?»
13 Entonces Balac le dijo: «Ven pues conmigo a otro lugar. Desde allí verás al pueblo, aunque no todo, y tú me lo maldecirás.»
14 Lo llevó pues al Campo de los Centinelas en la cumbre del Pisga. Allí hizo siete altares y puso en cada altar un novillo y un chivo.
15 Balaam le dijo entonces a Balac: «Quédate aquí junto a tu holocausto, que yo iré un poco más lejos.»
16 Yavé se presentó a Balaam y puso una palabra en su boca, luego le dijo: «Regresa donde está Balac y transmítele esta palabra.»
17 Balaam volvió entonces donde aquél, que seguía de pie al lado de su holocausto con los jefes de Moab. Balac le preguntó a Balaam: «¿Qué dijo Yavé?»
18 Y Balaam proclamó su poema:
18 «¡Levántate Balac, escucha!
18 ¡Pon atención, hijo de Sipor!
19 Dios no es un hombre para que mienta,
19 ni es un hijo de hombre para volver atrás.
19 ¿Dice él algo sin que lo haga?
19 ¿O habla sin que actúe?
20 ¡Mira! Me trajo para bendecir;
20 si él bendice, ¿cómo voy a decir otra cosa?
21 El no vio culpa alguna en Jacob
21 ni percibió mal alguno en Israel.
21 Yavé su Dios está con él,
21 en su campamento se oye que aclaman a su rey.
22 ¡Dios lo hizo salir de Egipto,
22 y le dio cuernos de búfalo!
23 No necesitan magia en Jacob
23 ni brujerías en Israel,
23 porque a su debido tiempo se le predecirá a Jacob,
23 a Israel, lo que Dios prepara.
24 Ese pueblo se alza como una leona,
24 se yergue como un león.
24 No volverá sin que haya devorado su presa,
24 sin que haya bebido la sangre de sus víctimas.
25 Balac le dijo a Balaam: «¡Si no maldices, por lo menos no lo bendigas!»
26 Pero Balaam le respondió a Balac: «Te lo advertí muy bien: lo que diga Yavé, eso haré».
27 Balac le dijo a Balaam: «Ven, te llevaré a otra parte, y a lo mejor allí tu Dios estará de acuerdo en que me lo maldigas!»
28 Balaam condujo entonces a Balaam a la cima del monte Fogor, frente al desierto.
29 Balaam le dijo a Balac: «Haz siete altares en este lugar, y prepara siete novillos y siete chivos».
30 Balac hizo como Balaam le había dicho y sacrificó un novillo y un chivo en cada altar.
Números (Núm) Capítulo 24
La bendición de Balaam
1 Balaam vio que a Dios le gustaba bendecir a Israel, de manera que no fue como las otras veces en busca de señales, sino que se volvió de cara al desierto.
2 Cuando Balaam levantó la vista, vio a Israel agrupado por tribus; entonces el espíritu de Dios se apoderó de él. 3 Y proclamó así su poema:
3 «Palabra de Balaam, hijo de Beor,
3 palabra del hombre que traspasa el misterio,
4 oráculo del que escucha las palabras de Dios,
4 que ve lo que el Dios de la Estepa le da a ver,
4 que se postra,
4 y Dios le abre los ojos.
5 ¡Qué hermosas son tus tiendas, oh Jacob,
5 tus moradas, oh Israel!
6 Se estiran como valles,
6 como jardines a orillas de un río,
6 como áloes que ha plantado Yavé,
6 como cedros a orillas de un curso de agua.
7 ¡Se rebalsa el agua de sus dos baldes,
7 su simiente está bien regada,
7 su rey es más poderoso que Agag,
7 y su reino crece todavía!
8 ¡Dios lo hace salir de Egipto,
8 y le da cuernos de búfalo!
8 Devora a las naciones enemigas,
8 les quiebra los huesos,
8 las atraviesa con sus flechas.
9 Se agacha, se acuesta como un león,
9 como una leona: ¿quién lo hará levantarse?
9 Benditos sean los que te bendicen,
9 malditos sean los que te maldicen.»
10 Se enojó Balac con Balaam; golpeó las manos, y le dijo: «¡Te hice venir para que maldijeras a mis enemigos, y tú, en cambio, los has bendecido tres veces!
11 Ahora lárgate a tu tierra. Yo había prometido colmarte de honores, pero Yavé te dejó sin nada.»
12 Balaam respondió a Balac: «Dije algo a los hombres que tú me mandaste; les dije:
13 Aunque Balac me dé su casa llena de plata y de oro, no desobedeceré la orden de Yavé. Bien o mal, no haré nada por mi mismo, sino que diré lo que diga Yavé.
14 Ahora me regreso a mi tierra. Pero déjame decirte lo que ese pueblo hará a tu pueblo en los días venideros.»
15 Entonces proclamó su poema:
15 «Palabra de Balaam, hijo de Beor,
15 palabra del hombre que atraviesa el misterio,
16 oráculo del que escucha las palabras de Dios
16 y que posee la ciencia del Altísimo,
16 que ve lo que el Dios de la Estepa le deja ver,
16 que se postra,
16 y Dios le abre los ojos.
17 Lo veo; pero no por ahora,
17 lo contemplo, pero no de cerca:
17 un astro se levanta desde Jacob,
17 un cetro se yergue en Israel.
17 Le pega a Moab en las sienes,
17 y en el cráneo a todos los hijos de Set.
18 Edom se convierte en su conquista,
18 le quita Seír a sus enemigos,
18 Israel hace grandes cosas,
19 Jacob impone su fuerza
19 y hace que perezcan los sobrevivientes de Ar.»
20 Balaam vio a Amalec y dijo su poema:
20 «¡Amalec, la primera de las naciones,
20 tu posteridad desaparecerá!»
21 Al ver a los cenitas, dijo su poema:
21 «¡Sólida es tu morada,
21 tu nido está instalado en una roca!
22 Sin embargo, el fuego devorará a Kayin,
22 y al final el asirio lo llevará cautivo.»
23 Y proclamó además este poema:
23 «¡Ay! ¿quién estará allí cuando Dios lo decida?
24 Vienen naves desde Quitim,
24 someten al asirio, someten al hebreo,
24 pero ellos también correrán a la ruina».
25 Balaam se puso en camino para volver a su casa, y Balac se fue también por su camino.

**
Comentarios Números, capítulo 24
24,15

Esta profecía nos muestra cómo Dios quiere proclamar a todo el mundo el destino maravilloso de su pueblo, incluso por boca de Balaam. Destacamos el más famoso de los poemas, o profecías, de Balaam (24,15-19), que anuncia la estrella de Jacob. Esta estrella se refería al rey David, elegido de Dios e iniciador del Reino de Dios en Israel. Pero, a través de su persona, reconocemos al otro elegido de Dios, que es Cristo, el que permanece para siempre.
Números (Núm) Capítulo 25
Los israelitas se prostituyen al Baal de Fogor
1 Israel se instaló en Sitim y el pueblo se entregó a la prostitución con las hijas de Moab.
2 Ellas invitaron al pueblo a sacrificar a sus dioses: el pueblo comió y se postró ante los dioses de ellas.
3 Israel se apegó al Baal de Fogor y se encendió la cólera de Yavé contra Israel.
4 Yavé dijo entonces a Moisés: «Apresa a todos los cabecillas del pueblo y empálalos de cara al sol, ante Yavé; de ese modo se apartará de Israel la cólera de Yavé.»
5 Moisés dijo a los jefes de Israel: «Que cada uno mate a aquellos de sus hombres que se prostituyeron con el Baal de Fogor».
6 Justo a ese momento, un israelita introducía en su tienda a una moabita, a la vista de Moisés y de toda la comunidad que lloraba a la entrada de la Tienda de las Citas.
7 Al ver eso, Finjas, hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, tomó una lanza,
8 siguió al israelita al interior de su tienda y los traspasó a los dos, al hombre y a la mujer, en pleno vientre. Inmediatamente cesó la plaga que se cernía sobre Israel:
9 porque ya habían muerto por esa plaga veinticuatro mil de ellos.
10 Yavé dijo a Moisés:
11 «Finjas, hijo de Eleazar, hijo del sacerdote Aarón, alejó mi cólera de los israelitas cuando se mostró lleno de celo por mí en medio de ellos.
12 Por eso le dirás que me comprometo a recompensarlo.
13 Me comprometo a darle el sacerdocio para siempre, a él y a su descendencia, porque se mostró lleno de celo por su Dios y lo reparó en nombre de los Israelitas.»
14 El israelita que fue muerto, al ser herido junto con la madianita, se llamaba Zimiri, hijo de Salú; era uno de los jefes de la tribu de Simeón.
15 El nombre de la madianita que fue muerta era Cozbi, hija de Sur, jefe de una familia de Madián.
16 Yavé le dijo entonces a Moisés. «
17 Ataca a los madianitas y acaba con ellos,
18 porque los atacaron a ustedes con su idolatría. Los engañaron a ustedes en el asunto de Fogor y en el de Cozbi, su hermana, hija de un príncipe de Madián, la que fue muerta en el día de la plaga, cuando fue el asunto de Fogor.»

**
Comentarios Números, capítulo 25
25,1

El libertinaje sexual no es cosa indiferente para la vida de un pueblo. No es algo de moral privada, sino que pesa fuertemente en el desarrollo social, por cuanto se relaciona con el nivel de responsabilidad y la capacidad de sacrificarse. En la Biblia, la lucha contra la inmoralidad sexual va constantemente unida con la fidelidad a Dios.

Cuando los israelitas se apoderaron de la tierra de Canaán, los cultos paganos de este país fueron para ellos una continua tentación. Una de las prácticas más comunes de dichos cultos era la de relacionarse con prostitutas consagradas al dios Baal. Aquí nos cuentan, a manera de lección, que ya en el tiempo de Moisés, el pueblo había cometido semejante pecado, y nos dicen cuál fue el castigo. Unirse a la prostituta era unirse al dios Baal, y el Dios único no tolera semejante traición. Doble es la prostitución, la que se comete materialmente y la infidelidad del hombre que traiciona a su Salvador.

Se mostró lleno de celo por su Dios (13). No tuvo miedo de que lo tachasen de puritano, hombre de prejuicios anticuados, persona de carácter intolerante. No se conformó con reír y pasar indiferente.
Números (Núm) Capítulo 26
LEYES Y FIESTAS
Se hace otro censo de Israel
1 Yavé dijo a Moisés y a Eleazar, hijo del sacerdote Aarón:
2 «Registren a toda la comunidad de los hijos de Israel por casas paternas, y hagan el recuento de todos los de más de veinte años, útiles para la guerra.»
3 Moisés y el sacerdote Eleazar les hablaron en las estepas de Moab, cerca del Jordán, a la altura de Jericó,
4 y les dieron esta precisión: «A los que tenían más de veinte años.»
4 Los hijos de Israel salidos de Egipto eran:
5 Rubén, primogénito de Israel. Hijos de Rubén: Henoc y el clan henoquita; Palú y el clan paluita;
6 Jersón y el clan jersonita; Karmí y el clan karmita.
7 Esos eran los clanes rubenitas. Según el censo, eran cuarenta y tres mil setecientos treinta.
8 Hijos de Palú: Eliab. Hijos de Eliab: Nemuel, Datán y Abirón.
9 Estos Datán y Abirón fueron convocados por la comunidad y se rebelaron contra Moisés y Aarón con los partidario